Muy recomendada.

sábado, 31 de diciembre de 2016

20 Formas sanas de responder al Insulto

shurya.com
 “No existe ofensa hasta que,
el que recibe el improperio, lo valora como tal.”
Hay un sabio principio de la navegación que reza: “No importa cómo soplan los vientos, sino cómo uno ubique las velas. En el mismo mar y con las mismas condiciones climáticas dos barcos a vela pueden dirigirse en direcciones opuestas.” Del mismo modo, lo primordial ante el insulto no es el agravio recibido, sino la forma en que respondemos a él. Y lo podemos hacer de dos grandes modos:
– Nos ubicamos como espectadores, nos sentimos víctimas y reaccionamos con violencia. A su vez, siendo espectadores, podemos ser pasivos o activos. En el primer caso, estamos llenos de ira, pero nos sentimos impotentes de reaccionar (las personas que proceden así tienen tendencia a la depresión, al cáncer, a las enfermedades auto inmunes e infecciosas y a la diabetes). En el segundo caso, descargamos nuestra ira y, a la violencia recibida, oponemos más violencia (las personas que proceden así tienen tendencia a las enfermedades cardiovasculares). Como aquel hombre que se autodefinía como pacifista porque odiaba la guerra, sin advertir que así la fomentaba. Ambas variantes constituyen respuestas estereotipadas y fútiles.
– Nos ubicamos como protagonistas y asumimos con conciencia la responsabilidad de gobernar la situación que nos toca vivir, abordando la situación desde alguno de los siguientes enfoques:
1. Enfoque desde la ACEPTACIÓN: Aceptar y recibir el hecho del insulto tal cual es, sin por ello estar de acuerdo con su contenido.
2. Enfoque desde la SERENIDAD: Advertir que no tiene sentido perder la razón ante alguien que, al insultarnos, ya demostró haberla perdido.
3. Enfoque desde la COMPRENSIÓN: El que insulta está fuera de sí, enceguecido momentáneamente por su ira y sumergido en problemas que no ha podido resolver. O bien se siente víctima de alguna injusticia, o bien conoce su falta, pero usa el ataque como defensa. En el fondo es una persona que sufre y se siente desvalido o impotente por lo que, en el fondo, está necesitado de ayuda y contención afectiva. De este modo, permanecemos serenos e íntegros, al no dejarnos arrastrar por la ira del otro y, a la vez, tendemos una mano solidaria hacia el que la necesita.
4. Enfoque desde la PRUDENCIA: Advertimos que, lo que aparentemente es un ataque nuestra integridad y nos podría herir (como el insulto), se diluye y desvanece en lo que realmente es: una opinión adversa sobre lo que aparentamos ser, y no necesariamente sobre lo que somos.
5. Enfoque desde la PAZ: Si permanecemos serenos ante el insulto, con nuestra actitud, disolvemos al instante cualquier agravio o calumnia.
6. Enfoque desde la CARIDAD: Si puedo amar y estar en paz cuando me ofenden no solo me beneficio sino que también beneficio a los demás. Irradiando calma colaboro y contribuyo a que los otros se pacifiquen.
7. Enfoque desde la CONCIENCIA: Si el que me insulta está expresando una verdad sobre mí, aunque de modo inadecuado, aprovecho la oportunidad de tomar conciencia de ello y así poder superarme. Si el agravio no responde a la verdad, entonces no soy quién el otro cree que soy, en cuyo caso no existe motivo alguno para preocuparme.
8. Enfoque desde la REFLEXIÓN: Permite tomar distancia para examinar el problema con más claridad y evitar caer en un arrebato de ira.
9. Enfoque desde la APELACIÓN: Permite consultar a la conciencia y que ésta sea la guía de nuestra conducta. Es más fácil devolver una trompada que guardar el puño cerrado en el bolsillo, pero sólo de esta forma se podrá inmovilizar al atacante.
10. Enfoque desde el HUMOR: Es un excelente neutralizador del ácido del insulto. Una mujer conduce su automóvil mientras otro conductor la increpa haciendo referencia a su madre. Ella, con calma, baja su ventanilla y le pregunta: ¿Nos conocemos?.
11. Enfoque desde la ESTRATEGIA: La mejor estrategia es la que el adversario no espera. Y cuando alguien insulta espera que el otro reaccione con enojo. Permanecer en calma no sólo nos permite gobernar la situación, sino además desarmar al contrincante y sembrar la semilla de la duda en el campo de sus creencias.
12. Enfoque desde la JUSTICIA: El que insulta, aunque de mal modo, está efectuando un reclamo. Cabe entonces reconocerle el derecho que le corresponda (el cual no necesariamente puede coincidir con el que exige) o bien, defender el propio.
13. Enfoque desde la TEMPLANZA: Tanto el que insulta como el que se ofende y reacciona han perdido el control sobre sus pasiones.
14. Enfoque desde la TRASCENDENCIA: Permite tomar distancia con la situación, salir de la misma y observarla desde afuera.
15. Enfoque desde la LEY DE TERCIOS: Más allá de lo mal o bien que hagamos las cosas, todos contamos con adherentes, indecisos y opositores, en cantidades iguales. Al tercio a favor hay que nutrirlo, al tercio fluctuante hay que seducirlo y al tercio en contra hay que saber gobernarlo. El tercio en contra es indispensable para nuestro crecimiento (los dos errores más frecuentes son intentar conquistarlo o combatirlo). Cuanto más luchamos contra el tercio en contra más lo fortificamos. Si el que me insulta pertenece a mi tercio en contra no vale la pena hacer nada pues es imposible agradar a todos, así como no es posible que todos me agraden.
16. Enfoque desde la COMPETENCIA: El adversario, al igual que el suelo, no es nuestro enemigo sino nuestro aliado. Ambos, al oponer resistencia, nos dan la posibilidad de afirmarnos y avanzar en el camino.
17. Enfoque desde la HUMILDAD: Desde la humildad no aparentamos más de lo que somos pero somos más de lo que aparentamos. Así, el insulto es la oportunidad para recordar que el otro es más que lo que está mostrando con su arrebato.
18. Enfoque desde la SABIDURÍA: Desde la sabiduría se absorbe el impacto del insulto, como el adulto absorbe el golpe de un bebé. Asimila el agravio y lo transforma, devolviéndolo en una sana convivencia.
19. Enfoque desde la RESPONSABILIDAD: Somos a la vez tan responsables de dejarnos arrastrar por la ira y la furia cuando alguien nos insulta como de dar una respuesta sana, sensata y justa.
20. Enfoque desde la LIBERTAD: Al responder al insulto con violencia salimos de nuestra órbita y perdemos nuestro autodominio. Soy libre de responder con serenidad siendo constructivo pero soy esclavo de reaccionar con ira siendo destructivo.
Por Gabriel Jorge Catellá
Fuente: Meditaciones en el Mar Rojo

Los 10 mandamientos de la verdadera felicidad

paradigmaterrestre.com

Nuestro cuerpo se expresa a través de señales de confort e incomodidad. Cuando elijas un cierto comportamiento, pregúntale a tu cuerpo, “¿cómo te sientes con esto?” Si tu cuerpo envía una señal física o emocional de alteración, ten cuidado. Si tu cuerpo envía una señal de confort y expectativa, procede.

1. Escucha la sabiduría de tu cuerpo.

Nuestro cuerpo se expresa a través de señales de confort e incomodidad. Cuando elijas un cierto comportamiento, pregúntale a tu cuerpo, “¿cómo te sientes con esto?” Si tu cuerpo envía una señal física o emocional de alteración, ten cuidado. Si tu cuerpo envía una señal de confort y expectativa, procede.

2. Vive en el presente.

El presente es el único momento que tenemos. Mantén tu atención en lo que está aquí y ahora; busca la plenitud en todo momento, la felicidad. Acepta lo que viene hacia ti total y completamente de manera que lo puedas apreciar, aprender de ello y después dejarlo ir. El presente es como debe ser. Refleja las leyes infinitas de la naturaleza que te han traído a este pensamiento exacto, esta respuesta física exacta. Este momento es como es, porque el Universo es como es. No luches contra el esquema infinito de las cosas; en vez de eso sé uno con él.

3. Tómate el tiempo de estar en silencio…

… para meditar, para acallar tu diálogo interno. En momentos de silencio te darás cuenta de que te estás re conectando con tu fuente de conciencia pura. Pon atención a tu vida interna a manera de que puedas ser guiado por la intuición en vez de por interpretaciones impuestas externamente de lo que es bueno o no es bueno para ti.

4. Renuncia a tu necesidad de aprobación externa.

Tú y sólo tú eres el juez de tu valía, y tu meta es descubrir el valor infinito dentro de ti, sin importar lo que piense cualquier otra persona. Hay una gran libertad al darse cuenta de esto. Cuando te encuentras reaccionando con enojo u oposición a cualquier persona o circunstancia, date cuenta que sólo estás luchando contra ti mismo. El oponer resistencia, es la respuesta de las defensas creadas por heridas antiguas.

5. Cuando te encuentres reaccionando con enojo…

… u oposición ante cualquier persona o circunstancia, date cuenta que sólo estás luchando contra ti mismo. El oponer resistencia es la respuesta de defensas creadas por antiguas heridas. Cuando renuncias a este enojo, estarás sanándote y cooperando con el flujo del universo.

6. Debes saber que el mundo “ahí afuera” refleja tu realidad “aquí adentro”

Las personas que reaccionan con mayor intensidad, ya sea con amor u odio, son proyecciones de su mundo interno. Lo que más odias es lo que más niegas de ti mismo. Lo que amas más es lo que más deseas para ti mismo. Utiliza este espejo de relaciones para guiar tu evolución. La meta es el auto conocimiento total. Cuando logras eso, aquello que más deseas automáticamente estará ahí, y lo que mayor repulsión te cause, desaparecerá.

7. Deshazte de la carga del prejuicio.

Te sentirás mucho más ligero. El prejuicio impone situaciones correctas e incorrectas que simplemente son. Todo puede entenderse y perdonarse, pero cuando tú tienes un prejuicio, cortas de tajo el entendimiento y apagas el proceso de aprendizaje para amar. Al enjuiciar a otros, reflejas tu falta de auto aceptación. Recuerda que todas las personas que perdones, se sumarán a tu propio amor a ti mismo.

8. No contamines tu cuerpo con toxinas.

Ya sea a través de la comida, bebida o emociones tóxicas. Tu cuerpo es más que un sistema de soporte de vida. Es el vehículo que te lleva en el viaje de tu propia evolución. La salud de todas tus células contribuye directamente a tu estado de bienestar, porque cada célula es un punto de conciencia dentro del campo de conciencia que eres tú.

9. Remplaza comportamientos motivados por miedo con comportamientos motivados por amor.

El miedo es el producto de la memoria, la cual vive en el pasado. Al recordar lo que nos ha dañado en el pasado, dirigimos nuestras energías hacia asegurarnos que una antigua herida ya no se repita. Pero el tratar de imponer el pasado en el presente nunca borrará la amenaza de ser lastimado. Eso sólo sucede cuando encuentras la seguridad de tu propio ser, la cuál es el amor. Motivado por la verdad dentro de ti, puedes enfrentar cualquier amenaza porque tu fuerza interna es invulnerable al miedo.

10. Entiende que el mundo físico es sólo un espejo de una inteligencia más profunda.

La inteligencia es el organizador invisible de toda la materia y la energía y debido a que una porción de esta inteligencia reside en ti, tú compartes un lugar en el poder de organización del cosmos. Debido a que estás vinculado inseparablemente a todo, no puedes ensuciar el aire y agua del planeta. Pero a un nivel más profundo, no puedes vivir con una mente tóxica, porque cada pensamiento crea una impresión en todo el campo de inteligencia. El vivir en balance y pureza es el mayor bien que puedes hacer tanto para ti, como para la tierra.
Por: Deepak Chopra

viernes, 30 de diciembre de 2016

LOS PROBLEMAS DESAPARECEN TAN PRONTO COMO SE ACEPTAN

consejosdelconejo.com
Si sientes miedo, sientes miedo. ¿Para qué convertir el asunto en un problema? Reconoce que tienes miedo, al igual que posees dos manos. ¿Para qué crear un problema? Es como si te preguntaras por qué tienes una nariz, en lugar de dos. El miedo está allí y lo único que debes hacer es tomar nota y aceptarlo. Acéptalo y no te preocupes. Verás que súbitamente desaparece.
Esa es la alquimia interior: los problemas desaparecen tan pronto como se aceptan, pero se agrandan y complican cuando se entra en conflicto con ellos. Claro que hay sufrimiento y con él viene el miedo. Pero acéptalo porque no hay nada que puedas hacer al respecto. No pienses que estoy hablando de pesimismo al decir que no puedes hacer nada al respecto. Cuando digo que no hay nada que puedas hacer, te estoy dando la clave para solucionar el problema.
El sufrimiento es parte de la vida y del crecimiento, y no hay nada de malo en él. El sufrimiento se convierte en algo malo solamente cuando es destructivo, y no se utiliza para crear; el sufrimiento se convierte en algo malo solamente cuando la persona sufre y no aprende nada de su sufrimiento. Yo quiero decirles que cuando el sufrimiento deja lecciones es una fuerza creadora.
La oscuridad es bella cuando insinúa la pronta aparición del alba; la oscuridad es peligrosa cuando es interminable y no insinúa un amanecer. Es peligrosa cuando sencillamente se perpetúa y la persona continúa moviéndose como autómata en la rutina de su círculo vicioso.
Esto te puede suceder si no estás alerta: por querer salir de un sufrimiento, terminas creando otro, y para escapar de ese creas otro, y luego otro, y así sucesivamente. Y todos esos sufrimientos que no has vivido continúan aguardándote. Han escapado, sí, pero simplemente para caer en otro sufrimiento, porque la misma mente que creó el primer sufrimiento, crea también los siguientes. El sufrimiento siempre estará ahí porque es una creación de la mente.
Acepta el sufrimiento y atraviésalo; no escapes. Es una dimensión completamente diferente en la cual debes trabajar. El sufrimiento está ahí; sal a su encuentro, atraviésalo. El sufrimiento estará ahí, de modo que acéptalo. ¿Qué temblarás? ¡Entonces tiembla! ¿Para qué fingir que no tiemblas, que no sientes miedo? Si eres cobarde, pues acéptalo.
Todas las personas son cobardes. Aquellas a quienes llamamos valientes solamente están fingiendo porque muy en el fondo son tan cobardes como el resto del mundo. En efecto, son quizá más cobardes porque para crear su cobardía se han fabricado una máscara de bravura y tratan de actuar de tal manera que nadie piense que son cobardes. Su bravura es apenas una fachada.
¿Cómo podemos ser valientes? La muerte está ahí. ¿Cómo podemos ser valientes si somos apenas hojas sacudidas por el viento? ¿Cómo podría no temblar una hoja? Cuando el viento sopla, la hoja se estremece. Pero nunca acusamos a la hoja de cobarde. Sólo sabemos que está viva. Así, cuando tiemblas y el miedo se apodera de ti, eres como una hoja al viento -¡hermoso! ¿Para qué formar un problema de ello?
Pero la sociedad todo lo ha convertido en problema. Cuando un niño siente miedo de la oscuridad le decimos: “No tengas miedo, sé valiente”. ¿Por qué? El niño es inocente; es natural que sienta miedo en la oscuridad. Pero lo obligamos a ser valiente y a esforzarse por serlo. Entonces, se llena de tensión y se limita a soportar la oscuridad; todo su ser está tenso y listo para temblar, pero el niño se reprime. Ese temblor reprimido lo perseguirá durante toda la vida. Habría estado bien temblar en la oscuridad; no habría nada de malo en ello. Habría estado bien llorar y correr y refugiarse en los brazos de sus padres, no había nada de malo en ello.
Ese niño habría salido de la oscuridad con mayor experiencia y mayor conocimiento. Después de temblar y sollozar en la oscuridad se habría dado cuenta de que en realidad no había nada que temer. Al reprimirlo, nunca logras experimentar el fenómeno en su totalidad y no extrae de él lección alguna.
La sabiduría viene con el sufrimiento, a través de la aceptación. Cualquiera que sea la situación, siéntete a gusto en ella…
¡Eres hermoso! Acéptalo y, no importa lo que suceda, permite que pase y vive la situación. El sufrimiento no tarda en convertirse en aprendizaje, en cuyo caso se convierte en una fuerza creadora. El miedo te dejará intrepidez y la ira te dejará compasión. Al comprender el odio, nacerá en ti el amor. Pero eso no sucede creando un conflicto, sino viviendo con la consciencia alerta.
Acepta y atraviesa la situación.
-Osho-

"Enséñales a los niños cómo pensar, no qué pensar" y un breve corto de Pixar

culturainquieta.com
Gracias  a Jennifer Delgado de Rincón de Psicología
 laluna culturainquieta1
La autodeterminación es la garantía de que, elijamos lo que elijamos, seremos nosotros los protagonistas de nuestras vidas. Podremos equivocarnos. De hecho, es muy probable que lo hagamos, pero aprenderemos del error y seguiremos adelante, enriqueciendo nuestro kit de herramientas para la vida.
Desde el punto de vista cognitivo, no existe nada más desafiante que los problemas y los errores ya que estos no solo demandan esfuerzo sino también un proceso de cambio o adaptación. Cuando nos enfrentamos a un problema se ponen en marcha todos nuestros recursos cognitivos y, a menudo, esa solución implica una reorganización del esquema mental.
Por eso, si en vez de darles verdades absolutas a los niños les planteamos desafíos para que piensen, estaremos potenciando la capacidad para observar, reflexionar y tomar decisiones. Si enseñamos a los niños a aceptar sin pensar, esa información no será significativa, no producirá un cambio importante en su cerebro sino que simplemente se almacenará en algún lugar de su memoria, donde poco a poco se irá difuminando.
Al contrario, cuando pensamos para solucionar un problema o intentamos comprender en qué nos equivocamos se produce una reestructuración que da lugar al crecimiento. Cuando los niños se acostumbran a pensar, a cuestionar la realidad y a buscar soluciones por sí mismos, comienzan a confiar en sus capacidades y enfrentan la vida con mayor seguridad y menos miedos.
Los niños deben encontrar su propia manera de hacer las cosas, deben conferirle sentido a su mundo e ir formando su núcleo de valores.
¿Cómo lograrlo?
Una serie de experimentos desarrollados en la década de 1970 en la Universidad de Rochester nos brinda alguna pistas. Estos psicólogos trabajaron con diferentes grupos de personas y descubrieron que las recompensas pueden mejorar hasta cierto punto la motivación y la eficacia cuando se trata de tareas repetitivas y aburridas pero pueden llegar a ser contraproducentes cuando se trata de lidiar con problemas que demandan la reflexión y el pensamiento creativo.
Curiosamente, las personas que no recibían premios externos obtenían mejores resultados en la resolución de problemas complejos. De hecho, en algunos casos esas recompensas hacían que las personas buscaran atajos y asumieran comportamientos poco éticos ya que el objetivo dejaba de ser solucionar el problema, para convertirse en obtener la recompensa.
Estos resultados llevaron al psicólogo Edward L. Deci a postular su Teoría de la Autodeterminación, según la cual para motivar a las personas y a los niños a que den lo mejor de sí, no es necesario recurrir a recompensas externas sino tan solo brindar un entorno adecuado que cumpla con estos tres requisitos:
1. Sentir que tenemos cierto grado de competencia, de manera que la tarea no genere una frustración y una ansiedad exageradas.
2. Disfrutar de cierto grado de autonomía, de manera que podamos buscar nuevas soluciones e implementarlas, sintiendo que tenemos el control.
3. Mantener una interacción con los demás, para sentirnos apoyados y conectados.
Por último, os animo a disfrutar de este corto de Pixar, que se refiere precisamente a la importancia de dejar que los niños encuentren su propio camino y no darles respuestas y soluciones predeterminadas.
via Jeninifer Delgado en Rincón de Psicología

jueves, 29 de diciembre de 2016

ERRADICAR EL SUFRIMIENTO


Tu atención es lo más importante que debes tener en cuenta.
Aquello a lo que tú pones tu atención, se energiza y pasa a formar parte de tu experiencia.

Cuando vivimos situaciones complicadas, problemas de trabajo, discusiones con otras personas, dolores emocionales, etc, es muy fácil que rápidamente nuestra atención se pose en tales situaciones y se aferre ahí, haciendo que uno se identifique con eso y lo vaya alimentando constantemente con el pensamiento.
Al prestar toda nuestra atención especialmente en estas situaciones dramáticas, esto genera dolor y por tanto, sufrimos.

El sufrimiento es cuando uno está apegado a un pensamiento negativo o a una emoción de dolor y lo va alimentando con su atención constante.
El dolor estaba ahí, pero el sufrimiento lo has generado tú al alimentar intensamente ese pensamiento o emoción.
Entonces, ¿para qué seguir manteniendo nuestra atención ahí?

No es la situación en sí lo que duele... lo que realmente duele es tu interpretación de la situación juntamente a tu apego a ello.
Es el apego lo que hay que erradicar, y solo se puede eliminar viviendo desde la Presencia Consciente Observadora. 
Es decir, viviendo desde la comprensión de que no soy un personaje, sino que soy aquello que está más allá de todo objeto y percepción, de todo concepto, creencia y pensamiento, aquello que Es y simplemente Es.

Date cuenta de que absolutamente todo lo que sucede en tu vida, es tan solo una experiencia virtual; es decir, todo es un espejismo de tu mente subconsciente. Y la vida te traerá todas las situaciones que sean necesarias para que adquieras la comprensión profunda de Tu Verdadera Realidad.
Nada existe a parte de Ti mismo... 
Este mundo es el mundo de las formas, de la dualidad, y en la dualidad hay apego... Por tanto, la actividad fundamental es trabajarte a ti mismo para erradicar completamente el apego, la falsa creencia de que eres un personaje y que el mundo es real. 
El mundo es real en tanto que manifestación de lo Absoluto, pero es irreal en tanto que solo refleja aquellos aspectos de ti que debes trascender para devenir puro y luminoso.

La vida te pondrá a prueba una y otra vez hasta que ya no te afecte... Es más, hasta que no haya nadie a quien pueda afectarle.
Por tanto, cambia tu foco de atención... Céntrate en el "Yo soy" que Eres y permanece ahí, vive desde ahí.

Camino al Despertar

Hay que aprender a alejarse de quienes no nos necesitan

hay-q-aprenderTenemos que aprender a priorizarnos y a comprender que, para bien o para mal, somos las únicas personas imprescindibles en nuestra vida y que todos aquellos que nos perjudiquen, sobran.

Si estás habituado a usar las redes sociales, seguro que ya conocerás esa opción llamada “Eliminar amigo”. En ocasiones, acumulamos en estos espacios a personas que no conocemos de verdad, relaciones que nos traen más problemas que beneficios.

A día de hoy, y en especial entre la gente más joven, es común que las amistades se terminen de este modo. Quien no existe en sus redes sociales, no existe en sus vidas. Es una forma fría y algo impersonal de romper vínculos.

Ahora bien, tomando este ejemplo, también muchos de nosotros deberíamos hacer lo mismo en la vida real. En ocasiones cargamos relaciones a nuestras espaldas que vetan mucho nuestro crecimiento personal.

No obstante, no se trata tampoco de ir llamando puerta por puerta para avisar de que no queremos trato alguno. Se trata solo de saber priorizar y de no invertir tiempo y esfuerzo en quien no lo merece.

CUANDO YA NO NOS NECESITAN: LA IMPORTANCIA DE SABER VERLO

No siempre es fácil darse cuenta de cuándo llega ese momento en que dejamos de ser importante para alguien. Y no solo eso, algo que también puede suceder es que nos pierdan el respeto, y que esa necesidad se vuelva interesada.

Es necesario saber diferenciar entre quienes te necesitan de forma auténtica y quienes, en realidad, se han “desapegado” hace tiempo de nuestro corazón.

  • Si tienes hijos seguro que habrás notado que siempre llega un instante en que dejan de necesitarnos. Ahora bien, ello tiene que ver con su propia madurez, con su capacidad de ser independientes.

Porque los hijos, en realidad, siempre nos van a necesitar. Estamos hablando, claro está, de afectos.

Hay amistades que aparecen siempre de forma puntual en los instantes más interesados. Cuando necesitan un favor, cuando necesitan ser escuchados “y solo nosotros sabemos hacerlo”. Debemos tener cuidado en estos casos.

  • Mostraremos apoyo, afecto y comprensión a nuestras amistades, siempre y cuando exista reciprocidad. Una amistad, al igual que todo tipo de relación, se basa en un intercambio sincero de emociones, pensamientos, apoyos…

  • Si no sientes ninguna de estas dimensiones y ves que esas personas solo te buscan cuando quieren algo a cambio, no tengas reparos en poner límites.

  • No se trata, tal y como hemos señalado antes, de romper el vínculo de la noche a la mañana. En realidad, basta solo con decir la verdad de lo que sientes y marcar límites.

“Esto no puedo hacerlo porque no me viene bien”, “Estoy notando que solo buscas mi amistad cuando necesitas algo. Desearía más reconocimiento a mi persona por tu parte”

EL PLACER DE IMPORTAR A QUIEN DE VERDAD IMPORTAS

No te preocupes si a lo largo de los años has tenido que dejar a muchas personas en tu camino. En realidad, de eso se trata la vida, de ir avanzando para quedarnos con lo mínimo, con lo que de verdad importa y hace grande tu corazón.

Quien anda más ligero de mente y más cargado de corazón disfruta de mayores felicidades y por ello no debemos tener reparos en dejar a un lado a quienes no nos necesitan.

Habrá momentos en que sientas verdadero dolor al comprobar que alguien que te es muy significativo ha dejado de darte importancia. De reconocerte, de necesitarte.

Sanar el dolor por ese descubrimiento requiere tiempo pero, a su vez, debemos recordar siempre que el mayor amor de nuestras vidas debemos ser siempre nosotros mismos. Si uno mismo no se quiere y no se respeta, no será capaz de abrir la puerta de las segundas oportunidades.

  • Las personas que de verdad te importan, en realidad, son muy pocas, pero seguro que son las mejores. No se trata pues de acumular gente” como hacemos en las redes sociales. En la vida real priorizamos y amamos lo que tenemos ante nosotros.

  • Los que te necesitan de verdad te lo demuestran. Y lo hacen de forma íntegra, sin egoísmos ni chantajes. Porque quien te quiere te respeta y sabe establecer ese intercambio cotidiano donde todos ganan y nadie pierde.

  • Si la gente que te necesita sabe demostrártelo, no olvides nunca demostrar reciprocidad. Hacer notar a quienes nos rodean que los necesitamos es una forma de reconocimiento muy poderosa, porque los hace sentirse útiles, importantes y piezas imprescindibles en nuestra red de afectos más cercana.

Las personas necesitamos muchas cosas para vivir: alimento, cobijo, calor, una casa, instantes de ocio y de libertad. Ahora bien, no debemos olvidar que las cosas más importantes de este mundo no son cosas, sino personas. 

De ahí la importancia de saber cuidar, atender, reconocer y, sin lugar a dudas, dejar atrás pesos inútiles que solo pueden causarnos daño y poner frenos a nuestro crecimiento personal.

Priorízate. Mira cada día por ti y por quienes de verdad son importantes.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Ejercicio poderoso para eliminar el miedo del alma

cienciacosmica.net
Gabriel Vallejo El Estado de Gracia es vuestro estado natural de ser. El Estado de Gracia es lo que ustedes eran antes de venir a la Tierra. Es el punto de referencia en medio de cada encarnación. Es un lugar para descansar en su luz. Es un ritmo natural para ustedes. Es el ritmo del Creador que late internamente sin resistencia, con la entrega y el fluir de una cascada.
Un estado de gracia dice ‘NOS ENTREGAMOS’, no tratamos de luchar con nuestro karma o nuestro pasado, nuestra familia, o la enfermedad. Pero permitimos que nuestra esencia divina natural nos lleve más allá de la comprensión humana hasta un punto de reverencia, a un punto de sacralidad, y a un punto de humanidad santificado y sagrado.
El estado de gracia dice ‘nosotras las personas de la Tierra permitimos ahora que la divinidad en nosotros nos lleve por encima de la oscuridad, sin atravesarla’. Es permitirle a su luz interior la libertad de estar en su estado natural de ser, liberándola de las presiones y decisiones de ser un humano. Es volver a sus raíces naturales. Confiar en el universo y aceptar que cualquier cosa que se emita a sí misma como decreto emocional, decreto financiero, decreto energético, o decreto personal, es emitido por la divinidad en ustedes.
En este estado de gracia, sustituirán a la negatividad y descansarán en su luz. Cuando todos ustedes sueltan la carga que los agobia, que los entristece, y permiten que sus grietas internas se sanen, entonces se pueden enfocar en el viaje de regreso hacia el amor.
Cuando se sientan presionados por su mundo, enfóquense de inmediato en lo que aman. Tomen esa vibración de lo que aman (ya sea una flor, una canción, un niño, un cachorro, una risita tonta, una sonrisa, un recuerdo) y colóquenla en lo que los entristece, lo que duele. El amor cambiará el contenido molecular de la experiencia en la que están incrustados. Cambien las moléculas. Lo que ven como una barrera y como negatividad no es sino una esencia molecular que no ha cambiado al estado de gracia, por amor.
Ustedes son el director y el conductor del concierto de su vida. Comprendan que las moléculas de amor pueden disolver los obstáculos y mover montañas. Nada es imposible cuando lo saturan con la energía viva del amor. Llamen inmediatamente a la energía de la gracia hacia lo que los entristezca y les duela. Entréguenselo a la divinidad dentro de ustedes y de la situación.
La gracia es una energía más ligera e inmediatamente sentirán una elevación. No están evitando hacer su tarea en esa situación de aprendizaje, más bien están invocando un cambio molecular a través de la esencia del amor en ella.
Cambien todo lo que parezca un obstáculo. Cuando algo los enoje, inmediatamente entrénense para pensar en algo que les traiga alegría, algo que amen, y luego vuelvan a enfocar esa energía en esa situación y la cambiarán. Derribarán las Murallas de Jericó con el resonar de su corazón y el resonar del amor. Es su deber, es su misión mantener una lista de amor. Todo lo que traiga una sonrisa a su rostro, todo lo que traiga una risa y una sonrisa a su corazón y todo lo que los suavice.
Mantengan una lista de amor. Consúltenla cuando estén enojados, cuando estén tristes, cuando estén angustiados. Cambien su vida. Invoquen el estado de gracia en todo lo que atraviesen diariamente. “Ahora invoco el estado de gracia en esta situación y ahora pido que las moléculas del amor la saturen”. Se sentirán animados, dejando de hundirse en la desesperación.
Todo en su vida está diseñado de la divinidad y por la divinidad. Es una expresión divina de un aspecto divino de ustedes mismos que está pidiendo ser sanado, que está pidiendo ser abrazado, que está pidiendo amor. De lo contrario no estaría bloqueando su camino. Cuando observen la tristeza de su tierra y se sientan impotentes para cambiarla, piensen en algo que amen. Necesitan un punto de referencia. Necesitan que se les recuerde lo que les trajo amor la última vez que lo pensaron, la última vez que lo experimentaron.
Cuando se cambian a sí mismos, cambian el resultado de lo que está ante ustedes. Su día debe ser un estado de gracia de 24 horas. El estado de gracia dice, “Yo confío en lo que tengo delante de mí. Confío en mis elecciones. Confío en Dios, confío en el mundo, confío en la Madre Naturaleza.” ¿Qué es lo que más temen? Le temen a la gente. ¿Qué vive en la gente, sino la esencia de Dios? Ustedes no confían en la divinidad en ellos, que está sólo a un pelo de distancia de la divinidad en ustedes.
Yo soy el que conocen como Metatrón. Observo las palabras de su mundo. Observo sus pensamientos. Yo soy el suscriptor de todas las expresiones verbales. Mi presencia se verá y se sentirá con más frecuencia en los tiempos venideros. Conforme invocan los estados de gracia, también comprendan que dentro de ese contenido molecular de Gracia se encuentra cada molécula de Luz. Con sólo usar la palabra gracia, diciendo gracia, hablando gracia, conociendo a alguien llamado Gracia, invocan la presencia de la Luz.
Cada vez que un corazón se abre, es como si se abrieran simultáneamente un millón de arco iris y un millón de rosas. En su imaginación no pueden comprender cuánto amor pueden contener, cuánto amor son capaces de sentir. Todavía tienen mucho miedo del sentimiento del amor. El amor que está en la Tierra es muy poco comparado con el resto del Universo. En una escala del 1 al 100, el amor que está en la Tierra está todavía por debajo del 0. Créanlo o no, apenas están entrando en una esencia contable y mensurable del amor.
Yo, como toda luz y todos los seres de luz, estamos con ustedes continuamente. Somos uno. Sus corazones son pequeños y tiernos. Algunos de ellos están marchitos. Pero los sostenemos como a un pajarito que se ha caído del nido de la vida. Vamos a alimentarlos y llevarlos de vuelta a la plenitud del amor. Siempre estoy con ustedes.

3 tips para comprender que atraemos lo que somos

harmonia.la
Contacto Interactivo
En diferentes escuelas mística de la India, particularmente en el hatha yoga y en el shivaísmo tántrico, se hace referencia a Kundalini, una energía que se representa como una serpiente y, dentro del sistema de centros energéticos de la anatomía, se ubica en la base de la columna. Para entender bien que es la Kundalini es apropiado recurrir a fuentes calificadas versadas en estas tradiciones.
En términos generales Kundalini es el aspecto de la energía de la divinidad que en estas tradiciones se conoce como Shiva o Bhairava, una divinidad que es pura conciencia; la energía se considera la pareja divina de la conciencia y es representada simbólicamente como una deidad femenina, como Shakti o Kali, entre otras. Kundalini es una manifestación de Shakti. Dice Swami Muktananda en su versión del himno Kundalini Stavha dice "Ella es Shakti, el aspecto dinámico del Absoluto". Es decir, Kundalini en su aspecto manifiesto como la energía que se despierta en nosotros es Shakti, pero al final de cuentas todas las cosas son Shiva, según las escuelas tántricas de la India que postulan una visión no-dual. Swami Muktananda agrega: "Para lograr el conocimiento del Ser, la Kundalini debe despertarse, porque Kundalini es el Ser... Al ascender a sahasrara (chakra corona), el meditador pasa a través de varias experiencias. Finalmente el despertar de la Kundalini lo lleva a un estado de perfección al fusionarlo con Shiva".
El gran maestro Sri Ramana Maharshi dice que la Kundalini se manifiesta cuando se suprime el yo ilusorio o ego y se experimenta como un Yo continuo, luminoso e indivisible.
Lilian Silburn, autora de uno de los textos clave para entender la Kundalini en Occidente, advierte que: "Uno no debería intentar esta práctica sin la guía de un maestro y sin tener acceso a un estado absorción... esta práctcia no puede lograr su cumplimiento cabal sin llevar una genuina vida mística". Y de hecho constituye una paradoja, puesto que solemos intentar elevar la Kundalini con el pensamiento mientras que este "despertar ocurre cuando la actividad mental se ha desvanecido". Al igual que el samadhi en el yoga de Patanjali, la Kundalini se libera en el silencio místico.
"El despertar de Kundalini es, de alguna manera, el despertar de la energía cósmica latente en cada ser humano, puesto que esta energía es el origen de todo su poder, fuerza y todas las formas que la vida puede asumir", dice Sinburn. Esta energía cósmica latente que es la creatividad misma del cosmos suele representarse como un sonido. En un texto de la tradición shivaísta de Cachemira, el Vijnanabhairava Tantra (Tantra de la Conciencia Divina) se describe el proceso en el que Shakti-Kundalini, sube por el canal central del cuerpo al encuentro de su amante Shiva, quien reside en un estado meditativo en la cabeza.
37. Si meditas en el corazón, en el centro superior
o entre los dos ojos,
se producirá la chispa que disolverá el pensamiento
discursivo, como cuando
se roza los párpados con los dedos. Te fundirás
entonces en la consciencia
suprema.

38. Entra en el centro del sonido espontáneo que
vibra por sí mismo, como
en el sonido continuo de una cascada, o, metiendo
oye el sonido de los sonidos y alcanza Brahman, la
inmensidad.

Uno de los traductores de este texto, Jaideva Singh, comenta que cuando Kundalini se alza uno puede escuchar esta vibración: “el yogi debe concentrase en este sonido que es primero como el de una campana de mano, luego más sutil como el de una flauta, luego más sutil como el vina [instrumento de la India] y luego más aún como el zumbido de un abeja. Luego este sonido se vuelve la totalidad del cosmos y el yogi logra la Conciencia Suprema".
Shiva está especialmente relacionado con el sonido y la vibración; se le representa con un tambor y también en su versión del danzante cósmico de múltiples brazos, Nataraja. Así la Creación se considera lla propagación de su danza cósmica, su ritmo en acción; es por ello que Kundalini tiene esta representación de una serpiente, la cual describe la ondulación de una vibración o de una onda electromagnética; también se menciona que el despertar de la Kundalini es como un cascabeleo, como un campaneo o como un zumbido. Esta vibración es una manifestación del goce y la alegría de Shiva.
Sin pensamiento, en un estado de absorción el cuerpo del yogi es pura vibración. Más que enfocarse en la columna o en el chakra corona, el shivaísmo tántrico hace énfasis en el corazón --no en el corazón anatómico que conocemos, sino el corazón espiritual que llaman hridaya "El pequeño espacio dentro del corazón espiritual es la fuente última del sonido y el mantra, del prana y la mente, de Agni y Soma, de Shiva y Shakti", dice el Dr. David Frawley, experto en hinduismo. El corazón es, entonces, el surtidor del pulso en el cuerpo y en el universo, un pulso que conduce a la energía a su realización en la conciencia.
Twitter del autor: @alepholo

martes, 27 de diciembre de 2016

La Atracción Física y el Aura

barcelonaalternativa.es
Según la parapsicología, el Aura es ese campo magnético que todos tenemos, inclusive los animales, plantas, minerales, que no se ve, pero se percibe y se puede detectar mediante la aplicación de determinadas técnicas. A través del aura nos percatamos inmediatamente si una persona es afín a nosotros, o si no lo es. Quienes desarrollan más su percepción extrasensorial se dan cuenta enseguida de lo que está ocurriendo en su entorno y al proyectar su aura atraen a ellos energías afines.
Vivimos en medio de un universo cargado de vibraciones, de energía. Todo átomo, toda parte de un átomo, todo electrón, toda “partícula” elemental, aún nuestros pensamientos y consciencia son vibraciones, inclusive la recién descubierta partícula Higgs es una forma de energía. Podemos definir el aura como una vibración rodeando todo objeto material.
Cuando nos acercamos a una persona lo primero que percibimos es su aura, aunque no seamos conscientes de eso. Es el caso típico que experimentamos al “sentir” que tenemos afinidad por alguien acabado de conocer, que “nos cae bien”, o por el contrario, alguien nos “cae mal”. De hecho, lo podemos saber sin siquiera haber abierto la boca, y no solamente por la apariencia, sino por “algo más” que no podemos explicar, pero que está ahí, presente y lo sentimos. ¡En esos momentos estamos “sintiendo” su aura!
Se dice que “el agua busca su nivel”, de la misma manera las personas, a través de su aura, buscan energías afines. Cuando alguien está junto a quien su nivel de energía es diferente se siente incómodo, molesto. Las personas negativas, avinagradas, quejumbrosas y llenas de resentimientos, mal humor y enojo proyectan una energía que aleja de su lado a quienes podrían ayudarles a salir de ese círculo vicioso de tristeza y pesimismo en el que están metidos. Lo contrario ocurre con las personas positivas.
Muchas personas acuden a las llamadas “técnicas para limpiar el aura” y se concentran solamente en lo externo pensando que usando determinadas hierbas, minerales o rezos lograrán su objetivo. Sin embargo, olvidan que todo eso funciona únicamente si el cambio procede desde adentro. Los cristales y otras técnicas son útiles, como instrumentos que ayudan a desarrollar nuestra concentración y capacidad de meditación, pero no surten efecto cuando no se ha producido una transformación interior genuina.
Es muy importante tener presente que el uso de diferentes metales que se correspondan con los niveles energéticos de los chakras, o centros de energía sutil del organismo, o la práctica de la meditación, el empleo de mantras –oraciones repetitivas- y de otros elementos son de gran ayuda, pero únicamente cuando se ven como tal, como herramientas. La verdadera limpieza del aura debe comenzar desde adentro eliminando las causas de la negatividad.
La limpieza interior del aura se trabaja eliminando lo que suele llamarse las “letras de la negatividad”. La A de la arrogancia y altanería, la E del egoísmo y la envidia, la D de la desconsideración y el desamor, F de las frustraciones y fracasos, la O del odio y la ostentación, las R´s del resentimiento, rabia, reproche, rencor, rechazo, resistencia al cambio, represión y en general todo aquello que provoca repercusiones negativas en nosotros, y en lo que nos rodea.
La mejor manera de desarrollar un campo energético positivo es cultivando conductas positivas como son la sencillez y la sinceridad, la honestidad y el buen humor, la compasión y la empatía, la sonrisa, el deseo genuino de querer ayudar a los demás y no herir a nadie, una actitud creativa ante la vida, respetuosa del ambiente, plantas, animales, y asimismo ser capaces de extender los sentimientos positivos más allá del reducido núcleo familiar
Cuando vamos alimentando positivamente nuestro Ser interno, el aura que proyectamos es un aura vibrante y creativa que actúa como un verdadero imán atrayendo a nuestra vida personas que también vibran y se mueven en esa dimensión y ahuyentando a las gentes negativas, malvadas y retorcidas que al no estar en armonía frente a nosotros se alejan por sus propios pasos.
Las buenas lecturas y el buen humor, la apreciación y disfrute del arte, la música, las buenas compañías y las acciones desinteresadas, generar felicidad haciendo felices a los demás, el rostro sonriente, la capacidad de perdonar y olvidar, el compañerismo y la amistad, son algunos de los elementos que alimentan positivamente el Ser interno y van conformando una personalidad sana, agradable, amorosa y feliz. Demos tratar de aplicar siempre las afirmaciones positivas.
No olvidemos que no hay efecto sin causa y todo se origina a partir de un pensamiento. El cerebro se ejercita. Si le suministramos pensamientos negativos y derrotistas eso es lo que seremos. Un pensamiento engendra palabras, las palabras a su vez actitudes que se convierten en forma de conducta y van formando nuestro carácter, algo que tiene que ver mucho con nuestro estado de salud general. Todo comienza en la mente, una persona cargada de odios y resentimientos genera pensamientos terribles, que se vuelven contra ella.
Las personas activas, sociables, inteligentes, que no cargan sobre sus espaldas la negatividad ajena proyectan un aura dinámica y positiva. Inclusive, en el caso de personas muy elevadas moralmente, se ha comprobado que el impacto de estar cerca de ellas suele transformarnos. Es el sentimiento de sobrecogimiento que nos inspira alguien cuyo interior es muy bello y con solo estar a su lado nos inspira y produce bienestar, serenidad y paz. Son los efectos del aura irradiada característicos de grandes personalidades espirituales.
Al alimentar cada día nuestro Ser interno con energías positivas y estaremos proyectando un aura que atraerá el amor, la prosperidad, la amistad y la salud. Se nos acercarán y serán nuestros compañeros sentimentales y amigos quienes sean afines a nosotros y vibran en la misma dimensión, marcharemos por la vida dejando tras de nosotros una estela de simpatía, cariño, recuerdo y alegría. En nuestras manos está escoger lo que proyectamos y lo que atraemos. El cambio empieza desde adentro.

15 lecciones de vida que podemos aprender de un árbol

harmonia.la
Contacto Interactivo
Todos los días podemos aprender una nueva lección a partir del mundo que nos rodea, ya sean las personas con las que hablamos, los libros que leemos o las experiencias que vivimos, y por supuesto, la sabiduría de la naturaleza.
De hecho, en la naturaleza se encuentran las respuestas a muchísimas preguntas que puedan surgir a lo largo de nuestra existencia. Además, todo en la naturaleza funciona de una forma perfecta y maravillosa. Por eso hay que cuidarla, en ella reside la más grande sabiduría.
Para fomentar el amor y el cuidado por los árboles, queremos compartir contigo 15 lecciones que puedes aprender de un árbol.
1. Recuerda tu potencial
Todo árbol, sin importar lo gigante que se vea ahora, es producto de una pequeña semilla. Tú también lo eres.
2. Debes fertilizarte
¡No, no lo hagas! No nos referimos a llenarte de fertilizante en el sentido literal, sino a que cualquier semilla necesita de las condiciones adecuadas para su crecimiento. Busca un espacio donde puedas desarrollarte.
3. No te apresures
Un árbol de 100 años de edad tardó 100 años en crecer. No puede apresurar las cosas tú tampoco. Vive cada momento.
4. Construye con fundamento
Para que un árbol crezca, primero necesita desarrollar sus raíces. Aunque éstas no se ven a simple vista, son indispensables para su crecimiento. Sé paciente, construye tus raíces y luego crece hacia donde quieras.
5. Ten claro tu propósito
Un árbol puede dar fruta para alimentar a alguien, puede servir como sombra o ayudar a purificar el aire, entre muchas maravillosas funciones. El árbol tiene clara su misión en la vida, y así se vuelve indispensable. ¿Has pensado en tu propio rumbo?
6. Fluye
El árbol toma nutrientes de la tierra, luego aporta a la tierra con sus hojas y purifica el aire. El árbol fluye. Simplemente continúa su ciclo todos los días y da lo que puede dar y recibe lo que puede recibir.
7. No juzgues
Un árbol no te juzgará por sentarte a dormir en su sombra, ni mirará lo que lees bajo sus ramas para burlarse de ti. El árbol te acompaña sin juzgarte.
8. Perdona
A un árbol puedes cortarle un pedazo, lastimar sus ramas, arrancar sus hojas, y jamás te guardará rencor. Simplemente volverá a crecer y se repondrá de la pérdida.
9. Respeta la diversidad
En la naturaleza conviven todo tipo de árboles. Unos son más delgados que otros, otros son altos y otros bajos, hay árboles de colores claros y oscuros, pero todos conviven sin lastimarse. ¿Por qué no vivir de la misma manera?
10. Olvida las amenazas
Un árbol está parado en su lugar, y de pronto llega un pájaro que descansa en sus ramas. Luego llega un grupo de amigos que platica a su alrededor. También pasan unos niños jugando y toman su tronco antes de irse. Nada de esto incomoda al árbol. Aprende a recibir y dejar ir a las personas, no te sientas amenazado por quienes puedan llegar a tu vida. Recuerda que no todos quieren hacerte daño.
11. Sé uno con el universo
Un árbol sabe que es sólo una parte del inmenso universo. Lo mismos que nosotros. No somos más, no somos menos. Somos parte de una enorme energía universal.
12. Sé humilde
Entre árboles no hay competencia para destacar como el mejor. Todos conviven de forma horizontal y son humildes. ¿Por qué entre humanos insistimos en hacer menos al otro con tal de destacar nosotros?
13. Aprovecha todo
El árbol recibe lluvia y se hidrata, recibe tierra y se nutre; el árbol sabe aprovechar todo lo que recibe y convertirlo en algo valioso. Recuerda que todo lo bueno y lo malo puede ser aprovechado.
14. Todo permanece
Cuando un árbol deja caer su fruto o sus hojas lo que hace es alimentar la tierra o a las personas. Nada de lo que deja ir pasa sin un beneficio. Incluso la muerte es una forma de reintegrarse a la tierra. ¿Podríamos comprender que todo lo que pasa en nuestra vida permanece en forma de aprendizaje o trascendencia en este plano existencial?
15. Establece raíces, pero sigue creciendo
Los árboles saben establecer sus raíces pero seguir creciendo hacia el cielo. Que tu vida sea un símil. Recuerda de dónde vienes y quiénes son para ti la familia y las amistades, y en general, cuál es tu identidad, pero nunca dejes de crecer al cielo.
Con información de High Existence

lunes, 26 de diciembre de 2016

LA FUNCIÓN ENERGÉTICA DE LOS PERROS

consejosdelconejo.com
Estos seres maravillosos que en verdad parecen ser el “mejor amigo del humano”, no sólo son animales que sirven para cuidar o acompañar, su existencia tiene un sentido más profundo (como cada cosa en cuanto existe).
Se dice que los perros provienen de los lobos, en efecto comparten similaridades genéticas, pero la variación tan distinta entre los canes, nos lleva a pensar que hay algo más allá de una simple “domesticación”.
Algunos mencionan que los perros son seres que fueron enviados de las estrellas para ayudar al ser humano en su aprendizaje sobre el amor incondicional. Esto no es imposible, considerando el hecho de que un “simple” metal como el oro, según estudios recientes, fue traído por meteoritos a la Tierra hace millones de años. En efecto, el cuerpo del perro ha nacido en esta dimensión física, sin embargo, la energía que corre en él, no necesariamente es de aquí.
Podríamos pensar que el perro es un ser menos evolucionado, sin embargo, esto es una ilusión de nuestro juicio. La evolución no es proporcional al intelecto, ni a la funcionalidad social; la evolución es un tema del alma y el espíritu. ¿Cuántos humanos aman como el perro lo hace con su prójimo?, eso, es evolución, aunque no haya una complejidad intelectual. Con esto no se quiere decir que el humano sea menos involucionado, pero, el perro es maestro del humano en lo que al amor incondicional respecta.
De acuerdo al sistema energético de los perros (chakras), el plexo solar y el corazón son la zona más amplia en ellos. Son seres receptores de energía. Ellos vienen a proteger energéticamente a su compañero humano. Por eso es tan común que súbitamente un perro se enferme, o que si su amigo humano esté en riesgo lo presienta, o que tras la muerte del humano, él se deje morir. Porque vienen con una misión y aunque creamos que uno es quien encuentra al perro, es al revés; estos llegan en los momentos indicados, se nos aparecen en la calle y buscan quedarse con nosotros (si es el caso), o simplemente a través de la sincronía llegan a nuestras vidas. El humano puede creer que “escoge” al perrito, pero él a través de su mirada nos “reconoce” y eso hace que cerebralmente se active la “zona de empatía” y decidamos quedarnos con él.
Los perros vienen a enseñar el amor incondicional, no juzgan, no critican, no se ofenden, no almacenan rencor, resentimiento, molestia o tonterías así. El perro perdona, ama, juega. Si lo abandonamos o maltratamos, comienza a aflorar más la parte genética de su estructura primitiva de “lobo”, se hacen agresivos, desconfiados, etc, pero el cariño y el cuidado (aunque lleve tiempo) los regresa nuevamente a su vibración natural de amor incondicional.
En el plano de la energía, como ya se dijo, son receptores. Ellos gozan de extra-sensorialidad, perciben no solamente si alguien quiere físicamente dañar a su compañero humano, sino energéticamente, así que reciben la energía primero para que no nos afecte a los humanos. Cuando el humano tiene patrones emocionales o hábitos malsanos, el perro comenzará a trabajar con esa energía, y no solamente con el miembro más apegado de la familia, sino con toda la familia. Por eso es importante darles mucha agua (para que transmuten la energía) o llevarlos a reiki (para liberarlos de cargas energéticas innecesarias).
El ser humano cuando duerme, entra en otras frecuencias, al igual el perro. Tenemos desdoblamientos o viajes, (astrales o etéricos). El perro más que nada es un guardián en el plano astral, y puede ser diferente a como es en este plano físico. Probablemente asumirá alguna forma que nuestra mente reconozca para que no temamos y nos sintamos seguros, o simplemente estará como “observador”, cuidando nuestro campo energético. Existen casos documentados en los que en casas cargadas muy negativamente, el perro no quiere entrar, y si entra, muchas veces muere porque recibe todo el impacto energético.
Su constante jadeo, recicla la energía alrededor, absorbe y depura (de hecho, es su manera de transpirar; no olvidemos que el sudor es una manera en como el cuerpo saca toxinas). Obviamente este ejemplo hace referencia al jadeo cuando no es por cansancio, sed o ansiedad. También te puede interesar el siguiente artículo: PERDER A UN PERRO DUELE MÁS QUE UN CORAZÓN ROTO.
El continuo movimiento de su cola, activa y potencia sus primeros chakras (base y sacro), aumentando el campo vibratorio de la persona. En estos chakras es donde reside la fuerza vital y la percepción extra sensorial (no confundir con “tercer ojo”). Un perro siempre va a elevar la frecuencia emocional del ser humano.
Los perros viven en promedio 8 veces menos que el humano, esto es porque como ya se dijo, vienen a una misión determinada. Nuestro cuerpo se regenera en ciclos de 7 a 10 años, muy similar al promedio de vida de un perro. Nos acompañan, nos ayudan a elevar la frecuencia emocional, a comprender el amor incondicional, a transmutar la información celular, a sanar, etc.
La razón energética del aullido del perro es porque su sensibilidad logra detectar vibraciones “negativas”, “densas” y entonces da aviso de ello (inclusive puede percibir sucesos en otras partes del mundo, o eventos que a penas van a ocurrir). Es común que muchas personas digan que antes de grandes sismos, por “coincidencia” sus perros aullaban constantemente y/o estaban intranquilos.
El perro goza de existencia multidimensional. No sólo el humano es multidimensional como lo mencionan algunos científicos estudiosos del campo de la energía, también el perro. Es por ello que sienten cuando algo le ha sucedido a su compañero.
Por “estética” se les suele cortar la cola y las orejas, esto es equivalente a mutilarlos en el plano energético (aunque se recuperan), es totalmente innecesario hacerlo. En las orejas está el chakra coronario (encargado de la conexión cósmica), por eso son como sus “antenas”. Y en la cola, como ya dijimos, está la fuerza vital. De verdad, no hay que continuar con estas prácticas, no es necesario.
Por último, hay que mencionar que cuando el perro se “va” de su cuerpo, sigue aquí, en una dimensión más sutil, pero siempre acompañará a su compañero humano. No solo son leales en vida, sino después de cumplir su misión en la Tierra. Esto se ha comprobado mucho en sesiones de reiki, mientras la persona está en la camilla, algunos terapeutas han llegado a verlos cuidando a su compañero humano.
-Nadim David-

Cómo la mente crea el cuerpo

pijamasurf.com
Alejandro Martínez Gallardos
"Este cuerpo es el sueño de la vacuidad", dice el maestro budista Traktung Yeshe Dorje, quien nos invita a preguntarnos de manera retórica ¿Cómo es que lo que es sólo luz solar ha llegado a ser este cuerpo?
Para la mayoría de nosotros el cuerpo es lo más real que hay, es casi equivalente a la definición convencional de lo real: algo sólido, estable, limitado, separado de las demás cosas. La palabra "realidad" se deriva de "res", latín que quiere decir "cosa, materia". No es casualidad que la visión dominante en la actualidad, aquella de la ciencia materialista, conciba al mundo como real en tanto a que es una cosa o un conjunto de cosas materiales y no subjetivas o mentales, las cuales no tienen el mismo coeficiente de realidad, en este paradigma, ya que no pueden verificarse "objetivamente". Sin embargo, esta definición es una definición un tanto anacrónica, ya que pertenece al modelo de la realidad de la física clásica. La física cuántica, en cambio sugiere que los átomos no son realmente cosas, son probabilidades o tendencias que surgen en relación a nuestra observación, es decir son interdependientes, no tienen existencia absoluta o separada de nuestra interacción (al menos una gran parte de las interpretaciones, como la de Heisenberg y Bohr). Así  todo lo que llamamos "cosas" están hechas de "no-cosas", por lo cual es absurdo hablar de que hay un mundo objetivo, concreto, y material allá afuera. Lo anterior, por cierto, se parece bastante a la definición de vacuidad (shunyata) en el budismo (algo que ha sido notado por algunos físicos).
El budismo sostiene que el cuerpo es creado por la mente, específicamente por la confusión (avidya) que se produce cuando la mente no se reconoce como la fuente de todos los fenómenos que surgen. El universo por naturaleza es creativo, constantemente están surgiendo fenómenos --lo que el budismo enseña es que estos fenómenos son correlativos a la mente, son no-duales con la cognitividad. El proceso de materialización se produce cuando la mente concibe esta creatividad-cognitividad (luz-conciencia indivisible), que es infinita, como algo separado de sí misma, así surge el constructo del sujeto-objeto que da lugar al samsara.
En su libro Original Innocence, Traktung Yehse Dorje explica:
Todas las apariencias siempre son nada más que el ornamento de la pureza primordial y la espontaneidad luminosa. Cuando la cognitividad luminosa de la dicha innata de la sabiduría se confunde y se percibe a sí misma como una entidad subjetiva se viste de un cuerpo, un mundo, un reino... Ya que existe una potencialidad infinita en la cognitividad luminosa [luminous awareness] puede dar forma a cualquier cosa y a todas las cosas --¡y de hecho lo hace! Si la sabiduría se libera de la confusión, entonces este mismo espacio que creaba problemáticas apariencias es visto de manera muy distinta, como la lúdica difusión de la potencia cognitiva. La cognitividad se vuelve el patio de juego donde el surgimiento y  el desvanecimiento del Ser despliega las cualidades de la budeidad.
Esta es la visión del mahayana, el vajrayana y del dzogchén, los vehículos superiores que practican los budistas tibetanos: el universo es como una aparición mágica en la mente, una especie de guirnalda o collar mágico interdependiente hecho de pura luz, cuya naturaleza no es más que la budeidad, la cual no tiene sustancia ni lugar --la mente nunca se podrá encontrar en un lugar.
En un tërma o texto tesoro revelado por Düdjom Rinpoché, uno de los principales maestros de dzogchén, el cual ha sido traducido por Alan Wallace como Vajra Essence, se explica el surgimiento del cuerpo a partir de la mente. Düdjom Lingpa tiene una visión de un campo búdico en el que bodhisattvas escuchan las enseñanzas del Buda Primordial Samantabhadra, el cual emana como Padmasambhava ("el Segundo Buda"). Este tipo de enseñanzas son a su vez apariciones mágicas que no ocurren más que como upaya, medios hábiles para transmitir las enseñanzas y liberar a los seres (son como proyecciones holográficas que se generan por el arte de la compasión). Uno de los bodhisattvas toma la palabra:
El Gran Boddhisattva Vacuidad Ilimitada respondió "Oh Maestro, Bhagavan, el cuerpo es creado por la mente. Cuando la mente y la cognitividad se separan al morir, la mente sigue el karma, y entonces se aferra delusoriamente a las apariencia de un cuerpo otra vez. Inclusive, tu cuerpo en el estado de la vigilia, tu cuerpo en el estado del sueño, y tus cuerpos posteriores a esta vida todos son creados por el aferramiento de la mente. Son transformaciones temporales que nunca han existido más que como meras apariencias de la mente. Ya que la mente es el monarca que todo lo crea, su importancia es primordial.
Al morir, según enseña el budismo tibetano, la conciencia se separa del cuerpo y entra en espacios intermedios llamados "bardos", aquí se presentan diferentes imágenes que son proyecciones de la mente, en las cuales se tiene la oportunidad de reconocer la "luz clara", esta cognitividad luminosa que es la manifestación prístina de la realidad (el Dharmakaya).  Sin embargo, pocos suelen reconocer su propia mente en sus fenómenos por cuestiones kármicas y falta de práctica, así después de un cierto proceso, la mente se identifica con una de las imágenes que aparecen y toma un cuerpo, por ejemplo,  ve una pareja teniendo sexo y se identifica o desea a la mujer o al hombre y entonces encarna. De esta forma nuestra vida sería el resultado de una alucinación, de un espejismo erótico (¿de porno interdimensional?), lo cual nos revela un poco lo perdidos que estamos. Claro que el budismo tibetano sostiene que algunas personas realizadas, los tulkus, eligen voluntariamente encarnar y el proceso para ellos no es así de confuso, sino que eligen perfectamente su cuerpo o emanación. Para ellos el samsara es un juego, es de hecho el nirvana.
Alan Wallace comenta sobre el pasaje de Düdjom Lingpa:
¿Como obtienes una sensación de tu cuerpo? Ya sea que uses un microscopio para observar a nivel genético o lo hagas al nivel del tejido, los huesos u órganos --todo lo que emerge, todo el conocimiento que tienes de tu cuerpo consiste de apariencias en tu mente. Nunca observas otra cosa que apariencias que surgen a la mente, y no creo que haya ningún neurobiólogo que desafíe esto. Todo nuestro conocimiento de la materia deriva de apariencias a tu mente. Así que en este sentido, el cuerpo es creado por la mente. Es esta mente --que no tiene forma, que no tiene color, que no tiene dimensiones y así sucesivamente-- la que hace que surjan, por ejemplo, las apariencias del cerebro. Cuando tocas un órgano debajo de tu piel, tienes sensaciones táctiles, pero estas también son sensaciones que surgen a la mente. No son algún tipo de entidad haya afuera independiente de la mente. Si tocas tu piel o algunas otra parte del cuerpo, sensaciones de solidez, fluidez, calor y movimiento surgen, correspondientes a los cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego. Todo lo que conoces de tu cuerpo consiste de apariencias en tu mente. Esto ilustra el significado de la frase dicha por el Buda "Todos los fenómenos están precedidos por la mente, emergen de la mente y consisten de la mente".
Es útil recordar que las sensaciones que tenemos de la realidad no están en las cosas. No hay moléculas rojas o verdes, o fragantes o picosas. Sólo hay luz y cognición --y de aquí toda una infinita variedad de interpretación matizada. No tenemos ninguna forma de saber que exista un universo sin una mente --simplemente no es posible. Esto no es lo mismo que decir que no hay nada allá afuera y que todo es nuestra mente, sino que no podemos saber, porque todo lo que conocemos lo conocemos como una aparición en nuestra mente. Por eso el budismo señala que el mundo es interdependiente, que coemerge a nuestra percepción. Asimismo, esto no significa que el cuerpo no exista, sino que no existe de manera absoluta, existe de manera relativa y no de la forma en la que lo solemos percibir: sólido, separado, independiente, etcétera.
En el budismo se dice que el karma es lo que crea los mundos --y por ende también los cuerpos. No existe en su cosmología un dios creador. Karma significa acción pero, ya que la mente es lo primordial, la naturaleza misma de la realidad, esa acción es en realidad intención. No hay karma sin intención (cetana en sánscrito), sin volición mental.  El Buda explicó a través de una cadena de interdependencias (nidanas) que es primero la ignorancia (ignorancia de la naturaleza de la realidad) la que produce sankharas (compuestos o impresiones kármicas), esto produce la conciencia (vijnana, la cual es posterior a la mente y tiene una naturaleza dual) y de aquí se produce el nombre (nama) y la forma (rupa) o el cuerpo como tal. En el Cetana Sutta, el Buda dice:
Oh monjes, lo que uno intenta, lo que uno planea, y hacia lo que uno tenga tendencia: eso se convierte en la base del mantenimiento de la conciencia. Cuando hay una base hay un soporte para establecer la conciencia. Cuando la conciencia se establece y ha llegado a crecer, hay una producción de existencia futura renovada. Cuando hay una producción de existencia futura renovada, el nacimiento futuro, el envejecimiento y la muerte, la pena, el lamento, el dolor, el displacer y la desesperanza llegan a ser. Tal es el origen de toda esta masa de sufrimiento.
Esto sería lo que nos mantiene en el samsara, renovando nuestra existencia en la ignorancia y por lo tanto sufriendo. Un sufrimiento que emerge de la carencia de la plenitud del estado primordial de la mente, el cual es integración en sí mismo de la totalidad (se dice que el cuerpo búdico es la totalidad del universo como despliegue de su propia energía). La no-dualidad necesariamente anula la formación de un sujeto y un objeto, de alguien que percibe y algo que es percibido. Por supuesto esto no lo podemos explicar bien en palabras, ya que el lenguaje que tenemos tiene sujetos y objetos o predicados. No puede escapar de esto. Pero el budismo y otras filosofías místicas nos dicen que existe un estado, que es la realidad misma, en el cual hay cognición, hay gozo, hay existencia pero no hay ninguna separación (no hay un yo con su universo de objetos) y por lo tanto no hay sufrimiento ni deseo. El universo sigue apareciendo, desplegándose en su infinita variabilidad, pero estas apariciones son la unidad indivisible de la cognición (vidya en sánscrito, rigpa en tibetano) y la manifestación, o la unidad de la luminosidad y la espaciosidad. La forma es vacuidad; la vacuidad  es forma. Traktung Yeshe Dorje explica:
Esta explosión de esencia crea campos de percepción energética. El juego de la causa y el efecto condiciona esta energía para que aparezca como formas. Estas formas son nuestro mundo y ser. El mundo, y todos los mundos, coinciden con la esencia de la cognitividad [awareness], que es nonata e inmortal y está absolutamente libre de las implicaciones de la forma y el límite. El mundo manifiesto no es otra cosa que la esencia, pero esta esencia no está limitada por la forma o las condiciones de los mundos manifiestos. Uno podría decir que el mundo y todos los mundos se sostienen como forma por la intención condicionada y habitual de la conciencia. Nuestro mundo particular se sostiene conjuntamente por la intención de los seres humanos. Los mundos de otros seres se sostienen por la fuerza de su intención condicionada. Las estructuras de la existencia no son "reales" en un sentido último. Son no-realidades públicas, sueños lúdicos esculpidos por la esencia y moldeados como formas. Son la irradiación de la potencialidad pura, momentáneamente esculpidos por la intención y mantenidos en un patrón aparentemente coherente por el karma o los patrones de la conciencia habituada.
En cierta forma lo que estaríamos viendo serían karmas, no objetos; el mundo que nos rodea, según esta visión, es sólo la coagulación o cristalización del karma, que al final de cuentas no es más que la repetición de un hábito de eones de percibir el mundo de manera dual --y por ende sintiendo aversión o avidez por las "cosas"--el cual va esmaltando el mundo, dándole supuesta solidez como un nautilus que esculpe su concha con el tiempo y, literalmente, con el deseo. Pero incluso ese karma --ese hábito de reificación-- que nos hace ver el mundo de cierta forma concreta, desde una perspectiva absoluta, desde la "realidad real", por decirlo de alguna manera, no existe. Es decir, en el estado de la conciencia primordial, en la mirada de un buda, no existe el karma, no existe la secuencia de causa y efecto, todo está iluminado. Así que, para ser más precisos, lo que estaríamos viendo sería el espacio de nuestra mente --sólo que oscurecido por nuestras aflicciones o karmas. Dice Alan Wallace en Vajra Essence: "Cuando miramos el Sol, metafóricamente hablando, lo que estamos viendo es la luz de la conciencia. Si no hubiera conciencia, la luz del Sol sería invisible". El Gran Bodhisattva Vacuidad Ilimitada continua:
Oh Maestro, Bhagavan, la naturaleza esencial de mi mente es definitivamente el espacio... Así  el espacio, el sí mismo, los otros, y todos los objetos sensoriales son de un mismo sabor --ciertamente no están separados. Inclusive, es la propia luminosidad del espacio, y nada más, lo que hace que las apariencias se manifiesten. La naturaleza esencial de la mente y su base es el espacio en sí mismo. Varias apariencias ocurren en el reino de la cognición mental --límpidas, claras, conciencia siempre presente. El despliegue de estas apariencias son como los reflejos en un espejo o como las imágenes de planetas y estrellas en una alberca de agua límpida y clara.
Alan Wallace comenta: "sólo existe una fuente de iluminación en el espacio entero: la conciencia, que es no dual con el espacio". La relación entre la mente y el espacio, o la luminosidad y el espacio es un tema fascinante y misterioso que ha sido ricamente tratado en el tantra budista pero también en el hinduista. Es también uno de los temas principales del libro más reciente de David Chaim Smith, The Awakening Ground, quien emplea el lenguaje de la cábala y la alquimia desde una perspectiva no-dual.  Para concluir, una cita de este libro:
Obtenemos el universo que merecemos. Una perspectiva mecánica rinde un universo mecánico, una perspectiva de autoliberación rinde un flujo de vacuidad luminosa que sirve como ofrenda, como aquel que ofrece y como aquel que acepta la ofrenda. Cuando el terreno del despertar es purficado, el universo emerge como la voz de su propia palabra, y la manifestación se vuelve igual a la conciencia.
[...] Al reconocer la unidad innata de la plenitud y la espaciosidad, la mente aprende a "convertirse" en el terreno [ground] sin aferrarse. La mente deja de concebirse como un objeto y se rinde al juego infinito de la luz y el espacio.
Twitter del autor: @alepholo

sábado, 24 de diciembre de 2016

Feliz Navidad a todos.

Sillas Vacias

Se acercan las Fiestas y empiezan los preparativos: los regalos, la decoración, el menú de la cena, el lugar donde reunirse...
Y aparece la pregunta inevitable: "¿Cuántos somos el 24?".
Y en la respuesta, aparecen, implícitamente, las "sillas vacías", las personas que no están...
La persona que está lejos, la que la vida llevó por otro camino, la que eligió no estar, la que se enemistó, la que se llevó la muerte...
Y aparece la tristeza.
Y las "sillas vacías" duelen.
Y necesito ese abrazo contenido y prolongado que no va a llegar...
Y extraño su sonrisa...
Y los ojos se llenan de lágrimas... Y duele...
Pero es la realidad. Y a la realidad hay que aceptarla...
Entonces suspiro hondo y giro la cabeza. Y veo las "sillas ocupadas".
Son las personas que me aman. Y sonrío.
Así es parte de la vida: pérdidas y ganancias...

Así voy a brindar el 24, con lágrimas contenidas por las "sillas vacías", y sonriendo desde el alma por las "sillas ...ocupadas".Feliz.
Si, feliz a pesar de la tristeza.
Porque ser feliz no es necesariamente estar alegre. La alegría es una emoción pasajera que termina cuando el buen momento finaliza. La felicidad es otra cosa. Es un estado del alma. Ser feliz es estar en paz. En paz sabiendo que estoy recorriendo el camino correcto, el que coincide con el sentido de mi vida, el de mis errores y triunfos, con mis miedos y mi coraje... Mi camino, el que yo elegí.
Un camino en el que hice todo lo que pude, y más; por los que no están, a los que me brindé sin condiciones,a los que amé...

Posiblemente tú tendrás, como yo, "sillas vacías" en tu mesa este 24.
A pesar de eso, y por eso, te deseo una FELIZ NAVIDAD.
 Ojalá puedas estar feliz,...en paz  contigo mism@.
YO ELIJO... SER FELIZ.. MIRANDO MIS SILLAS QUE AÚN ESTAN LLENAS... Y LEVANTO MI COPA Y AGRADEZCO A DIOS Y A LA VIDA... TENERLAS... Y LAS VACIAS... LAS COMPLETO EN MI CORAZON CON LOS BUENOS RECUERDOS CUANDO ESTABAN OCUPADAS....
FELICIDADES...

viernes, 23 de diciembre de 2016

Realidad holocúantica. Las realidades paralelas.

ojodeltiempo.com
por Pablo Klte
El científico más grande contemporáneo que existió en la tierra, y con la mente más conectada con el “ser” y la mecánica y matemática del “Do”, fue Nicola Tesla. Nadie a parte de él, fue capaz de salirse completamente de la rama del árbol y ver el tronco. Sus descubrimientos y conocimiento fueron rápidamente absorbidos por la elite y ocultados para ser usados en su beneficio, como hicieron con toda la tecnología E.T recuperada o negociada desde la década del 40 y basada también en los mismos principios que Tesla descubrió, y que solo son aplicaciones de la física de la realidad general, que difieren grandemente de la física de la realidad subjetiva, porque ésta desconoce la naturaleza holocuántica de la realidad. Comencemos pues el viaje hacia lo desconocido para dilucidar su naturaleza y funcionamiento.

Que significa realidad holocúantica?

holocúantica, realidad, universo, olfato , oidos
Se dice que existen dos tipos de realidades, la general que incluye todo lo que existe, aún aquello que está fuera del conocimiento del hombre, y la subjetiva, que es la que se genera desde la mente de cada persona como los juicios, opiniones, suposiciones y creencias.
Por otra parte los seres humanos perciben el mundo a través de sus sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto) cada uno de ellos acotados a un determinado rango específico de percepción.
Cada uno de los sentidos le transmite al cerebro determinados datos utilizando señales químicas y eléctricas que él interpreta y de ahí en más le da un sentido, esta sería la realidad general que se vuelve relativa precisamente por la percepción limitada que tiene el hombre.
Por ello, la realidad es distinta para cada persona pues está filtrado por su realidad relativa y también interpretado por la realidad subjetiva.

¿De que manera se forma la realidad subjetiva?

Cabe ahora explicar cómo se forma y funciona la realidad subjetiva en la que el hombre se mueve, teniendo en cuenta que todo el Universo conocido es “energía” que se manifiesta en diferentes formas.
A su vez la energía está formada por la luz que se conecta cuánticamente por hilos de energía que conforman una trama por la que se desplaza que son “las octavas”, distintas frecuencias de energía que, al combinarse y desplazarse, forman la realidad.
Así, cada pensamiento, palabra y obra que realiza una persona es energía proyectada que “la octava” utiliza como materia prima para formar la realidad subjetiva que la mente individual y colectiva proyecta formando la realidad holocuántica.
Muchas veces, gracias a determinadas señales y tomando la decisión correcta el individuo cambia la realidad holocuánticamente y lo hace de forma casi inconsciente, naciendo así una realidad alternativa que puede resultar más beneficiosa, como por ejemplo salir ileso de un accidente por haberse atrasado en salir de casa.
A pesar de esta realidad alternativa, que puede crearse en un momento determinado, las otras realidades siguen existiendo de forma simultánea como universos paralelos, algo que la física cuántica ha comprobado.

Universo Holocuántico

En las últimas décadas y en diferentes ámbitos científicos se apunta a un cambio de paradigma en el que la energía oscura, la información, el principio holográfico y el vacío cuántico se vienen integrando en los que se denomina como la “Teoría integral del Todo” que busca describir el funcionamiento del  universo y también la esencia misma de los procesos cuánticos, siendo una evolución en lo que promete ser la esencia de la ciencia del futuro y en la que la realidad holocuántica está presente, ya que se afirma que todas las dimensiones son iguales.
Diversas evidencias han demostrado que el universo y los seres vivos operan como un holograma cuántico en que las partículas tienen capacidad de estar comunicadas a través de un proceso cuántico-holográfico y lo hacen a distancia o sea que no se da el principio de localidad espacio-temporal, por ello es posible afirmar que toda la información que contiene un holograma cuántico puede codificar la historia completa de eventos, de ahí que los procesos holocuánticos representan una propiedad de toda materia física.
Las líneas de tiempo son creadas holocuánticamente sin importar que energía se utilice ya que solo varía la calidad y el producto final, ya que la diferencia entre la energía del amor y la del odio no existe y ambas pueden utilizarse para los mismos fines a pesar que una será más fuerte que la otra, pero que en ambos casos permitirá ver al individuo la realidad holocuántica en la que habita.

De qué manera crear nuestro Universo

Todas las personas pueden aprender a modelar su  propio Universo y para ello es necesario adquirir el conocimiento real para comprender la estructura holocuántica de la propia realidad; ya que el universo de cada individuo es único, solo para él y para nadie más.
Creer que solo existe un objeto u hecho que es compartido por todos demuestra la incapacidad que tienen los sentidos para ver que ese objeto, situación o persona tiene en realidad infinitas micro-versiones y que una de ellas es parte de la realidad y el universo particular de una persona, mientras que las otras versiones son similares pero forman parte de las realidades de otros individuos.
Cuando las personas tienen control sobre sus propias realidades holocuánticas y de lo que desean para ellos mismos tienen la posibilidad de provocar un fenómeno común macro que podría sumar esas realidades personales y conseguí un estado de paz, armonía y solidaridad en el mundo. Pero, como no existe control sobre las  realidades holocuánticas de otras personas, por ahora solo es posible vivir la propia y crear las situaciones que cada individuo desee para sí mismo.

ME GUSTA CUANDO LAS PERSONAS TOCAN MI ALMA SIN PEDIR PERMISO

consejosdelconejo.com
Las personas que admiro apenas caben en los dedos de una mano. Son las que observo y escucho en silencio, son las que me enriquecen y las que casi sin quererlo, me hacen ser mejor cada día. Ahora bien, ellas ni siquiera se dan cuenta, porque sus corazones son humildes y no comprenden si quiera el alcance de sus ejemplos.
Podríamos decir sin equivocarnos que toda persona necesita a alguien a quien admirar, alguien que le sirva de referente y que le inspire. No se trata de tomar un modelo, de imitar las palabras de un pensador, un escritor o un gurú de los medios. Necesitamos también referentes cercanos.
Es posible que identifiques a este tipo de personas en algún familiar, en un amigo o incluso, por qué no, en nuestra pareja. Si es así, si ya cuentas con esa presencia positiva y reconfortante, no la pierdas. Atiéndela, cuídala y déjate envolver por cada uno de sus estímulos positivos.
Suele decirse que hay presencias irrepetibles a lo largo de nuestra vida, personas que dejan huella. Puesto que todos somos breves inquilinos de este mundo, no dudes en aprovechar cada instante, cada momento en su compañía.

Personas significativas que enriquecen, que suman y no restan

Estamos seguros que a lo largo de tu vida has conocido personas que quitan más que aportan, que restan más que enriquecen. Es algo habitual y no por ello hemos de frustrarnos o aún menos, darnos por vencidos.
Algo que debemos tener muy en cuenta es que para construir este tipo de relaciones positivas y significativas, es necesario que también nosotros pongamos de nuestra parte.
  • Confía. Es posible que te hayan herido bastantes veces a lo largo de tu vida, que la familia te fallara en el instante más necesitado. Ahora bien, no cometas el error de cerrar tu corazón, y vestirlo de amarguras.
  • Déjate llevar por tus sentidos. La bondad atrae a la bondad. Si tu esencia es noble, conectarás con alguien con las mismas características, con los mismos valores. Si alguna vez te equivocaste, seguro que ahora ya tienes la lección aprendida y sabes muy bien quién merece estar en tu vida y quien no.
  • Aprende: las personas no debemos dejar nunca de aprender, y para hacerlo es necesario ser humilde. Puede que los libros te digan mucho, que la vida te haya enseñado infinidad de cosas… Ahora bien, si hay algo auténtico y enriquecedor, es permitir abrir nuestro corazón a personas que nos pueden enriquecer, traernos otros puntos de vista, trasmitirnos calma y bienestar…

Los pilares de las relaciones significativas: compromiso y confianza

No importa si esas personas que habitan en tu alma ahora mismo son tus padres, tus hermanos, tus amigos o tu pareja. Toda relación significativa y enriquecedora está sustentada por dos raíces que nunca deberían quebrarse: el compromiso y la confianza.
Las relaciones significativas, ésas que nos aportan las personas que sin saber muy bien cómo son guías y huéspedes en nuestro corazón, se diferencian del resto de muy diversas formas. Son pequeños detalles que se intuyen casi desde el primer momento.
  • Esa amistad, ese cariño, no se mide por la cantidad de veces que nos vemos a la semana. Ni por los favores que nos hagamos, ni por las confesiones ni por los cafés compartidos. Se mide por la calidad y la complicidad de esos instantes vividos.
  • La confianza va más allá de un “tú me das yo te doy”. Es un “estoy aquí para ti”, y con ello ya no hay necesidad de decir más, el cariño y la complicidad está implícita en ambas partes.
  • En este tipo de relaciones, y con estas personas, podemos ser nosotros mismos en toda nuestra profundidad, matices y detalles. La otra persona conoce muy bien nuestras sombras y defectos, sin embargo, casi sin darse cuenta nos va ayudando a ser mejor de lo que éramos ayer.
Hay personas de esencia verdadera, de sonrisas auténticas que nos enseñan a ser más completos. En ocasiones, todos necesitamos de estos encuentros, porque la vida no es solo un trabajo, comer, coger el coche o comer con la familia.
Vivir es dejarse sorprender y permitirnos lo imprevisto, es dar la entrada a estas relaciones positivas que nos traen vientos nuevos que enriquecen mente y cuerpo, y que casi sin pedir permiso… se van instalando en nuestra alma.
En la vida siempre existirán personas que valgan la pena, seres que dan calor en días oscuros y que te dirán la palabra adecuada en el instante más necesitado. La bondad, como la luz del sol es algo que nunca se extinguirá.
-Valeria Sabater-