Muy recomendada.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

HAY GENTE QUE NO ES POBRE POR COMO VISTE, SINO POR COMO PIENSA

consejosdelconejo.com
Soy de esas personas raras que piensa que la riqueza no se halla en ningún bien material. Rico es quien invierte en el respeto, quien practica la bondad sin mirar a quien. Millonarios son los que cuentan con el respeto y el cariño de sus amigos y familiares, porque la auténtica abundancia no está en el dinero, sino en la felicidad.
Hay gente que, efectivamente, no es pobre por cómo vive, sino por como piensa. Todos conocemos a alguna persona que avanza por la vida con la cabeza bien alta, ostentando el encumbrado brillo de su posición mientras atiende el mundo con la pátina de la soberbia. En sus corazones no hay empatía, en sus mentes no existe humildad ni cercanía y lo más probable es que tampoco sepan a qué sabe realmente la felicidad.
Los pensamientos, valores y actitudes son los que conforman nuestra auténtica piel, esa que se ve desde el exterior y que nos identifica en el trato cotidiano. Quien entiende de respeto, destaca y consolida grandes vínculos, pero quien cultiva una mente inflexible y rencorosa, cosecha desconfianza.
Hay personas pobres muy ricas de corazón y ricos muy pobres de afectos (y a la inversa). Somos, sin duda, un mundo complejo y a instantes caótico donde estamos obligados a cohabitar. De ahí una conclusión: valdría la pena invertir más esfuerzos en ese mundo interior tan falto de nutrientes con los que conseguir un escenario más respetuoso en el que crecer en armonía.
Te proponemos reflexionar sobre ello

Las victorias hechas desde el corazón nos hacen ricos.

En los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro hubo una escena que dio la vuelta al mundo y nos conmovió a todos. Abbey D’Agostino atleta de Estados Unidos y Nikki Hamblin de Nueva Zelanda, chocaron durante un momento en la final de 5.000 metros. La estadounidense, como pudo saberse después, se rompió el menisco y el ligamento cruzado en ese mismo instante.
Ahora bien, tras ese incidente, la neozelandesa hubiera podido apurar sus opciones recorriendo la distancia perdida. Sin embargo, no lo hizo. Se detuvo y decidió ayudar a su contrincante, a Abbey D’Agostino. Al final, las dos atletas recorrieron los pocos metros que faltaban hasta la meta entre lágrimas, dolor y mucha emoción. Fue un acto desinteresado lleno de deportividad, de bondad y de una grandeza que nos emocionó a la mayoría.
Aquello se mereció sin duda una medalla de oro, sin embargo, aún hubo quien llegó a decir que la atleta neozelandesa no tenía que haberse detenido. Que tenía que haber recuperado el tiempo perdido. Pensar que existen mentes capaces de no empatizar con este tipo de actos nos sobrecoge. La magia del bien no es solo un valor abstracto. Es un acto instintivo que habita en nuestro cerebro con un fin muy concreto: garantizar la supervivencia de nuestra especie.
La escena de Nikki Hamblin ayudando a Abbey D’Agostino nos demuestra cómo un acto de bondad consigue que dos personas lleguen a la meta de la vida. No una, sino ambas. Así pues, más allá de esas estrategias evolucionistas donde solo el más fuerte sobrevive, hay muchos más actos que se basan en la empatía y la colaboración antes que en la depredación.

Ser pobre de mente y corazón es desperdiciar la vida.

Más allá de lo que pueda parecer, la persona pobre de mente y corazón no abunda tanto como pensamos. La especie sobrevive, el más fuerte puede ser a veces el más noble y el mal no siempre triunfa. La mayoría de nosotros seguimos siendo reaccionarios ante las injusticias, ante los egoísmos y las vulneraciones. Todo ello nos demuestra por qué actos como el de estas atletas llega a todo el mundo con tanta fuerza.
Es como si estas escenas desintoxicaran nuestros corazones para hacernos ver que la bondad, efectivamente, sigue triunfando, y aún más: nos contagia. No obstante, cabe decir que el pobre de mente y corazón no siempre actúa con maldad. Lo que hay en realidad es una falta de receptividad y de empatía. Son corazones incapaces de ver más allá del elegante ático de su solitario mundo de egoísmos. Es algo que hemos de asumir. No podemos cambiarlos, ni convencerlos ni aún menos pelear con ellos.
Se trata de “ser y dejar ser”. Porque quien es pobre de mente valores y afectos desperdicia su vida. Es como un elemento extraño que al final, en el epílogo de su vida, descubre su propia soledad. Envuelto en el velo de la amargura llega a la sutil conclusión de el mundo va en su contra. Que nadie valora lo que es y lo que ha hecho.
Aunque en cierto modo es así. La bondad siempre vence a la indiferencia y la deja de lado. Tal vez, y en cierto modo, somos como esas bandadas fascinantes de estorninos que avanzan en la vida como en una coreografía, sincronizados, seguimos creyendo en la nobleza del ser humano.
Sabemos que hacer el bien es necesario para nuestra especie y por ello, ante un acto de altruismo, respeto y amor, seguimos emocionándonos – Carl Jung
-Valeria Sabater-

La historia de la mente es la mente

ojodeltiempo.com
por Pablo Klte
Para entrar en esto realmente a fondo hace falta mucha inteligencia, y por inteligencia quiero decir la comprensión de todas las influencias, y el estar libre de ellas. La influencia es la causa del condicionamiento. Se os ha educado para creer en Dios, en Cristo, repitiendo cosas día tras día, mientras que en la India descartan todo eso, ‑porque han sido criados con sus propios santos y dioses. La cuestión es pues si la mente, que ha sido influida por el fuerte peso de la tradición, siglo tras siglo, podrá dejar de lado todo eso sin esfuerzo. ¿Podéis salir de todo ello, de todo ese trasfondo, tan libremente como podéis salir de este salón? Y, ¿no es este trasfondo la mente misma? La historia de la mente es la mente. No sé si me expreso con claridad.
La mente es el trasfondo; la mente es la tradición; la mente es el resultado del tiempo. Y al ver que no hay esperanza en sus propias actividades, dice finalmente que existe la gracia de Dios y que debe esperarla, aceptarla, recibirla ‑lo que es otra forma de influencia- y una mente así no es inteligente.
Así pues, ¿qué va uno a hacer? Estoy seguro de que tenéis que haber pasado por todo esto. Tenéis que haber experimentado con ello: no aceptar, no confiar en la autoridad, no dejaros influir. Tenéis que haber comprendido que la mente misma no puede hacer nada. Es su propia esclava, ha creado su propio condicionamiento. Y toda reacción a ese condicionamiento no hace más que aumentarlo. Todo movimiento, todo pensamiento, toda acción que se desarrolla dentro de la mente, está aún en el campo limitado de sus propios valores. Si uno ha penetrado hasta ahí ‑no teórica, no intelectual, no verbalmente, sino de hecho- ¿qué pasa entonces? Espero comprenderéis la cuestión.
La cuestión es que para la mente que quiera descubrir lo que es verdad y si existe algo que es inmensurable e innombrable, tiene que cesar toda autoridad: la de la ley tanto como la autoridad de la experiencia. Esto no significa que yo conduzca el coche por el lado no permitido del camino. Significa que la mente rechaza la autoridad de toda experiencia, que es el conocimiento, que es la palabra; y que rechaza las formas extraordinariamente sutiles de la influencia, la ‘expectativa para recibir’, las esperanzas. Entonces la mente es en realidad inteligente.
Penetrar en uno mismo tan honda y completamente, es muy ardua tarea. Aplicarse a cualquier cosa requiere energía, no esfuerzo. Y si uno ha llegado hasta ahí, entonces ¿queda algo de la mente tal como la conocemos? ¿Y no es necesario llegar a ese estado? Porque ese, por cierto, es el único estado creativo. Escribir un poema, pintar cuadros, levantar un edificio, y todo eso, seguramente, no puede llamarse creador en el verdadero sentido de la palabra.
Como veis, percibe uno que la creación, eso que llamamos Dios, o verdad, o como queráis llamarlo, no es para una minoría selecta. No es para los que meramente tienen capacidad, un talento, como Miguel Ángel, Beethoven, o los modernos arquitectos, poetas y artistas. Creo que es posible para todos, ese extraordinario sentimiento de inmensidad, de algo que no tiene barreras, que no tiene límites, que no puede ser medido por la mente ni expresado en palabras. Creo que es posible para todos.
Pero no es un resultado. Surge cuando la mente empieza con la cosa más próxima, que es ella misma, no cuando persigue lo más lejano, lo inimaginable, lo desconocido. Lo que se lo va a revelar es el autoconocer, la comprensión de sí misma; id a eso, ved lo que es, no busquéis algo externo. La mente es cosa realmente extraordinaria. Tal como la conocemos, es el resultado del tiempo; y el tiempo es la autoridad: la autoridad de lo bueno y de lo malo, de lo que se debe y de lo que no se debe hacer, de la tradición, de las influencias, del condicionamiento.
¿Puede pues la mente, vuestra mente, ‑no hablo en forma personal- descubrir por completo su condicionamiento, tanto el consciente como el inconsciente, y salir de él? ‘Salir’ es sólo una expresión verbal. Mas cuando la mente ve su condicionamiento y comprende toda su operación, todo su mecanismo, entonces, de golpe, la mente está en la otra orilla.
El Estado Creativo de la Mente
Krishnamurti

martes, 29 de noviembre de 2016

Las ecuaciones matemáticas como pensamientos divinos

pijamasurf.com
Pijamasurf
Una de las cuestiones más asombrosas de las matemáticas es que parecen existir en la naturaleza como si embebieran el tejido del universo y los matemático sólo las descubrieran. Así, la famosa motivación de Einstein era "conocer el pensamiento de Dios". Con esto Einstein no se refería a una deidad-persona --del estilo del dios judeocristiano-- sino a la inteligencia y el orden mismo del universo que se expresaba en la belleza de las matemáticas. En una entrevista de 1930 publicada en el libro Glimpses of the Great de G. S. Viereck, Einstein explica:
La mente humana, no importa qué tan entrenada esté, no puede abarcar el universo. Estamos en la posición del niño pequeño que entra a una inmensa biblioteca con cientos de libros de diferentes lenguas. El niño sabe que alguien debe de haber escrito esos libros. No sabe cómo o quién. No entiende los idiomas en los que esos libros fueron escritos. El niño percibe un plan definido en el arreglo de los libros, un orden misterioso, el cual no comprende, sólo sospecha. Esa, me parece, es la actitud de la mente humana, incluso la más grande y culta, en torno a Dios. Vemos un universo maravillosamente arreglado, que obedece ciertas leyes, pero apenas entendemos esas leyes. Nuestras mentes limitadas no pueden aprehender la fuerza misteriosa que mueve a las constelaciones. Me fascina el panteísmo de Spinoza, porque él es el primer filósofo que trata al alma y al cuerpo como si fueran uno mismo, no dos cosas separadas.
La idea de que el mundo en el que vivimos es una  representación de una realidad más fundamental (las matemáticas) nos viene en Occidente de Platón e incluso de Pitágoras. El filósofo y matemático pitagórico Nicómaco escribió:
Todo lo que por naturaleza ha sido dispuesto en el universo con un método sistemático parece haber sido determinado y ordenado como entero y como parte por la preclaridad de la mente de aquel que creó todas las cosas; ya que ese patrón estaba fijo como un esbozo preliminar, por el dominio del número preexistente en la mente del Dios creador; número conceptual e inmaterial en toda forma, y al mismo tiempo la verdadera y eterna esencia, así que en referencia a él, como a un plan artístico, deben ser creadas todas estas cosas, el tiempo, el movimiento, el cielo, las estrellas y todas las revoluciones.
En tiempos más recientes tenemos el caso del prodigioso matemático indio Srinivasa Aiyangar Ramanujan, cuyos logros en los campos de la teoría de números, las series infinitas y el análisis matemático deslumbraron a sus colegas, especialmente porque Ramanujan fue completamente autodidacta y sostenía que sus conocimientos provenían de estados místicos. Ramanujan murió tempranamente a los 33 años, como una supernova de las matemáticas. Recientemente se ha llevado su historia a una película: The Man Who Knew Infinity. Su frase famosa es: "una ecuación no tiene ningún significado para mí si no expresa un pensamiento de Dios".
En su estudio de los templos egipcios, René Schwaller de Lubicz entendió que los egipcios desarrollaron una teología matemática basada en el número de oro, phi. Su entendimiento numérico del Génesis sugiere que la Creación es “el paso del Uno al Dos”, o el paso de la unidad a la multiplicidad, en el cual, sin embargo, se mantiene la unidad. Schwaller de Lubicz considera que el mundo creado no es más que la división de la unidad de tal forma que permanezca unitaria en la dualidad; esa división, que es la creación –puesto que todo crece dividiéndose– se ejecuta a través de phi y por lo tanto podemos observar esta proporción en la armonía con la que crece la naturaleza (más sobre la teología faraónica del número aquí).
Aunque esta perspectiva que mezcla las matemáticas con una inteligencia divina podría parecer extraña a la ciencia, en realidad muchos físicos tienen una visión platónica del mundo, la cual nace en gran medida de la incapacidad de explicar cómo puede existir un orden matemático trascendente sin que exprese una inteligencia divina. Por ejemplo, Max Tegmark, un reconocido físico, explica:
El tiempo-espacio es puramente una estructura matemática en el sentido en el que no tiene propiedades que no sean propiedades matemáticas, por ejemplo el número 4, su número de dimensiones. En mi libro Our Mathematical Universe, argumento que no sólo el tiempo-espacio sino toda nuestra realidad externa física es una estructura matemática, lo que por definición es una entidad abstracta inmutable existiendo fuera del tiempo-espacio.
Evidentemente, los físicos actuales son muy cautos al hablar de estas cosas y no mencionan a Dios o lo divino. No obstante, esta noción de que las matemáticas son inmutables y existen más allá del espacio-tiempo no puede explicarse bajo la noción materialista y estocástica que predomina en la ciencia, pues significa necesariamente que existe una inteligencia que no tiene una base material, la cual in-forma al universo, el cual no puede considerarse como un proceso evolutivo aleatorio, sino más bien como la expresión de un principio mental inmaterial. Dios finalmente es sólo un concepto y podemos entender esto sin la necesidad de un concepto de divinidad. Dicho eso, el materialismo es también sólo un concepto y se queda muy corto al comprender la vastedad del universo.

Cómo reconocer a quienes conociste en Vidas Pasadas

ojodeltiempo.com
por Damian NT

¿Cómo puedes reconocer a quienes conociste anteriormente?

En una multitud de extraños, a veces hay una persona que, al primer encuentro, sientes que la conoces desde hace mucho tiempo.
Con otras jamás percibes esa afinidad, a pesar de que puedas tener una gran relación con ellas. Si estás libre de prejuicios y no permites que te engañe la atracción sexual, cuando encuentres almas cuyos rostros y personalidades te atraigan con mucha más fuerza que otras, es muy probable que hayas conocido a esas almas en el pasado.

Una pequeña prueba ayudará también a determinar cuáles son las verdaderas amistades del pasado.

Tal vez tengas muchos supuestos “amigos”, que te dirán que eres maravilloso y estarán de acuerdo con todo lo que digas. Tales individuos te necesitan porque quieren obtener algo de tí para su propio beneficio. Los verdaderos amigos no desean más que disfrutar de tu presencia.
A veces, la prueba que distingue a los amigos reside en la forma en que se comportan contigo cuando has hecho algo que les provoca o contradice.
Quienes en verdad te aman nunca tomarán represalias ni te abandonarán, a pesar de que puedan existir desacuerdos.
Tus auténticas amistades de otras vidas te brindarán un amor sin condiciones.
Hagas lo que hagas, ellos siempre te ofrecerán su amistad. Cualquiera que te ame de manera incondicional es alguien a quien ya conociste con anterioridad. Esa es la clase de amistad que igualmente tú debes prodigar.
Al analizar quiénes son tus amigos de vidas pasadas, un rasgo que también te resultará revelador es el grado de afinidad que sientas con ellos.
Conforme concentres gradualmente tu conciencia en el desarrollo de una amistad verdadera con otra persona, advertirás que comienzas a conocer lo que esa persona sentirá o cómo responderá, aún antes de que reaccione.
Si puedes hacerlo poco tiempo después de haber iniciado la relación, con seguridad conociste a esa persona en vidas pretéritas.

Estos son algunos de los signos por los cuales sabemos quiénes fueron nuestros amigos del pasado.

Paramahansa Yogananda
Paramahansa Yogananda
Sé cordial con todos, mas no esperes que ellos sean tus amigos, a menos que hayan pasado estas pruebas. A quienes no las pasen, prodígales amor y consideración, pero recuerda que no están preparados para recibir tu amistad.
No debes permitir que tu corazón o tus sentimientos resulten afectados. La mansión de la amistad debe edificarse sobre cimientos sólidos.
Si disientes de lo que piensan tus amigos y pierdes su estimación debido a éso, sabrás entonces que no eran, en verdad, tus amigos.
No debes tratar de edificar la mansión de la amistad sobre las arenas de tales relaciones.
La mayoría de las personas son egoístas; desean complacer a los demás por lo que puedan obtener de ellos.
Dichas personas dicen “Si” indiscriminadamente, impulsados por la conveniencia del momento.
Nunca renuncies a tu libre albedrío ni comprometas tu conciencia e ideales para obtener algún provecho. Mantente fiel a los más nobles principios.
Del libro “El Viaje a la Iluminación”.
Fuente: http://reikiterapiasalternativas.blogspot.com.ar

lunes, 28 de noviembre de 2016

No me digas que no tienes tiempo, dime que tus prioridades son otras

brujulacuidador.com
Aprendí que quien no te busca no te extraña y quien no te extraña, no te quiere. Que la vida decide quién entra en tu vida, pero tú decides quien se queda. Que la verdad duele una sola vez y la mentira duele para siempre. Por eso valora a quien te valora, y no trates como prioridad a quien te trata como una opción. -Anónimo-
Si alguien quiere, tendrá tiempo. Si no tiene tiempo es porque no quiere o porque tiene otras prioridades que le interesan más. Así, no dejes que te mientan y tampoco te engañes. De hecho,siempre habrá un hueco reservado para una persona a quien se tiene ganas de ver, con quien se tiene intención de hablar o de quien preocuparse: es la base del cariño y del amor.
Conforme vamos creciendo la vida nos va poniendo más complicada la tarea de conseguir esos huecos para los demás o incluso para aquellas actividades que tanto nos gustan, principalmente porque nos invaden otras ocupaciones que nos roban casi la totalidad del tiempo libre del que disponemos. Sin embargo, no es verdad que no lo tengamos: dicen que “querer es poder” y, en el caso de las relaciones personales, resulta una premisa muy importante.
La atención no se ruega
Es una consecuencia natural del paso de los años que tengamos que ir aprendiendo a organizar los espacios libres que otras cosas como el trabajo, los niños o los estudios nos permiten; razón por la cual hay quien afirma que la vida es un cúmulo de prioridades y segundas opciones.
Cuando clasificamos mentalmente nuestras relaciones en prioridades u opciones lo que hacemos realmente es movernos en función del valor que le damos a unas u otras personas. Por lo tanto, abre los ojos todo lo que puedas y, si te das cuenta de que no te dan el valor que te mereces, no lo ruegues: mendigar atención es algo que sí que no se merece nadie.
Si te encuentras en esa situación en la que sientes que das el 100 por 100 de ti misma por algo que debe ser recíproco y no lo es, quizá es el momento de ver que detrás de la falta de tiempo hay excusas y poco interés. Suele ser doloroso y decepcionante, pero es más saludable a la larga solucionar ese desequilibrio que seguir manteniéndolo: al fin y al cabo la unión de dos personas es un contrato, en el cual dar es gratificante pero recibir también es necesario.
¿Cómo sé si me trata como una prioridad?
Existen algunos comportamientos claves que nos ayudan a darnos cuenta de cuando no quieren compartir aunque sea una pequeña porción de tiempo con nosotros. La motivación de muchos de ellos se basa en que te vean como una posibilidad y no como una certeza. Piensa que te mereces ser un plan prioritario y no una opción segura cuando los planes iniciales fallen.
Por ejemplo, a todos nos ha pasado tener a un amigo, una pareja o un familiar al que incluiríamos sin dudarlo dentro de nuestras prioridades pero que, en un momento dado, ha comenzado a darnos un poco de lado. Puede que algo haya pasado y lo mejor es hablarlo, pero también puede que ya lo hayas hecho y la falta de interés por mantener el contacto o conservar la relación empeore progresivamente: recuerda que quererse no tiene calendario.
La libertad es saber elegir
Cuando alguien nos toma como una opción secundaria, como el plan B que a nadie le gusta ser, lo que está haciendo es elegir libremente qué compartir de sí mismo y con quién hacerlo y resulta que esa elección nos ha colocado en un segundo plano.
Aunque te duela, no se puede obligar a los demás a que te respondan como te gustaría, al igual que tampoco puedes sacrificar tu dignidad y tu amor propio a costa del egoísmo de esa persona. El afecto desigual solo te conducirá a una realidad falsa llena de esperanza por un futuro que es improbable que alguna vez llegue a ser presente.
Esa libertad de elección tú también la tienes. Elige bien a quién quieres en tu vida y, cuando lo hagas, es probable que sea el momento de pensar quién te ha elegido en la suya: valora a
quien te demuestre que quiere estar a tu lado.
Se trata de cultivar relaciones honestas que permitan mantener una autoestima equilibrada y nos dejen retroalimentarnos de las pequeñas cosas de los dos. No es algo fácil, pero los retos con las mejores recompensas nunca lo fueron.
Cristina Medina Gómez
Fuente: lamenteesmaravillosa

SÍNTOMAS DE QUE TE ESTÁN ROBANDO ENERGÍA

autocoachingpnl.com
SÍNTOMAS DE QUE TE ESTÁN ROBANDO ENERGÍA
por admin · Publicada 27 octubre, 2016 · Actualizado 27 noviembre, 2016
Debes tener los sentidos alerta si estas notando alguno de todos estos síntomas. sobre todo si has ido al medico y te ha dicho que todo anda bien y no tienes ninguna ;enfermedad; ni en analíticas, ni en radiografías, ni en revisiones regulares
Los síntomas son los siguientes:
–Enfermedades raras y extrañas que por lo tanto no responde a tratamientos médicos convencionales.
–Malestar en todo el cuerpo; decaimiento general, debilidad falta de energía.
–Dificultades absurdas para lograr el éxito y triunfo deseado, tropiezo en todo lo que se emprenden.
–Rechazo repentino de familiares y amigos.
–Manifestaciones de fenómenos malignos, dañinos negativos alrededor de la persona afectada, en su hogar, su negocio.
–Fracasos continuos en el amor sin causa aparente, interferencias para lograr una relación amorosa duradera y feliz.
–Perdidas continuos de dinero gastos inexplicables; fracaso en los negocio y contratiempos en todo lo que emprenda relacionado con el bienestar económico y material.
–Verse constantemente involucrado en intrigas, rumores, mentiras y problemas con todo el mundo general, llevando la peor parte de cada una de estas situaciones.
–Continuo de dolores de cabeza, sentirse un peso en los hombros y en la nuca, insomnio pesadillas frecuentes, desasosiego general, nerviosismo inexplicable, falta de paz espiritual.
–No hallarse bien y sentirse intranquilo, ni en su casa ni en su trabajo, ni en ninguna otra parte donde se encuentre, viviendo en depresión profunda y grande.
–Accidentes raros y en muy extrañas y raras situaciones, sin explicación ni lógica alguna.
–Cambio repentino de personalidad, cambio violento de actitud, hacia familiares, amigos conocidos, graves cambios con los hijos y con la esposa, Violencia y agresividad desmedida para con extraños y con los seres queridos.
–Despido sin justificativo del trabajo.
–Problemas legales y policiales confundiéndose todo y enredando las situaciones inexplicablemente.
–Desgano general en el trabajo y para emprender cualquier plan, actividad o labor por pequeña que esta sea.
–Una actitud negativa y pesimista ante la vida en general, ver el futuro oscuro sin esperanzas, ser fatalista, vivir echado en una cama, con total desgano : para comer, asearse o para salir de casa.
–Mal humor y ataques de rabia o ira sin motivo justificado.
–Te levantas muy cansado/a, dolores o molestias en cuello y/o espalda, Malestar general.
–Respondes desmesuradamente a cualquier cosa que intérpretes como un ataque verbal, sientes una angustia dentro de ti q no ves q se te corresponda con tu vida
–Mareos. Mucho frío siempre. Sientes como un vacío interior difícil de explicar, cosa que antes no tenías, a veces no te reconoces por tus acciones, no consigues tener energía por mucho que descanses.

PRIMERO DE TODO Y MUY IMPORTANTE:
Descartando que no hayan causas medicas, antes de nada. Y por supuesto, siempre antes de considerar que se deba a causas esotéricas, si has experimentado muchos de estos síntomas que hemos descrito, tus molestias pueden deberse a que algún espíritu “o entidad espiritual” está unido a nosotros por una lazo energético a nuestro cuerpo energético” normalmente la parte trasera de algún chakra medio, por el cuello y/o la espalda”
Cómo protegerse de los vampiros de energía?
Muchas veces cuando estamos cerca de una persona, nos sentimos, de pronto, cansados, agotados, con malestares en el cuerpo  y hasta deprimidos.  En otras palabras, estamos súbitamente sin energía y es, en ese momento, cuando nos preguntamos ¿Qué pasó?
Tal como cuenta la leyenda sobre los seres que extraen la sangre de sus víctimas para seguir con vida, existen personas que absorben la energía de quienes se encuentran a su alrededor, pero lo hacen, en la mayoría de las veces, de una forma inconsciente.  Son personas negativas, conflictivas y que siempre ven el vaso de agua medio vacío en lugar de medio lleno.
Para evitar que nos absorban energía, lo mejor es alejarse de ellos.  Sin embargo, cuando de todos modos es necesario permanecer cerca de ellos porque es un compañero de trabajo o un familiar muy cercano, es necesario desarrollar un escudo para repeler y defenderse de forma tal que se evite perder energía vital.
A continuación un ritual de escudo y de protección para los vampiros energéticos.
Protección contra los vampiros energéticos que visitan con frecuencia la casa. Este tipo de vampiro puede ser un amigo o amiga de la infancia, primo o prima y hasta vecino.  Una forma de evitar que nos absorba energía es mediante el siguiente ritual:
Colocar sobre un plato de madera, o algo similar una vela verde. Dejar esta vela quede prendida durante toda una noche (tener  cuidado que no caiga y encienda algo de la casa como las cortinas).  Al día siguiente, limpiar este plato el cual será como un escudo mágico.
Para activarlo, se debe poner de pie frente a la puerta de entrada de la casa, tomar con las dos manos el plato. Lentamente, llevarlo a la parte superior de la cabeza, luego al frente de su pecho. Posteriormente, hacia la derecha de su cuerpo y hacia la izquierda.
Por último, se debe acercarlo  al pie derecho, luego, al izquierdo.  Por último, se debe rezar, a partir de ese día, una novena a San Miguel Arcángel siempre con el plato mirando hacia la puerta como si fuera un espejo que repele lo  negativo.
Protección con los vampiros energéticos laborales. Muchas personas cuando están en el trabajo sufren frecuentemente de falta de concentración, dolores físicos y sienten que un malestar general los invade especialmente cuando una determinada persona se encuentra cerca de ellos.
Para protegerse de esa situación, se debe colocar dentro de un sobre rojo, tomillo y ajenjo. Luego, escriba en diferentes papeles los nombres de las personas que siente que le absorben  energías.
Ciérrelo con lacre o cola y diga: “Si quieres molestar, busca tu nombre en el sobre, quédate allí hasta que las hierbas te retengan, limpien o disuenan”. Esconda el sobre en su lugar de trabajo. Cada vez que la persona esté cerca, tome el sobre y sacúdalo repitiendo la oración.
Casos especiales: Un novio o novia que es un vampiro energético. Si se ha descubierto que el novio o novia o quien que  se tiene una relación de pareja es un vampiro energético y se desea que esta situación termine, se puede utilizar el siguiente ritual:
Untarse las manos con unas gotitas de aceite de cocina. Luego, se debe escribir en un papel el nombre de la persona y, al lado, colocar su nombre. Sostener el papel entre ambas manos, palma con palma, como si fuera a rezar y, agitándolas, diga tres veces: “Unidos estuvimos en vinculo nocivo”. Abrir las manos, mirar fijamente el nombre de la otra persona y repetir tres veces más: “Es tiempo de alejarse y decir adiós”.
Luego, tomar una tijera, que previamente habrá sumergido tres veces en agua bendita, y cortar el papel por el medio. Guardar su nombre en el bolsillo que tenga más cercano a su corazón y tomar un puñado de sal gruesa y arrojar el papel que contiene nombre de la otra persona allí,  lanzar la sal y el papel al mar.

domingo, 27 de noviembre de 2016

LA REPETICIÓN DE PATRONES TÓXICOS

evolucionconsciente.org
LA REPETICIÓN DE PATRONES TÓXICOS. ELECCIÓN DE PAREJA.
De nuevo en el borde de la cama, mis ojos vidriosos repasan cada recuerdo como si leyeran un libro abierto. De nuevo en el mismo punto, con el mismo lastre que sobrecarga el interior de mi cuerpo. ¿Cómo es posible? Personas distintas, relaciones análogas. Idénticas emociones en forma de tormenta que rasgan por dentro. Una mala fotocopia de una imagen distorsionada copiada en otro momento.
Y ahora no queda más que el vacío de la ausencia.
¿Cómo seleccionamos a otro ser humano para establecer una relación amorosa?
A priori, buscamos establecer una relación satisfactoria y duradera, que permita alcanzar determinadas metas y valores, y que satisfaga necesidades psicológicas y biológicas que aseguran el cuidado, preservación, e integridad física y mental. Y esta idea puede cumplirse en personas que debido a su historia biográfica y características psicológicas, les permite disponer de vínculos que, a pesar de los conflictos, contribuyen a su estabilidad, al sentimiento de seguridad y a dicho equilibrio psicobiológico. Sin embargo, no siempre es así…
Muchos tienden a elegir parejas con las que construyen y repiten vínculos inestables, perturbadores, destructivos o patológicos. ¿Por qué no impiden la experiencia dolorosa y el aprendizaje que vuelvan a emerger las mismas configuraciones de relación?¿por qué de nuevo atraídos por mismos rasgos de personalidad?¿por qué con personas diferentes se repiten los mismos círculos viciosos?
Una elección no elegida
El quid de la cuestión es que no elegimos sentirnos atraídos por alguien voluntariamente; ni elegimos las emociones que surgen en nuestro cuerpo; ni decidimos inclinarnos por unas personas más que por otras. No es como ir al centro comercial, comparar características de un producto y decidir comprar o no. No somos teléfonos móviles ni televisores.
Gran parte de la dinámica de las motivaciones y deseos que nos impulsan a preferir a alguien, son procesos inconscientes y que no dependen de decisiones racionales. Los enlaces que llevan a una persona a preferir magnéticamente a otra parten de la propia estructura psicológica y de sus experiencias biográficas. De hecho,los potenciales conflictos que destruyen las relaciones, tienen su origen ya en la elección mutua.
Algunas cualidades de la otra persona que resultan atractivas son conscientes. Son accesibles con el pensamiento para nosotros y forman parte de las creencias de por qué se le elige –sentimientos captados por el lenguaje en frases como ”me atrae mucho físicamente”, ”es muy inteligente ”, “me ofrece mucha atención y cariño”, “tenemos un sexo fantástico”, etc.–. Pero es esencial comprender que no todas las motivaciones son evidentes: si alguien mantiene una relación disfuncional con una persona –aparentemente– inadecuada, seguramente significa que en otra parte de su psiquismo le está ofreciendo satisfacción, compensando fallas y necesidades internas. Detrás de toda motivación y deseo, existen necesidades psicológicas y biológicas, susceptibles de ser mutuamente solicitadas y atendidas en una relación de pareja: un refugio para sentirnos seguros y amparados, para el cuidado físico y psicológico mutuo; un espacio de encuentro entre necesidades de intimidad, de goce sensual y sexual; para la aceptación, la comprensión, la atención, la admiración, la valoración…
Existe también la necesidad de huir o estabilizar los estados displacenteros internos y que puede ser regulado en una relación. Por ejemplo estados depresivos, de ansiedad, de angustia ante la amenaza de la propia integridad física o mental, ante la soledad, la separación o la pérdida de figuras significativas, o aspectos de la autoimagen que provocan sentimientos de inferioridad, vergüenza o culpa, etc. También la necesidad de asumir determinadas identidades: protector o protegido, cuidador o cuidado, culpable o indefenso, admirado o admirador, devaluador o devaluado, abandonado o abandonante, seducido o seductor, perseguido perseguidor, etc. La lista es tan larga como experiencias vividas, son ejemplos de cómo buscamos inconscientemente asumir determinadas identidades o roles –y que el Otro asuma también–, ya que impactan y transforman directamente nuestra autoimagen.
La elección ocurre dentro de un espacio común de transacciones entre dos subjetividades, dos sujetos en relación que crean un impacto en sus sistemas de motivaciones, y en esa matriz de interacciones se satisfacen, frustran, y transforman mutuamente, adoptando y formando configuraciones de roles y posicionamientos recíprocos.
La repetición de patrones tóxicos: visitas de fantasmas
Existe en ciertas personas un patrón repetitivo de elección “no elegida” de relaciones disfuncionales en las que se reexperimenta lo vivido en el pasado, muchas veces el mismo lazo doloroso. Freud señalaba la existencia de este sesgo demoníaco o el eterno retorno de lo igual, en pacientes que revivían con pesar las mismas situaciones disfuncionales o patológicas provenientes del pasado –la compulsión a la repetición –.
La preferencia de pareja puede quedar sesgada inconscientemente hacia personas con las que se van estableciendo configuraciones de relaciones análogas a las experimentadas, aunque actualizadas en un contexto y realidad presente; además, el Otro actúa desde sus propios esquemas como “cómplice” de círculos viciosos que acaban derivando en tóxicos.
Nuestras experiencias dentro de las relaciones van creando un conocimiento implícito acerca de éstas, y permiten un reconocimiento de elementos muy sutiles de comunicación emocional no verbal en las interacciones, así como elicitar respuestas emocionales y pensamientos automáticos ante ellas. Esta memoria implícita relacional, nos permite procesar e identificar lo ya vivido con otra persona; y esa misma memoria es la responsable de perpetuar los patrones que nos posicionan en determinados roles y de disparar estallidos emocionales que a veces nos “secuestran” hasta el punto de no reconocernos. Se borran los límites entre la realidad actual y el pasado porque el sujeto en el presente activa al mismo tiempo los fantasmas a los cuales ha ido enfrentado desde niño. El cuerpo se dispara ante el “gatillo” apropiado.
Se trata de un trasvase desde el ser que en el pasado –en la infancia, adolescencia o primeras relaciones amorosas– necesitó a unas figuras buscando amor, cariño, atención, calma, ternura, reconocimiento y valoración, pero encontró negligencia en su cuidado físico, psicológico o afectivo, y en su extremo el trauma grave por el abuso y el maltrato. Tal vez éste sea el tipo de comportamientos que viene a la mente al lector, pero la falla puede ser mucho más sutil y silente. Puede ser un regreso emocional a un vínculo con poco cariño,con frialdad emocional o cierta indiferencia a necesidades afectivas; a un vínculo excluyente y abandonante; a vínculos devaluadores, críticos, invalidantes, persecutores, severos; a vínculos de amor condicionado a deseos o necesidades ajenas a él; a vínculos que impiden la autonomía, que ahogan la iniciativa y la independencia; vínculos llenos de agresividad, desprecio…
Las perturbaciones en el vínculo con las figuras significativas, parentales o no, empujan muchas veces al encuentro compulsivo con ese trauma relacional vivido. Reaparecen desde la sombra de la memoria múltiples experiencias de angustia y sufrimiento, que nos alertan en el cuerpo sobre la amenaza del dolor psíquico, activando estrategias defensivas que en algún momento permitieron sobrevivir y equilibrar el psiquismo, pero que en muchos casos son disfuncionales en la relación presente. En cierta forma, nuestras relaciones actuales pueden ser perseguidas por fantasmas de las pasadas.
Explicación de la repetición
La búsqueda compulsiva de recobrar lo vivido, puede producirse con el objetivo de reparar las fallas emocionales, de alguna forma una oportunidad de lograr un resultado diferente, una nueva oportunidad de enfrentarse a roles y situaciones ya vividas, buscar enmiendas, curar heridas profundamente ancladas en lo más profundo del ser. En resumen, obtener un amor de la figura de apego de la forma que fue vital tener y no se tuvo.
Desde una perspectiva teórica actual, distintas escuelas y orientaciones de psicoterapia coinciden, aunque con distinto lenguaje técnico y perspectiva, en que la mente se estructura en el seno de las relaciones, y que determinados aspectos sobre los modos de relacionarse, así como la autoimagen y las expectativas de los demás quedan grabados en forma de esquemas, que actúan de manera estable en forma de automatismos en el pensamiento y las emociones. Esto se debe a la tendencia de nuestra mente a conservar una continuidad y cohesión con la experiencia asimilada.
Se mantiene cierta necesidad de estar en contacto con formas de relación que son familiares a su experiencia y que les mantiene conectados con el mundo interpersonal conocido.
“los sentimientos dolorosos, las relaciones autodestructivas y las situaciones de autosabotaje se recrean a los largo de la la vida como medios de perpetuar los primeros lazos con las demás personas significativas” (Mitchell, 1993, p.40)
Algunas veces toman los roles traumáticos como una forma de obtener en el presente el control de situaciones que fueron desbordantes en el pasado. En esos aspectos emocionales que se transfieren al presente, no sólo se repiten las mismas configuraciones o posicionamientos ante el Otro, sino que también se pueden invertir los roles: la víctima siempre aprende los dos papeles de la situación traumática, víctima y verdugo, dos caras de la misma moneda.
Éste es el caso de las personas que, habiendo sido sufrido alguna negligencia , se identifican con el perpetuador y repiten la escena en su conducta como una forma de obtener una identidad poderosa, no débil, pasiva ni padeciente. En el reverso de la moneda, otra forma de control en la transferencia es adoptar comportamientos de sumisión, pasividad y sometimiento ante los deseos y abusos del Otro, con el objetivo de aplacar al persecutor o incluso provocarle intencionadamente, re-actuando la situación pero esta vez de una forma controlada y no sorpresiva, ya que es uno quien cree ser protagonista y responsable de lo que le ocurre. Con estas conductas masoquistas se reduce el impacto traumático, mediante la autoinculpación y “salvando” a la figura de apego, que, a pesar de todo, sigue necesitando.
¿Condenados a enamorarse mal?
Resumidamente, a veces ocurre que el objeto de amor elegido no va en consonancia con atributos y cualidades, psicológicas y físicas, que le atraen o convienen a un sujeto: puede estar cubriendo inconscientemente a otro nivel motivacional algún vacío o compensando un conflicto, de un aspecto que es esencial para él/ella. Por esto, no tiene sentido decir que se elije mal y culpabilizarse: en primer lugar porque no es voluntario, y en segundo porque las emociones se dirigen a elegir lo mejor de lo que está disponible, para resolver parcialmente ciertos deseos y necesidades que pujan desde dentro de una persona en un momento específico; aunque no sea lo más adecuado para la totalidad de dicha persona.
¿Pero es eterna esa condena? La respuesta es NO.
Me gustaría invitar a la reflexión de qué aspectos puedan estar enganchando a relaciones tóxicas. Qué motivaciones pueden haber detrás de dichos patrones. No es mi intención hurgar gratuitamente en cicatrices ni memorias dolorosas, pero sí convidar a un aprendizaje personal que permita una mejor elección de pareja, así como para mejorar aspectos dentro de una relación ya establecida. Está en nuestras manos la decisión de con quién compartimos nuestra vida y cómo lo hacemos. De ahí la importancia de dar un primer paso y reconocer la implicación psicológica propia.
Tras una apropiada exploración, que permita una reflexión sobre las experiencias vividas y una comprensión que ofrezca una coherencia, es especialmente importante tener una oportunidad de vincularse, actuar o pensar de una forma distinta dentro de una relación significativa–como una relación de apego seguro o una relación terapéutica, que permiten una experiencia reparatoria y de regulación emocional–, ya que es la única forma de imprimir experiencias emocionales correctoras en la memoria implícita.
El azar sigue actuando en la vida y existen nuevas oportunidades de establecer distintos vínculos, pero desde luego la atracción es mucho mayor hacia esos vínculos inadecuados, y no es una solución saltar de relación en relación manteniendo el mismo lastre. En cada relación se abre una ventana hacia el pasado, a lo experimentado en las relaciones a lo largo de la vida. Se reviven y despiertan deseos y angustias, pero se brinda la posibilidad de sanar, de realizar lo nunca vivido en un vínculo, de construir mutuamente lo íntimamente anhelado.
Referencias bibliográficas
Bleichmar, H. (1997). Avances en Psicoterapia Psicoanalítica. Hacia una técnica de intervenciones específicas. Barcelona: Paidós Ibérica.
Filippe dos Reis, H. (2016). La elección de objeto de amor desde el enfoque Modular-Transformacional: el encuentro con el Otro. (Pendiente de publicación)
Freud, S. (1914). Recordar, repetir, elaborar. En Freud, S. (2007) Obras Completas, Vol. XII. Buenos Aires: Editorial Amorrortu.
Mitchell, S. (1993) Conceptos relacionales en el psicoanálisis: una integración. Madrid : Siglo XXI

5 sabias enseñanzas del budismo para atraer eso que quieres -

shurya.com
Sé el cambio que tanto deseas experimentar.
Creo que incluso si no somos religiosos o si no nos interesa estudiar el Budismo como religión, igual podemos obtener muchas enseñanzas de su corriente de pensamiento. De hecho, muchas veces vemos frases inspiradoras o párrafos llenos de buenas ideas sin nunca saber que provienen del Budismo. Es debido a eso que puede que varias de las enseñanzas que encuentres acá te parezcan conocidas o universales. Cambiar nuestra forma de pensar realmente puede cambiar por completo la forma en la que vivimos nuestra vida ya que al alterar nuestra energía y nuestros deseos realmente logramos atraer aquellas cosas que nos corresponden por derecho.
1. Deja de lado las emociones que provocan negatividad
Los engaños, la avaricia y el odio son, para el budismo, los tres elementos que envenenan nuestra vida y que crean más negatividad de la necesaria. Gran parte de nuestra falta de felicidad se debe a estos sentimientos, por lo que trabajar de forma activa para eliminarlos de nuestra vida y reemplazarlos por felicidad, compasión y amor es clave a la hora de generar un cambio radical en nuestras vidas.
2. Acepta que nada es eterno
Muchas veces tenemos problemas al aceptar que las cosas cambian. Cada cosa tiene un ciclo en nuestra vida y debemos aprender a dejarlas ir cuando sea el momento. De esta forma te concentrarás más en el presente y vivirás siempre sintiéndote pleno. Cuando comprendemos que el momento es ahora dejamos de soñar por un futuro que nos entregue eso que tanto deseamos.
birmania177
3. Presta atención a lo que te rodea
Muchas veces tan sólo flotamos por las calles, sin prestarle atención a lo que nos rodea. Hablamos sin pensar, escuchamos sin escuchar, pasamos mucho tiempo mirando una pantalla. Si realmente queremos conseguir todo lo que deseamos tenemos que estar más presentes, debemos mirar lo que nos rodea porque sólo así veremos las oportunidades que la vida nos presenta y sólo así lograremos aprender las lecciones que necesitamos para seguir avanzando.
4. Sé el cambio que tanto deseas experimentar
El cambio comienza con nosotros, en nuestro interior. Puede que te parezca que tus esfuerzos son insignificantes, pero una pequeña acción puede inspirar a otros a hacer lo mismo y pronto tendrás un gran cambio que comenzó con una pequeña idea. Todos tenemos el poder de la acción en nosotros.
13329188_286696828332538_279050597_n
5. Practica la compasión
Practicar la compasión es beneficioso para el espíritu y también para los demás. A través de ella logras entender que todos merecen segundas oportunidades y espacios de aprendizaje. Es la mejor forma que tenemos para recordar de que, independiente de las riquezas o la clase, todos somos iguales y todos merecemos ser escuchados, cuidados y abrazados.
¿Qué te parece?
Vía: Upsocl
Fuente: Virales Curiosos

sábado, 26 de noviembre de 2016

La mejor filosofía que se puede tener en la vida es el amor…

rincondeltibet.com
Sara Tibet
La eterna búsqueda del ser humano, nos lleva a recorrer caminos inciertos, creencias, doctrinas, filosofías, búsquedas espirituales que de alguna manera nos permitan reencontrar nuestra verdadera esencia, muchas vertientes existen hoy día que pueden ser capaces de satisfacer, medianamente o de manera íntegra, lo que requerimos en un momento determinado.
El amor es: el dolor de vivir lejos del ser amado. Anónimo
Podemos tomar muchos caminos, estudiar muchas verdades, en realidad nunca sabremos a ciencia cierta que depara ese grandioso universo para nosotros, universo además que no puede ser negado por creencia alguna, esa majestuosidad de aquello que no percibimos pero que presentimos, ese deseo latente de descubrir…
buscar
Únicamente una palabra llena todos los espacios, de todas las maneras y en todos los caminos, esa palabra, ese sentir y esa emoción es el amor. Desde cualquier punto que decidamos llegar a nuestro ser, el amor termina siendo siempre el principio y el fin único, el camino, la manera, el instrumento y la meta, el amor lo llena todo, lo ensancha, lo traspasa y lo purifica y no existe además momento y rincón alguno que el amor no llene en alguna circunstancia, por más que se huya y se reniegue, que te escondas y pretendas protegerte, el amor siempre llega a ti y es que no puede ser de otra manera cuando nace de ti mismo.
Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender. Françoise Sagan
El amor es ley universal, innata, parte y esencia de cada uno de nosotros, es mandato, es obligación para el ser humano experimentar el ser amado y amar a otros, aprender a través del amor y hacerlo extensivo a los demás y ensanchar nuestra alma con cada nuevo amor que sumamos a nuestra vida.
Podemos pasar por muchas enseñanzas, podemos pasar la vida en una búsqueda eterna de lo que verdaderamente somos y deseamos, de nuestra propia luz y de nuestra conexión con ese espacio místico que forma parte de nuestra vida y que nos lleva de alguna manera a presentir el amor y a necesitarlo.
pensar
No importa cual sea tu creencia, tu estudios de vida, tu filosofía de vida, el amor es parte esencial de cada momento de tu vida, en todos sus grados, en todos los espacios, desde el odio que representa el nivel mas bajo del amor, hasta los sentimientos más trascendentales y comprometedores que tenemos hacia los demás.
Cuando logramos asimilar que somos indivisibles de este maravilloso sentimiento, de esta vibración universal, cada experiencia en nuestra vida será importante, cada visión de las cosas nos permitirá librarnos de prejuicios y ver las cosas desde su realidad, no desde lo que nuestros pensamientos alimentan, el amor nos hace libres, nos hace grandes, cura heridas y cultiva maravillosos momentos.
meditar
El verdadero amor es como los espíritus: todos hablan de ellos, pero pocos los han visto. François de La Rochefoucauld
Recuerda siempre que el sufrimiento es una elección, que no amar es una decisión imposible, que nos engaña, que nos aísla y que nos mantiene fuera de nosotros mismos, pues amar no es solo cuestión de pareja, el amor va en todo, en nuestro entorno, en cada mañana, en cada nuevo anochecer, en lo que disfrutamos, en lo que valoramos y especialmente en esa confianza y fe viva, de que las cosas tienen siempre una razón de ser única.

Somos la causa de nuestro sufrimiento

comunidadmetafisicaydespertar.com
By Ramtha
sufri4
(Quinta parte del discurso pronunciado en Southport, en febrero de 1931, ante la comunidad médica inglesa)
Y ahora, resumiendo, podemos comprender la poderosa participación que tendrá la homeopatía en la conquista de la enfermedad del futuro.
Ahora logramos comprender que la enfermedad en sí misma es “lo semejante que cura lo semejante”, que nosotros mismos la provocamos, para corregirnos y para alcanzar nuestro bien último, y que podemos evitarla si solo queremos aprender las lecciones requeridas, y corregir nuestras faltas antes de que sea necesaria una lección más severa de sufrimiento.
Esta es la continuación natural de la gran obra de Hahnemann, la consecuencia de esta línea de pensamiento que le fue revelada a él, y que nos lleva a un paso más adelante en la comprensión perfecta de la enfermedad y la salud. Es la etapa que sirve de puente entre el punto en que él nos dejó y el amanecer del día en que la humanidad habrá alcanzado aquel estado de progreso en el que podamos recibir directamente la gloria de la Curación Divina.
El médico que lo comprenda, seleccionando bien sus remedios de entre las benefactoras plantas de la naturaleza, aquellas que han sido divinamente enriquecidas y benditas, será capaz de ayudar a sus pacientes para que abran aquellos canales que les permitan una mayor comunión entre el alma y el cuerpo, para desarrollar de ese modo las virtudes necesarias para expulsar las fallas.
Esto le brinda a la Humanidad la esperanza de alcanzar la verdadera salud combinada con el avance mental y espiritual.
En cuanto a los pacientes, será necesario que estén preparados para enfrentar la verdad, el hecho de que la enfermedad se debe solo y enteramente a las faltas que tienen dentro de sí, así como la muerte es el precio del pecado. Deben tener el deseo de corregir aquellas faltas, de una vida mejor y más útil, y darse cuenta de que la curación va a depender de su propio esfuerzo, aunque podrán consultar al médico para que los guíe y los asista en su problema.
No habrá ya oro que pague la salud, así como ningún niño puede comprar su educación; no hay suma de dinero que le enseñe al alumno a escribir, debe aprender por su cuenta, guiado por una experimentada maestra. Y lo mismo sucede con la salud.
Hay dos grandes mandamientos: “Ama a Dios y a tu prójimo”. Desarrollaremos nuestra individualidad de manera de obtener una libertad completa que sirva a la Divinidad que está dentro de nosotros, y solo a esa Divinidad. Y démosle a los otros su absoluta libertad, y sirvamos a nuestro prójimo en la medida en que podamos, de acuerdo a los dictados de nuestras almas, siempre recordando que a medida que crece nuestra propia libertad, crecen nuestra libertad y capacidad de servir a nuestros semejantes.
Es por eso que debemos enfrentar el hecho de que somos la causa de la enfermedad y de que la única cura es la corrección de nuestras faltas. Toda verdadera curación apunta a ayudar al paciente para que armonice su alma, su mente y su cuerpo. Solo él puede hacerlo, aunque el consejo y el auxilio de un hermano experto puedan asistirlo en gran medida.
Como estableció Hahnemann, toda curación que no sea desde adentro es dañina, y una cura aparente del cuerpo, obtenida mediante métodos materiales, alcanzada solo a través de la acción de los demás, sin autoayuda, podrá traer ciertamente un alivio físico, pero perjudicará nuestra naturaleza superior, porque la lecciòn no habrá sido aprendida y la falta no habrás ido erradicada.
Hoy en día es terrible pensar en la cantidad de curaciones artificiales y superficiales que se obtienen por dinero y en los métodos incorrectos que se emplean en la medicina; métodos incorrectos porque solo suprimen síntomas y dan un alivio aparente, sin eliminar la causa.
La curación debe venir desde dentro de nosotros mismos, por el reconocimiento y la corrección de nuestras faltas y la armonización de nuestro ser con el Plan Divino. Y como el Creador, en Su Misericordia, ha puesto ciertas hierbas Divinamente enriquecidas para ayudarnos a alcanzar nuestra victoria, busquémoslas y usémoslas lo mejor que podamos, para que nos ayuden a escalar la montaña de nuestra evolución, hasta el día en que alcancemos la cima de la perfección.
Hahnemann había advertido la verdad de “lo semejante cura a lo semejante”, que es en realidad “la enfermedad cura la mala acción”; la verdadera curación está un escalón más arriba de esto: el amor y todos sus atributos expulsan al mal.
En la correcta curación nada se debe usar que alivie al paciente de su propia responsabilidad y solo deben adoptarse aquellos medios que lo ayuden a superar sus fallas.
Ahora sabemos que ciertos remedios de la farmacopea homeopática tienen el poder de elevar nuestras vibraciones y nos brindan así una unión mejor entre nuestro Yo mortal y espiritual, efectuando la curación mediante la mayor armonía que por ello se produce.
Y finalmente, nuestro trabajo consiste en purificar la farmacopea y agregarle nuevos remedios hasta que contenga sólo aquellos que sean benéficos y estimulantes.
Como parte de la Celebración del Mes del Terapeuta Floral, comparto artículos y diversos materiales de interés relacionados con la Terapia Floral y la obra del Dr. Bach.
El Día Internacional del Terapeuta Floral fue establecido en el año 2009, el día 24 de Septiembre, dia del nacimiento del Dr. Edward Bach, a partir de la votación realizada en el Grupo de Terapeutas Florales “Flor Vida”, de Argentina, al cual pertenezco, y como iniciativa del mismo, siendo aprobado por el Bach Centre de Inglaterra ese mismo año.
El Dr. Bach nació el 24 de septiembre de 1886, en Moseley, en las afueras de Birminhgham, Inglaterra.
Elsa B. Mirol Colella
Consultoría Psicológica y Floral
contacto@center-salud.com.ar
http://www.center-salud.com.a
http://centersalud.blogspot.com.ar/

viernes, 25 de noviembre de 2016

La conciencia no desaparece en el sueño profundo, según investigadores

pijamasurf.com
Aun en el estado de sueño profundo (sueño sin contenido) existe una experiencia subjetiva, la conciencia abarca toda la existencia. 

La conciencia, definida como experiencia subjetiva, no cesa cuando entramos al estado de sueño profundo en el cual no tenemos sueños, según sugieren investigadores en un nuevo artículo científico.
Según Evan Thompson de la Universidad de British Columbia y colaborador de Francisco Varela, no existe evidencia que soporte que el sueño profundo es un estado inconsciente. Por el contrario, la evidencia sugiere que existe conciencia a lo largo de todos los estado que conocemos: el sueño, el sueño profundo y la vigilia. Siempre conciencia sólo en diferentes modalidades.
El sueño profundo (dreamless sleep en inglés) es definido como la parte del sueño que ocurre entre sueños y que suele ser considerada como una interrupción de la conciencia. Esto es diferente a no recordar los sueños que ocurren durante el estado REM (rapid eye movement). Los periodos REM dejan varios intervalos de sueño profundo cada noche.

Evan Thompson sugiere que hay tres formas de experimentar los sueños sin sueños:
1. Procesos mentales no inmersivos en los que el sujeto tiene ciertos pensamientos sin sentirse inmersivos, es decir como una conciencia que simplemente observa pero no se identifica.
2. Experiencias perceptuales y sensaciones corporales.  Esto involucra sentir ciertas sensaciones, como aquellas del mundo de la vigilia (un ruido, calor, etc) sin que estemos conectadas a un sueño.
3. Estados sin contenido y sin una noción del yo: esto es algo así como sólo ser consciente de tener conciencia cuando estamos dormidos.

Todo esto indica que la conciencia no cesa en el sueño profundo no que solamente se mueve hacia otro estado de experiencia. El tercer punto evoca los estados de conciencia místicos descritos por algunos yoguis de la India, específicamente el llamado estado turiya, un estado que trasciende la identificación con un sujeto y que parece ser cognición pura, conciencia de la conciencia.
Esta investigación podría tener implicaciones interesantes en relación a los estados de coma, anestesia y demás.

Todos tenemos un tercer ojo, dentro de nuestra cabeza

ojodeltiempo.com
por Pablo Klte
Los científicos todavía están aprendiendo sobre el cuerpo pineal, conocido tanto en el espiritualismo oriental y en la filosofía occidental como el asiento de la conciencia humana
La glándula pineal en el cerebro humano tiene la estructura de un ojo, cuenta con células que actúan como receptores de luz, como lo hace la retina; una estructura comparable a la de un vítreo, sustancia de tipo gel entre la retina y el cristalino del ojo, además tiene una estructura similar a una lente.
La Glándula pineal, un portal dentro de nuestro cerebro
Los científicos todavía están aprendiendo mucho sobre el cuerpo pineal, conocido tanto en el espiritualismo oriental y la filosofía occidental como el asiento de la conciencia humana. Creencias orientales también sostienen que, en otros planos de existencia, los ojos pueden verse por todas partes del cuerpo, mientras que la ciencia occidental está lentamente llegando a entender el cuerpo pineal como un tercer ojo.imagesvcs3pwqo
Durante muchos años, los científicos reconocieron las similitudes entre la glándula pineal y los ojos. En 1919, Frederick Tilney y Luther Fiske Warren escribieron que las similitudes mencionadas anteriormente demuestran que la glándula pineal se formó para ser sensible a la luz y, posiblemente, tener otras capacidades visuales.
Más recientemente, en 1995, el Dr. Cheryl Craft, director del departamento de biología celular y neurobiología en la Universidad del Sur de California, escribió acerca de lo que llama el “ojo de la mente”.
“Debajo de la piel en el cráneo de un lagarto se encuentra un ‘tercer ojo’ sensible a la luz, que es el equivalente de … la glándula pineal, revestida del hueso y secretora de hormonas en el cerebro humano. La glándula pineal humana niega el acceso a la luz directa, pero al igual que el ‘tercer ojo’ de la lagartija, muestra una mayor liberación de su hormona, la melatonina, durante la noche. La glándula pineal es el “ojo de la mente”, escribió.
Un haz de fibras nerviosas lo conecta a la comisura posterior, otra parte del cerebro que todavía no se entiende bien.
Beneficios de la cúrcuma en la glándula pineal (o tercer ojo)
En la década de 1950, los investigadores descubrieron la capacidad del cuerpo pineal para detectar la luz y para producir la melatonina según la cantidad de luz que detecta, de esta manera, se controlan esencialmente ritmos importantes en el cuerpo, además de que afecta a los sistemas de reproducción e inmunológicos. El cuerpo pineal se pensaba que era inoperante, pero este descubrimiento mostró que en realidad tiene una función importante.
En mayo de 2013, se hizo otro descubrimiento que podría cambiar la forma en que el cuerpo pineal se especifica.
Se encontró que el cuerpo pineal de una rata produce N, N-Dimethyltryptamine (DMT), el cual tiene una amplia presencia en los seres orgánicos y que todavía no se comprende bien. Algunas personas ingieren DMT para inducir experiencias psicodélicas a menudo caracterizadas como intensamente espirituales.ayahuasca-abre-el-tercer-ojo-despierta-a-lo-que-r
Dr. Rick Strassman realizó una investigación clínica aprobada por el gobierno de EE.UU. en la Universidad de Nuevo México en la década de 1990, inyectando a voluntarios humanos con DMT, él llama al DMT la “molécula del espíritu”.
El estudio que confirmó la presencia de DMT en la glándula pineal de la rata se llevó a cabo en la Universidad de Michigan por el Dr. Jimo Borjigin y en la Universidad Estatal de Luisiana por el Dr. Steven Barker. Esto fue parcialmente financiado por la Fundación de Investigación de Cottonwood, encabezada por el Dr. Strassman y que apoya la investigación científica sobre la naturaleza de la conciencia. Fue publicado en la revista Biomedical cromatografía.
Fuente: lagranepoca.com/

jueves, 24 de noviembre de 2016

El sufrimiento está en el interior, no depende del afuera.

planosinfin.com
Sobre nosotros Paco Bou
El sufrimiento está en el interior, no depende del afuera.

Cuando la gente me habla de su sufrimiento tengo la certeza de que ese sufrimiento está en su interior, que no depende del afuera, y puedo guiarles hacia una mente clara.
¿Cómo se hace?
Desenmascarando los engaños mentales, esas emociones aflictivas como el orgullo, el apego, el enfado y otras mentes dañinas que son ­adventicias, que no forman parte intrínseca de nuestra mente y, por lo tanto, se pueden eliminar.
¿Por qué están tan arraigados?
Porque nos enseñan a hacer, a ser, pero no quiénes somos.
¿Cómo desarrollar esa mente sabia en nuestras ajetreadas vidas?
El mundo se ha hecho tan pequeño, influimos tanto los uno en los otros, que es necesario que trabajemos juntos. Científicos, psicólogos, representantes de diferentes religiones, humanistas, filósofos…, juntos debemos cambiar el enfoque de fuera a dentro por lo contrario.
De dentro a fuera.
Exacto, porque, si no, nada tiene sentido. Nos casamos, tenemos hijos, amigos, trabajos…, y hacemos todo eso para ser felices, sin éxito.
Ya.
…Esas cosas buenas de la vida en las que ponemos todas nuestras esperanzas están irremediablemente unidas al sufrimiento si no somos capaces de observar la propia mente e identificar las emociones dañinas. Estamos llenos de voces aflictivas (apego, enfado, orgullo, avaricia, rabia, ego, miedo… ) y creemos que esas voces somos nosotros.
Es difícil corregir lo que no identificas.
Por eso necesitamos que la ciencia, la sociología y la religión investiguen juntas y nos ayuden a comprender. Juntos…, estemos juntos.
¿De qué manera?
Ejercicios cotidianos de escucha a uno mismo, de conexión. Eso nos lleva a una mente positiva, que es la única capaz de bondad. Comprender que el sufrimiento surge de ti mismo es algo radicalmente transformador que cambia tu mirada hacia el mundo y, por tanto, cambia el mundo. Es poderosísimo.
¡Ha invertido usted 30 años!
Toda la vida, porque la desconexión de uno mismo es enfermedad, es confusión, es locura.
Mi gran responsabilidad es mantener mi mente pura. Así he encontrado la felicidad dentro de mí y puedo transmitir, irradiar felicidad a los otros, contagiarlos, cuando están a mi lado.
¿Qué le ha sorprendido del mundo?
La rueda del sufrimiento humano.
Quien sufre inflige sufrimiento. ¿Cómo cultivar la felicidad genuina sin ser monje?
Hay que estar alerta a nuestro enemigo, la mente aflictiva cuyo producto es la rabia. Y cuando te sientes ofendido por un comentario o una actitud ajena, hay que recurrir al amor, la paciencia, la tolerancia y la amabilidad.
Pero…
…Sin cuestionarlo, se ha de convertir en un acto reflejo: acudir a la esencia.
Extracto de una entrevista con el Lama Jampa Monlam. Fuente: La Vanguardia

Oportunidad de Liberación

hermandadblanca.org
Publicado por: Eva (Redactora GHB)

Maestro Saint Germain

EL RAYO CEREMONIAL

Cuando un hombre, urgido por su propio ser interior, reconoce un Poder mayor que sí mismo y comienza a expresar gratitud a tal Poder, la religión se vuelve una realidad fundamental en su ser. Sus vehículos inferiores — particularmente el mental y el emocional — son curiosamente afectados por la experiencia, y cambia radicalmente la perspectiva entera de su vida. La humanidad, siendo la suma total de todos los individuos, no puede ser diferente a este respecto, y nunca ha habido una época en que los seres humanos, a modo colectivo, habiendo sentido tal experiencia, no hayan reconocido su dependencia en cuanto a dicho Poder superior. Hasta las razas más salvajes reconocen su dependencia y, según las luces que tengan, intentarán definir su relación a dicho Poder en términos de miedo, de sacrificio o de propiciación.
Es así que de la oscuridad de los tiempos han emergido las grandes religiones del mundo, las cuales, si bien diversas en culto, ceremonial y métodos de aplicación de la Verdad, no obstante están todas unidas en las partes vitales fundamentales: Que la vida y la existencia del hombre dependen de (y tienen su fuente en) ese Gran Poder; que este Poder lo creó todo — visible e invisible; y que, como tal, incumbe al hombre volver sus ojos hacia Él y — mediante la súplica, la oración o el decreto — pedir por sus necesidades. Estos han sido los postulados básicos de todas las grandes religiones del pasado, y la religión nueva — la Religión del Culto Ceremonial y la Libertad — no difiere de las primeras.

EMERGENCIA AL AZAR

Las grandes religiones no emergen “a tontas y a locas”, como tampoco surgen a instancias de los deseos del hombre. Cada una de éstas vienen cada dos mil años, siguiendo la secuencia ordenada puesta en marcha por la Ley Cósmica, que se mueve en ciclos gigantescos para alcanzar la totalidad de catorce mil años. Este es el tiempo asignado para completar la ronda de los Siete Rayos, cada Rayo comprendiendo dos mil años, y cada uno — según su influencia — afectando a la humanidad de forma diferente, ejemplos de los cuales tenemos en el vaivén impulsador ejercido por cada una de las religiones principales.
Maestro-Saint-Germain1
Vemos así que con el advenimiento de cada Rayo sobre la Tierra, aparece una nueva religión predominante, evolucionada por las Inteligencias que representan a la Deidad por la duración de dicho período. Esta religión está basada en las tendencias naturales de las corrientes de vida que habrán de ser el punto focal para el establecimiento y mantenimiento de la cultura espiritual de dicha época. Igualmente, el culto religioso está basado sobre la efusión beneficiosa específica que el Director o Chohán del Rayo vigente considera que es mejor para asistir a las inteligencias evolucionantes de dicho período.
Remontándonos para atrás en la historia a solo cuatro mil años, vemos al Judaísmo evolucionando dentro de la influencia del Quinto Rayo, mientras que su sucesor, el Cristianismo, al venir bajo el Sexto Rayo, retuvo algunas de las cualidades de su predecesor, aunque difería en muchos otros aspectos. De igual forma, la Nueva Religión — que apenas está entrando en el Séptimo Rayo, el Rayo Ceremonial — al tiempo que retiene mucho de las enseñanzas de la Cristiandad, diferirá de ésta en muchos aspectos, particularmente en el tipo de culto religioso que se convertirá en la actividad predominante de las masas en el futuro. Esta actividad, al tiempo que avanza con los años, y con la llegada a la Tierra de la gente de la Séptima Raza-Raíz (que es altamente evolucionada), será bien revolucionaria en comparación con sus predecesoras. Atestiguará a la confraternización de hombres, ángeles y elementales en una cooperación consciente, y que mano con mano caminarán juntos a lo largo del sendero de la evolución donde servirán juntos, construirán juntos el Reino del Cielo en la Tierra, y adorarán juntos en ceremoniales desconocidos al presente en este mundo tridimensional.
AUTOR: Tomado de “EL SERVICIO DE ZADKIEL” (PANAMÁ: SERAPIS BEY EDITORES, S.A. – 1995) pp. 66 y PREFACIO V – VI*)
Oportunidad-de-liberacion

miércoles, 23 de noviembre de 2016

He aprendido a decir SI sin miedo y NO sin culpa

shurya.com
Lo he hecho. Vivo sin miedo y he perdido la vergüenza, ahora ya no temo decirte que en tu metro cuadrado puedes hacer lo que quieras, pero en el mío, quiero tu respeto. Digo “no” sin tapujos a quien me trae tempestades en días despejados y digo “sí” a mi vida, a mis antojos y por supuesto, a mi dignidad.
Autoafirmarnos sin agredir es un actitud y un comportamiento que no todo el mundo sabe llevar a cabo. En ocasiones, se llega a confundir el orgullo con el egoísmo o la reafirmación de uno mismo con la imposición de los propios valores. Ahora bien, decir “sí” sin miedo y “no” sin culpa es mucho más que un necesitado ejercicio de higiene mental y supervivencia.
Visto como quiero, voy y vengo cuando lo deseo, escucho, respeto y opino. Hace tiempo que aprendí a vivir sin miedo, a decir “no” sin sentir culpa y a decir “sí” cuando así lo siento, porque aunque mi corazón tenga una puerta para quien desee entrar, también hay otra para quien quiera salir.
En nuestro día a día nos encontramos a menudo con el mismo tipo de personas. Por una parte están las que desean quedar bien con todo el mundo y siempre tienen un “sí” abnegado y devoto en los labios. En el lado opuesto, están los más enervados. Los de “nadie tiene derecho a decirme qué debo hacer” o “yo no te debo nada así que apártate de mi camino”.
Los extremos nunca son buenos, porque la clave de la supervivencia respetuosa y sabia está en ese centro donde autoafirmarnos sin agredir y sin llegar a ser tan permeables como para diluirnos en dictados ajenos con tal de complacer. De encajar.
DECIR “SÍ” SIN MIEDO: LA VALIDACIÓN COMO PERSONA
Cuando somos niños, nadie nos enseña qué es eso llamado autoestima. Dependiendo de nuestra crianza y de las experiencias que tengamos a lo largo de nuestra infancia y adolescencia, desarrollaremos un “sucedáneo” de la misma para ir sobreviviendo más o menos.
Ahora bien, las auténticas pruebas de fuego van llegando con el tiempo. Son instantes complejos para los cuales nadie nos ha preparado, momentos en que poner a prueba nuestros miedos, nuestras indefensiones o valentías para adaptarnos a este mundo tremendamente complejo. Ahí donde ni los egos inflados ni los egos raquíticos van a ser funcionales ni aún menos felices..
Decir “sí” sin miedo pero con respeto a cada una de nuestras aspiraciones y necesidades es una necesidad vital. A muchos, por ejemplo, nos educan sin saberlo en la “ley del desgaste personal”: en esa complacencia externa donde buscar la aprobación frecuente de los demás, para validarnos así como personas. Nuestra dignidad, en estos casos, queda encerrada en los sótanos del temor y la más pura indecisión.
Asimismo, también es común callar y ahogar deseos y voluntades por temor a ser sancionados o peor aún, ser rechazados por quienes nos rodean al ver la decepción en sus rostros. Poco poco y en caso de no reaccionar, acabamos invalidándonos a nosotros mismos, quitándonos la legitimidad para tener voz, para respirar y sencillamente, ser personas capaces de decir “sí” cuando la vida les invita a vivir.
DECIR “NO” SIN CULPA, VIVIR SIENDO CONGRUENTES
Aceptarse a uno mismo, lejos de lo que muchos digan, no debería llevarnos toda la vida. La autoaceptación, como la autoestima debería ser un deporte obligatorio que practicar desde la infancia. Debería ser esa religión sanadora a la vez que liberadora donde poder creer en nosotros mismos, y a la vez, en nuestras capacidades para respetarnos y respetar a los demás.
Porque vivir sin miedo a decir “si” y sin cargos de conciencia por decir “no” es vivir siendo congruentes, es sobrevivir en cada ámbito de nuestra existencia confiriendo un respeto auténtico y pleno para la propia autoestima y para quienes nos envuelven.
Te proponemos que tengas en cuenta las siguientes dimensiones para aprender a decir “no” cada vez que lo necesites sin ningún cargo de conciencia.
CÓMO SER ASERTIVOS SIN TENER CARGOS DE CONCIENCIA
Autoafirmarnos sin agredir es un arte que debemos llevar a cabo con sucinta elegancia pero con afinada precisión. Nada de lo que digamos debe llevar a equívocos, cada palabra debe definirnos y dar forma a nuestras necesidades, nuestros derechos vitales y nuestros límites infranqueables.
• Decir “no” cuando los demás esperaban un “sí” de ti no es un acto de traición. Es autoafirmarte en tu postura para que los demás puedan actuar en consecuencia conociéndote mejor como persona.
• Dar un “no” a tiempo salva vidas y en especial la tuya. Te salva de situaciones que te hubieran colocado el yugo de la infelicidad, de los grilletes de las imposiciones egoístas y de esos sufrimientos de los que todos debemos defendernos.
• El “no” debe darse a tiempo, sin miedo y sin vergüenza alguna. Quien te quiera lo aceptará con respeto y de hecho, ni siquiera se sorprenderá, porque te conoce. Ahora bien, quien oponga resistencia a tu negativa o se sienta traicionado, solo tiene dos opciones, aceptarte o salir por la puerta trasera de tu corazón.
En conclusión, se trata solo de practicar la autenticidad y ese sentido de supervivencia donde por fin, caen los velos y todas las vergüenzas. Porque la felicidad se encuentra más allá de la línea del miedo, esa que debemos sobrepasar con valentía, con la cabeza bien alta, los ojos abiertos y el corazón alegre.
Valeria Sabater
Fuente: Buscándome

RESILIENCIA: LA ADVERSIDAD ME HACE MÁS FUERTE

consejosdelconejo.com
La resiliencia se define como la capacidad de hacer frente a una situación adversa y salir reforzado de dicha situación. Es la base para que utilicemos los problemas que se presentan como un aprendizaje que nos ayude a mejorar. La resiliencia se pone a prueba en situaciones prolongadas de estrés o sufrimiento, como puede ser la pérdida inesperada de un ser querido, sobrevivir a una catástrofe natural, malos tratos en la infancia, etc.
En el otro extremo del continuo del concepto resiliencia se podría situar el desarrollo de un trastorno de estrés postraumático. En la vivencia de un episodio traumático, cada individuo tiene diferentes formas de afrontar lo ocurrido. Además se puede valorar de manera diferente el mismo hecho.
Según D´Alessio, la resiliencia emocional englobaría al conjunto de los rasgos de la personalidad y a los mecanismos cognitivos desarrollados por un individuo que le confieren protección ante situaciones adversas, impidiendo el desarrollo de un trastorno mental.

La resiliencia desde el punto de vista neurobiológico

El cerebro es la central del sistema biológico responsable de la resiliencia y regula los mecanismos neurobiológicos, psicológicos y cognitivos del individuo vinculados con la respuesta al estrés. El funcionamiento del cerebro es dinámico y puede modificar su estructura en función de las necesidades percibidas gracias a la neuroplasticidad.
La recuperación de la neurogénesis en el giro dentado junto con la remodelación dendrítica hipocampal constituyen los principales cambios estructurales vinculados con la resiliencia y que se pueden ver alterados durante el estrés prolongado. Los factores que hacen que cada individuo reaccione de manera distinta a un mismo estímulo potencialmente estresante tienen distinta naturaleza: genéticos, circunstanciales, relacionales, etc.
En los individuos resilientes, las variables constitucionales, biológicas y genéticas interactúan con las variables ambientales y las conductas aprendidas para resolver determinadas situaciones adversas. Lo hacen evitando o previniendo un trastorno psiquiátrico. Así, no se puede hablar de una sola variable que haga a un sujeto resiliente.

Factores influyentes

Existen numeroso factores que influyen en la resiliencia y en la manera de afrontar las situaciones adversas. Por ejemplo, se ha observado que las situaciones de alto cuidado materno en la infancia la favorecen. Las personas que han recibido este cuidado son más resistentes al estrés, necesitando eventos altamente estresantes para que el organismo desencadene la misma respuesta que en otro individuo.
El estrés es un mecanismo fisiológico necesario para que nuestro organismo se ponga en marcha, para realizar actividades o para responder a estímulos exteriores amenazantes o peligrosos. Pero el estrés crónico puede propiciar cambios en el cerebro perjudiciales al tener mayores niveles de hormonas del estrés (cortisona y adrenalina).
El aprendizaje durante la infancia es otro de los factores que pueden influir. El desarrollo de estrategias de afrontamiento a los problemas desde una edad temprana también puede favorecer el desarrollo de la resiliencia.

La adversidad como aprendizaje

La resiliencia no solo da una salida a traumas o problemas que en otras personas pueden propiciar el desarrollo de enfermedades o problemas graves. También se caracteriza por dar un refuerzo que emana de la propia experiencia negativa. De aceptar lo que se ha vivido y utilizarlo para seguir adelante, hacerla una experiencia significativa que no se olvida, se transforma.
Vivir una experiencia traumática siempre va a tener impacto en nuestra vida, y una implicación negativa al tratarse de una situación altamente estresante. Se trata de transformar ese dolor en fuerza para seguir adelante y tener una vida plena. Muchas víctimas de catástrofes o experiencias similares utilizan su experiencia para ayudar a personas que viven la misma situación.
Aceptar que no podemos cambiar lo que ha ocurrido y que no siempre tenemos el control de lo que nos ocurre son estrategias que pueden ayudar a superar diferentes dificultades que se presenten. No tener miedo a pedir ayuda a las personas más cercanas o que han pasado por lo mismo y confiar en nuestras capacidades pueden ser estrategias muy efectivas.
-Carolina López De Luis-

martes, 22 de noviembre de 2016

Lo que no decimos enferma

paradigmaterrestre.com
lo-que-caya-enferma
La enfermedad es un mensaje del alma, un bloqueo emocional para avisarnos de algún aspecto de nuestra vida que nos conviene mejorar o cambiar, nos advierte que no vamos en la dirección correcta, y se manifiesta en el cuerpo a través de los síntomas para que sanemos.
La mayoría de enfermedades tienen un origen emocional (conflictos emocionales), y según sea la emoción, afectará a un órgano u otro del cuerpo, ya que se verán afectados por esas emociones y pensamientos negativos.
Si prestamos atención a nuestro cuerpo, aprenderemos a interpretar esos mensajes. Nuestro cuerpo, al igual que todo, está conectado con el Universo, somos canales de energía. Los órganos sexuales representan la tierra (la semilla), el vientre representa el agua (cordón umbilical/emociones), el estómago representa el fuego (ardor), el pecho representa el aire (la respiración), la garganta representa el espíritu (la voz, la expresión/comunicación mente-corazón), el entrecejo y la cabeza representan el cielo (la conexión con el Universo).
Necesitamos energía para vivir, por eso tenemos temperatura en nuestro cuerpo, necesitamos comer, beber, dormir, etc… Todo en el Universo es energía.
Las emociones no expresadas y vividas en soledad afectan nuestra salud y se expresan en el cuerpo a través del dolor y/o enfermedad. Nuestro cuerpo nos envía señales (dolor) para llamarnos la atención sobre “algo” que nos conviene modificar, ya sean pensamientos dominantes negativos y/o creencias arraigadas que limitan nuestra vida, solo tenemos que aprender a escuchar.
Si tenemos en cuenta la relación de cada órgano con nuestras emociones, nos será más fácil identificar qué nos está ocurriendo y dónde debemos enfocarnos para restablecer el equilibrio. Debemos tener en cuenta la dualidad, todo tiene su polo opuesto, frío-calor, día-noche, hombre-mujer, etc. Solamente nosotros mismos sabremos qué lado de la dualidad nos está manifestando la enfermedad.

Pulmones y vías respiratorias

Tomamos vida al inspirar y la entregamos al exhalar, es dar y recibir rítmicamente en un orden perfecto, manteniendo los dos polos de la dualidad equilibradamente.
pulmones-respirarLa respiración está relacionada con nuestra libertad, cuando no podemos respirar, es porque en verdad nos cuesta dar el paso hacia nuestra libertad, por el contrario cuando salimos de una situación de agobio hacemos una inspiración profunda porque hemos exhalado esta situación de nosotros y obtenemos nuestra libertad pudiendo inspirar plenamente. En la respiración distinguimos este proceso.
Las dificultades o las enfermedades respiratorias o pulmonares están íntimamente ligadas a nuestra capacidad de inspirar o tomar la vida tal cual es. Nos sentimos agobiados, asfixiados por alguna persona o situación y no sabemos como manifestarlo, por lo cual quizás también la garganta se vea afectada ya que es el chakra de la comunicación.

Corazón

El corazón es el centro de nuestro Ser, está ubicado en el centro de nuestro cuerpo ligeramente inclinado hacia la izquierda y regido por el hemisferio derecho del cerebro quien gobierna o dirige nuestros sentimientos. Incluso cuando nos señalamos a nosotros mismos ubicamos nuestros dedos sobre él.
Está ligado directamente al Amor, al igual que los pulmones trabaja rítmicamente, en un latir bitonal, es dar y recibir, un intercambio que mantiene el equilibrio perfecto. Toda afección o problema nos habla directamente de nuestros sentimientos y de la capacidad para expresarlos, a veces nos forzamos más allá de los límites emocionales, nos olvidamos de nuestras propias necesidades, en satisfacción de los demás, para sentirnos amados.
Otras veces nos negamos a abrir nuestro corazón por experiencias pasadas y miedo a ser heridos. Si estamos cerrados al amor corremos el riesgo de terminar en el quirófano y entonces sería la cirugía la encargada de abrirnos el corazón. Si observamos algunas frases que hacen referencia al corazón, veremos que están vinculadas a la emotividad o a las situaciones emotivas.
“Me salta el corazón de alegría” “Del susto se paró el corazón”. “Se me sale el corazón del pecho” “Lo tengo en la garganta” “Me oprime el corazón”. Al referirnos a una persona que consideramos sin sentimientos decimos “No tiene corazón”. *El remedio más eficaz: “Amarse a uno mismo”

Estómago

Es la capacidad de aceptar o digerir a una persona o situación. Al padecer una afección estomacal debemos revisar nuestra intolerancia y temor a lo que no es de agrado, la resistencia a las ideas nuevas, dificultad para adaptarnos a algo a alguien que va contra nuestras creencias en sus hábitos y manera de vivir. El estómago nos arde. La crítica interior interrumpe la comunicación con su corazón, no dando paso a su verdadero sentir.

Hígado

Descompone, almacena y reconstruye la materia. Si la vida de una persona se desmorona, y no puede llevar a cabo la tarea de reconstruir, entonces se acumulan sensaciones de sobrecarga, sobre-exigido, lo cual puede generar bronca, odio y resentimiento.
higado-problemasEste órgano nos indica nuestra capacidad para rehacernos a nosotros mismos, reconstruir y regenerarnos, este proceso de reciclaje o transformación necesita de toda la flexibilidad, aceptación a cada circunstancia de la vida, recordemos que nada es estático que todo está en constante movimiento y en ese ir y venir nos vamos regenerando a cada instante. También está relacionado con las necesidades básicas (almacenamiento: alimentos), cuando tenemos carencias económicas y estamos sobrecargados por las circunstancias de la vida también puede verse afectado.

Riñones

Son el canal procesador de agua más importante, es aquí donde se almacenan los temores resultantes de traumas, dañando la vitalidad de la persona, bloquea su motivación y su entusiasmo. El miedo se almacena en los riñones, el individuo se hallará incapacitado de manejar situaciones emocionales futuras. Estas afecciones se manifiestan en personas con falta de discernimiento o incapacidad para la toma de decisiones.
Están relacionados con la convivencia, el compañerismo: pareja, padres, hermanos, hijos, compañeros de trabajo, jefes, etc.

Intestinos

Delgado: Es el encargado de transformar los alimentos en nutrientes y transmitirlos a las células del organismo. Los trastornos en éste, están directamente relacionados con la incapacidad de retener y absorber todo lo bueno que se presenta en la vida, las personas que padecen estas afecciones rechazan situaciones que no son de su agrado, aunque los inconvenientes sean mínimos.
Grueso: Las afecciones tienen que ver con las personas que les cuesta soltar viejas ideas o creencias: estreñimiento, o rechazan rápidamente los pensamientos que podrían beneficiarlos: diarrea.
Los intestinos nos dan un mensaje claro, aprender a nutrirnos de buenos pensamientos, aceptando las buenas ideas de prosperidad y valoración para nuestra vida, dejando ir todo aquello que ya no nos hace falta en el momento presente. Están relacionados con las “jugarretas” que nos hacen o que hacemos: “jugadas sucias”. Según la parte afectada tiene relación con nuestra pareja o progenitores, o con los colaterales (hijos, hermanos, cuñados).

Columna vertebral

La columna vertebral es el eje de nuestra estructura ósea, conductora de nuestro sistema neuronal, ella es el sostén del cuerpo, la encargada de mantenernos erguidos, por consiguiente está vinculada directamente a la voluntad. Nos da solidez y flexibilidad para realizar nuestras actividades, levantarnos, agacharnos, acostarnos, estirarnos, encogernos, etc. acomoda cada una de sus vértebras acorde a nuestro requerimiento y voluntad.
columna_vertebralA medida que nuestros pensamientos se vuelven más rígidos, ella va tomando esa rigidez, disminuyendo nuestra flexibilidad, lo cual va limitando nuestros movimientos. Si observamos a personas que tienen actitudes firmes veremos que mantienen la columna recta, la cabeza erguida y el plexo solar expandido. Podríamos decir “Va con la frente en alto”, por el contrario cuando hay una voluntad débil, la columna se curva, los hombros se caen y la cabeza se inclina hacia el piso en una actitud de sumisión o derrota.
Las problemas sobre la parte lumbar están relacionados con la seguridad, con el “tener“, con las cosas materiales aquellas que nos dan apoyo, seguridad y sostén, cuando los miedos a las pérdidas o a la escasez aparece sintiendo la falta de control es allí donde se manifiesta.
Los problemas sobre la parte alta o cervical están ligados a la inseguridad afectiva, son personas quienes hacer es importante, manifestando su afecto a través del ello, basando así su seguridad. Sintiéndose queridas cuando alguien hace algo por ellos. Cuando los dolores son persistentes se transforman en la excusa perfecta para no hacerlo todo, esto debido a su propia sobre-exigencia en la manera de solicitar afecto. Solemos cargar nuestros “problemas” en la espalda.

Cadera

Es una articulación fundamental, encargada de mantenernos de pie y en perfecto equilibrio, permitiéndonos caminar o avanzar hacia nuestro objetivo.
Está íntimamente unida a la energía creativa, su flexibilidad expresa los sentimientos de libertad personal, con lo cual en la etapa de adolescencia comienzan los primeros sentimientos de separación de los padres, la sexualidad, las expectativas, la definición del rumbo a seguir, es donde puede no desarrollarse adecuadamente, en particular cuando se rinde al control de los padres y no se halla la propia dirección.
Los dolores frecuentes, marcan dificultad para decidirse, para pasar a la acción, miedo a comprometerse con algo o alguien donde los resultados pueden ser inciertos, miedo al cambio, falta de confianza en sí mismo. El mensaje es claro, confiar en nosotros mismos, siendo flexibles a los cambios, aceptar y decidir sin miedo a los errores, ya que somos los responsables del rumbo de nuestra vida.

Piernas

Son las encargadas de trasladarnos de llevarnos hacia donde deseamos. Están ligadas a nuestra capacidad de impulsarnos, avanzar en la vida y en la forma de hacer frente al futuro. La pierna derecha está relacionada con el presente-futuro y la izquierda con el pasado. Cuando tenemos dolores en ellas revisemos bien cuáles son las causas que no nos permiten avanzar, sea por miedo al futuro incierto o por algo del pasado que debemos dejar ir.

Rodillas

Están relacionadas con nuestro orgullo, con “doblegarnos” a los demás, “hincar la rodilla”. En diestros, la rodilla derecha representa la figura masculina (esposo, padre, hijo, hermano, abuelo, jefe, compañero de trabajo, etc), la rodilla izquierda representa la figura femenina (esposa, madre, hija, hermana, abuela, jefa, compañera de trabajo, etc). Las dolencias en las rodillas también indican que nos doblegamos a nuestro ego, en diestros, hombre-rodilla derecha, mujer-rodilla izquierda, en zurdos al contrario.

Pies

Son el sostén en nuestra vida y los encargados al igual que las piernas de ayudar a trasladarnos. Ellos están en contacto con la tierra y ésta representa simbólicamente a nuestra madre. Los problemas surgidos en ellos, nos marcan que debemos mantenernos arraigados en el “Aquí y ahora”, en el presente, teniendo confianza en nuestra intuición y la conexión con el Universo.
Si tenemos dolencias, el pie derecho (dar el primer paso), el pie izquierdo (seguir avanzando) o necesitamos apoyo.

Manos

Están íntimamente ligadas al dar y el recibir, cuando existe un problema en ellas, es que algo debemos parar, ya que son encargadas de múltiples labores y es ahí donde identificar la situación entre el Dar y el Recibir. En diestros, mano derecha= dar; mano izquierda= recibir. También la mano izquierda representa el pasado y la mano derecha el presente/futuro. En zurdos es al contrario.

La glándula Tiroides

Une el cuerpo con el chakra laríngeo, está ligado a la voluntad, la capacidad en la toma de decisiones acorde a nuestras necesidades. La zona de la garganta es el chakra de la comunicación (lo que debemos decir o lo que debemos callar). Cuando las decisiones son del orden de estructuras rígidas, de enojo, broncas, es donde se produce el desequilibrio, trayendo múltiples trastornos, como calcificación en los huesos e incluso desarrollar artritis.

La Glándula Timo

Gobierna nuestro sistema inmunológico, es aquí donde se aloja el temor, las experiencias dolorosas. El miedo hace que retrocedamos en muchas ocasiones, perdiendo la integridad de la situación (achicarse ante la situación) cuando esto sucede quedamos expuestos a la entrada de virus.

Las Glándulas Suprarrenales

Almacenan pena y nos lleva al complejo de víctimas, ¿Lucho o me escapo? Siempre creen que hay algo ahí afuera que se va a apoderar de ellos, y los está persiguiendo.
Cuando no están dispuestos a soportar Amorosamente una experiencia emocional dolorosa, esa persona culpabiliza al mundo por su experiencia dolorosa, y se olvida de que cada persona es responsable de su propia creación, de su vida.

La Glándula Pituitaria

Aquí se aloja la pena reprimida, porque al experimentar pena o dolor, puede ser una puerta o un portón hacia una conciencia superior, después de que los juicios de las glándulas inferiores son transmutados. Aceptando Amorosamente el dolor, esto permite que nosotros experimentemos la dualidad, libera toda la parte del juicio y ayuda a la glándula pituitaria. La dualidad representa lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo malo, lo positivo o lo negativo, a todo nivel.
Memoria Emocional / Lola Hernández