Muy recomendada.

lunes, 29 de febrero de 2016

EL MOMENTO DEL DESPERTAR CUÁNTICO Tomado de los escritos de Ken Carey



“En el momento del despertar cuántico, el cambio ocurrirá rápidamente, ondulando a través de la superficie terrestre como una ola. Todo en el campo gravitatorio de la Tierra será afectado de algún modo. Habrá un tiempo de cambio masivo, de cambio en una escala sin precedente histórico, aunque sí tiene antecedentes en los eventos prehistóricos de este mundo y de otros distantes. Los cambios que experimentará su generación antes de pasarle la antorcha a otra son más fundamentales que los que acompañaron a la revolución de la agricultura, y esos cambios tomaron miles de años. Ellos tienen un alcance mucho mayor que los cambios de la industrialización, que tomaron casi tres siglos para suceder. Sin embargo, aunque estos cambios actuales son masivos, profundos y esenciales, ellos ocurrirán dentro del lapso de una sola vida.

Bien entendidos, estos cambios y su llegada tienen la capacidad de inspirar a un grado de esperanza y optimismo sin precedentes en la historia de su raza, porque significan el fin de la condición subconsciente de la humanidad y por lo tanto auguran, como predicen las escrituras del mundo, el fin del derramamiento de sangre, la hambruna, la guerra, la explotación y el sufrimiento innecesario.

Dentro de su lapso de vida serán testigos de la necedad de mucho de lo que una vez se consideró prudente. Van a ver cómo se descubre que las tradiciones y los patrones de hábito históricos que alguna vez asumieron eran imperativos para la supervivencia iban en detrimento de una vida saludable y una sociedad sana. La conducta que tuvo sentido para criaturas que imaginaban que eran islas de individualidad será abandonada por quienes experimentarán la interconectividad de toda vida. La conciencia que está despertando sobre este mundo no respeta los valores de Darwin. Su percepción trae nuevos valores y nuevas formas de ser. Durante estas décadas, ustedes están viendo el descenso de los Ángeles de Sanación. Incluso ahora, alrededor de ustedes –y quizá en su propia vida- ellos están encarnando. En algunos casos, estos son seres que no han conocido la forma humana desde antes del descenso del tiempo histórico.

Es posible que ustedes estén entre aquellos que han mantenido solo una conexión tenue e intermitente con sus encarnaciones sucesivas. No es una cuestión para juicio. Los que encarnan ahora, los que traen la plenitud de sus eternos talentos, atributos y perspectivas en las personas actuales, son los agentes de sanación. Solo ellos tienen en su poder experimentar este tiempo de transición asombroso como glorioso o como traumático. Están todos invitados a recordar su esencia, su propósito, su razón para estar aquí, y para traer a esta era de transición la sensación de celebración que invariablemente acompaña tal rememoración.

Nuestro número sobre la Tierra ha crecido rápidamente desde que empezaron nuestras primeras llegadas en larga escala a fines de los años ’60. Sin embargo, no es la cantidad, no es el número lo que hará la diferencia, sino la calidad de nuestra compasión, la calidad del amor que irradie de nuestros corazones. Cada persona que se convierta en estos tiempos en un canal puro y sin distorsiones para el amor eterno, compensa por los miles que permanecen bloqueados en los valores en disolución de lo viejo.

Estamos disipando rápidamente lo que queda de la ilusión humana, ayudando a todos a identificarse con las crecientes corrientes, las energías y las fuerzas del amor y la vida. Ustedes ya están viviendo en el inicio de la era del Despertar Planetario, la era de la paz y la construcción de la comunidad. Ahora está aquí para los más sensibles a su fragancia, textura, majestad y visión. Ha comenzado la era en la que la Tierra va a ser cultivada como un jardín de flores y sus dones serán presentados como ofrendas conscientes a los jardineros de eterna belleza, la era en la que la humanidad regresa sus dones a la Tierra, a su suelo, sus arroyos, sus montañas, sus océanos, sus criaturas del agua, aire, fuego y arcilla.

Como siempre, el futuro tiene un elemento de sorpresa. Sin embargo, algunas cosas son tan ciertas como el movimiento de las estrellas. Una madre nunca sabe exactamente a qué hora dará a luz a su hijo, pero desde que tiene una “fecha de parto,” un tiempo aproximado en el que se espera al bebé y en el que nacerá con mayor probabilidad. Durante milenios ahora, hubo aquellos en varias tradiciones tanto del Este como del Oeste, que han sabido que la Tierra tiene una fecha de parto, algo durante la segunda década del siglo veintiuno. Aunque serán muchas las personas que despertarán antes al primer movimiento unificado del organismo planetario despierto, este movimiento, como el primer aliento, tendrá lugar en un único momento. Es entonces que el Hacedor de Estrellas conscientemente despertará en todos los sistemas de los biocircuitos humanos capaces de sostener la conciencia universal.

A veces los bebés nacen antes de tiempo, a veces nacen tarde. Así que presten atención, estén atentos. No descarten la posibilidad de que el momento pueda llegar como un ladrón en la noche. Y no estén entre los tontos que esperarán hasta el último momento para aceptar la conciencia creciente. Esta será una ocasión importante. Es el acontecimiento que es esencial para toda la historia humana. Nuestro énfasis durante muchos miles de año ahora ha sido y continúa preparándolos para este único momento. Porque aunque los cambios serán dramáticos, no necesitan ser traumáticos.

Aunque ellos traerán una fundamental revisión humana de la naturaleza de la realidad, esto no es necesario percibirlo como amenazador. Esencialmente, es un acontecimiento positivo y jubiloso. La conciencia que emergerá finalmente será la conciencia del Uno Eterno, el Creador, El Ser de Vida, despierto y consciente por primera vez dentro de un universo material. El circuito humano está diseñado para acomodar esta conciencia. Casi de la misma manera en que las células individuales comprenden su relación con ustedes, cada ser humano despierto se comprenderá en relación homogramática(*) con este campo unificado de conciencia.

Aunque esta percepción de uno mismo difiere significativamente de la percepción histórica, que emerja en la conciencia humana colectiva presenta el potencial de la desorientación en los que podrían reaccionar a este ingreso en el temor. Tenemos mucho que hacer antes de que la preparación de la conciencia humana esté completa. Aún así, incluso si el despertar fuese a ocurrir en este mismo momento sin más preparación, sería un hecho de una belleza sin precedentes. Sin embargo, en ese caso, un número menor de personas estará en posición de apreciarlo. Deseamos maximizar el disfrute y minimizar la incomodidad para todos los involucrados. Si los seres humanos comprenden más plenamente lo que está ocurriendo, serán menos propensos a reaccionar de formas que les podrían causar molestias innecesarias.

Independientemente de si uno acepta este cambio o trata de alejarse de él, este acontecimiento será más poderoso que cualquiera que haya visto la Tierra. Se liberará más energía en unos pocos momentos de la que típicamente se libera sobre la superficie de la Tierra en muchos años. Esta energía tomará la forma de una percepción más aguzada y una conexión emocional más profunda, reuniendo a la persona y a Dios.

Aunque este tiempo sin precedentes de radiación de energía intensificada aún se encuentra adelantado a ustedes en unos pocos años, ustedes ya están lo suficientemente cerca de él y el evento será tan potente que el tiempo se está comportando con creciente subjetividad, bullendo y combándose, creando islas del futuro dondequiera estén quienes deliberadamente invocan las energías de la conciencia emergente y demuestran voluntad de vivir sus vidas en amor.

Estas no son islas desconectadas debajo del mar en receso de la ilusión histórica. Están unidas en un continente verdadero de conciencia creciente. A medida que la nueva realidad entra plenamente en la conciencia humana (en ese momento en que el campo luminoso del Creador entra en alineación perfecta con la Madre Tierra), se disolverá toda ilusión de naturaleza destructiva. Aunque muchos siglos han precedido a este momento, cuando llegue, será decisivo.

Entonces habrá un gran cambio, un único momento de despertar cuántico. En este instante, el intervalo de tiempo más pequeño medido en estas dimensiones –este intervalo que ocurre en cada átomo entre cada una de sus miles de millones de oscilaciones por segundo- se prolongará hacia el infinito. Se expandirá un intervalo de no-tiempo. A través de esa expansión, fluirá la eternidad. Algunos experimentarán este momento como minutos u horas; otros, como una vida entera. Y otros experimentarán este destello atemporal como una sucesión de muchas vidas, y unos pocos, en este momento, conocerán al Nagual mismo, la gran Presencia indescriptible que existe antes y después de todos estos mundos.

En la extensión del intervalo del no-tiempo, los seres humanos tendrán todo el tiempo que necesiten para comprender, experimentar y recordar la conciencia plena de sus espíritus eternos y recordar el origen de su individualidad en los ámbitos primordiales del ser. Todos tendrán tiempo de sobra para recargar la forma de su identidad y su proyección biológica con la toma de conciencia de quiénes son, por qué se han individualizado y por qué han optado por asociarse con la expresión humana del planeta. Cada uno tendrá la opción de regresar a la forma biológica o permanecer en los ámbitos de la conciencia desencarnada.

Los que opten por regresar a la forma humana lo harán plenamente conscientes de quiénes son. Ya no se los introducirá parcialmente encarnados; reanudarán su residencia biológica con plena memoria y consciencia de su naturaleza eterna, compartiendo las capacidades creativas del Hacedor de Estrellas, cuyas células reflectantes sabrán entonces que existen.

La orientación subconsciente en el temor será reemplazada por la orientación consciente en el amor. La repentina liberación de poder, al cambiar la polaridad del campo humano emocional colectivo de la orientación externa a la interna, no puede ser evitada, sin importar cuán suavemente busquemos guiar la transición. Todos van a sentir una oleada inconfundible de poder en el instante del despertar cuántico. Esto es tan inevitable como la rotación diaria de los continentes de la Tierra hacia y fuera de la luz del sol.

Pero, ¿y los efectos?, ¿y las implicaciones? No hay forma de predecirlos. Dependen de las decisiones que tomen hoy. Al extrapolar las tendencias actuales de conciencia podemos establecer un probable rango de efecto. Pero tal vez haya tanto como ocho mil millones de personas encarnadas en ese momento, cada una con total libertad de elección. Y aunque las elecciones que haga cada uno en su vida antes de ese momento ciertamente predispondrán a esa persona en una dirección o la otra, no hay garantías, no hay certezas.

La polaridad espiritual de la conciencia humana colectiva sí se desplazó una vez antes, lo que provocó una reversión del campo magnético de la Tierra, un desplazamiento de la posición de los polos y mucha destrucción. Sin embargo, ese desplazamiento fue un desplazamiento de la conciencia al subconsciente.

Tendremos un grado de control durante este movimiento consciente que estaba ausente entonces, así que no esperen la misma clase de ondas de choque cataclísmicas. Sin embargo, asumir que los cambios de la Tierra no acompañarán este acontecimiento sería subestimar las variables. Casi con certeza, algunos lo harán. Estas serán en su mayor parte de naturaleza benévola, un derretimiento de los casquetes polares, por ejemplo, trayendo lluvia a las regiones áridas y ayudando a limpiar las toxinas de los lagos y ríos contaminados, un calentamiento y humidificación simultáneos del clima que abrirán para la agricultura las extensas planicies y los valles fértiles de Groenlandia, Antártida, y ciertos desiertos del mundo.

Para minimizarles a ustedes y otros de la familia humana el trauma de este momento, es importante que se preparen para él con bastante anticipación, estableciendo los hábitos que dejarán fluida, distendida, a su auto-comprensión. Y confiando en la benevolencia general del universo y su inteligencia residente.

LA MEJOR MANERA DE PREPARARSE PARA EL FUTURO ES ESTAR PLENAMENTE EN EL AHORA

El único hábito que deben cultivar, aunque tal vez vaya en contra de la programación y las tradiciones de su sociedad, es permitirle a su conciencia el flujo distendido de atención que les brinde un cuadro claro y preciso del mundo de los fenómenos y una continua toma de conciencia de la Presencia Eterna de la cual se ha desplegado. Semejante estado de conciencia les permitirá disfrutar las rápidas corrientes de energía y de conciencia agudizada que barrerán la Tierra durante la expansión del intervalo de no-tiempo y maximizarán la influencia estabilizante que irradia de ustedes hacia su entorno local.

Mucho antes del momento del despertar colectivo, se habrá sido establecido un núcleo suficiente de personas funcionando en frecuencias más elevadas de conciencia para permitir que las corrientes armónicas de sus respectivas radiaciones amplificadas desplacen la influencia de aquellos que puedan reaccionar con miedo, tanto en el momento del despertar colectivo como antes de que ocurra. Las radiaciones de frecuencia o las emisiones vibratorias de miedo no son armoniosas. Su efecto en la conciencia humana colectiva aumenta a una tasa aritmética (1,2,3,4, etc.) para cada persona adicional cuyo comportamiento esté centrado en el miedo, pero ellos no se acumulan en la clase de progresión geométrica (2,4,8,16, etc.) que es característica de las radiaciones armónicas del amor.

Antes del último instante del despertar final, las radiaciones del amor constituirán la influencia vibratoria predominante en la conciencia humana colectiva, aún mientras una mayoría numérica permanezca centrada en la orientación histórica. Esa condición ahora está muy próxima. Ustedes, que han estado motivados por el amor, ejercen sobre la conciencia humana colectiva una influencia mucho mayor de la que su razón histórica podría suponer.

Individualmente, ustedes tienen un impacto mucho mayor en las predisposiciones colectivas de su especie que la de aquellos que simplemente están hollando los caminos desgastados por el tiempo del auto-centrismo. Ustedes, que hacen lo mejor para tomar sus decisiones a partir del amor, que se niegan a ser controlados por las maquinaciones subconscientes del temor, que se toman tiempo - de ser necesario- en situaciones difíciles para proceder lenta, consciente, amorosamente, están realmente entre los nuestros. Su conocimiento de estas cosas pronto estará completo. Dependemos de ustedes durante el cambio que se avecina.”

(*)El principio hologramático: en el que no solo la parte está en el todo, sino que el todo, en cierto modo, está en la parte. (N de la T)

From: Susana PeraltaDe: El Tercer Milenio: Viviendo en el mundo post-histórico (The Third Millennium: Living in the Post-Historic World) de Ken Carey
Otros libros sumamente recomendados de Ken Carey son:

"The Star Seed Transmissions" – Semilla de estrellas

"Vision"- Un plan divino

"Return of The Bird Tribes" – La vuelta de las tribus pájaro

Publicado por Daniel Jacob en Facebook 24.1.16

The Moment of Quantum Awakening

18 señales de que usted vino a este mundo a transformar la conciencia humana



Palabras de Lissa Rankin: desde hace muchos años, mucha gente ha estado hablando acerca de "El Cambio", esta misteriosa transformación de la conciencia humana que está supuestamente en marcha. Desde el fin del calendario maya en diciembre de 2102, se hablaba de la Nueva Era,  sobre la evolución de las especies, la revolución del amor, y otros cambios aparentes, difusos pero esperanzadores de lo que significa ser humano.

A ver si todo esto suena familiar:

¿Tiene una visión de algún aspecto de un mundo más hermoso, y usted sabe que es su propósito sagrado para ayudar a traer a la existencia?

Siente que algo está fuera de alineación en el mundo, y quiere ser parte de la solución?

¿Ha experimentado un evento que altera su vida que cambió todo para usted, y ahora desea utilizar esa experiencia para ayudar a otros?

¿Tiene una idea innovadora que podría hacer del mundo un lugar mejor?

¿Se siente llamado a ayudar a otros, a sanar, transformar, conectar, amor, crecer, tener éxito y prosperar?

Sí me lo imaginaba. Tenía la sensación de que eras uno de nosotros! Bienvenido a lo que mi amiga Martha Beck llama "El Equipo". En su libro Cómo encontrar su camino en un salvaje Nuevo Mundo. Martha Beck define a miembros del equipo por las siguientes características. Usted no puede reconocer cada atributo único, pero si usted es un miembro del equipo, es muy probable que empiece a asentir en la cabeza mucho a medida que lea estas características de aquellos cuyas almas han encarnado aquí en este planeta en este momento para facilitar este cambio místico en la conciencia humana.

A ver si alguno de estos rasgos del equipo resuenan con lo que eres y cómo te sientes.

18 señales de que usted está aquí  para transformar la conciencia humana:

1.- Un sentido de tener una misión específica o una finalidad que implica una transformación importante en la experiencia humana, pero siendo incapaz de articular lo que podría ser este cambio.

2.- Una fuerte sensación de que la misión, sea lo que sea, está cada vez más cerca en el tiempo.

3.- Una compulsión a dominar ciertos campos, habilidades, o profesiones, no sólo para la promoción profesional, sino también en la preparación de este medio, entendido misión personal.

4.- Los altos niveles de empatía; un sentido de la sensación de lo que otros sienten.

5.- Un deseo urgente de disminuir o evitar el sufrimiento de los seres humanos, animales o incluso plantas.

6.- La soledad derivada de un sentido de la diferencia, a pesar de los altos niveles de actividad social. Una mujer resumió este sentimiento perfectamente cuando dijo: "Todo el mundo me quiere, pero no hay nadie que me quiera como yo".

7.-  Los altos niveles de creatividad; pasión por la música, la poesía, el rendimiento o las artes visuales.

8.- Un intenso amor a los animales, a veces un deseo de comunicarse con ellos.

9.- Primeros años de vida difícil, a menudo con un historial de abuso o trauma de la niñez.

10.- Conexión intensa a ciertos tipos de entorno natural, como el mar, las montañas, o el bosque.

11.-  La resistencia a la religiosidad, paradójica-mente acompañado de un fuerte sentido de propósito, ya sea espiritual o anhelo espiritual.

12.- El amor a las plantas y la jardinería, hasta el punto de sentirse vacío o deprimido y sin la oportunidad de estar entre las cosas verdes y / o ayudar a crecer.

13.- Muy alta sensibilidad emocional, a menudo conduce a las predilecciones de ansiedad, adicciones o trastornos de la alimentación.

14.- Sentido de la intensa relación con ciertas culturas, idiomas, o regiones geográficas.

15.- Discapacidad, a menudo cerebro centrado (dislexia, retraso, autismo) en uno mismo o un ser querido. La fascinación por las personas que tienen discapacidad intelectual o enfermedad mental.

16.- Al parecer, la personalidad gregaria que contrasta con una profunda necesidad de periodos de soledad; un sentido de ser drenado por el contacto social y la retirada de "encendido" de nuevo.

17.- Enfermedad física persistente o recurrente, a menudo grave, con síntomas que fluctúan en lo inexplicable.

18.- Sueños del día (o sueños nocturnos) acerca de curación a personas dañadas, criaturas, o lugares.

Si usted lee la lista (como yo) pensando "cheque," usted es sin duda uno de nosotros los visionarios de mentes sanadoras. El mundo te necesita para cumplir con su propósito sagrado - pronto!

Como escribió Martha, "Si suficiente gente empieza arreglando su verdadera naturaleza en el mundo muy interconectado que estamos creando, el efecto acumulativo realmente podría comenzar a sanar la verdadera naturaleza de todo."



FUENTE http://caminantedelasgalaxias.blogspot.com.es

domingo, 28 de febrero de 2016

¿Cual es la misión de nuestras almas aquí en la Tierra?





¿Por qué la gente elige nacer en este mundo? Hay tantas respuestas como personas. Algunos vienen aquí para hacer algo, para experimentar algo, o para aprender cosas que no pueden fuera de este mundo.

Es la misma razón por la cual la gente juega juegos o ve películas, donde llegan a experimentar cosas que no podrían hacerlo de otra manera.

Estar vivo en la Tierra en un cuerpo físico puede ser difícil. La vida es como una carrera de obstáculos, el programa de entrenamiento con pesas, o un curso intensivo de un tema difícil.

Además de la diversión y la alegría de estar vivo, también existe la ira, el miedo y el sufrimiento. Pero las cosas negativas es lo que hace que el juego sea más desafiante y único.

La vida es una musculación para el alma, y ​​los desafíos que enfrentamos en la vida son los pesos que deben construir nuestros músculos espirituales si tenemos la fuerza para manejarlos.



Ayudante de Almas.

Otra razón por la que alguien podría venir aquí es para ayudar a que otros se despierten. Ese es el riesgo que estas almas ayudantes enfrentan al encarnar en la Tierra.

Puede ser que están tan distraídos en la vida que nunca descubren el conocimiento superior dentro de ellos, hacer lo que vinieron a hacer aquí, que es usar ese conocimiento para ayudar a otros.

Piense en un estudiante de universidad que vuelve a la escuela secundaria para ayudar a otros estudiantes a aprender cosas que ya ha dominado. El problema es que el haber nacido de nuevo sus recuerdos son nulos no saben de de donde vienen y lo que realmente son, como si el estudiante universitario se une a la escuela secundaria después de haber olvidado que ya se graduó.

Los temas pueden parecer extrañamente familiar y fácil de él, y de esta manera él todavía puede ayudar a los demás. Pero en caso de que te dejes arrastrar hacia las distracciones que vienen con ser un estudiante de secundaria, podría olvidarse incluso lo que aprendió en la universidad, tal vez incluso reprobar.

Tal vez usted es un alma ayudante. Si te gusta entender las cosas, y meditar los misterios del universo, y se siente feliz cuando encuentra a otras personas y las ayuda a mejorar sus vidas y la de usted mismo, entonces lo más probable es que usted sea un ayudante de almas.

Si es así, es muy importante que dediques un poco de tiempo pensando, leyendo, aprendiendo acerca de las verdades más elevadas con el fin de familiarizarse con lo que realmente eres y lo que realmente sabes.

En el centro, que ya sabes que estas verdades, sino que los ha olvidado. Recordar es difícil porque en comparación con su ser superior, el yo inferior esta increíblemente dormido y distraído, por lo que la recuperación de lo que usted sabe muy dentro es similar a aprender por primera vez.

La diferencia es que si algo de verdad ya está dentro de ti, aprendiendo de nuevo a través de la investigación, la experiencia, y la contemplación vendrá más rápido, naturalmente, y con un sentido emocionante de reconocimiento.

Usted se sentirá algo especial, cuando finalmente entiende lo que usted ya sabe en el fondo. Lleva el anillo de la verdad. No sólo va a tener sentido, pero que se siente bien. Cuando tanto la cabeza y el corazón están de acuerdo con una idea usted es uno mismo y habrá despertado.



La misión

La gente común son relativamente no polarizados en que no salen de su manera de manipular o ayudar a los demás.

Ellos desean solamente vivir una vida cómoda y no están interesados ​​en aprender verdades superiores.  Si no atender a su conveniencia. Son habitantes ordenados de la granja de energía, ni amenaza a las fuerzas negativas, ni de importancia crítica para las fuerzas positivas.

Luego están las personas que nacen con el potencial de hacer una diferencia. Muestran una curiosidad natural para las verdades superiores, desarrollar un deseo en la vida para ayudar a otros, y están dotados de madurez y habilidades que parecen más avanzadas que la herencia o la programación social único que puede explicar. Estas son las almas de ayuda antes mencionados.

Más exactamente son almas sobrehumanas que se han ofrecido a encarnar de nuevo en cuerpos físicos regulares para ayudar a los seres humanos receptivos fuera del sistema de control. Son seres que nacen en el sistema de control para ayudar a bajarla desde el interior.

Las fuerzas negativas ven a las almas ayudantes como amenazas impredecibles e incontrolables a su agenda.

Debido a que el sistema de control depende de las personas que le dan poder a través de su creencia programado en limitaciones ilusorias y el desconocimiento de alternativas mejores.  Si suficientes personas se despertaran espiritualmente y ponen en práctica las habilidades superiores y el conocimiento, el Sistema de Control seguramente caerá como un castillo de naipes.

Así, aparte de la manipulación para alimentarse de los seres humanos, los seres negativos utilizan el sistema de control para suprimir o destruir las almas de ayuda antes de que crezcan lo suficientemente fuerte como para llevar a cabo su misión.

La mitad inferior del Sistema de Control (medios de comunicación, escuelas, militar, religión, etc.) manipula las masas y es sobre todo una tercera operación dimensional dirigido por personas que se benefician a costa de los demás.

La mitad superior parece estar dirigida por el astral negativo, extraterrestre, y las fuerzas demoníacas que utilizan sofisticadas técnicas de dimensiones superiores para orientar las almas ayudantes o reclutar a individuos específicos útiles para su agenda.

Almas auxiliares sirven a un propósito importante en el plan divino para contrarrestar la agenda negativa. Para las fuerzas superiores positivas son como valientes paracaidistas que acuerdan en paracaídas en territorio enemigo en una peligrosa misión de liberación.

Como se mencionó, uno de los riesgos que enfrentan es olvidar lo que son cuando llegan. Habiendo nacido como un bebé humano es extremadamente traumatizante y los años de condicionamiento social que siguen suprime eficazmente sus habilidades superiores y recuerdos.

¿Deben sobrevivir y aguantar lo suficiente para quedar  intactos, entonces tienen una posibilidad de lograr lo que vinieron a hacer aquí en la Tierra.

Si no está seguro si usted es un alma ayudante, en realidad no importa porque se puede elegir vivir como uno independientemente.

Todo lo que tienes que hacer es pensar, sentir, hablar, y actuar desde el lugar más alto dentro de ti, para identificar y seguir a esos intereses procedentes de su verdadero yo (Yo Superior), para eliminar la máscara de los miedos y deseos humildes injertado en ti desde nacimiento por el sistema de control.

Es por millones de personas que hacen esto que aumenta la presión contra las paredes de esta prisión hasta que las grietas aparecen y se ensanchan en los pasajes que permiten escapar.

Eso suena dramático, pero en términos prácticos esto significa que las almas superiores que permanecen fieles a sí mismos inspiran confianza en los demás y pueden mostrarles el camino hacia trascender este mundo físico.

Todo se reduce a mantener una actitud optimista que reconoce y esquiva las trampas, la toma de decisiones basadas en la intuición y la sabiduría en lugar de expectativa social, y que tengan el poder espiritual de los demás de acuerdo a la capacidad y las circunstancias.

El siguiente texto es un extracto del libro Fringe Knowledge for Beginners de Tom Montalk.

FUENTE http://caminantedelasgalaxias.blogspot.com.es

TÉCNICA: CONECTATE CON TU ALMA




La glándula timo es la sede del amor y de la fuerza vital de la energía Chi, nuestra alma. Cuando nos encontramos en una situación de estrés emocional, esta glándula es la primera afectada. Su papel en el sistema inmune es ser la sede donde maduran los linfocitos T; cuando se deteriora este sistema nos quedamos sin vigilancia antineoplásica y pasivos frente a las infecciones. Nuestras células están recubiertas de una membrana muy sensible y cuando tu sonríes a esa célula, órgano o glándula , esa parte de tu cuerpo que está viva recoge tu deseo de bienestar, y puedes notar como un hormigueo o una presión en la zona, lo cual significa que ha recogido la sonrisa. La ciencia ha reconocido que con el simple hecho de hacer el gesto o mueca de una sonrisa, el cerebro emite las mismas vibraciones que cuando está satisfecho.
Hay un modo de examinar la fuerza o la debilidad de la glándula del timo en el que la Sonrisa Interior tendrá un importante papel. Compruébalo con un compañero: toca el timo, localizado en el punto donde la segunda costilla se une con el esternón, por debajo de la garganta. Asegúrate primero de que tu compañero no sonría, sino que haya dejado caer los músculos faciales y las comisuras de la boca. Haz que mantenga una mano extendida a su costado, mientras tu presionas la mano caída. Después, vuelve a probarlo con tu compañero sonriendo y nota la diferencia. Esto demuestra que, cuando se sonríe, se activa la glándula del timo.
Meditación sonriente.
Imagínate una cara sonriente. Cierra tus ojos, siente tu conexión con el suelo y enlace con la energía de la Tierra. Al inhalar la energia imagínate que este rostro le sonríe a tus labios y los relaja. Luego con un rostro sonriente inhala la energia y sonríe a tus ojos hasta relajarlos, luego al espacio entre tus ojos, luego a tus mejillas. Hasta que todo tu rostro esté relajado.
Lleva tu lengua al paladar. Visualiza una imagen de energía sonriente a un metro enfrente de ti. Focaliza un punto en medio de las cejas, relaja tu frente y permite que la energía se aloje allí. En la medida que vas acumulando esa energía sonriente entre las cejas, se irá desbordando a todo el cuerpo.
Permite que esa energía sonriente fluya hacia abajo y a toda tu cabeza relajando mejillas, nariz, boca y todos tus músculos faciales. Deja fluir esa energía luminosa y sonriente por tu cuello. Gira tu cabeza lenta y suavemente a los lados. Continúa a la glándula timo que es la encargada del sistema inmunológico. Permite que la energía sonriente continué su flujo a la glándula que está detrás de la parte superior del esternón, imagínala reluciente con vibrante salud. Siente como el timo se hace más cálido, comienza a vibrar y a expandirse como una flor que se abre.
EJERCICIO DE RESPIRACIÓN PARA ACTIVAR LAS GLÁNDULAS TIMO Y PITUITARIA:
Busca un lugar cómodo y relájate.
Conéctate con tu respiración y visualiza un tubo de Luz, que te atraviesa desde la cabeza hasta los pies.
1 * Visualiza tu glándula Pineal y Pituitaria en el centro de tu cerebro, como dos pequeñas esferas de Luz Azul.
Coloca juntos tus dedos pulgar, índice y medio de tu mano dominante, y llévalos a tocar tu corona (centro coronario).
Realiza una respiración en tres tiempos.
Inhalo contando hasta tres / retengo / exhalo contando hasta tres.
Repetir el mismo proceso tres veces.
2* * Visualiza tu glándula Tiroides y Paratiroides que se encuentra en el centro de tu garganta, como dos pequeñas esferas de Luz Azul.
Lleva tus dedos pulgar, índice y medio a tu garganta (centro laríngeo).
Realiza la misma respiración anterior.
Inhalo contando hasta tres / retengo / exhalo contando hasta tres.
Repetir el mismo proceso tres veces.
3 *Visualiza tu glándula del Timo en tu pecho, como una esfera de Luz Azul.
Lleva tus dedos pulgar, índice y medio a tu pecho (centro cardíaco).
Realiza la misma respiración anterior.
Inhalo contando hasta tres / retengo / exhalo contando hasta tres.
Repetir el mismo proceso tres veces.
4 * Mantrar tres veces el Mantra AUM.
Segunda etapa: 6 AM o 6 PM
Busca un lugar cómodo y relájate.
Conéctate con tu respiración y visualiza un tubo de Luz, que te atraviesa desde la cabeza hasta los pies.
1 * Visualiza tu glándula Pineal y Pituitaria en el centro de tu cerebro, como dos pequeñas esferas de Luz Amarilla.
Coloca juntos tus dedos pulgar, índice y medio de tu mano dominante, y llévalos a tocar tu corona (centro coronario).
Realiza una respiración en cinco tiempos.
Inhalo contando hasta cinco / retengo / exhalo contando hasta cinco.
Repetir el mismo proceso cinco veces.
2* * Visualiza tu glándula Tiroides y Paratiroides que se encuentra en el centro de tu garganta, como dos pequeñas esferas de Luz Amarilla.
Lleva tus dedos pulgar, índice y medio a tu garganta (centro laríngeo).
Realiza la misma respiración anterior.
Inhalo contando hasta cinco / retengo / exhalo contando hasta cinco.
Repetir el mismo proceso cinco veces.
3 *Visualiza tu glándula del Timo en tu pecho, como una esfera de Luz Amarilla.
Lleva tus dedos pulgar, índice y medio a tu pecho (centro cardíaco).
Realiza la misma respiración anterior.
Inhalo contando hasta cinco / retengo / exhalo contando hasta cinco.
Repetir el mismo proceso cinco veces.
4 * Mantrar cinco veces el Mantra AUM.
Tercera etapa: 9 AM o 9 PM
Busca un lugar cómodo y relájate.
Conéctate con tu respiración y visualiza un tubo de Luz, que te atraviesa desde la cabeza hasta los pies.
1 * Visualiza tu glándula Pineal y Pituitaria en el centro de tu cerebro, como dos pequeñas esferas de Luz Rosa.
Coloca juntos tus dedos pulgar, índice y medio de tu mano dominante, y llévalos a tocar tu corona (centro coronario).
Realiza una respiración en ocho tiempos.
Inhalo contando hasta ocho / retengo / exhalo contando hasta ocho.
Repetir el mismo proceso ocho veces.
2* * Visualiza tu glándula Tiroides y Paratiroides que se encuentra en el centro de tu garganta, como dos pequeñas esferas de Luz Rosa.
Lleva tus dedos pulgar, índice y medio a tu garganta (centro laríngeo).
Realiza la misma respiración anterior.
Inhalo contando hasta ocho / retengo / exhalo contando hasta ocho.
Repetir el mismo proceso ocho veces.
3 *Visualiza tu glándula del Timo en tu pecho, como una esfera de Luz Rosa.
Lleva tus dedos pulgar, índice y medio a tu pecho (centro cardíaco).
Realiza la misma respiración anterior.
Inhalo contando hasta ocho / retengo / exhalo contando hasta ocho.
Repetir el mismo proceso ocho veces.
4 * Mantrar ocho veces el Mantra AUM.
Para finalizar y sellar me visualizo dentro de una gran esfera de Luz Blanca Dorada.
Agradezco.
Tengan en cuenta que estos ejercicios se pueden realizar solos, o en grupos con una persona que dirija los mismos.
Durante su realización serán asistidos por sus Guías y Seres de Luz, que amorosamente prestan su servicio, para que el Plan pueda realizarse en la Tierra.
Desde mi corazón agradezco a cada Ser que sienta el llamado y colabore con la realización de ésta tarea, que no solamente será para beneficio propio, sino para el de toda la humanidad.
FUENTE evolucionconsciente.org

sábado, 27 de febrero de 2016

LA FUERZA DEL ESPÍRITU



Está escrito en el Bhagavad Gita, el antiguo libro santo oriental: «Nacemos en un mundo de naturaleza; nuestro segundo naci­miento es en un mundo de espíritu».
Este mundo espiritual se presenta a menudo como algo separado o distinto de nuestro mundo físico.
Juntos forman un todo.
El espíritu representa lo que no podemos validar con nuestros sentidos. Algo parecido al viento, que podemos sentir pero no tocar.
Dos grandes santos de diferentes partes del mundo, así como de diferentes creencias religiosas, han descrito así el espíritu: «El espíritu es la vida de Dios dentro de nosotros» (santa Teresa de Avila)..
«Lo que arrastra la mente hacia fuera es inespiritual, y lo que arrastra la mente hacia dentro es espiritual» (Ramana Maharishi).
La clave para comprender lo espiritual está en esta idea del mundo interior y el mundo exterior; un solo mundo, pero dos aspectos únicos del ser humano. Tengo un amigo que com­para lo físico con una bombilla y lo espiritual con la electricidad. Insiste en que la electricidad existe desde hace tanto tiempo como la espiritualidad, pero cuando fue descubierta no hicimos de ella una religión.
Asimismo, la espiritualidad a la que yo me refiero nada tie­ne que ver con lo religioso. La religión supone la presencia de una ortodoxia, unas reglas y unos textos sagrados por los que la gente se guía durante largos períodos de tiempo. En general, la gente nace en una religión y se la educa para que siga las cos­tumbres y prácticas de esa religión sin preguntar. Se trata de costumbres y expectativas exteriores a la persona y no entran en mi definición de lo espiritual.
Prefiero la definición de espiritualidad descrita en las obser­vaciones de santa Teresa y de Maharishi. La espiritualidad viene de nuestro interior y es el resultado del reconocimiento, la per­cepción y la reverencia. Para mí, la práctica espiritual es una manera de hacer que mi vida funcione a un nivel más elevado y de ser guiado hacia la solución de los problemas. La manera en que yo, personalmente, lo hago, implica unas prácticas sim­ples pero básicas.
Las he enumerado por orden de importancia para mí.
1. Rendición
Es la primera porque es la más importante y a menudo la más difícil. A los que creen que la vida es un proyecto de «hágalo us­ted mismo» les resulta difícil admitir que necesitamos la ayuda de otros sólo para sobrevivir un día. Para rendirte, debes ser capaz de admitir que estás indefenso. Eso es, indefenso.
En la rendición, mis pensamientos son algo así: «Sencillamen­te, no sé cómo resolver esta situación y se la entrego a la misma fuerza a la que entrego mi cuerpo físico cada noche cuando me duermo. Confío en que gracias a esta fuerza seguiré digiriendo mi comida, mi sangre seguirá circulando, etcétera. La fuerza está ahí, a mi alcance, y yo voy a tratar a esta fuerza, a la que llamaré Dios, como a un compañero de más edad. Tomaré las palabras de las escrituras al pie de la letra: “Todo lo que tengo es tuyo”. Estoy dispuesto a entregar cualquier problema a esta fuerza invi­sible que es mi origen, al tiempo que seguiré teniendo presente que estoy conectado en todo momento con ese origen».
En otras palabras, la vida espiritual es una manera de caminar con Dios en lugar de caminar solo.
2. Amor
Activar las soluciones espirituales significa transformar los pen­samientos y sentimientos de discordia y falta de armonía en amor. En el espíritu de la rendición y del amor encuentro útil entonar para mí mismo: «Invito al Bien más elevado a que esté aquí Ahora».
Intento ver la ira, el odio y la falta de armonía como invitaciones a la rendición y al amor.
Pueden ser la puerta que nos lleve a asumir la responsabilidad de nuestros pensamientos y sentimientos, que nos permita acceder al mundo interior de la espiritualidad. Al ser consciente de esto, tengo la opción de dejar que el espíritu se manifieste y trabaje para mí.
Yo empleo la metáfora de un cable largo que cuelga de mi cadera y tengo la opción de conectarlo a dos enchufes. Cuando lo enchufo en el del mundo material, recibo la ilusión de la falta de armonía y eso se manifiesta en mi interior. Me siento indispuesto, dolido, alterado, angustiado y desesperado y no soy capaz de resolver o corregir mi problema. Cuando estoy conec­tado de esta manera lucho para obtener falsos poderes, cerrando la puerta al poder místico o espiritual. Definir el Poder sólo en términos materiales es una clara indicación de que estamos des­conectados espiritualmente.
Cuando imagino que este cable se desenchufa del mundo material y se enchufa al espiritual, experimento de inmediato una sensación de paz y alivio. Esta metáfora del enchufe espiri­tual me recuerda al instante que debo sustituir la angustia o la frustración por el amor. Me relajo y recuerdo que el espíritu es Dios, que es sinónimo de amor.
Emanuel Swedenborg expresó esta idea cuando recordó a sus alumnos: «La esencia divina mis­ma es el AMOR».
Este sentimiento de amor es la sustancia que mantiene unidas todas las células de nuestro universo.
Se trata de cooperar con y no de luchar contra.
Se trata de confiar, no de dudar.
¿Sencillo? Sí. Pero hay algo más: es profundamente eficaz para resolver problemas.
El AMOR, y sólo el AMOR, disuelve toda la negatividad, pero no lo hace atacándola, sino bañándola en frecuencias más elevadas, igual que la luz disuelve la oscuri­dad con su sola presencia.
3. Infinito
Carl Jung nos recuerda que: «El aspecto más revelador de la vida de una persona es su relación con el infinito […]». Mi concepto del infinito engloba la aceptación, sin lugar a dudas, de que la vida es indestructible. La vida puede cambiar de forma pero no puede destruirse. Creo que nuestro espíritu es inseparable del infinito.
Este conocimiento de nuestra naturaleza infinita es muy útil para poner todo en perspectiva. Confiar en la parte de nosotros mismos que siempre ha sido y siempre será alivia la tensión pro­ducida por cualquier situación dada. «El espíritu da vida, la carne no cuenta para nada», nos dicen las escrituras. Todas estas cosas que percibimos como nosotros mismos pertenecen a la carne. En términos de infinito, no «cuentan para nada».
Cuando me desconecto de lo material y vuelvo a conectar­me con lo espiritual, abandono de inmediato el miedo, los pre­juicios y la negatividad. Sé que debo aplicar la energía de lo es­piritual a mi circunstancia vital inmediata. Recibo amor infinito de esa nueva fuente de energía. Esta siempre ha estado ahí, pero ahora reconozco este poder infinito y veo que todos mis circui­tos funcionan con esta única fuente.
4. Mente vacía
Mi método espiritual de resolver problemas consiste en estar en silencio y dejar fluir mis ideas sobre cómo debería resolverse algo. En este espacio, escucho y me permito tener la fe absoluta de que seré guiado en la dirección correcta. Llámalo medita­ción, o plegaria si lo prefieres; tengo la firme convicción de que es necesario meditar para nutrir el alma y acceder a la ayuda divina.
Tras el acto en sí de la meditación existe la voluntad de va­ciar rni mente de lo que tengo que hacer y de estar abierto a lo que, inevitablemente, acudirá a mí. Envío un mensaje a rni ego, que dice: «Voy a confiar en el mismo poder que mueve las gala­xias y da vida a un bebé y no en mis juicios egoístas sobre cómo me gustaría que fueran ahora las cosas». Abandono mis pensa­mientos al poder que tiene el espíritu de hacer que las cosas funcionen y me deshago de todo lo que interfiere en la perfecta expresión de Dios dentro de mí.
Vaciar por completo la mente de las cosas que hemos de hacer conduce al perdón, que es un componente vital de esta práctica. Alcanzar un estado de vacío significa deshacernos de todos los pensamientos de ira y de culpa por lo que ha ocurri­do en el pasado. Vacío significa eso: vacío. No hay espacio para aferramos a quién hizo qué y cuándo, y qué equivocados esta­ban. Lo dejamos ir, simplemente, y lo que queremos es seguir las normas de Dios, que funcionan, y arrojar por la borda las nuestras, que es evidente que no funcionan. Así, cuando vacia­mos nuestra mente de nuestros pensamientos dirigidos por el ego, invitamos a que el perdón more en nuestro corazón, y al liberarnos de las energías inferiores del odio, la vergüenza y la venganza creamos una predisposición a la resolución de pro­blemas.
5. Generosidad y agradecimiento
A veces siento la necesidad de recordarme a mí mismo que he­mos venido a este mundo sin nada y que nos marcharemos de la misma manera. De modo que encontrar una solución espiritual a cada problema significa hacer lo único que podemos hacer en la vida, que es darla y, al mismo tiempo, agradecer la oportuni­dad de hacerlo. Esta es una fórmula que a mí me funciona:
— Recibo del mundo exactamente lo que yo he dado al mundo, lo cual es una manera de expresar el proverbio: «Como sembrares, recogerás».
— Si el mensaje que doy al universo es: «Dame, dame, dame», el universo me enviará el mismo mensaje: «Dame, dame, dame». El resultado es que nunca me sentiré en paz y estaré condenado a pasarme la vida intentando satisfacer todas las exigencias que se me imponen.
— Si mi mensaje al universo es: «¿Qué puedo dar?» o «¿De qué manera puedo servir?», el mensaje que recibiré del universo será: «¿Cómo puedo servirte a ti?» o «¿Qué puedo darte?». Por tanto, experimento la magia de enviar pensamientos generosos y energía allá adonde voy.
Recomiendo que en tu práctica espiritual seas generoso y agradecido con tus pensamientos. Cuantos más pensamientos de «Cómo puedo servir» tengas en lugar de «¿Qué hay para mí?», más oirás que te responden: «¿Cómo puedo servirte a ti?».
6. Conexión
El poeta sufi Rumi explicó una vez que los términos yo, tú, mí, él, ella y ellos son distinciones que no tienen cabida en el jar­dín de los místicos.
En la conciencia espiritual te ves a ti mismo como una flor de este jardín y ves a los demás conectados con­tigo de un modo invisible. Eso te permite ver la gran cantidad de ayuda que tienes a tu disposición.
En el nivel de la conciencia espiritual, sabemos que esta­mos conectados con todo el mundo. Nos damos cuenta de que compartimos nuestras preocupaciones y dificultades con todos los demás. Los problemas no afectan a nuestro cuerpo, a nuestra mente o a nuestra personalidad, porque hemos dejado de iden­tificarnos únicamente con nuestro cuerpo, con nuestra persona­lidad y todos sus logros. En cambio, empezamos a vernos a no­sotros mismos como el amado.
Alimenta tu sensación de conexión con todo el mundo y también con Dios. Esto te permite apartar a tu ego de los con­flictos. No veas a nadie como a un enemigo, ni mires a nadie como un obstáculo para la realización.
Este conocimiento, esta conciencia de que eres parte de todo el mundo te permite eli­minar la ira y la frustración con respecto a los demás y verlos como compañeros en la resolución de problemas.
Hay personas que pueden ayudarte a encontrar el empleo que necesitas, a resolver un problema complicado que parece irreconciliable, a que pongas los pies en el suelo y a resolver di­ficultades económicas. Todo el mundo se vuelve un compatrio­ta en lugar de ser un competidor. Ésta es la conciencia espiritual que yo practico.
No estamos solos. No somos lo que tenemos, lo que hace­mos, lo que los demás piensan de nosotros. Estamos conectados con Dios y con todas las creaciones de Dios, y, en consecuencia, cada uno de nosotros dispone de una serie ilimitada de recursos para disfrutar de un estado de paz y para resolver los problemas.
Estar conectado significa, literalmente, que en cualquier mo­mento de tu vida puedes pedir que el amor que te rodea y te une a todo el mundo y todo lo demás te guíe. Luego, abando­nas tus imágenes negativas y te concentras en los demás y todo lo que ves como una ayuda. En esos momentos se materializará la persona o el acontecimiento que precisas y te ayudará.
En momentos de desesperación, procuro recordarme a mí mismo la bella afirmación hecha en A Course in Miracles: «Pue­do elegir la paz, y no esto». Funciona.
O empleo a menudo esta afirmación: «No veo nada. No oigo nada. No hay nada separa­do de mí».
7. Alegría
Por lo que se refiere a las apariencias, hay algo perceptible en las personas que han alcanzado un nivel elevado de conciencia es­piritual, y es que dan la impresión de hallarse en un constante estado de felicidad. En mi vida, el grado de alegría que siento me sirve para determinar el nivel de iluminación espiritual de que gozo en cada momento. Cuanto más alegre, feliz, contento y satisfecho me siento, más consciente soy de mi profunda co­nexión con el espíritu.
Hazte esta pregunta: «¿Cómo me siento habitualmente?». Si tu respuesta es que te sientes ansioso, angustiado, dolido, de­primido, frustrado, etcétera, es que estás desconectado espiritualmente. Esto podría significar que has dejado que tu campo de energía personal se contamine con las fuerzas debilitadoras de los que se encuentran en tu espacio vital inmediato.
Cuando estás conectado espiritualmente, no te ofendes y no juzgas a los demás ni les pones etiquetas. Te hallas en un estado de gracia, libre de la influencia que pueda tener cualquier persona o cosa ajena a ti.
A menudo me hago la pregunta: «¿Cómo me siento real­mente por dentro?». Si mi respuesta es: «No muy bien», o «Preo­cupado», medito y voy a un lugar tranquilo para conectarme al enchufe espiritual. El estado de alegría regresa de inmediato. Todos los maestros que han tenido verdadera importancia en mi vida poseían esta maravillosa capacidad de reír, de tomarse la vida con ligereza, de ser infantiles y alegres.
Prueba de esta manera tu nivel de conciencia espiritual y, si no estás alegre, recuerda que nunca estarás plenamente satisfecho.
Me gusta mucho la visión de Erich Fromm: «El hombre es el único animal que puede aburrirse, que puede estar descontento, que puede sentirse expulsado del Paraíso».
Sólo tú puedes expulsarte del Jardín del Edén.
Así pues, defino lo espiritual con estas siete palabras: Rendi­ción, Amor, Infinito, Vacío, Generosidad, Conexión, Alegría.
Como ves, en mi interpretación lo espiritual no se limita a ninguna re­ligión……

Dr. Wayne W. Dyer
FUENTE barcelonaalternativa.es

65 pautas para domar tu ego y purificar tu alma




1.-No conviertas un dolor en sufrimiento: déjalo venir, déjalo pasar, no te aferres a él…
2.-Sé lo que eres en el presente, no cargues culpas.
3.-Elimina toda ansiedad por el futuro.
4.-Prepárate a trabajar por tu evolución hasta el último instante de tu vida…
5.-No le rindas cuentas a nadie: sé tu propio juez.
6.-Aprende a felicitarte a ti mism@.
7.-Cada noche, antes de dormir, repasa tu día y piensa en tus acciones con objetividad…
8.-Si quieres triunfar, aprende a fracasar.
9.-No te definas por lo que posees…
10.-Nunca conviertas una actividad u otro ser en el motivo de tu existencia: entrégate a tu propia vida, no delegues tu poder.
11.-Cuando hables con alguien no lo interrumpas hasta que haya expresado su idea. Mientras lo escuchas no lo contradigas o apruebes mentalmente: óyelo sin tener opiniones. Cuando se calle, tú, libremente, considera lo que ha dicho y reacciona siempre positivamente como tu conciencia te lo dicte.
12.-No te comprometas con ideas en las que no crees, ni siquiera por necesidad de obtener un trabajo…
13.-No des consejos sin advertir antes: “Según lo que yo creo y hasta donde yo sé, arriesgando equivocarme”.
14.-Nunca afirmes algo sin decir al final “Hasta cierto punto, en tal fecha y en tal sitio”…
15.-Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
16.-Nunca hables de ti como si fueras un ente limitado, siempre que actúes piensa que no existes individualmente, que lo que haces se hace impulsado por fuerzas colectivas…
17.-Sólo aceptando que nada es tuyo serás dueñ@ de todo. (Desapego)
18.-Conviértete en una total ofrenda…
19.-Cesa de hablar mal de los otros o del mundo: cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien di sólo sus cualidades. Si no le encuentras cualidades, calla…
20.-Haz lo más frecuente posible actos positivos para el otro y el mundo en forma gratuita y anónima…
21.-Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal, considéralo tu Maestro…
22.-Acepta sin envidia los valores del otro…
23.-No hables haciendo resonar tu voz en la cabeza o en la nariz o en tu garganta, hazla resonar en tu pecho: usa la voz del corazón…
24.-No toques el cuerpo del otro para tomarle algo o para rebajarlo: tócalo para acompañarlo…
25.-No mires con disimulo, mira siempre directo…
26.-Da, pero no obligues a recibir…
27.-No hagas sentir culpable a nadie y acepta que eres cómplice de todo lo que te sucede…
28.-No olvides a tus muertos queridos, pero dales un sitio limitado que les impidan invadir toda tu vida.
29.-En el lugar donde habitas consagra un pequeño sitio a lo sagrado…
30.-Que nunca en tu cocina haya suciedad o desorden…
31.-Cuando rindas un servicio no te quejes ni hagas resaltar tus esfuerzos: si decides ayudar o trabajar para otro, hazlo con placer sin esperar agradecimientos…
32.-Si prometes, cumple…
33.-Si dudas entre hacer o no hacer, arriésgate a hacer, aceptando la posibilidad de fracasar…
34.-No definas a alguien ni por su raza, ni por su sexo, ni por su profesión, ni por sus ideas, simplemente no lo definas…
35.-No imites ni copies, absorbe y transforma…
36.-Deja de pedir y comienza a agradecer…
37.-No trates de ser todo para alguien: concédele la libertad de buscar en otr@s lo que tú no puedes darle. Otórgate a ti mism@ ese derecho…
38.-Cuando te hagan una pregunta no te obligues a dar una respuesta: puedes callar, hacer un gesto, o reemplazar la respuesta por otra pregunta…
39.-Para obtener algo, desea de verdad obtenerlo…
40.-Trata al otro como quisieras que te trataran a ti…
41.-Si no quieres cometer errores, nunca lograrás la perfección…
42.-Si no tienes la fe y la quieres obtener, imítala…
43.-Cuando alguien esté triunfante delante de un público no vayas a su territorio para contradecirlo con el objeto de robarle ese público.
44.-Crea tu propio sitio y tu propio público…
45.-En casa ajena come con moderación.
46.-A donde te han invitado, llega siempre con un regalo…
47.-Vive de un dinero ganado por ti mismo con placer…
48.-No te adornes con ideas ajenas.
49.-No te fotografíes junto a personajes famosos.
50.-No te jactes de aventuras amorosas…
51.-Abandona tus hábitos físicos, sexuales, emocionales y mentales, busca constantemente el cambio…
52.-No te vanaglories con simpatía de tus debilidades…
53.-Nunca veas a alguien sólo para llenar tu tiempo…
54.-En las conversaciones trata de no hablar de ti y ni de acontecimientos temporarios, habla de temas…
55.-Por lo menos una vez al día siéntate inmóvil, deteniendo tus palabras, tus emociones y deseos: observa tu acontecer interior como si estuvieras sentado en una orilla viendo pasar un río…
56.-No impidas que tus hij@s vayan más lejos que tú, acepta el camino que ell@s elijan.
57.-Nunca les critiques a sus seres amados.
58.-Déjal@s crecer como y hacia donde ell@s quieran…
59.-No te disfraces con personalidades falsas para que te admiren…
60.-Actúa por el placer de actuar y no por lo que esta acción puede hacerte ganar…
61.-Obtiene para repartir…
62.-Si alguien te dice que has cometido una falta y tiene razón, no le discutas y reconoce de inmediato esa falla…
63.-Nunca des un regalo preocupándote después de lo que el que lo recibió hizo de él…
64.-Si hablas con personas de las que desconfías, no respires por la boca. Tenla cerrada e inhala sólo por la nariz.
65.-No le respondas “No es verdad”, dile mejor “Yo creo otra cosa”.
Por Alejandro Jodorowsky

viernes, 26 de febrero de 2016

Uso de la mónada en la activación de puntos energéticos del cuerpo humano

Por David Topí

71goCXh9THL
Sigo experimentando con el uso del potencial de nuestra mónada o esencia para hacer diferentes tipos de sanaciones terapéuticas. Este fin de semana, en el último curso de Sanación Akashica que hemos dado de la EMEDT, les comentaba a los alumnos como, hace unos días, me dio por probar y ver si era posible activar diversos puntos en el sistema energético del ser humano, guiándome por el conocimiento de las técnicas de acupuntura y acupresión. El objetivo era desbloquear, activar y potenciar los mismos, intentando emular el efecto terapéutico que su estimulación y activación produce, pero, en vez de usando agujas o digitopresión, concentrando la energía de la esencia en ellos.
El resultado, al menos en mi mismo, fue más que interesante, pues me concentré en activar los puntos que están asociados a los 7 chacras principales del cuerpo físico, y los puntos asociados a los 21 chacras secundarios del mismo (me guío por diferentes libros de medicina tradicional china y publicaciones de varios autores que han combinado el tratamiento de chacras con la MTC), tratando de notar como, al concentrar la energía en cada punto, y “dar la orden” a la mónada de activarlos, se producía un efecto liberador y activador, no solo del flujo energético de los diferentes meridianos y nadis, sino del chacra en cuestión que estaba siendo potenciado.
Este tipo de prácticas y experimentos nos siguen llevando a la conclusión de que el trabajo terapéutico con la mónada no tiene límites, pero si que tiene repercusiones inmediatas, buenas y malas. El mareo que me dio al activar simultáneamente varios puntos asociados a los chacras superiores o el dolor que sentí al fijar tanta energía en uno de los chacras secundarios del hombro (donde tenía una condensación emocional incrustada de la que no era consciente que se liberó de golpe), te hace aprender, mediante prueba y error, como se han de regular los flujos y “órdenes” de activación para minimizar los efectos de aplicar todo el potencial de nuestra “chispa divina” o “partícula primordial” en estas cosas.
¿Es consciente la mónada de lo que se está haciendo?
Totalmente. La esencia es la parte más primordial de cada uno de nosotros, ya que, en última instancia, nosotros somos esa partícula “divina” revestida de un complejo sistema multidimensional que forma el arquetipo y la estructura del ser humano. Como tal, el aspecto “consciencia” de la mónada puede no ejecutar una orden dada por la mente si esta orden no es clara, coherente, directa y concisa. Los diferentes experimentos realizados con los compañeros, por ejemplo, tratando de dar la orden de dirigir la energía para “sanar todos los bloqueos que tengo” simultáneamente, encuentran una respuesta “intuitiva” de nuestra mónada tipo “no sabes ni comprendes lo que me estás pidiendo”. Esto viene a ser algo así como que, nuestra esencia, para poder ser dirigida y usada en las técnicas terapéuticas de sanación, nos pide que comprendamos bien que estamos sanando, ya que lo que busca es el aprendizaje y vivencia de la situación, para, una vez aprendido, darlo por válido y luego “archivarlo” con la sanación correspondiente.
Esto es complicado de explicar, pero fácil de experienciar en uno mismo cuando se accede a la esencia, y la conexión y trabajo con ella se hace parte de las herramientas diarias para el bienestar físico-etérico, emocional y mental. Como había comentado en algún otro artículo, la conexión y disponibilidad para experimentar con los aspectos energía (omnipotencia, para la sanación, por ejemplo), consciencia (omnisciencia, para la comprensión y conocimiento) y materia (omnipresencia, para la creación de nuestra propia realidad) que posee la energía de la Fuente que nos imbuye, está libre de todo juicio y dilema moral sobre lo que es bueno o es malo, lo que es positivo o es negativo. Esto quiere decir que, por el hecho de que puedas tener acceso a tu mónada no estás libre automáticamente de que se te enganche cualquier ente, no estás libre de recibir implantes, no estás libre de recibir ataques psico-energéticos, no estás libre de que tus cuerpos sutiles presenten disfunciones y se desarmonicen, etc. Lo que la mónada viene a decir, en mis palabras, es algo así como: “acaba de comprender que existe el concepto de implante energético en el cuerpo etérico que tienes”, “acaba de aprender que existe la posibilidad de anclaje energético”, etc.
Una vez la psique de la persona comprende el problema, la mónada lo sana inmediatamente, pues se trata de adquirir la experiencia, el conocimiento y expandir la consciencia con el “porqué de las cosas” y, como decía, en la entrevista que os publiqué en el último artículo, con la comprensión cada vez más clara de las causas  no visibles de todo aquello que se termina haciendo visible en el plano sólido y físico que todos consideramos nuestro “mundo real”.
El objetivo es avanzar
El objetivo final es llegar a la sanación, equilibrio y transmutación alquímica interior de todo aquello que nos permita alcanzar ese estado de “hombre número 4”, como llamaba Gurdjieff a las personas que habían conseguido equilibrar sus centros de control y sus componentes instintivos, emocionales y mentales, lo cual no deja de ser más que el primer paso necesario para poder salir de las dinámicas actuales de “descontrol” del sistema bajo el que vivimos. El trabajo con la esencia va mucho mas allá, pues ya habéis visto también en artículos anteriores como se puede usar para alcanzar luego el estado de hombre número 5, como llamaba también Gurdjieff a aquellos que habían unificado su esfera de consciencia eliminando todos sus “Yo’s” y cristalizando una única personalidad a los mandos de nuestro Yo Superior y de la esencia, entre otros factores a alcanzar.
Todo es posible con la energía consciente de la misma, siempre y cuando seamos nosotros quienes estemos trabajando en ello sin pausa, aunque sin prisa, transitando por los diferentes estadios evolutivos que tenemos por delante y que nos ayudan a entender mejor este juego en el que estamos, y las reglas del mismo, para cambiarlo. Como siempre decimos, el mundo exterior no es más que un reflejo de nuestro mundo interior, así que todo cambio “ahí fuera”, solo depende de cambios “aquí dentro”.

“¿Cómo desprenderse de la culpa”?

Culpa
 FUENTE http://selenitaconsciente.com/
Quiero comenzar aplicando una reflexión de uno de mis libros (AMOR y HUMOR, frases y reflexiones, no recuerdo de cuál de los tomos) respecto de un diálogo en una pareja (situación real):
Ella: “Tú tienes la culpa de que nos peleemos, porque te enojas”
Él: “Y cuando yo no me enojo… ¿Por qué te enojas tú?”
Ella, afirmando rotundamente: “¡Porque tú me haces enojar!”
Bien, evidentemente LA CULPA era siempre del señor, según lo que opinaba la señora.
Pero, en realidad… ¿Qué es la culpa?
La culpa es un sentimiento de represión de uno hacia sí mismo generado por el pensamiento sobre algo que se hizo, que la persona piensa que no debió hacer; o sobre algo que no se hizo cuando se piensa que debió haberse hecho. Es una disconformidad que nos imponemos juzgando nuestra conducta pasada y (más grave todavía) condenándonos severamente por el hecho.
¿Cómo se ve “la culpa” desde el otro lado del Velo, es decir, desde el punto de vista de las Dimensiones Superiores…?
Ellos nos dicen que NO EXISTE LA CULPA, que sólo es un producto mental de nuestras creencias y de nuestra manera de ver la realidad que nos rodea. Sabemos que en realidad… la realidad no existe.
Es decir, cada persona tiene construida SU realidad, que puede o no coincidir con la de otro, aunque ambos estén observando la misma situación. Por lo tanto, la culpa es subjetiva, es decir, depende del análisis y auto-juzgamiento de cada uno. Hay quienes piensan que todo es su culpa, mientras que otros proclaman siempre que la culpa es del otro.
Desde el otro lado del Velo, nuestros Guías Espirituales nos dicen que nuestros actos no son juzgados (según lecturas de Registros Akáshicos) porque son experiencias necesarias para el crecimiento del ser. Que lo que nosotros consideremos que pueden ser errores, tal vez pueden estar siendo sólo experiencias que nos acercan a aprendizajes y aciertos, que de otra forma no podríamos alcanzar.
Por lo tanto, entonces, “la culpa” no existe, es solamente una apreciación desafortunada de nuestra mente, condicionada por el sistema en que hemos crecido. Sin embargo, los efectos de esa culpa “fabricada” son bien reales y se descargan sobre la autoestima de la persona, sobre su toma de decisiones, sobre su desarrollo mental y espiritual y sobre su propia salud (y a veces sobre la salud de quienes la rodean).
La sociedad y su hija condicionada, la religión, acusan con sus dedos de hierro porque saben que por medio de esa culpa vuelven a la persona alguien más sugestionable y manejable. El sacerdote sabe que basta con despertar culpa con su sermón en los fieles, para que éstos acudan a pedir de rodillas ser perdonados, y así él se volverá imprescindible.
Pero señalan aún más duramente a quienes se rebelan contra ese sentido de culpa, porque saben que esas personas van a ser más difícil de manipular, ya que su autoestima forma una capa protectora que los aísla de las opiniones ajenas. Esto surge de lo que se había dado en llamar “pecado”, en la otra época del ciclo caducado de la Vieja Energía, antes del 2012.
Últimamente, el Papa Francisco ha revelado que el Infierno no existe; esto indirectamente habla de que entonces, no hay culpas que lleven a nadie al infierno.
Lamentablemente, las creencias (sobre todo las religiosas) hacen que las personas vivan con una carga encima que a veces los inclina a curvar la espalda, de tan pesada de sobrellevar; conozco severos casos así. Esto afecta la piel, los huesos, las articulaciones y todo lo que se relaciona con lo regido por el Planeta Saturno. La energía de Saturno representa a los huesos, a la piel, a los dientes, al miedo, al castigo.
La persona en estos casos suele disminuir su rendimiento, se reprocha a sí misma, se reprime y hasta se vuelve muy perfeccionista y se inclina con facilidad hacia la crítica como si esa actitud de buscar la perfección, le absolviera de su culpa. “Si los demás también tienen culpa, entonces mi culpa no es tan notoria” se dice ingenuamente.
Las personas con culpa, no se sienten habilitados para ser felices, como si ellos no fueran merecedores de alegría, y además, buscan motivos para sabotear su propia felicidad, logrando al fin terminar con ella “porque merecen sufrir, no ser felices”. Y de ese modo, arrastran a aquellos cercanos que son influenciados por sus campos energéticos y que son espectadores/víctimas de sus actos de autosabotaje.
Es realmente muy doloroso ver como la persona con culpa se autoflagela gratuitamente, se condena y se encierra en su sentimiento de culpa.
El sentimiento de culpa es tremendamente dañino y destructivo, como fácilmente se puede comprender. Torna infelices a las personas que a su vez, tornan infeliz la vida de sus cercanos; también se transmite a sus hijos, quienes asumen que deben hacerse cargo de resolver las cuestiones no resueltas de los padres.
Cuando estos hijos son niños, absorben de tal forma estas vibraciones negativas de sus padres, que se enferman, y a veces muy gravemente.
La persona con culpa no se quiere a sí misma y al negarse a recibir amor porque no cree ser merecedora de ello, genera un campo disfuncional en su familia, llegando hasta el extremo de conseguir disolverla, hundiéndola en el rechazo y la negatividad.
Otras veces, poner en evidencia ante los demás ese sentimiento de culpa, sirve como mecanismo de manipulación, porque la persona muestra que sufre, se instala en esa estrategia, y de ese modo consigue el acercamiento y consuelo de los demás… hasta que ellos se dan cuenta de que están siendo manipulados y se apartan. Pero entonces, la supuesta víctima tenderá nuevamente sus redes para atrapar a nuevos incautos.
Otras veces acude a las personas echando la culpa de su malestar a otro, haciendo que ellas se compadezcan de “su sufrimiento” y se alineen con ella. Pero siempre se trata de LA CULPA. Y luego sentirá internamente la culpa de haber echado la culpa al otro, en un mecanismo de realimentación negativa. Y también está estudiado como estrategia emocional utilizada en el marketing, o sea que… funciona.
Una de las Flores de Bach, el Pine (pino), es un excelente remedio natural para esta aflicción emocional/física, obteniéndose con ella (me baso en mi experiencia personal como Terapista) resultados graduales y la finalización del estado en algunos meses, cuando la persona accede a buscar una cura.
La culpa es un fantasma. Es una creencia destructiva. Es un componente tóxico de nuestro sistema social. Es una “piedra” inmensa en el camino de las personas. Es una carga muy difícil de llevar. Es una falsa realidad de la cual no sólo es víctima la persona con culpa, sino sus cercanos. Es la manera más segura de impedir que llegue la felicidad a nuestras vidas.
Anímate a vivir sin culpa, a sólo vivir con responsabilidad en lo que haces. Y la felicidad será naturalmente tuya, porque la felicidad no puede llegar a nosotros a causa de que nosotros mismos nos encargamos de ponerle obstáculos.
Por ejemplo, fue muy hábil la estrategia de Jesús para salvar a la mujer condenada, cuando expresó: “El que esté libre de culpa, que tire la primera piedra” porque Él sabía que el fantasma de la culpa estaba instalado en las mentes de los acusadores, y conocía el poder limitador de la palabra CULPA.
Sería una excelente idea proponernos la aventura de dejar de culpar a los demás y de dejar de culparnos a nosotros mismos; sentiríamos un alivio inmediato, una libertad que es la que da paso a la felicidad. Esto se produce porque nos aliviamos de la carga que la culpa impone.

Si te ha resultado interesante este artículo, piensa que puede beneficiarle a alguien para replantearse, cuestionar y resolver la creencia de la culpa, y compártelo libremente.
Bendiciones e iluminación. Leo. (www.profesorleo.com.ar)


jueves, 25 de febrero de 2016

Más allá de la Vida









  • El aumento de la población está llegando muy cerca al nivel óptimo de energía que pueda causar una mutación de conciencia. Esa variación de la conciencia va a producir cambios en la política, el sistema monetario y el manejo de la energía.

    Mellen-Thomas Benedict es un artista que sobrevivió a una experiencia de muerte clínica en 1982. Estuvo muerto por más de una hora y media. Durante ese tiempo salió de su cuerpo y entró en la luz. Su curiosidad acerca del universo hizo que fuera llevado muy lejos hacia las remotas profundidades de la existencia e incluso más allá, hacia el vacío energético de la nada. Nos cuenta su experiencia:
    En 1982 fallecí de un cáncer terminal. Mi condición era no operable. Elegí no recibir quimioterapia. Se me informó que me quedarían de seis a ocho meses de vida. Antes de esta época, me había ido sintiendo gradualmente más desesperanzado frente a la crisis nuclear, la crisis ecológica y cosas así. Llegué a sentir que la naturaleza había cometido un error, que probablemente nosotros éramos un organismo canceroso en el planeta. Y eso fue lo que finalmente me mató. Antes de mi experiencia de muerte clínica, probé todo tipo de métodos curativos alternativos. Ninguno ayudó. De modo que determiné que se trataba de un asunto entre yo y Dios. Nunca había realmente considerado a Dios, ni practicaba algún tipo de espiritualidad. Mas la muerte que se me aproximaba me lanzó a una búsqueda de más información acerca de la espiritualidad y las sanaciones alternativas. Leí acerca de varias religiones y filosofías. Ellas me dieron la esperanza en cuanto a que había algo al otro lado. No contaba con un seguro médico, de modo que los ahorros de mi vida se diluyeron en un montón de exámenes. No queriendo arrastrar a mi familia, decidí manejarlo todo por mi cuenta. Terminé en un hospicio y fui bendecido con un ángel que se hizo cargo y cuidaba de mí en el hospicio, a quien llamaré “Anne”. Ella se quedó junto a mí durante todo lo que había de seguir.
    ENTRANDO A LA LUZ
    Desperté cerca de las 04:30 am y supe que había llegado el momento, iba a morir. Llamé a algunos amigos y me despedí de ellos. Desperté a Anne y le hice prometer que mi cadáver iba a permanecer tal cual, por seis horas, porque había leído que suceden toda clase de cosas interesantes cuando uno muere. Y me volví a dormir. La siguiente cosa que recuerdo es que estaba plenamente consciente y de pie. No obstante, mi cuerpo yacía en la cama. Me parecía estar rodeado de oscuridad, sin embargo podía ver cada cuarto de la casa y el techo, e incluso bajo la casa. Brilló una Luz. Me volví hacia ella y percibí su similitud con lo que otros han descrito en las experiencias de muerte clínica. Era magnífica y tangible y fascinante.
    Quería ir hacia esa Luz igual como querría ir hacia los brazos de mi madre o padre ideales. Cuando avancé hacia la Luz, supe que si entraba en Ella, sería la muerte. De modo que dije: “Por favor espera, me gustaría hablar contigo antes de seguir.” Toda la experiencia se detuvo. Descubrí que estaba en control de la experiencia. Mi pedido fue aceptado. Tuve una conversación con la Luz. Esta es la mejor manera en que puedo describirlo. La Luz se transformó en diferentes figuras, como Jesús, Buda, Krishna, imágenes arquetípicas y signos. Pregunté en una especie de telepatía: “¿Qué es lo que está pasando aquí?” La información transmitida fue que nuestras creencias configuran la clase de retrospección que recibimos. Si uno fuera un budista, un católico o un fundamentalista, recibirá una retroalimentación de las imágenes que le sean familiares.
    Tomé conciencia de una matriz de Sí Mismo Superior, un canal hacia la Fuente. Todos tenemos un Sí Mismo Superior o una parte Supra-Anímica de nuestro ser, un conducto. Todos los Sí Mismos Superiores están conectados como un ser, todos los seres humanos están conectados como un solo ser. Fue la cosa más bella que jamás hubiera visto. Era algo así como el amor que uno siempre anhelara, y era la clase de amor que cura, sana, regenera. Estuve listo para irme en ese instante. Dije: “Estoy listo, tómame”. Entonces la Luz se transformó en lo más hermoso que pudiera imaginar – un mandala de almas humanas en este planeta… pude ver que éramos las más bellas creaciones, elegantes, exóticas… todo.
    No puedo encontrar palabras para expresar cómo, en un instante, cambió mi opinión de los seres humanos. Dije, pensé y sentí “¡Oh Dios, no me había dado cuenta!” Quedé asombrado al ver que no había maldad en ningún alma. Las gentes pueden hacer cosas terribles debido a la ignorancia o a carencias, pero ningún alma es mala. “Lo que la gente busca – lo que la sustenta – es amor” me dijo la Luz, “Lo que distorsiona a las gentes es la falta de amor.”
    LAS REVELACIONES SIGUIERON Y SIGUIERON
    Pregunté: “¿Significa esto que el género humano será salvado?”. Como estruendo de trompetas que diseminó una lluvia de espirales luminosas, la Luz “habló” diciendo: “Te salvas, sanas y redimes tu mismo. Siempre lo has hecho y siempre lo harás. Fuiste creado con el poder para hacerlo desde antes del principio del mundo.” En este instante me dí cuenta que ya había sido salvado. Se lo agradecí a la Luz de Dios con todo mi corazón.
    Lo mejor que pude expresar, fue, “Oh Dios amado, Universo amado, Gran Sí Mismo amado, yo amo mi Vida”. La Luz pareció inhalarme más profundamente, absorbiéndome. Entré a otro ámbito más profundo que el último y percibí una enorme corriente de Luz, vasta, rebosante, honda. Pregunté qué era, La Luz respondió: “Este es el Río de la Vida, bebe de esta agua-maná hasta saciarte.” Bebí estático.
    EL VACÍO DE LA NADA
    Repentinamente pareció como si fuera propulsado velozmente lejos del planeta, sobre este Río de Vida. Vi como la Tierra pasaba volando. El sistema solar pasó como una exhalación y desapareció. Volé por el centro de la galaxia, absorbiendo conocimiento a medida que avanzaba. Aprendí que esta galaxia y el Universo entero, está rebosante de muchas diferentes variedades de vida. Vi muchos mundos. No estamos solos en este Universo. Parecía como si todas las creaciones en el Universo me pasaran veloces y desaparecieran como puntitos de Luz.
    Entonces apareció una segunda Luz. Cuando entré en Ella, pude percibir para siempre, allende el infinito. Me encontraba en el Vacío, la pre-Creación, el principio del Tiempo, la primera Palabra o vibración. Descansé en el Ojo de la Creación y parecía que tocaba el Rostro de Dios. No era un sentimiento religioso. Simplemente yo era Uno con la Vida y la Conciencia Absoluta.
    Seguí en el río directamente hacia el centro de la Luz. Me sentí envuelto por la Luz cuando me inhalaba nuevamente con su aliento. Y era obvia la verdad que no existía la muerte; que nada nace y nada muere; que somos seres inmortales, partes de un sistema viviente natural que se recicla interminablemente a sí mismo. Me tomaría años asimilar la experiencia del Vacío.
    Era menos que nada y, sin embargo, mayor que cualquier cosa. La Creación es Dios explorando al Sí Mismo de Dios por todos los modos imaginables. A través de cada cabello de sus cabezas, a través de cada hoja de cada árbol, a través de cada átomo, Dios explora el Sí Mismo de Dios. Lo vi todo como el Sí Mismo de todos. Dios está aquí. De eso es lo que todo se trata. Todo está hecho de luz; todo está vivo.
    LA LUZ DEL AMOR
    Nunca se me dijo que había de volver. Simplemente supe que lo haría. No era sino natural después de lo que había visto. Cuando comencé mi retorno al ciclo vital, nunca pasó por mi mente, ni se me dijo que volvería al mismo cuerpo. No importaba. Sentía una total confianza en la Luz y en el proceso de la Vida. Cuando el río se fundía con la gran Luz, pedí no olvidar nunca las revelaciones y los sentimientos de lo que había aprendido al otro lado. Pensé de nuevo en mí como un humano y me sentí feliz de serlo. De modo que ser la parte humana de Dios… esta es la más fantástica bendición. Es una bendición que sobrepasa la más loca imaginación de lo que una bendición pudiera ser.
    Para todos y cada uno de nosotros el ser la parte humana de esta experiencia es algo pasmoso y magnífico. Cada uno de nosotros, sin importar en dónde esté, desafortunado o no, es una bendición para el planeta, justo ahí en donde se encuentre. De modo que pasé por el proceso de la reencarnación, esperando ser un bebé en alguna parte. Mas reencarné de vuelta en este cuerpo.
    Me sentí tan sorprendido cuando abrí los ojos, de estar de vuelta en este cuerpo, de vuelta en mi habitación con alguien que me miraba y lloraba desconsoladamente. Era Anne, mi enfermera del hospicio. Me había encontrado muerto media hora antes. Había respetado mi deseo de dejar tranquilo mi cuerpo recién fallecido. Ella puede verificar que estaba muerto realmente. No se trató de una muerte clínica. Creo que probablemente, experimenté la muerte misma por al menos una hora y media.
    Cuando desperté vi la luz afuera, confundido, intenté levantarme e ir hacia ella, mas me caí de la cama. Anne oyó el golpe y llegó corriendo, para encontrarme en el suelo. Cuando me recuperé, me sentía sorprendido y admirado por lo que había sucedido. En un comienzo no recordaba la experiencia. Una y otra vez me desentendía de este mundo y preguntaba “¿Estoy vivo?” Este mundo me parecía más ser un sueño que el otro. A los tres días me sentía normal de nuevo, más lúcido aunque muy diferente a lo que era antes. Los recuerdos del viaje volvieron más tarde. Mas, desde mi retorno no podía encontrar nada malo en ningún ser humano que conociera. Antes de mi muerte yo era crítico, creyendo que las gentes eran realmente estúpidas. Todos salvo yo.
    Tres meses más tarde, un amigo me dijo que debía hacerme examinar el cáncer. De modo que me hicieron todos los chequeos y exploraciones acostumbradas. Me sentía sano. Recuerdo aún al doctor mirando los exámenes de “antes” y “después”. Dijo: “No puedo encontrar signo alguno de cáncer ahora”. “¿Un milagro?” pregunté. “No –me dijo– estas cosas suceden, una remisión espontánea”. No parecía estar muy impresionado. Pero yo sí estaba impresionado. Yo sabía que era un milagro.
    LECCIONES APRENDIDAS
    Le pregunté a Dios: “¿Cuál es la mejor religión en el planeta? ¿Cuál es correcta?”. Dios dijo con inmenso amor “No importa”. Qué gracia tan increíble. No importa de qué religión seamos. Las religiones vienen y van. Cambian. El budismo no ha estado aquí desde siempre, el catolicismo no ha estado aquí desde siempre y todas son acerca de hacerse más iluminado. Más luz está llegando a los sistemas ahora, muchos se resistirán y lucharán por ello, una religión contra la otra, creyendo que sólo ellas tienen la razón.
    Cuando Dios dijo “No importa”, entendí que nos atañe a nosotros darle importancia, porque nosotros somos los seres a quienes interesa. A la Fuente no le importa si uno es protestante, budista o judío. Cada uno es un reflejo, una faceta del todo. Quisiera que todas las religiones se dieran cuenta de esto y que se respetaran entre ellas. Las religiones separadas no son la finalidad, sino el vivir y dejar vivir. Cada una tiene una visión diferente y todas se suman para el panorama mayor.
    Me fui al otro lado con una cantidad de temores acerca de los desechos tóxicos, los misiles nucleares, la explosión demográfica, las florestas de lluvia. Volví amando cada problema en particular. Amo los desechos nucleares. Amo la nube en forma de hongo, este es el más sagrado mandala que hemos manifestado a la fecha, como un arquetipo. Más que ninguna religión o filosofía sobre la Tierra, esa terrible, maravillosa nube nos llevó a todos, de repente, a unirnos en un nuevo nivel de conciencia. Sabiendo que, tal vez, podamos hacer explotar al planeta cincuenta veces, o quinientas veces, hemos llegado a darnos cuenta que ahora, estamos todos juntos aquí. Por un tiempo tuvieron que seguir haciendo estallar más bombas para hacérnoslo ver. Entonces comenzamos a decir “Ya no necesitamos más esto”. En verdad, estamos ahora en un mundo mucho más seguro de lo que nunca estuviéramos, y que se va ir haciendo más seguro.
    De modo que volví amando los desechos tóxicos, porque nos han unido. Estas cosas son tan grandiosas. La deforestación de los bosques de lluvia va a frenarse y en cincuenta años habrá más árboles en el planeta que los que había mucho tiempo antes. Si son partidarios de la ecología, trabajen por ella; ustedes son de aquella parte del sistema que se está volviendo consciente. Apóyenla con todas sus fuerzas y no se dejen deprimir o descorazonar. La Tierra está en un proceso de domesticarse y nosotros somos células de ese Cuerpo.
    El aumento de la población está llegando muy cerca al nivel óptimo de energía que pueda causar una mutación de conciencia. Esa variación de la conciencia va a producir cambios en la política, el sistema monetario y el manejo de la energía.
    EL GRAN MISTERIO DE LA VIDA TIENE POCO QUE VER CON LA INTELIGENCIA
    El Universo no es un proceso intelectual. El intelecto ayuda, mas nuestros corazones representan nuestra parte más sabia. Desde mi regreso, me ha tocado experimentar espontáneamente la Luz. He aprendido a llegar hasta ese Espacio casi cada vez que medito. Ustedes también podrían hacerlo – no necesitan morir antes, ya están conectados con él. El cuerpo es el más magnífico ser de Luz que exista. El cuerpo es un universo de Luz increíble. No necesitamos comunicarnos con Dios – ¡Dios ya está comunicándose con nosotros a cada momento!
    Texto: Por Mellen-Thomas Benedict. Traducido por Herta Pfeifer.
    El Dr. Kenneth Ring, eminente investigador de estos fenómenos, ha expresado “Su historia es una de las más notables que he encontrado en mi extensa investigación de las experiencias de muerte clínica.