Muy recomendada.

lunes, 13 de junio de 2011

Conciencia...¿ Y Tu quién eres?

¿Que veo cuando me miro?
La palabra Conciencia significa "conocimiento del Ser humano sobre sí mismo, sobre su existencia y sobre el mundo".
Escuchamos muy a menudo sobre el Despertar de la Conciencia, y no sabemos a ciencia cierta que comprende esto.
A veces parece que estamos a merced de la "magia" del Dios creado por el hombre y si tenemos suerte, puede que su varita nos haga salir de la fila al matadero.
A veces parece que solo las experiencias místicas no darán la credencial de Despierto, o la guía de un Gran Maestro.
La Gracia de Dios da comienzo al Despertar, es lo que Santo Tomás de Aquino llamaría Revelación.
Una de las herramientas más maravillosa con la que hemos sido dotados es  la Razón, y según San Agustín ; nos puede llevar también a la Comprensión y al Despertar.Una Conciencia bien formada es recta y veraz. Formula sus juicios según la Razón conforme al bien verdadero querido por la sabiduría del Creador.
La Conciencia es el núcleo más secreto y el sagrario del Hombre, en el que está solo con Dios, cuya voz resuena en lo más íntimo de ella.
Para esto es preciso que cada uno de nosotros preste mucha atención a sí mismo, para oír y seguir la voz de su Conciencia. Esta exigencia de interioridad es tanto más necesaria cuanto la Vida nos impulsa con frecuencia a prescindir de toda reflexión o examen.

Te propongo que elabores una lista de 10 defectos de tu caracter y 10 virtudes.
Al hacerlo verás que se torna bastante dificil "tomar conciencia" de nosotros mismos.
Generalmente tenemos mucha más conciencia ajena que conciencia propia; somos artistas en saber todo sobre los demás. Y este es el gran obstáculo, porque para comenzar un cambio en nosotros es primordial conocernos y saber que "afuera" no hay nada.

Pregúntate:
¿Generalmente razono o reacciono?,
¿Qué situaciones tolero más; y menos?
¿Guardo resentimientos del pasado?
¿Tengo un trato amable con mi familia?
¿Me cuesta aceptar mis errores?
¿Sé escuchar?
¿Justifico siempre mis actos y a la vez soy inflexible con los demás?
¿Cuido mi cuerpo?
¿Sé perdonarme y perdonar?
¿Practico el arte de Amar o solo soy adicto a mi pareja?
¿ Cuáles son mis talentos y virtudes?
¿Qué me hace sentir feliz?
¿Cuáles de mis conductas son heredadas de mi familia ?
¿De quién me ocupo más: de mí o de los demás?

La lista es larga, y no la confeccionaras en poco tiempo. Igualmente comienza. Sumérgete en el interior de la única persona de la que eres responsable, en la que podrás efectuar cambios y que siempre estará contigo: Tú mismo.
Es ese Conocimiento el que te brindará la Luz del Entendimiento; y sanarás y Despertarás!.

NOSCE TE IPSUM - gnosti te autvn.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada