Muy recomendada.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Solo cuando entendamos que nuestro tiempo es limitado..

martinpaique.com
Antes de adentrarnos en la reflexión del día quiero contarte una breve historia sobre la vida de un ser humano promedio.

Esta historia puede comenzar cualquier día, de cualquier año en algún rincón del planeta. Hombre y mujer se unen para dar a luz a un niñ@.
El ansiado día del nacimiento es alegría y gozo para todos. (yo llore como un niño cuando nací)
El niñ@ comienza a desarrollarse, aprende un par de cosas nuevas, entre ellas a caminar y a expresar con su voz en el lenguaje que le ha tocado vivir.
Hasta alrededor de los 7 años todos es juego y aprendizaje (sobre todo esto último). Luego ira a la escuela “a aprender”, pasará al liceo, secundario (o como lo llamen en tú país). Si le “va bien” puede que siga una carrera universitaria.
Para cuando termina la época de estudios ya ronda los 25 años, es cuando la sociedad “amorosamente” le empuja a que consiga un trabajo. El cual, seguramente no tenga nada que ver con lo que ha hecho hasta ahora. Con la ilusión de que “algún día” hará lo que realmente le gusta.
Puede que en este tiempo conozca a alguien y formen una familia, tengan un hijo. Casa y cuentas por pagar.. comienzan las preocupaciones..
Cuando quiera dar un paso ya va en sus 35 años. Se da cuenta el tiempo que pasó, las cosas que dejó de hacer, y todos esos sueños que duermen en un baúl.
Toma aliento, junta todas sus fuerzas, y se propone empezar mañana con eso que hace tanto tiempo viene postergando..
Cumple 50 años. Aun tiene un trabajo que cumplir, pocas horas de disfrutar y con ansias de que lleguen los años de jubilación.
Para cuando llega a los 70′ seguramente ya ostente su retiro pero esta tan “cansado de la vida” que solo atina a sentarse en un sillón a ver la tele.
Las últimas fuerzas que le quedan solo sirven para ayudarle a recordar todo eso que pudo haber sido y no fue.. por el simple hecho de que nunca se atrevió a intentarlo..

Esta historia no es de nadie personal, aunque bien puede reflejar la vida de cada uno de nosotros. La buena noticia es que la puedes cambiar.
Si te has sentido identificad@ en algún momento por favor detente, deja todo lo que estas haciendo, mira donde estas parad@ en este momento y comienza a vivir el mañana que quieres.
La vida es hoy, tú momento es ahora.. no esperes a los últimos suspiros de vida para comenzar a “arrepentirte” de todo lo que no has hecho.
Te dejo un frase para que la guardes y la tengas presente de aquí en adelante.
Solo cuando en verdad sepamos y entendamos que tenemos un tiempo limitado en la Tierra, y que no hay forma de saber cuándo se nos termina, comenzaremos a vivir cada día al máximo, como si fuera el único que tenemos.
Elizabeth Kübler-Ross
La vida te espera allá afuera, no esperes hasta que sea todo perfecto,
Ya Es Perfecto!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario