Muy recomendada.

domingo, 31 de agosto de 2014

La Ciencia de los milagros


astrplogia 300x291 La Ciencia de los milagrosEl Universo, por diseño, es un Universo inteligente donde las matemáticas y la física son un “lenguaje” clave para entender sus leyes y principios. “Un Curso En Milagros” y la Ley Universal de la Atracción nos dicen que el Universo es Ilimitado, no puede diferenciar el alcance o magnitud de un Milagro. El Milagro va a ser considerado probablemente algo como pequeño, y es grandioso simplemente desde nuestras propias percepciones. Hablemos acerca de cómo “opera” en realidad un Milagro y por qué no debemos poner una expectativa en la magnitud de nuestra Grandeza cuando “unimos nuestros Corazones”. El mejor modo de explicar cómo funciona un Milagro es usando la teoría de la transición de un electrón atómico, también conocida como Salto Cuántico.
Una transición de un electrón atómico es un cambio de un electrón de un estado cuántico a otro dentro de un átomo o un átomo artificial. Él aparece como algo que no es continuo pues el electrón “salta” de un nivel de energía a otro en unos cuantos nanosegundos o menos. [i] Estos Saltos Cuánticos ocurren cuando la energía empieza a vibrar a un ritmo más elevado, y por lo tanto, “salta” a otra frecuencia, acercándolo a la Fuente de la frecuencia de su nueva vibración. Es lo mismo para nosotros, humanos, en el sentido de que estamos compuestos de moléculas, átomos, y energía, lo cual significa que tenemos también nuestra propia frecuencia individual y colectiva emitida al Universo. Lo significativo aquí es que también somos capaces a nivel individual y colectivo de dar un Salto Cuántico conforme a la Ley Universal y la Física 101.
Cuando nos conectamos emocionalmente con la idea de que “Dios” es una energía y no un “hombre” sentado en el Cielo juzgando y aguardando a que nos “muramos” para decidir si iremos al Cielo o al “infierno”, nos liberamos de cualquier temor abrazando el Amor Incondicional de “Dios”. De hecho, la Energía Fuente y/o la Fuente nunca muere, sólo cambia de forma. La energía de “Dios” es Amor, y a más cercano vibremos de la Fuente, más resonaremos con la frecuencia de “Dios.” La Fuente o Amor, que es la razón por la cual este estado se siente tan natural a nuestro ser. Es un estado de Amor Puro libre de todo juicio. También se puede definir como benevolencia, Compasión, Generosidad, Estado de Gracia, o un Mar de Tranquilidad.
¿Un Salto Cuántico? 
energia La Ciencia de los milagrosComo muchos están viendo los pequeños cambios alrededor de ellos y esperando un Milagro en la forma de un Salto Cuántico, todos podemos dar pasos para que dicho Evento ocurra porque es físicamente posible que sea así.
 Al igual que los átomos y las moléculas, debe empezar en el INTERIOR para poder manifestarse en el “exterior” o en nuestra realidad. A medida que nosotros, como colectivo, elevemos nuestra vibración de regreso con la de la Fuente o el Amor Incondicional, se volverá más incómodo para aquellos que continúan permaneciendo “fuera” o en una vibración de temor. Debemos aprender a seguir las Leyes del Universo viviendo en Armonía con la Tierra y Sus recursos. Debemos vivir en equilibrio unos con otros en igualdad, libres de “términos/ etiquetados” y de separación. Hay mucha gente en el planeta ahora mismo que está viviendo una Vida de Corazón de Amor, perdón, y equilibrio.
A medida que muchos continúan elevando su vibración, elevan también la vibración del colectivo, donde aquellos viviendo fuera o en un estado de temor (¿de guerra, alguien?), enojo, codicia, carencia, víctima o con una mentalidad de juzgar, encontrarán que se les dificulta permanecer en este bajo nivel vibratorio negativo. Algunos describen esto como karma, pero se describe mejor como la Ley Universal de la Dualidad y/o simplemente de la Causa y Efecto. Requiere un vistazo en el interior para encontrar la causa y luego buscar el efecto que ella está teniendo en nuestra realidad individual y colectiva. En otras palabras, cualquier cosa que no se base en el Amor empezará a manifestarse como algo percibido como “negativo” en nuestra realidad más pronto o más tarde, pero en este desagrado es donde nacen los Milagros.
No hay perspectiva correcta o incorrecta, solamente un modo de percibir positivo o negativo. Podemos percibir cuando estamos incómodos, enojados, o juzgando, o podemos percibir cuando sostenemos nuestra Verdad, estamos en Paz, en Igualdad y Amor Incondicional. Todo es un estado mental que se manifiesta como un estado conocido como la Conciencia Crística, Zen, Nirvana, el Cielo, y algunas otras definiciones que las palabras no pueden describir.
No es un “lugar” sino un estado de Conciencia que empieza como un conocimiento y se manifiesta volviéndose Sabiduría cuando se reconoce como una Verdad Universal desde nuestro INTERIOR. Si no vemos el cambio que deseamos ver en nuestras Vidas esto se deben a que no nos estamos Permitiendo RECIBIR el Obsequio que nos llega en forma de situaciones que reocurren donde podemos cambiar nuestro modo de pensar, de ver y de sentir las circunstancias en nuestras vidas, lo cual siempre es un reflejo directo de nuestros pensamientos respectivos.
Dios La Ciencia de los milagrosA medida que practicamos la inteligencia emocional y espiritual moviéndonos del temor al Amor, ¡esto le dice en realidad a nuestro ADN qué hacer en esta “evolución” por la que estamos pasando colectivamente! Nosotros entendemos que “Dios” es en realidad una Fuente de Amor Inteligente e Infinita y responde a nuestras oraciones con un infinito número de resultados Positivos en situaciones aparentemente imposibles.
El Amor es la Respuesta
Requiere un gran Coraje del Corazón embarcarse profundo en nuestro INTERIOR donde pudiéramos sentir que estábamos “equivocados” en nuestro modo de percibir nuestra realidad respectiva. Debemos recordar que nuestra perspectiva no está “equivocada”, sino que al elevarnos a una frecuencia más elevada de Amor debemos liberar emocionalmente las cosas que no están en la misma frecuencia vibracional. Está en nuestra naturaleza humana desear tener Razón y proseguir, en vez de mirar y ver algo a fin de realizar un cambio. El cambio es usualmente incómodo porque significa algo nuevo cuando nosotros estamos programados (usualmente mediante el temor) a anhelar algo seguro y/o familiar. A fin de cambiar la vibración a una energía más elevada se necesita también cambiar nuestra perspectiva de algo basado en el “temor” o ego a algo basado en el Amor.
El Obsequio de la Autoexploración es necesario a fin de ganar la inteligencia emocional para nosotros, para el colectivo, y para nuestro planeta para que podamos empezar a dar el Salto Cuántico de Fe juntos. No podemos ser inteligentes si estamos negando nuestras emociones y continuamos viviendo en un estado de disarmonía y descontento, y un estado emocional basado en el temor en forma de pobreza, desigualdad, guerra y opresión. Esta trayectoria no es algo que uno pueda circundar porque ella es necesaria a fin de Crear un Milagro, para que todos la recorramos juntos e integremos la vibración más elevada del Amor (Dios) en nuestra realidad física – el “Evento” por así decirlo.
Ya sea mediante un pequeño salto o un Salto Cuántico estamos colectivamente en la Senda a Casa, que es nuestro propio tipo de Cielo manifestado individualmente, creándolo por lo tanto en la forma física. Depende de nosotros como individuos decidir la extensión de nuestros Milagros, nuestros Saltos de Fe. Podemos recibir cada día como un Milagro cuando nos regalamos a nosotros mismos el Regalo de la Conciencia Espiritual. Otorgando este Regalo al Yo ustedes dan un Milagro al colectivo de la Humanidad, a la Tierra, y/o a nuestro Universo. Éste es el Regalo destinado para TODOS, y para recibirlo todo lo que uno tiene que hacer es tener la intención de hacerlo. ¡Un Obsequio Divino de Amor y un Salto Cuántico, todo envuelto en un Milagro! Por favor digan: “¡Sí!”…
Fuente: http://blueprintsforbutterflies.com
Traducido:   Gloria Mühlebach

Voz Interior–Como acceder a pensamientos puros - Conocimiento Interno

 


La Voz Interior–Como acceder a pensamientos puros

En el camino de la vida el Ser busca la verdad y quizá se olvida de que la verdad está impregnada en su interior.
Todas las percepciones nos informan de algo, estar atento a la percepción es estar abierto a la verdad. Debemos estar preparados para registrar adecuadamente todo conocimiento, no como un bagaje pesado sino como amplitud de nosotros. Debemos diferenciar entre esos pensamientos ordinarios, repetitivos, que juzgan y deforman lo percibido, y los pensamientos “esenciales”, que surgen como un chispazo de luz y apuntan directamente hacia una verdad manifestada. A éstos se les llama “voz interior”, porque nacen en su Ser, son puros y penetran la realidad acoplándose íntegramente a ella. Son aquellos que hablan de lo real sin conjeturas.
Pero, ¿cómo se accede a esos pensamientos puros? Son los que se manifiestan por sí solos en un determinado momento de quietud, es como decir: “una llamada de verdad me hace ver que esto es así, es su única apariencia, perenne y sustancial”.
La voz interior
La voz interior es la que va guiando nuestros pasos. La que dice “descansa” cuando estás cansado, o “levántate y anda” cuando tu cuerpo no desea hacerlo. Es la voz de tu cuerpo y de la mente no condicionada. Una voz que cuida de ti, que afina su canto por el bien de tu desarrollo. Es, podríamos decir, la voz instintiva que vela por tu Ser. Como reza el aforismo hindú: “La vida es lo que haces de ella”. Al escuchar esa voz respondes con ella a tu esencia.
La responsabilidad de vivir es esa, lo que haces de tu vida y tú eres tu mejor guía, por eso resulta beneficioso cultivar el silencio, para que resuene del interior la voz de ti mismo. Como apuntó Ramana Maharshi: “Lo único que se requiere para realizar el Sí-mismo es estar en quietud. ¿Qué puede haber de más fácil?”.
Cuando se ha de tomar una decisión, elegir un camino, o simplemente, responder a una pregunta, se ha de decir lo que se siente, lo que el corazón te dicta, ir hacia algo verdadero. Recordemos lo que dijo Carlos Castaneda: “¿Tu camino tiene corazón? Si lo tiene, el camino es bueno; si no lo tiene, no sirve.
Respiración
Cuando aprendemos a mirar desde el corazón, desde esa voz callada que tanto dice –y que a veces se transforma en lumínico pensamiento- vemos que las cosas, la realidad tiene corazón. Un sentimiento es una recepción emocional que contiene una verdad somática, crea una realidad humana que nos recuerda precisamente eso, que somos humanos con capacidades divinas.
Sentir es estar vivo, estar embriagado de aliento vital. Sentir tu voz interior es estar conectado con tu Ser, habitado por tu Esencia.
La verdad pertenece al corazón y la verdad, como predicó Gandhi, “es lo que dice tu voz interior”. Qué pedir al destino sino que la felicidad y la verdad que estén contigo en el camino hacia ti mismo y que el sueño de la vida se manifieste en realidad al oír esa voz eterna que palpita en tu corazón.
Porque escuchar la voz interior significa verdaderamente haber comprendido.
Escuchar la voz interior

sábado, 30 de agosto de 2014

El Momento de la Muerte

“La muerte es sobrecogedora sólo hasta que la mente llega a comprenderla en toda su amplitud y en toda su profundidad, porque siglos y siglos de tradición han condicionado de tal manera la mente psicológica que la muerte causa terror, no por el simple hecho de una desaparición física, sino por el terror de lo que sucede más allá de estos compuestos moleculares que llamamos cuerpo."        
Vicente Beltrán Anglada

Corte del Cordón Plateado en el momento de la muerte

Vicente Beltrán Anglada nos dice: “La última noche que estuve al lado de Luis fui testigo de una experiencia psíquica muy interesante, ya que me permitió observar detenidamente un cuadro astral que nunca podré olvidar y que obedecía, sin duda, a ciertas reglas postmorten kármicamente establecidas. Aparentemente, yo me había dormido. Sin embargo, veía el cuerpo de Luis tendido en la cama y en aquellos momentos parecía descansar profundamente. De pronto la habitación pareció ensancharse extraordinariamente y vi a Luis, el auténtico Luis, flotando por encima de su cuerpo y conversando amigablemente con dos personas las cuales, al parecer, lo estaban aguardando. Al lado del cuerpo postrado en la cama había dos Devas o Ángeles cuyas auras magnéticas eran totalmente blancas e intensamente brillantes...



De pronto mi mirada se cruzó con una de las personas que conversaban con Luis y la reconocí. Se trataba del señor J. Casajuana, un antiguo miembro de la Sociedad Teosófica fallecido hacía ya varios años. Me sonrió muy afectuosamente y me hizo una seña indicándome que Luis estaba a punto de dejar el cuerpo y que ya poseía conciencia astral, por lo cual no debía preocuparme. La otra persona, de acusadas facciones orientales, se había percatado también de que yo estaba observándoles y me saludó sonriente. Me era completamente desconocido, pero por el respeto que aun en aquel trance le estaban demostrando tanto Luis como el señor Casajuana, colegí que aquella persona debería ser un alma muy evolucionada y ocupando algún elevado cargo jerárquico dentro de la Sociedad Teosófica, en cuyos ambientes siempre se habían movido mis dos amigos.

Continué observando con creciente interés aquel cuadro astral y de pronto mi atención se desvió hacia los dos luminosos Devas que se hallaban al lado del cuerpo de Luis, uno a su costado derecho y otro al izquierdo. Estaban absortos, como si esperasen una señal, hasta que de pronto obedeciendo alguna indicación proveniente de niveles superiores al de mis percepciones, tiraron del "hilo plateado", llamado esotéricamente "Sutratma", que une el vehículo etérico al cuerpo  denso y dejaron a Luis completamente libre en el nivel astral desde donde yo estaba siguiendo atentamente aquel insólito proceso. Técnicamente Luis había fallecido.

Desaparecieron entonces del campo de mi visión los dos Devas y las personas, que ya en aquellos momentos eran muchas más, que estaban aguardando a Luis y vi a éste completamente solo en medio de la habitación. Ahora se hallaba frente a mí, me hablaba y, al parecer, estaba agradeciéndome cuanto había hecho por él. Me desperté de improviso y vi de nuevo el cuerpo de Luis en la cama. Me acerqué a él, le tomé el pulso y me di cuenta de que todavía estaba latiéndole el corazón. Hablaba en forma incoherente y tenia los ojos semiabiertos.

Luis dejó su cuerpo por la mañana, antes del mediodía. Yo había permanecido junto a él todo el tiempo y en un momento determinado le había pronunciado algunos mantrams de liberación... Su muerte fue tranquila y dulce, pero había perdido totalmente la conciencia de su estado desde la noche anterior, coincidiendo quizás con la actividad de los devas que le habían desembarazado de su cuerpo físico. Así, la apariencia de vida era provocada sin duda por la actividad del elemental constructor del cuerpo físico, que aún después de haber sido desposeído del vehículo etérico continuaba durante cierto tiempo aferrado al vehículo que él había construido y del cual no quería separarse. Pero, la muerte real del cuerpo no tardaría mucho tiempo en ser efectiva y el elemental constructor debería iniciar entonces la tarea cósmica de desintegración de todos y cada uno de los elementos moleculares y atómicos que habían constituido la estructura física del cuerpo de Luis.

De acuerdo con las leyes de la analogía, podríamos asegurar que hay dos hechos principales relacionados con el fenómeno de la muerte. Primero, la actividad de unos luminosos devas, llamados esotéricamente "Ángeles de la Luz", cuya misión es “segar o cortar el hilo de la vida" que une las almas a los cuerpos, en todos los niveles de la vida humana. Segundo, la presencia alrededor del cuerpo que va a ser abandonado y en el nivel astral de personas fallecidas anteriormente, enlazadas kármicamente con el alma que va a desencarnar, las cuales le dan la bienvenida a aquel nuevo estado de conciencia... La muerte, en todo caso y tal como me ha sido posible observarla, no es tan mala como la gente supone; muy al contrario, yo diría incluso que resulta altamente agradable por los bellísimos aspectos espirituales de que viene revestida. Los Ángeles de la Luz que te asisten y acompañan hacia superiores niveles de conciencia, los seres queridos que vienen a darte la cordial bienvenida a aquel nuevo estado de ser, la sensación indefinible de libertad que experimenta el alma liberada de la pesadez gravitatoria del cuerpo, etc., son aspectos substanciales asociados al fenómeno de la muerte, que no es la aniquilación del yo, sino el renacer en el seno de una nueva y más abundante vida.
Fuente: Mis Experiencias Espirituales, pp. 67-73

Nacimiento y Muerte: dos situaciones muy similares

El Maestro Tibetano Djwhal Khul nos dice:
 “Quizás algunas líneas extraídas de El Manual de la Muerte, que existe en los archivos jerárquicos, podrían explicar y ayudar a adquirir una nueva perspectiva acerca de la muerte. Este manual contiene lo que se denomina “fórmulas que preceden al Pralaya”, las cuales tratan de todos los procesos de la muerte o abstracción, abarcando la muerte de todas las formas, ya sea la muerte de una hormiga, de un hombre o de un planeta.

La luz que desciende se ancla en el plano de la apariencia temporaria. Extiende siete hilos, y siete rayos de luz pulsan a lo largo de estos hilos. De allí son irradiados veintiún hilos menores, haciendo que los cuarenta y nueve fuegos fulguren y ardan. En el plano de la vida manifestada surge la palabra: He aquí, ha nacido un hombre.

La manifestación del cuerpo etérico, en tiempo y espacio, contiene en sí lo que ha sido esotéricamente llamado ‘los dos momentos brillantes”. Tenemos, primero, el momento previo a la encarnación física, cuando la luz descendente (trayendo vida) se enfoca con toda su intensidad alrededor del cuerpo físico y establece una relación con la luz, innata en la materia misma, que existe en cada átomo de sustancia. Esta luz enfocada se concentra en siete zonas de su infranqueable, creando así siete centros mayores que controlarán su expresión y existencia en el plano externo, esotéricamente hablando. Es un momento de gran esplendor, trasformándose casi en un punto de luz palpitante convertido en una llama, y como si dentro de esa llama los siete puntos de intensificada luz adquirieran forma. Este elevado punto en la experiencia de la venida a la encarnación tiene lugar, durante un breve período de tiempo, antes del nacimiento físico. Ello determina la hora del nacimiento. La siguiente fase del proceso, tal como la ve el clarividente, es la etapa de interpenetración, durante la cual “los siete se convierten en veintiuno y luego en los muchos”; la sustancia luz, el aspecto energía del alma, comienza a compenetrar el cuerpo físico, y se completa el trabajo creador del cuerpo etérico o vital.

El primer reconocimiento de esto en el plano físico es el “sonido”, proferido por el niño recién nacido, culminando el proceso. El acto de la creación, por el alma, se ha completado: una nueva luz baila en un oscuro lugar. 

El segundo momento brillante se produce a la inversa de este proceso y anuncia el periodo de restitución y abstracción final, por parte del alma, de su propia energía intrínseca. La prisión de la carne es disuelta mediante el retiro de la luz y la vida. Los cuarenta y nueve fuegos dentro del organismo físico se apagan; su calor y luz son absorbidos por los veintiún puntos menores de luz, que a su vez son absorbidos por los siete centros mayores de energía. Luego es pronunciada la “Palabra de Retorno” y el aspecto  conciencia, la cualidad, la luz y la energía, del hombre encarnado, son abstraídos del cuerpo etérico. El principio vida es retirado también del corazón. Le sigue el brillante surgimiento de una luz eléctrica pura y el “cuerpo de luz” rompe finalmente todo contacto con el vehículo denso, se enfoca durante un breve período en el cuerpo vital y luego desaparece. El acto de restitución se ha realizado. Todo el proceso de enfoque de los elementos espirituales en el cuerpo etérico, con la subsiguiente abstracción y la consiguiente disipación del cuerpo etérico, debería ser grandemente acelerado, si sustituyéramos el entierro con la cremación.”

La Muerte: Una Gran Aventura, pp. 171-174    

La dictadura del terror y temor a la muerte va terminando, ya muchos saben la verdad y se adaptan a ella.

12 FORMAS DE GENERAR BUEN KARMA (DHARMA)


FUENTE http://todomikeg.blogspot.com.es/ 12 FORMAS DE GENERAR BUEN KARMA
Dharma es una palabra sánscrita que traduce “proteger” o “virtud” y que también se usaba para significar “orden social.”

En la milenaria literatura Vedica la palabra dharma es generalmente usada para señalar las enseñanzas y el camino correcto para llegar a la iluminación del ser. En Hinduismo, dharma es una buena acción, virtud o deber superior.

En general, dharma es toda aquella acción que guarda o protege el bienestar individual y colectivo. Tanto en el Hinduismo como en el Budismo, dharma está asociado con el concepto de karma – la ley de causa y efecto, que dice que para cada acción, existe una consecuencia; para cada causa, hay un efecto y todo lo que enviamos al Universo, regresa a nosotros tarde o temprano.

Para lograr un ‘buen karma’ es necesario vivir de acuerdo al dharma, es decir, actuando correctamente y siguiendo las enseñanzas espirituales más elevadas. Toda acción que beneficie al individuo, a quienes lo rodean y a la humanidad en general, es considerado dharma y generará buen karma.

En Hinduismo, el Manusmriti (las leyes de Manu) establece 10 reglas para acumular dharma. Perdón, Paciencia, Control de la mente y el cuerpo, Honestidad (no hurtar), Santidad, Lógica, Control de los sentidos, Verdad, Conocimiento y Ausencia de rabia.

En términos generales, cultivar cualquier virtud generará dharma, mientras que ir en su contra, generará karma.
12 maneras prácticas de cultivar dharma

Actos de bondad y generosidad. Cualquier acto de bondad hacia nosotros y los demás genera buen karma. Desde dejar una buena propina o contribuir a la caridad, hasta abrir una puerta o ceder el puesto. Sea generoso con los demás y con usted mismo en todo momento. Compartir es buen karma.

Protección hacia inocentes. Hablar y actuar en nombre de aquellos que no pueden hacerlo por sí mismos, y la lucha por la justicia, genera buen karma. En vez de siempre buscar su interés propio en cada situación, explore opciones de beneficiar a los demás.

Compensar karma. Si ha cometido una injusticia o un error hacia otros, compense pidiendo perdón y ejecutando acciones que reparen el daño que ha cometido.

Cuidar la Madre Tierra. Cualquier acción que proteja la naturaleza generará buen karma. Todos dependemos del planeta, y por lo tanto cualquier manera en que usted ayude a conservar recursos, beneficia a la humanidad entera. Sea también bondadoso con animales.

Cooperación. En vez de ser competitivo, aprenda a cooperar y trabajar en equipo. Sus esfuerzos por todo el grupo, generan buen karma inmediatamente, independientemente si son reconocidos o no por los demás.

Perdón. El perdón nos sana y también sana nuestro karma. Perdonar no es necesariamente una acción hacia los demás … es más un proceso interno en el que nos deshacemos de rencores y rabias, y energéticamente soltamos aquello que nos envenena y ataca psíquicamente a otros.

Pureza. La pureza de acción e intención genera dharma. Actuar siempre honestamente, diciendo la verdad, sin intentar dañar a los demás, aumenta nuestro buen karma. No robe, no ataque, no traicione, no desee el mal.

Cantar mantras. Se dice que repetir mantras nos ayuda a limpiar el karma y a generar dharma.

Oración y afirmaciones. La comunicación con nuestro yo superior y con los seres y maestros espirituales nos pone en contacto con el propósito mayor de nuestra vida, y con las leyes universales de la espiritualidad. Esta comunicación también nos esclarece nuestra misión y nos inspira genuinamente a actuar de acuerdo con el dharma.

Respeto por la libertad. Para cultivar buen karma, usted debe respetar a los demás. Esto implica no coartar su libre expresión, no manipular sus acciones, no limitar su crecimiento. Entienda que cada persona está cumpliendo una misión y aprendiendo una lección y por lo tanto, deben desarrollarse libremente y seguir sus propios caminos.

Compasión. Deje el juicio de lado y aprenda a comprender a los demás, siendo compasivo por los errores y defectos y poniéndose en los zapatos ajenos. Tenga siempre presente los sentimientos de los demás, y esté atento a aquellos que sufren, e incluso a aquellos que hacen mal.

Compartir el conocimiento. Asuma la responsabilidad de compartir sus lecciones con los demás pero déjelos recibir estas lecciones o rechazarlas. La idea no es convertir ni convencer a nadie. Simplemente compartir un conocimiento libremente.
A ponerlo en practica!!!
Investigación Alternativa.

viernes, 29 de agosto de 2014

No existen las soluciones mágicas.

Algo que me he dado cuenta hace mucho tiempo, en este camino espiritual que he emprendido, es que no existen las soluciones mágicas.
Ir a un terapeuta, o depositar nuestra confianza en una creencia o en algo que puede ser nuestra salvación, es un error muy común. Creer que algo “mágico” va a solucionar nuestros problemas así como si nada, es depositar siempre en el ‘otro’, lo que nosotros no podemos solucionar.Y ese depositar en el ‘otro’, se va transformando en una infinita postergación del cambio.
A no confundirnos, no hablo en contra de ninguna terapia espiritual ni de ninguna creencia. Al contrario creo que todo suma y muchas veces cuando estamos fuera de control, necesitamos la ayuda de un terapeuta que nos ayude a encontrar nuevamente nuestro eje. Pero en ese reencuentro con nuestro centro, es en donde radica el quid de lo que estoy escribiendo.
Ninguna terapia o creencia va a solucionar aquello que no estamos dispuestos a cambiar. Seguramente habrá mejoras transitorias, pero los problemas de fondo continuarán eclosionando de vez en cuando, en desmedro de nuestra salud, nuestros proyectos y nuestro bienestar.
Si queremos verdaderas soluciones debemos trabajar en ello. Debemos cambiar hábitos, tener conducta y por sobre todo la plena convicción de que estamos haciendo lo correcto.
No podemos seguir eternamente siendo espirituales ‘de a ratos’ o cuando ‘nos sentimos mal’. La espiritualidad es un trabajo interno, diario que nos moldea y produce cambios profundos.
Muchas veces meditamos o hacemos alguna terapia de energía, pero luego en nuestro andar diario, caemos en la sintonía de la queja, de la crítica o del pensar negativo.
Cuando sucede eso es porque no estamos haciendo un cambio, no estamos trabajando por un cambio profundo en nuestras vidas y difícilmente obtengamos buenos resultados.
Trabajemos por erradicar los pensamientos negativos, las etiquetas de nuestra mente, observemos al mundo y a las personas con amor. Evitemos la TV e internet tóxica.
Afirmemos a diario nuestros pensamientos positivos, perdonemos aquellas viejas heridas. Alejémonos de las personas ruidosas y llenas de críticas y quejas.
Abandonemos de a poco los malos hábitos y trabajemos por aquellos que son saludables. Las terapias serán un gran soporte para nuestro cambio, pero la mayor parte depende de nosotros, de ir reencontrándonos de a poco con nuestro ser y con nuestro centro.
Página de Gerdix

Supéralo – Acepta la Alegría

TOMADO DE http://haydenunparaisoparaelalma.blogspot.com.es

Por Brenda Hoffman
www.LifeTapestryCreations.com.
22 de Julio 2014
Traducción: Fara González

Queridos,
Muchos le temen a los resultados a pesar de superar la necesidad de hacerlo. Ustedes esperan el mismo resultado para esta vida – antes de su transición – y muchas, si no todas, las vidas anteriores. Es como si alguien les hubiese regalado millones de dólares y ustedes se preguntan cuando se los quitarán. O juegan con sus ganancias creyendo que no importa ya que todo se perderá pronto.
Entonces, están los que saborean y disfrutan los millones regalados – sin disculpas ni sonrojos.
Y así es que ustedes están en una disyuntiva de creencias. ¿Creen realmente en esta transición? ¿O han estado simplemente voceando su creencia en la alegría mientras mantienen los temores profundamente dentro de ustedes?

Quizás piensen que esto no es justo porque han sufrido durante eones debido a la creencia básica profundamente enraizada dentro de ustedes y hace muy poco que aprendieran, solamente hace unos días, cual era esa creencia básica – así que necesitan más tiempo de procesamiento.
En el mundo 3D con el que están más familiarizados ustedes requerirían más tiempo, pero esto es ahora, esta es la nueva tierra. Es tiempo de ‘superarse a sí mismos’. Tienen un faro de luz en su interior que le prometieron a los Universos que harían brillar.
Esa última afirmación parece ser otro rol de abnegación y así es. Sólo que esta vez ustedes se están cuidando a sí mismos. Muy diferente de eones atrás cuando estaban al final de la línea de cuidar a los demás. Todos – padres, hijos, esposas, amigos, la comunidad, el país – venían primero. ¿Entienden que habrían ocurrido pocas guerras si los intereses propios hubiesen sido aceptables culturalmente?
Quizás piensen que les aconsejamos que sean egoístas. Y así es. Por una vez en esta vida y en muchas otras, determinen quiénes son y lo que necesitan.
En la Vieja Era, se trazaban límites. Cuiden de las mujeres, los niños, el país, cualquiera que pareciera menos poderoso que ustedes – y finalmente ustedes.
¿Quiénes determinaban qué grupos eran menos poderosos o más necesitados?
No es cierto que sólo en los últimos 100 años de la historia moderna a las mujeres se les permitía experimentar riesgos, empleos y actividades similares a las de los hombres? En siglos pasados no se consideraba a los niños de 7 años de edad – de ambos sexos – adultos? ¿No se han descubierto por los arqueólogos varias culturas dominadas por mujeres? ¿Hay países que se niegan a participar en las guerras? 
Y aún así continúan creyendo que los patrones dominantes y aceptados culturalmente en la actualidad están escritos en piedra. 
¿Cuándo cambiaron los patrones culturales anterior y por qué? ¿Qué representan esos patrones que no requieren de representación en su vida actual? ¿Si ocurrieron cambios a lo largo de la historia de la tierra y fueron aceptados y seguidos, por qué no pueden creen que ahora pueden vivir fácilmente en alegría?
No necesitan vivir con alegría si no quieren - ¿pero por qué no? Los Universos – y ustedes – les están regalando amor y abundancia. Es tiempo de que acepten y crean. Creer significa saber sin duda que el dolor de ayer ya no es.
Pueden luchar y argumentar para vivir sus creencias de la Vieja Era/dolores pero la alegría está aquí. Mantener su creencia en el dolor no es diferente de continuar creyendo que los caballos son los medios de transporte más importantes aun cuando se disponga de automóviles, aviones y trenes.
Cambien su proceso de pensamiento del dolor al placer. No porque tengan que hacerlo – pero, ¿por qué no lo querrían?
Quizás sientan que deben aceptar el placer. Tal es el caso por razones diferentes de las que ahora imaginan. 
En eones pasados, fueron forzados a aceptar las creencias mejores para la sociedad – a cualquier costo de su condición como persona.
Ahora aceptan la alegría debido a su condición como persona. Quizás los ayude a pensar en esto como una lección de lectura o matemática que no les gustara particularmente, pero es algo que deben terminar antes de avanzar a estudios superiores.
Porque ciertamente, si no aceptan la alegría/placer/auto amor; y lo mismo es cierto con el otro, el otro y el otro – su vida seguirá en un modo de miedo. La tierra y cualquier otra entidad terrestre, todas están cambiando – lo aprecien ustedes o no. Y es tiempo que las entidades humanas acepten plenamente su papel en esta increíble transición.
Aun cuando no tengan que aceptar su nueva vida de alegría, estarán verdaderamente fuera de contexto con su mundo si no lo hacen. Y vivirán en temor y dolor más allá del tiempo necesario.
Ustedes han terminado sus lecciones de temor. Han sido despejados – y han salido de su capullo. Ahora permítanse aceptar y sí, disfrutar los frutos de su labor.
Acepten los regalos Universales que se derraman sobre ustedes. Acepten la alegría a pesar que los viejos indicadores digan que necesitan temerle a algo. .
Permítanse avanzar más allá del primer grado. Ya no necesitan leer esos libros penosamente aburridos. Pueden leer cualquier género de interés – siempre que no sea doloroso o temible. Ya esos capítulos de su vida se han ido hace mucho.  
Acepten y permítanse crecer en la alegría de su ser. Ese es su faro Universal de amor y luz – observado de cerca por quienes estén pensando en seguirles.
Permítanse estar en esta nueva tierra.
Acepten que son tan poderosos como a veces ahora imaginan ser. Sus nuevos roles están en dramas y comedias de felicidad. Sus dramas profundos y deprimentes han concluido exitosamente. 

Así sea. Amén. 

Derechos de autor © 2009-2014, Brenda Hoffman. Todos los derechos reservados:
www.LifeTapestryCreations.com. Pueden compartir este contenido con los demás – colocarlos en su blog, añadirlos a su boletín, etc. Pero mantengan la integridad de este artículo incluyendo a la autora/canalizadora: Brenda Hoffman y el sitio fuente: www.LifeTapestryCreations.com

jueves, 28 de agosto de 2014

El séptimo velo y la noche oscura del alma

Por David Topí
David Topi
Siguiendo el hilo del último post, siempre me ha intrigado el concepto expuesto por diferentes autores y conocido como “la noche oscura del alma”, frase atribuida a San Juan de la Cruz, título de una serie de poemas que escribió aproximadamente por el año 1570. Este concepto, se asocia al proceso interno que vive una persona cuando empieza a desmontar aquella parte “oscura” de su alma, eso que hemos llamado “la sombra”.  P. D. Ouspenky decía:
"Cuando un hombre comienza a conocerse a sí mismo, poco a poco podrá ver en sí mismo muchas cosas que le causarán horror. Mientras un hombre no se horrorice de sí mismo aún no sabe nada sobre sí mismo."
En sus poemas, San Juan de la Cruz, hace referencia al viaje arquetípico que realizó cuando fue en busca de su comunión con lo “divino”, purgando su alma, para deshacerse de todo aquello que no era parte de su esencia, sino construcción artificial por la programación del mundo material. Evidentemente, la forma en la que los místicos religiosos de la época harían esta “limpieza” de la sombra no tiene nada que ver, imagino, a como la hacemos nosotros ahora, o como creo que lo tengo que hacer yo, que no es más que a base de mucha introspección personal en lo mas recóndito y oscuro de mi, con sanación energética, con meditación, dialogo interior, etc., etc., para sacar a la luz, aceptar, comprender y transmutar, aquello que me impide rasgar por completo el séptimo velo y romper las estructuras artificiales de la personalidad y los límites a la expansión de la conciencia. En este aspecto, algunos de esos mismos místicos del pasado también dejaron escrito que, el trabajo y el proceso de la noche oscura del alma, es algo que acompaña a todo aquel que se adentra en el proceso de conectar con su esencia, a lo largo de toda la vida, de forma perpetua, e imposible de completar jamás del todo.
Los dos ciclos de la noche oscura
El proceso de trabajo con la sombra se puede dividir en dos mitades, o en dos ciclos. El primero, es el descenso al inframundo interior de cada uno, donde la personalidad egoica en sus facetas negativas es rota en pedazos, mediante tremendos esfuerzos y choques externos que dejen hecha añicos una parte de las oscuras y rígidas estructuras mentales establecidas a lo largo de la vida. Yo he recibido ya dos choques de este estilo, y, si no lo has vivido, no se puede explicar lo que se siente. Un martillo rompiéndote por dentro seria una buena descripción, pero tampoco se acerca realmente a la sensación que produce sentir como se desmonta un parte de ti.  Estas partes, luego, se tienen que transmutar, y las piezas rotas deben recomponerse para mantener el conjunto de tu psique estable y funcional, pero sin la carga negativa asociada que poseían antes. Aquello que se ha liberado y deja hueco, debe volver a llenarse, esta vez con las partes “positivas” de uno mismo.
Este proceso de sacar la sombra, y romper sus estructuras energéticas puede producir sensaciones extrañas de perdida (pues te han arrancado una parte de ti que siempre ha estado ahí y notas que te falta), de desespero, tristeza,  de dolor, etc. Es cuando uno se da cuenta de que realmente se ha iniciado el primer ciclo de esa noche oscura, que, cuando se ha completado, por otro lado, da paso a emociones que son todo lo contrario: alegría, felicidad, ligereza, limpieza interior, paz…
Cuando uno ha terminado esta primera parte del ciclo, que puede durar una eternidad, dicen que entonces se inicia la segunda, que es volver a sacar a la superficie, dejando atrás el inframundo interior ya más o menos descompuesto y parcialmente liberado, limpio y transmutado, la esencia pura de cada uno, despertando la conexión total con el ser del que venimos, y la manifestación de su “conciencia” en la nuestra, pues uno ya no tiene una personalidad artificial y egoica que tome los mandos, sino que, entonces, es nuestro Yo superior quien lo hace y el ego simplemente “obedece”. La diferencia, es que, ahora, la visión que teníamos del mundo anterior al proceso está muerta, ha desaparecido, porque se ha roto el séptimo velo, y uno inicia la nueva etapa con una perspectiva completamente diferente, evidentemente, si todo el proceso que se ha hecho durante el primer ciclo, ha tenido éxito.
El proceso de ruptura de la sombra tiene efectos muy negativos al principio, no en vano es la parte que nos ha sostenido y defendido a lo largo de centenares de encarnaciones a través del día a día, pero también es verdad que, una vez rota, rápidamente, aunque sea de forma momentánea, dure solo unas horas o unos días, se experimenta una sensación de felicidad y alegría sin par, pues, estando también presentes en ti, esas emociones, tienen menos barreras para expresarse con mucha más libertad. Suele ser un estado de “happy happy” con todo lo que te rodea.
Dicen aquellos que ya se han adentrado lejos en el sendero que conduce a través de la noche oscura del alma, que el ciclo entero de la transformación, y su propósito final, reintegra al iniciado con su esencia primordial, y le proporciona una nueva y renovada auto-imagen, hacia si mismo y hacia los demás, integrando espíritu y materia. Decía Don Harkins en aquel artículo sobre los 7 velos, que muy pocas personas en el mundo llegan a romperlo y atravesarlo, y ahora comprendo porqué es, ya que, si llegar hasta el sexto es complejo para algunas personas, pero se puede hacer en base a trabajo exterior e interior, para romper el séptimo no hay que salir fuera, sino entrar dentro, muy dentro, al inframundo que existe en nosotros, donde reside la sombra, y no dejar títere con cabeza hasta que esta haya sido desmontada, transmutada y sanada.
Rompiendo el séptimo velo
¿ Y a que hacía referencia el séptimo velo? Esto decía en el artículo sobre “¿Porque no vemos esa otra realidad?
El séptimo velo: No sé lo que hay detrás del séptimo velo. No lo he podido penetrar. Pero creo que es la percepción que tiene el alma de la persona, libre de todo filtro mental, que ha evolucionado hacia un estado tal, que ve la realidad de forma muy diferente a los demás, una especie de Gandhi iluminado que se pasea por el mundo despertando a todos a su alrededor sin restricción alguna.”… 
Echando la vista atrás, en Marzo del 2013 escribí, al final de ese artículo, sobre los velos que nos impiden ver esa otra realidad, esto:
“Quien escribe ha roto muchos velos en los últimos años, algunos de golpe. El sexto, el más reciente, a raíz de mi trabajo haciendo terapia energética y tener que lidiar directamente con entidades no corpóreas, y a raíz de encontrar más y más información sobre el control no “humano”, pero aún es un tema del que cuesta hablar abiertamente. En todo caso, pocas personas que no hayan roto el mismo número de velos que tu podrán entenderte, por lo que cualquier esfuerzo de explicación es fútil a no ser que esas otras personas deseen hacer el esfuerzo para quitarse vendas energéticas y mentales que bloquean la percepción de su realidad a niveles mucho más profundos”.
Cuando se rompió mi sexto velo hace algunos años y empecé a lidiar con la realidad del mismo, mi mundo no sufrió grandes cambios, ya que la progresión en la percepción cada vez más amplia de lo que sucede en el planeta se había dado de forma natural, y sin grandes shocks o sobresaltos. Además, como mi círculo de amigos y entorno más cercano seguía mi mismo ritmo más o menos, siempre nos hemos entendido a la hora de poder hablar de lo que sucede y vemos ahí fuera sin grandes preocupaciones o alteraciones.
Debido a un sentimiento de seguir trabajando sin descanso en uno mismo, de seguir creciendo y evolucionando, hace no mucho, se activó la necesidad de ir a por el último velo. Este último velo es la batalla final por recuperar la esencia de lo que fuimos, es la vuelta al origen. El proceso pasa por desmontar la fachada egoica y mental de la personalidad, pues hemos de entender que ese es el séptimo velo.
¿Cual es el problema con esto? Pues que por otro lado, simultáneamente, también he entendido que existe un peligro inherente a este proceso, pues, como decía en el artículo anterior:
La ironía aquí es increíble: aquellos que ven la vida detrás de los velos 1 al 5 no tienen ninguna otra opción que percibir a los que han roto el velo número seis como locos, insanos, y paranoicos. Con cada filtro roto, exponencialmente una gran cantidad de gente que empieza a ver la realidad “real” es declarada paranoica, pues pasan al otro lado de la barrera de la forma en la que ven el mundo. Y para añadir más a la ironía, cuanto más intenta alguien que ha conseguido eliminar el velo número 6, explicar lo que ve a aquellos que no han llegado a eliminar ese filtro de sus vidas, mas insano y loco aparece ante ellos.
Si esto sucede con la mayoría de personas que llegan hasta el velo número 6, ¿Que pasará cuando alguien rompe su velo número 7 y dejas de ver la realidad, a priori, como la ven todos aquellos que están detrás de los velos anteriores? ¿Puede entenderte alguien en esta matrix que no lo haya roto también, ya que tu forma de percibir las cosas será radicalmente distinta a la de los demás? Creo que el Don Juan de Carlos Castaneda quería llevar a este último a romper también todos estos velos, siendo él un exponente de quien ve la vida sin ninguno de ellos, pero, irónicamente, siendo visto como un loco excéntrico por la mayoría de aquellos que no estaban a su mismo nivel.
Y es que, como dicen los masones, V.I.T.R.I.O.L. “VISITA INTERIORA TERRA RECTIFICANDO INVENIES OCCULTUM LAPIDEM” – visite el interior de la tierra y rectificando encontrará la piedra oculta, que viene a ser lo mismo que cava en tu propia alma para encontrar la sabiduría que uno lleva dentro.
Y otras dos referencias. Decía Jung: “Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciéndose consciente de su propia oscuridad”, y complementaba Hazrat Inayat Khan, el fundador del sufismo universal: “no puede haber renacimiento sin una noche oscura del alma, una aniquilación total de todo lo que creías y pensabas que eras”.
Tal cual.
FUENTE http://davidtopi.com/

ESPEJO HUMEANTE, UNA HISTORIA QUE NOS ACERCA A ENCONTRAR NUESTRA ESENCIA.


Espejo Humeante
  Hace tres mil años había un ser humano, igual que tú y que yo, que vivía cerca de una ciudad rodeada de montañas. Este ser humano estudiaba para convertirse en un chamán, para aprender el conocimiento de sus ancestros, pero no estaba totalmente de acuerdo con todo lo que aprendía.
 En su corazón sentía que debía de haber algo más.
 Un día, mientras dormía en una cueva, soñó que veía su propio cuerpo durmiendo. Salió de la cueva a una noche de luna llena. El cielo estaba despejado y vio una infinidad de estrellas. Entonces, algo sucedió en su interior que transformó su vida para siempre. Se miró las manos, sintió su cuerpo y oyó su propia voz que decía: «Estoy hecho de luz; estoy hecho de estrellas».
 Miró al cielo de nuevo y se dio cuenta de que no son las estrellas las que crean la luz, sino que es la luz la que crea las estrellas. «Todo está hecho de luz –dijo–, y el espacio de en medio no está vacío.» Y supo que todo lo que existe es un ser viviente, y que la luz es la mensajera de la vida, porque está viva y contiene toda la información.
 Entonces se dio cuenta de que, aunque estaba hecho de estrellas, él no era esas estrellas. «Estoy en medio de las estrellas», pensó. Así que llamó a las estrellas el tonal y a la luz que había entre las estrellas el nagual, y supo que lo que creaba la armonía y el espacio entre ambos es la Vida o Intento. Sin Vida, el tonal y el nagual no existirían. La Vida es la fuerza de lo absoluto, lo supremo, la Creadora de todas las cosas.
 Esto es lo que descubrió: todo lo que existe es una manifestación del ser viviente al que llamamos Dios; todas las cosas son Dios. Y llegó a la conclusión de que la percepción humana es sólo luz que percibe luz.
 También se dio cuenta de que la materia es un espejo –todo es un espejo que refleja luz y crea imágenes de esa luz–, y el mundo de la ilusión, el Sueño, es tan sólo como un humo que nos impide ver lo que realmente somos. «Lo que realmente somos es puro amor, pura luz», dijo.
 Este descubrimiento cambió su vida. Una vez supo lo que en verdad era, miró a su alrededor y vio a otros seres humanos y al resto de la naturaleza, y le asombró lo que vio. Se vio a sí mismo en todas las cosas: en cada ser humano, en cada animal, en cada árbol, en el agua, en la lluvia, en las nubes, en la Tierra... Y vio que la Vida mezclaba el tonal y el nagual de distintas maneras para crear millones de manifestaciones de Vida.
  En esos instantes lo comprendió todo. Se sentía entusiasmado y su corazón rebosaba paz. Estaba impaciente por revelar a su gente lo que había descubierto. Pero no había palabras para explicarlo. Intentó describirlo a los demás, pero no lo entendían. Vieron que había cambiado, que algo muy bello irradiaba desus ojos y de su voz. Comprobaron que ya no emitía juicios sobre nada ni nadie. Ya no se parecía a nadie.
El los comprendía muy bien a todos, pero a él nadie lo comprendía.

Creyeron que era una encarnación de Dios; al oírlo, él sonrió y dijo: «Es cierto. Soy Dios. Pero vosotros también lo sois. Todos somos iguales.
Somos imágenes de luz. Somos Dios». Pero la gente seguía sin entenderlo.
 Había descubierto que era un espejo para los demás, un espejo en el que podía verse a sí mismo.
 «Cada uno es un espejo», dijo. Se veía en todos, pero nadie se veía a sí mismo en él. Y comprendió que todos soñaban pero sin tener consciencia de ello, sin saber lo que realmente eran. No podían verse a ellos mismos en él porque había un muro de niebla o humo entre los espejos. Y ese muro de niebla estaba construido por la interpretación de las imágenes de luz: el Sueño de los seres humanos.
 Entonces supo que pronto olvidaría todo lo que había aprendido. Quería acordarse de todas las visiones que había tenido, así que decidió llamarse a sí mismo «Espejo Humeante» para recordar siempre que la materia es un espejo y que el humo que hay en medio es lo que nos impide saber qué somos. Y dijo: «Soy Espejo Humeante porque me veo en todos vosotros, pero no nos reconocemos mutuamente por el humo que hay entre nosotros. Ese humo es el Sueño, y el espejo eres tú, el soñador».
 "Es fácil vivir con los ojos cerrados,
interpretando mal todo lo que se ve".
JOHN LENNON
 La domesticación y el sueño del planeta
 Lo que ves y escuchas ahora mismo no es más que un sueño. En este mismo momento estás soñando. Sueñas con el cerebro despierto.
Soñar es la función principal de la mente, y la mente sueña veinticuatro horas al día. Sueña cuando el cerebro está despierto y también cuando está dormido. La diferencia estriba en que, cuando el cerebro está despierto, hay un marco material que nos hace percibir las cosas de una forma lineal. Cuando dormimos no tenemos ese marco, y el sueño tiende a cambiar constantemente.
 Los seres humanos soñamos todo el tiempo. Antes de que naciésemos, aquellos que nos precedieron crearon un enorme sueño externo que llamaremos el sueño de la sociedad o el sueño del planeta. El sueño del planeta es el sueño colectivo hecho de miles de millones de sueños más pequeños, de sueños personales que, unidos, crean un sueño de una familia, un sueño de una comunidad, un sueño de una ciudad, un sueño de un país, y finalmente, un sueño de toda la humanidad. El sueño del planeta incluye todas las reglas de la sociedad, sus creencias, sus leyes, sus religiones, sus diferentes culturas y maneras de ser, sus gobiernos, sus escuelas, sus acontecimientos sociales y sus celebraciones.
 Nacemos con la capacidad de aprender a soñar, y los seres humanos que nos preceden nos enseñan a soñar de la forma en que lo hace la sociedad.El sueño externo tiene tantas reglas que, cuando nace un niño, captamos su atención para introducir estas reglas en su mente. El sueño externo utiliza a mamá y papá, la escuela y la religión para enseñarnos a soñar.
 La atención es la capacidad que tenemos de discernir y centrarnos en aquello que queremos percibir.Percibimos millones de cosas simultáneamente, pero utilizamos nuestra atención para retener en el primer plano de nuestra mente lo que nos interesa. Los adultos que nos rodeaban captaron nuestra atención y, por medio de la repetición, introdujeron información en nuestra mente. Así es como aprendimos todo lo que sabemos.
 Utilizando nuestra atención aprendimos una realidad completa, un sueño completo. Aprendimos cómo comportarnos en sociedad: qué creer y qué no creer; qué es aceptable y qué no lo es; qué es bueno y qué es malo; qué es bello y qué es feo; qué es correcto y qué es incorrecto. Ya estaba todo allí: todo el conocimiento, todos los conceptos y todas las reglas sobre la manera de comportarse en el mundo.
 Cuando íbamos al colegio, nos sentábamos en una silla pequeña y prestábamos atención a lo que el maestro nos enseñaba. Cuando Íbamos a la iglesia, prestábamos atención a lo que el sacerdote o el pastor nos decía. La misma dinámica funcionaba con mamá y papá, y con nuestros hermanos y hermanas. Todos intentaban captar nuestra atención.
 También aprendimos a captar la atención de otros seres humanos y desarrollamos una necesidad de atención que siempre acaba siendo muy competitiva. Los niños compiten por la atención de sus padres, sus profesores, sus amigos: «¡Mírame! ¡Mira lo que hago! ¡Eh, que estoy aquí!».La necesidad de atención se vuelve muy fuerte y continúa en la edad adulta.
 El sueño externo capta nuestra atención y nos enseña qué creer, empezando por la lengua que hablamos. El lenguaje es el código que utilizamos los seres humanos para comprendernos y comunicarnos.
Cada letra, cada palabra de cada lengua, es un acuerdo. Llamamos a esto una página de un libro; la palabra página es un acuerdo que comprendemos. Una vez entendemos el código, nuestra atención queda atrapada y la energía se transfiere de una persona a otra.
 Tú no escogiste tu lengua, ni tu religión ni tus valores morales: ya estaban ahí antes de que nacieras. Nunca tuvimos la oportunidad de elegir qué creer y qué no creer. Nunca escogimos ni el más insignificante de estos acuerdos. Ni siquiera elegimos nuestro propio nombre. De niños no tuvimos la oportunidad de escoger nuestras creencias, pero estuvimos de acuerdo con la información que otros seres humanos nos transmitieron del sueño del planeta.

 EXTRACTO DE LOS CUATRO ACUERDOS. EXCELENTE
FUENTE http://sincrodestino2012.ning.com

miércoles, 27 de agosto de 2014

El Efecto Observador



El Efecto Observador

¿En qué medida es cierta la supuesta realidad que estamos viviendo y en qué medida podría tratarse únicamente de una ilusión?


¿Somos simples víctimas o, somos por el contrario, los agentes causantes de todo cuánto sucede a nuestro alrededor?

Mientras la Física newtoniana sostiene que la realidad que percibimos nos viene dada sin que tengamos capacidad para interactuar sobre ella desde un plano físico, la Física Quántica sostiene, por el contrario, que la realidad que vivimos es consecuencia de una permanente interacción con todo cuánto nos rodea, de manera que, lejos de víctimas pasivas, somos agentes causantes de nuestra propia realidad a través de cada uno de nuestros actos y de cada una de nuestras decisiones, o lo que es lo mismo, somos nosotros quiénes creamos la realidad que vivimos.
Ciñéndonos al caso concreto de la crisis económica que estamos padeciendo, más allá de sus causas y consecuencias, existe una lógica consecuente con las respuestas cuánticas, de que nada nos es ajeno, lo que explica que la crisis económica se consolide, día a día, a base de tanto hablar de ella, en vez de ignorarla, por la sencilla explicación de que aquello que se ignora, sencillamente no existe, y si no, haz la prueba, resulta sorprendente-mente sencillo verificar que cuando hacemos caso omiso a algo, ese algo no puede ejercer ninguna influencia sobre nosotros.

Otra cosa es que, pese a ignorarla, la crisis subsista, debido a que son muchas las gentes que se pasan el día hablando de ella y, por lo tanto, alimentándola (teoría de la masa crítica), impulsados por múltiples intereses mediáticos que, en connivencia con las oligarquías financieras, se afanan permanentemente por mantener intacta la que no es, probablemente, más que una gigantesca ilusión, que terminaría por diluirse si nadie la prestase la menor atención, es más, si la crisis se ha convertido en lo que es, ha sido debido al componente emocional con el que la hemos contemplado y a que nos hemos enzarzado en permanentes e inútiles discusiones que para lo único que han servido es para robustecerla y distraernos de la clave que se esconde detrás de tantos intereses por meternos la crisis hasta en la sopa.

Una teoría muy interesante, cuya genialidad, radica en que es cada cual quién, en base a su libertad, decide interactuar creando su propia realidad al margen de valoraciones emocionales o comportarse como víctima pasiva atribuyendo la responsabilidad de cuánto sucede siempre a factores externos, victimismo que muchos han incentivado como clave para impedir que el ser humano pueda reencontrarse a sí mismo, algo que jamás conseguirán si éste apostase por ser libre y se convirtiera en observador de la realidad creada por él mismo y por nadie más que por él.

Primera Parte

Segunda Parte

Tercera Parte


Estos videos son un valioso material dedicado a transmutar y transformar nuestra forma de pensar, cambiando paradigmas y comprender como funcionamos holisticamente y como creamos la realidad que experimentamos...

Toda ésta información donada generosamente y acompañada de ejemplos prácticos, nos nutre y nos abre a la comprensión de todo aquello que va más allá de lo aparente.

Si algo de todo éste cúmulo de información, no te llega simplemente déjalo ir sin mas ... si te mueve por dentro, te animamos a que explores... úsalo como punto de investigación personal para poder contrastar con tu conocimiento, en un compromiso activo contigo mismo...

Solo la experiencia personal, única, genuina y singular nos lleva a una comprensión clara y a una expansión de conciencia cada vez mayor...

Todo lo que nos llegue del exterior son aportes,perspectivas diversas con las que podemos tener afinidad o no...

Lo verdaderamente importante es el trabajo individual e interior que cada uno realice desde la auto-observación que a su vez nos lleva al auto-descubrimiento y desarrollo de atributos, talentos, capacidades y verdades que anidan en nuestro espacio sagrado y que están latentes para ser activados y desplegados.

LA BIOQUÍMICA DEL AMOR (LA PARTE RACIONAL, DE LA EMOCIÓN)



TENEMOS DOS HEMISFERIOS, EMOCIONAL Y RACIONAL Y DEBEMOS COMPRENDER LAS COSAS, UTILIZANDO ADECUADAMENTE, AMBOS HEMISFERIOS Y CON TODO LO QUE SE HABLA DEL AMOR, HE CREÍDO INTERESANTE COMPARTIR CON VOSOTROS HOY, LA PARTE RACIONAL DEL AMOR, QUE NOS AYUDARA A ENTENDER ALGUNOS DE LOS PROCESOS QUE SE DAN, EN CADA UNO DE NOSOTROS

Toda parte emocional, tiene como no una parte racional y vamos a ver que nos dice esa parte racional, sobre el amor.

Platón en El Banquete habla de la « divina locura » que es el amor. Hipócrates, de desequilibrio de humores. ¿Es el enamoramiento una enfermedad del cerebro?

El amor es un eje alrededor del que gira nuestra vida entera: amar y ser amados, bajo las diferentes declinaciones del amor. Miedos de ser abandonados, las heridas del mal de amor, la mordedura de los celos, deseos de posesión, odios, venganzas,… O por el contrario éxtasis, momentos de paraíso en la tierra.

Todo ello tiene que ver con la bioquímica del amor. (¿Sólo con ella?). Analicemos un fenómeno particularmente ilustrativo.

EL ENAMORAMIENTO
El enamoramiento sudáneo dispara una reacción en cadena en distintas áreas de la corteza cerebral, y quizás más importante, en regiones subcorticales más primitivas. Justamente: este llamado cerebro reptiliano (MacLane) lo compartimos con especies inferiores. Constatamos grandes similaridades entre nosotros y esos animales en todos aquellos procesos que son predominantemente emocionales. Lo que sugiere además que los sistemas implicados en el amor humano son resultado de la evolución y de perfeccionamiento durante millones de años.

Vamos a resumir el tema de la bioquímica del amor, porque no se trata aquí de presentar una lección de fisiología, sino de sentar unas bases para, en otro capítulo, plantearnos interrogaciones a un nivel más generalmente asequible, digamos, filosófico.

LAS ETAPAS CANÓNICAS DEL ENAMORAMIENTO, EL FLECHAZO

Nuestros órganos sensoriales, vista, oído, olfato, tacto, nos envían separadamente una pluralidad de señales relativas a la persona amada, que van a ser integradas rápidamente a lo largo de trayectos que pasan por la amígdala, la formación reticular, etc., y que van ser tratadas por los importantísimos núcleos caudados (caudate nucleus). Estos núcleos caudados están situados en una parte central del cerebro, que hemos llamado reptiliana. ¡Que ya existía en especies anteriores a los mamíferos!

Las imágenes obtenidas por resonancia magnética funcional nos demuestran que existe efectivamente una hiperactividad en esa zona, cuando a las personas « enfermas de amor » se les presenta una foto de la persona amada o se les hace oír su voz. 

¿Por qué caemos enfermos de amor? Los núcleos caudados, el área ventral tegmental, el llamado circuito de Pappez,…y otras zonas cerebrales, tienen una enorme importancia en los procesos de auto estimulación, en el placer, en el reforzamiento de las repuestas. Y, muy importante, en la producción de neurotransmisores como la dopamina, la norepinefrina, y otros neurotransmisores de los que ya hablaremos.

Es indispensable en nuestra reflexión, poner en evidencia que estas funcionalidades cerebrales nos son comunes con especies animales inferiores. Están ligadas tanto en ellas como en nosotros al instinto más radical, la supervivencia, cuyos mecanismos son reforzados por los circuitos de recompensa y de placer. Es de ahí de donde nace el violentísimo instinto de perpetuación de los propios genes, es decir, la procreación. Ese instinto se ha visto reforzado desde el fondo del tiempo a través de las especies que nos precedieron en la evolución. Así las raíces biológicas del amor se hayan entroncadas en los mecanismos cerebrales más profundos y por eso pueden desencadenar verdaderas tempestades electroquímicas en el cerebro. El cerebro explosionaría a menos que la racionalidad neocortical no lo frenase.

Curiosamente, en situación de amor frenético, la corteza órbito-frontal a lo que parece baja la guardia. Está desactivada. La capacidad crítica del enamorado disminuye o se anula. El pensamiento racional se amengua. Y esa energía explosiva que proporciona la sobreabundancia de dopamina lleva a actitudes frenéticas, irracionales y obsesivas.

I. LAS VARIAS FORMAS DEL AMOR

Se trata de una distinción que ya Platón reconocía en El Banquete y que recogen autores científicos actuales como la americana Helen Fischer, y más recientemente Bartel and Zeki, neurocientíficos británicos. Las tres variedades del amor de pareja, responden a un esquema simplificado de las fases habituales en el amor de pareja que son: amor erótico, enamoramiento de la persona y apego a largo plazo de la pareja.

A) AMOR ERÓTICO
Deriva del instinto de supervivencia de la especie. El amor erótico no busca tanto el compañero cuanto el encuentro físico. Responde a un impulso gobernado por los niveles de testosterona y estrógenos. A más alto nivel, más deseo sexual. La libido decrece con la edad.

B) ENAMORAMIENTO
Es una etapa de la evolución que aparece para favorecer la monogamia como manera eficiente de uso del tiempo del encuentro físico, e igualmente para una mayor protección de la progenitura.

Desde el punto de vista de la neurología cerebral, esta etapa se caracteriza por altos niveles de varios neurotransmisores, particularmente la feniletilamina, la dopamina, la serotonina, la norepinefrina y el llamado factor de crecimiento del nervio (NGF). Los niveles inhabituales de esas moléculas son responsables del embaucamiento amoroso.

Globalmente estas sustancias pueden ser tan adictivas como las anfetaminas. Los escaners y la resonancia magnética funcional muestran que los cerebros de los enamorados se « encienden » de forma idéntica a la de los consumidores de cocaína. Tanto con la droga como con el amor la adicción implica los consabidos ciclos: necesidad, sufrimiento cuando se les retira el objeto del deseo, y recaída cuando el objeto de la adicción reaparece. En ese momento, curiosamente, los niveles de dopamina y de norepinefrina aumentan. La fase de enamoramiento perdura de media unos dos a tres años según algunos estudios estadísticos.

C) APEGO A LARGO PLAZO

En esta fase de las relaciones humanas las parejas se ligan y consolidan acompañando el crecimiento de los hijos. Los estudios muestran que mientras dura esa convivencia el hipotálamo y la hipófisis secretan en particular hormonas como la oxitocina y la vasopresina.

II. LAS MOLÉCULAS DEL AMOR

FENILETILAMINA

La llamada molécula del amor acelera el flujo de información entre neuronas. Es responsable de esos estados de alma del enamorado que los literatos describen en sus novelas y piezas de teatro o de cine: hiperactividad, falta de apetito, insomnio, etc. Los síntomas del enamorado se parecen al que ha ingerido altas dosis de anfetaminas. Afortunadamente (?), el nivel de feniletilamina tiende a disminuir al cabo de unos dos años (!), coincidiendo con la primera crisis en algunas parejas.

DOPAMINA

Cuantitativamente, es quizás la más importante sustancia química, neurotransmisor, por el alto tenor que aparece en los enamorados. Es también una hormona producida por el hipotálamo.

Aprovisiona en energía, necesaria para el movimiento. (Su deficiencia causa la enfermedad de Parkinson).
Moviliza el cerebro para reconocer, buscar y perseguir el placer.
Estimula el deseo sexual y aumenta el nivel de testosterona.

La dopamina en cantidad suficiente procura un estado emocional muy elevado, especialmente apetecible y muy adictivo. Está muy presente tanto en los que abusan de las drogas, anfetaminas y cocaínas, como en casos de hipersexualidad.

SEROTONINA

Es conocido por los especialistas el efecto de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, la familia de los ISRS. La depresión en sí misma puede disminuir el deseo sexual, pero la libido decae con la ingesta de antidepresivos como Prozac, Zoloft, y otros inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. De donde se puede concluir el efecto al menos coadyuvante de esta molécula sobre la libido.

OXITOCINA

Es liberada por la parturienta en grandes cantidades para facilitar el trabajo del parto, así como después para desencadenar la subida de la leche materna. Pero además los investigadores han encontrado que esta molécula, aparte de « acompañar » (¿generar?) el instinto maternal, está asociada a la atracción entre dos personas, en particular el apego de las parejas longevas.

Paul Zak, en su libro The Moral Molecule, describe el papel de la oxitocina en el desarrollo de la confianza y el apego entre humanos.

Los biólogos la han encontrado en otros mamíferos y la han identificado como indispensable para las atenciones a las crías.

Explica Zak que cuando confiamos en otras personas nuestros cerebros fabrican oxitocina. Más aún que mediante ella nos es posible inducir a la persona a confiar en los demás sin apelar a facultades cognitivas. Basta con administrar un producto farmacéutico que contenga esta molécula. La confianza es una especie de aglutinador social. Así pues: ¿Nos hace más amables, generosos y morales la oxitocina? Hoy es ya comercializada con estos fines. (Consulte internet el que se interese en conocer la farmacología pertinente).

III. LA INVESTIGACIÓN EN EL SIGLO XXI

Interrogaciones ulteriores de carácter general

• Regiones y neurotransmisores en el cerebro que controlan las diferentes emociones

• Actividades y tratamientos que afectan a las emociones

• Cómo las emociones afectan los sistemas inmunitario, cardiovascular y endocrino

• Por qué las emociones afectan a las personas diferentemente

EFECTOS TERAPÉUTICOS DE LA BIOQUÍMICA

Los investigadores afirman que el amor no es una incomprensible emoción pasajera sino que se apoya en mecanismos cerebrales altamente complejos de conexiones neuronales y potentes neurotransmisores. Por consiguiente, desvelarlos esos mecanismos permitiría tratamientos y terapias que mantengan a la larga las relaciones de pareja, o que alivie las depresiones tras las rupturas y tras los duelos. Además el conocimiento de la mecánica del amor hará mantener la cabeza serena a los que sufren de los males de amor que conlleva el encandilamiento.

EL OBJETIVO DE LAS NEUROCIENCIAS DEL XXI VA A SER

1) Desarrollar tratamientos para las patologías afectivas como el alucinamiento, la ansiedad, la depresión. Aumentar la resiliencia a las enfermedades, y promover la salud mental.

2) Identificar las relaciones de causa a efecto que provocan las emociones y las “enfermedades del alma”. Si esto se consigue, ¿no estamos ya en los umbrales de la filosofía? ¿De una antropología nueva a construir?

NOTAS FINALES

1. ¿Las declaraciones de amor de nuestros nietos en el XXI sonarán así: Mira mi amor, me estás haciendo subir los niveles de testosterona, de feniletilamina y sobre todo de dopamina, por no hablarte de la subida de oxitocina cada vez que rozo tu mano?

2. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que en el XXI a algún Gran Hermano se le ocurra añadir oxitocina al agua en las cañerías para favorecer el entendimiento entre los humanos?

Publicado por: Blas Lara Viernes, 28 de Marzo 2014 - 19:07 

http://www.tendencias21.net/negociacion/LA-BIOQUIMICA-DEL-AMOR_a77.html 

Un video muy interesante...................algo esta cambiando.....

El mejor discurso político del mundo. Discurso de José Mujica Presidente de Uruguay en Rio de Janeiro, dirigido a Presidentes latinoamericanos hablando de la felicidad humana




FUENTE http://lacienciadelespiritu.blogspot.com.es/