Muy recomendada.

martes, 28 de enero de 2014

EL DESDOBLAMIENTO DEL TIEMPO

Foto: EL DESDOBLAMIENTO DEL TIEMPO

A veces el tiempo se desdobla, es como si existiesen dos tiempos diferentes al mismo tiempo: un segundo en un tiempo consciente y miles de millones de segundos en otro tiempo imperceptible en el que se pueden hacer cosas cuya experiencia se traslada posteriormente al tiempo consciente. Es decir, en cada instante presente aparece un tiempo imperceptible en el cual se fabrica un futuro potencial, que memorizan y en su tiempo real lo realizan.

Se tiene la sensación de percibir un tiempo continuo. Sin embargo, tal como demuestran los diagnósticos por imágenes, en el cerebro se imprimen solamente imágenes intermitentes. Por eso, entre dos instantes perceptibles siempre hay un instante imperceptible.

Por ejemplo, en el cine sólo se ven 24 imágenes por segundo. La número 25 no se ve, es subliminal. En publicidad se ha utilizado ese tipo de imágenes para influir con éxito en el comportamiento de los seres humanos, lo que ha mostrado que lo subliminal es accesible a la memoria. El desdoblamiento del tiempo ha sido probado científicamente y la teoría ha dado justificaciones a escala de partículas y a escala de sistema solar.

El fenómeno del desdoblamiento del tiempo da como resultado una persona que vive en el tiempo real y en el cuántico, un tiempo imperceptible con varios estados potenciales: memoriza el mejor y se lo transmite al que vive en el tiempo real. Se podría decir que entre el yo consciente y el yo cuántico se da un intercambio de información que permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro. En física se llama hiperincursión y es un fenómeno que está perfectamente demostrado.

Hoy se sabe que, si se tienen dos partículas desdobladas, ambas tienen la misma información al mismo tiempo, porque los intercambios de energía de información utilizan velocidades superiores a la velocidad de la luz.

Si se logra viajar a muy altas velocidades, un microsegundo se convierte en un día entero. Cuando se regresa, no se sabe si se ha salido, puesto que se ha estado ausente un microsegundo.

Existe otra propiedad conocida en física como la dualidad de la materia; es decir, una partícula es a la vez corpuscular (cuerpo) y ondulatoria (energía). Todos son a la vez cuerpo y energía, capaces de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias.

En el sueño paradójico, cuando uno está más profundamente dormido y al máximo nivel de actividad cerebral, tiene lugar el intercambio entre el cuerpo energético y el corpuscular. Y es ese intercambio el que permite arreglar el futuro que han creado durante el día, lo que hace que al día siguiente su memoria esté transformada.

El intercambio se realiza a través del agua y los líquidos del cuerpo. Ese intercambio de información permanente es el que crea el instinto de supervivencia y desarrolla la intuición.

Por ejemplo, si se piensa en una catástrofe, ese potencial ya se inscribe en el futuro y puede ser sufrida. De manera que la conclusión es: "No hacer a los demás lo que no se desea que le hagan a uno." No es una ley moral ni filosófica, sino una ley física.

Es difícil controlar el pensamiento, pero justo antes de quedarse dormidos tenéis un minuto, y basta con que durante ese minuto controléis vuestro tiempo; esa es la manera de conectar con esa parte energética, llamémosla el doble, o cuerpos superiores, para pedirle/s una ayuda para la solución de vuestros problemas.

Pero eso sí, debéis dejar totalmente las riendas al otro; las noches están para eso, y no sólo permiten borrar potenciales no deseados, sino que también os guía los pensamientos del día siguiente.

Angel Luis Fernández.

www.a1radiotv.com
www.esdeihewe.com 
www.youtube.com/user/a1television

A veces el tiempo se desdobla, es como si existiesen dos tiempos diferentes al mismo tiempo: un segundo en un tiempo consciente y miles de millones de segundos en otro tiempo imperceptible en el que se pueden hacer cosas cuya experiencia se traslada posteriormente al tiempo consciente. Es decir, en cada instante presente aparece un tiempo imperceptible en el cual se fabrica un futuro potencial, que memorizan y en su tiempo real lo realizan.

Se tiene la sensación de percibir un tiempo continuo. Sin embargo, tal como demuestran los diagnósticos por imágenes, en el cerebro se imprimen solamente imágenes intermitentes. Por eso, entre dos instantes perceptibles siempre hay un instante imperceptible.

Por ejemplo, en el cine sólo se ven 24 imágenes por segundo. La número 25 no se ve, es subliminal. En publicidad se ha utilizado ese tipo de imágenes para influir con éxito en el comportamiento de los seres humanos, lo que ha mostrado que lo subliminal es accesible a la memoria. El desdoblamiento del tiempo ha sido probado científicamente y la teoría ha dado justificaciones a escala de partículas y a escala de sistema solar.

El fenómeno del desdoblamiento del tiempo da como resultado una persona que vive en el tiempo real y en el cuántico, un tiempo imperceptible con varios estados potenciales: memoriza el mejor y se lo transmite al que vive en el tiempo real. Se podría decir que entre el yo consciente y el yo cuántico se da un intercambio de información que permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro. En física se llama hiperincursión y es un fenómeno que está perfectamente demostrado.

Hoy se sabe que, si se tienen dos partículas desdobladas, ambas tienen la misma información al mismo tiempo, porque los intercambios de energía de información utilizan velocidades superiores a la velocidad de la luz.

Si se logra viajar a muy altas velocidades, un microsegundo se convierte en un día entero. Cuando se regresa, no se sabe si se ha salido, puesto que se ha estado ausente un microsegundo.

Existe otra propiedad conocida en física como la dualidad de la materia; es decir, una partícula es a la vez corpuscular (cuerpo) y ondulatoria (energía). Todos son a la vez cuerpo y energía, capaces de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias.

En el sueño paradójico, cuando uno está más profundamente dormido y al máximo nivel de actividad cerebral, tiene lugar el intercambio entre el cuerpo energético y el corpuscular. Y es ese intercambio el que permite arreglar el futuro que han creado durante el día, lo que hace que al día siguiente su memoria esté transformada.

El intercambio se realiza a través del agua y los líquidos del cuerpo. Ese intercambio de información permanente es el que crea el instinto de supervivencia y desarrolla la intuición.

Por ejemplo, si se piensa en una catástrofe, ese potencial ya se inscribe en el futuro y puede ser sufrida. De manera que la conclusión es: "No hacer a los demás lo que no se desea que le hagan a uno." No es una ley moral ni filosófica, sino una ley física.

Es difícil controlar el pensamiento, pero justo antes de quedarse dormidos tenéis un minuto, y basta con que durante ese minuto controléis vuestro tiempo; esa es la manera de conectar con esa parte energética, llamémosla el doble, o cuerpos superiores, para pedirle/s una ayuda para la solución de vuestros problemas.

Pero eso sí, debéis dejar totalmente las riendas al otro; las noches están para eso, y no sólo permiten borrar potenciales no deseados, sino que también os guía los pensamientos del día siguiente.

Angel Luis Fernández.

www.a1radiotv.com
www.esdeihewe.com
www.youtube.com/user/a1television

No hay comentarios:

Publicar un comentario