Muy recomendada.

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Principios del proceso de Reencarnación

Los siguientes principios que rigen el proceso de la Reencarnación han sido tomados de los libros del médico y psiquiatra Brian Weiss, quien ha acumulado una gran experiencia en regresiones a vidas pasadas en miles de pacientes mediante la hipnosis.
Brian Weiss Reencarnacion Vidas Pasadas Principios Proceso Karma
Brian Weiss se graduó en la Universidad de Columbia, Nueva York, en 1966, con todos los honores. Prosiguió sus estudios en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, donde recibió el diploma de médico en 1970. Después de un internado en el centro médico de la Universidad de Nueva York (Bellevue Medical Center), volvió a Yale para completar la residencia como psiquiatra. Al terminarla, aceptó un cargo en la Universidad de Pittsburgh. Dos años después se incorporó a la Universidad de Miami, para dirigir el Departamento Psicofarmacológico. Allí logró renombre nacional en los campos de la Psiquiatría Biológica y el abuso de drogas. Tras cuatro años fue ascendido al rango de profesor asociado de Psiquiatría y designado jefe de la misma materia en el hospital Mount Sinaí de Miami, afiliado a la universidad. Por entonces ya había publicado 37 artículos científicos y estudios de su especialidad.
Su odisea comenzó en 1980, hace 31 años cuando conoció a Catherine, paciente que por primera vez lo llevó a conocer vidas pasadas en sus regresiones hipnóticas. Con ella descubrió que una persona puede sanar al conocer eventos traumáticos ocurridos en otras vidas. Sus libros han sido traducidos a más de 35 idiomas, abarcan la temática de regresión hipnótica, así como el impacto en la vida actual de experiencias acumuladas en encarnaciones anteriores. Es importante destacar su aporte a cientos de miles de pacientes a través de estos libros, que como indican muchos críticos: son para pensar y reflexionar sobre el sentido de la vida.
Ha realizado gran cantidad de presentaciones y conferencias a través de los Estados Unidos y el mundo. Son notables sus trabajos para la televisión norteamericana, entre los cuales podemos mencionar el Show de Oprah Winfrey, el Show de Joan Rivers, el Show de Sally Jessy Raphael, el Show 20/20, Larry King Live en CNN y el especial de Real Story en CNBC.
Actualmente realiza talleres vivenciales y entrenamientos en todo el mundo para enseñar a la gente y a otros terapeutas profesionales las técnicas de hipnosis y regresión a vidas pasadas, las cuales ha utilizado a lo largo de su vida para ayudar a miles de pacientes con resultados sorprendentes.
Reencarnacion Vidas Pasadas Principios Proceso Karma
- Se conserva generalmente el mismo sexo de vida en vida, a lo largo de un número inmenso de reencarnaciones. Sin embargo, cada cierto tiempo encarna en el otro sexo para pasar por experiencias que no podría conocer de otra manera. Por ejemplo, si siempre fuera hombre no podría pasar por la experiencia del parto.
- Cada alma determina el tiempo entre reencarnaciones. Si estás muy cansado, entonces te tomas un descanso. Si eres sabio, tomas tiempo para digerir tu conocimiento y planear tu siguiente vida, de la misma manera que un escritor planea su próximo libro. Si tienes demasiadas ligas con esta realidad o si eres demasiado impaciente o si no has aprendido lo suficiente, entonces puedes regresar con demasiada rapidez. Siempre queda esto como decisión del individuo. No existe la predestinación. Las respuestas se encuentran detrás de ti mismo entonces, como están dentro de ti ahora.
- Los grupos de almas tienden a reencarnarse juntos una y otra vez, para elaborar el karma (deudas para con otros y para con uno mismo, lecciones que hay que aprender) a lo largo de muchas vidas.
- En el momento en que se produce el fallecimiento el alma abandona el cuerpo; flota por encima y luego se ve atraída hacia una luz maravillosa y energética. El alma pasaba automáticamente al más allá. El embalsamamiento, los ritos fúnebres y cualquier otro procedimiento posterior a la muerte no tienen nada que ver con esto: es automático, sin preparativos necesarios, como cruzar una puerta que se abre.
- Las investigaciones con pacientes que han recordado sus muertes en vidas anteriores indican que la experiencia del fallecimiento es prácticamente la misma para todos. Repasan su vida desde el amor, sin juzgar ni criticar. Sin embargo, sienten las emociones profundamente, tanto las suyas como las de los demás, y así aprenden a un nivel profundo. Por ejemplo, si una persona ha ayudado de todo corazón a otra que lo necesitaba sentirá que le hace llegar su gratitud y su amor, pero si ha hecho daño o herido a los demás, sea emocional o físicamente, experimentará su rabia, además de su dolor. Qué oportunidad tan maravillosa de aprender. Más adelante, la persona y su comitiva, formada por los guías, los sabios, los ángeles y otros seres que le han ayudado con amor a lo largo de muchos años, preparan su próxima vida, para que pueda rectificar lo que haya hecho mal.
- Siempre estamos desarrollándonos y aprendiendo. Cuando ya no nos hace falta reencarnarnos, cuando hemos aprendido todas nuestras lecciones y pagado nuestras deudas, se nos da a elegir. Podemos regresar de forma voluntaria para ayudar a la humanidad con un servicio de amor, o quedamos en el otro lado y ayudar desde ese estado. En ambos casos, seguimos progresando por las dimensiones divinas.
- Existen millares de casos registrados en la bibliografía científica que confirman la Reencarnación. Sobre todo los de niños que hablaban idiomas extranjeros sin haberlos oído nunca, que tenían marcas de nacimiento allí donde habían recibido antes heridas mortales. Niños que saben dónde hay objetos preciosos ocultos o enterrados, a miles de kilómetros, décadas o siglos antes.
- Las personas que regresan, después de un período de peligro de muerte, se separan del cuerpo y contemplan los esfuerzos que se hace por resucitarlos, desde un punto situado por encima del cuerpo. A su debido tiempo cobran conciencia de una luz brillante o de una relumbrante figura espiritual en la distancia; a veces, al final de un túnel. No hay dolor. Cuando cobran conciencia de que aún no han completado la tarea que tienen que cumplir en la Tierra, de que deben regresar al cuerpo, inmediatamente vuelven a él y sienten otra vez dolor y otras sensaciones físicas.
- Cuando el alma abandona el cuerpo se ve una luz maravillosa. Otras almas salen a su encuentro, vienen a ayudar. Son almas maravillosas, que no tienen miedo. El ser recién desencarnado se siente muy liviano, sólo siente paz. Empieza un tiempo de consuelo, donde el alma es reconfortada. El alma aquí encuentra paz y se dejan todos los dolores físicos atrás. El alma está apacible y serena. Es una sensación maravillosa como si el Sol brillara siempre sobre uno. La luz es muy intensa y tiene muchos colores. Todo viene de la luz. De esa luz viene la energía. Nuestra alma va inmediatamente hacia allí. Es como una fuerza magnética que nos atrae. Es como una fuente de poder que sabe curar.
- Las vidas no se miden por años, sino por las lecciones aprendidas y tareas completadas: esperanza, fe, amor, ayudar y compartir sin expectativas de recompensa.
- Cada individuo es exactamente lo que él se ha ganado el derecho de ser. Lo rodea aquella felicidad cuyos derechos ha adquirido en el pasado. Se enfrenta en la actualidad con las deudas contraídas en la anterior vida y que hoy le salen al encuentro. La infelicidad es el resultado del sufrimiento infligido a otros en la vida anterior y que antes de nacer aceptó ahora reparar. Si su cuerpo hoy es débil, es porque antes lo descuidó, si carece de amigos es porque en la anterior vida no los hizo. El hombre es el resultado de su pasado y será el fruto de su presente. Los dones y facultades actuales son el resultado de su sincero trabajo de ayer. Quien trabaja de esclavo puede volver hecho un príncipe, por amable respetabilidad y méritos ganados. Quien gobernó de rey puede volver vagando por el mundo, vestido de harapos, por cosas que hizo o dejó de hacer. Si quieres conocer el pasado, mira tu vida presente. Si quieres conocer el futuro, mira tu vida presente.
Buddha.
- Una interrupción del embarazo o un aborto natural suele estar relacionado con el pacto que se establece entre la madre y el alma que va a entrar en el bebé. El cuerpo del bebé carecía de la salud suficiente para llevar a cabo su tarea en la vida que le esperaba, o aquel no era el momento oportuno para sus objetivos, o la situación externa había cambiado, en este caso debido a la desaparición del padre en el momento en que los planes del bebé o de la madre necesitaban la figura paterna. En muchos casos la misma alma, después de un aborto, provocado o espontáneo, regresa a los mismos padres en el siguiente bebé que procrean.
- Cuando un alma no puede nacer por decisión de los padres, nacerá en la misma familia de los padres en circunstancias similares.
- El alma no entra en el cuerpo enseguida. Aproximadamente durante la concepción, el alma reserva el cuerpo. Entonces, ninguna otra alma puede disponer de ese cuerpo. El alma que ha reservado el cuerpo de un determinado bebé puede entrar y salir de él cuando lo desee. No está confinada. Es algo parecido a estar en coma. Durante el embarazo, el alma se va uniendo gradualmente al cuerpo del bebé, pero la unión no es completa hasta que se acerca el nacimiento. Puede producirse un poco antes, durante el parto o nada más nacer.
- En la regresión a vidas pasadas se reconocen a los seres queridos así, sin más. Al mirar a los ojos de el alma gemela se sabe quién es. Sea en el Cielo o en la Tierra, se percibe una vibración o una energía característica de los seres amados. Se vislumbran la personalidad más profunda que hay en su interior, y surge un conocimiento interno, que proviene del corazón. Se produce una conexión. Puesto que los ojos del corazón son los primeros que ven, las palabras no pueden transmitir por sí solas la seguridad del reconocimiento del alma. No existe duda ni confusión. Aunque él cuerpo sea posiblemente muy diferente del actual, el alma es la misma y se reconoce. Este reconocimiento es completo y queda fuera de toda duda.
- Algunas veces el reconocimiento del alma puede tener lugar en la mente antes que en el corazón. Este tipo de reconocimiento suele producirse con bebés o niños pequeños que muestran unas peculiaridades físicas o comportamientos muy concretos; pronuncian una palabra o una frase e instantáneamente se reconoce en ellos a un padre, una madre o un abuelo queridos. Pueden tener una cicatriz o marca de nacimiento idéntica a la de nuestro ser querido, o quizá nos cogen de la mano o nos miran de la misma manera. El caso es que nosotros los reconocemos.
- En el cielo, un lugar que no requiere del cuerpo físico, el reconocimiento del alma puede producirse a través de un conocimiento interior: una percepción de la energía, la luz o la vibración específica del ser amado. Las sientes en el corazón. Se trata de una sabiduría intuitiva y profunda, y entonces reconocemos a nuestros seres queridos de un modo completo e inmediato. Incluso pueden ayudamos adoptando el cuerpo que tenían en la última encarnación que compartieron con nosotros. Los vemos tal como se nos aparecieron  en la Tierra, a menudo con un aspecto más joven y saludable.
- Si en verdad nunca morimos, entonces no llegamos realmente a nacer. Somos inmortales, divinos e indestructibles. La muerte no es nada más que cambiar de habitación atravesando el umbral de una puerta.
- En el transcurso de nuestras existencias cambiamos de sexo, religión y raza con el objetivo de aprender desde todas estas perspectivas. Es como si fuéramos siempre a la escuela. Regresamos repetidas veces para aprender determinadas lecciones o cualidades como el amor, el perdón, la comprensión, la paciencia, la conciencia o la no violencia. Debemos olvidar otros sentimientos que son producto de viejas imposiciones, como el miedo, la ira, la codicia, el odio, el orgullo o el ego. Sólo entonces obtendremos la licenciatura y abandonaremos esta escuela. Tenemos todo el tiempo del mundo para aprender y desaprender. Somos inmortales; somos infinitos; somos de la misma naturaleza que Dios.
- Las almas se relacionan como los millares de hojas de un viejo árbol. Las que penden de nuestro propio tallo están estrechamente relacionadas con nosotros e incluso llegamos a compartir diferentes experiencias con ellas, vivencias del alma. También nos sentimos estrechamente unidos a las hojas de nuestras ramas. Tenemos algo en común con ellas. Están cerca de nosotros, pero no tanto como lo están las hojas de nuestro tallo. De igual modo, conforme nos vamos alejando por las ramas del árbol, nuestra relación con las otras hojas o almas sigue existiendo pero no es tan íntima como la que tenemos con las hojas más cercanas. Todos formamos parte de un árbol y un tronco. Podemos compartir experiencias. Nos conocemos. Pero los que pertenecen a nuestro tallo son los más íntimos. En este bello bosque hay muchos otros árboles. Cada uno de ellos está conectado con los demás a través del sistema de raíces subterráneo. De este modo, aunque una hoja se encuentre en un árbol muy lejano y diferente del nuestro, seguiremos conectados a ella. Estamos conectados a todas las hojas, pero tenemos una relación más estrecha con las de nuestro árbol, todavía más íntima con las de nuestra rama y un vínculo que es casi una fusión con las de nuestro tallo. Es posible que nos hayamos reunido en vidas pasadas con otras almas que pertenecen al mismo árbol pero que se encuentran lejos de nosotros. Podemos haber tenido muchas relaciones diferentes con esas almas, relaciones que quizás hayan sido muy breves. Tal vez hayamos aprendido algo nuevo, incluso de un encuentro de media hora. Una de estas almas tal vez haya sido un mendigo que se ha cruzado en nuestro camino y que nos ha conmovido. Con ello ha crecido nuestra capacidad de sentir compasión por otro ser humano y hemos contribuido a que esa persona aprenda a recibir amor y ayuda. Seguramente nunca más nos volvimos a encontrar con el mendigo en esa vida, pero formamos parte de la misma historia. La duración de nuestros encuentros varía: cinco minutos, una hora, un día, un mes, una década o más; así es como se relacionan las almas. Las relaciones no se miden en tiempo, sino en lecciones aprendidas.
- La Reencarnación es un puente hacia un mayor conocimiento, la sabiduría y la comprensión. Nos recuerda lo que debemos tomar y lo que debemos desechar; por qué estamos aquí y qué instrumentos necesitamos para seguir adelante; la increíble orientación y ayuda que recibimos a lo largo del camino, y que nuestros seres queridos vuelven a nosotros para compartir nuestros logros y aliviar nuestras cargas.
- No existe una relación directa entre los poderes psíquicos y el nivel de evolución espiritual. Los poderes psíquicos y el desarrollo espiritual no están necesariamente conectados. Los poderes psíquicos de algunas personas aumentan a medida que evolucionan espiritualmente, conforme van adquiriendo mayor conciencia. Esto, en vez de ser un paso esencial, es más bien una adquisición incidental. El ego de una persona no debería envanecerse simplemente porque sus poderes psíquicos aumenten. El objetivo es aprender algo sobre el amor y la compasión, la bondad y la caridad, y no cómo convertirse en un vidente famoso.
- La facilidad para un idioma en especial o la afinidad con cierta cultura pueden ser otra clave de orígenes pasados. Aunque algunas personas sienten afinidad con determinada cultura, a otros le repugnan ciertas zonas del mundo. Otros descubren claves sobre vidas pasadas a través de sensaciones de deja-vu.
- Es conveniente que reconsidere sus vicios. En caso contrario, se los llevará consigo a otra vida. Sólo nosotros podemos deshacemos de los malos hábitos que acumulamos cuando estamos en un estado físico. Si elige luchar y no quitárselos de encima, se los llevará a otra vida. Y sólo cuando decida que es lo bastante fuerte como para solucionar los problemas externos dejará de tenerlos en su próxima vida.
- El cuerpo y la mente son las máscaras que nuestra alma lleva en el mundo físico. La vida física es como una obra de teatro donde todo el rato hay cambios de guión imprevistos y en el escenario reina el caos. Cuando los actores desaparecen tras el telón, se acaba el lío. Los actores se quitan la máscara. Recuperan su vida e identidad permanente, dejan de ser los personajes que encarnan de manera temporal. El cuerpo actual es el personaje de la obra, el alma es el actor imperecedero. En el escenario los personajes pueden sufrir desgracias atroces, incluso la muerte. Sin embargo los actores jamás padecen daño alguno. En el contexto de nuestra propia inmortalidad, en la eternidad que trasciende el tiempo, todo es exactamente como tiene que ser. Al morir nos quitamos las máscaras y descansamos en nuestro estado natural. No hay desaparición ni olvido, simplemente nos quitamos las máscaras, ropas y otras coberturas externas y regresamos a los reinos espirituales donde nos renovamos y restablecemos. Aquí nos reencontramos con los compañeros del alma de todos los siglos y planificamos nuestra próxima vida en la Tierra. Cuando existe el tiempo y las circunstancias propicias, nos oponemos nuevas máscaras (con cuerpo y cerebro de bebé) y volvemos al estado físico. Es importante recordar que somos el alma, no la máscara.
- Las vidas más difíciles suelen procurar la oportunidad de un crecimiento espiritual acelerado. Estas vidas no suponen automáticamente un karma negativo procedente del pasado. Quizás escogimos la vida difícil para poder hacer más progresos.
- Vivimos en un mundo en el que la alternativa del dolor y la probabilidad del sufrimiento sean posibilidades de experiencia siempre presentes. Las tribulaciones son la mejor fuente de sabiduría para los mortales. No se puede percibir la realidad espiritual si antes no se ha sentido por la experiencia. Muchas de esas verdades solo se intuyen y comprenden en mitad de la adversidad.
Jesús de Nazaret en Caballo de Troya 3
- Creemos que esta vida es lo único que tenemos. Esa es la única forma de que el ser humano viva la vida con intensidad. Si tuviéramos la certeza de que hay otra realidad, otra vida, no viviríamos con el mismo interés. Estamos aquí, en el mundo, en la materia, en la imperfección, para vivir lo que no podemos vivir en esa otra realidad, la del universo invisible del "no tiempo". Estamos aquí para saborear el tiempo y la limitación.
Jesús de Nazaret en Caballo de Troya 9
- Cuando terminamos con nuestras vidas aquí, en la Tierra, estamos verdaderamente ansiosos por abandonar esta existencia. Cuando el cuerpo ya está agotado, realmente ya queremos deshacernos de él. El instinto de supervivencia se satisface perfectamente, porque el yo interior sabe a ciencia cierta que vivirá después de la muerte.
Jane Robert en "Material de Seth"
- Cuando estás en esta dimensión en la Tierra es como si los acontecimientos recordados fueran como piezas de muebles, todas arregladas en un salón en determinado orden. Al vivir en el cuarto puedes encontrar tu camino entre los diversos muebles con toda facilidad. Cuando se "muere" y se cambia de dimensión es como si te mudaras a una habitación más grande y de tipo diferente y aquí los muebles quizás estén distribuidos de otra manera, retirados y vueltos a colocar, para satisfacción de tu alma. Puedes formar diferentes combinaciones con ellos y usarlos para diferentes propósitos.
Jane Robert en "Material de Seth"
- Cuando mueres vas por los caminos que ya estuviste preparando cuando dormías y viajabas a otras dimensiones en tus sueños. existen varios períodos de adiestramiento que varían de acuerdo a cada individuo.
Jane Robert en "Material de Seth"
- Cuando desencarnas, si estás muy cansado de la vida que ha terminado, te tomas un descanso. Si eres sabio tomas tiempo para digerir tu conocimiento y planear tu siguiente vida, de la misma manera que un escritor planea su próximo libro. Si tienes demasiadas ligas con esta realidad, o si eres demasiado impaciente, o si no has aprendido lo suficiente, entonces puedes regresar con mucha rapidez. Esto queda siempre a decisión de cada alma. No existe la predestinación. Las respuestas están en ti mismo.
Jane Robert en "Material de Seth"

Las vidas pasadas y su relación con la memoria genética

¿Proceden esos recuerdos de nuestros genes y cromosomas, del material genético o reproductor que heredamos de nuestros padres, que a su vez lo heredaron de los suyos, etcétera, etcétera, hasta llegar a nuestros antepasados más remotos?
Aunque es cierto que algunos recuerdos generales podrían heredarse genéticamente, la mayor parte de los recuerdos de vidas anteriores no tiene ese origen. Existen varias razones en tal sentido:
1. Muchos pacientes han recordado existencias anteriores en las que morían siendo niños o sin hijos, sin haber transferido ningún material genético. Los recuerdos de esas vidas sin hijos son bastante detallados y vívidos.
2. La concreción de los recuerdos puede ser extraordinaria. Un paciente puede recordar una escena de una batalla de la Edad Media y descubrir exactamente qué soldado era de entre los 10,000 que había en el campo. Las heridas de ese soldado concreto suelen coincidir con un mal que le aqueja en esta vida y que por lo general empieza a resolverse tras el recuerdo de la escena. No parece lógico esperar tal grado de concreción de recuerdos genéticos. Ni siquiera los conceptos de inconsciente colectivo o de memoria racial pueden explicar los recuerdos extraordinariamente detallados que suelen aportar los pacientes. Los recuerdos evocados no son de arquetipos o categorías amplias, sino de los detalles más nimios, a menudo acompañados de fuertes sentimientos o emociones.
3. Muchos recuerdos ocurren fuera del cuerpo físico, y allí no hay material genético. En muchos casos parte del recuerdo sucede tras la muerte física, cuando la persona flotaba encima de su cuerpo y observaba la escena que tenía debajo. Puede contemplar el cuerpo que acababa de abandonar, su estado y sus heridas, así como todo el campo de batalla y lo que seguía sucediendo mientras la lucha progresaba y llegaba a su fin. Durante esos momentos en que estuvo por encima de su cuerpo también tuvo emociones y pensamientos. 

EL OLVIDO



En un monasterio budista dos discípulos destacaban particularmente por su brillante inteligencia, si bien eran muy diferentes el uno del otro.
El primero solía pedir al abad que le dejara salir del monasterio para ver el mundo y en él poder poner en práctica su zen. El otro se contentaba con la vida monástica y, aunque le hubiera gustado ver el mundo, esto no le creaba ningún afán en absoluto. 

El abad, que nunca había accedido a los pedidos del primer monje, pensó un día que tal vez los tiempos eran maduros para que los jóvenes monjes fueran puestos a prueba. Les convocó, anunciándoles que había llegado el momento de que se fueran por el mundo durante todo un año. El primer monje exultaba. Dejaron el templo el día siguiente al amanecer. 

El año transcurrió rápido y los dos monjes regresaban al monasterio con muchas experiencias para contar. El abad quiso verles para conocer lo que ese año había supuesto para ellos y qué habían descubierto durante su estancia en el mundo laico. 

El primer monje, el que quería conocer el mundo material, dijo que la sociedad está llena de distracciones y tentaciones, y que es imposible meditar ahí fuera. Para practicar el zen no existe mejor lugar que el monasterio. 

El otro, por el contrario, dijo que salvo algunos aspectos superficiales no encontró gran diferencia a la hora de meditar y practicar el zen en el mundo exterior. Por tanto, a su parecer, quedarse en el templo o vivir en sociedad, le resultaba igual. 

Tras haber escuchado ambos relatos, el abad les dio a conocer su decisión: al segundo monje le concedió la autorización para que se fuera. Al primero le dijo: "será mejor que tú te quedes aquí, todavía no estás preparado".

Como en este cuento Zen, algunos creen estar preparados para enfrentar ciertas cosas, manejar energías, decodificar información y señales, y hasta otorgarse cierta jerarquía que no les corresponde, creyéndose preparados para manejar los acontecimientos sin que estos les afecten. Otros en cambio, desde la humildad y consideración, en silencio y con respeto, saben que todo llega naturalmente cuando tiene que llegar, y que un maestro nunca dejará de ser alumno porque no olvida cómo y porqué llegó a maestro. No olvida el camino recorrido, sus comienzos y a sus maestros que lo iniciaron en ese camino. El respeto a esos maestros, situaciones y acontecimientos que fueron guiando sus pasos, será el respeto que se tendrá así mismo y la vara con la que medirá sus acciones.

Tendemos al olvido, a olvidar qué y quienes colaboraron para que seamos lo que somos, olvidamos que algún día fuimos neófitos en las artes que ahora manejamos, olvidamos que alguien en algún momento nos instruyó, guió y enseñó a manejarlas, olvidamos que seguimos siendo alumnos y de la noche a la mañana nos creemos maestros capaces de enfrentar y manejar lo mismo que nuestros instructores olvidando de que por algo son nuestros instructores. Cuando esto sucede, el aprendizaje se detiene, pues la arrogancia asoma y ataja a la humildad en la puerta del corazón. Aún ahora, sigo respetando a mis guías y maestros, sabiendo que me falta mucho camino para llegar a ser lo que ellos son, pues me llevan existencias de aprendizaje y entrenamiento en esta y otras realidades. Pretender ponerme a la altura de ellos, o discutir sus acciones o decisiones, sería una falta de respeto y consideración, desmereciendo lo que son ellos y lo que soy yo, pero, si el olvido me nublara el corazón, seguramente que ahora estaría sobre ellos creyendo que el alumno igualó y superó al maestro, cuando sólo lo midió con la misma vara que se midió, con la vara del olvido, la soberbia y el error. 
  
Nuestros maestros siempre serán nuestros maestros, con el tiempo pueden convertirse en queridos amigos, compañeros o hermanos, pero siempre serán nuestros maestros, así como nuestros padres siempre serán nuestros padres pese a que tengamos muchos años y nos veamos iguales a ellos. Nunca debemos olvidar los acontecimientos del camino recorrido, y menos aún el camino que nos queda por recorrer, porque si el olvido nos alcanza, borrará los pasos caminados, borrará el camino y borrará al caminante, dejando solo la ilusión de haber llegado sin camino, la ilusión de tener un título de maestría sin maestros, cuando solo somos tristes egos engañados por la soberbia y el olvido. No se olvide, no somos el fin ni la causa en este camino, solo somos los instrumentos de algo mayor, somos los ejecutores de los designios de la existencia, intentando recordar no olvidar.

martes, 29 de septiembre de 2015

Powder Pura Energia pelicula completa


(INCLUYO ESTE SEGUNDO VIDEO PORQUE EL FINAL ESTA UN POQUITO CORTADO Y EN ESTE ULTIMO ESTA SOLO EL FINAL COMPLETO) 

Una buena película que nos puede enseñar como casi siempre rechazamos lo diferente,aunque no nos haga daño, e incluso cuando nos hace bien.

SINOPSIS: En un pequeño pueblo norteamericano, cuando el sherif Barnum investiga el fallecimiento de un anciano, descubre a su nieto adolescente viviendo en su granja. Sin más parientes vivos, ha vivido aislado del resto del mundo, que sólo conoce a través de los libros que ha leido. Enviado a un orfanato estatal para chicos inadaptados, el extraño muchacho tendrá serios problemas para integrarse socialmente con los demás internos. Su extraña apariencia -albina y sin cabellos-, su extraordinaria inteligencia y, sobre todo, sus inusuales y asombrosos poderes sobrenaturales, provocarán el miedo y la burla de los vecinos de la localidad.

Los sueños pueden usarse para resolver problemas, revela estudio


¿A quién le iría mejor en un examen? ¿A un alumno que estudió toda la noche, o al que durmió 8 horas y se despertó temprano para revisar sus apuntes? El sueño, de pasivo, no tiene nada

FUENTE pijamasurf











Poder del Sueño
Una misma tarea, sea cual sea, puede ser muy fácil de resolver en horas matutinas, pero puede llegar a ser complicada en horas tardías de nuestras jornadas, con el cansancio del día sobre los hombros, pero, ¿por qué?
Tendemos a concebir el sueño como un estado de pasividad, como un período de recuperación del cuerpo, caracterizado por un estado de conciencia alterado, relajación muscular y una baja en la actividad metabólica que reduce nuestra temperatura corporal (por eso usamos cobijas). Sin embargo, investigaciones recientes afirman que el sueño, lejos de ser un simple letargo en el que el cuerpo no tiene actividad alguna, es un proceso altamente activo.
Increíble que desde el 360 a. C, en “De somno et vigilia” (“Acerca del sueño y la vigilia”), Aristóteles ya vislumbraba el sueño como un proceso altamente activo que promueve la instauración del sentido común. El sueño y la vigilia se complementan, no hay uno sin otro, uno no es mejor que otro, ni uno más activo o más pasivo que el otro.
Resulta lógico pensar que el sueño debe servir para algo más que un simple descanso, por eso se ha conservado a lo largo de la evolución y existe en mamíferos, aves, reptiles, anfibios, peces e insectos.
Sueño
El descanso tiene numerosas consecuencias en el desempeño del ser humano en su vida activa: reafirma los recuerdos, la memoria a corto y largo plazo y juega un papel en la asimilación de la información nueva. Recuerda tal vez el proceso de la desfragmentación en las PCs, en el cual la computadora reordena toda la información y la clasifica de manera que el acceso a ella sea más rápido y eficaz, liberando también espacio en el disco duro. Sí, el sueño sería entonces la tecnología más avanzada que poseemos para organizar nuestras mentes.
Si el sueño nos ayuda a reordenar la información nueva incorporándola a la ya existente eso implica que tendremos más claridad, mejor toma de decisiones y mejor juicio.
De hecho, desde el punto de vista biológico, el sueño se caracteriza por un estado de anabolismo en el cual el sistema construye nuevas moléculas, repara daños a nivel de nervios, esqueleto y músculos. Así que el sueño, de pasivo, no tiene nada.
Científicos de la Universidad de Lancaster (Reino Unido) encontraron que las personas que tienen un buen descanso nocturno pueden resolver problemas con alto grado de dificultad a la mañana siguiente con mucha más facilidad que las personas que tratan de resolver dichos acertijos por la noche, sin haberse beneficiado de un buen descanso.
Los científicos describieron que existe un número finito de maneras de resolver problemas o acertijos, o cualquier situación en la vida, y que el sueño puede ayudarnos a encontrar esas maneras conservadas para afrontar una situación. Es decir, podemos resolver problemas actuales empleando soluciones previamente ya utilizadas para otros problemas. Una suma, sea cual sea, siempre se resolverá añadiendo el valor de los números en cuestión. No hay otra forma de hacerlo. Aunque los números sean distintos, el procedimiento siempre es el mismo.
El sueño ayuda al humano a reformular el problema, traduciéndolo a otro lenguaje tal vez más entendible, como cuando nos explicaban sumas con manzanas o con los dedos de las manos. Es, por así decirlo, una fuente de útiles metáforas para despertar nuestra comprensión en diferentes niveles de la conciencia.
Sueño y mente
Así que, ante un problema de cualquier índole, no es descabellado “consultarlo con la almohada”.

lunes, 28 de septiembre de 2015

La Resonancia Schumann y el acortamiento de los días

resonacia schumannEl título de este artículo puede resultar algo confuso en un primer momento pero ya veréis como al finalizar de leerlo vais a comprender el vínculo entre la resonancia Schumann y esa sensación que todos tenemos hoy en día de que los días son más cortos, de que con el mismo tiempo, veinticuatro horas, nos parece que los días duran mucho menos que antes. Todo esto tiene una explicación y está directamente ligada con la resonancia Schumann.


Lo primero que conviene dejar claro para que todos comprendamos de qué estamos hablando es aclarar de qué se trata exactamente la resonancia Schumann. Para ello comenzaremos explicando que Winfried Otto Schumann fue un físico alemán que trabajó para la Universidad Tecnológica de Munich en Alemania y que falleció en el año 1974, este físico predijo la existencia de la famosa resonancia que lleva su apellido en su honor allá por el año 1952.


¿Qué es exactamente la resonancia Schumann?

Se trata de un conjunto de picos en la banda de frecuencias extremadamente bajas del espectro electromagnético de la Tierra. Es un concepto científico ciertamente complejo que está directamente relacionado con las entrañas de nuestro plantea. Cabe destacar que la frecuencia más baja la resonancia de Schumann que a su vez tiene la intensidad más alta está entorno a los 7,83 Hz.


Esta explicación científica sobre las frecuencias del espectro electromagnético de la Tierra puede parecer en un primer momento que no tiene nada que ver con el acortamiento de los días y esa sensación que todos tenemos hoy en día de que las veinticuatro horas del día no nos llegan para nada, pero realmente tienen mucho que ver.


La resonancia Schumann está ligada a esta sensación de una forma muy particular y que además se vincula directamente con el ser humano ya que en nuestro cerebro tenemos una región que se ubica en nuestro hipotálamo que tiene una frecuencia de 7,8 Hz, es decir, la misma frecuencia que tiene la frecuencia más baja y que a su vez tiene la intensidad más alta de la resonancia de Schumann.

la resonancia de Schumann_energía_universo

Lo particular y extraño que ha venido sucediendo desde los años 80 hasta nuestros días es que la resonancia Schumann ha ido aumentando desde esos 7,8 Hz aproximadamente hasta los 12 Hz, lo que ha generado un evidente desfase entre la frecuencia de esa región del hipotálamo humano y la frecuencia del espectro electromagnético de la Tierra. Este desfase es en el que se basan muchos científicos para dar explicación a esa creciente sensación que prácticamente todos los humanos en el planeta Tierra sienten de que los días le saben a poco.


Gregg Braden, un reconocido autor estadounidense afirmó en 2008 que desde 1980 la resonancia Schumann ha variado desde los 7,8 hasta los 12 Hz de hoy en día y esto quiere decir que un día de 24 horas de hoy en día equivale tan solo a unas 16 horas reales con lo cual tenemos una aceleración del tiempo que es precisamente la responsable de que los seres humanos percibimos los días como si fuesen más cortos. Y no solo eso, tenemos que tener en cuenta que todas las problemáticas asociadas hoy en día al estrés y a las nuevas enfermedades psicológicas que padece el ser humano moderno están directamente asociadas con este cambio de ritmo que está directamente ligado con nuestro planeta.


Esto es algo realmente importante a lo que tenemos que poner atención, fijaos si es relevante que muchos astronautas que pasaban largas temporadas en estaciones espaciales internacionales, al estar desconectados de la resonancia Schumann generada por la tierra, comenzaban a tener problemas psicológicos y mentales, y tenían que someterse a tratamientos con simuladores de ondas Schumann para poder recuperarse sin problemas.



Ramón es redactor de la Gran Hermandad Blanca, especializado en esoterismo, espiritualidad y ciencias ocultas.

Donde quiera que estés, mantente plenamente Presente



¿Puedes poner algún ejemplo más sobre la inconsciencia ordinaria?
Trata de pillarte quejándote, de palabra o pensamiento, de la situación en la que te encuentras, de lo que los demás dicen o hacen, de tu entorno, de tu situación de vida, incluso del tiempo. Quejarse siempre es no aceptar lo que es, y conlleva invariablemente una carga de inconsciencia y negatividad. Cuando te quejas, te conviertes en una víctima; cuando te expresas, asumes tu poder. Por tanto, cambia la situación emprendiendo una acción o expresando lo que piensas siempre que sea posible o necesario; abandona la situación o acéptala. Lo demás es locura.
La inconsciencia ordinaria siempre está vinculada de algún modo con la negación del ahora. El ahora, por supuesto, también implica el aquí. ¿Estás resistiéndote a tu aquí y ahora? Algunas personas siempre prefieren estar en otra parte. Su «aquí» nunca es lo suficientemente bueno. Averigua si éste es tu caso mediante la auto-observación. Estés donde estés, estáte totalmente allí. Si tu aquí y ahora te resulta intolerable y te hace desgraciado, tienes tres opciones: retirarte de la situación, cambiarla o aceptarla totalmente. Si quieres asumir la responsabilidad de tu vida, debes elegir una de estas tres opciones, y debes elegirla ahora. Después acepta las consecuencias. Sin excusas, sin negatividad, sin contaminación psíquica. Mantén limpio tu espacio interno.
Para emprender cualquier acción —irte o cambiar la situación—, y siempre que sea posible, suelta antes la negatividad. La acción surgida de la comprensión de lo que la situación requiere es más eficaz que la acción surgida de la negatividad.
Normalmente es mejor hacer cualquier cosa que no hacer nada, sobre todo si uno se ha visto atrapado en una situación desdichada durante mucho tiempo. Si cometes un error, al menos aprenderás algo, y así el error dejará de serlo. Si permaneces atrapado, no aprendes nada. ¿Es el miedo lo que te impide actuar? Reconoce el miedo, obsérvalo, pon tu atención en él, mantente presente ante él. Ese reconocimiento sirve para cortar el vínculo entre el miedo y tu pensamiento. No dejes que el miedo llegue a tu mente. Haz uso del poder del ahora. El miedo no puede prevalecer ante él.
Si verdaderamente no hay nada que puedas hacer para cambiar tu aquí y ahora, y tampoco puedes retirarte de la situación, entonces acepta totalmente que estás aquí y ahora abandonando toda resistencia interna. De ese modo, el falso yo infeliz al que le encanta sentirse desgraciado, resentido o compadecerse de sí mismo no puede sobrevivir. A este acto se le denomina rendición. La rendición no es una muestra de debilidad; al contrario, requiere una gran fuerza. Sólo una persona que se ha rendido tiene poder espiritual. La rendición te permite liberarte internamente de la situación, y puede que entonces cambie sin esfuerzo por tu parte. En cualquier caso, rindiéndote eres libre.
¿O hay algo que «deberías» estar haciendo y no estás haciendo? Ponte en marcha y hazlo ahora mismo. Como alternativa, también puedes aceptar completamente tu inactividad, tu vagancia o pasividad del momento, si ésa es tu elección. Entra plenamente en ese estado. Disfrútalo. Sé tan vago o inactivo como puedas. Si entras en ello plena y conscientemente, pronto podrás salir. O tal vez no. En cualquier caso, no habrá conflicto interno, ni resistencia, ni negatividad.
¿Estás estresado? ¿Estás tan agitado tratando de llegar al futuro que el presente queda reducido a un medio para alcanzarlo? Lo que causa tensión es estar «aquí» queriendo estar «allí», o estar en el presente queriendo estar en el futuro. Es una disyuntiva que te desgarra por dentro. Crear una división semejante y vivir con ella es una locura. Y el hecho de que todo el mundo se comporte así no lo hace más cuerdo. Si es necesario, puedes moverte con rapidez, trabajar a toda prisa y hasta correr, sin proyectarte en el futuro y sin resistirte al presente. Cuando te muevas, trabajes o corras, hazlo totalmente. Disfruta del flujo energético, disfruta de la elevada energía del momento. Ahora ya no estás estresado, ya no estás dividido en dos. Simplemente te estás moviendo, corriendo, trabajando, y estás disfrutando de ello. O puedes dejarlo todo y sentarte en un banco del parque. Pero si lo haces, observa tu mente. Es posible que te diga: «Deberías estar trabajando. Estás perdiendo el tiempo». Observa tu mente. Sonríele.
¿Te absorbe mucha atención el pasado? ¿Sueles hablar de él y pensar en él positiva o negativamente? ¿Piensas en los grandes logros que has alcanzado, en tus aventuras y experiencias, o en tu historial de víctima y en las cosas horribles que te sucedieron? ¿O quizá piensas en lo que tú hiciste a otra persona? ¿Qué crean tus pensamientos: culpa, orgullo, resentimiento, ira, lamentos, autocompasión…? Entonces, además de reforzar un falso sentido de identidad, estás ayudando a acelerar el proceso de envejecimiento de tu cuerpo produciendo una acumulación de pasado en tu psique. Verifícalo por ti mismo observando a las personas cercanas que tengan una fuerte tendencia a aferrarse al pasado.
Haz morir el pasado cada momento. No lo necesitas. Refiérete a él sólo cuando sea absolutamente relevante para el presente. Siente el poder de este momento y la plenitud del Ser. Siente tu presencia.
¿Estás preocupado? ¿Sueles pensar mucho en lo que pasaría si… ? Entonces estás identificado con tu mente, que se proyecta en una imaginaria situación futura y genera miedo. No hay modo de poder afrontar esa situación, porque no existe. Es un fantasma mental. Puedes parar esa locura que corroe la salud y la vida volviendo a tomar conciencia del momento presente. Siente la respiración. Siente el aire que fluye dentro y fuera de tu cuerpo. Siente tu campo de energía interna. Lo único que tienes que afrontar, con lo que tienes que lidiar en la vida real —en oposición a las proyecciones mentales imaginarias—, es este momento. Pregúntate qué «problema» tienes ahora mismo, no el año próximo, mañana o dentro de cinco minutos. ¿Qué está mal en este momento? Siempre puedes lidiar con el ahora, pero nunca podrás lidiar con el futuro, y tampoco tienes que hacerlo. La respuesta, la fuerza, la acción justa o el recurso estarán allí cuando los necesites, no antes ni después.
«Algún día lo conseguiré.» ¿Está tu atención tan absorta en los objetivos que reduces el momento presente a ser un medio para un fin? ¿Ha desaparecido la alegría de tus acciones? ¿Estás esperando para empezar a vivir? Si has desarrollado este patrón mental, independientemente de lo que hagas o consigas, el presente nunca será suficientemente bueno; el futuro siempre parecerá mejor. Una receta perfecta para la insatisfacción permanente y el descontento.
¿Estás acostumbrado a esperar? ¿Pasas buena parte de tu vida esperando? Para mí, «esperar a pequeña escala» es esperar en la cola de correos, en un atasco de tráfico, en el aeropuerto, esperar a que llegue alguien o hasta acabar un trabajo. «Esperar a gran escala» es esperar a las próximas vacaciones, a tener un trabajo mejor, a que crezcan los niños, a establecer una relación significativa, a triunfar, a hacer dinero, a ser importante, a iluminarte. Es bastante común que la gente se pase toda la vida esperando para empezar a vivir.
La espera es un estado mental. Significa básicamente que quieres el futuro y no quieres el presente. No quieres lo que tienes y quieres lo que no tienes. Cuando esperas estás creando un conflicto inconsciente entre tu aquí y ahora —el lugar donde estás—, y el futuro proyectado —el lugar donde quieres estar—. Esto reduce mucho tu calidad de vida, obligándote a perder el presente.
No hay nada malo en esforzarte por mejorar tu situación de vida. Puedes mejorar tu situación de vida, pero no puedes mejorar tu vida. La vida es lo primario, es tu Ser interno más profundo. Ya es total, completa, perfecta. Tu situación de vida está compuesta por tus circunstancias y experiencias. No hay nada malo en marcarse objetivos y en esforzarse por lograr cosas. El error consiste en sustituir con eso el sentimiento de vida, de Ser. Y el único punto de acceso al sentimiento de vida es el ahora. Si te centras en los objetivos y olvidas el ahora, eres como un arquitecto que no presta atención a los cimientos del edificio pero pasa mucho tiempo trabajando la superestructura.
Por ejemplo, mucha gente espera que le llegue la prosperidad, pero la prosperidad no puede llegar en el futuro. Cuando honras, reconoces y aceptas plenamente tu realidad presente —dónde estás, quién eres y lo que estás haciendo ahora mismo—; cuando aceptas plenamente aquello de lo que dispones, entonces agradeces lo que tienes, agradeces lo que es, agradeces Ser. La verdadera prosperidad es sentirte agradecido por el momento presente y por la plenitud de la vida ahora mismo. No puede llegar en el futuro. Más adelante, con el tiempo, esa prosperidad se manifestará de diversas formas.
Si estás insatisfecho con lo que tienes, o incluso frustrado o enfadado por tus carencias actuales, eso puede motivarte a hacerte rico; pero, aunque acumules millones, seguirás sintiendo la carencia interna, y en el fondo continuarás estando insatisfecho. Puede que hayas tenido muchas experiencias interesantes de las que pueden comprarse con dinero, pero las experiencias van y vienen, y siempre te dejarán con una sensación de vacío, necesitado de nuevas gratificaciones físicas o psicológicas. No habitarás en el Ser, sintiendo la plenitud de la vida ahora, que es la única prosperidad verdadera.
Renuncia a la espera como estado mental. Cuando te sorprendas cayendo en el estado de espera…, sal inmediatamente. Ven al momento presente. Simplemente, sé y disfruta siendo. Si estás presente no tienes ninguna necesidad de esperar. Así, la próxima vez que alguien te diga: «Siento haberte hecho esperar», puedes responder: «No te preocupes. No estaba esperando. Simplemente estaba aquí, disfrutando, contento de estar conmigo mismo».
Éstas son algunas de las estrategias mentales para negar el momento presente que forman parte de nuestra inconsciencia ordinaria. Resulta fácil pasarlas por alto porque son parte de la vida cotidiana: el ruido de fondo del descontento perpetuo. Cuanto más preciso sea el seguimiento que hagas de tu estado interno emocional y mental, antes sabrás que te has dejado atrapar en el pasado o en el futuro, es decir, en la inconsciencia, y más rápido despertarás del sueño del tiempo al presente. Mantente alerta: el falso yo infeliz, basado en la identificación con la mente, vive en el tiempo. Él sabe perfectamente que el momento presente supone su muerte y se siente amenazado. Hará todo lo que pueda por sacarte del ahora. Intentará mantenerte atrapado en el tiempo.

domingo, 27 de septiembre de 2015

¿Qué Realidad Prefieres? El Observador eres Tú



La física moderna dice “tú si puedes”
Durante décadas, los poderes de la mente han sido cuestiones asociadas al mundo “esotérico”, cosas de locos. La mayor parte de la gente desconoce que la mecánica cuántica, es decir, el modelo teórico y práctico dominante hoy día en el ámbito de la ciencia, ha demostrado la interrelación entre el pensamiento y la realidad. Que cuando creemos que podemos, en realidad, podemos. Sorprendentes experimentos en los laboratorios más adelantados del mundo corroboran esta creencia.
El estudio sobre el cerebro ha avanzado mucho en las últimas décadas mediante las “tomografías”. Conectando electrodos a este órgano, se determina donde se produce cada una de las actividades de la mente. La fórmula es bien sencilla: se mide la actividad eléctrica mientras se produce una actividad mental, ya sea racional, como emocional, espiritual o sentimental y así se sabe a qué área corresponde esa facultad.
Estos experimentos en neurología han comprobado algo aparentemente descabellado: cuando vemos un determinado objeto aparece actividad en ciertas partes de nuestro cerebro… pero cuando se exhorta al sujeto a que cierre los ojos y lo imagine, la actividad cerebral es ¡idéntica! Entonces, si el cerebro refleja la misma actividad cuando “ve” que cuando “siente”, llega la gran pregunta: ¿cuál es la Realidad?
“La solución es que el cerebro no hace diferencias entre lo que ve y lo que imagina porque las mismas redes neuronales están implicadas; para el cerebro, es tan real lo que ve como lo que siente”
…afirma el bioquímico y doctor en medicina quiropráctica, Joe Dispenza en el libro “¿y tú qué sabes?”. En otras palabras, que fabricamos nuestra realidad desde la forma en que procesamos nuestras experiencias, es decir, mediante nuestras emociones.
El valioso vacío atómico
Aunque ya los filósofos griegos especularon con su existencia, el átomo es una realidad científica desde principios de siglo XX. La física atómica dio paso a la teoría de la relatividad y de ahí, a la física cuántica. En las escuelas de todo el mundo se enseña hoy día que el átomo está compuesto de partículas de signo positivo (protones) y neutras (neutrones) en su núcleo y de signo negativo (electrones) girando a su alrededor. Su organización recuerda extraordinariamente a la del Universo, unos electrones (planetas) girando alrededor de un sol o núcleo (protones y neutrones). Lo que la mayoría desconocíamos es que la materia de la que se componen los átomos es prácticamente inexistente. En palabras de William Tyler, profesor emérito de ingeniería y ciencia de la materia en la universidad de Stanford,
“la materia no es estática y predecible. Dentro de los átomos y moléculas, las partículas ocupan un lugar insignificante: el resto es vacío”.
En otras palabras, que el átomo no es una realidad terminada sino mucho más maleable de lo que pensábamos. El físico Amit Goswani es rotundo:
“Heinsenberg, el codescubridor de la mecánica cuántica, fue muy claro al respecto; los átomos no son cosas, son TENDENCIAS. Así que, en lugar de pensar en átomos como cosas, tienes que pensar en posibilidades, posibilidades de la consciencia. La física cuántica solo calcula posibilidades, así que la pregunta viene rápidamente a nuestras mentes, ¿quién elige de entre esas posibilidades para que se produzca mi experiencia actual? La respuesta de la física cuántica es rotunda: La conciencia está envuelta, el observador no puede ser ignorado”.
La farmacia del cerebro
En un pequeño órgano llamado hipotálamo se fabrican las respuestas emocionales. Allí, en nuestro cerebro, se encuentra la mayor farmacia que existe, donde se crean unas partículas llamadas “péptidos”, pequeñas secuencias de aminoácidos que, combinadas, crean las neurohormonas o neuropéptidos. Ellas son las responsables de las emociones que sentimos diariamente. Según John Hagelin, profesor de física y director del Instituto para la ciencia, la tecnología y la política pública de la Universidad Maharishi, dedicado al desarrollo de teorías del campo unificado cuántico:
“hay química para la rabia, para la felicidad, para el sufrimiento, la envidia…”
En el momento en que sentimos una determinada emoción, el hipotálamo descarga esos péptidos, liberándolos a través de la glándula pituitaria hasta la sangre, que conectará con las células que tienen esos receptores en el exterior. El cerebro actúa como una tormenta que descarga los pensamientos a través de la fisura sináptica. Nadie ha visto nunca un pensamiento, ni siquiera en los más avanzados laboratorios, pero lo que sí se ve es la tormenta eléctrica que provoca cada mentalismo, conectando las neuronas a través de las “fisuras sinápticas”.
Cada célula tiene miles de receptores rodeando su superficie, como abriéndose a esas experiencias emocionales. La Dra. Candance Pert, poseedora de patentes sobre péptidos modificados, y profesora en la Universidad de Medicina de Georgetown, lo explica así:
“Cada célula es un pequeño hogar de conciencia. Una entrada de un neuropéptido en una célula equivale a una descarga de bioquímicos que pueden llegar a modificar el núcleo de la célula”.
Nuestro cerebro crea estos neuropéptidos y nuestras células son las que se acostumbran a “recibir” cada una de las emociones: ira, angustia, alegría, envidia, generosidad, pesimismo, optimismo… Al acostumbrarse a ellas, se crean hábitos de pensamiento. A través de los millones de terminaciones sinápticas, nuestro cerebro está continuamente recreándose; un pensamiento o emoción crea una nueva conexión, que se refuerza cuando pensamos o sentimos “algo” en repetidas ocasiones. Así es como una persona asocia una determinada situación con una emoción: una mala experiencia en un ascensor, como quedarse encerrado, puede hacer que el objeto “ascensor” se asocie al temor a quedarse encerrado. Si no se interrumpe esa asociación, nuestro cerebro podría relacionar ese pensamiento- objeto con esa emoción y reforzar esa conexión, conocida en el ámbito de la psicología como “fobia” o “miedo”.
Todos los hábitos y adicciones operan con la misma mecánica. Un miedo (a no dormir, a hablar en público, a enamorarse) puede hacer que recurramos a una pastilla, una droga o un tipo de pensamiento nocivo. El objetivo inconsciente es “engañar” a nuestras células con otra emoción diferente, generalmente, algo que nos excite, “distrayéndonos” del miedo. De esta manera, cada vez que volvamos a esa situación, el miedo nos conectará, inevitablemente, con la “solución”, es decir, con la adicción. Detrás de cada adicción (drogas, personas, bebida, juego, sexo, televisión) hay pues un miedo insertado en la memoria celular.
La buena noticia es que, en cuanto rompemos ese círculo vicioso, en cuanto quebramos esa conexión, el cerebro crea otro puente entre neuronas que es el “pasaje a la liberación”. Porque, como ha demostrado el Instituto Tecnológico de Massachussets en sus investigaciones con lamas budistas en estado de meditación, nuestro cerebro está permanentemente rehaciéndose, incluso, en la ancianidad.Por ello, se puede desaprender y reaprender nuevas formas de vivir las emociones.
Mente creadora

Los experimentos en el campo de las partículas elementales han llevado a los científicos a reconocer que la mente es capaz de crear. En palabras de Amit Goswani, profesor de física en la universidad de Oregón, el comportamiento de las micropartículas cambia dependiendo de lo que hace el observador:
“cuando el observador mira, se comporta como una onda, cuando no lo hace, como una partícula”
Ello quiere decir que las expectativas del observador influyen en la Realidad de los laboratorios… y cada uno de nosotros está compuesto de millones de átomos.
Traducido al ámbito de la vida diaria, esto nos llevaría a que nuestra Realidad es, hasta cierto punto, producto de nuestras propias expectativas. Si una partícula (la mínima parte de materia que nos compone) puede comportarse como materia o como onda… Nosotros podemos hacer lo mismo.
La realidad molecular
Los sorprendentes experimentos del científico japonés Masaru Emoto con las moléculas de agua han abierto una increíble puerta a la posibilidad de que nuestra mente sea capaz de crear la Realidad. “Armado” de un potente microscopio electrónico con una diminuta cámara, Emoto fotografió las moléculas procedentes de aguas contaminadas y de manantial. Las metió en una cámara frigorífica para que se helaran y así, consiguió fotografiarlas. Lo que encontró fue que las aguas puras creaban cristales de una belleza inconmensurable, mientras que las sucias, sólo provocaban caos. Más tarde, procedió a colocar palabras como “Amor” o “Te odio”, encontrando un efecto similar: el amor provocaba formas moleculares bellas mientras que el odio, generaba caos. Por último, probó a colocar música relajante, música folk y música thrash metal, con el resultado del caos que se pudieron ver en las fotografías. La explicación biológica a este fenómeno es que los átomos que componen las moléculas (en este caso, los dos pequeños de Hidrógeno y uno grande de Oxígeno) se pueden ordenar de diferentes maneras: armoniosa o caóticamente. Si tenemos en cuenta que el 80% de nuestro cuerpo es agua, entenderemos cómo nuestras emociones, nuestras palabras y hasta la música que escuchamos, influyen en que nuestra realidad sea más o menos armoniosa. Nuestra estructura interna está reaccionando a todos los estímulos exteriores, reorganizando los átomos de las moléculas.
¿Qué realidad prefieres?
El ya famoso experimento con la molécula de fullerano del doctor Anton Zeillinger, en la Universidad de Viena, testificó que los átomos de la molécula de fullerano (estructura atómica que tiene 60 átomos de cárbón) eran capaces de pasar por dos agujeros simultáneamente. Este experimento “de ciencia ficción” se realiza hoy día con normalidad en laboratorios de todo el mundo con partículas que han llegado a ser fotografiadas. La realidad de la bilocación, es decir, que “algo” pueda estar en dos lugares al mismo tiempo, es algo ya de dominio público, al menos en el ámbito de la ciencia más innovadora. Jeffrey Satinover, ex presidente de la fundación Jung de la universidad de Harvard y autor de libros como “El cerebro cuántico” y “El ser vacío”, lo explica así:
“ahora mismo, puedes ver en numerosos laboratorios de Estados Unidos, objetos suficientemente grandes para el ojo humano, que están en dos lugares al mismo tiempo, e incluso se les puede sacar fotografías. Yo creo que mucha gente pensará que los científicos nos hemos vuelto locos, pero la realidad es así, y es algo que todavía no podemos explicar”
Quizás porque algunos piensen que la gente “de a pie” no va a comprender estos experimentos, los científicos todavía no han conseguido alertar a la población de las magníficas implicaciones que eso conlleva para nuestras vidas, aunque las teorías anejas sí forman parte ya del dominio de la ciencia divulgativa.
Seguramente la teoría de los universos paralelos, origen de la “superposición cuántica”, es la que ha conseguido llegar mejor al gran público. Lo que viene a decir es que la Realidad es un número “n” de ondas que conviven en el espacio-tiempo como posibilidades, hasta que UNA se convierte en Real: eso será lo que vivimos. Somos nosotros quienes nos ocupamos, con nuestras elecciones y, sobre todo, con nuestros pensamientos(“yo sí puedo”, “yo no puedo”) de encerrarnos en una realidad limitada y negativa o en la consecución de aquellas cosas que soñamos. En otras palabras, la física moderna nos dice que podemos alcanzar todo aquello que ansiamos (dentro de ese abanico de posibilidades- ondas, claro).
En realidad, los descubrimientos de la física cuántica vienen siendo experimentados por seres humanos desde hace milenios, concretamente, en el ámbito de la espiritualidad. Según el investigador de los manuscritos del Mar Muerto, Greg Braden, los antiguos esenios (la comunidad espiritual a la que, dicen, perteneció Jesucristo) tenían una manera de orar muy diferente a la actual. En su libro “El efecto Isaías: descodificando la perdida ciencia de al oración y la plegaria”, Braden asegura que su manera de rezar era muy diferente a la que los cristianos adoptarían. En lugar de pedir a Dios “algo”, los esenios visualizaban que aquello que pedían ya se había cumplido, una técnica calcada de la que hoy se utiliza en el deporte de alta competición, sin ir más lejos. Seguramente, muchos han visto en los campeonatos de atletismo cómo los saltadores de altura o pértiga realizan ejercicios de simulación del salto: interiormente se visualizan a sí mismos, ni más ni menos que realizando la proeza. Esta técnica procede del ámbito de la psicología deportiva, que ha desarrollado técnicas a su vez recogidas del acervo de las filosofías orientales. La moderna Programación Neurolingüística, usada en el ámbito de la publicidad, las relaciones públicas y de la empresa en general, coincide en recurrir al tiempo presente y a la afirmación como vehículo para la consecución de los logros. La palabra sería un paso más adelante en la creación de la Realidad,por lo que tenemos que tener cuidado con aquello que decimos pues, de alguna manera, estamos atrayendo esa realidad..
La búsqueda científica del alma
En las últimas décadas, los experimentos en el campo de la neurología han ido encaminados a encontrar donde reside la conciencia. Fred Alan Wolf, doctor en física por la universidad UCLA, filósofo, conferenciante y escritor lo explica así en “¿Y tú qué sabes?” de la que se espera la segunda parte en pocos meses:
“Los científicos hemos tratado de encontrar al observador, de encontrar la respuesta a quién está al mando del cerebro: sí, hemos ido a cada uno de los escondrijos del cerebro a encontrar el observador y no lo hemos hallado; no hemos encontrado a nadie dentro del cerebro, nadie en las regiones corticales del cerebro pero todos tenemos esa sensación de ser el observador”.
En palabras de este científico, las puertas para la existencia del alma están abiertas de par en par:
“Sabemos lo que el observador hace pero no sabemos quién o qué cosa es el observador”.
Hoy recuperadas por la física cuántica, muchas de estas afirmaciones eran conocidas en la Antigüedad, como en el caso del “Catecismo de la química superior”, de Karl von Eckartshausen.
Cuadro 1: Nuestro cerebro: un ordenador que procesa información
A cada segundo, en una vida como la moderna llena de estímulos: nos bombardean enormes cantidades de información. El cerebro solo procesa una mínima cantidad de ella: 400 mil millones de bits de información por segundo. Los estudios científicos han demostrado que sólo somos conscientes de 2.000 mil de esos bits, referidos al medio ambiente, el tiempo y nuestro cuerpo. Así pues, lo que consideramos la Realidad, es decir, aquello que vivimos, es sólo una mínima parte de lo que en realidad está ocurriendo. ¿Cómo se filtra toda esa información?
A través de nuestras creencias: El modelo de lo que creemos acerca del mundo, se construye desde lo que sentimos en nuestro interior y de nuestras ideas. Cada información que recibimos del exterior se procesa desde las experiencias que hemos tenido y nuestra respuesta emocional procede de estas memorias. Por eso, los malos recuerdos nos impulsan a caer en los mismos errores.
Cuadro 2: Cómo romper con esos malos hábitos del pensamiento
El cerebro crea esas redes a partir de la memoria: ideas, sentimientos, emociones. Cada asociación de ideas o hechos, incuba un pensamiento o recuerdo en forma de conexión neuronal, que desemboca en recuerdos por medio de la memoria asociativa. A una sensación o emoción similar, reaparecerá ese recuerdo en forma de idea o pensamiento. Hay gente que conecta “amor” con “decepción” o “engaño”, así que cuando vaya a sentir amor, la red neuronal conectará con la emoción correspondiente a cómo se sintió la última vez que lo sintió: ira, dolor, rabia, etc. Según Joe Dispenza
“si practicamos una determinada respuesta emocional, esa conexión sináptica se refuerza y se refuerza. Cuando aprendemos a “observar” nuestras reacciones y no actuamos de manera automática, ese modelo se rompe”.
Así pues, aprender a “ver” esas asociaciones es la mejor manera de evitar que se repitan: la llave es la conciencia.
Cuadro 3: La mecánica de la erección
La mejor metáfora del pensamiento creador es el miembro masculino. Una sola fantasía sexual, es decir, un pensamiento erótico, es capaz de producir una erección, con toda la variedad de glándulas endocrinas y hormonas que participan en ello. Nada hay fuera de la mente del hombre pero, sin embargo, se produce un torbellino hormonal que desemboca en un hecho físico palpable. En el lado femenino, también el poder del pensamiento asociado al erotismo se convierte a menudo en hechos físicos, demostrando la capacidad del pensamiento para crear situaciones placenteras… o adictivas. Los más firmes defensores del poder de la visualización llegan a proponer que se puede obtener a través de ella casi todo lo que deseamos.
¿QUE ES UNA ONDA DE FORMA?
Muchos científicos y físicos cuánticos reconocen el poder de transmisión en cualquier forma simple geométrica o como un diseño ondulado de un rastro de energía, es una ONDA DE FORMA simple. Puede tener un patrón geométrico o puede ser un gesto de pincel simple como una onda que contiene el significado completo, la intención y la energía de un momento dado de intensidad mientras da forma a la realidad y puede tener en su ser todas las cualidades que lo crearon. Es una semilla de fractal energético que dada la situación correcta continuará su crecimiento y multiplicándose. Éstas son modelos y formas que crean la energía y transmiten los patrones específicos, del pensamiento, nosotros hemos estado usándolos en los templos, las iglesias, logotipos, publicidad y podemos reconocer inmediatamente la armonía y desarmonía en ellos. Ciertos modelos de la geometría sagrada parecen actuar recíprocamente con su entorno armonizando y estabilizando sus moléculas, como si organizara los átomos y electrones. Puede significar que un cierto diseño de geometría YANTRA de ENERGÍA puede polarizar las partículas e incluso podría purificar el agua, aumentando las cualidades y la armonía en su entorno.

Que la Luz llegue a tus Manos





  • CHACRA DE LAS MANOS Y LOS DEDOS

    La vida es como un vídeo-juego donde tienes que lograr un objetivo y tienes la llave para pasar al siguiente nivel, Cuando transformas algo, obtienes una llave: puede ser prosperidad, fertilidad, poder personal y así sucesivamente, Pero antes de saltar a la siguiente lección, tienes que asegurarte de haber aprendido BIEN la lección para continuar con lo siguiente y que mejor estar aprendiendo en el aquí y en el ahora, recuerda: NO DEJES PARA MAÑANA LO QUE PUEDES HACER HOY, de pronto sea muy tarde
    Cuando vaya a energizar alguna cosa para otra persona, pida permiso a la Ley Universal-Conciencia Divina y a la Divina Presencia Yo Soy de la persona, evitando hacer pedidos específicos, a no ser que se trate de sanación, curar un dolor, un sentimiento de angustia, etc., pues usted no sabe las reales necesidades de esa persona y esto ES delicado, porque se vulnera El libre albedrío, Siempre que trabaje con las manos para otra persona, lávelas muy bien con agua y jabón, después del ejercicio, Esto lo libera de la energía que no es suya e inclusive entrega AL terminar El trabajo AL Padre para liberar cualquier cosa, que no quede en su energia,
    1, El chacra de tus manos tiene un papel super importante, Tiene la característica del cristal Blanco, acciona o desactiva energia,
    2, El chacra de las manos es un vehículo directo a través del cual las Fuerzas Cósmicas operan, Interferimos apenas para intuir y accionar la orden que debe ser dada en cada caso,
    3, Para cargar este chacra con la energía cósmica, basta frotar las palmas de las manos una en la otra y poner toda La energia de amor, sanación y luz
    4, Este ES El paso siguiente, El mudra y el gesto básico, primero ante cualquier trabajo de energización, En el momento en que hacemos esto, sentimos un calor o un hormigueo en el lugar donde frotamos,
    5, Esto significa que captamos las partículas de energía del aire, aglutinándolas y transformándolas en una onda, como un rayo laser, Una vez cargadas las manos durante unos segundos, la energización debemos cargarlas cuantas veces creamos necesario, vamos a usarlas de muchas maneras, conforme la necesidad del momento
    6, El pase magnético o masaje energético puede ser aplicado en las mas variadas situaciones, podemos pasar las manos a lo largo y encima del cuerpo de una persona, para captar sus circuitos bloqueados y desbloquearlos, lentamente,
    7, Podemos cargar las manos y poner una energía de sanación, visualizando el color verde sobre alguien que esté con fiebre y com La energia de liberación,
    8, Tanto podemos usar este gesto de una manera generalizada, buscando el bienestar del otro, el nuestro propio, como podemos especificar el uso, Por ejemplo: para quitar un dolor, aliviar una angustia, hacer un pedido hacia La otra persona, En este caso, basta acoplar al gesto de energización una orden mental positiva y en amor, cualquiera, la que parezca mas indicada, Vendrá intuitivamente, nunca en contra porque se te devuelve 7 veces
    Podemos derramar energía positiva en el ambiente, sobre La tierra, Podemos utilizar este gesto simple acto de frotar las manos para captar energía para nuestro propio alimento o para alimentar otras personas, para pedir El zan gazin,
    9, Para que el agua sea agua DIAMANTINA imponer las manos sobre el agua para energetizarla con el cristal MARAS, llene un vaso con agua, frote sus manos y conéctese con la fuente Divina Conciencia Universal, las respuestas están ahí, Coloque la mano izquierda con la palma para bajo encima del vaso con água, Posicione la mano derecha con la palma para arriba, La mano izquierda “atrae” la energía y la derecha la transmite al água, puedes decir por ejemplo:
    “Energizo el agua para que me proteja de todas las energías mal calificadas”,
    “Energizo el agua para que me de energía, salud, bienestar, o
    “Energizo el agua para que me de paz, amor, luz y energia positiva,
    Permanezca mentalizando y con las manos posicionadas el tiempo que desee, debe tratar de “sentir” cuando el ejercicio haya terminado… Beba el água,
    10, Usando el mismo proceso, imponiendo las manos podemos energizar lo que deseemos: casa, carro, comida, ropa, todo lo que usemos, perfume, etc.
    QUE LA PAZ, AMOR LUZ Y BUENAS ENERGIAS SIEMPRE LLENEN TU ALMA, TU ESPIRITU Y TU MATERIA
    Texto: Tania Vernet
    Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras, cuida tus palabras porque se volverán actos, cuida tus actos porque se harán costumbre, cuida tus costumbres porque formaran tu carácter, cuida tu carácter porque formara tu destino y tu destino será tu vida, Yan Yholea
    recibido de AKALISUN

    sábado, 26 de septiembre de 2015

    Las Secuoyas Os Llamamos a Despertar

    secuoyas - con una casa y naturaleza

    Somos las ‘Gigantes’, vestigios de una civilización muy antigua que la mayoría de vosotros hace mucho olvidó. Llegaron y se fueron los milenios y nosotros seguimos aún aquí, en número gradualmente decreciente por la mano de leñadores codiciosos, cuya única consideración respecto a nosotros es la cantidad de dinero que pueden embolsarse, reduciendo nuestra población día tras día.
    Como una especie de inteligencia dévica colectiva, nuestra presencia agració este planeta durante millones de años, remontándose a los tiempos de la tierra mágica de Pan. Durante millones de años, la gente de este planeta ha sostenido la mayor reverencia y respeto hacia la belleza y sabiduría que mantenemos, y ante el profundo sentido de paz y armonía que irradiamos a lo largo y ancho del entorno donde moramos. Aquellos que tienen la capacidad de comunicarse e interaccionar concientemente con nosotras, reciben nuestros dones y el conocimiento que poseemos. Desconocidos para la mayoría de vosotros, tenemos muchos conocimientos y sabiduría que compartir. Algún día os despertaréis a esta realidad y desearéis haber sido más concientes de quiénes somos y de las importantes contribuciones que hemos realizado sobre vuestro planeta.

    Vivimos y prosperamos en el antiguo continente de Lemuria, mucho más allá de la orilla oeste de los EEUU. En un tiempo, nuestro espíritu y nuestra forma física se extendieron casi por todas partes de este planeta. En este momento, somos las únicos supervivientes de la gloria y la belleza que hubo una vez sobre la superficie de este orbe. Somos las historiadoras y el eslabón de conexión con vuestros ancestros, vuestras raíces y vuestro propio pasado en la civilización lemuriana y más allá. La gente se ha lamentado una y otra vez de que Lemuria se perdió sin ningún rastro. Nosotras os decimos que estamos aquí, sin ser reconocidas. Nosotras somos las únicas que hemos sobrevivido a los cambios catastróficos que ocurrieron hace veinte mil años, y hemos permanecido aquí, en vuestra costa americana del Pacífico para vuestro beneficio.

    ¿Por qué no habéis reconocido y apreciado el gran servicio que nosotras, como especie, hemos ofrecido a vuestro planeta durante tantísimo tiempo y el gran servicio que hemos de seguir proporcionándoos desde este mismo día sobre vuestra costa, en lugar de producir una gradual y constante destrucción de nuestra especie por vuestra inconsciente civilización actual?
    Durante los millones de años de nuestro servicio a este planeta, ninguna civilización había tratado nunca de buscar eliminarnos tan cruel y despiadadamente como lo hacen los norteamericanos del siglo XX de la mano de vuestros gigantes industriales, con el apoyo completo de vuestro gobierno. Los gobiernos son los responsables de mantener los beneficios de la totalidad, a largo plazo, así como los beneficios de los grupos explotadores, a corto plazo.

    hombre con secuoya cortada a su lado

    Por el beneficio de unos pocos dólares en las manos de unos pocos, estáis eliminando vuestro patrimonio ancestral y destruyendo los Seres que os protegen. Lo que estáis haciendo, a modo de analogía, es el equivalente a una historia bíblica que todos conocéis: la de aquel que cambió todos los dones maravillosos y riquezas de sus derechos de primogenitura por un plato de lentejas. También puede compararse a los perros que muerden la mano de quien les quiere y alimenta.
    Siempre, en todas las regiones y eras, los árboles hemos sido honrados y queridos por todos los regalos que desde la tierra hemos podido distribuir libremente para todos. Muy poca gente hubiera considerado alguna vez destruirnos de la manera en que se hace hoy en este país, lo que hubiera sido considerado un atentado y una violación de uno de los tesoros más preciados de la Tierra. La costa oeste de los Estados Unidos y la Baja California es cuanto queda hoy de los últimos tesoros de la antigua Lemuria. Hasta hace cerca de 60 años, había miles y miles de acres honorables y benditos en la costa oeste de los EEUU. Ahora hay solamente unas pocas y escasas franjas de nosotras dejadas aquí y allá, sólo como una muestra.

    Toda la belleza del pasado está a punto de desaparecer en nombre de un falso sentido de ‘progreso’, para ser reemplazada por mucha fealdad. Estáis tan lejos en vuestra conciencia de la verdadera belleza y valores, que pocos de vosotros se han dado cuenta. ¿Dónde habéis invertido vuestros valores?

    Aunque la mayoría de nosotras, como especie, hemos sido destruidos por vuestra moderna tecnología y por vuestra falta de conciencia y consideración hacia los tesoros de esta Tierra, nuestro Espíritu continúa vivo. Cada vez que uno de nosotros perece frente a las sierras mecánicas de los madereros, el Espíritu del árbol muerto se mueve a otra dimensión para una nueva reencarnación, donde somos amados, honorados y apreciados.

    Nuestra especie, como inteligencia dévica colectiva, también vive en muchas dimensiones superiores en este planeta y más allá, donde prosperamos y donde sus habitantes valoran nuestra presencia y nuestros dones. Vivimos en gran número en el interior de la Tierra, en la Tierra Interna, la Tierra Media y las ciudades subterráneas de este planeta, donde honramos las vidas de los seres amorosos y sabios que residen es esos extraordinarios lugares. ¡Tenéis mucho que aprender, amigos míos, sobre los ‘valores reales’ de la Vida!

    Si nuestras palabras os parecen demasiado duras, tomadlas como una llamada al despertar, una súplica de compasión para todas las demás formas de vida en este planeta que están recibiendo de la humanidad un trato equivalente al que recibimos nosotros.

    pequeño gato sonriendo
    A la larga, cuando hayáis alcanzado un estado de evolución suficientemente elevado para entender las leyes eternas de la unicidad de toda la vida, sabréis que el amor y la compasión que otorgáis a otro, sin importar la forma que tome, la ofrecéis también en vuestro propio beneficio. Destrozáis la Tierra y sus muchos reinos y, en última instancia, esas energías volverán a vosotros. Os convertiréis, en vuestras encarnaciones siguientes, en los receptores de vuestro propio destrozo. Estas son las inmutables leyes cósmicas de la unicidad, sobre las cuales se basa toda la Creación.

    En todas las sociedades iluminadas nadie corta nuestros cuerpos, en forma de árboles gigantes, para sus usos personales (y nunca para su beneficio), hasta que nuestra encarnación en estos cuerpos se complete y nuestro Espíritu haya abandonado esta forma. Es solamente entonces cuando se corta la madera con gran respeto y destreza, y es usada para múltiples propósitos. La maravillosa madera que proporcionamos es también parte de los regalos con que dotamos a este planeta, como presente a todos vosotros de nuestro Espíritu, lo que nunca ha significado que pueda ser monopolizado por unos pocos especuladores para ser vendida en corporaciones industriales multimillonarias que no mantienen ni amor ni conexión con la naturaleza y la evolución dévica. Nosotros pertenecemos a todos, nadie tiene derecho a ‘poseernos’ ni a ‘disponer’ de nosotras a su antojo. Nadie puede nunca reclamaros ser dueño de un trozo de terreno. Por derecho divino toda la tierra pertenece al cuerpo de vuestra amada Madre Tierra. Ella es soberana.

    Si pensáis que sois dueños de un trozo de tierra o tenéis derechos sobre algún terreno, ‘como mucho’ sois sólo sus administradores temporales, y sois totalmente responsables ante los Consejos Superiores de cuanto hagáis con ello. La administración de la tierra y de los animales son iniciaciones evolutivas muy importantes sobre el camino de la vida. En todas las sociedades iluminadas, debido a que la madera es utilizada de forma sabia y juiciosa, hay abundancia para todos y abastece todas sus necesidades sin racionarse ni escasear.

    ¿Os habéis percatado de la diferencia en la actividad de huracanes y tornados entre la costa este y oeste de los EUA? ¿Os habéis preguntado alguna vez por qué la costa oeste no ha recibido la misma cantidad de cataclismos anuales como sucede tan frecuentemente en la costa este?

    Deseamos contaros que la costa oeste se libra cada año de muchas calamidades potenciales debido a ‘Nuestra Presencia’. No ‘sólo somos árboles’ como habéis sido conducidos a creer en vuestra escasa conciencia espiritual, nosotros somos mucho más que eso. Nuestra forma arbórea es solamente un envoltorio externo, nuestro Espíritu colectivo es inmenso, poderoso, englobador y sabio; más allá de vuestra actual comprensión limitada y despertar evolutivo.

    Nosotros los Secuoyas, somos los guardianes y devas de la costa oeste y debido a nuestra presencia, nuestro amor y grandes poderes protectores, este país ha sido aislado de muchas calamidades de la naturaleza. Por favor, recuerden que los desastres naturales son producidos, siempre, por desequilibrios energéticos en la retícula electromagnética de la Tierra, que proceden de vórtices de energías discordantes que han sido creadas y acumuladas por un uso incorrecto de las energías creativas de la humanidad, pensamientos negativos y falta de calidad de amor de unos hacia otros y hacia todas las demás formas de vida. Somos los armonizadores de la naturaleza donde vivimos, y nuestra influencia se irradia lejos y ampliamente. Durante siglos hemos podido absorber en nuestros gigantescos cuerpos gran parte de vuestras energías discordantes, de modo que aislamos al hemisferio occidental de las consecuencias de muchos desastres naturales.

    hombre paseando con  secuoya

    Cuando constituíamos grandes efectivos cerca de vuestras orillas y sobre vuestras costas, éramos entonces mucho más eficaces protegiéndoos de los contratiempos potenciales, o cataclismos, que llegaban a vuestra orilla desde el Océano Pacífico o de cualquier parte. Ahora, con nuestros efectivos reducidos tan drástica y diariamente por la falsa pretensión de ‘progreso’, sin ningún proceso mental o consideración acerca de quiénes somos, de cuál es nuestro papel en esta zona de vuestro país, y sin recibir gratitud alguna por la gran protección que hemos ofrecido a vuestra costa durante tantísimo tiempo, os avisamos.

    Nuestro número ha sido ahora reducido hasta el punto en que cada vez nos resulta más y más difícil continuar proporcionando a la costa oeste la protección que hemos podido ofrecer hasta ahora, y la mucha mayor protección que necesitaréis en un futuro cercano. Nos gustaría añadir que ante la continúa reducción de nuestro número, como habéis estado permitiendo hasta la fecha durante las últimas décadas, estáis exponiendo vuestras costas, la tierra oeste de los EUA y sus habitantes, a un riesgo muy superior de severos desastres catastróficos. Sois descuidados, sin pensar más allá, destruyendo cada día a ‘Las Guardianes de los Seres Divinos’ que durante eones de tiempo han estado protegiéndoos a vosotros, a vuestras playas y a vuestra tierra.

    Una vez que nos extingamos por las hachas y las sierras de aquellos que nos consideran simplemente como símbolos del dólar, no vamos a volver a esta dimensión. Iremos a cualquier parte para continuar sirviendo, bendiciendo e irradiando nuestros propósitos. El resto de nosotras se unirá a los millones de nuestra especie que ya han partido. Nuestras almas son inmortales, igual que las vuestras. La muerte de nuestros cuerpos será vuestra gran pérdida en este país, como pronto descubriréis, y una pérdida para la tercera dimensión de este planeta. Si no podemos continuar haciendo lo que hacemos aquí, nos iremos a pastos más verdes donde reinen el amor, la luz y el honor y donde seamos apreciados. Agradecemos a Aurelia Louise el tiempo que ha empleado en escuchar sin interrupción nuestra profunda llamada desde su corazón y su alma, y por tomar nota de este mensaje urgente que hemos estado deseando compartir con la humanidad durante tanto tiempo, antes de que sea demasiado tarde.

    Os hemos acunado con nuestra protección, amor, sabiduría, nuestra paz, armonía, belleza, madera y oxígeno; hemos adornado vuestro paisaje durante millones de años, en cada una de vuestras muchas encarnaciones. Nos conocéis, así como nosotros os conocemos. Debido a vuestra caída en tan gran densidad de conciencia y a la inconsciencia en que os encontráis en este tiempo importante de transición de la Tierra, habéis olvidado vuestras raíces y vuestros ancestros, y habéis olvidado quiénes sois realmente.

    Desde no hace mucho reconocéis a la Tierra como vuestra Madre, una formidable vida celestial, Ser que respira el orden e inteligencia más elevado, un Ser que es amor, que es respetado y honrado en todos los planetas de este sistema solar, las múltiples galaxias de este universo y todos los demás universos más allá de éste. Ella es la única que ha apoyado vuestra evolución personal sobre su cuerpo con tal inmenso amor, abundancia y nutrimento, durante tantísimo tiempo, totalmente incondicional, sin importar lo que habéis hecho a su organismo.

    Os ha permitido dañar, envenenar y destruir partes de su ser incontables veces para ayudaros a forjar vuestro camino evolutivo. Habéis expoliado sus recursos, drenado su sangre, representada por el petróleo dentro de su cuerpo, y asesinado y mutilado a sus hijos.

    Muchos de vosotros estáis imprudentemente destruyendo grandes porciones de tierra y hábitat de muchos reinos que ella también amorosamente alberga sobre su complexión, además de la multiplicada humanidad. Habéis sido brutales con sus reinos inocentes del mundo animal y habéis sido brutales, incluso, unos contra otros. Ella considera a todos los seres de sus muchos reinos como sus hijos, cualquiera que sea la forma que ellos tomen. <Los ama a todos por igual.>

    leones tendidos

    Habéis olvidado que todos los reinos que evolucionan en este planeta saben o desconocen que vosotros tenéis los mismos derechos para vivir aquí y compartir este planeta, cualquiera que sea la forma que ellos tengan. A la humanidad nunca le fue dado el dominio de este mundo como un pasaporte para abusar y destruir otros reinos, incluyéndonos a nosotras. El dominio que le fue dado a la humanidad fue un pasaporte para aprender el dominio sobre su propia ‘naturaleza inferior’, con objeto de que volviera a su divinidad e inocencia original.


    Os enviamos hoy a través de esta canal una llamada de socorro. Haced lo que podáis para preservar lo que queda de nosotras. El tiempo se acorta. Estáis ahora muy cerca de un momento donde necesitaréis nuestra protección más que nunca antes. Si dentro de poco no hubiera suficientes de nosotras para ofrecer la protección que vais a necesitar durante los cambios de la Tierra, que están YA sobre vuestras cabezas en este momento, entonces tendréis que enfrentaros a las consecuencias de vuestras creaciones kármicas sin el beneficio añadido de nuestra protección. Y entonces sabréis, y repetimos, sabréis!!! Estaréis visitándonos en vuestra alma, y será demasiado tarde. Nuestro espíritu estará viviendo en alguna otra parte, en las tierras del amor y el agradecimiento.


    Nosotras somos el Espíritu de las Secuoyas, somos las fieles amigas que han amado y querido a todos vosotros desde hace muchísimo. Somos las gigantes sabias que han acunado y nutrido todas las civilizaciones de vuestro planeta desde el mismísimo principio. Somos Devas que sostienen grandes poderes y somos también parte del equipo protector de este planeta. Somos las fieles sirvientas de vuestra “Bendita Madre Tierra”.

    mujer abrazando y tocando a la tierra-gaia
    Transcripción: José Carlos López Garrido

    AUTOR:  José Carlos, redactor de la gran familia de hermandadblanca.org