Muy recomendada.

jueves, 15 de diciembre de 2011

BASES PARA LA MEDITACION (Y0GA)



  En el Yoga, la meditación es un ejercicio superior que nos lleva -por el camino del dominio de  la mente- a la percepción de lo trascendente. Sin embargo, aunque parezca una tarea psicológi-  ca, sin una buena condición física, para relajarnos en la postura idonea, no estaremos prepara-  dos para entrar a fondo y sin perturbaciones en la experiencia meditativa.

  El Yoga fue definido por Patanjali como el aquietamiento de los remolinos de la conciencia  ("yoga chitta vritti nirodha"), entonces el individuo puede ver en el fondo de sus propias a-  guas o Ser.

  En cualquiera de las técnicas de meditación que empleemos, siempre hay unos principios comunes:  Primero, la POSTURA correcta. Espalda derecha, piernas cruzadas (si es posible) con las rodi-  llas tocando el suelo. Vientre relajado y levemente sobresalido.  Manos juntas en el regazo, con los pulgares en contacto, o reposando cada una sobre una pierna.  Hombros suavemente hacia atrás, con el pecho abierto, codos despegados del cuerpo. Mentón meti-  do y cabeza equilibrada, sin caer adelante o atrás. Ojos entreabiertos, con la mirada en reposo  hacia el suelo, sin fijarse.  Labios sin apretar, lengua hacia el paladar, relajadamente.

  Al sentarnos, vamos repasando estos puntos, y tratando de ejecutarlos sin tensión. Si algo no  podemos hacerlo, encontramos una variante.

  A continuación, tomamos conciencia general de la postura adoptada y relajamos los puntos clave:  boca, mandíbula, manos, hombros, nuca y abdomen. Entonces entramos en el segundo punto: la RES-  PIRACION.

  Esta debe ser natural, sin forzarse, ni dirigirse o manipularse. En el primer lapso de tiempo,  en cuanto nos sentamos, nos tranquilizaremos y centraremos, siguiendo el flujo del aire que en-  tra y sale de nuestro cuerpo. Así cortamos con las distracciones más fuertes que traemos desde  nuestras actividades anteriores y nos calmamos confortablemente.  Ahora la mente y el cuerpo están a punto para canalizar sus energías dentro de un sendero de  meditación, sea la observación del aquí y ahora sin apegos o alteraciones, o sea una técnica de  concentración determinada. En cualquier caso, es muy aconsejable introducir un tercer punto de  preparación.

  Este es a nivel propiamente mental: generar una INTENCION consciente con respecto a la práctica  que estamos iniciando.  Se trata de emitir unos pensamientos que resuman nuestra toma de conciencia de lo que estamos  comenzando a realizar. Esto se llama determinar nuestra "motivación" para practicar, y los pen-  samientos que formulemos, influirán en la calidad de nuestra experiencia de meditación. Cuánto  más elevada sea nuestra motivación, más rápidos y beneficiosos serán los efectos de nuestra  práctica.

  Una vez generada esta actitud interior consciente ante la PRACTICA, nos introducimos en ella,  tal como corresponda a la técnica que hayamos elegido. En cualquier caso, mantendremos una con-  dición de presencia despierta, de atención y naturalidad, sin tensiones.  Siempre hay que ir encontrando el equilibrio entre la agitación y dispersión, por un lado, y la  lasitud y la somnolencia, por otro. Si nos fijamos en exceso en nuestro objeto de concentra-  ción, vamos a crearnos crispación. Si somos demasiado flojos en las riendas de nuestra aten-  ción, nos perderemos en sueños y fantasías. De vez en cuando, durante la sesión, nos observare-  mos, y trataremos de situarnos en un punto medio, de atención consciente, sin rigidez ni aban-  dono, a partir de nuestro método elegido de meditación.

  El sentido del humor y la espaciosidad de espíritu, la tolerancia, siempre son esenciales.  Cuando perdemos nuestro rumbo, no hay que consumir energías en auto-reproches ni en pensamien-  tos comentario, sino volver sencillamente a retoarlo.

  Al ir terminando, es aconsejable, de nuevo, generar un pensamiento consciente, con el objeto de  recoger nuestras energías y comprensiones (quizás sean sólo semillas imperceptibles ahora) y  darles una finalidad. Es decir, nos detendremos a tomar conciencia de los efectos de la prácti-  ca, y decidiremos su utilidad última. En la enseñanza de Dharma se dice que practicando hemos  generado un poencial de bonanzas, unos méritos, en el campo energético de nuestro ser, y enton-  ces depende de nuestro pensamiento el dirigir esta fuerza a un resultado u otro, dedicando a él  nuestros merecimientos.

  Esta DEDICACION positiva consciente, protege el caudal de efectos de nuestra práctica, y hace  que no se diluyan, sino que se mantengan y aumenten en el continuo de nuestra mente y memoria.  Si, además, esta dedicación tiene presentes a otros seres, con el deseo de compartir con ellos  nuestros beneficios, estaremos abonando nuestro campo de energía espiritual, en el que recoge-  remos la más genuina e incondicional felicidad.

  EFECTOS GENERALES de la meditación son, en el plano físico: refuerzo del sistema inmunológico,  armonización y sincronización de todas las funciones orgánicas, homeostasis cuerpo-mente, seda-  ción neurológica, estabilización de la tensión arterial correcta, incremento de la vitalidad,  agilidad, flexibilidad y perfección postural cotidiana, defensa del corazón, capacidad de des-  canso, longevidad, peristaltismo intestinal y eliminación perfecta; en el plano emocional: e-  quilibrio y serenidad, presencia de ánimo, coraje, tolerancia y paz interior, autoconfianza,  satisfacción, paciencia y sencillez, estabilidad, buen humor; en el plano mental: capacidad de  atención y concentración, memoria, claridad de pensamiento, lucidez, energía psíquica, mejora  en la comunicación, incremento de la inteligencia, capacidad de programación mental; en el pla-  no espiritual: conciencia de unidad, corazón, nobleza, habilidad para la acción compasiva, es-  paciosidad, amplitud de criterio, intuición, percepción directa, poder de resolución y realiza-  ción, creatividad, trascendencia de límites personales, libertad interior.

  TECNICAS DE MEDITACION

  CRANEAL  Al inspirar, visualiza una corriente de energía que entra por tu frente y ojos, en forma de luz  dorada, y alcanza el centro de tu cerebro. Al espirar, siente que la corriente de luz sale al  espacio por tu coronilla y parte superior de la cabeza. Entre la inspiración y la espiración,  relájate un instante, dejando la respiración suavemente en suspenso, y notando cómo la energía  vibrante baña todo tu cerebro. La mirada se dirige hacia el interior o entrecejo, sin esfuerzo  alguno, en cuya pantalla mental surgen, en ocasiones, imágenes, formas, colores. Esta medita-  ción regenera el tejido neuronal del craneo, y lleva a estados de conciencia superiores.

  ZEN-HARA  Al respirar, mantén tu atención en la zona abdominal, dejándote llevar por su movimiento de  flujo y reflujo constante, natural. Otra posibilidad es recibir la inspiración de aire desde la  nariz hasta el pecho; y en la espiración, haces descender la energía hasta el vientre, donde i-  rás sintiendo que se acumula como calor, conforme continuas. Esta meditación proporciona paz e-  mocional, equilibrio y estabilidad, además de darte mucha fortaleza física y aumentar tus de-  fensas para la salud.

  PURIFICACION DE CHAKRAS  Los chakras son centros de transformación de la energía que existen en nuestro cuerpo sutil o  aura. Son como llaves de paso entre la mente y el cuerpo. Al practicar esta técnica, trabajas  para poner armonía entre los 5 chakras principales, con resultados positivos sobre tu fuerza  vital, capacidad mental, estados psíquicos y comunicabilidad. Debes tan solo visualizar cada  chakra y su símbolo, en su ubicación en tu cuerpo, desde arriba hasta abajo, como formas de luz  y color específicas, dedicando el mismo tiempo a cada uno. El chakra superior está en el centro  de la cabeza, con la forma de una esfera de luz blanca. El segundo está en la garganta, con la  forma de un tetraedro (poliedro de 4 triángulos) de luz roja o rubí. El tercero está en el pe-  cho y se visualiza como un cielo de luz azul sin límites. El cuarto está a nivel del ombligo,  como un luminoso cubo amarillo o dorado. El quinto está en la zona genital, con la forma de una  media esfera de luz verde esmeralda, con la cúpula hacia arriba.

  MAITRI  Maitri significa amor hacia todo lo que vive. Es una meditación para generar este sentimiento y  desarrollar la benevolencia, la sensibilidad. Centra tu conciencia en el pecho y, mientras res-  piras lo más relajadamente posible, visualiza un punto de luz en medio del corazón. Momento a  momento, lentamente, la luz va extendiéndose y abarcando más area. Primero alcanzará tu cuerpo,  llenándote de calidez, luego la sala y a todos los que están en ella. El sentimiento de estima,  como una sonrisa serena, déja que se comunique con tu conciencia. Luego la luz del corazón a-  barca el edificio, la manzana, la ciudad... y sigue extendiéndola todo lo que quieras, llegando  a muchos seres vivos de la tierra.

  LA ROSA  Visualiza frente a ti una rosa preciosa y perfecta, del color que prefieras, roja, rosa, amari-  lla,... Mientras la contemplas, piensa que tiene el poder de absorber cualquier energía que se  le envíe, transformándola en belleza y perfume, siempre fresca. Ahora, cada vez que espiras,  mándale los pensamientos que tengas, preocupaciones, molestias, cansancio, estrés o sentimien-  tos de inseguridad, dispersión, hundimiento... lo que sea que estés experimentando. La rosa lo  toma y lo convierte en un aroma delicioso que tú inspiras, llegando a sentirte más y más libe-  rado dentro de ti mismo, tranquilo y feliz. Esta meditación te descarga y renueva tu estado  mental rápidamente.

  ANAPANA  Esta meditación milenaria se traduce como "calma mental", y se practica haciéndote consciente  del roce del aire al pasar por las fosas nasales cuando respiras. Procura estar presente en ca-  da aliento hacia dentro y hacia fuera, permitiendo que los pensamientos y sensaciones cambian-  tes de tu cuerpo-mente se pongan en un segundo plano. Sobre todo encontrarás tranquilidad inte-  rior y mejorarás tu poder de concentración.

  AFIRMACION "YO SOY"  En esta práctica utilizas una frase positiva en primera persona, o un mantra de yoga, y lo re-  pites como un eco o reverberación, cada vez que inspiras y que espiras, de forma natural. La a-  firmación que elijas es importante, porque su significado se interioriza e imprime en tu sub-  consciente, activando las energías mentales y físicas que la harán realidad a su debido momento  de maduración. Por ejemplo: "Yo soy la paz en mí y en tí", "Yo soy la salud en este cuerpo y en  todas sus células", "Yo soy la inteligencia que comprende inmediatamente", "Yo soy la memoria  que me trae el conocimiento"... o lo que desees. Puedes crear tus fórmulas y trabajar a fondo  con una de ellas, hasta encontrar un progreso.  Como ejemplo de mantra de yoga, es decir, de sonido de poder que actúa sobre el cuerpo y la  mente, tienes los siguientes: "So Ham" (Yo soy Eso, Yo soy uno con la vida y el universo), "So"  al inspirar y "Ham" al espirar; "Om Mani Padme Hum", mantra que despierta la compasividad, la  actitud de altruísmo, volviéndote más sencillo (Yo soy la verdad del corazón).

  CUERPO DE LUZ  Toma conciencia de tu postura yóguica, encuéntrate cómodo y estable en ella. Y dáte cuenta del  cuerpo como si fuera una central de energía. Conforme respiras, siente que se va purificando en  todos sus elementos y componentes, volviéndose cada vez más ligero y sutil. Percibe la conti-  nuidad entre la forma física y el campo de luz-energías que la rodea. Tu cuerpo es un óvalo de  vibraciones, brillante y resplandeciente. Visualízate por dentro y mira los distintos órganos  como formas de luz sin densidad material. Mientras respiras, siente que todo tu cuerpo y aura  transpiran, y son permeables a las fuerzas del cosmos, como la solar y la telúrica, beneficián-  dose con ellas. Al mismo tiempo, permite que tus pensamientos positivos se difundan por el es-  pacio, alcanzando los campos de energía y auras receptivas de los demás seres vivos. Emplea es-  ta meditación como un refuerzo muy eficaz para cualquier proceso terapéutico, así como para  sentirte comunicado con todos los reinos de la naturaleza y seres humanos. Sus efectos se in-  crementan experimentándola al aire libre, en contacto con la luz solar, la brisa marina o el  ambiente de la montaña.

  CANAL CENTRAL  Concéntrate en la vertical de tu columna vertebral o médula espinal, y visualízala como un tubo  vacío por el que circula la fuerza vital de tu organismo, distribuyéndose por el sistema ner-  vioso y los plexos glandulares, a cada órgano y función de tu cuerpo. Este canal central se ha  llamado en la tradición yoga antigua el "árbol de la vida", "el eje del mundo" y el "monte Meru  en el centro del universo", como metáforas que indican su importancia en nuestro desarrollo  biológico, salud y evolución espiritual. Al inspirar, siénte que el prana (energía vital del  cuerpo) asciende desde la raíz de la columna, por todo el canal central, hasta alcanzar el ce-  rebro, con una sensación de frescor. Al espirar, hazla descender en sentido inverso, con una  sensación de calor. Esta meditación limpiará el meridiano principal de tu cuerpo sutil y tu  mente experimentará grandes beneficios, como la lucidez, la memoria y la inspiración.

  SUPRAMENTAL  En esta meditación se actualiza la relación que tienes con el Principio Superior de la existen-  cia, como sea que lo denomines y lo concibas. Por ello, se trata de una técnica eminentememte  espiritual. Simplemente imagina, justo por encima de tu cabeza, una presencia de bondad e inte-  ligencia supremas. Puedes verla con la forma que desees, según tu inclinación: una luz divina,  un gran maestro realizado, como Jesús o Buda, un ser cósmico, como Kuan-Yin, o tu propio Yo  Soy. Cualquiera de estos símbolos tiene el poder de mantenerte conectado con las facultades su-  periores de tu ser. Mientras lo contemplas, traza un haz o rayo de luz que une su chakra del  corazón con tu cabeza y con tu pecho, envolviéndote a la vez en claridad todo el cuerpo. Sólo  permanece en esta presencia, sintiéndote parte de ella, mientras tu respiración fluye con natu-  ralidad. Con esta práctica, tu confianza y potenciales se incrementan enormemente. Cuando te  levantes de meditar, sígue sintiendo la presencia superior conectada contigo, y experimentarás  seguridad y serenidad en todo momento.

  VACIAR LAS AGUAS DEL PENSAMIENTO  En esta meditación, considera que todo lo que piensas y que percibes es como el agua en el re-  cipiente de tu ser. Ahora, abandona todo acto voluntario de recordar, imaginar o proyectar ha-  cia el futuro, así como otras reflexiones. No remueves el agua de la mente, ni entra más cono-  cimiento en ella; pues la mantienes recogida en tu interior. Mientras la observas, lo que cap-  tas es la salida de las aguas del pensamiento por el desagüe en el centro de tu ser; totalmente  abierto por tu desapego y pasividad mental. Estás justo en el agujero donde el contenido de la  mente se hace consciente, para desaparecer. Instante a instante, permite el cambio de sensacio-  nes y pensamientos que van pasando por tu centro de consciencia, en el momento de vaciarse en  la nada. Con esta práctica obtienes una comprensión de la impermanencia de todos los fenómenos,  un acercamiento a la no dualidad de sujeto y objeto, trascendiendo el dentrofuera interdepen-  dientes. Te liberas de la presión del pensamiento, con el desapego hacia su curso natural; su-  peras la ilusión de una realidad absoluta o categórica, y eres más feliz, creativo y sabio.

  EL TESTIGO  Esta meditación es otra variante de las descritas en "Observar la mente". Considera que todos  los pensamientos, sensaciones y estados psíquicos son escenas proyectadas en una pantalla de  cine. Y que tú eres el espectador, sentado en la última fila de la sala. Dáte cuenta de tu con-  dición de testigo, contemplando una función. Si te implicas en las situaciones que observas,  sufrirás y gozarás con ellas, olvidándote de quién eres realmente. Si estás presente en ti mis-  mo, recordándote como el observador, percibirás los cambios de ánimo y el argumento, sin que te  sientas parte de ello, sin que te afecte. Identifícate con el yo profundo, que no se puede li-  mitar ni física ni mentalmente; pues todo lo que puedas experimentar es impermanente, no tu ser  esencial. Entonces, ante los movimientos psíquicos y sensoriales, manténte desapegado, sin dar-  les crédito, sin responderles con juicios u opiniones, sin reaccionar a ellos.  Aquiétate en ti mismo y contempla todo; eres el testigo de una proyección.

  COLORES CURATIVOS  Esta sencilla técnica consiste en respirar luz de color. Es decir, visualizar que el aire está  formado por partículas luminosas que tienen un color específico. Al inspirar, recibimos en  nuestro cuerpo esta luz de color que actúa sobre nuestra mente y sobre nuestro cuerpo físico.  Cada color posee propiedades especiales y una determinada vibración energética. Al respirar  conscientemente, extraes de la luz blanca, en la carga electrónica del aire que contiene todos  los colores, la particular frecuencia que deseas, pudiendo enfocarla hacia cualquier órgano o  parte del cuerpo. Utiliza los colores intuitivamente, según sientas su atracción; o consulta u-  na tabla de correspondencias con los órganos y trastornos en la salud.

  CONTEMPLACION FISICA  Con esta técnica puedes mejorar tu capacidad de visualizar y tu concentración, para sostener la  atención en la dirección que desees. Sitúa ante ti un objeto al que puedas mirar cómodamente  durante unos minutos. Puede ser la llama de una vela, una imagen dibujada o una foto significa-  tiva para ti, una pieza de fruta o lo que desees. Los ojos están abiertos, descansando en el  objeto la mirada, sin tensión. Al cabo de unos minutos, puedes cerrarlos y tratar de recordar  la forma mentalmente. Luego ábrelos otra vez, y vé alternando ambas acciones cada varios minu-  tos. Experimentarás un sentimiento de familiaridad con lo que estas mirando, y te llegará una  comprensión acerca de ello, sin que te pongas a analizarlo. La función de la vista también me-  jora con el ejercicio de fijar la mirada, procurando no parpadear.

  VIPASANA CORPORAL  Esta meditación es más compleja que otras, pues hay que aprenderse una determinada forma de pa-  sear la atención por cada zona del cuerpo. Con ella, sin embargo, se producen extraordinarios  efectos sanadores, y se desarrolla una claridad mental muy notable. Siénte cada parte de tu  cuerpo en el orden que te indico seguidamente, llevando tu conciencia en un recorrido sistemá-  tico y repetido, una y otra vez.

  Parte superior de la cabeza, lado derecho de la cabeza, hombro y brazo derecho.  Lado izquierdo de la cabeza, hombro y brazo izquierdo. Cara, cuello, pecho y vientre, hasta los  genitales. Nuca, espalda, cintura, pelvis y nalgas. Pierna derecha descendiendo hasta el pie.  Pierna izquierda descendiendo hasta el pie.  Ahora invierte el recorrido, justo lo mismo, en orden de último a primero.  Pie-pierna izquierda. Pie-pierna derecha. Parte de atrás del cuerpo, subiendo.  Parte delantera, subiendo. Lado izquierdo desde la mano, hacia arriba. Lado derecho desde la  mano, subiendo. Parte alta de la cabeza. Como ves, primero bajas, parte a parte; luego subes  hasta el principio.

  Tienes que ir recorriendo el cuerpo así, sin hacer paradas en sitio alguno, tan solo notando  las sensaciones que haya en cada lugar, si las hay. La velocidad es como la del aceite corrien-  do por la piel, ni rápida ni lenta. Cuando termines un recorrido completo, bajar y subir, sién-  te el cuerpo globalmente, relajado, sin hacer técnica alguna, dos o tres respiraciones. Y repi-  te toda la secuencia. Así toda la sesión de meditación. Conseguirás desapegarte de los concep-  tos mentales que califican las sensaciones como buenas o malas, agradables o desagradables,  llegando a estados de energía pura, flexibilidad, ligereza y fuerza interior.

  EL LOTO DE MIL PETALOS  Este es el nombre que se da en yoga al chakra superior de la cabeza, gobernador de todos los  demás. Solamente mantén en este lugar tu concentración, como si hubiera una claraboya o fonta-  nela abierta en la parte alta del cuerpo, unos centímetros por encima del cráneo físico. Aumen-  tarás tu capacidad de atención y tu fuerza vital, haciendo que las glándulas hipófisis y epífi-  sis del cerebro se reactiven y controlen las funciones del organismo. Tu postura mejorará, al  tener una mejor conciencia de proyección hacia arriba del eje vertebral.

  CUENTA DE RESPIRACIONES  Este es el sistema más empleado para comenzar a meditar y a desarrollar la atención sin dis-  tracciones.  Cada vez que el aire sale de tu cuerpo al espirar, cuénta mentalmente: "uno", lue-  go "dos", "tres"... hasta cinco, y volviendo a uno en la siguiente. Cuando pierdas la cuenta,  es que has perdido tu concentración. Vuelve a comenzar desde uno. Poco a poco, conseguirás man-  tenerte varios minutos sin descontarte. Entonces puedes alargar tu cuenta hasta diez. Con cada  progreso, en que la atención se sostenga varios minutos, aumenta tu cuenta otra temporada. Una  fase avanzada es 21 respiraciones, y un ciclo muy avanzado es de 108, para entrenados practi-  cantes. Cuando los consigas, sin pérdidas ni interrupciones, tu mente será una joya, capaz de  concederte cualquier objetivo que te plantees. Tu memoria habrá crecido como un elefante.

  OBSERVACION DE LA MENTE  En esta meditación lo que miras es la mente misma, con sus pensamientos, sensaciones y estados  cambiantes. No tratas de reprimir nada en ella, ni de provocar o producir nada. Sólo de darte  cuenta en cada momento de lo que hay en ella, y sobre todo de ser consciente, de estar aquí y  ahora, observando, presente.

  a) El pensamiento, los cambios mentales son como olas en el mar de la conciencia. Y tu ser, tu  estado natural, en el que estás presente, es el fondo inmóvil de ese mar. Estás consciente en  ti mismo, experimentando la unidad de fondo y superficie, pensamientos y tranquilidad profunda.

  b) También puedes decir que eres espacio vacío, y los contenidos de tu mente son como aires que  se mueven en ese espacio, sin alterarlo realmente. Permanéce en esta conciencia, observando e-  sos aires cuando se presenten, sin sentirte alterado por ellos, abarcándolos en ese marco de  consciencia inmutable que tú eres.

  c) Otro símil es considerar que tu conciencia es un espejo, que en sí misma no tiene ningún  contenido, ninguna forma, ninguna inscripción, y que los pensamientos y demás percepciones o  experiencias son como los reflejos, que en realidad no están pegados al espejo, sino que sólo  son captados fielmente por él, tal cual son, sin cambiarlo o modificar su naturaleza en ningún  momento. Todo lo que experimentes, tómalo como un reflejo pasajero en el espejo de tu concien-  cia o ser, permaneciendo siempre igual, sin forma, libre.

  Esta técnica superior de meditación te llevará a saber quién eres, más allá de las apariencias  y conceptos sobreimpuestos a tu verdadera naturaleza. Por tanto, a la sabiduría que libera de  todos los condicionamientos y a la gran felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario