Muy recomendada.

martes, 26 de julio de 2016

Solo la verdad nos puede llevar a la liberación




Liberación, iluminación o salvación, la diferencia es solo cuestión de qué camino hemos elegido y, en cualquier caso, solo la verdad nos llevará a experimentarlo en plenitud.
Liberacion
Con esta afirmación deseo cerrar estos posts relacionados con las causas del dolor y del sufrimiento, todo ello dentro del imperativo humano de construir nuestro propio destino. Resta solo recordar que tanto la felicidad como el sufrimiento son estadios pasajeros por los cuales pasa el alma en su proceso evolutivo, ellos no existen de forma inherente, es decir, que tienen un inicio, una duración y un fin. La lucha en el campo de la vida no es por ser felices o por dejar de ser infelices, no. La vida se trata de algo más, de mucho más. Uno puede pasar toda su actual existencia viendo la vida pasar parado en la orilla, sin tener consciencia acerca de la liberación, llorando, riendo, sufriendo, deseando, ganando y perdiendo, es decir, preso y encadenado a los placeres y vicisitudes temporales que aportan las cosas materiales dentro de este mundo de economía de mercado, o, por el contrario, puede decidirse a preguntarse ¿Por qué estoy aquí?, y comenzar a buscar las respuestas. Es solo cuestión de actitud frente a la vida.
En este proceso de búsqueda de la propia liberación se encontrará con momentos de felicidad, de infelicidad, de satisfacción y de placer que irán poco a poco y mediante el desgaste, la insatisfacción y el hastió, delineando y aclarando sus metas, las mismas que estarán cada vez más lejos de este mundo fenomenológico y se aproximarán a las causas esenciales de los fenómenos y de las cosas, dejando de lado el interés en sus consecuencias ultimas expresadas en el mundo físico.
Esta es quizás la primera certeza que halla el Buscador en su proceso de liberación: conoce que todo en la vida tiene unas causas y, por ende, un fin, y esto incluye el dolor, el sufrimiento y la felicidad, entre muchos otros fenómenos. Luego reconoce que estas causas se pueden eliminar mediante un esfuerzo de la voluntad, es decir, halla un significado para cada situación que le acontece, buena o mala. Finalmente, acepta que cada acción que lleve a cabo, cada causa que ponga en movimiento debe estar dirigida hacia el bienestar y progreso del conjunto de la humanidad, pues no hay otra forma de reconocerse como ser humano real, pero divino en potencia.
Así aprende a confiar en los resultados aunque no los vea, no los sienta, no los busque o perciba. Sabe que, en algún lugar de este complejo e infinito universo, las consecuencias de sus buenas acciones son evidenciadas; comprende que cada esfuerzo por el dominio y control de sensaciones, emociones, deseos y pensamientos tiene su retribución en la economía del universo y aporta un poco de material con el cual se construirá la llave que rompa las cadenas que lo atan al círculo de nacimientos y muertes, es decir, lo acerca a la liberación. Acepta que el trabajo más arduo, pero más satisfactorio que puede afrontar es el de mejorarse a sí mismo a través del servicio a los demás. Este proceso de liberación es lo que le otorga a la existencia humana una condición única e importante, todo lo demás son simples vislumbres de emoción pasajera que terminan por enmarañar la madeja de nuestra realidad.
Nuestra vida como una red
Liberaciond
Posiblemente nuestras vidas no son más que redes complejas que se han venido tejiendo con los aportes de todas las personas que nos han rodeado en algún momento.
Esta red se ha tornado tan compleja que por momentos no logramos ver las conexiones que tenemos en todas las dimensiones en que nos expresamos, pero esta incapacidad es solo temporal y poco a poco, como un Sísifo moderno, avanzamos siguiendo su consejo: “No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, pero agota el ámbito de lo posible”[1]. Con este esfuerzo sostenido vamos desenmarañando esta existencia y obtenemos más consciencia acerca de la vida única y real, también de la liberación final. Comprendemos que la condena infligida a este mítico personaje se debió a su comportamiento desleal hacia los dioses y brutal hacia los humanos, pues todo acto trae una consecuencia, razón que nos conmina a marchar por esta vida con la verdad en nuestros labios. Algunas veces esta verdad nos hará sufrir, incluso causará malestar en los demás, pero es necesario ser veraces y coherentes con la vida, con los demás y con nosotros mismos. Predica las virtudes, pero no calles las verdades, solo así sentirás que eres parte del universo.
Cuando seas tú mismo, transparente y claro, sentirás como la carga de la existencia se aliviana y verás que ya no necesitarás usar las máscaras que difuminan la realidad y que impiden la liberación. Dejarás de ser aquello en que la sociedad o los demás te han transformado, para concentrarte y expresar solo lo que en esencia es tu propia realidad.
Cuando esto sucede, se dice que los colores y las vibraciones que identifican al Pensador se transforman. Aparecen nuevas y brillantes formas alrededor del cuerpo físico; la energía sublime continúa fluyendo desde y hacia adentro y afuera en un constante movimiento ondulatorio que vivifica y sana tanto al propio cuerpo físico como al de quienes se acercan. Por esto es que nos sentimos tan bien, plenos y realizados en compañía de aquellos seres que conocemos como Maestros de Sabiduría. No hacen falta y no existen palabras para describir estas sensaciones que, aunque pasajeras en su existencia, nos permiten asomarnos a nuestra propia, segura y pronta realización y liberación.
No huyas ni temas acercarte a las verdades eternas de la existencia humana. Recuerda que el nombre que les demos y el hecho de que creamos o no en ellas no elimina ni mengua su existencia y su valor. Dale a las leyes eternas los nombres que desees, eso carece de importancia. Principios como el de “Causa–efecto”, “De equivalencia” (como es arriba es abajo) o el “De los opuestos” están más allá de la denominación o la interpretación que podemos hacer. Lo mismo sucede con la liberación del ciclo de nacimientos y muertes.
Liberacionf
La ignorancia no elimina el efecto, por lo tanto, acércate a su entendimiento. Procura ver estas verdades o leyes aplicadas a tu propia existencia, esto te permitirá adelantarte a los hechos, y con ello tendrás una ventaja frente al mundo fenomenológico. En este universo todo está ligado, compenetrado. Cada movimiento obedece a unas causas. Decía el poeta: “Alguna vez canté que se mueve alguna estrella cuando arranco una flor”. La caída de una hoja en otoño no es casualidad, tu sufrimiento actual no existe por casualidad, así como tus alegrías no son producto del azar. Decídete ahora mismo a caminar hacia la liberación, no estás solo en este proceso. Mucha gente va delante de ti y ellos guiarán e iluminarán tu senda. Pero debes levantarte e iniciar la marcha. El camino que elijas no es tan importante como lo es el hecho de avanzar.
Los caminos están delineados en la Teosofía, la filosofía, las religiones, las escuelas de pensamiento y de meditación profunda; en el trabajo cotidiano realizado de forma consciente; en algunas personas adelantadas a su tiempo, en fin, en el día a día. Solo necesitas estar despierto para ver la realidad de aquello que estás haciendo, que estás viviendo y expresando ahora mismo, porque la vida, como la liberación, es “ahora mismo”. ¡Y la realidad sigue siendo mental!
_______________________
Contacto con el autor:
JossP
2262287343@qq.com
http://lagentedelaotraorilla.blogspot.jp/

DESAPEGO ES NO DEJARSE POSEER POR NADA NI POR NADIE

evolucionconsciente.org
Rosa Ruiz
De lo único que somos dueños en nuestra vida es de nuestro libre albedrío, de nuestra libertad… sin embargo a menudo la hipotecamos creando cada vez más y más apegos que terminan adueñándose de nosotros. descubre aquí que el auténtico desapego es no dejarse poseer por nada ni por nadie…
La palabra “desapego” está muy de actualidad en contextos como el de la autoayuda, el crecimiento personal y la espiritualidad.
Algo que está ocurriendo muy a menudo es que tendemos a confundir algunos términos y enfoques. Desapego no es, en absoluto, “no poseer nada” o construir relaciones afectivas donde evitar precisamente ese apego afectivo que nos aporta seguridad y bienestar.
Desapego es algo más íntimo a la vez que esencial para nuestro equilibro psicológico y emocional: se trata de evitar que las cosas –y las personas– nos posean a nosotros.
Hemos de ser capaces de darnos a los demás en libertad para construir relaciones más armónicas y respetuosas, sin dependencias, sin victimismos ni las recurridas frases de “sin ti yo no soy nada”.
Te invitamos a reflexionar sobre ello.
El apego y el desapego
El término del desapego hunde sus raíces en el budismo. No obstante, en el campo de la psicología y la pedagogía tenemos, por ejemplo, la crianza con apego y las relaciones basadas en un apego saludable.
Son dos conceptos distintos que es necesario comprender para beneficiarnos de ellos, para construir así relaciones mucho más íntegras donde respetar y, a la vez, ser respetados.
El apego saludable
Para el budismo uno de los mayores focos de sufrimiento es el apego. No obstante, la connotación que tiene aquí no está relacionada con el apego en el campo de la crianza o las relaciones afectivas.
Veámoslo con detalle.
El ser humano, cuando nace, necesita de sus semejantes para sobrevivir y, a la vez, sentirse seguro para entender el mundo.
La crianza con apego saludable es aquella donde los padres atienden las necesidades del niño, donde se le permite estar cerca para sentirse seguro, y donde las caricias, los abrazos y un vínculo nutrido por el amor son clave para el desarrollo de esa criatura.
Por su parte, las relaciones afectivas basadas en un apego maduro son aquellas donde dos personas se dan la una a la otra en libertad para construir una relación respetuosa y feliz.
Las personas necesitamos afianzar el vínculo con las personas que amamos y ello implica desarrollar un tipo de apego con el que sentirnos seguros, con el que sentirnos unidos a alguien que nos quiere y al que queremos.
Si en algún momento aparece la dependencia, el chantaje y la necesidad de control, ese apego ya no es saludable y se convierte en tóxico.
El desapego como forma de integridad personal
Profundicemos ahora en el desapego para matizar aspectos importantes. Este término no quiere decir, en absoluto, que debamos renunciar a cuanto poseamos, porque el desprendimiento absoluto de todas las cosas no es sinónimo de felicidad.
La carencia es precisamente uno de los mayores focos de incertidumbre, de miedo y de tristeza. Ahora bien, el exceso de dependencias, de actitudes que nos aferran a cosas, a personas y a escenarios, sí son focos de sufrimiento.
Si construimos nuestra vida alrededor de una sola persona hasta el punto de que nuestra felicidad dependa de su estado de ánimo, caprichos y actitudes, entonces “hay algo que estamos haciendo mal”.
Si estamos “apegados” a nuestra familia de tal modo que no nos atrevemos a hacer vida propia lejos de los muros paternos, también “hay algo que estamos haciendo mal”.
Si nos aferramos al trabajo, a la necesidad exclusiva de ascender, de ganar más dinero para poseer más cosas y tener más estatus social, “hay algo que estamos haciendo mal”: nos estamos olvidando de ser felices.
El desapego es una forma de integridad personal, porque nos recuerda que la felicidad no está en el bolsillo de los demás o en acumular cosas.
La felicidad nace primero en nuestro interior para sentirnos personas completas, libres y maduras.
Cómo aplicar el “desapego” en nuestra cotidianidad
Acepta la incertidumbre. Cuando te pongas una meta o un objetivo, no concentres toda tu esperanza y felicidad en el resultado. Aprender del proceso y aceptar la incertidumbre también es fundamental.
No centres tu bienestar y felicidad en función de lo que los demás hagan o dejen de hacer. Es una fuente de sufrimiento que debemos saber controlar.
Intenta depender de tus propias acciones y sé receptivo a lo que las personas hagan de modo espontáneo y sin que tú lo esperes.
Si te obsesionas con que hagan determinadas cosas por ti cada día y en cada momento, vivirás en la infelicidad.
No confundas deseo con necesidad. No es lo mismo, por ejemplo, “desear” que me toque la lotería, a “necesitar” ser agraciado con el premio porque solo así se solucionarán mis problemas.
Las personas inseguras son las que más necesitan aferrarse a quienes les rodean, quienes más precisan de tener cosas o de conseguirlas, porque así sacian sus carencias emocionales.
Cuida de tu autoestima, llena tus carencias con certezas, con la seguridad de que eres una persona completa, capaz no solo de ser feliz, sino de hacer felices a los demás.

lunes, 25 de julio de 2016

RESPETO

Nunca permitas que nadie, absolutamente nadie, perturbe tu paz y tu libertad.
Cada vez que permites que alguien te maltrate, ya sea física, verbal o emocionalmente, estás permitiendo que perturbe tu paz y tu libertad, y por tanto, no aprendes la lección y ésta se va a ir repitiendo una y otra vez, con distintos escenarios y personas.

Nunca perturbes la paz y la libertad de otra persona, animal, la naturaleza, la madre Tierra, etc... Todo está vivo, y todo debe ser respetado. 
Mientras perturbes la paz y libertad de otro ser sintiente, estás generando sufrimiento y karma, que se te devolverá en su momento; experimentarás el mismo sufrimiento que generaste, como ley de equilibrio y consecuencia.

El amor incondicional no se trata de decir a todo que Sí... 
No se trata de permitir todo...
No se trata de que los demás perturben tu paz y tu libertad y tú no les pares los pies o te alejes de ellos...
El amor incondicional te enseña a saber decir "No" cuando alguien está perturbando tu libertad.
Busca siempre tu equilibrio... aprende a saber decir "No" y a alejarte de todo aquello y todos aquellos que no te respetan y que actúan manipulándote para que seas su esclavo.
Por otro lado, aprende a respetar la opinión de los demás, sobretodo de tus seres queridos... No quieras que ellos sean como tú quieres, y no quieras que hagan lo que tú deseas; respeta su paz, su libertad, y la vida te respetará a ti.

Pero recuerda, aquél que no se respeta a sí mismo, no sabe respetar a los demás y permite que no le respeten.
Empieza por ti.

Camino al Despertar

Entrenamiento de Trabajadores de la Luz

evolucionconsciente.org
En el Entrenamiento de Trabajadores de la Luz enseñamos a canalizar; así gozamos el beneficio de oír canalizar a otros cientos de personas; según mi experiencia, es incontable el número de aspectos diferentes que están a nuestro alcance en los niveles transpersonales.
Es una alegría explorar estos niveles e interactuar con los diversos aspectos de lo colectivo a los que estamos individualmente conectados.
Como en los estados colectivos de conciencia hay muchos niveles diferentes (desde aquellos que se vinculan estrechamente con los niveles de la personalidad humana hasta los que tratan temas muy abstractos) la canalización se ha utilizado de muchos modos diferentes a lo largo de la historia.
Hay una antigua forma de canalización que persiste en la actualidad: es la comunicación con los muertos.
Aun en las culturas occidentales, los creyentes del ocultismo siempre han consultado a los médiums a fin de recibir mensajes de sus seres amados fallecidos. Entre golpes en la mesa y encuentros con la tabla ouija, se puede haber preguntado al tío Joe dónde escondió su dinero. Sue puede haber pedido a Tom que la perdonara; quizá lloró al decirle que, en realidad, lo había amado.
Alguien puede haber preguntado a la tía Sally cuál era el ingrediente secreto del pastel de manza¬na con el que ganaba todos los premios. En un cuarto a oscuras y en silencio, el médium cae en trance y el tío Joe habla a través de él desde el mundo de los espíritus. Consultar a los muertos buscando terminación, consuelo, informaciones y hasta orientación es algo que siempre ha ocurrido, de una forma u otra.
Aunque comunicarse con los muertos puede ser a veces curativo y útil, no es el tipo de canalización al que nos referimos en este libro. No recomiendo canalizar a los muertos. El sistema de conexión que utilizamos al canalizar está ideado para trascender el nivel de conciencia asociado con los muertos recientes, buscando los aspectos transpersonales de nuestra Ser-idad.
Es la información provista por el nivel transpersonal de conciencia lo que resulta útil en el despertar de nuestra experiencia de quienes realmente somos. A veces he querido información de alguien que ha muerto recientemente (por reciente se considera un fallecimiento ocu¬rrido dentro de los cien años últimos). En el capítulo siguiente analizaré los modos de conectarse con ese nivel.
Las religiones espiritualistas siempre han utilizado alguna forma de canalización para ligar a los creyentes con su fe. Con frecuencia emplean danzas o drogas para inducir un estado similar al trance; luego convocan a los espíritus para que entren en su cuerpo y hablen con la gente. Se pide entonces a los espíritus que otorguen lo que se les pide en las plegarias.
Pasé un par de años en Brasil y, si bien nunca asistí a ninguna de esas reuniones, estoy familiarizada con el espiritualismo vudú de Macumba e Irmanjoa. La forma de canalización que utilizan estos grupos no es tampoco la que estamos tratando. Las religiones espiritualistas emplean formas de canalización que corresponden al reino de la magia.
El MUNDO DE LA MAGIA
¿Qué es la magia? ¿Qué interpretas por magia negra? ¿Qué interpretas por magia blanca? Piénsalo por un momento, si lo deseas. ¿Cuál es la diferencia entre magia negra y magia blanca, a tu modo de ver?
Hace muchos años que me formulo estas preguntas.
La práctica de la magia tiene lugar, por cierto. Para las personas que apenas se inician en el sendero del despertar, el fenómeno puede ser, como lo fue para mí, la primera señal de que la realidad física no es lo único que hay. Esto resulta muy útil para ayudar a romper los lazos que nos han encadenado al mundo de los sentidos, con exclusión de los niveles de la realidad que están más allá de la forma.
Con frecuencia, la gente necesita ver algo que considera fuera de la realidad ordinaria, a fin de comenzar a abrirse a la posible existencia de otras realidades. Hay más, mucho más que la realidad física. Ciertas cosas, que no se pueden explicar por la realidad física habitual, pueden indicar la existencia de otros niveles de la realidad.
Esto puede ser un principio para la exploración de otras realidades (como lo fueron las drogas para algunos de nosotros) y eso cumple una finalidad. Sin embargo, como en el caso de las drogas, una vez que la puerta ha sido abierta, el fenómeno puede ser una trampa.
La gente puede atascarse en los niveles fenoménicos (como los movimientos de la mesa, el doblarse de la cuchara o el convocar a los muertos) y no pasar nunca más allá de estos niveles, sin hacerse responsables por la plena realización de todos los planos de su Ser. El viaje espiritual no consiste en fenómenos interesantes. El viaje espiritual, tal como lo veo, consiste en abrirse a la plena Ser-idad que se es, hacerse responsable de ella, manifestarla y celebrarla. Consiste en la realización del Ser.
Recientemente tuve el privilegio de ser presentada a los “amigos” de un médico brujo blanco proveniente de Togo. Este hombre negro, educado y bien vestido, se consideraba brujo blanco porque usaba su magia con propósitos “buenos”. Sus amigos o aliados trabajaban con él desde las dimensiones espirituales.
Fue una muestra de confianza que me abriera su mundo interior; me sentí agradecida por esa oportunidad única. Los espíritus con que trabajaba eran convocados por medio de las tradicionales ofrendas de dinero y alcohol puro: ginebra vertida en la tierra del jardín y monedas enterradas tras el arbusto de lilas. El alcohol es una esencia tradicionalmente utilizada para llamar a un espíritu, que también es una esencia. El dinero es una versión moderna de los frutos del trabajo humano, ofrecidos a cambio del trabajo de los espíritus.
Al entrar en trance y abrirme a los espíritus aliados, me sorprendió lo poderoso de su energía. La vibración era muy diferente de aquella que experimentaba habitualmente al canalizar; el mundo de imágenes que se abrió con la energía fue totalmente distinto.
Al mismo tiempo, esa dimensión a la que me veía guiada era muy familiar; me sentí tan tranquila como si hubiera pasado muchas vidas trabajando en esas dimensiones como shamán, médica bruja y curandera. Conocí a varios espíritus de esa dimensión y ellos me mostraron (es muy difícil traducir la experiencia al lenguaje, pues éste sólo puede señalar la experiencia, sin captarla ni expresarla jamás en su plenitud) los niveles de los que eran amos, la variedad de su influencia y su interés. Inmediatamente capté que estaban involucrados en el mundo del deseo.
Estaban ligados a las preferencias personales. Estaban dispuestos a cumplir los deseos de sus aliados en forma física, y esos deseos provenían del nivel de la personalidad de la psiquis humana.
Para mí, eso es la magia. Es el intento de manipular la realidad para modelarla según los deseos y pensamientos que provienen de la mente humana. Estos deseos pueden ser considerados “buenos” o “malos”, lo cual es altamente subjetivo y relativo, pero igualmente provienen de una persona que cree saber qué “debería” pasar. Eso es muy diferente a entregarse a las fuerzas del universo y tratar de trabajar en armonía con ellas, en vez de manipularlas en beneficio personal o de acuerdo con el entendimiento muy limitado de que es capaz la mente humana.
Para trascender el ego es preciso buscar algo más elevado que la mente. Y por el tipo de canalización que estamos analizando se alcanza algo más elevado que la mente. Por la canalización uno puede abrirse a los niveles transpersonales de la conciencia y expandir su experiencia de quien es. Este es el gozo y el don qué se puede alcanzar mediante la canalización.
En 1983, cuando comencé, la canalización era relativamente desconocida. Ahora la gente canaliza conscientemente mensajes de delfines y otros animales, de la Tierra, de los Maestros Ascendidos, la Hermandad Blanca, la Hermandad Espacial, personajes bíblicos y decenas de otras figuras arquetípicas.
Tal vez hayas oído hablar del ama de casa inglesa que comenzó a canalizar composiciones musicales para gran orquesta. Nunca ha estudiado música. Sus composiciones canalizadas son de excelente calidad y parecen ser conti¬nuación de la obra de famosos compositores europeos, ya fallecidos.
En Londres tengo una amiga llamada Penélope, que dedicaba las tardes de domingo a pintar. Educada en la clase ociosa, como dicen los británicos (nosotros decimos, simplemente “ricos”), se entretenía pintando al óleo flores y parques, ese tipo de obras que uno ve en las exposiciones laterales de galerías respetables. Un día, estando muy concentrada en la conversación telefónica que mantenía, tomó un lápiz con la mano izquierda (aunque no es zurda) y comenzó a mover la mano sobre el gran block de apuntes que tenía en el regazo.
Su mano se movía de prisa; pronto empezó a actuar por su cuenta, trazando líneas hacia aquí y hacia allá, mientras el lápiz volaba por la página. Al dejar el teléfono, levantó el block y quedó atónita al descubrir un rostro etéreo que la miraba a través de las líneas a lápiz. Lo que había tomado por movimientos al azar había producido el retrato de un Ser increíblemente bello.
En un principio Penélope se aterrorizó, sintiéndose “invadida”. Aunque se interesaba por la metafísica y había comenzado a explorar su ser espiritual interior, este hecho era totalmente asombroso para ella. Como nada en su pasado le proporcionaba un marco en el que incluir lo ocurrido, guardó su secreto con aprensión. Necesitó algún tiempo y mucho conversar con personas familiarizadas con la canalización para aflojar conscientemente su control, invitando a otro dibujo a surgir a través de ella.
Con el correr del tiempo superó sus reparos, tomó algunos lápices de color y se abrió, dejando que por ella surgiera una serie de retratos de otros mundos. Los dibujos no se parecen a nada que yo haya visto anteriormente. Por cierto, no tienen nada en común con los óleos que Penélope pintaba con la mano derecha. Las caras son emocionantes y sobrehumanas, como si al papel se hubiera transferido la esencia de un alma. Una de las mejores galerías de Londres organizó una exposición de estos dibujos “canalizados”.
ABRIENDO PUERTAS
En Norteamérica, la canalización se puso muy a la ¿moda. Por desgracia, el ego es capaz de recurrir a cualquier cosa para mantenernos encerrados en nuestra separación; por eso sufrí una gran desilusión al ver la rivalidad que acompañó la popularidad de la canalización.
La gente comenzó a utilizarla como una manera más de separarse del prójimo, en vez de emplearla como herramienta para unir a las personas en el misterio compartido de la vida. Oí frases tales como: “Mi entidad es más antigua que la tuya”, “Yo canalizo de un Rayo más elevado que tú.” Ese tipo de cosas (al ego le en¬cantan esos “juegos”) lleva a perder la oportunidad que ofrece la canalización: la oportunidad de avanzar hacia la unión con lo transpersonal a través de lo personal.
Cuando comencé a canalizar a Sanat, “él” me preguntó si yo podría canalizar un libro. Respondí que sí, pensando que le hacía un favor. Todos los días, a las siete de la maña¬na, entraba en trance y encendía el grabador; así canalicé el primer libro (A Call to the Lightworkers) en un período de seis semanas. Luego canalicé el siguiente, Time for Joy. Gra¬dualmente noté que yo estaba cambiando.
Ya no me aferraba tanto como antes a mis patrones de conducta. Estaba más apaciguada. Podía apreciar un panorama mucho más amplio de la vida cotidiana. Me estaba iluminando. Comencé a comprender que el proceso diario de canalización estaba influyendo sobre mi propio proceso de despertar.
Los libros han beneficiado a miles de personas y el proceso de canalizarlos me ha beneficiado a mí. Cuando se me pidió que canalizara este libro, comprendí que no se trataba sólo del libro. Comprendí que necesitaba estar nuevamente inmersa en la energía de canalización, todos los días. El proceso de canalización es un don muy real para mí, en mi viaje de despertar.
Como dije anteriormente, cuando comencé a canalizar pensé que la energía que hablaba a través de mí era “otro”. Después de los dos primeros libros se me pidió que canalizara un tercero. Estuve de acuerdo y comencé a canalizarlo en un grabador, todas las mañanas, como lo había hecho con los dos primeros. Había hecho ya una tercera parte cuando empecé a sentirme intranquila. El tono cambió. Ya no parecía tan remoto. En vez de “nosotros aquí, en Venus, y vosotros allá, en la Tierra”, se convirtió en “nosotros”.
No estaba preparada para eso. Podía manejar la idea de estar permitiendo que alguna entidad lejana utilizara mi cuerpo para enviar mensajes a la Tierra. No me molestaba ser una especie de micrófono cósmico, una inocente espectadora de las obras de poderes más elevados. Eso estaba bien. Sin embargo, de pronto “yo” participaba. Dejé de canalizar el libro.
Sin embargo, continué canalizando para individuos y grupos; con el correr del tiempo me sentí más dispuesta a reconocer que “yo” estaba vinculada con lo que se decía. A veces era como si lo que se estaba diciendo fuera lo que yo diría en mi estado más claro y expandido de conciencia. Claro que siempre hubo en la canalización detalles que, en mi estado de vigilia habitual, yo no hubiera tenido manera de saber. Sin embargo, empecé a reconocer el nivel de conciencia, el espacio del que provenía la información, como algo que no existía aparte de mí. Era claro que mi ser personal, mi propio ego, mi propia mente, no era responsable por ese nivel de información. El Ser con el que estaba habituada a identificarme no podía ofrecer una comunicación tan sabia y rica, pero aun así me sentía conectada con esa información.
Gradualmente empecé a comprender que, si bie n mi propio ser normal no era responsable de la sabiduría que surgía por la canalización, yo podía conectarme con ese plano por medio de mi ser normal. Tenía acceso a los niveles transpersonales de conciencia a través de mi propia conciencia personal. Comencé a experimentar la canalización, no como el dejar que “otro” viniera a usar mi cuerpo, sino como la experiencia de abrirse conscientemente a esos aspectos que, dentro de mi propio Ser, están conectados con los niveles transpersonales y arquetípicos de la conciencia colectiva.
El otro cambio que se ha producido en mí, al abrirme a esos niveles transpersonales de conciencia, es que mi propio sentido del Ser ya no se basa en mi personalidad, en mi ego ni en mi mente. Tiempo atrás había descubierto que yo no era mi cuerpo, ni mis emociones, ni mis pensamientos. Tenía todo eso, por supuesto, pero había dejado de identificarme con ellos. Mediante la experiencia de la canalización sé que no soy mi ser personal. Tengo una personalidad, un ego y una mente, y ya no me identifico con ellos. Es a un tiempo aterrorizante y liberador.
Para mí, en eso consiste realmente la técnica de la canalización: se trata de una técni¬ca adquirible, que permite abrirse a aspectos de la conciencia que normalmente no están al alcance de nuestros estados habituales de conciencia. Es una herramienta que podemos emplear para experimentar lo que realmente somos. Puede liberamos de las ataduras del ser personal y permitimos la conexión con aspectos de uno mismo que no estábamos experimentando conscientemente.
En nuestros entrenamientos hemos enseñado la técnica de canalización a personas de todos los estratos de la vida y de varios países diferentes. Algunas de estas personas estaban apenas comenzando conscientemente su viaje espiritual; otros llevaban décadas en él. Cada persona que se abre efectivamente a los aspectos transpersonales de la conciencia, mediante la técnica de la canalización, se siente conmovida por lo sagrado de la experiencia. Con frecuencia hay lágrimas de reconocimiento, como si en verdad uno llegara por fin al hogar.
Canalizo desde 1983. Aunque mi modo de concebir la experiencia ha cambiado mucho desde que comencé, continúa siendo una experiencia muy personal y sagrada, un pasar consciente a una relación íntima con lo divino.
En otras páginas he escrito sobre mi sensación de que, en un principio, se me llevó engañada a la canalización. Pidiendo disculpas a quienes conocen la anécdota, repetiré el episodio en este nuevo libro para quienes no lo conozcan.
Nunca quise canalizar. En realidad, me negaba específicamente a hacerlo. Había estado casada con un hombre que se interesaba mucho por el fenómeno y quería que canalizara para él. Ambos pasamos algún tiempo con Lazaris, una entidad canalizada por Jack Pursel, en Marín County, California; aunque disfrutaba mucho con Lazaris, no quería saber nada con el proceso en sí. Para mí era demasiado fantasmagórico. Aunque trabajaba media jomada como terapeuta de renacimientos y vidas pasadas y había comenzado a liderar algunos grupos pequeños, aún me aferraba a mi identidad de ama de casa “normal”. (¡Ah, las maravillosas defensas creativas del ego!)

domingo, 24 de julio de 2016

"LAS ETAPAS DE UN VIAJE ASTRAL GUIADO,DESDOBLAMIENTO DE CUERPO Y ALMA"

Hablamos de viaje astral cuando hay un desdoblamiento astral del cuerpo fisico respecto al alma o cuerpo astral. Muchas personas lo experimentan en sus sueños o en experiencias cercanas a la muerte, pero pocos son conscientes de ello.

Como saber si te ayuda un Ser de Luz




Leer el complicado idioma de las energías es difícil, pero no por ello debemos dejar de intentar entenderlo.
Somos energía pura que habita en un cuerpo físico. Esa energía es eterna, nunca desaparece. Cuando fallecemos, quizás se mezcla con la energía universal, quizás vaya  al Cielo, al Aaru, al Nirvana… Lo importante es que esa energía prevalece, continúa, evoluciona.
Sea de una forma u otra y tengan la evolución que tenga, cuando fallece un ser querido, la conexión se mantiene de forma energética en mayor o menor medida. Reconozco desconocer porque hay personas que, de forma natural,  tienen más conexión que otras con las energías de esos seres queridos, con sus Seres de Luz.
Tiendo a pensar que todos los tenemos, que influyen de manera sigilosa en nuestros actos y decisiones y que su misión no es contactar con el protegido, sino protegerlo en lo posible. La obsesión por recibir mensajes, notarlos, sentirlos, verlos, puede llegar a bloquear otros aspectos de evolución. Por ello no considero conveniente pensar día a día, buscar esa conexión de forma continuada.
Pero todos queremos saber si lo tenemos, intentamos descubrir quien o quienes son, es humano quererlo saber.
Las sensaciones energéticas y analizar actos y reacciones pasadas, vuelven a ser muy importantes para tomar conciencia de ellos.
Pueden ser señales de su presencia cuando algo nos dice que no debemos realizar una acción. Cuando algo nos retiene teniendo un carácter decidido, o cuando nos empuja a hacer algo siendo una persona más apocada. Cuando en momentos de mucho dolor nos empuja a salir adelante. Incluso puede hacer ver quien, a nivel sentimental, va a ser importante en tu vida.
La sensación en ciertos momentos de sentirse protegido, una sensación parecida a un abrazo maternal.
La noche es el gran momento de contactos más avanzados, quizás hasta más físicos. Sentir alguna presencia pero en ningún momento tener miedo, sino lo contrario, sentir incluso una caricia o una respiración que te hace relajar.
Pensamientos súbitos en personas cercanas que ya se han ido y que hacen cambiar actos.
Los contactos son sutiles, efímeros, pero tranquilizadores. No exijas más, están ahí, te intentan ayudar  y lo hacen.
Una madre, un padre, abuelos, hermanos, hasta parejas que han traspasado a esa otra etapa, cuidarán en lo posible de ti. Pero recuerda, no están en un plano material, su función no es atraer dinero, ni trabajo, ni amor, ni siquiera salud, sino que su función es ayudarte, tener pequeñas influencias sobre ti para que tomes las decisiones correctas y conseguir objetivos.
Al Ser de Luz no se le debe exigir, si que se le puede pedir. No se le debe reprochar, si agradecer. No es responsable de tus actos, pues tu eres el que al final decide.  No se le culpa de mala suerte, pues es ajeno a ella.
Los bloqueos personales provocados por malas épocas e influencias externas, hacen que ese contacto y esa ayuda sea menor, hasta casi inexistente. Por ello, una constante en mis comentarios es el trabajarse energéticamente con constancia para evitarlos y protegerse de ellos.
No esperes contactos de película, aunque los hay, no son nada habituales. Tu Ser de Luz no es menos por no mostrarse más en el plano físico o porque tu no sepas verlo.

Fuente: http://www.swamimanuel.blogspot.com.es/
TOMADO DE http://www.shurya.com

sábado, 23 de julio de 2016

Los seis sonidos curativos, eliminar emociones negativas




  • Ejercicios basados en los efectos de los seis sonidos curativos taoístas.
    Es una de las técnicas mas efectivas de los ejercicios del CHI KUNG para liberarnos de las emociones negativas, es recomendable seguir el aprendizaje práctico con un buen maestro o maestra que guíe en la correcta fonación, movimientos e intención de los ejercicios. Esto no desvirtúa el hecho de que, la sola fonación de los sonidos, con la adecuada intención, creará una resonancia que hará descubrir al practicante la potencia de estos ejercicios de Chikung.
    La realización y práctica de los ejercicios de Chikung de los seis sonidos: XU, HE, HU, SI, CHUOO y XI, (que según nuestra fonética son: SHI, JAO, JU, SS, CHUOO, y JI), consiguen reequilibrar el estado energético del cuerpo, de las emociones y de la mente.
    Esta maravillosa técnica tiene miles de años de existencia y estuvo hasta hace un par de décadas celosamente guardada por los maestros de chikung. Es muy eficaz para eliminar las emociones negativas de cada órgano. Cada sonido tiene su órgano correspondiente y su emoción.
    Con la práctica notaremos que nuestras emociones negativas se transforman en positivas y por consecuencia mejoraremos nuestra salud.
    Fonación y movimientos del Hígado – Elemento Madera
    Inspirar lentamente por la nariz dirigiendo el aire hacia el abdomen, unos tres dedos por debajo del ombligo, en el área Dan Tian. Al espirar, emitir el sonido “SHIIIIII”, a la vez que se toma conciencia de la zona del hígado sintiendo como expulsamos las emociones negativas de este órgano como la cólera, ira, celos y frustración. La intención está en los ojos, puerta externa del hígado. El movimiento es de rotación del tronco que gira para extender el brazo hacia un lado y el otro. El hecho de tomar conciencia, intención y espíritu en lo que se hace, se denomina “SHEN”. Aunque pueda parecer difícil, a nivel práctico se aprecia muy claramente, por eso comentaba lo imprescindible del maestro o maestra. Este ejercicio se utiliza para los desequilibrios del hígado, que entre otras funciones, almacena y regula la cantidad de sangre, controla el drenaje y el armonioso flujo del CHI (energía vital), nutre los tendones, ligamentos y su prolongación en las uñas, su ventana externa está en los ojos. Equilibra los estados coléricos, frustraciones, celos. El hígado forma pareja Yin/Yang con la Vesícula Biliar.
    Fonación y movimientos del Corazón – Elemento Fuego
    Inspirar lentamente por la nariz, después espirar emitiendo el sonido “JAOO” (se pronuncia como una A y una O prolongada). Se toma conciencia de la zona del corazón sintiendo como expulsamos las emociones negativas de este órgano como el odio y la arrogancia. La intención está en la lengua. Los movimientos se sincronizan con la respiración y la fonación. Movimiento de subida: juntar las manos y antebrazos con la intención de coger agua, desde la altura de nuestro estómago hasta la boca, después abrir los brazos y volver a bajar las manos relajando. Este ejercicio se ejecuta para tratar los desequilibrios del corazón, cuya función principal es la de controlar los vasos sanguíneos, arterias y circulación de la sangre, forma pareja Yin/Yang con el Intestino Delgado es considerado el regulador general del cuerpo. Controla el espíritu, (Shen), y la relación mente/cuerpo. Es el hogar del entendimiento y la conciencia
    Fonación y movimientos del Bazo – Elemento Tierra
    Inspirar lentamente por la nariz, después espirar, emitiendo el sonido “JUUUU” tomando conciencia del bazo y estómago sintiendo como expulsamos las emociones negativas de este órgano como las preocupaciones, pensamientos o ideas obsesivas que podamos tener. Mantener la intención en los labios y toda la boca, siguiendo la respiración y la fonación se realizan los movimientos, que consisten en un acercamiento y alejamiento de los brazos y manos de la zona abdominal, como si se apretase un gran balón. Realizar este ejercicio para tratar los desequilibrios y enfermedades del estómago, bazo, páncreas y de la boca. La función principal de la pareja Bazo-Estómago, es la de recibir y descomponer alimentos y almacenarlos temporalmente, para luego pasarlos al Intestino Delgado para su posterior digestión. Mejora las posibilidades de reflexión y compasión.
    Fonación y movimientos de los pulmones – Elemento Métalo nación y movimientos de los Pulmones – Elemento Metal
    Inspirar lentamente por la nariz, después espirar emitiendo el sonido “SSSSS”. Se toma conciencia en la zona de los pulmones a la vez que se estiran los brazos sintiendo como expulsamos las emociones negativas de este órgano como la tristeza, ánimo caído y depresión. El movimiento se realiza levantando los dos brazos paralelos al tronco, se apoyan las manos a la altura de las axilas, se abre el pecho y luego se empuja hacia delante con las palmas abiertas. Realizar este ejercicio para equilibrar los pulmones que forman pareja Yin/Yang con el Intestino Grueso. La función principal de los pulmones es controlar la respiración, la hidratación, nutrir la piel y el pelo. Controlar la hidratación se refiere a transformar parte de los fluidos corporales en transpiración para ser excretada a través de los poros de la piel para enviar parte de los fluidos corporales del sistema de Riñón/Vejiga. Excelente ejercicio para combatir los estados depresivos.
    Fonación y movimientos de los Riñones – Elemento Agua
    Inspirar lentamente por la nariz, luego espirar emitiendo al mismo tiempo el sonido “CHUOOO”. Tomar conciencia en la zona lumbar sintiendo como expulsamos las emociones negativas de los riñones como el miedo, traumas y temores. Los movimientos se realizan, masajeando la zona renal y sus meridianos. Se realiza este ejercicio para curar las enfermedades de los riñones y de la vejiga, (Los Riñones forman pareja Yin/Yang con la Vejiga). Su función principal es almacenar sustancias esenciales, dominar la reproducción, el crecimiento y el desarrollo, producir médula, controlar los huesos y la recepción del aire desde los pulmones, (recepción del CHI). Su apertura externa es el oído. Almacena la sustancia Basal (JING), es decir, es el almacén de toda la energía de nuestra vida. Excelente ejercicio para desaparecer los miedos, traumas o algún ataque de pánico.
    Fonación y movimientos del Triple Calentador
    La biomecánica de este ejercicio consiste inspirar elevando al mismo tiempo las manos y brazos. Al llegar al pecho las palmas y los antebrazos se abren hacia afuera como una imagen de Cristo Redentor. Posteriormente se bajan los antebrazos y manos por el centro del cuerpo, como si fueran un limpia-parabrisas, al mismo tiempo que se emite el sonido “JIIIII” hasta que quedan entreabiertos en la parte inferior del cuerpo con las palmas hacia fuera.
    La Medicina Tradicional China define el triple calentador, no como un órgano o una víscera sino como una función de regulación cuya misión tiene que ver con la transformación y movimientos energéticos, además de servir de conducto de los líquidos, (forma pareja Yin/Yang con el Pericardio), está formado por la combinación de las actividades fisiológicas de tres áreas del cuerpo, también llamados hornos (calentador inferior, medio y superior). Excelente ejercicio para combatir el insomnio.
    Una vez terminados estos ejercicios, procedemos a realizar nuevamente ejercicios de relajación y concentración. Guardamos la energía en nuestro ombligo aplicando masajes en forma circular diez veces, sonreímos y damos la práctica por terminada.
     Fuente: www.medicinachinayogaperu.com