Muy recomendada.

sábado, 10 de diciembre de 2011

"LA META" EL SANTO GRIAL


¿Cuál es la meta de mi micro-universo personal, idéntico y perfecto reflejo divino del macro-universo?.
En el tiempo que llevamos transitando el poderoso sendero de la búsqueda, la realidad, los encuentros, las sincronicidades y los milagros del ser, muy probablemente nos han conducido en infinidad de ocasiones a las palabras, “Meta, Plan, Propósito”.
Indiscutiblemente nuestra percepción se ha visto estimulada y avivada por el poder insondable de estas palabras, que con un poso casi imperceptible nos han inundado con oleadas de energia que han inspirado el acercamiento a una VERDAD, cada vez más desnuda y cercana.
El Plan, el Propósito individual, colectivo y universal, ha permanecido velado por el mundo sensorial que inconsciente, buscaba en las afueras y en las periferias, un destello, un mensaje, una voz que desde el cielo revelara algo sobre tan agitadoras y esperanzadoras palabras.
Sagitario nos devuelve en estos días al misterio y al reto de esta búsqueda que con las crecientes oleadas de conciencia externas e internas, está estimulando un acercamiento realmente poderoso a la sabiduria emanente que mediante el Plan, moviliza esferas y corrientes de luz, indispensables para su cumplimiento.
La Meta, el Plan, el Propósito es un sendero. Una linea de luz ascensional que parte del mismísimo centro del Sol (chakra corazón de nuestro sistema solar) y se dirije directamente a Sirius (Alma de nuestro sistema solar).
Este camino o sendero de ascensión a Sirius está marcado por los atributos de éxtasis cósmico y felicidad rítmica.
Aplicando el axioma esotérico “como es arriba es abajo”, no cabe más que resolver que el propósito individual es el sendero directo a Sirius.
Es trascendental comprender que como parte indispensable de una insondable Totalidad, el camino individual de cada ser humano ilumina, acelera y acrecienta el siguiente paso del mismo universo.
La meta es en estos días el Trinus et unus de la humanidad consciente. La búsqueda individual y transgresora capaz de hacer caer con cada movimiento ascendente las capas alquímicas o velos que impedían hasta ahora la fusión de “lo real, lo imaginario y lo simbólico”.
La meta principal en Sagitario es el encuentro con la Presencia y la comprensión de la misma que revela este movimiento de Trinus et unus. La Presencia Celestial, el Yo superior, el Observador en constante mutación y poderosa transformación que es capaz de generar la matriz vital de la existencia.
Sólo el verdadero contacto con el punto de partida (reconocimiento de la Presencia-Alma) del sendero hacia Sirius, permitirá que éste se desarrolle, se expanda y trascienda la materialidad para crear una nueva estructura funcionalizadora que revele el verdadero nuevo movimiento de la Existencia Humana.
El Trinus et Unus de la nueva humanidad consciente, esa función lógico-matemática que “permite la efectuación de un Todo Triádico (cuerpo-Alma-Espíritu) y unitario que genera un movimiento englobante y envolvente que no se encierra en si mismo, si no que como todo aquello que en matemáticas alcanza el nivel de “función”, permite la configuración de una estructura abierta, en donde distintos término pueden conjugarse en distintas operaciones y combinaciones…” (Dra.Amelia H.Imbriano-Miguel Herrera Figueroa).
En nuestro espacio y esfera personal este movimiento Trinus et unus estimula la linea ascensional necesaria para el contacto con nuestra propia Alma.
Como el sol en busca del contacto y la fusión con Sirius, nuestro corazón (vehículo físico y expresivo del Alma en la materia) busca el sendero de re-conexión, donde todas las partes generan el nuevo movimiento de la existencia humana.
Así que nuestra meta aguarda a que cada paso y reconocimiento íntimo abra la puerta a un nuevo escenario o via de manifestación.
No puede surgir un senderode Ascensión Cósmica que no se inicie en los senderos del Alma humana para nuestro logos planetario. No existe una via de fusión entre el corazón del sistema solar (el Sol) y su mente cósmica (Sirius) que no nazca en cada perfecto reflejo creativo y divino de la humanidad.
No hay una fuente de sabiduría externa que regule o muestre un camino para el desarrollo de una vida auto-consciente. No hay estudios, no hay profecías ni tratados, no hay canales ni milagros que no hayan sido convocados por nosotros mismos.
Hay un punto verdadero y concreto donde nuestra inmediata evolución psicológica es capaz de integrarse a todas las unidades de conciencia del cosmos. Hay un punto de luz inagotable participando en la aceleración del ritmo vibratrorio que es el único punto de partida hacia una Nueva Tierra.
Hay un lugar que a veces no percibimos pero que reconocemos siempre.
Hay un espacio vital llamado Gaia, nacido de una corriente de segundo rayo llamado Amor-Sabiduria capaz de crear el escenario perfecto donde la energía femenina (sabiduria) y la energía masculina (poder) pueden crecer, expresarse y complementarse hasta la síntesis, dando lugar a una bella expresión vital llamada “conciencia”.
Hay un Yo desde donde todo esto nace en perfecto orden.
Hay un Yo de conocimiento y sabiduria incalculable.(Acumulada durante eones de manifestaciones y existencias.)
Hay un Yo, donde reside la “Meta” el “Plan” y el “Propósito” de toda existencia.
Hay un Yo…(no ahí afuera, ni allí a lo lejos), desde donde surgirán todas las nuevas vias y caminos.
Hay un Yo, que se ancla justo en el centro del PUNTO MEDIO, capaz de brillar y vibrar hasta revelar el Santo Grial de la Existencia.
Hay un Santo Grial escondido en el centro más poderoso y secreto de todos los tiempos…y su contacto, su divino y sagrado encuentro nos permitirá exclamar, desde un Yo, un Aquí y un Ahora: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”.
http://angelesdebarro.com/2011/12/06/la-meta-el-santo-grial/#more-831

No hay comentarios:

Publicar un comentario