Muy recomendada.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Entre el 24 de diciembre de 2012 y el 17 de marzo de 2013 ,Escrito por EMILIO CARRILLO


Foto: Escrito por EMILIO CARRILLO


Entre el 24 de diciembre de 2012 y el 17 de marzo de 2013

Al finalizar estos “tres días de oscuridad”, esos seres humanos habrán acelerado la activación de su ADN y comenzado a cambiar su frecuencia vibracional en clave de Amor, en consonancia y en sincronía con lo vivenciado por la Madre Tierra. ¿Cuáles serán los impactos de tal hecho en ellos?. Básicamente, los siguientes:
Consciencia de Unicidad y Red: Percepción cada vez más nítida tanto de la Unicidad de cuanto es como de la Red Consciencial, en sus distintos niveles y escalas, que liga y entrelaza a los seres humanos dentro de la Humanidad, a ésta con la Madre Tierra, al planeta con el sistema solar y así sucesivamente.
Multidimensionalidad: Activación del recuerdo de la naturaleza multidimensional de nuestro ser, lo que permitirá la conexión con planos más sutiles de consciencia y existencia en los que también somos y estamos, incluyendo el contacto con los Hermanos de Luz de otros mundos, planetas, sistemas solares y galaxias.
Tendencia creciente a “no hacer”: La Humanidad ha creído hasta el momento presente que se nace para hacer y que “nacer” es sinónimo de “hacer”. Es un paradigma culturalmente muy arraigado el considerar que venimos y estamos aquí, en esta vida y en este mundo, para hacer cosas: lograr metas, alcanzar objetivos, producir, construir lo que sea,… Y en ese hacer -ligado inevitablemente a trabajos, empeños, esfuerzos, programaciones y controles- se busca la “realización” personal (cada cual según su “yo y sus circunstancias”), el sentido de la vida y hasta un sueño de porvenir colectivo en el marco de la denominada civilización. Metafóricamente expresado, se trata de la celebre maldición bíblica de “ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Pero los seres humanos que experiéncien lo que se viene sintetizando sentirán una tendencia creciente a “no hacer” y “verán” con meridiana claridad que “nacer” es “no-hacer”, que se nace para Vivir y que Vivir es sencillamente eso, Vivir: no hacer, Vivir… Un “Vivir Viviendo” que no sabe de pasado ni de futuro y que se plasma exclusivamente en el Aquí y Ahora. ¿Tan difícil te parece?. No te inquietes, que tu Metamorfosis te mostrará de manera simple y natural lo que Vivir y no-hacer significan. Lo hará por medio de la Sabiduría que se manifiesta en las palomas, en las flores, en los árboles y en toda la Naturaleza. La misma Sabiduría que hace por ti lo que el cerebro de tu cabeza es incapaz de hacer: que circule la sangre, que funcione el aparato digestivo, que lata el corazón, que se dilaten los pulmones, que se inmunice el organismo y que curen las heridas. Con la Metamorfosis, esta Sabiduría natural emanará del cerebro de tu corazón y se mostrará plenamente en ti, desde ti y para ti.
Al finalizar estos “tres días de oscuridad”, esos seres humanos habrán acelerado la activación de su ADN y comenzado a cambiar su frecuencia vibracional en clave de Amor, en consonancia y en sincronía con lo vivenciado por la Madre Tierra. ¿Cuáles serán los impactos de tal hecho en ellos?. Básicamente, los siguientes:
Consciencia de Unicidad y Red: Percepción cada vez más nítida tanto de la Unicidad de cuanto es como de la Red Consciencial, en sus distintos niveles y escalas, que liga y entrelaza a los seres humanos dentro de la Humanidad, a ésta con la Madre Tierra, al planeta con el sistema solar y así sucesivamente.
Multidimensionalidad: Activación del recuerdo de la naturaleza multidimensional de nuestro ser, lo que permitirá la conexión con planos más sutiles de consciencia y existencia en los que también somos y estamos, incluyendo el contacto con los Hermanos de Luz de otros mundos, planetas, sistemas solares y galaxias.
Tendencia creciente a “no hacer”: La Humanidad ha creído hasta el momento presente que se nace para hacer y que “nacer” es sinónimo de “hacer”. Es un paradigma culturalmente muy arraigado el considerar que venimos y estamos aquí, en esta vida y en este mundo, para hacer cosas: lograr metas, alcanzar objetivos, producir, construir lo que sea,… Y en ese hacer -ligado inevitablemente a trabajos, empeños, esfuerzos, programaciones y controles- se busca la “realización” personal (cada cual según su “yo y sus circunstancias”), el sentido de la vida y hasta un sueño de porvenir colectivo en el marco de la denominada civilización. Metafóricamente expresado, se trata de la celebre maldición bíblica de “ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Pero los seres humanos que experiéncien lo que se viene sintetizando sentirán una tendencia creciente a “no hacer” y “verán” con meridiana claridad que “nacer” es “no-hacer”, que se nace para Vivir y que Vivir es sencillamente eso, Vivir: no hacer, Vivir… Un “Vivir Viviendo” que no sabe de pasado ni de futuro y que se plasma exclusivamente en el Aquí y Ahora. ¿Tan difícil te parece?. No te inquietes, que tu Metamorfosis te mostrará de manera simple y natural lo que Vivir y no-hacer significan. Lo hará por medio de la Sabiduría que se manifiesta en las palomas, en las flores, en los árboles y en toda la Naturaleza. La misma Sabiduría que hace por ti lo que el cerebro de tu cabeza es incapaz de hacer: que circule la sangre, que funcione el aparato digestivo, que lata el corazón, que se dilaten los pulmones, que se inmunice el organismo y que curen las heridas. Con la Metamorfosis, esta Sabiduría natural emanará del cerebro de tu corazón y se mostrará plenamente en ti, desde ti y para ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario