Muy recomendada.

martes, 3 de mayo de 2016

Aprender, evolucionar y experimentar te hará más SABIO




A medida que van pasando nuestros años de vida no nos damos cuenta totalmente de todo lo que hacemos, hablamos, transmitimos, creamos, pensamos y en que nos vamos convirtiendo. Hay muchas personas que cuando reaccionan y toman consciencia de ello, se miran al espejo, y en vez de ver reflejado lo que creen que son, se sorprenden porque ven al personaje que han creado, como una especie de “Darth Vader”.
Cito al personaje emblemático y recordado de la saga de Star Wars, ya que me gustan bastante, porque son películas que transmiten bastante profundidad de la vida humana, a pesar de la ciencia ficción que les envuelven.
Este malvado hombre-máquina tiene mucha similitud en sus actos cuando creamos nuestro propio personaje. Se caracteriza por ser prepotente, inflexible, soberbio, con una obsesión bestial por lo que quiere, no existe el buen humor, ni la tolerancia, compasión y aprendizaje en este oscuro personaje.
Pero dentro de ese traje negro, con todas las características que he citado, se encuentra una persona vulnerable, con sentimientos, que cuando era niño (Anakin) transmitía ilusión, ganas, humor, talento, colaboración y admiración hacía sus maestros. Con el tiempo ciertas emociones comenzaron a habitar en él permanente, no las gestionó, dejó que le tomaran el control de su vida y terminó convirtiéndose en ese personaje despiadado, cuya esencia pudo despojarlo en el final de su vida.
A cuántas personas nos ha pasado esto en algún ciclo de nuestras vidas?, seguramente no igual que el personaje de la película, pero cuántas de esas características hemos tenido ó frecuentamos habitualmente?, ¡¡¡qué esperamos al final de nuestra vida para eliminarlo!!!.
He puesto el ejemplo de Darth Vader, por es muy visual de que ocurre cuando nos dejamos dominar por ciertas emociones, las cuales pueden convertirnos en un personaje totalmente diferente a lo que somos desde nuestra esencia.
Cuando estás atrapado por el personaje, no aprendes, no hay evolución, estás en una actitud de defensa y ataque constantemente, el miedo y la inseguridad son tus aliados, no disfrutas nada del camino y estás sumamente centrado en controlar todo, lo cual este estado provoca un estrés supremo.
Muchas veces actuamos creyendo que somos invencibles y lo sabemos todo, pero debemos entender que somos vulnerables, nos equivocamos, tenemos dudas, con lo cual es muy bueno pedir ayuda, valorar a los demás, aprender de ellos, agradecerles y buscar todas aquellas cosas que nos permiten evolucionar, ya sea nuevos retos ó situaciones incómodas.
Como todos sabemos la vida a diario nos da muchas lecciones, que habitualmente se presentan en hechos que no nos gustan, como puede ser un despido, una ruptura sentimental, un amigo que se va, una pérdida económica, algún problema de salud, etc…., con lo cual en esos momentos tenemos dos actitudes a utilizar. Podemos elegir paralizarnos, recrearnos en el problema, dejar ser dominados por el odio, el rencor, la ira y el victimismo. Tomando cualquiera de estas nos convertirá en alguien que no evolucionará y se quedará estancado.
En cambio si adoptas una actitud de aprendizaje, de aceptar lo ocurrido, entender que mensaje hay en ello, donde debes cambiar y evolucionar, habrás superado la prueba que te puso la vida, con lo cual esto te permitirá avanzar en tu camino hacia la plenitud.
Los importarte de todo esto es que Aprender, Evolucionar y Experimentar te hará más SABIO.
Fuente Gerant 05

Cuando tu alma necesita reencarnar



El alma, de acuerdo a su estado evolutivo puede definirse en diferentes condiciones tan solo para diferenciar el aprendizaje que deberá llevar a cabo al encarnar en este plano.
Si bien nuestro recuerdo de misión y propósito se desvanece al encarnar, en nuestro fuero interno muchas veces sentimos un desasosiego y vacío existencial sin ser conscientes de ello, pero necesario trascender para evolucionar, o simplemente podemos vibrar en un estado en el que no necesitamos respuestas espirituales a nuestra existencia, son dos almas opuestas, que solo se distinguen por las experiencias acumuladas en la rueda kármica de reencarnación.
Las almas viejas, tienden a recordar solo de manera intuitiva el tránsito por varias encarnaciones, comprenden que se encuentran culminando esa rueda kármica, aún sin saber muchas veces qué necesitan transcender en su vida actual. Son almas que si bien tienen una conexión y apertura espiritual significativas, suelen sentirse perdidas, incomprendidas y no encajan en este plano dual.
Sienten un profundo anhelo de volver a su sitio de procedencia, y no reconocen en ésta encarnación prácticamente ninguna conexión de las que puedan servirse para evolucionar, dado que ya han vivenciado en otras existencias todo tipo de experiencias necesarias para avanzar, es por ello, que estas almas viejas encarnadas, pueden llegar a tener períodos de depresión, pérdida de entusiasmo, vivencian un profundo vacío existencial que no pueden llenar, se sienten confusas y van retrasando su último tramo de la rueda kármica de encarnación hasta tomar realmente consciencia y trascender su última lección en su GRAN despertar.
Las almas jóvenes en cambio, se hallan a gusto en este plano material, suelen identificarse con los paradigmas establecidos, y su búsqueda espiritual es prácticamente nula. El velo del olvido está presente durante toda su existencia en esta encarnación, y varias de las que le sigan, ya que no tendrá la necesidad ni se replanteará su misión álmica, puesto que se siente más atraída por lo material y el juego de la dualidad.
Su vibración aún es densa, no posee la sutilidad de las almas viejas. Son almas encarnadas más mentales y racionales que emocionales.
Poseen menos experiencias acumuladas y precisan aprender de este plano dual para saldar karma y continuar con su evolución personal.
Indistintamente con qué alma te sientes identificado energética y vibracionalmente, todos venimos con una misión específica hasta llegar a vivenciar el GRAN despertar de consciencia, nuestra alma atravesará por todas las experiencias terrenales hasta que su nivel evolutivo sea el necesario para no volver a encarnar.

 En tanto…, pregúntale a tu alma ¿qué necesita aprender? ¿Cómo puedes ayudar atrayendo los acontecimientos propicios en tu vida actual para que puedas evolucionar?

No te limites solo a los órdenes preestablecidos de este plano de dualidad, tu alma necesita más que encarnar para estudiar, trabajar, casarse, tener hijos, y envejecer. El alma no tiene polaridad, cuando el alma necesita reencarnarhay algo mucho más trascendental que debe superar.
Florencia Lozada
FUENTE soyespiritual.com

lunes, 2 de mayo de 2016

CÓMO EVITAR LA NEGATIVIDAD POR ECKHART TOLLE




¿Podría una emoción negativa contener también un mensaje importante?. Por ejemplo, si a menudo me siento deprimido, puede ser una señal de que algo anda mal en mi vida y puede forzarme a mirar mi situación vital y hacer algunos cambios. Así que necesito escuchar lo que la emoción me está diciendo y no rechazarla simplemente como negativa.
Sí, las emociones negativas recurrentes a menudo contienen un mensaje, lo mismo que las enfermedades. Pero cualquier cambio que usted haga, sea que tenga que ver con su trabajo, con sus relaciones o con lo que lo rodea, es en últimas sólo cosmético a menos que surja de un cambio en su nivel de conciencia. Y en cuanto a esto, sólo puede significar una cosa: volverse más presente. Cuando usted ha alcanzado cierto nivel de presencia, no necesita la negatividad para decirle lo que es necesario en su situación vital. Pero mientras la negatividad esté ahí, úsela. Úsela como una especie de señal que le recuerde estar más presente.

¿Cómo evitamos que surja la negatividad y cómo nos libramos de ella cuando aparece?

Como dije, evite que surja estando completamente presente. Pero no se desanime. Hay aún pocas personas en el planeta que pueden mantener un estado de presencia continua, aunque algunos están cerca de ello. Pronto, creo, habrá muchos más. Siempre que se dé cuenta de que ha surgido alguna forma de negatividad en usted, mírela no como un fracaso sino como una señal útil que le dice: “Despierta. Sal de la mente. Vive el presente”.
Hay una novela de Aldous Huxley titulada La Isla, escrita en sus últimos años, cuando se interesó mucho en las enseñanzas espirituales. Cuenta la historia de un náufrago en una isla remota separada del resto del mundo. Esta isla contiene una civilización única. Lo inusual de ella es que sus habitantes, al contrario de los del resto del mundo, son realmente cuerdos. La primera cosa que el hombre nota son unos papagayos coloridos encaramados en los árboles, que continuamente cotorrean las palabras “Atención. Aquí y Ahora. Atención. Aquí y Ahora”. Luego nos enteramos de que los isleños les han enseñado estas palabras para que les recuerden constantemente mantenerse presentes.
Así que siempre que sienta la negatividad surgiendo en usted, causada por un factor externo, por un pensamiento o por nada en particular de lo que sea consciente, véala como una voz que le dice “Atención. Aquí y Ahora. Despierta”. Incluso la más leve irritación es significativa y debe ser reconocida y observada; en caso contrario, habrá una acumulación de reacciones no observadas. Como dije antes, usted puede ser capaz de soltarla una vez se dé cuenta de que no quiere tener este campo de energía dentro de usted y de que no sirve para nada. Pero entonces asegúrese de que la suelta completamente. Si no puede hacerlo, acepte que está ahí y ponga su atención en ese sentimiento, como señalé anteriormente.
Como alternativa a abandonar una reacción negativa, puede hacerla desaparecer imaginando que usted se hace transparente a la causa externa de la reacción. Le recomiendo que practique esto al principio con cosas pequeñas, incluso triviales. Digamos que está sentado tranquilamente en casa. De repente se oye el sonido penetrante de la alarma de un auto al otro lado de la calle. Surge la irritación.

¿Qué sentido tiene la irritación?

Ninguno en absoluto. ¿Por qué la creó usted? No lo hizo, fue la mente. Fue totalmente automático, totalmente inconsciente. ¿Por qué la creó la mente? Porque tiene la creencia inconsciente de que su resistencia, que usted experimenta como negatividad o infelicidad de alguna forma, disolverá en alguna medida la condición indeseable. Esto, por supuesto, es un engaño. La resistencia que crea, la irritación o ira en este caso, es mucho más perturbadora que la causa original que está tratando de disolver.
Todo esto puede transformarse en práctica espiritual. Siéntase a sí mismo volviéndose transparente, como quien dice, sin la solidez de un cuerpo material. Ahora permita que el sonido, o lo que sea que cause la reacción negativa, pase a través de usted. Ya no golpeará una “pared” sólida dentro de usted.
Como dije, practique con cosas pequeñas primero. La alarma del auto, el perro que ladra, los niños que gritan, la congestión de tráfico. En lugar de tener un muro de resistencia dentro de usted que es golpeado constante y dolorosamente por las cosas que “no deberían estar sucediendo”, deje que todo pase a través de usted. Alguien le dice algo con la intención de molestarle. En lugar de tener una reacción negativa inconsciente, como ataque, defensa o repliegue, permita que pase a través de usted. No ofrezca resistencia. Es como si ya no hubiera nadie ahí que pudiera ser herido. Eso es el perdón.
En esa forma, usted se vuelve invulnerable. Usted puede decirle a esa persona de todos modos que su conducta es inaceptable, si eso es lo que escoge hacer. Pero esa persona ya no tiene el poder de controlar su estado interior. Usted está entonces en su propio poder, no en el de la otra persona, y tampoco está gobernado por su mente. Se trate de una alarma de auto, una persona descortés, una inundación, un terremoto o la pérdida de todas sus posesiones, el mecanismo de resistencia es el mismo.
He practicado la meditación, he ido a talleres, he leído muchos libros sobre espiritualidad, intento estar en un estado de no resistencia, pero si usted me pregunta si he encontrado paz interior verdadera y duradera, honestamente debo contestar que no. ¿Por qué no la he encontrado? ¿Qué más puedo hacer?
Yo le diría: no busque paz. No busque ningún otro estado que ese en el que se encuentra ahora; de lo contrario, establecerá un conflicto interior y una resistencia inconsciente. Perdónese a sí mismo por no estar en paz. En el momento en que usted acepte completamente su falta de paz, se transmutará en paz. Ese es el milagro de la entrega.
Usted puede haber oído la frase “ponga la otra mejilla”, que un gran maestro de la iluminación usó hace dos mil años. Estaba tratando de comunicar simbólicamente el secreto de la no resistencia y la no reacción. En esa afirmación, como en todas las otras que hizo, se refería sólo a su realidad interior, no a la conducta externa de su vida.
¿Conoce la historia de Banzan? Antes de convertirse en un gran maestro Zen, pasó muchos años en la búsqueda de la iluminación, pero esta lo eludía. Entonces un día, cuando caminaba por el mercado, oyó una conversación entre un carnicero y su cliente. “Déme el mejor trozo de carne que tenga”, decía el cliente. Y el carnicero replicó: “Todos los trozos de carne que tengo son el mejor. No hay un trozo de carne aquí que no sea el mejor”. Al oír esto, Banzán se iluminó. Veo que espera una explicación. Cuando usted acepta lo que Es, todo trozo de carne (todo momento) es el mejor. En eso consiste la iluminación.
-Entrevista a Eckhart Tolle-
FUENTE consejosdelconejo.com 

Si la puerta no abre, no es tu camino

Si la puerta no abre, sencillamente, es que no es la puerta ni aún menos nuestro camino. Sin embargo, en ocasiones, invertimos demasiado tiempo y esfuerzos buscando unas llaves para las cuales, ni siquiera hay puertas. Porque hay destinos imposibles, personas que no encajan en nuestras cerraduras y caminos por los que es mejor no transitar.
Si bien es cierto que ninguno de nosotros acertamos nuestros destinos personales a la primera, cabe decir que tampoco es malo perderse de vez en cuando. Abrir puertas que luego cerramos de nuevo para adquirir experiencia, para saber quien sí y quien no, es algo que merece la pena llevar a cabo sin miedo pero con con equilibrio y una adecuada actitud.
Cuando una puerta que nos dio felicidad se cierra, a menudo suele decirse que se abre otra. Pero no siempre podemos verla, porque nos pasamos gran parte del tiempo lamentando la que ya no puede abrirse, esa para la cual, ya no tenemos llave…
Los psicólogos y sociólogos se han preguntado durante mucho tiempo qué hace que las personas elijamos un determinado camino y no otro. Suele decirse que nuestras elecciones nos definen, pero en realidad, muchos de esos mecanismos que nos hacen ir en una determinada dirección siguen siendo inconscientes. Te invitamos a reflexionar sobre ello.
puerta-que-se-abre

Una puerta cerrada a veces, es un muro que derribar

La voz popular siempre nos ha dicho aquello de que cuando una puerta se cierra otra se abre. También suele escucharse aquello otro de que la felicidad, es como una mariposa, si la persigues se te escapa y si te quedas quieto viene hacia aquí. Ahora bien, si hiciéramos caso de estos principios llegaríamos a la conclusión de que la felicidad y las oportunidades se suceden solas y casi por arte de magia.
Cuando una puerta se cierra solemos quedarnos bastante tiempo lamentado “ese portazo”. Nadie reacciona tan rápido como para poder ver esa otra salida donde se supone se halla la mejor elección, el mejor camino. Por otro lado, y a modo de ejemplo, vale la pena conocer un interesante libro titulado “The art of choosing” (el arte de la elección) de la psicóloga Sheena Iyengar.
La doctora Iyengar es ciega. Cuando llegó a Canadá desde la India, sabía que su familia, tal y como dictaba su cultura, iba a decidir su matrimonio llegado el momento. A su ceguera se le sumaba la idea de que no iba a poder salir de ese círculo, de esa cárcel personal. Gracias a sus días en la universidad fue consciente de que las mentes ajenas no tienen derecho a marcar nuestros propios guiones de elección. Las puertas que nos cierran los demás son también muros que todos nosotros podemos derribar.
A día de hoy Sheena Iyengar es todo un referente en la psicología de la elección personal.
hombre-ante-la-puerta-de-un-libro-gigante

Volver a empezar cuando muchas de nuestras puertas se han cerrado

Tal vez, en algún momento de nuestro ciclo vital, no tomáramos la mejor elección o puede incluso, que sí lo fuera durante un periodo de tiempo. El suficiente para hacernos creer que ese, iba a ser nuestro destino definitivo. Sin embargo no lo fue, y tras el portazo quedó el vacío y el rumor de nuestras tristezas. Tal vez fuera una relación, puede que un trabajo o una amistad que no ha terminado bien.
El destino no es algo que deberíamos ver, el destino debemos crearlo nosotros con determinación y valentía abriendo las puertas más adecuadas.
Ahora que ya sabemos que no siempre se nos abre de forma inmediata esa supuesta “puerta de emergencia” con la cual, ofrecernos una nueva salida hacia la “felicidad verdadera“, vale la pena reflexionar sobre estas cuestiones para entender que la vida, en realidad, es todo un laberinto de puertas por las que transitar, cruzar, disfrutar, aprender y sin duda… También saber cerrar.
mujer-encontrándose-a-sí-misma-en-un-jardín

Claves para encontrar el camino más adecuado

Ningún sendero elegido a lo largo de tu viaje experiencial ha sido en vano. Lejos de arrepentirnos por haber cruzado una puerta, por haber tenido esa pareja, por haber iniciado ese proyecto o encontrar, simplemente, más frustraciones que alegrías, es necesario asumir lo vivido como un buen aprendizaje.Porque toda cicatriz enseña, y todo camino errado supone una invitación a “empezar de nuevo”.
  • Entiende que cuando algo termina, la felicidad no se “reinicia” por sí sola. Es necesario pasar por un tiempo en el cual, reconstruirnos, conectar con nosotros de nuevo y cerrar adecuadamente esa puerta, esa etapa.
  • Llegará un instante en que nos sintamos preparados. Lejos de mirar atrás, sentimos de nuevo la invitación de mirar al frente, de volver a ilusionarnos y de caminar ahora con mayor seguridad, con mayor sabiduría.
  • Entiende además que no existe un camino “ideal”, que ninguna puerta tiene la llave de la felicidad permanente o de la solución a todos nuestros problemas. Es el propio viaje es quien nos da las respuestas, y las alegrías, vienen y van. Lo único que necesitamos es ser más receptivos, y ante todo, valientes para cruzar todos esos umbrales maravillosos que nos faltan por descubrir…
Soy-la-mujer-de-mi-vida-además-de-la-mujer-de-la-tuya-e1461709433189
Vía: lamenteesmaravillosa

domingo, 1 de mayo de 2016

Las 6 cosas que necesitas para poder avanzar en la meditación




Seis requisitos claves para avanzar en la meditación según el budismo
El doctor Alan Wallace, traductor del Dalái Lama y experto meditador, reúne en su libro The Attention Revolution estos seis "prerrequisitos para un entrenamiento riguroso y sostenido" en la disciplina meditativa shamatha, quizás la más reconocida del budismo. Las siguientes condiciones son recomendables y pueden acelerar la práctica; sin embargo, en el caso de no poder contar con todas, esto no debe ser motivo de desánimo y renuncia. Sigue practicando.
1. Un ambiente que respalde la meditación
Esto es esencialmente una locación "segura, callada y agradable". Idealmente, incluso se debe estar con personas que estén "en el mismo canal" o con la misma conciencia para que no alteren tu práctica con sus pensamientos o interrupciones. Claro que esto hace que a veces el lugar ideal sea solamente un monasterio o un retiro. Esto es poco menos que imposible para muchos. Se puede, no obstante, reservar una habitación exclusivamente para la meditación, en la que no se haga ninguna otra actividad; ello permite una cierta pureza y fomenta la concentración y el sosiego.
2. Tener pocos deseos
Esto, dice Wallace, es tener "pocos deseos de cosas que no tienes". Para el practicante es importante notar "las limitaciones de una vida motivada por deseos mundanos como la riqueza, el lujo, el entretenimiento y la reputación". El deseo, enseñó Gautama Buda, es la raíz del sufrimiento.
3. Estar satisfecho
Esto va ligado con la segunda y significa "estar contento con lo que tienes" en aras de establecer un "balance mental", que es la puerta de la "felicidad genuina".
4. Tener pocas actividades
Al practicar un regimen de meditación serio es importante mantener al mínimo otras actividades, para que éstas no perturben el estado mental y el aprendizaje que se está llevando a cabo. Esto es importante ya que la meditación en términos budistas debe ser una disciplina en sí misma, no una especie de "curita" o de analgésico o hack que usamos para simplemente mejorar nuestra productividad. Uno no medita para ser mejor nadador, uno medita para meditar, para conocer la naturaleza de la mente y para liberarse.
5. Disciplina ética
Esto es lo que en pali se dice shila, y es uno de los tres bastiones del noble óctuple sendero que enseñó Buda. Sin ética o moral todo se desmorona. "La práctica de ética involucra evitar el daño a los otros, ya sea física, verbal o mentalmente y nos lleva a un florecimiento ambiental en el que la comunidad puede vivir en armonía el uno con el otro". Así, si quieres cuidar tu espacio para meditar y evitar distracciones debes llevar una vida ética, de otra forma lo acabarás pagando con tu intranquilidad.
6. Eliminar los pensamientos compulsivos
Esto hace énfasis en que el estado meditativo debe llevarse más allá del tiempo en el que nos sentamos a meditar. Si los pensamientos compulsivos siguen durante el día, entonces la meditación no está funcionando y no podremos avanzar. Debemos tener una cierta atención presente, un "mindfulness" que evite que caigamos en pensamientos compulsivos, los cuales son una especie de círculo o bucle que impide el progreso, el cual está ligado a la mente que es capaz de concentrarse y dominar su atención, si bien no ejerce presión al hacerlo.
FUENTE pijamasurf.com

Nam Myoho Renge Kyo ¿conoces este poderoso mantra?


Significados-de-los-tatuajes-de-flor-de-loto-7
Nam Myoho Renge Kyo
¿conoces este poderoso mantra?
La esencia del budismo yace en la convicción de que, a cada instante, en nuestro interior existe la capacidad para superar cualquier problema o dificultad que podamos encontrar en la vida; la habilidad de transformar cualquier sufrimiento. Nuestras vidas poseen este poder porque son inseparables de la ley fundamental que subyace en el funcionamiento de toda la vida y del universo.
Nichiren, monje budista del siglo XIII en cuyas enseñanzas se basa la SGI, despertó a esta ley o principio y la denominó Nam-myoho-renge-kyo. A través de la práctica budista que desarrolló, proporcionó a todas las personas la forma de activarla en sus propias vidas y experimentar la alegría que se deriva de ser capaces de liberarnos del sufrimiento en el nivel más fundamental.

Shakyamuni, el fundador del budismo, fue el primero en despertar a esta ley unos 2 500 años atrás. Al descubrir que la capacidad de transformar el sufrimiento residía de forma innata en el interior de su vida, observó que esta capacidad estaba asimismo presente en la vida de todos los seres vivos.
Nam-myoho-renge-kyo podría ser descrito como un juramento, la expresión de la determinación de abrazar y manifestar nuestra naturaleza de Buda. Es el compromiso con nosotros mismos de no ceder jamás ante las dificultades y remontarnos victoriosos sobre nuestros sufrimientos. Al mismo tiempo, es el juramento de ayudar a los demás a revelar esta ley en sus propias vidas y alcanzar la felicidad.
Nam proviene del sánscrito “namas“, que significa “dedicar o consagrar la vida”.
Myo puede traducirse como “místico” o “maravilloso”, y ho significa “ley”. Esta ley es llamada mística porque resulta difícil de comprender. Pero, ¿qué resulta exactamente difícil de comprender? Es el prodigio de las personas comunes que, acosadas por la ilusión y el sufrimiento, despiertan a la ley fundamental en sus propias vidas, dándose cuenta de que inherentemente son Budas, capaces de resolver sus propios problemas y los de los demás.
Renge significa “flor de loto”. La flor de loto es pura y fragante, inmaculada a pesar del agua fangosa en la que crece. Del mismo modo, la belleza y la dignidad de nuestra humanidad se revelan en medio de los sufrimientos de la realidad diaria.
Además, a diferencia de otras plantas, del loto brotan flores y frutos a un mismo tiempo. Esto ilustra el principio de la simultaneidad de causa y efecto; no tenemos que esperar a convertirnos en alguien perfecto en un futuro, podemos manifestar el poder de la Ley Mística desde el interior de nuestra vida en cualquier momento.
Kyo significa literalmente “sutra” y en este caso indica la Ley Mística que se asemeja a una flor de loto, la ley fundamental que permea la vida y el universo, la verdad eterna.
Recitar Nam-myoho-renge-kyo es un acto de fe en la Ley Mística y en la magnitud de las posibilidades inherentes a la vida. Nam-myoho-renge-kyo no es una frase mística que conlleva un poder sobrenatural, Nam-myoho-renge-kyo tampoco es una entidad que nos trasciende y de la que dependemos. Es el principio que afirma que, aquellos que viven vidas comunes y hacen esfuerzos continuados, triunfarán sin falta. Texto extraído de http://www.sgi.org/es/
FUENTE http://www.luzarcoiris.com

sábado, 30 de abril de 2016

19 CONSEJOS DEL DALAI LAMA


19 CONSEJOS DEL DALAI LAMA QUE TÚ TAMBIÉN PUEDES DESARROLLAR
  1. Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes riesgos. O como decimos en Occidente, quien no arriesga no gana…
  2. Cuando pierdes, no pierdes la lección. Los humanos aprendemos por ensayo y error, Edison tardó 2000 intentos en conseguir que su invento de la bombilla funcionase. Tuvo 1999 lecciones de cómo no debía fabricarla.
  3. Sigue las tres R: Respeto a ti mismo, Respeto para los otros y Responsabilidad sobre todas tus acciones.Este que tan obvio nos parece en realidad requiere de una gran conciencia y atención sobre nuestras acciones y nuestras relaciones.
  4. Recuerda que no conseguir lo que quieres, a veces significa un maravilloso golpe de suerte. Muchas veces nos empeñamos en desear cosas sin ser conscientes de todo lo que implicaría conseguir nuestros deseos…. con lo que no obtenerlos en ocasiones es una gran fortuna.
  5. Aprende las reglas, así sabrás como romperlas apropiadamente. Debemos conocer que hay detrás de las normas, de dónde vienen, a qué se deben, a quién benefician…. sólo así haremos un uso equilibrado y justo de nuestro libre albedrío.
  6. No permitas que una pequeña disputa destroce una Gran Amistad. La amistad está muy por encima de opiniones dispares, y la tozudez, el no querer dar nuestro brazo a torcer puede llevarnos a perder a buenos amigos.
  7. Cuando creas que has cometido un error, haz algo inmediatamente para corregirlo. Cometer errores es algo tremendamente humano, culparse no sirve de nada, sólo debemos intentar corregirlos.
  8. Ocupa algo de tiempo cada día en estar solo. Disfrutar de uno mismo es darse un valor, es reconocer que nuestra compañía es algo preciado, si no queremos pasar un tiempo con nosotros, ¿por qué deberían querer los demás?
  9. Abre tus brazos al cambio, pero no te olvides de tus valores. Tú eres tu hogar, tu templo, está muy bien hacer reformas, enriquecerlo, pero los valores son tus vigas maestras, sin ellos te desintegras…
  10. Recuerda que a veces el silencio es la mejor respuesta. ” Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio no lo vayas a decir…”
  11. Vive una buena y honorable vida, así cuando seas mayor y mires atrás podrás disfrutarla por segunda vez. Así cuando estés a punto de partir lo harás liviano, satisfecho, feliz…
  12. Una atmósfera amorosa en tu casa es el cimiento para tu vida. El Amor siempre debe formar parte de ti, y tu hogar es una prolongación de ti mismo a la par que tu refugio, haz de él un lugar donde siempre quieras volver.
  13. En discusiones con alguien querido ocúpate solo de la situación actual, no saques a relucir el pasado. Ni desvíes la conversación hacia la identidad del otro, céntrate en el comportamiento, enfocate en resolver, no en dañar.
  14. Comparte tu conocimiento, es una manera de conseguir la inmortalidad. Y una manera de devolver a la humanidad los conocimientos que a ti se te han sido entregados, esta vez con tu impronta personal.
  15. Se considerado con la Tierra. La madre Tierra tan generosa, que entrega y entrega, que nos permite la vida…. juzgamos a aquel que quita la vida de otro semejante, incluso estamos adquiriendo conciencia y condenamos el maltrato animal pero que a menudo olvidamos proteger y bendecir a la que hace posible que todos podamos coexistir.
  16. Una vez al año ve a algún lugar en el que nunca hayas estado antes. Descubrir otras culturas, otras formas de vivir, engrandece nuestra visión, nuestra comprensión, nos libera de prejuicios, nos enseña de la hospitalidad… Y mientras tanto visita cada semana un nuevo lugar, aunque sea dentro de tu misma ciudad, un bar que no habías visitado, una biblioteca nueva, una exposición diferente… acostúmbrate a introducir la diferencia en tu vida
  17. Recuerda que la mejor relación es aquella en la que el amor por cada uno excede la necesidad por el otro. El amor no es necesidad, es una fuerza expansiva y no restrictiva, es la entrega y no la espera de recibir… la mejor relación se basa en compartir voluntariamente.
  18. Juzga tu éxito según lo que has sacrificado para conseguirlo.
  19. Acércate al amor con osada entrega. Es la valentía del dar, del no esperar, de SER y de fluir…
FUENTE http://evolucionconsciente.org