Muy recomendada.

sábado, 31 de diciembre de 2011

MEDITACIONES GUIADAS, CUERPO DE LUZ


  Todas las almas son luminosas en esencia, el problema es que la intensidad de esa luminosidad  es lo que determina si estamos en el buen camino espiritual o no. Las mejores pistas de estar  en el camino correcto son cuando nos sentimos mejor con nosotros mismos, dejamos de odiar, apenas nos enfadamos, nos sentimos más equilibrados e incluso los demás pueden sentirnos diferente.

  Con la meditación del cuerpo de luz buscamos despertar toda la luz que hay en tu interior para  que tu alma vaya cogiendo poco a poco las riendas de tu vida y te ofrezca un camino espiritual  mucho más feliz y más rico.

  Y la meditación dice así:

  1. Preparativos: como siempre este paso es fundamental. Busca un ambiente agradable y en el que  puedas estar muy tranquilo. Tómate todo el tiempo que necesites para sentirte lo más a gusto  posible en tu lugar de meditación.

  2. Relajación: ahora intenta relajarte todo lo que puedas. Respira profundamente tres veces.  Escucha durante unos instantes los latidos de tu corazón y siente que todo tu cuerpo PESA y se  RELAJA. Recuerda que si te cuesta relajarte puedes recurrir a la técnica que te recomendamos en  este curso en la lección La relajación.

  3. La luz dorada: cuando te sientas preparado para comenzar, visualiza una luz dorada que entra  por encima de tu cabeza y va perforándote hasta llegar a tu corazón. Ve visualizándola poco a  poco, viendo cómo va penetrando en tu cuerpo y trayéndote consigo una energía de paz y espiritualidad. El cosmos está adentrándose en ti, así que tómate todo el tiempo que necesites para  ser consciente de ello.

  4. Tu corazón: a continuación visualiza cómo la luz dorada llega al centro de corazón y allí se  enciende una hermosa llama de calor de amor. Cuando se haya encendido visualiza como el calor  del amor en forma de energía de color rosa cubre por completo a modo de burbuja o escudo protector a tu corazón. Mientras vas visualizando la energía rosa debes ser consciente en lo más  profundo de tu interior de que estás activando el amor universal dentro de ti. Si te ayuda puedes pensar en tus seres queridos, en cómo los amas,...

  5. Tu cuerpo de luz: cuando te sientas preparado para seguir avanzando en la meditación debes  visualizar como si la llama de tu corazón diera a lugar a una fuerte explosión de luz que lanza  millones de partículas de luz por todo tu cuerpo desintegrando toda la oscuridad que pudiera  haber en él. Esas partículas recorren todas las partes de ti. Desde tus huesos hasta tu piel.  Te traen una sensación renovada de ligereza y optimismo. Además sientes un gran amor por todo y  por todos. Vive la sensación durante todo el rato que desees. Haz que la sensación sea tuya para siempre. Deja atrás los pensamientos pesados y negativos y avanza hacia el amor universal.

  6. Irradiando luz: cuando desees avanzar, visualiza como esa luz que ha llenado hasta los topes  tu cuerpo es irradiada hacia fuera, hacia tu campo áurico. Visualiza como puede ser percibida  por los demás y cómo los demás pueden mejorar también con ella. Mantén la visualización el  tiempo que desees.

  Para salir de la meditación no necesitas grandes esfuerzos. Respira profundamente tres veces y  abre los ojos. ¡Ya tienes tu cuerpo de luz!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada