Muy recomendada.

jueves, 31 de enero de 2013

EXPERIENCIA MAS ALLA



Como neurocirujano, yo no creía en el fenómeno de las experiencias cercanas a la muerte. Hijo de un neurocirujano, crecí en un mundo científico. He seguido el camino de mi padre y me convertí en un neurocirujano académico, enseñando en Harvard Medical School y otras universidades. Entiendo lo que ocurre en el cerebro cuando las personas están a punto de morir, y siempre había creído que había una buena explicación científica para los viajes celestiales fuera del cuerpo, descritos por aquellos que escapaban a la muerte por poco.

El cerebro es un mecanismo sorprendentemente sofisticado pero extremadamente delicado. Si se reduce la cantidad de oxígeno que recibe, así sea la cantidad más pequeña, este reaccionará. No era una gran sorpresa que las personas que habían sufrido un traumatismo grave regresaran de sus experiencias con historias extrañas. Pero eso no significaba que habían viajado a algún lugar real.

Aunque me consideraba un creyente cristiano, era más de título que de creencia real. No me molestaban los que querían creer que Jesús era más que simplemente un buen hombre que había sufrido a manos del mundo. Simpatizaba profundamente con aquellos que querían creer que había un Dios en alguna parte ahí fuera que nos amaba incondicionalmente. De hecho, envidiaba a esas personas la seguridad que esas creencias sin duda les proporcionaban. Pero como científico, simplemente creía que era incorrecto creer en eso.

En el otoño de 2008, sin embargo, después de siete días en un estado de coma en el que se inactivó la parte humana de mi cerebro, el neocórtex, experimenté algo tan profundo que me dio una razón científica para creer en la conciencia después de la muerte.

Se cómo pronunciamientos como el mío les suenan a los escépticos, así que voy a contar mi historia con la lógica y el lenguaje del científico que soy.

Muy temprano por la mañana, hace cuatro años, me desperté con un dolor de cabeza muy intenso. En cuestión de horas, mi corteza entera - toda la parte del cerebro que controla el pensamiento y la emoción, y que en esencia que nos hace humanos - se había apagado. Los médicos del Hospital General de Lynchburg en Virginia, un hospital donde yo mismo trabajaba como neurocirujano, determinaron que de alguna manera había contraído una meningitis bacteriana muy poco frecuente que ataca sobre todo a los recién nacidos. Bacterias de e. coli habían penetrado en mi líquido cefalorraquídeo y estaban comiendo mi cerebro.

Cuando entré en la sala de emergencias aquella mañana, mis posibilidades de supervivencia en algo más que un estado vegetativo ya eran bajas. Pronto estas posibilidades cayeron a casi nulas. Durante siete días estuve en un coma profundo, mi cuerpo sin respuestas, mis funciones cerebrales superiores totalmente fuera de línea.

Luego, en la mañana de mi séptimo día en el hospital, mientras mis médicos consideraban si se suspendía el tratamiento, mis ojos se abrieron de golpe.

No hay una explicación científica para el hecho de que mientras mi cuerpo estaba en estado de coma, mi mente - mi conciencia, mi yo interior - estaba viva y bien. Mientras las neuronas de mi corteza cerebral fueron aturdidas hasta su total inactividad por las bacterias que las habían atacado, mi conciencia liberada del cerebro había viajado a una diferente y mayor dimensión del universo: una dimensión que nunca había soñado que podía existir, y que mi viejo yo previo al coma hubiera estado más que feliz explicando que se trataba de una simple imposibilidad.

Pero esa dimensión, a grandes rasgos, la misma que describen incontables personas que han vivido experiencias cercanas a la muerte u otros estados místicos, está allí. Existe, y lo que vi y aprendí allí me ha puesto literalmente en un mundo nuevo: un mundo en el que somos mucho más que nuestros cerebros y cuerpos, y donde la muerte no es el final de la conciencia, sino más bien un capítulo de un vasto e incalculablemente positivo viaje.

No soy la primera persona en tener evidencia de que la conciencia existe más allá del cuerpo. Breves y maravillosos destellos de este reino son tan antiguos como la historia humana. Pero hasta donde yo sé, nadie antes que yo haya viajado alguna vez a esta dimensión (a), mientras su corteza estaba completamente apagada, y (b), mientras que su cuerpo estaba bajo observación médica al minuto, como lo estuvo mi cuerpo durante los siete días completos de mi estado de coma.

Todos los argumentos principales en contra de las experiencias cercanas a la muerte sugieren que estas experiencias son el resultado de un mínimo, transitorio, o parcial mal funcionamiento de la corteza cerebral. Sin embargo, mi experiencia cercana a la muerte no tuvo lugar mientras mi corteza estaba funcionando mal, sino mientras estaba simplemente apagada. Esto se desprende claramente de la gravedad y la duración de mi meningitis, y de la complicación cortical global documentada por los escaneos TC y exámenes neurológicos. Según el conocimiento médico actual sobre el cerebro y la mente, no hay absolutamente ninguna manera de que yo pudiera haber experimentado ni siquiera una conciencia débil y limitada durante mi tiempo en el estado de coma, y mucho menos la odisea híper vívida y completamente coherente que experimenté.

Me tomó meses aceptar lo que me pasó. No sólo la imposibilidad médica de que había estado consciente durante mi coma, pero más importante aún, las cosas que sucedieron durante ese tiempo. Hacia el comienzo de mi aventura, yo estaba en un lugar de nubes. Grandes, esponjosas, de color rosa-blanco, que se presentaron nítidamente en contraste con el profundo cielo negro-azul.

Más alto que las nubes, inconmensurablemente más alto, una multitud de seres transparentes y brillantes se movían trazando arcos por el cielo, dejando largos trazos como serpentinas detrás de ellos.

¿Pájaros? ¿Ángeles? Estas palabras las registré más tarde, cuando estaba escribiendo mis recuerdos. Pero ninguna de estas palabras hace justicia a estos seres, que eran, sencillamente, diferentes a todo lo que he conocido en este planeta. Eran más avanzados. Formas superiores.

Un sonido, enorme y retumbante como un canto glorioso, descendió desde lo alto, y me pregunté si los seres alados lo estaban produciendo. Nuevamente, pensando en ello más tarde, se me ocurrió que la alegría de estas criaturas mientras volaban alto era tal, que tenían que emitir este sonido, y que si la alegría no salía de ellos de esta manera entonces simplemente no serían capaces de contenerla. El sonido era palpable y casi material, como una lluvia que se puede sentir en tu piel, pero que no te moja.

Ver y escuchar no estaban separados en este lugar donde ahora estaba. Podía escuchar la belleza visual de los cuerpos plateados de esos seres brillantes que estaban arriba, y pude ver la perfección creciente, alegre de lo que cantaban. Parecía que no se podía ver o escuchar ninguna cosa en este mundo sin volverse parte de ella, sin unirse con ello de alguna forma misteriosa. Una vez más, desde mi perspectiva presente, me permito sugerir que no se podría mirar “hacia” nada en ese mundo en absoluto, porque la palabra "hacia" en sí misma implica una separación que allí no existía. Cada cosa era distinta, pero cada cosa era también una parte de todo lo demás, al igual que los diseños ricos y entremezclados en una alfombra persa ... o en el ala de una mariposa.

Se vuelve más extraño aún. Durante la mayor parte de mi viaje, alguien más estaba conmigo. Una mujer. Ella era joven, y me acuerdo de cómo era en detalle. Tenía los pómulos altos y ojos profundamente azules. Trenzas doradas enmarcaban su hermoso rostro. La primera vez que la vi, estábamos juntos cabalgando sobre una superficie con un intrincado patrón, que después de un momento me di cuenta que era el ala de una mariposa. De hecho, millones de mariposas estaban alrededor de nosotros, enormes y agitadas olas de ellas, que se zambullían en un bosque y volvían de nuevo a nuestro alrededor. Era un río de vida y color, moviéndose a través del aire. La vestimenta de la mujer era simple, como la de un campesino, pero sus colores en polvo azul, índigo y pastel de naranja-durazno tenían la misma abrumadora y súper vívida vitalidad que todo lo demás. Ella me miró con una mirada que, si la vieras durante cinco segundos, haría que tu vida entera hasta ese punto valiera la pena, sin importar lo que haya ocurrido en ella hasta ahora. No era una mirada romántica. No era una mirada de amistad. Era una mirada que de alguna manera estaba más allá de todo esto, más allá de todos los diferentes tipos de amor que tenemos aquí en la tierra. Era algo superior, que contenía todos estos tipos de amor en si mismo, mientras al mismo tiempo era mucho mayor que todos ellos.


Sin pronunciar una sola palabra, ella me habló. El mensaje me atravesó como un viento, y al instante comprendí que era cierto. Lo supe de la misma manera en que supe que el mundo que nos rodeaba era real, no era una fantasía pasajera e insustancial.

El mensaje tenía tres partes, y si tuviera que traducirlas al lenguaje terrenal, sería algo como esto:

"Ustedes son amados y apreciados, muchísimo y para siempre."

"No tienes nada que temer."

"No hay nada que puedas hacer el mal."

El mensaje me inundó con una inmensa y loca sensación de alivio. Era como si me hubieran entregado las reglas de un juego al que había estado jugando toda mi vida sin nunca haberlo comprendido plenamente.

"Te vamos a mostrar muchas cosas aquí", dijo la mujer, una vez más, sin llegar a utilizar estas palabras, sino transmitiéndome directamente su esencia conceptual. "Pero eventualmente vas a regresar".

Para ello, sólo tenía una pregunta.

¿Regresar a dónde?

Un viento cálido soplaba, como los que surgen en los días más perfectos de verano, sacudiendo las hojas de los árboles y fluyendo como agua celestial. Una brisa divina. Esto cambió todo, transformando el mundo a mi alrededor en una octava incluso más alta, una vibración más alta.

A pesar de que aun tenía una pequeña función del lenguaje, al menos la idea que tenemos de él en la Tierra, sin decir palabras comencé a formular preguntas a este viento, y al ser divino que sentía que trabajaba detrás de él o dentro de él.

¿Dónde está este lugar?
¿Quién soy yo?
¿Por qué estoy aquí?

Cada vez que expresé silenciosamente una de estas preguntas, la respuestas llegaron inmediatamente, en una explosión de luz, color, amor y belleza que soplaba a través de mí como una ola rompiendo. Lo más importante de estas explosiones es que no callaban mis preguntas abrumándolas. Respondían a las preguntas, pero de una forma que pasaba el lenguaje por alto. Los pensamientos me entraban directamente. Pero no era pensamiento como lo experimentamos en la Tierra. No era vago, inmaterial o abstracto. Estos pensamientos eran sólidos e inmediatos, más calientes que el fuego y más húmedos que el agua, y mientras los recibía era capaz de comprender al instante y sin esfuerzo conceptos que me habría llevado años comprender plenamente en mi vida terrenal.

Seguí avanzando y me encontré ingresando en un inmenso vacío, completamente oscuro, infinito en tamaño, pero también infinitamente reconfortante. Era profundamente negro pero a la vez rebosante de luz: una luz que parecía venir de un orbe brillante que ahora sentía más cerca de mí. El orbe era una especie de “intérprete” entre mí y esta vasta presencia que me rodeaba. Era como si yo estuviera naciendo a un mundo más grande, y el propio universo era como un útero cósmico gigante y el orbe (que sentí estaba conectado de alguna manera con, o incluso era idéntico a la mujer sobre el ala de la mariposa) fue guiándome a través de él.

Más tarde, cuando volví, me encontré con una cita del Siglo XVII, del poeta cristiano Henry Vaughan, que estuvo muy cerca de describir este lugar mágico, este núcleo vasto y negro como tinta, que era el hogar de la misma Divinidad.


“Hay, dicen algunos, en Dios, una oscuridad profunda pero deslumbrante”.

Eso era exactamente: una negra oscuridad que también estaba rebosante de luz.

Sé muy bien cuan extraordinario, cuan francamente increíble, todo esto suena. Si alguien, incluso un médico, me hubiera contado una historia como ésta en los viejos tiempos, hubiera estado bastante seguro de que estaba bajo el hechizo de algún delirio. Pero lo que me pasó fue, lejos de ser delirante, tan real o más real que cualquier otro acontecimiento en mi vida. Eso incluye el día de mi boda y el nacimiento de mis dos hijos.

Lo que me pasó exige una explicación.

La física moderna nos dice que el universo es una unidad que es indivisible. Aunque parece que vivimos en un mundo de separación y diferencia, la física nos dice que debajo de la superficie, cada objeto y acontecimiento en el universo está completamente entretejido con todos los demás objetos y eventos. No hay verdadera separación.

Antes de mi experiencia de estas ideas eran abstracciones. Hoy son realidades. El universo no sólo está definido por la unidad, sino también, ahora lo sé, definido por el amor. El universo como lo experimenté en mi estado de coma es - he descubierto con sorpresa y alegría- el mismo sobre el cual tanto Einstein y Jesús habían hablado en sus (muy) diferentes maneras.

He pasado décadas como neurocirujano en algunas de las instituciones médicas más prestigiosas de nuestro país. Sé que muchos de mis compañeros se aferran, como yo en el pasado, a la teoría de que el cerebro, y en particular la corteza, genera la conciencia y de que vivimos en un universo desprovisto de cualquier tipo de emoción, y mucho menos del amor incondicional que ahora se que Dios y el universo tienen hacia nosotros. Pero esa creencia, esa teoría, ahora yace rota a nuestros pies. Lo que me pasó la destruyó, y tengo la intención de pasar el resto de mi vida investigando la verdadera naturaleza de la conciencia y difundiendo el hecho de que somos más, mucho más, que nuestro cerebro físico, lo más claro que pueda, tanto hacia mis colegas científicos como hacia la gente en general.

No espero que esto sea una tarea fácil, por las razones que he descrito anteriormente. Cuando el castillo de una vieja teoría científica comienza a mostrar líneas de falla, al principio nadie quiere prestar atención. En primer lugar, el antiguo castillo simplemente ha tomado mucho trabajo para ser construido, y si se cae, uno completamente nuevo tendrá que ser construido en su lugar.

Esto lo aprendí de primera mano después de que estuve lo suficientemente bien como para volver a salir al mundo y hablar con otras personas -personas, es decir, que no sean mi sufrida esposa, Holley, y nuestros dos hijos-, acerca de lo que me había pasado. Las miradas de incredulidad cortés, especialmente entre mis amigos médicos, pronto me hicieron ver la gran tarea que tendría para que la gente comprendiera la enormidad de lo que había visto y experimentado esa semana mientras mi cerebro estaba apagado.

Uno de los pocos lugares en los que no tuve problemas para transmitir mi historia era un lugar que antes de mi experiencia había visto bastante poco: la iglesia. La primera vez que entré en una iglesia después de mi coma, veía todo con ojos nuevos. Los colores de los vitrales me recordaron la luminosa belleza de los paisajes que había visto en el mundo de arriba. Las notas bajas profundas del órgano me recordaron cómo los pensamientos y emociones en ese mundo son como olas que se mueven a través de ti. Y, lo más importante, una pintura de Jesús partiendo el pan con sus discípulos evocó el mensaje que permanece en el corazón mismo de mi viaje: que somos amados y aceptados incondicionalmente por un Dios aun más grande e insondablemente glorioso que el que me habían enseñado de niño en la escuela dominical.

Hoy en día muchos creen que las verdades espirituales vivas de la religión han perdido su poder, y que la ciencia, no la fe, es el camino a la verdad. Antes de mi experiencia tenía una fuerte sospecha de que ese era el caso para mí.

Pero ahora entiendo que esta opinión es demasiado simple. El hecho cierto es que la imagen materialista del cuerpo y el cerebro como los productores, en lugar de los vehículos, de la conciencia humana, está condenada. En su lugar, una nueva visión de la mente y el cuerpo va a surgir, y de hecho ya está emergiendo. Este punto de vista es científico y espiritual en igual medida y valorará lo que los más grandes científicos de la historia siempre se han valorado por sobre todo: la verdad.

Esta nueva imagen de la realidad tomará mucho tiempo en armarse. No va a estar terminada en mi tiempo, o incluso, sospecho, tampoco en el tiempo de mis hijos. De hecho, la realidad es demasiado vasta, demasiado compleja y demasiado irreductiblemente misteriosa para que una imagen de ella alguna vez llegue a estar absolutamente completa. Pero, en esencia, esta imagen mostrará al universo en evolución, multidimensional, y conocido en detalle hasta cada uno de sus últimos átomos por un Dios que nos cuida mucho más profunda y apasionadamente que cualquier padre que alguna vez haya amado a su hijo.

Aun sigo siendo un doctor, y aun sigo siendo un hombre de ciencia, casi exactamente igual a como era antes de que tuviera mi experiencia. Pero en un nivel más profundo soy muy diferente a la persona que era antes, porque he podido vislumbrar esta imagen de la realidad que está surgiendo. Y puedes creerme cuando te digo que va a valer la pena cada pequeño paso de la labor que nos llevará, y a los que vienen después de nosotros, para llegar a comprenderla bien.

Dr. Eben Alexander, The Daily Beast, 08 de Octubre 2012
http://www.thedailybeast.com/newsweek/2012/10/07/proof-of-heaven-a-doctor-s-experience-with-the-afterlife.html
Traducción: Sebastián Alberoni
Via Koldo Aldai

El Aura. Colores y su significado

Colores del Aura


Namasté hermanos de LeyCosmica, en esta ocasión me referiré al aura como una reflexión de nuestra "Naturaleza Verdadera". Creo que es necesario explicar lo qué quiero decir con "Naturaleza Verdadera" y por qué algún esfuerzo es necesario para "descubrirla". Nuestra sociedad parece hacer hincapié en los símbolos, estereotipos, hábitos, modales, comportamiento superficial, pretendiendo, seguir a otros y someter la libre voluntad de algunos "dirigentes". Nuestra "educación" parece estar basado en las opiniones y expectativas de las personas que tratan de controlar el rebaño.
Nuestra verdadera naturaleza es lo que queda cuando reconocemos y deseche todos nuestros hábitos, estereotipos, maneras y fingiendo, conducta superficial y estar plenamente consciente, natural verdadera y espontánea. Tengamos en cuenta que algunas personas están tan apegados a sus costumbres y hábitos que es muy difícil, si no imposible, para descubrir lo que realmente son. La única manera de obtener una visión instantánea de su personalidad parece estar viendo a su Aura, porque el aura muestra su verdadera naturaleza, detrás de cualquier fachada del comportamiento superficial.
En general, cuanto más colorido, más limpio y más brillante el Aura, mejor y más espiritualmente avanzada es la persona. Además, mientras más uniforme la distribución de energía en el Aura, más saludable y más equilibrada es la persona.
Como veis, he colocado una imagen que asocia los colores del aura y su significado. Más abajo incluyo un resumen más preciso de las características del color del aura. Si veis que algún color no significa lo mismo en la imagen que en el texto es porque hay muchos matices de este y la información es orientativa, aunque también bastante precisa.
Debemos tener en cuenta a lo largo de la lectura que la distribución de la energía en el aura parece tener el potencial de una potente herramienta de diagnóstico médico, pero por lo general requiere el uso de un equipo complejo. El objetivo de este artículo es concentrarse en lo que fácilmente podemos ver con nuestros ojos.
Nuestra aura rodea el cuerpo entero, pero nosotros mismos limitarse a la región y cuello cabeza por el momento. Al concentrarse en ciertos pensamientos mientras miras tu Aura, o decirle a la gente lo que son sus pensamientos cuando ves sus Auras.
Por lo general, las personas tienen uno o dos colores dominantes (puntos fuertes) en su Aura. Estos colores (o sus pares áuricos) serán muy probablemente sus colores favoritos.
Además de los colores dominantes, el Aura refleja los pensamientos, sentimientos y deseos, que aparecen como "flashes", "nubes" o "llamas", usualmente más lejos de la cabeza. Por ejemplo, un destello de color naranja en el Aura indica un pensamiento o deseo de ejercer poder y control. Naranja como color dominante es un signo de poder y habilidad general para controlar a la gente. Rápidamente cambiante "flashes" indican que cambia rápidamente pensamientos.

Todos los coloresSignificado de los colores del aura
(Colores del arco iris, brillantes, colores brillantes, monocromáticos):
Turquesa: Indica calidad dinámica de ser, personalidad altamente energizada, capaz de proyección, influir en otras personas. Las personas con punto fuerte turquesa en su Aura pueden hacer muchas cosas simultáneamente y son buenos organizadores. Se sienten aburridos cuando son forzados a concentrarse en una sola cosa. La gente ama los jefes con Auras turquesas, porque tales jefes explican sus metas e influencian a su equipo en lugar de exigir la ejecución de sus órdenes. Pensamiento Turquesa es un pensamiento acerca de organizar e influenciar a otros.
Azul: Existencia equilibrada, mantener la vida, sistema nervioso aliviado, transmitiendo fuerzas y energía. Las personas con punto fuerte azul en su Aura está relajado, equilibrado y se siente listo para vivir en una cueva y sobrevivir. Nacen los sobrevivientes. Pensamiento Azul es un pensamiento acerca de relajar el sistema nervioso para lograr el equilibrio de la mente o un pensamiento sobre supervivencia. Azul eléctrico puede sustituir cualquier otro color en el Aura, cuando la persona está recibiendo y / o transmitir información en una comunicación telepática. Por ejemplo Desmarquet Michel, autor de "Thiaoouba Prophecy", frecuentemente brilla con el azul eléctrico durante sus conferencias, especialmente cuando responde preguntas del público.
Púrpura: Indica pensamientos espirituales. Púrpura nunca es un punto fuerte en el Aura. Sólo aparece como temporales "nubes" y "llamas", indicando pensamientos verdaderamente espirituales.
Rosa (púrpura + rojo): Amor (en un sentido espiritual). Para obtener un rosa limpio, necesitas mezclar el púrpura (la frecuencia más alta que percibimos) con rojo (la frecuencia más baja). Rosa Aura indica que la persona ha conseguido un equilibrio perfecto entre la conciencia espiritual y existencia material. Las personas más avanzadas tienen no solo un halo amarillo alrededor de la cabeza (un punto fuerte permanente en el Aura) pero también un Aura rosa grande extendiéndose más lejos. El color rosa en el Aura es muy raro en la Tierra y aparece solo como un pensamiento temporal, nunca como un punto fuerte en el Aura.
Rojo: Pensamientos materialistas, pensamientos sobre el cuerpo físico. Predominantemente Aura roja indica persona materialista orientada.
Naranja: Estimulante y absorbente. Inspirador. Un signo de poder. Habilidad y / o deseo de controlar a la gente. Cuando naranja se convierte en un punto fuerte, usualmente contribuye a un halo amarillo, que luego se convierte en oro, lo que indica no sólo un maestro espiritual, sino un poderoso maestro espiritual, alguien capaz de demostrar su / sus habilidades únicas. Pensamiento naranja es un pensamiento sobre el ejercicio del poder o el deseo de controlar a la gente.
Amarillo: Alegría, la libertad, el desapego, la liberación o la liberación de las fuerzas vitales. Las personas que brillan amarillos están llenas de alegría interna, muy generosa y no atada a nada. Halo amarillo alrededor de la cabeza: el desarrollo espiritual elevado. Una firma de un maestro espiritual. No aceptes enseñanzas espirituales de cualquiera que no tenga tal halo amarillo. Buda y Cristo tenían halos amarillos se extienden a sus brazos. Hoy en día es raro en la Tierra para encontrar a una persona con un halo de más de 1 pulgada. Halo amarillo aparece como resultado de un chakra del entrecejo altamente activo (que puede ser visto brillando con violeta por muchas personas en mis talleres). Las personas altamente espirituales estimulan el chakra del entrecejo continuamente por muchos años, porque siempre tienen pensamientos espirituales intensivos en sus mentes. Cuando este chakra se observa al gran actividad, de un color amarillo (par Auric) halo aparece alrededor de él, rodeando toda la cabeza. Pensamiento amarillo indica un momento de alegría y satisfacción.
Verde: Descanso, la modificación de la energía, la capacidad de curación natural. Todos los sanadores naturales deben tenerla. Las personas con un punto fuerte verde en sus Auras son sanadores naturales. Cuanto más fuerte es el Aura verde, mejor el sanador. También aman la jardinería y usualmente tienen una "mano verde" - cualquier cosa crece para ellos. Estar en la presencia de una persona con un Aura fuerte y verde es una experiencia muy pacífica y tranquila. Pensamiento verde indica un estado de descanso y sanación.


Colores GrisesSignificado de los colores sucios
(Los colores que aparecen más oscuros que el fondo más como una cortina de humo de un resplandor)
Brown: inquietante, distracción, espiritualidad materialista, negando.
Gris: pensamientos oscuros, pensamientos deprimentes, intenciones no claras, presencia de un lado oscuro de la personalidad.
Azufre (color de la mostaza): dolor o falta de comodidad, ira.
Blanco: enfermedad seria, estimulación artificial (drogas). ¿Por qué el color blanco en el aura indica problemas? El color blanco es como un ruido, más que un conjunto de tonos armoniosos (colores monocromáticos). Es imposible "afinar" el ruido a una orquesta tocando música armoniosa, de ahí el Aura blanca indica una falta de armonía en el cuerpo y la mente. La naturaleza, que somos parte de, es armonioso. Esta armonía viene en discretas vibraciones "o" tonos armónicos, parcialmente descritos por la moderna física cuántica.
Varias horas antes de la muerte, el Aura se vuelve blanca, y aumenta en intensidad. Por esta razón en la mayoría de las culturas "muerte" se representa en blanco (no negro), porque en el pasado, la gente podía ver un Aura blanca antes de la muerte. Parece que nuestros ancestros sabían mucho más de lo que estamos dispuestos a admitir.

Ampliando su vibración Aura y bioenergía
Cosas que en gran medida pueden amplificar tu aura son:
- Meditación (purificar su mente de cualquier pensamiento)
- Concentración ejercicio con el Om / Cross / símbolo religioso
- Que coinciden con su aura con el medio ambiente
Cuando hacemos coincidir las frecuencias de vibración (espectros) de lo que usamos con estas emitidas naturalmente por nuestro cuerpo y nuestra mente nos parecen crear las condiciones para experimentar un estado de armonía que es bastante único. El efecto puede ser comparado a la "puesta a punto" de un instrumento musical. Sin puesta a punto, todo lo que puedes hacer con el instrumento es ruido, más que una música armoniosa. Esencialmente hay 3 técnicas para equiparar usted Aura con alrededores:
1. Correspondiente a su punto fuerte. Cuando aprendemos qué son "puntos fuertes" (colores dominantes) en nuestra propia Aura podemos intentar igualar lo que nos rodea o la ropa con nuestra Aura. Redecorar nuestro hogar para lograr una mejor correspondencia resultará en una estimulación positiva de nuestra psique y ayudará a promover nuestro bienestar en muchos aspectos. De acuerdo con lo que la Naturaleza hace para estimularnos, deberíamos usar pares de colores áuricos apuntando a un partido. Por ejemplo si tu Aura es predominantemente verde, deberías usar verde, así como un rosa claro en tus decoraciones o ropas.
2. Corresponde nuestro entorno a las frecuencias de pensamientos. Las frecuencias de pensamientos fueron descritas en la Sección que trata con el significado de los colores en el Aura. Por ejemplo, si lo piensas relajar tu mente (un pensamiento azul) entorno azul amplificará su pensamiento. Tenga en cuenta que al salir de la casa por la mañana y el cielo está perfectamente azul - te sientes relajado antes de que tengas tiempo de pensar en nada más. Esto es porque cualquier pensamiento en la dirección de relajar la mente es asistido por la vibración azul del cielo. Cuando el cielo está gris, tienes pensamientos deprimentes antes de que usted lo note. Tenga en cuenta que la moda de blue jeans es muy popular, ya que nos ayuda a lograr una mente relajada. Tratando de promover vaqueros marrones puede resultar bastante inútil.
3. Corresponde la distribución de frecuencia a lo largo del cuerpo. Esto parece ser la estimulación natural Ultimate, pero requiere ropa especialmente diseñados, tales como la camiseta Chakra. Los resultados parecen ser bastante similar a la acción de la acupuntura, pero en lugar de agujas de un conjunto de 16 colores clave se utiliza. Algunas mejoras espectaculares en la gente bio-campo energético (aura) se han observado pocos minutos de ponérselo.
En cualquier caso, el uso de tecnologías limpias, cerca monocromáticos (arco iris) colores parece esencial. Pueden ser sutiles y delicados, pero deben contener una clara limpias "arco iris" armónicos de vibración.
Mejora campo bioenergético humano después de unos minutos de bioresonant estimulación color. Reconstrucción con composite de campo bioenergético humano utilizando el método de Korotkov.

Suprimir el Aura
Cosas que parecen reducir, amortiguar o distorsionar su bio-energía (Aura) son:
1. Miedo, el estrés, la ansiedad, el odio, la envidia, los celos o cualquier otro pensamiento o sentimiento negativo.
2. Crisis psiquicas en su cuerpo - enfermedad, estimulación artificial (drogas) etc. Estos pueden mostrar un incremento temporal en el tamaño aura - este efecto es similar al efecto de su cuerpo elevando la temperatura durante la enfermedad. Tienes que aprender a leer el aura para diagnosticar una crisis. Lo más probable es Aura ese aumento será blanco.
3. La ropa y el choque del medio ambiente con su aura. Llevar ropa de color puede absorber su bioenergía en lugar de armonía que mejorar. Es interesante notar que los hombres en la Tierra mueren mucho antes que las mujeres, independientemente de su dieta, etc. La ropa étnica y cultural de fondo, en mi opinión, tiene que ver con el hecho de que los hombres se visten de colores negro o gris para la mayor parte de sus vidas y raramente usan colores. Las mujeres en cambio usan colores mucho más en sus prendas de vestir y cambiar con frecuencia.
Curiosamente, muchos pájaros machos en la Naturaleza son mucho más brillantes que las hembras de color. Y viven más tiempo. La naturaleza siempre nos da una pista. Todo lo que necesitamos hacer es observarla y adoptar ideas de ella. Un efecto inmediato de vestir ropa de color gris, negro o marrón que parece que te hacen cansado más rápido. ¿Ha notado que los jóvenes de hoy lucir mucho más viejo de lo que debería?
¿No es lógico que debemos evitar todo lo anterior si es posible? "Cultivar" ninguna de las anteriores durante un tiempo prolongado puede tener un efecto permanente en su psique y su Aura.


Fuente: http://www.leycosmica.org/profiles/blogs/colores-del-aura#ixzz2JYQbcfF4

miércoles, 30 de enero de 2013

Lo que se tiene es para dar


Foto: Lo que se tiene es para dar  

Lo que se tiene es para dar. La pobreza enseña lecciones al rico y al pobre. Para el próspero, es un desafío para que demuestre piedad, para que practique su generosidad, porque el rico de hoy puede haber sido el pobre en su último renacimiento. Para el pobre, la experiencia es una oportunidad para aprender a evaluar y valorar las pequeñas cosas, para limitar el despilfarro y reducir su escasez.   

Y es curioso, porque aquellos que han tenido que pedir por caridad, siempre manifiestan que sus peticiones son mucho más frecuentemente contestadas en los distritos de los pobres que entre la gente pudiente, aunque las cantidades recibidas en el primer caso fueron más pequeñas, demostrando la efectividad de la pobreza como maestra.   

Pues bien, la experiencia del éxito y la adversidad son necesidades para el entrenamiento del ser humano, exactamente como la luz del sol y la lluvia son necesarias para el crecimiento de las plantas. Siempre puede extraerse una enseñanza de las situaciones desfavorables, de forma que podría muy bien considerarse que los periodos de éxito y prosperidad no son sino intervalos para descansar entre adversidades.  

Angel Luis Fernández.

www.a1radiotv.com
www.esdeihewe.com 
www.youtube.com/user/a1television


Lo que se tiene es para dar. La pobreza enseña lecciones al rico y al pobre. Para el próspero, es un desafío para que demuestre piedad, para que practique su generosidad, porque el rico de hoy puede haber sido el pobre en su último renacimiento. Para el pobre, la experiencia es una oportunidad para aprender a evaluar y valorar las pequeñas cosas, para limitar el despilfarro y reducir su escasez.

Y es curioso, porque aquellos que han tenido que pedir por caridad, siempre manifiestan que sus peticiones son mucho más frecuentemente contestadas en los distritos de los pobres que entre la gente pudiente, aunque las cantidades recibidas en el primer caso fueron más pequeñas, demostrando la efectividad de la pobreza como maestra.

Pues bien, la experiencia del éxito y la adversidad son necesidades para el entrenamiento del ser humano, exactamente como la luz del sol y la lluvia son necesarias para el crecimiento de las plantas. Siempre puede extraerse una enseñanza de las situaciones desfavorables, de forma que podría muy bien considerarse que los periodos de éxito y prosperidad no son sino intervalos para descansar entre adversidades.

Angel Luis Fernández.

www.a1radiotv.com
www.esdeihewe.com
www.youtube.com/user/a1television

Memoria Celular


En cada célula del cuerpo se encuentra toda la información de las experiencias vividas y la impronta genética que deviene en MEMORIA CELULAR Todo está basado en la física cuántica, cuyo principio es que Todo lo vivido es energía. Los pensamientos, las emociones, los sentimientos, las palabras y las acciones.
FUENTE puffolopuffolo

lunes, 28 de enero de 2013

Perdona a los demás y déjalos ser

Hojas cayendo
Las personas se la pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo. La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida... ¡Nadie te ha ofendido! Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren. Y las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. Si tu esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes por qué sentirte ofendido. Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Y tus ideas son las que te lastiman.
Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal y cual forma y no lo hizo...Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación. ¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie. Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una, el hábito se desarma. El hábito de sentirte ofendido por lo que te hacen otros (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las 'ofensas'.
Cuando nacemos, somos auténticos. Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la sociedad y televisión nos enseñan. Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y de cómo deben actuar los demás.
Una novela que no tiene nada que ver con la realidad. También, las personas son criaturas de inventario. A lo largo de su vida, coleccionan experiencias: padres, amigos, parejas, etc. y las almacenan en su inventario interior. Las experiencias negativas dejan una huella más profunda en nosotros que las positivas. Y cuando una persona es maltratada por alguien, deja esa experiencia en su 'inventario'. Cuando conoce a alguien, tiene miedo. Y trata de ver si la nueva persona repetirá las mismas actitudes que la que la hirió. Saca una experiencia de su inventario negativo. Se pone los lentes de esa experiencia y ve a las nuevas personas y experiencias de su vida, con esos lentes. ¿Resultado? Se duplican los mismos problemas y las mismas experiencias negativas.
Y el inventario negativo sigue creciendo. En realidad lo que hace es que te estorba. No te deja ser feliz. Y a medida que se avanza en años, se es menos feliz. Es porque el inventario negativo aumenta año con año. ¿Has visto a las personas de edad avanzada y a los matrimonios con muchos años?
Su inventario es tan grande, que parece que la negatividad es su vida. Una y otra vez sacan experiencias de su inventario negativo ante cualquier circunstancia. Una de las mayores fuentes de ofensas, es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que debe hacer y te dice 'no', creas resentimientos por partida doble. Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías. Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. Y es un círculo vicioso. Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. Déjalos ser! nadie te pertenece.
Cuando los colonos americanos querían comprarles sus tierras a los Pieles Rojas, estos les contestaron '¿Comprar nuestras tierras? ¡Si no nos pertenecen! Ni el fulgor de las aguas, ni el aire, ni nuestros hermanos los búfalos a los cuales solo cazamos para sobrevivir. Es una idea completamente desconocida para nosotros'. Ni la naturaleza, ni tus padres, ni tus hijos, tus amigos o parejas te pertenecen. Es como el fulgor de las aguas o el aire. No los puedes comprar. No los puedes separar. No son tuyos. Solo los puedes disfrutar como parte de la naturaleza. El cauce de un río no lo puedes atrapar. Solo puedes meter las manos, sentir el correr de las aguas entre ellas, y dejarlo seguir.
Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir. Entonces ¿Cómo puedo perdonar?
1) Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios, las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA va a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque ellos tienen las suyas.
2) Deja a las personas ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos si te los piden, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.
3) Nadie te pertenece. Ni tus padres, ni amigos ni parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Vive y deja vivir.
4) Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes obscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.
5) La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol, no bichos... ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMAS VA A EXISTIR. Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad. Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres o no piensan como tú. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.
6) Intoxícate con la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.
7) Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile por qué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de por qué lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.
8) A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo e inútil gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.
9) Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate (no confundir con desquítate) con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de conciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida.
Autor: Marco Engelke
Fuente: http://el-amarna.blogspot.com/2007/12/perdona-los-dems-y-djalos-ser.html
Reedición y correcciones: www.caminosalser.com

Dejando atrás el pasado

FUENTE http://www.noticiaspositivas.net/

“Feliz el que perdona a los otros y el que se perdona a sí mismo.” (Jorge Luis Borges) Por María Damiani.- Muchas personas viven atadas a recuerdos del pasado, momentos dolorosos de sus vidas y esto les impide avanzar. Mientras nos aferramos a pensamientos pasados no podremos enfocar nuestra mirada hacia adelante.
Pero ¿hasta cuándo pensar en algo que ya pasó?, ¿acaso podemos volver hacia atrás?
Resulta más saludable vivir el presente que ahondar nuestro pasado y focalizarnos en las experiencias vividas como resultados de grandes aprendizajes.
En muchas ocasiones se presenta una conexión entre el pasado y el perdón.
El Dr. José Luis Lillo Espinosa, médico-psiquiatra, psicoanalista y miembro de la Sociedad Española de Psicoanálisis, considera que el perdón, en la medida que supone la superación del resentimiento, consolida el sentido de la dignidad, refuerza la soberanía del Yo, conjetura el logro de una auténtica madurez y nos libera de las ataduras con el pasado.
http://www.sep-psicoanalisi.org/wp-content/uploads/2011/04/Treball-LILLO-21-juny-2012.pdf
Pero, ¿cómo el perdón puede mejorar nuestra salud y bienestar?
Las investigaciones realizadas por la Universidad del Instituto de Michigan para la Investigación Social informó que “Las Personas que perdonan tienden a experimentar sentimientos reducidos de inquietud, nerviosismo y falta de esperanza.” Otra estudio de la Universidad de Tennessee-Knoxville, ha encontrado que el perdón también puede reducir la presión arterial y el ritmo cardíaco.
Esto me lleva a reflexionar que nuestro estado mental influye en nuestro propio bienestar y sentirnos en paz con nosotros mismos es parte de ese proceso de comprensión y de perdón.
Perdonar no proviene de un sentir humano sino que proviene de Dios y de comprender su naturaleza pura e inocente. Ese perdón que no admite ni conoce agravios, porque el amor no los conoce, es el primer paso para la curación en nuestra consciencia, en nuestro corazón.
Pude comprobar esto en una experiencia personal con una compañera de trabajo. Éramos muy unidas en cumplir con nuestras obligaciones y también en disfrutar los momentos laborales con mucha alegría. Hasta que se incorporó nuevo personal y las cosas parecieron cambiar. De repente, noté cierto distanciamiento y agresividad hacia mí. Me sentía dolida y ofendida con sus actitudes y la relación cada día se tornaba más difícil. Me provocaba malestar e inquietud y comprobé que ese estado de resentimiento me estaba afectando mentalmente.
Hasta que un día comprendí que la clave estaba en espiritualizar mi estado mental, es decir, abandonar los conceptos equivocados y observarla de una manera diferente, más elevada y reconociéndola a ella y a mí misma como una idea espiritual del Amor.
Este cambio en mi manera de pensar me permitió aquietar aquellos pensamientos negativos que pretendían invadir mi consciencia, la situación mejoró notablemente y volvimos a hacer las mismas de siempre.
Jesús nos dejó la oración como nuestra arma principal para superar el mal y esta oración nos enseña a perdonar y a amar a quienes nos ofenden.
El Amor nunca deja de ser. Esta cita bíblica amplía nuestra comprensión del verdadero amor, ese amor espiritual que nos libera del egoísmo y del rencor y nos absorbe por completo. Este Amor es identificado como una cualidad de la naturaleza de Dios. Ese Amor perfecto e infalible.
“No dejes que se muera el sol, sin que hayan muerto tus rencores”. (Mahatma Ghandi)
No podemos dirigir lo que acontecerá en nuestra vida en el futuro pero podemos comenzar valorando el día a día que se nos presenta, el aquí ahora, ocupándonos en vez de preocupándonos y aceptando cada día como el desarrollo de nuevas oportunidades y posibilidades.
¡Vivamos en plenitud!
María Damiani escribe acerca de la salud y el bienestar desde una perspectiva espiritual y es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en España. Email: spain@compub.org Twitter: @compubespana
(Imagen:  © GLOW IMAGES)

domingo, 27 de enero de 2013

la mariposa azul en busca de un sueño (2004).


TÍTULO ORIGINAL The Blue Butterfly
AÑO 2004
DURACIÓN 97 min.
PAÍS
DIRECTOR Léa Pool
GUIÓN Pete McCormack
MÚSICA Stephen Endelman
FOTOGRAFÍA Pierre Mignot
REPARTO William Hurt, Pascal Bussières, Marc Donato
PRODUCTORA Coproducción Canadá-GB; Alliance Atlantis Films / Odeon Films / Galafilm Productions / Global Arts Productions
GÉNERO Drama | Basado en hechos reales. Enfermedad. Infancia
SINOPSIS Inspirada en un suceso real, "The Blue Butterfly" cuenta la historia de un niño de diez años enfermo terminal cuyo último sueño es atrapar un ejemplar de la más hermosa mariposa del planeta, la mítica y única Blue Morpho. Dicho insecto se encuentra sólo en las selvas tropicales de América Central y del Sur, pero la madre del chico convence a un renombrado entomólogo para que les lleve a un viaje a la jungal y puedan atrapar a la mariposa, comenzando todos un viaje que transformará sus vidas... (FILMAFFINITY)

Meditacion Walk

Meditacion Walk

Meditación andando

La meditación Walk (Meditación para andar) es un método que sincroniza la respiración con el número de pasos que se dan al caminar.
Empieza a caminar. 1 Paso, 2 pasos, 3 pasos , 4 pasos.... Una vez que hayas marcado el ritmo, inicia la respiración en coordinación con los pasos que das. Por ejemplo, inhalar durante dos pasos, manten la respiración antes de la exhalación del tercero, para los próximos dos pasos, deja tu aliento exhalado para el siguiente paso, a continuación, repite inmediatamente (inhalar para las dos etapas, etc.)
También puedes inhalar por cuatro pasos, manten durante dos, exhala por cuatro, o bien exhala por dos, etc.
Crear un patrón que es más cómodo. Si lo deseas, puede incluso eliminar la "retención de la respiración" de la meditación, que haría algo como esto: Inhala (los pasos que elijas), exhala (el mismo número de pasos que se inhalas), etc. Puede utilizar cualquier número de pasos que usted elija, siempre y cuando la inhalación y la exhalación número de pasos son iguales. Experimenta para ver qué te funciona mejor o te es más fácil o agradable.
A pesar de que es especialmente beneficioso caminar al aire libre, también se puede hacer este ejercicio caminando de un lado a otro, "ritmo", dentro de casa o en el trabajo. La ventaja de la meditación Walk es que puedes hacerla en cualquier momento que no estés sentado, esperando a un compañero, yendo al trabajo, etc. Trata de hacer este ejercicio todos los días a la misma hora y notarás asombrosos beneficios.
Puedes hacer la caminata de meditación durante el tiempo que desees, pero debe ser hecho por
al menos cinco minutos.
Si lo haces correctamente encontrarás que estás más consciente (consciente de tu entorno). Esto se debe a que la meditación te trae una mayor integración o unidad dentro de ti.
Recuerda, si te encuentras caminando delante de algo en movimiento o tienes prisa de llegar a algún lado o alguna situación similar, mejor no lo practiques, no lo estarás haciendo bien. Comienza de nuevo en otro lugar y momento.
Meditacion Andando

sábado, 26 de enero de 2013

La esfera de conciencia en la cual el ser se encuentra determina su calidad de vida.

¿Peras al olmo o amor a ti mismo?
En estos tiempos, más que nunca, estamos depositando el cambio en grandes hechos externos. Sean días comunes o días excepcionales, sea que no pase nada más que lo que ya está pasando o que suceda algo extraordinario, la verdad es que siempre la renovación está en las cosas cotidianas, en los pequeños pasos que hacemos para continuar aprendiendo y evolucionando. Sin embargo, nos mudamos de casa y de país; pasamos de un trabajo a otro; de una pareja a otra; tenemos hijos; hacemos cursos; nos movemos afuera frenéticamente…
Esperamos el gran acontecimiento que dará vuelta nuestro mundo sin darnos cuenta de que está siendo movido constantemente por los diminutos eventos que damos por sentado. Es habitual que, cuando nos quejamos de algo, digamos “es una tontería, pero me molesta que…”. Sumemos muchas de esas tonterías, día tras día, y tendremos el cataclismo que estábamos aguardando. 
Por otro lado, esas cosas menudas son indicios de actitudes más grandes y arraigadas, a las que no deseamos ver ni enfrentar. Las evadimos como factores usuales de la existencia, sin querer admitir que son metáforas de aprendizajes esenciales. Por ejemplo, los celos, la envidia, la frustración, la soberbia o el autoritarismo no son “normales”. Son síntomas de nuestra inseguridad, falta de confianza o insatisfacción y deberíamos realizar una labor interna para aceptarlo y transformarlo. No obstante, continuamos exigiendo que el otro haga las reformas pertinentes para que nosotros seamos felices.
Me asombra la ceguera con que muchas personas siguen pidiendo “peras al olmo” a sus vínculos o a sus actividades durante años y años, aferrados a la fantasía de que algún día cambiarán y serán lo que tanto desean. Charlando con una paciente, me dice lo que le cuesta sobreponerse al rompimiento con una pareja. Le pregunto qué es lo que más le provoca pesar y me contesta algunas cosas obvias hasta que finalmente admite que son las ilusiones que se había hecho con él lo que más le duele soltar. 
Este es el meollo. Invariablemente, atraemos individuos y situaciones que provocarán el aprendizaje que nos hemos propuesto. ¿Cómo funciona? Al principio, parece que hemos encontrado a “la” persona que tiene todo lo que precisamos, que compensará el sufrimiento acumulado. Estamos en el paraíso. Poco a poco, la ilusión comienza a resquebrajarse y notamos que no es tan maravillosa, que tiene fallas, que justamente las fallas están en esos lugares que creíamos que encajaban perfectos para cubrir nuestra necesidad. Sin embargo, no queremos rendirnos a la evidencia y comenzamos el lento y doloroso desgaste de demandarle al otro lo que nos había “prometido”. Está demás decir que jamás lo cumplirá… no puede hacerlo, en realidad.
Nosotros “contratamos” a esas personas para que funcionen de co-protagonistas de nuestra novela, para que hagan de espejos en donde mirarnos. Necesidad es la clave. Nadie nos dará lo que necesitamos porque tramamos el argumento para que NOSOTROS nos proporcionemos lo que pedimos afuera. En el momento en que comprendemos esto y nos dedicamos a dárnoslo, el conflicto termina. Fin de la novela. Ahora, somos libres. Hemos resuelto el aprendizaje del alma.
¿Cómo comenzó? Tus padres plantaron la semilla de esta creación en tu infancia. Por eso, te resulta tan difícil soltar la ilusión. Es tu Niño Interno el que sigue pidiendo lo que necesita. Y no se calmará hasta que lo obtenga. Está en tus manos el hacerlo. ¿Quieres evitarlo? ¿Sigues esperando “la” persona, “el” trabajo, “la” decisión, “la” luz directamente venida del Cielo? Pierdes el tiempo y acumulas sufrimiento. 
Puedes verlo en acción en cada día de tu vida, en cada encuentro. Despierta. Cámbialo en el mismo momento en que te das cuenta. No preguntes cómo ni te atormentes inútilmente con que es difícil. Simplemente, respira, acepta que es tuyo, libéralo, date amor y comprensión. Sí, es un tiempo excepcional. El tiempo de despejar la oscuridad para encontrarte con el poder que tienes, con la luz que ya eres.
Autora: Laura Foletto
Creadora del Curso a Distancia: Creación Integral

Suzanne Powell "El Polo Positivo"

viernes, 25 de enero de 2013

El cristal oscuro, de Jim Henson & Frank Oz

Un cuento de hadas galactico




Hace mucho, mucho tiempo, en una lejana galaxia, existían estos diminutos seres de luz, pasando el 'rato', disfrutando su existencia en esa dimensión agradable e intemporal.

Y un 'día' un enorme y esplendoroso
ángel llegó hasta ellos con una muy seria expresión en su rostro. El ángel estaba buscando voluntarios para una misión cósmica muy importante.

"Tenemos este pequeño -pero especialísimo- planeta en los confines de la galaxia Alcyón llamado Gaia. Es único, como un hermoso jardín y está habitado por cientos de miles de formas vivientes diferentes. Ha sido una especie de estación experimental en la galaxia y contiene una forma de vida humanoide muy interesante que se manifiesta en las frecuencias
altas y bajas más conocidas en el cosmos. De hecho es el epítome de la dualidad.
De una parte, es una increíblemente hermosa forma de vida capaz de vibrar a las más altas frecuencias del amor, la luz y el gozo conocidas en todo el universo.
De otra parte, es capaz de vibrar en las frecuencias más densas y oscuras que el cosmos jamás haya presenciado -frecuencias que ya han sido sobrepasadas en el 'pasado' en la evolución del resto de la creación.
Esto es lo que está sucediendo.
Dentro de la dimensión del tiempo, este planeta atraviesa ciclos cósmicos periódicos. Está en estos 'momentos'
completando dos ciclos mayores -2,000 años solares de la era de Piscis y 25,000 años solares, el 'año' de traslación alrededor de Alcyón, el 'sol' en el centro de la Vía Láctea. Con la culminación de este ciclo, muchas cosas están terminando y muchas otras comenzando. Pero más importante, el planeta está experimentando una infusión de luz que está dramáticamente
incrementando su frecuencia.
Como es lo usual en momentos de una transición grande, las turbulencias se harán más frecuentes. Algunas de éstas serán geológicas, porque Gaia es un planeta viviente y está en evolución.
Pero muchas de las turbulencias afectarán a la especie humanoide que domina el planeta.
Éste no es el momento más fácil para la especie -especialmente los que están dormidos y los que vibran a las frecuencias más bajas. Según la frecuencia del planeta cambie se incrementará la inseguridad que a su vez traerá el temor.
La primera era de la evolución en ese planeta fue la era física y la palabra clave fue 'supervivencia'. La segunda era, que está terminando ahora, fue la mental y la palabra clave fue 'lógica'. La tercera era, que está comenzando, es la del corazón y la palabra es 'amor'. Ésta es la más alta frecuencia.
Aquellos que en la actualidad tienen en sus manos las riendas del poder del planeta son los de los antiguos órdenes de lo físico y lo mental. En tanto ellos hagan una elegante transición hacia una vida centrada en el corazón y guiada por la Divinidad, será una transición fácil. En la medida en que ellos sean incapaces de hacer esta transición, experimentarán una gran confusión.

Así que ésta es la situación en Gaia. La razón de mi presencia entre Ustedes es encontrar voluntarios que estén dispuestos a encarnarse como humanoides en ese planeta para ayudar a que se realice una transición fácil y sin problemas. Hemos enviado profetas y maestros en el pasado. Muchas veces los persiguieron brutalmente y los mataron. En ocasiones los adoraron
como dioses y fundaron religiones y rituales elaborados alrededor de ellos y usaron estas religiones para controlar a los demás.

Hicieron todo, menos seguir las sencillas enseñanzas que se les ofrecieron.
Así que ahora vamos a intentar algo diferente. No más profetas, salvadores ni avatares que puedan utilizar para crear religiones. Esta vez estamos enviando miles -cientos de miles- de seres de luz con sólo dos misiones:
1) Que permanezcan en su corazón. Pase lo que pase, permanezcan en su corazón.
2) Que recuerden quiénes son, por qué han ido allí y de qué trata todo ello.
Esto parece sencillo, ¿cierto? Desgraciadamente, ¡no lo es! Como les he dicho, la dualidad ha alcanzado su culminación en ese planeta. Esa especie ha perfeccionado la ilusión del bien y del mal. El mayor desafío que enfrentarán es recordar Quiénes Son Ustedes Realmente, Porqué Están Allí y De Qué Trata Todo Ello. Cuando recuerden, serán capaces de permanecer en sus corazones, independientemente de lo que esté aconteciendo en el exterior.
Así que ¿cómo sabrán que están perdiendo la memoria? Será fácil.
Observen sus juicios.
En el instante que noten que están juzgando, sabrán que han olvidado Quiénes Son Realmente, Porqué Están Ahí y De Qué Trata Todo Ello.

Esa será la señal.

Ahora, éste es el desafío. La vida en ese planeta requerirá una gran cantidad de discernimiento -la sabia evaluación de lo que es verdadero, de lo que es apropiado y de lo que representa el mayor bien para ambos: para Ustedes y para el planeta. En muchos sentidos el discernimiento es similar al juicio. Sin embargo conocerán cuándo están discerniendo y cuándo se han apartado de sus corazones, cuando estén condenando.
Sabemos cuán desafiante puede ser ese planeta. Sabemos cuán reales aparentan ser las ilusiones en ese planeta. Sabemos la enorme densidad de esa dimensión y la presión que tendrán que soportar. Pero si sobreviven esta misión -evolucionarán a hiper velocidad.
También debo informarles que reconocemos que muchos de los que vayan al planeta como semillas estelares nunca germinarán -nunca despertarán al recuerdo de quiénes son verdaderamente. Algunos despertarán y comenzarán a brillar, para después ser apagados por las opiniones y las ideas predominantes a su alrededor. Otros despertarán y permanecerán
despiertos y su luz se convertirá en la fuente de inspiración y de memoria para muchos.
Ustedes encarnarán sobre todo el planeta, en cada cultura, cada raza, cada país, cada religión. Pero serán diferentes. Nunca encajarán completamente.
Según vayan despertando reconocerán que sus verdaderas familias no están entre los de su propia raza, cultura, religión, país ni aun en la familia biológica; sino en su familia cósmica -aquellos que llegaron como Ustedes con la misión de ayudar de maneras impactantes o sencillas en la transición que está ocurriendo. La verdadera hermandad y la globalización en sus formas más elevadas llegarán con la memoria de Quiénes Son Ustedes Realmente, Porqué Están Ahí y De Qué Trata Todo Ello.
Llegarán cuando regresen al templo de la Presencia Divina -sus corazones- donde esta memoria está guardada y desde donde son llamados a servir al mundo.
Así que, ¿están listos?
Ah, que no se me olvide, hay un par de pequeños detalles que debo mencionar... Por la densidad de la dimensión, no podrán permanecer en ella sin un traje espacial. Es un traje especial que se va transformando según pase el 'tiempo'. Hay bastantes cosas que deben saber, pero por falta de 'tiempo', ¿por qué no se lo prueban y lo van conociendo? Una advertencia antes que se vayan: existe el peligro de que se olviden y piensen que SON el traje espacial, en vez de ser éste sólo un vehículo para moverse en esa dimensión.
Una vez allá podrán observar la variedad de trajes espaciales y la gran atención que se les presta. Sin embargo, a pesar de la infinita variedad, por la dualidad de ese planeta, sólo caen bajo dos categorías básicas llamadas 'géneros'.
De nuevo, no tenemos mucho 'tiempo' para repasar todo esto ahora. Pero encontrarán la relación con sus propios trajes espaciales la mar de interesante e instructiva.
El otro pequeño detalle es éste:
Con el fin de operar en esa dimensión van a recibir un microchip llamado 'personalidad'. Éste es su cédula de identidad que junto al traje espacial esencialmente los diferenciara unos de otros. Esto les permitirá participar del holograma allí -lo que llaman 'realidad por consenso'.
De nuevo, existe un grave peligro de que queden tan inmersos en el drama de las personalidades holográficas que olviden quiénes son verdaderamente y piensen que SON sus personalidades.
Sé que les parece increíble ahora, pero esperen estar allá.
Nuevamente, quedan muchas cosas en las que los podamos orientar, pero pensamos que todo lo pueden aprender con la práctica 'en vivo'.
Lo más importante es recordar: Quienes Son Realmente, Porqué Están Allí y De Qué Trata Todo Ello.
Si pueden hacer eso, todo saldrá bien. Pero tomen nota: SON tan pocos los que realmente recuerdan esto que resaltan como 'diferentes' y los demás les llaman 'Iluminados', 'Misticos' o nombres similares.
Extraño, ¿no les parece?
Bueno, que tengan ¡Buena Suerte y un Buen Viaje!
ATTE: Anakim Infinity Cosmic

TOMADO DE http://www.leycosmica.org/

jueves, 24 de enero de 2013

FILOSOFÍA DE LA FELICIDAD


Foto: FILOSOFÍA DE LA FELICIDAD

Ama, respira, vive.
Observa cada amanecer de mar de manera diferente.
Genera paz y entusiasmo. Sonríe. No niegues lo que no entiendes.
Sé natural. No especules. Vive sin el reloj en la mente.
No seas posesivo. Se feliz sin depender. Aprecia un cuadro, píntate uno.
Cambia el peinado. Sé un jardinero. Sueña y realiza. Busca tu destino.
Seduce. Brilla con luz propia. No te identifiques, eres solo un pasajero.
Reza. Guarda los secretos. Vuélvete niño. Cultiva el espíritu.
Cuida tu cuerpo. Conoce tus deseos. Goza. Libérate. No controles. 
Fluye. Siente la lluvia. Canta tu tema preferido. Vuélvete creativo.
Estate atento, se receptivo. Deja que la luna llena te hechice.  Cambia de rumbo.
No critiques, ni condenes. Danza de forma erótica. Siente el fuego. 
Confía en ti mismo. No te enfermes, purifícate. Imagina de manera positiva.
Mata la rutina. Usa la magia. Vive sin miedos. No pongas trabas: sé simple.
Sabes quién eres?
Busca el éxtasis. Emociónate. No te preocupes. Usa el tacto. Perfúmate. Sé flexible. 
Vence lo triste. No dividas. Sorprende. Vive el presente. Eleva tu energía.
¡Despiértate!
Usa la conciencia, no la moral. No creas en la tradición. Busca la causa.
Adáptate a los cambios. Salta fuera de la masa. No busques la seguridad.
Disfruta tu trabajo. Siéntate bajo un árbol. Siente el silencio.
Brinda un servicio. Enamórate. Celebra. Supera las pruebas.
Confía en Dios.
No hagas daño. No reprimas lo que sientas. Mira a los ojos. 
Relájate y haz meditación. Vence la pereza. 
Sigue tu vocación. Amígate con tu soledad. Observa el cielo, no tiene un tope.
Practica yoga. Conéctate. No te dejes desacreditar, mantén tu postura.
No guardes rencor. Sé agradecido.
Abre la mente. No hables mal de los demás. Sé honesto y divertido.
Concéntrate en dar: todos recibimos. Ordena tus cosas. 
Cierra los ojos, busca lo místico.
Bebe vino en la cena. Goza del sexo con el Tantra y el Kamasutra.
Comete errores: nunca dos veces el mismo. Llora. No estudies, aprende.
Interpreta los sueños. Usa el poder. No marques el camino. Confía en la intuición.
Llama a tu ángel. Toma la energía del sol.  Estírate, pega el salto.
No acumules cosas innecesarias. Escribe un poema. 
Haz un regalo. No cargues el pasado.  Sé práctico.
Duerme 8 horas. Trabaja 8 horas. Goza 8 horas.
Dile no a los extremos. Confía en el plan.  Busca la evolución.  
No te dejes dominar. Cocina tu alimento.
Toma un masaje.  Entra en un bosque. No des todo por sentado.
Descubre los mitos. Interpreta los símbolos. Escribe una carta.
Cultiva la telepatía. Enciende una vela. Piensa con abundancia. Destierra la envidia.  Siente el misterio. No sufras por cosas que no existen. Usa tu libertad. 
Usa la alquimia.  Pide descuento.  Sube una montaña. 
Sé espiritual y material.  No te apures, no te demores,  sigue tu ritmo.
 No hables demasiado. No mires demasiados noticieros.
Vuélvete sabio. Mira para adentro. No eches culpas.
Realiza un viaje.  Juega la vida.
Vuélvete artista.
Suéltate.
Siente tu alma: Ilumínate...
©Guillermo Ferrara

www.guillermoferrara.org
Facebook.com/guillermoferrara
Twitter.com/GuilleFerrara

Ama, respira, vive.
Observa cada amanecer de mar de manera diferente.
Genera paz y entusiasmo. Sonríe. No niegues lo que no entiendes.
Sé natural. No especules. Vive sin el reloj en la mente.
No seas posesivo. Se feliz sin depender. Aprecia un cuadro, píntate uno.
Cambia el peinado. Sé un jardinero. Sueña y realiza. Busca tu destino.
Seduce. Brilla con luz propia. No te identifiques, eres solo un pasajero.
Reza. Guarda los secretos. Vuélvete niño. Cultiva el espíritu.
Cuida tu cuerpo. Conoce tus deseos. Goza. Libérate. No controles.
Fluye. Siente la lluvia. Canta tu tema preferido. Vuélvete creativo.
Estate atento, se receptivo. Deja que la luna llena te hechice. Cambia de rumbo.
No critiques, ni condenes. Danza de forma erótica. Siente el fuego.
Confía en ti mismo. No te enfermes, purifícate. Imagina de manera positiva.
Mata la rutina. Usa la magia. Vive sin miedos. No pongas trabas: sé simple.
Sabes quién eres?
Busca el éxtasis. Emociónate. No te preocupes. Usa el tacto. Perfúmate. Sé flexible.
Vence lo triste. No dividas. Sorprende. Vive el presente. Eleva tu energía.
¡Despiértate!
Usa la conciencia, no la moral. No creas en la tradición. Busca la causa.
Adáptate a los cambios. Salta fuera de la masa. No busques la seguridad.
Disfruta tu trabajo. Siéntate bajo un árbol. Siente el silencio.
Brinda un servicio. Enamórate. Celebra. Supera las pruebas.
Confía en Dios.
No hagas daño. No reprimas lo que sientas. Mira a los ojos.
Relájate y haz meditación. Vence la pereza.
Sigue tu vocación. Amígate con tu soledad. Observa el cielo, no tiene un tope.
Practica yoga. Conéctate. No te dejes desacreditar, mantén tu postura.
No guardes rencor. Sé agradecido.
Abre la mente. No hables mal de los demás. Sé honesto y divertido.
Concéntrate en dar: todos recibimos. Ordena tus cosas.
Cierra los ojos, busca lo místico.
Bebe vino en la cena. Goza del sexo con el Tantra y el Kamasutra.
Comete errores: nunca dos veces el mismo. Llora. No estudies, aprende.
Interpreta los sueños. Usa el poder. No marques el camino. Confía en la intuición.
Llama a tu ángel. Toma la energía del sol. Estírate, pega el salto.
No acumules cosas innecesarias. Escribe un poema.
Haz un regalo. No cargues el pasado. Sé práctico.
Duerme 8 horas. Trabaja 8 horas. Goza 8 horas.
Dile no a los extremos. Confía en el plan. Busca la evolución.
No te dejes dominar. Cocina tu alimento.
Toma un masaje. Entra en un bosque. No des todo por sentado.
Descubre los mitos. Interpreta los símbolos. Escribe una carta.
Cultiva la telepatía. Enciende una vela. Piensa con abundancia. Destierra la envidia. Siente el misterio. No sufras por cosas que no existen. Usa tu libertad.
Usa la alquimia. Pide descuento. Sube una montaña.
Sé espiritual y material. No te apures, no te demores, sigue tu ritmo.
No hables demasiado. No mires demasiados noticieros.
Vuélvete sabio. Mira para adentro. No eches culpas.
Realiza un viaje. Juega la vida.
Vuélvete artista.
Suéltate.
Siente tu alma: Ilumínate...
©Guillermo Ferrara

www.guillermoferrara.org
Facebook.com/guillermoferrara
Twitter.com/GuilleFerrara

Genesis de nuestra Creacion Espiritual


Rolando comparte la historia de como fuimos creados en la 7ma Dimension y lo que provoco que decendieramos de dimension. En este episodio se contestaron preguntas de los participantes. A traves de Gmail Hangout pueden participar y aparecer en la transmision. Con tan solo tener cuenta en Gmail, lo podras hacer en futuras transmisiones. www.facebook.com/solesky.itatlan

miércoles, 23 de enero de 2013

Zen, la vida de Dogen (completa con subtitulos en español)

¿QUÉ ES UN CÓDIGO DE LUZ?


Los códigos de Luz son el lenguaje mismo del universo emitido desde el centro del Corazón Solar en Amor puro y cristalino. Son pulsaciones emitidas desde el Corazón Solar (la fuente misma de la existencia) que surgen y se expanden a través del cosmos, viajando multidimensionalmente. Es en esa expansión que atraviesan los Soles de los sistemas planetarios y galácticos fundiéndose e incorporando las matrices y frecuencias geométricas de cada uno de ellos.
Un Código de Luz es una pulsación cristalina multidimensional que nos transmite todo un paquete de información luminosa, la cual puede ser traducida por nuestra conciencia de diversas formas, ya sea a través del sonido, la forma, el color, como transmisiones telepáticas de conceptos e ideas sutiles y alineadas a la verdad divina o simplemente como un sublime sentimiento de Amor y purificación en nuestro Corazón. Al ser energías vivas se adaptan a nuestro Ser y a nuestro nivel de conciencia, ampliando nuestros rangos de percepción cósmica y aportándonos las sanaciones y alineaciones que necesitemos. 
Son paquetes de información que actúan de forma inmediata en nuestras células, ADN y realidades, pues son compuestos de Energía pura de vida, que al fusionarse con nuestro campo energético y con el campo cuántico que nos rodea, lo modifica y lo equilibra, para que manifieste la mas pura perfección multiversal. Estos códigos de luz actúan y se activan en Nosotros, primeramente, nos inundan con su Energía, emergen desde nuestro interior, desde nuestra memoria celular. Al recibirlos, Nosotros nos convertimos en un canal de la energía viva solar que los creó.
Al recibirlos como canal, nos convertimos en los códigos. Fluyen a través de Nuestro Ser y a su vez ellos se empapan con nuestra propia sabiduría interior y con el sello vibracional de Nuestra Esencia, de Nuestro Ser superior! Para después, plasmarlos en la memoria celular de la Tierra y en la Rejilla Cristalina que la cubre y así, los Códigos de Luz forman parte de todo lo que nos Rodea y de todas las personas que nos rodean.
Sin embargo, sin importar si somos o no, portadores y canalizadores de los Códigos de Luz, todos podemos recibirlos en Nuestras vidas y alinearnos a su frecuencia y plasmarlos a nuestro alrededor. Pues los Códigos tienen la capacidad de fundirse con quien los recibe en su vida y actuar directamente en su cuerpo y a través de la persona y, a través de su campo cuántico, afectar y transformar la realidad colectiva.

martes, 22 de enero de 2013

EJERCICIO CON LA CONCIENCIA VIBRATORIA

TOMADO DE http://lospasosdelalma.blogspot.com.es

Es recomendable que iniciemos y terminemos cada día con esta práctica, ejerciéndola como un medio práctico para alinearnos conscientemente con el punto causal de la vida: la corriente vibratoria fluyendo a través de nosotros y de todas las manifestaciones que llamamos “creación”.
La tecnología vibratoria que se ofrece aquí no es ni religiosa ni espiritual, es simplemente un mecanismo perceptual, que honra la manera en la que fluye al exterior la experiencia humana desde su fuente unificada. A través de su aplicación, entrenamos nuestras capacidades para trabajar conscientemente con el flujo natural de nuestra conciencia, conforme se mueve hacia fuera al mundo y de vuelta hacia nuestro punto causal final.
Aplicar diariamente esta práctica es un medio simple, eficiente y fluido para permanecer anclados dentro de todas nuestras actividades internas y externas.
Cuando se aplica consistentemente, las consecuencias de ejercer esta tecnología perceptual son auto-evidentes, como cambios perceptuales notables dentro de nuestra experiencia diaria y la facilidad con la que recibimos lo que requerimos para nuestra evolución.
Aunque esta tecnología es vulnerable para detonar experiencias internas – el énfasis para aplicarla diariamente no es “tener una experiencia interna”. En su lugar, la intención es mejorar nuestro nivel de consciencia causal dentro de todos nuestros encuentros, internos y externos.
PASO UNO:
Siéntate cómodamente, con las piernas cruzadas o en una silla, con tu espalda recta pero relajada. Asegúrate de no tener frío.
Mantén tus ojos cerrados durante toda la práctica.
Conecta tu respiración durante 15 minutos.
Respira lo suficientemente intenso como para que seas capaz de escuchar claramente tu propia respiración.
De preferencia inhala y exhala solo a través de la nariz, pero si la nariz está bloqueada, inhala y exhala solo a través de la boca.
En sincronía con tu respiración, repite mentalmente la expresión: “YO ESTOY AQUÍ AHORA EN ESTO”. YO [durante la inhalación] ESTOY [durante la exhalación] AQUÍ [durante la inhalación] AHORA [durante la exhalación] EN [durante la inhalación], ESTO [durante la exhalación].
YO ESTOY [Representa nuestro estado de ser, y la Presencia del YO SOY.]
AQUÍ [Nuestro centrado espacial.]
AHORA [En donde estamos anclando nuestra conciencia dentro de esta cronología.]
EN ESTO [Abrazar nuestra experiencia actual como es – pero de forma impersonal.]
PASO DOS:
Después de 15 minutos, inhala tan profundo como sea posible a través de tu boca, llenando tus pulmones a su máxima capacidad, después sostén esta respiración hasta la cuenta de 20 [o menos si es demasiado para ti].
Libera la respiración a través de tu boca.
Repite esta inhalación, sostén, y cuenta hasta 20, seguido por una suave exhalación, 3 veces.
PASO TRES:
Ahora retira tu atención de tu respiración y permite que descanse en el punto en donde reside tu conciencia cuando estás “presente con tus ojos cerrados”. Este punto interno, ligeramente sobre y entre tus ojos físicos, es tu centro del ojo.
Mientras descansas dentro de tu centro del ojo, repite mentalmente “YO ESTOY AQUÍ AHORA EN ESTO”, durante 10 minutos.
Cada vez que te des cuenta de que tu atención está divagando de esta repetición deliberada, en otros paquetes de pensamiento externos generados inconscientemente, suavemente llévala de vuelta y continúa la repetición deliberada.
Vuélvete consciente de los dos lugres distintos en los que tu conciencia es capaz de residir durante esta práctica: Presente en una repetición mental delibrada en tu centro del ojo, y divagando inconscientemente lejos de tu centro del ojo dentro del estado de sueño que llamamos “pensamiento” [sobre el pasado y el futuro].
No te preocupes por este divagar inconsciente, simplemente obsérvalo. Permanece con él sin condición.
PASO CUATRO:
Cesa la repetición mental.
Usando la percepción sensitiva, hazte consciente de ti como un campo de energía vibrando delicadamente.
Siéntate con esta experiencia sensitiva durante unos momentos.
PASO CINCO:
Detén la repetición mental y el sentimiento de todo tu campo vibratorio y enfócate solamente en escuchar.
Primero escucha durante unos momentos cualquier sonido que oigas en el mundo a tu alrededor. Escúchalos sin condición. Escúchalos como si los “recibieras” audiblemente, como si ahora fueras “un receptor” de estas vibraciones de audio. Permítete percibir todos estos sonidos externos, sin importar lo que sean, como si fueran emitidos por el punto causal unificado de todo lo que es. Como si todos estos sonidos externos acumulados conformaran “la conversación de Dios”.
Ahora delicadamente retira tu conciencia de estos sonidos externos, y permítete una vez más descansar dentro de tu punto de presencia interna – en el centro del ojo. Esta vez, escucha solo sonidos que provengan de tu interior. Lo que sea que escuches es válido. Si no escuchas nada, escucha la nada.
Conforme escuchas estos sonidos internos – o la nada interna – asegúrate de que tu atención permanezca anclada en el centro del ojo.
Cada vez que te hagas consciente de que tu atención se ha desviado de escuchar deliberadamente el centro del ojo, para seguir paquetes de pensamiento generados inconscientemente o sonidos externos, gentilmente llévala de regreso y continúa escuchando deliberadamente.
Sé consciente de los dos lugares distintos en los que eres capaz de residir durante esta parte de la práctica: Presente en una escucha deliberada en tu centro del ojo – y divagando inconscientemente lejos de tu centro del ojo en el estado de sueño llamado “pensamiento” [sobre el pasado y el futuro.]
No te preocupes por este divagar inconsciente, simplemente obsérvalo. Permanece con él sin condición.
Escucha internamente durante 5 minutos – o más si lo deseas.
Este estado de “escuchar”, o “ser un receptor”, es una contemplación vibratoria. Escuchar es la forma en la que el corazón siente inicialmente lo vibratorio.
Una vez que escuchamos cualquier sonido interno – o la nada interna – estamos ahora en la puerta hacia nuestro portal interno de conciencia vibratoria. Lo que sea que ocurra más allá de este punto, es para que lo conservemos como un tesoro para nuestra riqueza interna y nuestro bienestar externo.
La eficiencia de esta práctica no tiene que ver con lo que escuchemos internamente, sino en nuestra capacidad para permanecer “en un estado de escucha”. Este “estado de escucha” – de “ser un receptor” conscientemente, empodera que nos volvamos vulnerables a “recibir conscientemente todo lo que requerimos para nuestros encuentros diarios, directamente desde nuestra fuente unificada”. Conforme evoluciona su capacidad para escuchar, también lo hace nuestra capacidad para recibir.
Esta práctica vibratoria no tiene que ver con perfección – se refiere a participación plena en nuestra experiencia humana desde un “punto causal de ti”. No lo intentes. Relájate en ella y disfruta la consecuencia inevitable. La facilidad proviene de la facilidad.
Michael Brown
www.thepresenceportal.com
Traducción Claudia Cuesta, http://www.reskarendaya.com
Viahttp://hermandadblanca.org

EL PRINCIPE QUE CONTEMPLABA SU ALMA


Bab "Aziz: El príncipe que contemplaba su alma
Nazer Khemir
Sobre un desierto avanzan dos figuras, una niña llamada Ishtar y su anciano abuelo ciego, un sufí llamado Bab'Aziz. Buscan la gran reunión de derviches que tiene lugar cada treinta años en un sitio.

lunes, 21 de enero de 2013

BUSCAR Y ENCONTRAR

1.        OBJETIVOS Y  PROPOSITOS
Si en la estación yo pido un boleto, la persona que atiende me dirá: “¿Hacia dónde?”.  Si yo le respondo: “A todas partes”, él sacudirá sus hombros y me dirá que visite a un doctor.  Esta persona puede no saber que está actuando bajo la Ley de Actualización Selectiva, lo que significa que no se pueden actualizar todas las posibilidades que están abiertas en un momento dado.  Aún, si no hacemos la selección conscientemente, algo la hará por nosotros y al final del viaje, habremos llegado a un destino y todos los otros que eran posibles al momento de la partida, serán ahora ‘podrían haber sido’.

Debemos comprender el significado de la actualización selectiva, si queremos hacer un mejor uso de nuestras posibilidades.  Cuando era joven, descubrí que tenía un don para los idiomas y aprendí una docena o más sin dificultad.  Entonces, comencé a estudiar Chino y puedo recordar vívidamente el momento cuando me quedó claro que si yo quería aprender Chino en forma apropiada, debería abandonar muchas otras cosas que yo deseaba hacer.  Yo abandoné el idioma Chino, diciéndome: “Si yo vivo hasta los cien años, nunca voy a aprender Chino”.  Alrededor de ese mismo tiempo, tuve la posibilidad de entrar en política y viajar al Este y  nuevamente tomé mi decisión, dándome cuenta que nunca llegaría a ser un Ministro de Gobierno.  En ese momento, yo había tomado la decisión que yo quería la transformación más que ninguna otra cosa y estaba preparado para abandonar otras posibilidades para lograrlo.  Había, sin embargo, mucha vaguedad y demasiada imaginación en mi actitud hacia la transformación y no fue hasta muchos años después, que yo comencé a ver por mi mismo que implicaba realmente la elección.  Cuando hice la elección,  yo estaba estudiando con P. D. Ouspensky, quien insistía en clarificar nuestro objetivo. El me destacó que no tenemos base para decidir lo que está ‘bien’ de lo que está ‘mal’ para nosotros.  Yo no puedo decirle a la persona que vende boletos, que me ha dado el boleto ‘equivocado’ a menos, que yo sepa donde quiero ir.  Aún si decimos que existe una moralidad objetiva, que hace que algunas acciones sean buenas y otras malas: Esto me afecta sólo si yo quiero ser un hombre ‘bueno’, o si quiero aparecer bueno a los ojos  de mis vecinos.  Si no tengo ningún objetivo: “Dios y el Demonio no son para tomarlos en cuenta”.
Habitualmente, los principiantes en el camino a la transformación, formulan sus objetivos en términos demasiado elevados y demasiado vagos, para dar una base de elección.  Debemos tener una idea de la conexión entre metas y medios.  Si queremos tener una vejez alegre, es casi seguro que debemos estar preparados para trabajar duro.  Si queremos ser libres, tenemos que sobreponernos a nuestros gustos y aversiones.  Si queremos ser sanos, debemos mantener nuestro cuerpo bajo control.  Si deseamos adquirir un alma, debemos cultivar la unidad de propósito.  Si aspiramos a la perfección, debemos estar preparados para sacrificar ‘todo lo que esté en el camino’, incluyendo a nosotros mismos.  Es mucho mejor elegir un objetivo que podamos comprender y del cual estemos seguros que uno que no sea más que una esperanza piadosa.
La formulación de un objetivo es la primera prueba de sinceridad.  Yo he citado el ejemplo de la señora que deseaba ser libre de ella misma pero que no podía sacrificar una taza de té. Nosotros constantemente nos mentimos acerca de lo que realmente queremos: Pero es inútil torturarse a uno mismo con auto – acusaciones.  Si no podemos ser sinceros y deseamos serlo, sólo podemos decir que esto es un objetivo a ser alcanzado en el futuro.  No podemos ser sinceros ‘a medida’.
No obstante, debemos estar claros en cuanto a lo que realmente queremos y tratar de decidir si estamos preparados para pagar el precio.
2.    LINEAS DE TRABAJO
Mucha gente imagina que su meta (objetivo) en la vida es ‘ayudar a la humanidad’ o ‘hacer la Voluntad de Dios’.  Como ellos no pueden saber qué es lo que necesita la humanidad y cuál es la Voluntad de Dios, estos objetivos son lo suficientemente seguros; pero habitualmente están impregnados de auto – engaño.  Gurdjieff dijo: “Si Ud. desea ser un buen altruista, Ud. debe aprender primero a ser un buen egoísta.”  Si queremos ayudar a los demás, primero que todo debemos aprender a ayudarnos a nosotros mismos.  La verdad es que la naturaleza humana está construida de tal manera que ni el egoísmo ni el altruismo se pueden lograr separadamente.  Nosotros de los demás y ellos necesitan de nosotros.
Esta no es la historia completa.  Nosotros podemos no saber qué significa ‘la Voluntad de Dios’; pero podemos estar bastante seguros que la humanidad existe para servir a algún propósito y que no llegaremos muy lejos, si ignoramos nuestro propio lugar en ‘esquema de las cosas’.  Así como el egoísmo es limitado en su ámbito, también lo es el perseguir un objetivo estrecho y sectario que aislaría a un grupo del resto de la humanidad.  Esto no es obvio en lo absoluto, ni tampoco aceptable para todos, pero si partimos con la esperanza de transformación, debemos suponer que existe un Gran Propósito en nuestra existencia.  De otra manera, la transformación no tendría significado.
De tales consideraciones, podemos llegar a la conclusión que una meta objetivamente válida en la vida, debe combinar tres objetivos distintos:
  1. Perfeccionarnos hasta donde sea posible.
  1. Ayudar a los demás.
  1. Servir el propósito de nuestra existencia.
Gurdjieff llamaba a los objetivos anteriores, ‘Tres Líneas de Trabajo’.  Yo no sé de dónde se originó el esquema, pero durante los ‘cuarenta y tantos’ años en que yo la escuché por primera vez, yo he crecido más y más, en el convencimiento que es la única base sólida para la planificación de nuestra vida.
Es interesante comparar este esquema con las ‘Tres Disciplinas’ de Shivapuri Baba, que juntas forman o constituyen lo que él llamó Swadharma o el Correcto Vivir.
  1. Disciplina Corporal.  Cuidado del cuerpo.  El deber hacia uno mismo, hacia nuestra familia y hacia la sociedad a la que uno pertenece.
  1. Disciplina Moral.  Práctica de las virtudes inculcadas en el Bhagavad Gita.   Liberarse a uno mismo de la esclavitud del gusto y la aversión.  El fortalecimiento y la purificación de la mente.
  1. Disciplina Espiritual.  La búsqueda de la Verdad o Dios.  Meditación de la Realidad Última.  Abandono de todos los apegos.
En este esquema, la  ayuda a los demás y el servicio, ocupan un lugar menor.  “¡Piensen solamente en Dios!  Saquen todo otro pensamiento de su mente”, era el gran precepto del hombre viejo.  Pienso que cuando comparamos con las tres líneas de Gurdjieff, vemos que Oriente y Occidente difieren en su actitud hacia el objetivo de su existencia.  El Oriente ve la vida como un mal del cual debemos buscar la liberación.  Occidente ve la vida como un campo en cual debemos buscar la plenitud.  La contradicción es fuerte, pero no es consecuencia que uno sea válido y que otro sea erróneo.  Existe una diferencia muy pequeña, en la selección de posibilidades, que se pueden hacer de acuerdo con el esquema que uno adopta.
No es la filosofía de la vida de uno la que importa, sino la forma que uno lleva a la práctica esa filosofía.  Una filosofía de egoísmo puro, que se siga en forma consistente e inteligente, nos llevaría a darnos cuenta que el bien de nosotros es inseparable de  aquel de otros y que ni nosotros ni nuestros vecinos podemos encontrar una felicidad duradera que no esté en armonía con el propósito de la existencia.  En el otro extremo, ‘la búsqueda de sólo Dios’, nos va a conducir al descubrimiento que Dios se encuentra en nosotros y nuestros vecinos  — no ‘en una suerte’ de Nirvana abstracto de la mente.
Nosotros, los hombres, estamos dotados de una cantidad limitada de creatividad libre.  Debemos servir a un Gran Propósito pero podemos hacerlo, en parte, a través de una auto – plenitud.  Podemos elegir una tarea para cumplir en la vida y una vez que la hemos realizado, tratarla como una obligación sagrada.  Se convierte para nosotros en un test de lo correcto y lo erróneo.  Lo que nos ayude a cumplir nuestra tarea, está bien y lo que la perjudica, está mal.  El Shivapuri Baba llamaba a esto el ‘deber de elección’, es decir, el deber que nos imponemos a nosotros mismos por nuestra propia elección.  Gurdjieff lo llamaba un ‘antojo’ y dijo que su antojo era llevar a los hombres a una nueva comprensión de Dios.  Orage dijo que su antojo era editar (imprimir) la mejor revista literaria de Londres.  Mi antojo es demostrar que es factible llevar todas las experiencias humanas posibles dentro de ‘un esquema consistente’ y yo he intentado esto en El Universo Dramático.  No importa que ‘nos quedemos cortos’ miserablemente en nuestra ambición:  El punto es que tales objetivos o antojos puedan ser consistentes con el esquema tripartita.  Incluso, es posible que un objetivo personal sea una necesidad, sin la cual ‘Las Tres Líneas de Trabajo’ no tomarán forma como un estilo de vida.  El ‘deber de elección’ puede ser simplemente aquel de ser una buena esposa, un buen padre o ser ‘un crédito para nuestra profesión’.  Todo lo que se requiere es que seamos realistas y que lo tomemos con la más absoluta seriedad, como una ‘obligación sagrada’.
3.    ETAPAS DE LA TRANSFORMACION
Uno de los aforismos inscritos en la Casa de Estudio del Instituto Gurdjieff para el Desarrollo Armonioso del Hombre era: “Sólo podemos crear condiciones para trabajo, no podemos hacer su trabajo por Ud.”  No era para menospreciar la importancia de las condiciones, sino para darle énfasis a la diferencia entre lo que los demás pueden hacer por nosotros y lo que nosotros debemos hacer por nosotros mismos.
Nosotros ni siquiera podríamos comenzar si no hubiera evidencias en todo nuestro entorno que gente, antes que nosotros, ha buscado y encontrado formas de auto – perfección y así, han dejado para nosotros la imagen del Hombre Perfecto.  Nosotros no somos atraídos por principios morales abstractos, sino por un Ideal, como se encarna en héroes y santos de tiempos pasados.  De ellos, las reglas morales derivan su autoridad y no al revés.  Nosotros que somos Cristianos aceptamos la ética Cristiana, no porque sea lógica o científica, o porque se haya demostrado que funcione bien en la práctica  –  de hecho, muchos podrían afirmar que la ética Cristiana ha sido un terrible fracaso  –  sino porque lo vemos ejemplificado en la vida y hechos de Jesucristo, sus apóstoles y santos que Lo siguieron.  En la misma forma, los Musulmanes, que están bien conscientes de la ética del Corán (Qur’an) no se aplica en las condiciones de la vida moderna, están dispuestos a aceptar a Mahoma  como el Hombre Perfecto  –  Insan-i Kamil.  Los Budistas ven al Hombre Perfecto en Gotama Buddha; los Judíos, en Abraham y Moisés; los Parsees en Zoroastro y los Hindúes en Rama o Krishna.
Estas figuras son lo que Gurdjieff  llamaba ‘Sagradas Imágenes’.  En torno a cada una de ellas, vemos una doctrina revelada y una forma de vida.  Lo que no vemos es que cada uno de ellos es una Fuente, de la cual fluye un torrente de altas energías que hacen posible la transformación para sus seguidores. Todos los hombres están influidos por estas energías, aún si han rechazado las Sagradas Imágenes de las cuales fluyen, y de ésta forma, el potencial interno para la transformación que existe en todo hombre se forma o toma forma en sus mentes.  Este es el Ideal que llama a cada uno de nosotros, y si la imagen del Hombre Ideal nos urge a responder, nos encontraremos embarcados en el camino a la transformación.
Esto no es necesario que ocurra conscientemente. En un principio, es seguro que exista mucha fantasía y auto – engaño pero si miramos cuidadosamente, es siempre la atracción del Ideal el que le ha dado una dirección a nuestras vidas.
 El paso siguiente es la transición de una condición general a un camino específico y particular.  Nosotros leemos o escuchamos acerca de un método.  Estamos impresionados por una persona o un grupo de personas a la que podamos conocer.  Encontramos una serie de condiciones que hacen posible para nosotros el aprender, luchar y recibir ayuda.  Nos enfrentamos a la elección entre seguir el camino que se nos ha abierto y mantenernos en la forma de vida en la cual hemos sido criados.  Esto puede involucrar  lucha y sacrificio.  No estamos lo suficientemente cerca del canal de transmisión de conocimiento y de ayuda para ser capaces de hacer uso pleno de nuestra capacidad de esfuerzo.
Muchas personas se quedan ‘pegadas’ (estancadas) en esta etapa porque les falta la discriminación para distinguir entre enseñanza auténtica y métodos artificiales y poco realistas.  Se requiere valentía (coraje), así como discriminación, ‘empujar’ la búsqueda hacia adelante porque va a significar sacrificio de un tipo no acostumbrado.  Por ejemplo, puede requerir de nosotros, reconocer que hemos cometido un error y estemos dispuestos a buscar de nuevo, separándonos a nosotros de otros que no pueden comprender la causa de nuestra insatisfacción y lo van a asignar a la impaciencia, celos u orgullo herido.  La imagen del Ideal tiene que ser muy fuerte y clara si hemos de tomar el paso siguiente.
Si persistimos, nos podemos encontrar en un nuevo conjunto de condiciones, donde el patrón de oportunidades corresponde al patrón de nuestra propia naturaleza.  La acción se vuelve ahora más específica e incluso más fructífera.  Podemos estar convencidos que hemos ‘encontrado nuestro camino’ y que todo lo que necesitamos es persistir lealmente en la senda que hemos seleccionado.  Hay todavía trampas (escollos) que no son fáciles de reconocer y evitar.  De mi propia experiencia, yo podría decir que los riesgos en esta etapa son, principalmente, los siguientes:
  1. Demasiada dependencia en una persona, antes que se establezca la verdadera relación maestro – discípulo.  Esta relación pertenece a la etapa siguiente, pero demasiado a menudo, quien realiza la búsqueda imagina que no solo ha encontrado a su ‘verdadero’ maestro, sino que también ha sido aceptado como un discípulo.  La verdad es que, en la etapa de las enseñanzas generales  –  la etapa exotérica, como se la llama a veces  –  no existe una responsabilidad personal ni hacia el maestro ni hacia quienes realizan la búsqueda.
  2. Métodos que son demasiado limitados en su alcance y, a la vez, aplicados con demasiada rigidez.  El fracaso en comprender que ninguna técnica es de una validez universal y que los resultados que den, van a depender de la etapa que ha alcanzado la persona que realiza la búsqueda y lo apropiado de las condiciones.  Un método puede, por un tiempo dado, dar resultados alentadores, incluso asombrosos y hacer surgir la convicción en la mente de la persona que realiza la búsqueda que es el único y correcto método para él.  Después de un tiempo, dejará de dar resultados y quien realiza la búsqueda frecuentemente va ha ser informado que ésta es su propia culpa  –  porque no se ha esforzado lo suficiente o porque ha hecho fracasar su trabajo por una falta de lealtad y persistencia.  El puede reconocer la considerable verdad en tales admoniciones y, sin embargo, ‘fallar en ver’ que él no puede intentar más esforzadamente y que las dudas que se le ha dicho que suprima, son consecuencias legítimas de su propia discriminación.
  1. La inhabilidad o la falta de voluntad o la falta de voluntad que está bloqueando el camino.  Esto puede ir desde el sacrificio material de posesiones hasta los más sutiles sacrificios de auto – voluntad o de auto – amor.  Si la primera etapa se ha desarrollado normalmente, la persona que realiza la búsqueda va adquirir suficiente profundidad de visión, dentro de su propia naturaleza y debilidades, para reconocer sus apegos y comprender por qué es necesario un sacrificio.  Este riesgo surge cuando ‘el buscador’ ha encontrado el camino apropiado para él y aparece ante él  la posibilidad de forjar ante él el lazo alumno – maestro y aún él no puede dar el paso mismo que permitirá al maestro ayudarlo.  El maestro, frecuentemente, está obligado a aparecer como exigiendo algo que no es razonable o estar perdiendo interés en quien realiza la búsqueda.   La desilusión y resentimiento pueden segar ‘al buscador’ a la oportunidad que está delante de él.
Es característico este ‘al revés’ del camino a la transformación, que cuando quien realiza la búsqueda está listo para culparse a sí mismo y se siente obligado a persistir, a pesar del fracaso, él, probablemente, debería cambiarse a un nuevo entorno; mientras que, cuando él siente que la culpa está en el maestro y que él no está siendo bien entendido, es recomendable que él debería sacrificar sus propios sentimientos y someterse, sin ninguna reserva, a lo que se requiere de él.
La cuarta etapa es, creo yo, marcada principalmente por el tipo de ayuda que puede recibir ‘el buscador’.  Para comprender esto, debemos volver al concepto de una Fuente.  La energía puede fluir de una fuente, pero debe tener un canal o ésta será disipada y perdida.    Los  canales para las energías psíquicas son las personas.  Tales personas son correctamente llamados Iniciados.    Ellos no son, necesariamente, hombres o mujeres perfeccionados y pueden cometer errores, e incluso, extraviar su camino; pero,  porque han permitido que les ocurra una acción específica, ellos se han convertido ‘en canales’ para transmitir energías superiores que pueden ayudar a la transformación de otros.
Existen docenas de formas en las cuales pueden operar los canales de transmisión.  Yo he conocido varias y cada una es distinta.  Esta es una de las características de la cuarta etapa: Ya no hay un patrón estereotipado reconocible.  Todo está hermosamente ordenado y efectivo, pero es siempre específico a un momento dado, a un lugar determinado y a una serie de circunstancias.  Cuando éstas cambian, el patrón se disuelve.
Yo les voy a describir un ejemplo inocuo.  En una oportunidad, viajando por el Noroeste de Persia, encontramos con una Comunidad Sufi, de la Orden Jellali, cuyo centro principal está ubicado en Turkestán.  Fuimos bienvenidos y yo no podía dudar que ellos poseían la auténtica cualidad de un ‘canal’ de transmisión y estaban abocados a una tarea específica.  Las circunstancias evitaron que nos quedáramos el suficiente tiempo como para hacer un verdadero contacto, pero en años posteriores, varios de mis amigos, a quienes yo les había contado del encuentro, trataron de ubicarlos nuevamente, pero ellos había desaparecido sin dejar huella.  Con el transcurrir del tiempo, supe que la Comunidad Sufi estaba conectada con una hermandad, muy ampliamente extendida en el Medio Oriente, en la cual, inesperadamente, comencé a interesarme y de quienes yo recibí una ayuda muy valiosa.
Un punto de la historia, es que tales oportunidades están disponibles en un momento en dado y en un lugar en particular y deben tomados en la forma peculiar requerida.  Una vez que ha pasado el momento, la puerta se cierra o más bien, deja de existir.  Un segundo punto es que para reconocer la oportunidad, uno tiene que haber alcanzado la etapa del  propio despertar, en la cual la ayuda puede ser dada.  Estos no son principios teóricos o abstractos: Yo he visto, una y otra vez, cuan cerca la gente ha estado de un maravilloso paso hacia adelante y ha desperdiciado su oportunidad. A menudo, estas mismas personas han estado convencidas de  estar listas para hacer cualquier ‘sacrificio razonable’, para realizar un real paso adelante y, no obstante, no podían ‘ver’ que lo que se requería de ellos era, no solamente razonable, sino también obviamente necesario para su propio bien.
Esto no quiere decir que las exigencias que se nos hacen cuando entramos a la cuarta etapa sean fáciles de prever o de prepararse.  Por el contrario, siempre son inesperadas e incluso contrarios a lo que nos enseñaron a buscar.  En el Capítulo 2, me referí a La Ley de Riesgo (Law of Hazard).  Nuestra ‘comprensión’ común nos dice que el riesgo es algo a ser evitado por el cuidado y la previsión.  En realidad es superado únicamente si la persona toma más riesgos.  Muy pocas veces la ayuda consiste en hacer las cosas más fáciles sino más bien, en crear lo que parecen dificultades gratuitas e incluso absurdas.  Nosotros nos apoyamos en una ‘muleta’, la cual se nos quita para obligarnos a caminar.  Ponemos nuestra confianza en una persona, la que nos traiciona (delata), para enseñarnos a confiar en nosotros mismos.  Hemos ‘probado y demostrado para nosotros’ que algún método o técnica es confiable y nos ayuda a progresar: Se nos ha dicho que este es un impedimento que debe ser desechado.  Si en cada caso, encontramos la respuesta adecuada, descubrimos que una exigencia ‘no razonable’ era precisamente la forma correcta para proporcionarnos ayuda.  Lo anterior no es difícil de comprender una vez que uno ha visto la operación de las leyes de riesgo.  Solamente la interacción de procesos en conflicto, puede romper el círculo vicioso de repetir lo que ya no está cumpliendo ningún propósito.  En la cuarta etapa todo es nuevo, no ensayado y la ‘creación de condiciones’ es un arte especial que nadie puede dominar, sin la ayuda de una energía muy alta.
No intentaré describir ninguna de las etapas posteriores, porque una vez que se ha pasado la cuarta, el proceso es completamente individual y no hay ningún relato general que tenga algún valor.    He sido muy afortunado en conocer a varios hombres y mujeres que han ido más allá de la cuarta etapa de transformación y he visto que ellos son completamente diferentes.  La gente común es más o menos parecida.  Incluso aquellos que han alcanzado la cuarta etapa, están dentro de distintas categorías o tipos que, aunque son relativamente pocos en número, permiten algún grado de generalización.  Por esta razón, las ‘escuelas’ de cuarto grado seleccionan a sus alumnos para permitir la combinación de tipologías más efectiva.  Más allá de esta etapa, no se aplica ninguna de las reglas anteriores.  Mientras más avanza la persona hacia la perfección, más se vuelve el mismo –  único e individual.  Tiene una tarea a cumplir, que él y solamente él tiene las cualidades necesarias para llevar a cabo.  Si tal persona se hace conocido como Santo o Sabio, su unicidad se pasa por alto, y son recordados como imágenes idealizadas que conforman patrones que la gente común reconocer y emular (imitar).  Nadie más cercano a ellos puede saber, quién o qué realmente era.
4.    GUIA  Y  PROGRESO
Todos queremos mejorar de alguna forma u otra: Aún si el ‘progreso’ (progreso interno) no llega a ser una transformación, como ya les he descrito.  Todos, en consecuencia, necesitamos conocimiento y tal vez, ayuda y consejos.  Podemos esperar obtener la ayuda de libros o escuchando charlas pero, cuando se trata, de ayuda y guía, necesitamos una persona real.  ¿Qué tipo de persona es más probable que sea un experto(a) en lo que queremos aprender y cómo hemos de encontrarlo(a)?
Conoceremos varios grados de pericia entre psicólogos profesionales y también entre teólogos y filósofos, pero supongo que buscamos algo que ninguno de los profesionales que mencioné, nos dé.  Queremos un experto en los métodos de auto desarrollo y transformación.  Si viviéramos en Oriente, podríamos encontrar Gurus Hindúes, Sheikhs Musulmanes o Bhikkus  Budistas;  pero también sabemos que la gran mayoría de ellos tienen un repertorio muy limitado y cumplen, más o menos, la misma función que los curas párrocos de siglos pasados en Europa.  Algunos vienen a Occidente, con un prestigio de santidad, sabiduría o poderes mágicos y adquieren una correspondiente cantidad de seguidores pero, ¿Cómo hemos de saber si ellos nos van a dar lo que necesitamos?
¿Qué necesitamos?  Supongamos que hemos leído varios libros y estamos lo suficientemente interesados como para haber probado algún método descrito o practicado alguna forma de meditación recomendada en alguno de estos libros.  Esto, casi con total seguridad, nos ha llevado al punto de percatarnos que algo falta.  Hemos hecho un buen comienzo y después nos hemos quedado ‘pegados’.  Habiendo escrito una cantidad de libros en estos temas yo mismo y siendo conocido como ‘un pupilo de Gurdjieff’, ‘un miembro de Subud’, ‘un devoto de Shivapuri Baba’ o ‘un seguidor del Sufismo’, yo recibo cartas de todo el mundo de gente que, en su mayor parte, quieren que yo les diga cómo encontrar un maestro o la forma para ser iniciados en algunos de estos caminos.  De alguna forma, este libro es una respuesta general a tales cartas y a  otras que nunca llegaron a ser escritas.
El primer consejo que yo le daría a cualquiera es que se pregunte a sí mismo, qué es lo que realmente busca.  Si desea que alguien más tome sus decisiones por él y que le alivie de esta responsabilidad, él debe buscar un profesional en tales materias  –  un psicólogo o un sacerdote  –  de acuerdo a su preferencia, por consejos de índole científica o religiosa.  Sería poco astuto, acudir a una persona no calificada y no sujeta a un código de conducta especificado por un cuerpo profesional o por una iglesia.  Hay demasiados hombres y mujeres sin una experiencia real o una comprensión de la gravedad de tomar de decisiones para o por otros. El verdadero maestro o guía espiritual, se preocupa de ayudar a otros a aprender a tomar sus propias decisiones y aceptar sus propias responsabilidades.
Si el maestro ‘propuesto, dice representar una tradición o una doctrina, entonces, esto debería ser estudiado.  Si dicho profesor o maestro, quita responsabilidad y pide una aceptación ciega o confianza en una persona entonces, yo aconsejaría fuertemente  ’al buscador’ que tenga cuidado.  Solamente la gente fuerte,  con un sentido de discriminación bien desarrollado, puede tomar riesgos de este tipo.  Recuerde que Ud. está todavía en la primera etapa: Ud. no tiene la suficiente la suficiente experiencia para adquirir ningún tipo de compromiso.  Ud. no se conoce a sí mismo o sus verdaderas necesidades y tiene muy poco para guiarle en decidir que grupo de personas en particular o un grupo de gente, puede ayudarle.  Si Ud. prueba algo, prométase a si mismo que no será por un lapso superior a seis meses.  Este es el tiempo suficiente para que Ud. se forme algún tipo de opinión.  Puede que se le exija un período probatorio.  No ponga reparos ante esto: Por el contrario, recíbalo buenamente como una forma de encontrar todo lo que Ud. quiera sin haber adquirido un compromiso.  No desperdicie un momento.  Frecuentemente, he visto gente que trata el período probatorio como una pérdida de tiempo y que no piensan en sí mismos como que han ‘comenzado’ hasta que concluyen el proceso.
Aún si no se le exige un período probatorio, ‘el buscador’ mismo debería fijarlo.  Yo he sugerido seis meses.  Existe una razón fundamental para fijar un tiempo limitado para cualquier operación: Está relacionada (conectada) con la Ley de Riesgo.  Cualquier proceso ‘atemporal’, perderá su dirección, a menos que esté conscientemente regulado.  Un período definido asegura la introducción de un  factor independiente: a saber, una nueva (fresca) decisión.  Esta debe ser, en la medida que Uds. sean capaces, una decisión verdadera.  Uds. deben comprender que son libres y están tomando una decisión en forma libre.  Si deciden no comprometerse más, ‘corten del todo’ y prueben nuevamente en algún otro lugar: La experiencia será de gran valor.
La seriedad de tales actos libres de elección, no se aprecia lo suficientemente en nuestro mundo moderno, cuando vivimos en medio de condicionamientos  y el propósito mismo de nuestra sociedad parece ser sacar (remover) de las personas la responsabilidad para su vida y sus actos.  El camino a la transformación debe ser lo opuesto exacto de esto.  Adonde sea que nos conduzca, debe convertirnos en individuos libres y responsables, capaces de dirigir nuestras propias vidas, de acuerdo con el bien objetivo máximo.
Cuando el momento de compromiso  –  todavía provisional y limitado en tiempo  –  realmente llega y nosotros vamos a aceptar a una persona o un grupo de personas para que nos guíe:  ¿Qué debemos buscar?  No debemos esperar un hombre perfeccionado, totalmente ‘iluminado’ y absolutamente desinteresado.  Tales personas tienen tareas más serias que enseñarles a los principiantes.  Más aún, de acuerdo a mi creencia, incluso el más alto y más perfecto Guía o Maestro es falible:  El universo completo existente está ‘impregnado de lado a lado’ con riesgo e incertidumbre. Debemos mantenernos firme a este principio o nos meteremos en problemas, al esperar de una persona que puede ser manifiestamente superior en sabiduría, poder y bondad, un grado de infalibilidad en juicio y acción que es contrario a la ley universal de riesgo.  En otras palabras, debemos recordar ‘a toda costa’, admitir un margen para los errores y las limitaciones que estamos seguros de encontrar en nuestros maestros.
Esto pareciera contradecir el principio que uno debe confiar en su maestro y estar preparado para hacer cualquier cosa que él nos pida.  Este principio está relacionado con el sacrificio y con la ayuda: No es una ley universal.  Debemos estar preparados a sacrificar nuestra auto – voluntad y aprender a ‘permitirnos’ ser ayudados.  Debemos hacer lo anterior sin reserva, pero sin embargo, con los ojos abiertos.
En la segunda etapa, debemos estar satisfechos si podemos aprender métodos que son útiles para nosotros y que están puestos en circunstancias que nos ayudan a saber más acerca de nosotros mismos.  Aún esto requiere un grado de compromiso que puede ser difícil de aceptar.  Nosotros estamos demasiado acostumbrados a permitir que seamos empujados de un lado al otro y nunca decidir someternos voluntariamente a disciplinas, con el propósito de ganar fuerza.
Es muy importante recordar que el tiempo es medido.  La segunda etapa no nos debe tomar mucho tiempo.  Demasiada gente está contenta con el hecho de continuar aprendiendo las mismas cosas o usar las mismas técnicas, mucho después que estas ya han cumplido su propósito.  En mi opinión, tres años es lo máximo que una persona debería permitir para esta etapa.  Si encontramos que no hemos llegado a una acción muy específica y personal en este período, hay algo que está mal.  Ya sea que hemos estado demasiado pasivos o el entorno no es el apropiado para nosotros.    Puede ser muy agradable y estimulante: Podemos haber hecho buenos amigos y sentir que estamos realizando un trabajo útil.  Ninguna de estas cosas nos conducirá a la tercera etapa, sólo los cuatro factores: El aprendizaje, la lucha, el sacrificio y la ayuda están inequívocamente funcionando.
Desafortunadamente, rara vez podemos encontrar, en el momento preciso, las condiciones adecuadas, para dar un paso adelante.  Podemos estar obligados a esperar; pero no debemos quedarnos estancados. La responsabilidad es propia y de nadie más.  No podemos esperar del maestro o del grupo lo que ellos no son competentes para dar.  Ellos pueden creer, muy sinceramente, que los métodos que ellos transmiten proveen todo lo que requiere y, no obstante, todo puede estar moviéndose en ‘circulo’, sin conducir a ninguna parte.  Yo he visto tanto de esto que puedo escribir sobre ello con sentimiento.  La ilusión de progreso es creada por la realidad de la lucha.  Al alumno se le hace trabajar duro en tareas imposibles y siente satisfacción debido a la energía consciente involucrada en la lucha.
Otro tipo de auto – engaño viene del aprendizaje.  Existen grupos que se dedican al estudio de temas esotéricos, recurriendo a los casi ilimitados recursos de las diversas tradiciones.  Tales estudios son útiles sólo en la medida en que ellos abren canales en la mente y permiten desarrollar nuevas formas de comunicación.  Si no se entiende esto, el estudio se vuelve un fin en sí mismo y aquellos que están dedicados a él ‘dan vueltas y vueltas en círculo’, sin llegar a ninguna parte y aún así, convencidos que ese aprendizaje les dará poder.
Una tercera trampa está conectada con la iniciación.  En este momento, hay en mundo muchos grupos y hermandades que poseen el secreto de la iniciación;  es decir, de la transmisión de ayuda a través del contacto, alguna ceremonia o ritual.  Uno puede ser, como Subud, contacto con una de las Energías Universales.  Otro, como el Movimiento de Regeneración Espiritual, puede usar mantras especiales o frases para repetición.  Yo me refiero aquí a acciones que yo creo son perfectamente genuinas y benéficas y no a ninguna de las iniciaciones mágicas más dudosas, que involucran el secreto y frecuentemente, contacto sexual.  Los sistemas de iniciación genuinos son necesariamente restringidos en ámbito.  Ellos en sí mismos, no transmiten un conocimiento ni proveen la organización de una lucha.  A menudo, ellos repudian la sola idea de sacrificio como innecesario para aquellos que han recibido la iniciación.  El resultado, nuevamente, es que la acción comienza a repetirse a si misma produciendo la ilusión de progreso porque aquellos que la practican en forma honesta, se sienten mejor por ello y pueden observar una mejoría en salud, estabilidad emocional o la desaparición de defectos.  Lo que ellos no notan es que no hay una transformación real, excepto por aquellos pocos que encuentran la forma de combinar lucha y sacrificio, dentro del marco de la iniciación particular que ellos han elegido.
Finalmente, existen movimientos (grupos – hermandades) casi exclusivamente basados en el sacrificio.  El líder de uno, por ejemplo, diciendo ser una encarnación de Deidad, requiere de sus seguidores el sacrificio completo de posesiones y la devoción completa hacia su persona.  Esto también puede absorber tanto el interés de los devotos,  que ellos no observan que se han vuelto dependientes en la relación con el maestro y, ya que esto no puede progresar, ellos tampoco pueden avanzar.
El punto es que todos estos movimientos pueden ser buenos y honorables.  Los métodos y técnicas son genuinos y efectivos.  Cada uno atrae a cierto tipo de persona que responde a ese enfoque en particular.  Pero el problema es que tienden a ‘fijar a la gente en sus propias características’, en vez de permitirles liberarse de ellos mismos.  Son útiles por un tiempo  –  es por esta razón que he sugerido un tiempo límite de tres años.  Se produce una terrible pérdida de potencial  porque decenas de miles de hombres y mujeres excelentes, en todo el mundo, están ‘amarrados’ a grupos y movimientos de los cuales reciben un beneficio real al comienzo, pero los cuales, producto de lealtad mal entendida o tal vez simple ignorancia de las leyes de transformación, continúan años después que el proceso de transformación ha llegado a su fin.
Es obvio que se requiere un distinto tipo de conocimiento experto y destreza para permitir la transición de una etapa a otra.  El guía que puede crear la situación necesaria para la transformación personal de la cuarta etapa, debe ser, en todo caso, más versátil que el maestro que puede producir las condiciones para la tercera etapa.  En un sentido, la demanda crea la oferta.  Existen épocas  –  y la actual es una de ellas, cuando el mundo necesita gente ‘transformada’ más abundantemente  que lo usual y en tales momentos, guías o ‘maestros más elevados’, son enviados desde los centros que los pueden preparar.  Pero también debe existir una demanda de parte de aquellos capaces de ser ayudados.  No es asunto de un guía el convencer a las personas que lo necesitan: Esta necesidad la deben descubrir por sí mismos.  Sólo en esta forma pueden estar preparados para asumir los compromisos que se requiere en las etapas cuartas y posteriores.
Hasta ahora, yo me he referido solamente a maestros y guías que están directamente involucrados en transmitir enseñanza y ayuda.  También hay lo que yo podría llamar ‘Directores Espirituales’, que no enseñan, ni dirigen grupos lideran movimientos.  Son hombres sabios, con experiencia y santos que son canales para la transmisión de la Energía Unitiva (E2) y pueden, por ende, hacer una inmensa cantidad de bien en el mundo, generalmente sin ser reconocidos por lo que realmente son.  Yo he conocido dos o tres de tales hombres en mi vida y la deuda que tengo con ellos es inmensa.  Sin embargo, nunca he estado conectado con ellos como un alumno con su profesor o he ‘pertenecido’ al orden espiritual del cual ellos eran miembros.
Al buscar el patrón de nuestras vidas, debemos tomar en cuenta la extrema complejidad de la sociedad invisible de gente ‘transformada’ y personas en proceso de transformación.
 A estos  (*)   los he llamado Grupos Psicoteleios y Psicokinéticos.  Hay muchos caminos, buenos y legítimos, que forman parte de esta compleja estructura.  Frecuentemente, los miembros e inclusive los líderes, de los diversos grupos no saben cuan necesarios son todos ellos.  Existen celos estúpidos que parecen ser la causa de un gran desperdicio y esfuerzo.  En realidad, las tensiones y conflictos son medios necesarios para superar La Ley de Riesgo.  Cualquier cosa, demasiado bien y excesivamente bien organizada, siembra la semilla de su propia destrucción.  Existe una sabiduría ‘muy elevada’, que sabe cómo usar el caos para la creación y como sacar la armonía de un conflicto.  Debemos tener cuidado de no criticar aquello que no nos es posible comprender.
Mientras más nos movemos por el camino de la transformación, más evidente se hace que nuestra pequeña sabiduría y nuestra ciencia moderna, están muy lejos de  ser capaces de comprender cómo la historia humana está siendo dirigida.  No obstante, todos tenemos nuestro lugar en ella y nunca deberíamos estar satisfechos hasta haberla encontrado –  y saber que la hemos encontrado.
(*)    En El Universo Dramático, Volumen III, Capítulo 41
@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

“Una tarde, el Mayor Pinder, un ex oficial de inteligencia Británico que había conocido a Gurdjieff  en Tiflis, 1919, y quien sabiendo el idioma Ruso muy bien, actuaba como su intérprete, anunció que se iba a  realizar una charla. 
Todos fuimos a la Casa de Estudio, como siempre, pero en vez de practicar los ejercicios, nos sentamos en nuestros cojines, en el hall, expectantes.
El tiempo transcurrió: Las diez, las once, medianoche.
Finalmente Gurdjieff llegó  — evidentemente habiendo viajado desde París –  acompañado de Madame Ostrowska, Madame Ouspensky y el Mayor Pinder.  Nos miró a todos por un largo rato y luego nos dijo en Inglés: “La Paciencia es la Madre de la Voluntad.  ¿Si Ud. no tiene una madre, cómo podrá Ud. nacer?”  Luego, se retiró de la Casa de Estudio.”
                        TESTIGO (Witness la autobiografía de John Bennett)