Muy recomendada.

jueves, 16 de junio de 2011

NATURALEZA ESENCIAL

La naturaleza esencial de una cosa hace de ella lo que es. Es ese aspecto o factor que es permanente en ello, que es sin principio ni fin, inalienable y sin cambio y por lo tanto es la cosa en sí misma. Si ésta es quitada, la cosa dejará de ser lo que es, lo cual es absurdo (es imposible dejar de Ser lo que ya se ES). Ser dulce es la naturaleza esencial de la miel, no se le puede quitar; igual que al fuego su propiedad de quemar, el frío al hielo o la suavidad a la seda o lo mojado al agua. Las escrituras declaran que nuestra naturaleza esencial es Sat-chit-ananda. 

Sat, existencia absoluta; esto es inalterable.
Chit, conciencia absoluta; esto es inalterable 
Ananda, bienaventuranza absoluta; esto es también inalterable.

No es algo que ha viene a nosotros como un factor agregado. Está Ahora y Siempre; esto es verdad. Por lo tanto: llorar y gemir, sufrir y penar no es nuestra misión en la vida. Podemos estar pasando por ello, poner en contacto con ello, ser llevados en este momento a la proximidad de lo que ello constituye -sus imperfecciones, sus dualidades, sus subidas y bajadas, sus placeres y dolores, sus alegrías y sus penas- pero ellos son parte del mundo fenoménico, así como todas las formas o cosas que pueden hacerse con arcilla, mientras la arcilla es siempre la misma (aunque se la exponga al sol o dentro de un horno para su secado). Este punto es muy importante. Aquello que experimentamos en este mundo fenoménico no es lo que somos. Lo que sí podemos experimentar sin esfuerzo y tenemos acceso directo es a Sat-chit-ananda; está siempre ahí. La bienaventuranza se encuentra siempre presente, no afectada por tiempo o espacio ¡es nuestro derecho de nacimiento!
Conciencia Absoluta (Chit). Una piedra no es consciente de que existe, que es dura, que es pesada, porque carece de esta conciencia. No puede experimentarse a sí misma, en tanto nosotros somos seres auto-conscientes. Entonces ¿por qué mendigar? ¿Por qué mostrar pena? ¿Por qué deprimirnos? ¿Por qué?  Si la bienaventuranza es mi naturaleza eterna y esencial, porque yo soy eternamente existente, y el ser consciente de esta bienaventuranza (porque yo soy Conciencia Absoluta) es también mi naturaleza esencial, siendo ésta verdad fundamental de mi ser, de mi misma existencia, el ser más íntimo, ¿por qué es que uno anda por ahí atrapado en varios humores? Pregúntatelo. Trata de meditar esta pregunta, tratar de mirar dentro de ella. Investigar en las escrituras y tratar de revelar la respuesta.
Cuando surge una ola en medio del océano, ¿donde existe como ola? ¿Existe aparte del océano? Definitivamente no; existe como parte del mismo océano. Así que en el nombre finito y bajo la forma de ola se encuentra el océano como su inseparable y eterna base que lo sostiene.
En el océano (El Absoluto) se crea la ola (El individuo), esta, existe momentáneamente como algo -visual y experimentalmente-  independiente o separado y luego ésta es re-absorbida por el mismo océano en la que fue creada. Este es nuestro misterioso e inexplicable estado de olvido de lo que verdaderamente somos, eso que no tiene explicación, misterioso enigma que debe ser descifrado, si no queremos que la vida simplemente pase, dejándonos como miserables criaturas en busca de paz y felicidad sin jamás encontrarla, siempre balanceándonos entre dualidades: riéndonos, llorando, moviéndonos de aquí para allá, quejándonos y refunfuñando "¿qué me está pasando, por qué Dios me envía este dolor?", Y este tipo de dirección equivocada que hace que derrochemos la gran oportunidad que Dios nos ha dado, no es inevitable, es evitable. Los iluminados y
clarividentes védicos se dirigían a la humanidad llamándola hija de la inmortalidad. Si estuviéramos sujetos al nacimiento y a la muerte no nos llamarían hijos de la inmortalidad. Meditemos esto, busquemos; siendo innecesario, ¿por qué debemos pasar por esto que se llama vida, algunas veces angustiados, otras frustrados, a veces regocijados, otras preocupados, ansiosos, en un estado de auto-lástima y otras veces en un estado de sufrimiento agudo?  "No deberías penar, no deberíais sufrir".
Dijo el Señor Krishna da a Arjuna en el Gita, y los Upanishads también pronuncian este llamado potente: "Despierta, despierta, atento, atento, abre los ojos, despierta, atento."
Nosotros existimos en ese inmensurable océano de Sat-chit-ananda que es nuestro principio y nuestro fin - Está siempre presente, no tenemos que mover un pie para alcanzarlo, no necesitamos alargar la mano ni siquiera un poco para alcanzarlo y tomarlo.
La realidad, el substrato, la verdad.
Pregúntate: ¿Por qué me estoy privando innecesariamente de esta experiencia? ¿Por qué estoy corriendo innecesariamente detrás del sufrimiento, de la pena y de todos esos estados contrarios, corriendo hacia otra cosa que no es mi naturaleza siempre presente, esencial?

Practica:
Emprendamos este proceso con seriedad, sinceridad, con vigor, entusiasmo, con determinación, y veremos quién puede privarnos de esta experiencia que es nuestro derecho de nacimiento. No hay poder en este universo, ningún poder en el cielo o en la tierra que pueda apartarnos de aquello que es nuestro derecho de nacimiento: la siempre presente Verdad.

Siempre juntos. Siempre Positivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario