Muy recomendada.

sábado, 31 de mayo de 2014

La Esencia Pura de los Niñ@s de hoy


hermandadblanca.org niña con bola de luz en la mano La Esencia Pura de los Niñ@s de hoy sabiduria y conocimiento reflexiones personal niños diamante niños arcoiris niños niñas hacedores de la nueva tierra description multimedia
Desde hace unos años, los niños que están llegando a nuestro planeta tierra, son niños con una esencia pura, son los Niños diamante, niños arcoíris…, no me gusta etiquetarlos ni que les etiqueten, son simplemente niños, niños con un propósito de vida o misión, niños que llegan con un nivel de conciencia y espiritual muy elevado. Tienen una vibración altísima y brillan por si solos.
Estos niños vienen ayudar a sus padres, a su familia, al entorno que los rodea, a la tierra (Gaia)…. Vienen a trabajar “El Todos Somos Uno”, la unidad deseada por todos.
Desde que nacen, son niños muy observadores, desprenden bondad, sus ojos suelen ser grandes y expresivos, independientes pero al mismo tiempo necesitan el amor de sus padres para sentirse seguros.
A medida que se van haciendo mayores empiezan a sentir su esencia, es aquí donde el papel de los padres es muy importante ya que si no, pueden perderse en este mundo. La comunicación con ellos será esencial para este tiempo, hablarles, comunicarles desde el amor y el respeto.
Es importante llevarlos a la naturaleza, lugares alejados de las grandes ciudades como la montaña o el mar que respiren aire sano y qué oxigenen sus pulmones para que los órganos de su cuerpo se llenen de aire puro, este aire limpiara cada célula de su cuerpo, llevándolos a la paz interior que ellos necesitan para estar en el aquí y el ahora.
Ellos mismos te pedirán llevar una alimentación pura y libre de aditivos, donde la comida natural y echa en casa será lo mejor para ellos, su energía vibratoria es muy elevada, cualquier productos con aditivos o contaminados pueden provocarles trastornos en el organismo.
Muchos de estos niños a edades muy tempranas, piden practicar la meditación o estar en silencio.
Démosles la oportunidad de que se escuchen y puedan conectar con su alma
Ellos son los “hacedores del mañana, de la nueva Tierra”   escuchales para que no se pierdan y tengan el amor que necesiten para crecer en esta nueva era.

Autor: Rosa “La Luz del Alma”
Se permite compartir este mensaje en otros foros, blogs, etc., siempre que el mismo se muestre en su totalidad, nada sea modificado o alterado y se cite el nombre de la fuente de la que procede.Con respeto y amor podemos crear un mundo mejor. Gracias por difundirlo.

Espíritu, llama trina, átomos simiente… aunando conceptos

Por David Topí

Registros Akashicos  David Topí
Es muy interesante la terminología tan diferente que usamos para conceptos que, en realidad, son idénticos, o, al menos, muy parecidos y relacionados. Especialmente, es interesante, porque si conociéramos un poco más las definiciones amplias de muchos de los términos que se usan en diferentes escuelas, tradiciones y enseñanzas, nos podríamos entender mucho mejor entre nosotros, y no convertir en una torre de babel las discusiones, comparaciones e ideas sobre lo que es cada cosa o lo que no es.
Posiblemente esto pasa con las ideas que quería comentar hoy, los conceptos de espíritu, de chispa divina, de matriz de luz, de llama trina o de átomos simiente, pues hay una relación entre todos ellos que vale la pena tener clara, así que a ver si soy capaz de aunarlo todo en un mismo tema, pues evidentemente son interdependientes.
La chispa divina, la matriz de luz y el espíritu
Estos tres términos hacen referencia a casi el mismo concepto. La chispa divina o matriz de luz es una porción de la energía de la Fuente, mientras que el espíritu, es la suma de esta chispa divina con una porción de la energía de nuestro SER, el que nos ha creado, quien, a su vez, evidentemente también viene de la Fuente. La mezcla de ambos (las partículas de vida de la Fuente y la energía de nuestro SER), en lo que se llaman los átomos simiente, que veremos luego, es lo que forma la luz de nuestro ser interior, el núcleo de lo que somos, la esencia que encarna usando el alma para navegar por la realidad con un cuerpo físico. El proceso de creación de un nuevo espíritu, entonces, es muy sencillo, ya que por parte del SER, se recogen porciones ínfimas del éter creador de la Fuente, que se mezcla con la energía consciente de ese SER y de ahí nace el núcleo energético, el espíritu, que luego podrá encarnar en un cuerpo humano, como podéis ver en este esquema:
Registros Akashicos  David Topí
La llama trina
Por otro lado, esta energía de la Fuente, chispa o matriz de luz tiene unas características determinadas que se manifiestan en el recién creado espíritu. Principalmente son tres, al menos así lo explican nuestras tradiciones y enseñanzas místicas: el amor, la sabiduría y el poder o voluntad. Y de aquí nace el concepto de llama trina. Porque el espíritu que mora en nuestro interior es una energía o luz, con unas vibraciones, y composición, características y atributos, y esos atributos son los mismos que los atributos de la fuente primaria de donde nace toda la energía creadora, así, si entendemos los conceptos de amor, sabiduría y voluntad, no como los conocemos en el plano humano y físico, sino como arquetipos y fuerzas de creación, nuestra llama trina, y nuestro espíritu, representan la misma cosa, pues la llama trina denota las características o atributos de la chispa divina que es parte de la esencia que forma nuestro espíritu.
Los átomos simiente
Por otro lado, nos encontramos con el concepto de átomos simiente, tan bien explicados en las tradiciones herméticas y místicas de todos los tiempos. Se trata de varios átomos, etéricos, alojados en el plexo solar (para el cuerpo etérico), la cabeza (para el cuerpo mental), el hígado (para el cuerpo emocional) y el corazón humano (para el cuerpo físico), este último en el ventrículo izquierdo, que acogen y dan cabida a esta chispa de luz, a nuestro espíritu o a nuestra llama trina. Estos átomos simiente, son la “casa” de nuestro espíritu, son etéricos, energéticos, como digo, y físicamente ocupan muchos millones de células en los ventrículos del corazón, el plexo, cabeza e hígado, siendo ahí donde se encuentra repartida la morada de nuestro ser interior, siempre que está encarnado en un cuerpo físico.
Registros Akashicos  David Topí
Cuando fallecemos, al romperse el cordón de plata, los átomos simiente tienen un proceso de salida del corazón, que pasa por el traspaso desde los cuerpos más densos hacia los más sutiles. Al fallecer el cuerpo físico, todos los átomos simiente pasan el cuerpo etérico, antes de descartarlo e iniciar la transición a los planos superiores, y de ahí, en los diferentes estadios del proceso de finalización de una vida, revisión, etc.,  traspasan toda la información de estos dos primeros cuerpos al emocional, luego de ahí se traspasa todo al mental, y de ahí se inicia todo el proceso de preparación de una nueva encarnación sin haber perdido un ápice de información, luz o cualidades de la energía que es nuestro espíritu.
Los átomos simiente en minerales, plantas y animales
¿Y qué sucede en el resto de formas de vida de nuestro planeta? ¿Sigue el mismo proceso? ¿Existen también átomos simiente en un mineral, una planta o un animal? No es lo mismo.
Así como un SER puede proyectarse en un ser humano y generar una nueva encarnación, la proyección dentro de un animal o una planta sigue un proceso distinto. Aquí lo mejor es que os ponga una parte de una conversación con uno de nuestros guías donde le pregunté al respecto:
David: ¿También podrías proyectarte en flora y fauna si quisieras?
Guía: si quisiera si
D: Ok, ¿cualquier jerarquía se puede proyectar, por ejemplo, dentro de un árbol si quisiera hacerlo para recoger o tener alguna experiencia de ese tipo?
G: si, de hecho, hay seres de otras jerarquías, no la mía, muy elevados, que están incluso en árboles, pero la cuestión es que hay muy pocos, en esta Tierra, porque, bueno, los árboles necesarios para ello muchos están ya cortados… hay pocos arboles viejos ya…
D: Y, por ejemplo, los minerales, las plantas o los animales, ¿también tienen átomos simiente?
G: no, bueno, a ver…. Podría decirte que sí y que no. No tienen átomos simiente individualizados como vosotros, sino general, en el espíritu grupal de cada raza, es la que contiene la energía de la Fuente. Pero ellos como especímenes individuales de una especie no.

Con esto vemos un poco más claro que significa la diferente terminología que existe para referirnos al núcleo de la esencia que somos, como “está” hecho nuestro espíritu, porqué poseemos las cualidades de nuestro SER así como las cualidades de la Fuente, y como todo tiene siempre una estructura y una lógica. En el siguiente artículo os transcribo la conversación completa con uno de nuestros guías preguntándole el proceso que siguió el la primera vez que tuvo que encarnar en un cuerpo humano, pues es muy interesante y complementa lo que os acabo de explicar.
FUENTE http://davidtopi.com/

viernes, 30 de mayo de 2014

UN NUEVO CICLO DE EXISTENCIA SUPERIOR; SE AVECINA, SOBRE NUESTRO VIEJO PLANETA



TEORIA  BIOCÉNTRICA  DEL  COSMOS:
CON  SIMULACROS  DE  SISMOS,  NO  APRESUREMOS,  LA AUTODESTRUCCIÓN  PARCIAL  DEL  PLANETA 
UN  NUEVO  CICLO  DE  EXISTENCIA  SUPERIOR;  SE 
AVECINA,  SOBRE  NUESTRO  VIEJO  PLANETA
Extractado por Robert Salas Falconi, de su libro pronto a publicarse; “Los Terremotos y la Transformación parcial del Mundo” (Nuestro salto atómico y salto cuántico, a la 5ta. densidad psicofísica del universo) 
Por analices, deducción y síntesis biocentrista y ontológica, sabemos que nuestro planeta en evolución cósmica (física y psíquica); se transfigurará,   en una nueva estrella de un nuevo sistema solar. La luna mientras tanto, siguiendo la misma línea de evolución cósmica diseñada por la vida universal infinita con designio inteligente; reemplazará a nuestro viejo planeta en actual autodestrucción evolutiva. Para entonces, nuestra estrella también, en actual evolución cósmica, se habrá transmutado; en una súper estrella, conocido en lenguaje atávico, como zodiaco.     
Ahora bien, así como el imán, contiene al campo magnético invisible que lo rodea; así también, nuestro sol físico, carga consigo, al sol psíquico y al sol espiritual. De esta manera, nuestra estrella gaseosa, con toda su carga psíquica y espiritual, al presente, está cruzando; la línea ecuatorial, a 100 giro del ciclo de Piscis. Por esta transición astronómica del ciclo de Piscis que nos está abandonando y del ciclo de Acuario que ya nos está tocando; sus vibraciones mentales ya empezaron a entrelazarse entre sí. Por eso ahora, estamos viviendo, entre el ciclo de Piscis terminal y el naciente ciclo de Acuario. Esta mezcla de ciclos opuestos, es algo así como la penumbra, formada por la interpenetración de la luz con la oscuridad.  
Después del hundimiento del continente de Lemuria y de Atlántida en las aguas del pacífico y del atlántico, la presente humanidad; está inmerso, en la Época Aria de nuestra evolución física y psíquica (cósmica) en espiral. En esta Época Aria, la quinta de las siete épocas ya pasadas, surgió la raza aria; de la cual, todos nosotros, descendemos. Esta Época Aria dicho de paso, está dividida en tres ciclos menores o eras astronómica; Aries, Piscis y Acuario. Cada ciclo menor, consta de 300 giro o en cifras aproximadas, de 2,160 años de duración tanteada; haciendo un total entre los tres ciclos menores, de 6,480 años y de 25, 920 años en ciclo mayor al multiplicar doce ciclos menores por 2,160 años.
Nuestro recorrido sideral desde el viejo ciclo de Piscis que se aleja, al nuevo ciclo de Acuario que ya está entre nosotros; coincide, con el cambio y ascenso del mundo (humanidad + planeta) desde la tercera en la que nos encontramos con nuestros defectos y virtudes, a la quinta dimensión psicofísica del cosmos de doce densidades. Por esta coincidencia del salto dimensional (atómico y cuántico) y nuestro ingreso al ciclo de Acuario; se están revelando en todas partes de la Tierra como nos consta, fatídicos fenómenos geológicos, meteorológicos y psicológicos.   
Entre los violentos, fatales y repetitivos fenómenos meteorológicos y geológicos que paulatina y parcialmente, están destruyendo al mundo para transformarlo en un nuevo planeta con una nueva civilización; se hallan, los doce grandes desastres naturales. Tales desastres son; los terremotos, maremotos, tsunamis, huracanes, lluvias torrenciales, nevadas, inundaciones, erupciones volcánicas, altas tormentas solares, sequías, calentamiento global o cambio climático, deshielo Ártico, frío y calor insoportables.      
La actividad violenta y nefasta de los doce grandes desastres naturales, se repetirán, cada vez, con más intensidad y mayor magnitud; hasta que con el tiempo, nuestro planeta y nuestra vieja civilización (los sobrevivientes), se adapten con satisfacción, al nuevo modo de existencia en el nuevo ciclo de Acuario. Este ciclo astronómico, es también conocido, como la Era de Acuario, la Era Dorada, la Nueva Tierra, el Milenio de Paz y otros nombres afines pero de trascendencia religiosa.
Con cualquier nombre, Acuario, es el ciclo astronómico del predominio psíquico; del hemisferio derecho de nuestro cerebro, sobre el hemisferio izquierdo. La mente concreta, consciente, objetiva y mortal (unido a las neuronas encefálicas), crea a través del hemisferio izquierdo; pensamientos negativos, con las cuales, nos convertimos, en seres racionales, fríos y calculadores. Mientras que la mente abstracta, subconsciente, inmortal y reencarnante en un nuevo zigoto o célula diploide, elabora por medio del hemisferio derecho, pensamientos positivos, con las cuales, nos tornamos, en seres intuitivos, espiritualizados y amorosos; incluso, con nuestros hermanos menores, los animales.
Además, el naciente ciclo de Acuario, hará que nuestro corazón ubicado hoy, al lado izquierdo del tórax; se traslade, al lado derecho. Cuando en centenares de años, esté localizado en la derecha, el corazón dejará de estar alineado con el hemisferio izquierdo del cerebro; para conectarse, con el hemisferio derecho. Cuando estos cambios acontezcan, el nuevo ciclo de Acuario, influirá sobre nosotros, para que impere el amor y la tolerancia, sobre el desamor. La generosidad y altruismo, sobre la avaricia, ambición y egoísmo. La simpatía y solidaridad, sobre la indiferencia y antipatía. De la inteligencia superior, sobre la torpeza ideológica, política y religiosa. De la intuición, sobre la razón pura. Del espiritualismo, sobre el materialismo dogmático y vulgar.
Cuando ya nos encontremos de lleno en el maravilloso ciclo de Acuario, con solo ver el Aura que circunda a cada persona, seremos capaces de percibir en nuestro interior y de inmediato; si las personas con quienes dialogamos, son malos o buenos, perversos o virtuosos, honestos o deshonestos, sensuales o espiritualizados. En el futuro, cuando ya estemos más evolucionados; por tanto, ya podamos percibir el Aura de las personas, surgirá en cada uno de nosotros; la franqueza, sinceridad y comprensión; mientras que en el mismo tiempo, desaparecerá la traición, el engaño, los malos entendidos, la mentira y otras lacras sociales.  
El nuevo ciclo de Acuario en la cual, estamos inmersos estemos o no enterados; es un nuevo periodo de tiempo astronómico. En este nuevo periodo de existencia, se establecerá, una nueva civilización con un Nuevo Orden Mundial; basado, en un nuevo sistema de producción económico de los bienes de trabajo y de los bienes de consumo. Nuestra adaptación al Nuevo Orden Mundial establecido esencialmente, por los niños índigos, cristales y las personas protónicas (buenas), no se realizará en centenas de años; sino aproximadamente, en unos 2,160 años que perdura el ciclo de Acuario. Esta nueva forma de existencia en la que está naciendo nuevos hombres con nueva consciencia y mentalidad; tendrá plena vigencia, entre los años 2,100 ó 2, 200 aproximadamente.
Nuestro planeta, en actual evolución cósmica y traslación desde el viejo ciclo de Piscis al nuevo ciclo de Acuario pero aún en la tercera dimensión; siente todavía, el negativo influjo vibratorio del ciclo de Piscis. Pero conforme pasa el tiempo y va alejándose de Piscis mientras que nosotros nos adentraremos y bañaremos con las vibraciones positivas de Acuario y de la quinta densidad psicofísica al que nos falta ascender; nuestra Tierra, dejará de sentir cada vez menos, la influencia negativa de Piscis, para sentir cada vez con mayor intensidad, el influjo positivo de Acuario. A corto plazo, para nuestro ingreso al ciclo de Acuario y a largo plazo, para nuestro ascenso a la quinta densidad psicofísica del universo; intervienen, los doce grandes desastres ya referidas.
Entre las doce grandes catástrofes naturales, que insensible y parcialmente, están destruyendo y transformando a nuestra Tierra; son los terremotos, como los más imprevistos y trágicos, de todas las calamidades. Aunque los doce grandes desastres están ajustando y alistando al mundo para nuestro salto atómico y salto cuántico; los sismos, son también provocados, por la actividad mental del hombre. De acuerdo a la Teoría Biocéntrica del Cosmos llamada además como una nueva forma de ver el mundo, tres son las posibles causas de los terremotos. Concisamente explicado por límite de espacio, son los siguientes:
1.- Por acción natural de la vida planetaria, sobre la Tierra; exactamente, como destruye nuestra vida humana, a nuestro organismo. Después que la vida humana, crea y conserva hasta cierto tiempo, a nuestro organismo; lo   destruye, para después a los tres días, abandonar al cadáver.
2.- Por inducción psíquica de los pensamientos negativos. Ocurre, cuando los pensamientos negativos de personas neutrónicas (malas); predominan, sobre los pensamientos positivos de las personas protónicas.
3.- Por atracción psíquica de los simulacros de prevención sísmica. Acontece, en cumplimiento de la ley de atracción mental que asevera, “las energías psíquicas que vibran igual o de parecida frecuencia, se sintonizan   y se atraen mutuamente” Esta ley psíquica, implica que todo pensamiento negativo o positivo, es causa psíquica de destrucción o de construcción. Por eso lo que pensamos, creemos y tememos; se materializan en nuestro entorno, como sucesos felices o infelices. Esto hace que nuestra realidad y el mundo; sean tal como pensamos, creemos y tememos.
En los simulacros de sismos, nos contagiamos mentalmente de la inquietud y nerviosismo que generan los simulacros programados. Luego así incitados y hasta días o semanas después del simulacro; siempre estamos pensando, creyendo y temiendo un supuesto terremoto. Hasta que en un momento dado, las creencias y los falsos temores, atraen algún grado de movimiento telúrico. Por eso, no apresuremos la autodestrucción parcial del planeta, con los simulacros de sismos.
“Que la vida universal infinita, increada y eterna; ilumine nuestras mentes y corazones, en la senda de nuestra evolución cósmica”
  Robert Salas Falconi
Ensayista Peruano
PARA  OTROS  ARTÍCULOS:
2.- teoriabiocentricadelcosmos.blogspot.com
Autor de los libros:
1.-”Teoría Biocéntrica del Cosmos” (vida increada al interior y contorno de las partículas subatómicas)
2.- “Origen Electro Mental de los Terremotos” (nuestros pensamientos positivos o negativos, deciden el destino feliz o infeliz del mundo)
3.- pronto; “los terremotos y la transformación del mundo” (nuestro salto atómico y salto cuántico a la 5ta. dimensión psicofísica)
Teléfono: 056 – 211690  Ica - Perú

Démonos permiso

FUENTE http://paraquevuelvalamagia.blogspot.com.es/

Me doy permiso

Me doy permiso para separarme de personas que me traten con brusquedad, presiones o violencia, de las que me ignoran, me niegan un beso, un abrazo…

No acepto ni la brusquedad ni mucho menos la violencia aunque vengan de mis padres o de mi marido o mujer. Ni de mis hijos, ni de mi jefe, ni de nadie. Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este mismo momento, fuera de mi vida.

Soy un ser humano que trata con consideración y respeto a los demás. Merezco también consideración y respeto.

Me doy permiso para no obligarme a ser “el alma de la fiesta”, el que pone el entusiasmo en las situaciones, ni ser la persona que pone el calor humano en el hogar, la que está dispuesta al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan.

No he nacido para entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado. Mi propia existencia, mi ser, ya es valioso. Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme. Mi presencia ya es suficiente: no he de agotarme haciendo más.

Me doy permiso para no tolerar exigencias desproporcionadas en el trabajo. No voy a cargar con responsabilidades que corresponden a otros y que tienen tendencia a desentenderse. Si las exigencias de mis superiores son desproporcionadas hablaré con ellos clara y serenamente.

Me doy permiso para no hundirme las espaldas con cargas ajenas.

Me doy permiso para dejar que se desvanezcan los miedos que me infundieron mis padres y las personas que me educaron. El mundo no es sólo hostilidad, engaño o agresión: hay también mucha belleza y alegría inexplorada.

Decido abandonar los miedos conocidos y me arriesgo a explorar las aventuras por conocer. Más vale lo bueno que ya he ido conociendo y lo mejor que aún está por conocer. Voy a explorar sin angustia.

Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente. No soy perfecto, nadie es perfecto y la perfección es oprimente. Me permito rechazar las ideas que me inculcaron en la infancia intentando que me amoldara a los esquemas ajenos, intentando obligarme a ser perfecto: un hombre sin fisuras, rígidamente irreprochable. Es decir: inhumano.

Asumo plenamente mi derecho a defenderme, a rechazar la hostilidad ajena, a no ser tan correcto como quieren; y asumo mi derecho a ponerles límites y barreras a algunas personas sin sentirme culpable.

No he nacido para ser la víctima de nadie.

Me doy permiso para no estar esperando alabanzas, manifestaciones de ternura o la valoración de los otros.

Me permito no sufrir angustia esperando una llamada de teléfono, una palabra amable o un gesto de consideración.

Me afirmo como una persona no adicta a la angustia.

Soy yo quien me valoro, me acepto y me aprecio. No espero a que vengan esas consideraciones desde el exterior.

Y no espero encerrado o recluido ni en casa, ni en un pequeño círculo de personas de las que depender.

Al contrario de lo que me enseñaron en la infancia, la vida es una experiencia de abundancia.

Empiezo por reconocer mis valores, y el resto vendrá solo. No espero de fuera.

Me doy permiso para no estar al día en muchas cuestiones de la vida: no necesito tanta información, tanto programa de ordenador, tanta película de cine, tanto periódico, tanto libro, tantas músicas.

Decido no intentar absorber el exceso de información. Me permito no querer saberlo todo. Me permito no aparentar que estoy al día en todo o en casi todo.

Y me doy permiso para saborear las cosas de la vida que mi cuerpo y mi mente pueden asimilar con un ritmo tranquilo.

Decido profundizar en todo cuanto ya tengo y soy. Con lo que soy es más que suficiente. Y aún sobra.

Me doy permiso para ser inmune a los elogios o alabanzas desmesurados: las personas que se exceden en consideración resultan abrumadoras. Y dan tanto porque quieren recibir mucho más a cambio.

Prefiero las relaciones menos densas.

Me permito un vivir con levedad, sin cargas ni demandas excesivas. No entro en su juego.

No me impongo soportar situaciones y convenciones sociales que agotan, queme disgustan o que no deseo. No me esfuerzo por complacer.

Si intentan presionarme para que haga lo que mi cuerpo y mi mente no quieren hacer, me afirmo tranquila y firmemente diciendo que no. Es sencillo y liberador acostumbrarse a decir “no”.

Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico. No me impongo soportar situaciones y convenciones sociales que agotan, que me disgustan o que no deseo. No me esfuerzo por complacer.

Elijo lo que me da salud y vitalidad.

Me hago más fuerte y más sereno cuando mis decisiones las expreso como forma de decir lo que yo quiero o no quiero, y no como forma de despreciar las elecciones de otros.

No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy; si un día señalado del calendario es socialmente obligatorio sentirse feliz, yo estaré como estaré.

Me permito estar tal como me sienta bien conmigo mismo y no como me ordenan las costumbres y los que me rodean: lo “normal” y lo “anormal” en mis estados emocionales lo establezco yo.

JOAQUÍN ARGENTE

miércoles, 28 de mayo de 2014

7 Chakras Curso completo Activacion y ejercicios

Aqui se mostrara de forma ampliamente didactica la manera de activar y/o
equilibrar sus 7 Chakras llevandolo a usted a una conciencia mas
elevada. Curso completo de la manera correcta para la activacion de los
chakras. Recuerde suscribirse a Arcangeles de Fe http://www.youtube.com/user/miguelixa...

Más allá de los significados


El camino espiritual no necesariamente significa pasarse una vida estudiando Filosofía o hablando acerca de enseñanzas espirituales. En orden a que el camino espiritual tenga valor real para nosotros, debemos realizar su verdad directamente. Cómo podemos aplicar los conceptos altamente abstractos del Dharma en nuestra vida? La respuesta yace en la meditación. No es que nosotros pensemos acerca de esos conceptos en la meditación, sino que, por medio de la meditación llegamos a realizaciones que nos ayudarán a integrar esas enseñanzas en nuestras vidas. Somos atraídos a estudiar estas enseñanzas para futuras aplicaciones e intuiciones. La meditación también usa estas mismas realizaciones para ayudarnos a contactar un interno estado de alerta (awareness) el que podemos usar directamente. Cuando aprendemos a palparlo, la aparente barrera entre la meditación y nuestra mente samsárica se derrumba.
La mente es mucho más que un simple órgano en el cual surgen los pensamientos. Para algunos, la mente es el medio de desarrollar la meditación. En el más amplio sentido, la naturaleza de la mente es meditación. Meditación es el proceso de trabajar con cualquiera que sea el nivel de la mente que estemos experimentando.
El más profundo nivel es directa experiencia. Inmediatamente ello da lugar a la formación de imágenes, y estos a su turno conducen a la interpretación de conceptos. Este último nivel de interpretación y conceptos es lo que usualmente consideramos el fundamento de nuestra realidad, pero en verdad esos conceptos son de segunda mano. Ellos han sido removidos lejos de la experiencia directa.
Al nivel de conceptos e ideas, nos enfocamos sobre significados, a veces aún mirando por significados detrás de significados. Pero un significado es nada en sí mismo, tiene valor sólo en relación con otros significados. Moverse de concepto en concepto, cada uno creado por el anterior, es una persecución en la que se gasta tiempo y energía. Vistos de esta manera, los significados representan samsara: el movimiento circular de una rueda que constantemente da vueltas. Nunca podremos ser libres hasta que no realicemos la postrera inutilidad de perseguir este ciclo. Cuando vemos que no tenemos que asignarle significado a ninguna cosa, cuando permitimos que las cosas sean simplemente como son, descubrimos en ellas su naturaleza intrínseca.
Puesto que la búsqueda de significados conduce solamente a más significados, cómo termina este ciclo? podemos obtener respuestas sin plantear preguntas? Puede ser que las respuestas que andamos buscando están más allá de los conceptos, más allá de las respuestas. Esto no significa que deberíamos dejar de usar palabras, conceptos y significados, sino sólo que hay un momento en que dejan de ser útiles.
Esto es particularmente verdad cuando tratamos de buscar un significado en la meditación. En efecto, cuando encontramos allí un significado, algo anda mal, porque el rastrear el significado de las experiencias en la meditación nos hace retornar a este inútil ciclo. Cuando encontramos significados no podemos penetrar más allá de ellos. El buscar significados lleva sólo a más significados, aún en la meditación.
Por eso, durante la meditación, no te hagas expectativas. No trates de llegar a alguna parte o de alcanzar algo. Las metas fijadas son simplemente conceptos, proyecciones mentales, viajes imaginados que no conducen a ninguna parte. La concentración meditativa no involucra tal atención nerviosa. Nuestra meditación debe ser como escuchar un sonido distante y vacío; demasiada atención sólo produce tensión.
Enfocar objetivos específicos, querer alcanzar resultados, impide la verdadera concentración. Quedamos envueltos otra vez en significados y evaluaciones: nos concentramos en cuán bien estamos siguiendo las instrucciones, o si nuestra meditación está bien o mal, clara o confusa…. aunque todo esto no tenga nada que ver con la meditación misma.
Al comienzo, a menudo nos confinamos a cortas sesiones de meditación formal, las que sentimos como algo especial. Este espacio de meditación es limitado, como un nidito de pájaro. Debemos expandir nuestra idea de meditación. Ella no tiene límites, sus horizontes son tan amplios como nosotros mismos lo permitimos que sean. Una vez que hemos aprendido como mantener nuestro cuerpo de manera equilibrada interiormente, todo lo demás fluye fácilmente: la respiración con ritmo natural, los ojos blandos y relajados. Esta actitud exterior la aprendemos y luego la olvidamos, es útil sólo para promover un estado interno calmo y relajado. Esta forma exterior entonces nos conecta con otro nivel más profundo.
La concentración meditativa alcanza este más profundo nivel. Cuando vamos más allá de los significados y las expectaciones, encontramos que esa calidad concentrativa ha estado allá todo el tiempo. Solamente dejarse estar es meditación. Nosotros podemos entonces prolongar esta apertura y permisividad, no sólo durante la postura de meditación sino también en la vida diaria.
Mientras estemos conscientes, podemos meditar, no hay un camino especial que seguir. Hay varias técnicas útiles que podemos emplear, pero son sólo sugestiones, símbolos apuntando el camino. Cuando alcanzamos el corazón de la meditación, no hay instrucciones.
La meditación está en todas partes, dentro de la vida diaria, y todo lo que hacemos es enfrentado en la misma manera abierta y relajada.
En la vida diaria como en la meditación, nuestros obstáculos básicos son nuestros conceptos y expectativas. Compartamentalizamos nuestras vidas. Podemos, sin embargo, usar este proceso que interrelaciona sujeto y objeto como nuestra meditación. Cada situación: nuestras relaciones con el mundo, con el ambiente, con nuestros amigos, nuestra familia, nuestro trabajo, puede ser incluido en nuestra meditación. Por ejemplo, en medio del sufrimiento y la confusión podemos quedarnos con el sentimiento y mirarlo por todos lados, después de un rato la mente parece volar por encima de nuestra identificación con el anhelo o el dolor. Estas emociones pierden entonces su inmediatez, su agudeza. La meditación no reprime estas emociones; las transforma, permitiendo que la mente se clarifique. La experiencia meditativa nos provee de una introspección sobre otra manera de considerar la experiencia, permitiéndonos reemplazar nuestras usuales interpretaciones dualistas por una visión panorámica. Nuestra meditación puede entonces ser abierta, una experiencia directa, no bloqueada por conceptos e interpretaciones.
Cuando vamos más allá de nuestras ordinarias maneras de pensar, descubrimos un mundo no conceptual, uno de pura consciencia. Está más allá de lo condicional y lo condicionado, más allá del nivel samsárico ordinario. Esta experiencia no es derivada del ordinario proceso de información recibido de las actividades mentales que constantemente proveen de significado a nuestra experiencia. Es en ella misma experiencia inmediata. En otras palabras, podemos liberar nuestras experiencias de la naturaleza automática, estructurada y limitante de nuestros conceptos, auto-imágenes y apegos. Dentro de cada simple experiencia, de cada percepción, está la semilla de la iluminación, en todo momento accesible para nosotros.
La experiencia, entonces, puede llegar a ser significante en ella misma, su significado se revela no en palabras o conceptos, sino en la calidad de nuestras vidas, en la intrínseca belleza y valor de todas las cosas. Cuando nuestras acciones surgen naturalmente del hecho de vivir, todos los conceptos desaparecen, llegamos a ser el significado mismo iluminado.
El Darnos Cuenta (Awareness)
A medida que desarrollamos nuestra meditación, gradualmente aumenta nuestra capacidad de darnos cuenta. La mente en forma natural se aclara de confusiones e insatisfacciones y contactamos con una claridad meditativa, un estado de alerta en el que no importa lo que ocurra. Una vez que nos abrimos a él, encontramos fortaleza y verdadera confianza en nosotros mismos; no una arrogante autosuficiencia, sino un sentimiento positivo verdaderamente integrado y equilibrado. Todas nuestras decisiones se hacen sin esfuerzo, todas nuestras acciones surgen naturalmente de este profundo y nutriente estado de alerta.
Nuestra usual idea de ello, sin embargo, está limitada a una asociación con objetos. La tendencia ordinaria de la mente es mirar adelante, anticipar y formar imágenes mentales: un tipo de expectativa que está siempre orientada al objeto. Este estado de alerta samsárico es un condicionamiento de anticipación y vigilancia: vigilamos nuestros conceptos, nuestros sentimientos, nuestro pasado, nuestro futuro. A este nivel más bajo de alerta, nuestras acciones – aunque no nos parezca así a nosotros – son marcadamente predecibles. Este es un nivel de juego-programado, donde nuestro estado de alerta está constreñido a un mazo de pensamientos e imágenes que continuamente sostienen los mismos modelos de juegos. Sólo con una mente quieta, una mente alerta, puede uno ver esos condicionamientos y detenerlos. Esta es la práctica de mindfulness, (atención cuidadosa) de estar bien conscientes de lo que está exactamente ocurriendo en nuestras vidas en todos los aspectos.
Mindfulness requiere una ágil observación, pero debe estar libre de interpretaciones y juicios sentenciosos. Practicando mindfulness desarrollamos nuestro usual estado de alerta hasta su más sutil nivel, con él podemos protegernos nosotros mismos contra el hecho que sea alterado nuestro equilibrio por nuestros pensamientos y emociones.
Al desarrollar mindfulness, vamos más allá de nuestro habitual modo dualista de pensar. Podemos tener una idea de la no dualidad, pero no es muy útil para llevarnos más allá del dualismo, porque aun el concepto de no dualidad nos separa de la experiencia. Este concepto realmente fortalece nuestro marco de referencia dualista, cualquier cosa que sea lo que habitualmente pensamos o hacemos, estamos dentro de una idea, dentro de un marco de pensamiento, nuestro estado de alerta es limitado. Permanecemos a este nivel de comprensión hasta que llega el momento en que contactamos con un estado más amplio que no se relaciona con sujeto u objeto, que está más allá de nuestro entendimiento cognitivo.
Sin embargo, ir más allá de la idea a la experiencia misma es un salto difícil. El primer obstáculo es la orientación subjetiva de la mente: el observador, el vigilante independiente. Nunca trascendemos esta parte de nuestro ego-mente, porque es el observador quien nos da la sensación de nuestro ser real. Aun en nuestra meditación, somos retenidos por este sentido de identidad, la parte conceptual de nuestras mentes que dice esto soy yo, que hace la meditación, que tiene una experiencia. Cuando buscamos o enfatizamos las experiencias en la meditación, suscitamos una calidad aferrante que trae nuestra mente samsárica dentro de la meditación misma. Agregamos significado a una intuición destruyéndola al volverla un objeto dentro de un marco dualista. Por tratar de conservar la experiencia, la destruimos.
Aun aquellos elevados y místicos sentimientos que tengamos en la meditación, aunque puedan ser positivos y abiertos, fácilmente se transforman en obstáculos cuando empezamos a considerarlos como objetivos de nuestra meditación. Cuando eso ocurre, tenderemos a pasar por alto la totalidad de la experiencia, rompiéndola en detalles que puedan ser familiares a nuestra mente. Nos centramos en la imagen, los colores, la intensidad emocional. Pero esas manifestaciones son sólo una ilusoria espuma, el desvanecerse de la experiencia. Eventualmente nos damos cuenta que, al encajar nuestra visión en las formas familiares de nuestro mundo samsárico, cualquiera que sea aquello que encontramos o alcanzamos sólo podemos repetir nuestras experiencias primitivas. Nos estamos cortocircuitando nosotros mismos de algo más amplio, más profundo, más abierto.
Es útil recordar que el estado de alerta que buscamos vendrá en último término. Todo lo que tenemos que hacer es dejar de retener, dejar pasar aún las más bellas experiencias. No pienses acerca de ellas, no te hagas expectativas. Sólo déjalas ser: obsérvalas surgir, manifestarse y desvanecerse. Tu nivel de concentración se profundizará tanto como tu necesidad de aferrar y discriminar desaparezca.
Hay varios ejercicios que ayudan a intensificar el estado de alerta. Estas técnicas, sin embargo, son sólo herramientas. Ellas ayudan a hacer posibles ciertas experiencias, pero las experiencias no dependen de las técnicas, éstas resultan porque las experiencias están ya con nosotros, siempre accesibles.
Cada vez que surge un pensamiento, usualmente sentimos la necesidad de etiquetarlo e identificarlo. Trata de detener ese proceso. Aunque tú puedas sentir ese pensamiento, verlo y experimentar que ocurre, el pensamiento mismo es una proyección del observador. El pensamiento no está separado del observar del observador. Para entender esto, simplemente observa el flujo de imágenes mentales que pasa a través de tu mente. A medida que las imágenes-proyecciones pasadas y futuras pasan delante, corta entre ellas, no para mirar a los pensamientos e imágenes, sino por ver quien está observando los pensamientos. Trata de desarrollar un sentimiento como que los pensamientos están observando al observador.
Cuando tú enfrentas al observador directamente, tu estado de alerta y el observador llegan a ser uno. No hay un ego contemplando nada. Hay sólo observación, sólo el proceso. No hay sujeto y objeto. El proceso es la experiencia y el objeto. El proceso es la experiencia… o, tú podrías decir: sólo darse cuenta.
Observando la mente cuidadosamente se encuentra que la mente manifiesta nuestros objetos de experiencia directamente. Sujeto y objeto ocurren en la mente simultáneamente, y ambos son manifestaciones de la mente. No hay una posición sobre qué apoyarse, nada que investigar. Nada que mirar hacia atrás o hacia delante.
El que no haya posición, ni identidad, nada con que relacionarse, puede parecer espantable, pero para asustarse es necesario que haya algo que nos asuste. En el momento particular en que alcanzamos este estado de no tener posición, ya no estamos más bajo el poder del ego, nuestros cuerpos y mentes están totalmente abiertas y receptivas. El peligro puede venir solamente cuando dos cosas chocan Pero en este momento de sólo darnos cuenta, más allá del dualismo, no hay división entre sujeto y objeto; no puede haber un enemigo, no puede haber nada que temer.
Pero cómo podemos existir sin los apoyos de nuestros conceptos? Cómo puede una tal existencia tener algún significado para nosotros? Es duro al principio aceptar que podamos existir sin pensamientos. No obstante, podemos empezar a ver esta posibilidad cuando en nuestra meditación aprendemos a contactar un silencioso estado entre nuestros pensamientos. Podemos mirar dentro de este ojo de aguja, este es el espacio para concentrarse. En el preciso instante en que el pensamiento se desvanece, captura la energía de ver en ese espacio. Sólo quédate en esa energía entre el pasado y el futuro.
Nosotros podemos llamar presente a este momento entre el pasado y el futuro, pero al decir esto estamos solamente señalando. En verdad, el presente no existe, porque el presente es siempre el producto de la consciencia dándose cuenta de algo. Lo mismo debe decirse del concepto de tiempo. A través de conceptualizar e interpretar nuestra experiencia, creamos la idea de tiempo. Necesitamos este sentido de tiempo en orden a tener experiencias. Cuando unimos el sujeto y el objeto de la experiencia vamos más allá del darse cuenta de, transcendemos nuestra mente ordinaria. Ya no estamos atrapados en el tiempo, la identidad o sus asociaciones.
Deja ir todos los pensamientos e imágenes, déjalos ir donde quiera que sea, descubre que no hay nada detrás, no hay un observador independiente, ni un maestro observando trabajar a su pupilo. No hay un comentarista informando y juzgando detrás de los pensamientos. No hay nada detrás ni aún un mí, sólo un inmediato, genuino presente. En otras palabras, no hay un flujo de tiempo, no hay pasado, presente o futuro. Todo está en el momento.
Cuando las imágenes vengan a tu mente, pásalas por alto. Quédate con la energía, la calidad de ver del pensamiento mismo. Gradualmente percibe una abertura que es parte del pensamiento mismo, un lugar vacío. Mira ese lugar y expándelo. En este momento de ver es importante también escuchar. Cuando vemos de esta manera, sentimos como si estuviéramos oyendo con nuestros ojos; la cualidad de ver se transforma en cualidad de oír cuando mantenemos los ojos libres y relajados. Ahora quédate en ese lugar. Al instante en que los pensamientos y conceptos vengan, trata de ver su vivacidad.
Cada simple pensamiento tiene un núcleo de energía, un centro de poder y de alerta que podemos encontrar fácilmente una vez que dejamos de lado las ideas de hacer y alcanzar. La energía en el centro se abre por sí misma. Esta es el Ser. El Ser no necesita mejoramiento, no necesita hacer o moverse. El Ser no es pasado ni futuro, ni aún presente. Nosotros podemos expandir ese estado de alerta. Primero encuentra los pequeños baches, los puntitos de entrada que aprenderás a reconocer. Luego haz esos baches más grandes, hasta que llenen el total. Al principio encontrarás que estás observando lo relacionado a la situación. Más tarde tú puedes comprometer el cuerpo total y la mente, y todo pasa a ser parte del darse cuenta. Tú puedes expandirlo más allá de tu cuerpo, más allá de la habitación. No hay límites para ello. Tú eres uno con tu experiencia. Esta es la práctica de la meditación: expandir, contraer y expandir otra vez este estado de alerta. Este prístino estado no pertenece a nada, cualquiera que sea ese nada, no a nosotros, no a ningún lugar o tiempo. Nadie es dueño de él. Es completamente abierto, una nueva dimensión. Este nivel universal de alerta incluye todo: la consciencia individual abarca toda consciencia. Nada es rechazado o excluido; todo es claro. Nosotros llegamos a ser clarísimos, totalmente equilibrados.
A medida que se expande este intrínseco estado de alerta, encontramos que actuamos armoniosamente en cada situación de la vida. Dejamos de estar atados por concepciones de cómo las cosas debieran ser, podemos ser efectivos en inimaginadas maneras, estando en unidad con cada situación, respondiendo en total armonía. Nuestro estado de alerta tiene una cualidad dinámica, equilibrándonos en una manera que permite a nuestras energías fluir libre y suavemente. En este estado relajado y meditativo entramos en la plena riqueza y profundidad de la experiencia. Esta es la belleza y el potencial del Ser.
Tarthang Tulku
Traducido y extractado por Farid Azael de
T. Tulku.- Openness Mind.-Dharma Publisings

martes, 27 de mayo de 2014

CONTRATOS (FAMILIARES): CÓDIGOS QUE NOS IMPIDE SER LO QUE SOMOS


Foto: CONTRATOS (FAMILIARES): CÓDIGOS QUE NOS IMPIDE SER LO QUE SOMOS

Son una especie de “códigos” que están situados en lo más profundo de nuestras mentes en forma de creencias y de todo tipo de inhibiciones que nos paralizan.
Cuenta Marianne Costa que en un momento de su vida escribió en un papel de pergamino: “soy una fracasada”. Después lo firmó con una gota de su sangre y lo enterró. En ese lugar plantó una bella flor y empezó a diseñar su realidad liberada de esa maldición. (Es un acto psicomágico, donde nos liberamos de esos códigos que recibimos de nuestra familia)

Un contrato es un acuerdo entre dos partes que se comprometen a dar algo y a recibir algo a cambio. Pero no todos los contratos están sobre papel, ni siquiera son verbalizados, ni tampoco todos están en el plano de la consciencia. Más aún, como en el caso del nombre, hay contratos que aceptamos en desigualdad de condiciones porque se “sellan” en la más tierna infancia: el niño intuye que el incumplimiento implica no ser querido, lo que significa la muerte. Nuestro cerebro más primitivo nos dicta la orden de obedecer cuando la amenaza es ser expulsado del clan.

Estos contratos pueden afectar a nuestros cuatro egos:

Ejemplos de contratos intelectuales:

Muchas de las creencias que tenemos son contratos que mantenemos con nuestro árbol genealógico, ideas que se nos han transmitido desde nuestros bisabuelos y que no podemos cuestionar. (Debemos deshacernos de cualquier creencia que no sea bella y útil)

a) “Serás abogado, como los hombres de provecho de esta familia”
(En árboles donde el artista es considerado como un muerto de hambre, que en realidad no sabe hacer nada)

b) “En esta casa se habla cristiano”
(No me salgas con querer estudiar lenguas…sólo hay que hablar una lengua: la materna)

c) “Eres torpe como tu madre”
(Una profecía que actúa como una maldición que acaba cumpliéndose)

d) “En la vida debemos dejar las cosas igual que nos las hemos encontrado”
(Señal de que el árbol se ha estancado…)

e) “Un hijo nunca debe superar a un padre”
(Una locura absoluta que se conecta con la neurosis de fracaso)

Los contratos intelectuales son como las “ideas irracionales” que describe Albert Ellis, raíces de nuestras emociones perturbadas y comportamientos desajustados. La psicogenealogía conecta con su famosa y en muchos casos efectiva RET (Terapia Racional Emotiva), en el sentido que la familia configura un esquema de creencias tóxicas que nosotros adoptamos por lealtad a ella y que se mueven en cuatro ejes fundamentales:

*Si no tienes lo que necesitas, te mueres. (“Si mi novio me deja, me muero”)
La herencia tóxica es confundir la necesidad con el deseo. Si no tienes alimento, te mueres, pero si deseas a tu novio y no lo tienes, sigues viviendo…

*Esto es horrible (“Es horrible que tenga que cancelar mis vacaciones”)
Se juzga en exceso. No hay nada categóricamente malo o bueno. Hay hechos que nos causan más o menos dolor. Si ordenamos los hechos dolorosos de 0 a 10 y en el 10 ponemos la muerte de un ser querido, ¿cómo valoraremos cancelar una vacaciones?

*No lo soporto (“No soporto la soledad”)
Hay situaciones que matan, son insoportables. Creer que algo es el límite entre la vida y la muerte nos hace sentirnos agonizantes cada vez que eso sucede. Eso lleva a preferir un desastre de relación amorosa, la soledad está prohibida por el árbol, porque es acercarse a la muerte.

*Si sucede algo malo es que hay un culpable y tiene que ser condenado. La familia nos enseña a juzgar y buscar culpables en los que descargar la responsabilidad de lo que pase, o a culparnos a nosotros mismos. Los acontecimientos no son una confluencia de factores, nada tiene una única causa. Si nos sentimos culpables de algo, la mejor medicina es una fórmula con tres elementos: la aceptación, la reparación y el aprendizaje de lo sucedido para evitar en lo posible repetir el mismo error en el futuro.

Ejemplos de contratos emocionales:

Suelen venir en formato de inhibiciones emocionales. Muy asociados a los niveles de consciencia infantiles…

a) “No crezcas”
(Si se hace mayor un día abandonará a sus padres. Esta orden lo mantendrá con una edad emocional de 10 años para el resto de su vida)

b) “Aquí somos del Madrid”
(Desde el primer mes de vida el niño es socio del club. Cuando crece no tiene alternativa, si no le gusta el fútbol o no es madridista, será considerado un traidor o un enfermo)

c) “No seas tonto y no te hagas novia”
(Quédate con la madre…ella no te defraudará)

e) La pareja es para toda la vida
(Nadie se ha divorciado jamás, en nuestra familia todos somos muy católicos)

Los contratos emocionales nos atan con fuerza al pasado y fomentan las relaciones basadas en la dependencia emocional. Disolver estos contratos es abrir al fin la puerta a la libertad de amar con un nivel de consciencia superior.

Ejemplos de contratos libidinales:

Aquí están todas las inhibiciones creativas y sexuales
a) “El teatro-la pintura-la música, son una pérdida de tiempo”
(Es como decir que no debes dedicarte a cosas que no son de provecho…)

b) “Esta relación no te conviene”
(Podríamos preguntarnos: ¿a quién no le conviene en realidad?)

c) “Te casarás a los 25 años y a los 26 llegará la única hija”
Este podría ser un contrato inconsciente que se repite de generación en generación. Un proyecto que el árbol tiene para nosotros

d)”La mujer que expresa deseo sexual es una fulana”
(Si el sexo de la mujer es sólo un instrumento de procreación, se le prohíbe gozar con su energía libidinal y a la postre de la creación y de la vida).

La prohibición de la homosexualidad y de prácticas sexuales no existentes en el repertorio del árbol, también son contratos que al incumplirlos nos bloquean la libido o nos sentimos culpables y merecedores de castigos si “nos salimos del tiesto”.

Ejemplos de contratos materiales-corporales-económicos:

Las inhibiciones económicas. Es necesario que encontremos los elementos que permitan separarnos de la violencia, del miedo y de la culpabilidad…

a) “Eres idéntico a tu abuelo”
(Y con ello uno de los linajes toma posesión del hijo)

b) “No toques los botones que los romperás”
(Cuando no te dejan tocar nada es porque no tienes espacio)

c) “El dinero es el pecado”
(Si nos hacen creer que el dinero es sucio, nos generará mucha culpabilidad ganarlo)

d) “El que arriesga pierde”, “Más vale pájaro en mano que ciento volando”, “Más vale malo conocido que bueno por conocer”…

(Salir del territorio es una deslealtad imperdonable y tenemos un miedo ancestral a no volver a ser admitidos en el clan).

Todo esto insta a acomodarse con una pareja que ya no aporta nada, un trabajo insatisfactorio, una casa que no es un hogar y también a una ciudad, un banco, un grupo de amigos etc. Instalados en un territorio para siempre, porque nos han enseñado que arriesgarse es perderlo todo, en lugar de impulsarnos a seguir nuestros deseos como sabio camino de transformación.

Los contratos se cumplen por lealtad, pero también por temor a las consecuencias. Digamos que hay un miedo a ser castigados, a que se cumplan esas predicciones (maldiciones): “Si te divorcias, te mirarán mal”, “si te haces artista, vivirás en la pobreza”. Un acto psicomágico para sanar este tipo de miedo al incumplimiento a lo que los padres ordenaron, consistiría en realizar metafóricamente la predicción, escenificándola delante de ellos.

Alejandro Jodorowsky nos dice en sus 10 recetas para ser feliz, “no hay alivio mas grande que comenzar a ser lo que en realidad somos. Desde la infancia nos imponen destinos ajenos. Es conveniente recordar que no estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propios.

https://www.facebook.com/AnahataAlado


Son una especie de “códigos” que están situados en lo más profundo de nuestras mentes en forma de creencias y de todo tipo de inhibiciones que nos paralizan.
Cuenta Marianne Costa que en un momento de su vida escribió en un papel de pergamino: “soy una fracasada”. Después lo firmó con una gota de su sangre y lo enterró. En ese lugar plantó una bella flor y empezó a diseñar su realidad liberada de esa maldición. (Es un acto psicomágico, donde nos liberamos de esos códigos que recibimos de nuestra familia)

Un contrato es un acuerdo entre dos partes que se comprometen a dar algo y a recibir algo a cambio. Pero no todos los contratos están sobre papel, ni siquiera son verbalizados, ni tampoco todos están en el plano de la consciencia. Más aún, como en el caso del nombre, hay contratos que aceptamos en desigualdad de condiciones porque se “sellan” en la más tierna infancia: el niño intuye que el incumplimiento implica no ser querido, lo que significa la muerte. Nuestro cerebro más primitivo nos dicta la orden de obedecer cuando la amenaza es ser expulsado del clan.

Estos contratos pueden afectar a nuestros cuatro egos:

Ejemplos de contratos intelectuales:

Muchas de las creencias que tenemos son contratos que mantenemos con nuestro árbol genealógico, ideas que se nos han transmitido desde nuestros bisabuelos y que no podemos cuestionar. (Debemos deshacernos de cualquier creencia que no sea bella y útil)

a) “Serás abogado, como los hombres de provecho de esta familia”
(En árboles donde el artista es considerado como un muerto de hambre, que en realidad no sabe hacer nada)

b) “En esta casa se habla cristiano”
(No me salgas con querer estudiar lenguas…sólo hay que hablar una lengua: la materna)

c) “Eres torpe como tu madre”
(Una profecía que actúa como una maldición que acaba cumpliéndose)

d) “En la vida debemos dejar las cosas igual que nos las hemos encontrado”
(Señal de que el árbol se ha estancado…)

e) “Un hijo nunca debe superar a un padre”
(Una locura absoluta que se conecta con la neurosis de fracaso)

Los contratos intelectuales son como las “ideas irracionales” que describe Albert Ellis, raíces de nuestras emociones perturbadas y comportamientos desajustados. La psicogenealogía conecta con su famosa y en muchos casos efectiva RET (Terapia Racional Emotiva), en el sentido que la familia configura un esquema de creencias tóxicas que nosotros adoptamos por lealtad a ella y que se mueven en cuatro ejes fundamentales:

*Si no tienes lo que necesitas, te mueres. (“Si mi novio me deja, me muero”)
La herencia tóxica es confundir la necesidad con el deseo. Si no tienes alimento, te mueres, pero si deseas a tu novio y no lo tienes, sigues viviendo…

*Esto es horrible (“Es horrible que tenga que cancelar mis vacaciones”)
Se juzga en exceso. No hay nada categóricamente malo o bueno. Hay hechos que nos causan más o menos dolor. Si ordenamos los hechos dolorosos de 0 a 10 y en el 10 ponemos la muerte de un ser querido, ¿cómo valoraremos cancelar una vacaciones?

*No lo soporto (“No soporto la soledad”)
Hay situaciones que matan, son insoportables. Creer que algo es el límite entre la vida y la muerte nos hace sentirnos agonizantes cada vez que eso sucede. Eso lleva a preferir un desastre de relación amorosa, la soledad está prohibida por el árbol, porque es acercarse a la muerte.

*Si sucede algo malo es que hay un culpable y tiene que ser condenado. La familia nos enseña a juzgar y buscar culpables en los que descargar la responsabilidad de lo que pase, o a culparnos a nosotros mismos. Los acontecimientos no son una confluencia de factores, nada tiene una única causa. Si nos sentimos culpables de algo, la mejor medicina es una fórmula con tres elementos: la aceptación, la reparación y el aprendizaje de lo sucedido para evitar en lo posible repetir el mismo error en el futuro.

Ejemplos de contratos emocionales:

Suelen venir en formato de inhibiciones emocionales. Muy asociados a los niveles de consciencia infantiles…

a) “No crezcas”
(Si se hace mayor un día abandonará a sus padres. Esta orden lo mantendrá con una edad emocional de 10 años para el resto de su vida)

b) “Aquí somos del Madrid”
(Desde el primer mes de vida el niño es socio del club. Cuando crece no tiene alternativa, si no le gusta el fútbol o no es madridista, será considerado un traidor o un enfermo)

c) “No seas tonto y no te hagas novia”
(Quédate con la madre…ella no te defraudará)

e) La pareja es para toda la vida
(Nadie se ha divorciado jamás, en nuestra familia todos somos muy católicos)

Los contratos emocionales nos atan con fuerza al pasado y fomentan las relaciones basadas en la dependencia emocional. Disolver estos contratos es abrir al fin la puerta a la libertad de amar con un nivel de consciencia superior.

Ejemplos de contratos libidinales:

Aquí están todas las inhibiciones creativas y sexuales
a) “El teatro-la pintura-la música, son una pérdida de tiempo”
(Es como decir que no debes dedicarte a cosas que no son de provecho…)

b) “Esta relación no te conviene”
(Podríamos preguntarnos: ¿a quién no le conviene en realidad?)

c) “Te casarás a los 25 años y a los 26 llegará la única hija”
Este podría ser un contrato inconsciente que se repite de generación en generación. Un proyecto que el árbol tiene para nosotros

d)”La mujer que expresa deseo sexual es una fulana”
(Si el sexo de la mujer es sólo un instrumento de procreación, se le prohíbe gozar con su energía libidinal y a la postre de la creación y de la vida).

La prohibición de la homosexualidad y de prácticas sexuales no existentes en el repertorio del árbol, también son contratos que al incumplirlos nos bloquean la libido o nos sentimos culpables y merecedores de castigos si “nos salimos del tiesto”.

Ejemplos de contratos materiales-corporales-económicos:

Las inhibiciones económicas. Es necesario que encontremos los elementos que permitan separarnos de la violencia, del miedo y de la culpabilidad…

a) “Eres idéntico a tu abuelo”
(Y con ello uno de los linajes toma posesión del hijo)

b) “No toques los botones que los romperás”
(Cuando no te dejan tocar nada es porque no tienes espacio)

c) “El dinero es el pecado”
(Si nos hacen creer que el dinero es sucio, nos generará mucha culpabilidad ganarlo)

d) “El que arriesga pierde”, “Más vale pájaro en mano que ciento volando”, “Más vale malo conocido que bueno por conocer”…

(Salir del territorio es una deslealtad imperdonable y tenemos un miedo ancestral a no volver a ser admitidos en el clan).

Todo esto insta a acomodarse con una pareja que ya no aporta nada, un trabajo insatisfactorio, una casa que no es un hogar y también a una ciudad, un banco, un grupo de amigos etc. Instalados en un territorio para siempre, porque nos han enseñado que arriesgarse es perderlo todo, en lugar de impulsarnos a seguir nuestros deseos como sabio camino de transformación.

Los contratos se cumplen por lealtad, pero también por temor a las consecuencias. Digamos que hay un miedo a ser castigados, a que se cumplan esas predicciones (maldiciones): “Si te divorcias, te mirarán mal”, “si te haces artista, vivirás en la pobreza”. Un acto psicomágico para sanar este tipo de miedo al incumplimiento a lo que los padres ordenaron, consistiría en realizar metafóricamente la predicción, escenificándola delante de ellos.

Alejandro Jodorowsky nos dice en sus 10 recetas para ser feliz, “no hay alivio mas grande que comenzar a ser lo que en realidad somos. Desde la infancia nos imponen destinos ajenos. Es conveniente recordar que no estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propios.

FUENTE https://www.facebook.com/AnahataAlado

NICK ARANDES entrevistado por Elvira Lopez del Prado


"La paz está en el silencio, no en el conflicto". Nick Arandes desde las enseñanzas de UN CURSO DE MILAGROS.

lunes, 26 de mayo de 2014

LAS ALMAS GEMELAS... Qué se esconde tras su búsqueda -- Virginia Blanes


La búsqueda del alma gemela, es un reflejo de la necesidad profunda del
reencuentro con nosotros mismos. Es un motor que nos lleva a encontrar
nuestra sombra y nuestros potenciales reales en otros, para conocernos y
reconocernos mejor. Nos lleva a recordar que todos los vacíos que
sentimos, pueden ser recuperados, pueden ser experimentados como
plenitud sí elevamos nuestra consciencia y regeneramos la unidad en
nuestro interior hasta hacerla extensiva a todos los demás.

Si te ha gustado el vídeo haz un "me gusta"
Suscríbete al canal de La Caja de Pandora: http://www.youtube.com/lascajasdepandora

Visita nuestra web: http://www.lacajadepandora.eu // http://biodescodifica-t.com

Virginia Blanes

Durante
algunos años busqué mi proyección profesional en el mundo de los
negocios. Licenciada en Publicidad y empresaria en diferentes áreas del
entorno de la música, reconocí que ese no era mi camino y decidí
dedicarme por completo al estudio del ser humano y de las realidades no
visibles. Llevo desde 1995 canalizando e impartiendo talleres orientados
al crecimiento interior, a la restauración de los valores
fundamentales, al conocimiento profundo de cada uno y al desarrollo de
la felicidad y de las potencialidades del ser.

www.virginiablanes.com
vb@virginiablanes.com

Próximos eventos de Virginia :

Conferencia Gratuita - El sufrimiento es opcional ( Barcelona )
6 de Junio en el Centro A·Sana
Còrsega, 173, Bajos
08036 Barcelona
telf. 93 611 18 19
correo: salut@amorsana.com
§
El Corazón del Dragón (Barcelona)
7 y 8 de Junio en el Centro A·Sana
§
Las Claves de la Abundancia y el Éxito (Ibiza)
28 y 29 de Junio
§
Las Claves de la Abundancia y el Éxito (Palma de Mallorca)
5 y 6 de Julio
--

DLB - Inner Sun
Artista DLB
Venta en iTunes http://bit.ly/1ibKo3E (también disponible en la gran
mayoría de tiendas online, consultar web)
web http://davidlopezmusic.com


Grabación y edición de vídeo: http://www.lacajadepandora.eu // http://biodescodifica-t.com

----------------------------------------

­----------------------------------

GRABACIÓN y EDICIÓN

LUIS PALACIOS Y YOLANDA S. JIMÉNEZ

Luis Palacios : luis@lacajadepandora.eu skype: biodescodifica-t-luis

Yolanda S. Jimenez: yolanda@lacajadepandora.eu skype: biodescodifica-t-yolanda

----------------------------------------­-------------------------------------

BIODESCODIFICA-T

Teléfono 0034.652 060 777
Mail: biodescodifica-t@hotmail.es

http://biodescodifica-t.com