Muy recomendada.

lunes, 31 de diciembre de 2012

2013 NO HAY FIN


MUCHOS HABLAN SOBRE EL 2012. EL CAMBIO. LA NUEVA CONCIENCIA.
ESTE VIDEO TRANSMITE QUE SIGNIFICA Y NOS CONECTA CON EL CAMBIO REAL.
karstenramser.net
AQUI PUEDES VER EL VIDEO http://vimeo.com/56007397

domingo, 30 de diciembre de 2012

No luches contra ti.


Foto: La mayoría de seres humanos se han acostumbrado a luchar entre sí pero no encuentran el punto de equilibrio donde cada uno crezca y aporte al otro lo mejor que tenga, sin perder nada de sí mismos, solo aportando, ayudando.

Continuamente se pasan batallando unos con otros y en especial con las personas con las que conviven, y eso es digno de compasión porque al lastimar al otro, se lastiman ellos mismos.

Muchos de vosotros estáis siempre intentando traducir lo que hace el otro mal en castigos y así, castigáis la ignorancia, la falta de cariño, la falta de tacto, las palabras malsonantes, la falta de conciencia, y lo castigáis con ignorancia, arrogancia, reproches, desconsuelo, falta de integridad, alejamiento, etc. de modo que al final os distanciáis y no arregláis vuestra parte en el asunto.

En vuestras relaciones, siempre que uno haga algo mal debéis participar en la corrección inmediatamente, pero desde adentro y no con palabras, ni con decisiones de cambios con respecto al otro, sino participando en dicho cambio.

Si uno olvida quién es, recordádselo con cariño, con dulzura, despertando a aquel que amáis haciéndole sentir de nuevo quién era y quien se olvidaba que era. Si alguien olvida lo que debe hacer, recordádselo haciendo vosotros lo que debéis hacer.

Así de fácil es el camino del cambio, desde adentro, no desde afuera con palabras, con hipocresías. Ciertamente, nunca son fáciles las relaciones porque siempre motivan una separación, y esa separación solo se supera completamente en una ascensión, pero podéis aprender poco a poco a convivir en el Amor, y no en la lucha, respetando siempre al otro y ayudándole a ser él mismo, aceptando, trabajando en la unión y no en la dualidad.

Angel Luis Fernández.

www.esdeihewe.com
www.a1radiotv.com
La mayoría de seres humanos se han acostumbrado a luchar entre sí pero no encuentran el punto de equilibrio donde cada uno crezca y aporte al otro lo mejor que tenga, sin perder nada de sí mismos, solo aportando, ayudando.

Continuamente se pasan batallando unos con otros y en especial con las personas con las que conviven, y eso es digno de compasión porque al lastimar al otro, se lastiman ellos mismos.

Muchos de vosotros estáis siempre intentando traducir lo que hace el otro mal en castigos y así, castigáis la ignorancia, la falta de cariño, la falta de tacto, las palabras malsonantes, la falta de conciencia, y lo castigáis con ignorancia, arrogancia, reproches, desconsuelo, falta de integridad, alejamiento, etc. de modo que al final os distanciáis y no arregláis vuestra parte en el asunto.

En vuestras relaciones, siempre que uno haga algo mal debéis participar en la corrección inmediatamente, pero desde adentro y no con palabras, ni con decisiones de cambios con respecto al otro, sino participando en dicho cambio.

Si uno olvida quién es, recordádselo con cariño, con dulzura, despertando a aquel que amáis haciéndole sentir de nuevo quién era y quien se olvidaba que era. Si alguien olvida lo que debe hacer, recordádselo haciendo vosotros lo que debéis hacer.

Así de fácil es el camino del cambio, desde adentro, no desde afuera con palabras, con hipocresías. Ciertamente, nunca son fáciles las relaciones porque siempre motivan una separación, y esa separación solo se supera completamente en una ascensión, pero podéis aprender poco a poco a convivir en el Amor, y no en la lucha, respetando siempre al otro y ayudándole a ser él mismo, aceptando, trabajando en la unión y no en la dualidad.

Angel Luis Fernández.

www.esdeihewe.com
www.a1radiotv.com

Estados de Transición de la Conciencia.


Foto: Estados de Transición de la Conciencia.  

Estamos atravesando un período de mucha turbulencia emocional. Ésto es normal y se debe a que necesariamente debemos pasar por un espacio de adaptación a ésta nueva vibración que llegó para quedarse instalada en el planeta y de una manera que nadie la esperaba. Específicamente ahora y en los próximos meses, percibiremos un estado de "no-tiempo", como que todo permanece suspendido sin tener una visión clara de hacia dónde ir, no teniendo tampoco muy claro lo que hay que hacer. Hay mucho desconcierto por éste tema en éstos momentos. Sin embargo, permítanme explicarles, que es algo absolutamente normal. Como todo período de adaptación, al ingresar a un nuevo espacio, todo es nuevo y diferente, pero al mismo tiempo (y paradójicamente), parecería ser que desde el punto de vista formal, nada ha cambiado. He aquí donde se produce ésta sensación de desorientación y desconcierto. Los sentimientos de tristeza, apatía, cierta desesperanza, e inclusive irascibilidad, son señales de que aún hay resistencias para aceptar lo nuevo y en algunos casos, siguen manteniéndose "tironeos" de apego con la vieja energía, ya sea por desconfianza, por tener ciertas expectativas infantiles de que las cosas deberían ser de una manera determinada, y en muchos casos, simplemente por desconocimiento acerca de cómo se desarrollan éstos procesos internos en cada uno.  

Siempre se sufre mucho cuando nos identificamos con patrones y estructuras que necesariamente deben sufrir una re-adaptación. Muchas veces dí el ejemplo de un ordenador, al que siempre le van llegando pequeñas actualizaciones para su sistema operativo. 
Si no actualizas frecuentemente, lo más probable es que todo el sistema se vuelva inestable y comience a fallar, y en última instancia la actualización tenga que realizarse de una manera más radical y de una sola vez. Y ésto es lo que está sucediendo en algunos casos. El no hacer conscientes día a día y de manera sistemática éstas actualizaciones, hace que sin darte cuenta te continúes identificando casi por completo con un viejo sistema operativo que ya ha quedado obsoleto. Entonces, allí viene el derrumbe, el sin sentido, la desesperanza y el miedo. Pues ésto es lo que irá muriendo paulatinamente. Reitero mi consejo: hay reestructuraciones que se deben hacer en la personalidad, es mejor ser consciente del proceso y no identificarse con lo que ya no funcionará. 

El atravesar éste estado de transición de conciencia sin pesimismo ni desesperanza, es la mejor elección que pueden hacer. Podrán sentir dolor, podrán sentirse tristes en determinados momentos, ésto es normal, siempre y cuando se experimente de manera genuina, entendiendo que es parte del proceso, en parte por lo que debemos soltar y por todo lo que aparentemente vamos dejando atrás.
En otras palabras, lo que deben evitar, son las falsas interpretaciones pesimistas y negativas que derivan de un genuino dolor circunstancial y natural que pueden formar parte del mismo proceso.

Pero no todo es tristeza, algunos ya perciben mucha paz y alegría en sus corazones, y otros, van alternando entre los 2 extremos. Permanezcan tranquilos, ya todo se vá a estabilizar.

Un gran abrazo para todos!

Daniel.

Estamos atravesando un período de mucha turbulencia emocional. Ésto es normal y se debe a que necesariamente debemos pasar por un espacio de adaptación a ésta nueva vibración que llegó para quedarse instalada en el planeta y de una manera que nadie la esperaba. Específicamente ahora y en los próximos meses, percibiremos un estado de "no-tiempo", como que todo permanece suspendido sin tener una visión clara de hacia dónde ir, no teniendo tampoco muy claro lo que hay que hacer. Hay mucho desconcierto por éste tema en éstos momentos. Sin embargo, permítanme explicarles, que es algo absolutamente normal. Como todo período de adaptación, al ingresar a un nuevo espacio, todo es nuevo y diferente, pero al mismo tiempo (y paradójicamente), parecería ser que desde el punto de vista formal, nada ha cambiado. He aquí donde se produce ésta sensación de desorientación y desconcierto. Los sentimientos de tristeza, apatía, cierta desesperanza, e inclusive irascibilidad, son señales de que aún hay resistencias para aceptar lo nuevo y en algunos casos, siguen manteniéndose "tironeos" de apego con la vieja energía, ya sea por desconfianza, por tener ciertas expectativas infantiles de que las cosas deberían ser de una manera determinada, y en muchos casos, simplemente por desconocimiento acerca de cómo se desarrollan éstos procesos internos en cada uno.

Siempre se sufre mucho cuando nos identificamos con patrones y estructuras que necesariamente deben sufrir una re-adaptación. Muchas veces dí el ejemplo de un ordenador, al que siempre le van llegando pequeñas actualizaciones para su sistema operativo.
Si no actualizas frecuentemente, lo más probable es que todo el sistema se vuelva inestable y comience a fallar, y en última instancia la actualización tenga que realizarse de una manera más radical y de una sola vez. Y ésto es lo que está sucediendo en algunos casos. El no hacer conscientes día a día y de manera sistemática éstas actualizaciones, hace que sin darte cuenta te continúes identificando casi por completo con un viejo sistema operativo que ya ha quedado obsoleto. Entonces, allí viene el derrumbe, el sin sentido, la desesperanza y el miedo. Pues ésto es lo que irá muriendo paulatinamente. Reitero mi consejo: hay reestructuraciones que se deben hacer en la personalidad, es mejor ser consciente del proceso y no identificarse con lo que ya no funcionará.

El atravesar éste estado de transición de conciencia sin pesimismo ni desesperanza, es la mejor elección que pueden hacer. Podrán sentir dolor, podrán sentirse tristes en determinados momentos, ésto es normal, siempre y cuando se experimente de manera genuina, entendiendo que es parte del proceso, en parte por lo que debemos soltar y por todo lo que aparentemente vamos dejando atrás.
En otras palabras, lo que deben evitar, son las falsas interpretaciones pesimistas y negativas que derivan de un genuino dolor circunstancial y natural que pueden formar parte del mismo proceso.

Pero no todo es tristeza, algunos ya perciben mucha paz y alegría en sus corazones, y otros, van alternando entre los 2 extremos. Permanezcan tranquilos, ya todo se vá a estabilizar.

Un gran abrazo para todos!

Daniel.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Entre el 24 de diciembre de 2012 y el 17 de marzo de 2013 ,Escrito por EMILIO CARRILLO


Foto: Escrito por EMILIO CARRILLO


Entre el 24 de diciembre de 2012 y el 17 de marzo de 2013

Al finalizar estos “tres días de oscuridad”, esos seres humanos habrán acelerado la activación de su ADN y comenzado a cambiar su frecuencia vibracional en clave de Amor, en consonancia y en sincronía con lo vivenciado por la Madre Tierra. ¿Cuáles serán los impactos de tal hecho en ellos?. Básicamente, los siguientes:
Consciencia de Unicidad y Red: Percepción cada vez más nítida tanto de la Unicidad de cuanto es como de la Red Consciencial, en sus distintos niveles y escalas, que liga y entrelaza a los seres humanos dentro de la Humanidad, a ésta con la Madre Tierra, al planeta con el sistema solar y así sucesivamente.
Multidimensionalidad: Activación del recuerdo de la naturaleza multidimensional de nuestro ser, lo que permitirá la conexión con planos más sutiles de consciencia y existencia en los que también somos y estamos, incluyendo el contacto con los Hermanos de Luz de otros mundos, planetas, sistemas solares y galaxias.
Tendencia creciente a “no hacer”: La Humanidad ha creído hasta el momento presente que se nace para hacer y que “nacer” es sinónimo de “hacer”. Es un paradigma culturalmente muy arraigado el considerar que venimos y estamos aquí, en esta vida y en este mundo, para hacer cosas: lograr metas, alcanzar objetivos, producir, construir lo que sea,… Y en ese hacer -ligado inevitablemente a trabajos, empeños, esfuerzos, programaciones y controles- se busca la “realización” personal (cada cual según su “yo y sus circunstancias”), el sentido de la vida y hasta un sueño de porvenir colectivo en el marco de la denominada civilización. Metafóricamente expresado, se trata de la celebre maldición bíblica de “ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Pero los seres humanos que experiéncien lo que se viene sintetizando sentirán una tendencia creciente a “no hacer” y “verán” con meridiana claridad que “nacer” es “no-hacer”, que se nace para Vivir y que Vivir es sencillamente eso, Vivir: no hacer, Vivir… Un “Vivir Viviendo” que no sabe de pasado ni de futuro y que se plasma exclusivamente en el Aquí y Ahora. ¿Tan difícil te parece?. No te inquietes, que tu Metamorfosis te mostrará de manera simple y natural lo que Vivir y no-hacer significan. Lo hará por medio de la Sabiduría que se manifiesta en las palomas, en las flores, en los árboles y en toda la Naturaleza. La misma Sabiduría que hace por ti lo que el cerebro de tu cabeza es incapaz de hacer: que circule la sangre, que funcione el aparato digestivo, que lata el corazón, que se dilaten los pulmones, que se inmunice el organismo y que curen las heridas. Con la Metamorfosis, esta Sabiduría natural emanará del cerebro de tu corazón y se mostrará plenamente en ti, desde ti y para ti.
Al finalizar estos “tres días de oscuridad”, esos seres humanos habrán acelerado la activación de su ADN y comenzado a cambiar su frecuencia vibracional en clave de Amor, en consonancia y en sincronía con lo vivenciado por la Madre Tierra. ¿Cuáles serán los impactos de tal hecho en ellos?. Básicamente, los siguientes:
Consciencia de Unicidad y Red: Percepción cada vez más nítida tanto de la Unicidad de cuanto es como de la Red Consciencial, en sus distintos niveles y escalas, que liga y entrelaza a los seres humanos dentro de la Humanidad, a ésta con la Madre Tierra, al planeta con el sistema solar y así sucesivamente.
Multidimensionalidad: Activación del recuerdo de la naturaleza multidimensional de nuestro ser, lo que permitirá la conexión con planos más sutiles de consciencia y existencia en los que también somos y estamos, incluyendo el contacto con los Hermanos de Luz de otros mundos, planetas, sistemas solares y galaxias.
Tendencia creciente a “no hacer”: La Humanidad ha creído hasta el momento presente que se nace para hacer y que “nacer” es sinónimo de “hacer”. Es un paradigma culturalmente muy arraigado el considerar que venimos y estamos aquí, en esta vida y en este mundo, para hacer cosas: lograr metas, alcanzar objetivos, producir, construir lo que sea,… Y en ese hacer -ligado inevitablemente a trabajos, empeños, esfuerzos, programaciones y controles- se busca la “realización” personal (cada cual según su “yo y sus circunstancias”), el sentido de la vida y hasta un sueño de porvenir colectivo en el marco de la denominada civilización. Metafóricamente expresado, se trata de la celebre maldición bíblica de “ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Pero los seres humanos que experiéncien lo que se viene sintetizando sentirán una tendencia creciente a “no hacer” y “verán” con meridiana claridad que “nacer” es “no-hacer”, que se nace para Vivir y que Vivir es sencillamente eso, Vivir: no hacer, Vivir… Un “Vivir Viviendo” que no sabe de pasado ni de futuro y que se plasma exclusivamente en el Aquí y Ahora. ¿Tan difícil te parece?. No te inquietes, que tu Metamorfosis te mostrará de manera simple y natural lo que Vivir y no-hacer significan. Lo hará por medio de la Sabiduría que se manifiesta en las palomas, en las flores, en los árboles y en toda la Naturaleza. La misma Sabiduría que hace por ti lo que el cerebro de tu cabeza es incapaz de hacer: que circule la sangre, que funcione el aparato digestivo, que lata el corazón, que se dilaten los pulmones, que se inmunice el organismo y que curen las heridas. Con la Metamorfosis, esta Sabiduría natural emanará del cerebro de tu corazón y se mostrará plenamente en ti, desde ti y para ti.

Siente la creación

viernes, 28 de diciembre de 2012

VIDA DESPUÉS DE LA VIDA -RAYMOND MOODY- (EN ESPAÑOL...


Estas son algunos de las relatos de personas que regresaron de la muerte.
El Dr. Raymond Moody fue el pionero en documentar las experiencias cercanas a la muerte y en este video comenta su experiencia. También está en libro y es recomendable "la muerte un amanecer" de Elizabeth Kubler -Ross, también en libro o "La vida entre vidas" de Michael Newton y en Película "Más allá de la vida" de clint eastwood con Matt Damon.



Las Nuevas Revelaciones - Mensaje de la Conciencia Divina


Queridos Hijos Mios:
Le digo ahora a toda la humanidad, que avancen hacia delante en sus vidas con excitación y gozo, hacia el tiempo más extraordinario en su historia que tienen frente a sí.
La oportunidad es maravillosa y su potencial es ilimitado. El reto es grande, pero tus talentos, tus habilidades y tus recursos son mayores.
Cada vez que has confiado en tus habilidades y usado tus talentos al más alto nivel, ¿no has ganado siempre el día? Ciertamente, y puedes ganarlo hoy. Y por ganar el día puedes salvar el día, para tus seres queridos y para todos aquellos que seguirán su tiempo en la Tierra.
Lo puedes hacer llamando de ahora en adelante a tus más altos ideales y poniéndolos en práctica en tu experiencia diaria, para reunir tus más grandiosos pensamientos y convertir los en realidades vivientes, reuniendo tu valentía y recurriendo a tu más grande fuerza en hacerlos disponibles para todos.
Lo puedes hacer compartiendo tu amor, tu compasión, tu sabiduría y tu abundancia.
Se te ha dado libremente. Ahora, dalo libremente.
Oh, mis seres maravillosos:
¡cómo se enciende cada habitación cuando entran con su sonrisa,
dando la maravilla de quienes son! ¡Cómo las vidas que tocan son sanadas cuando las tocan con la gloria de su ser más elevado, reflejando en ellos la gloria de su propio ser más elevado! ¡Cómo cambia el mundo cuando se mueven a través de él en su propia, tan especial forma, proponiendo con su propio estado de ser una manera para que el mundo en sí pueda ser!
Para crear la vida que desean para ustedes y para los demás, necesitan hacer grandes cosas. Sin embargo, las buenas nuevas son que hacerlas toma muy pequeñas cosas.
Una sonrisa. Una caricia. Una risa. Una decisión de perdonar. Una determinación de compartir.
Una habilidad para llorar-y escuchar el llanto de otros.
Un amor a la vida. Una confianza en Dios. Una aceptación el uno del otro. .
Una decisión de vivir como Uno.
Una determinación a atreverse.
Éstas son las cosas de las cuales son capaces. Éstas son las cosas que todos han hecho antes.
Háganlas ahora, y estarán a un pequeño paso del Paraíso.
¿No es emocionante? ¿No es inspirador? Con estas simples herramientas de vida pueden cambiar su vida. Con la sabiduría que descansa en su alma pueden volver a recrear su mundo.
He dicho que éste es un tiempo crucial, y lo es. He dicho que éste es el momento definitivo, y lo es.
He dicho que en el pasado muchos humanos no han estado dispuestos a cambiar, no han estado dispuestos a ir hacia delante, ni dispuestos a desatorarse. Están Pegados a sus viejas formas de ser y a las viejas creencias que las han propiciado.
Pero éste es el amanecer de un nuevo día, y puedes ayudar a su nacimiento.
Por todo eso he dicho que el pasado se convertirá en parte del pasado en el momento en que decidas que ustedes son el futuro. Eso en sus mentes contiene la sabiduría, eso en su corazón contiene el amor y eso en su alma contiene la verdad que hará libre al mundo.
Pues ustedes son la sabiduría, el amor y la verdad que cualquier momento alguna vez necesitará para que ese momento sea sanado.
Su vida y su mundo pueden ser sanados, un momento a la vez. Por cada uno de ustedes.
De hecho, ésta es la única manera que será.
Así que adelante, y hagan este trabajo gozoso. Sé, ahora, mi mensajero. Toma, ahora, mis Nuevas Revelaciones y colócalas firmemente en tu mente, profundamente en tu corazón y permanentemente en tu
alma.
Estas palabras les dejo, estos regalos les doy. Pueden cambiar el mundo para siempre.
Aqui les dejo las Nuevas Revelaciones:
1. Dios nunca ha dejado de comunicarse directamente con los seres humanos. Dios se ha estado comunicando con y a través de los seres humanos desde el principio de los tiempos. Dios lo sigue haciendo.
2. Cada ser humano es tan especial como cualquier otro ser humano que haya vivido, vive o vivirá alguna vez. Todos ustedes son mensajeros. Cada uno de ustedes. Están llevando un mensaje de vida acerca de la vida cada día. Cada hora. Cada momento.
3. Ningún camino hacia Dios es más directo que otro. Ninguna religión es la “verdadera religión”, ningún pueblo es el “pueblo elegido”, y ningún profeta es “el más grande profeta”.
4. Dios no necesita nada. Dios no requiere de nada para ser feliz. Dios es la felicidad misma.
Por lo tanto, Dios no requiere de nada, de nadie o cualquier cosa en el Universo.
5. Dios no es un Ser Supremo singular, que mora en algún lugar en el Universo o fuera de él, con las mismas necesidades emocionales y sujeto a las mismas confusiones emocionales que los humanos. Eso que es Dios no puede ser herido o dañado de ninguna manera, así que no necesita buscar venganza ni imponer castigos.
6. Todas las cosas son Una. Sólo hay Una Cosa y todas las cosas son parte de la Única Cosa que Es.
7. No hay nada que sea Correcto e Incorrecto. Sólo hay Lo que Funciona y Lo que No Funciona, dependiendo de lo que están tratando de ser, hacer o tener.
8. No eres tu cuerpo. Quien eres es ilimitado e infinito.
9. No puedes morir y nunca serás condenado al fuego eterno.
Estas afirmaciones son verdaderas. Estas revelaciones son reales. Pueden ser usadas, si así lo decides, como una base para una Nueva Espiritualidad. Sin embargo, se vuelve, primero y antes que nada, hacia la verdad y la sabiduría y el amor dentro de tu propio ser. Haz pruebas con esto. Mide todo con esto.
Recuerda que la más grande herramienta que jamás tendrás, con la cual puedes crear no sólo una nueva espiritualidad, sino un mundo completamente nuevo, es tu propia vida, vivida.
Usa los momentos de tu vida para demostrar tu verdad más alta, para ofrecer tu propio amor genuino y para sanar cada herida que tú y otros se han infligido entre ustedes.
Sus vidas no tienen que ser como son ahora. Los seres humanos son capaces de vivir juntos en paz y armonía. Sin embargo, algunas personas deben decidirse a enseñar el camino. Algunas personas deben
declarar con sus vidas que ellos son el camino. Algunas personas deben escoger ser la primera ficha del
dominó.
Los invito a hacer la elección. Los invito a hacer de los momentos de su propia vida...
...Las Nuevas Revelaciones..


Fuente: http://www.leycosmica.org/profiles/blogs/las-nuevas-revelaciones-mensaje-de-la-conciencia-divina#ixzz2GMaypRyo

jueves, 27 de diciembre de 2012

La Practica del OM y los Sonidos Creadores, por Vicente Beltrán Anglada


meditacion om La Practica del OM y los Sonidos Creadores, por Vicente Beltrán Anglada

Por Vicente Beltrán Anglada


 El OM hasta hace unos setenta años solía ser un secreto iniciático, que solamente se impartía en las escuelas esotéricas avanzadas, y naturalmente en los ashramas para fines meditativos, fines constructivos. Pero el OM en sí, como lo define el Maestro Tibetano, es el sonido de resurrección, entra dentro de los tres cuerpos un aire refrescante, un aire nuevo, un aire renovado que procede de las capas internas, no viene de lo externo.

En cambio, el AUM que corresponde al Amén de los cristianos, los cristianos dicen: “Aaaméennnn”, y el significado es “Hágase la Luz”; y en cambio, el OM es “La Luz se hizo”, son tres tonos ¿verdad?

Entonces, podríamos decir que la nota del OM se basa en el sonido interno, no tiene nada que ver a veces con la voz externa, implica el desarrollo en cierta manera del centro de la garganta, del centro laríngeo, y como efecto de este despertar, de este desarrollo, el mantram surte efectos en el ambiente, efectos dévicos, porque el sonido está conectado con los devas, con los ángeles, con todo el conjunto del mundo desconocido, lo que vamos conociendo poco a poco en la medida que vamos avanzando por el Sendero.

El sonido inicial, el sonido original, no está a nuestro alcance, no podemos llegar a este punto trascendente, tenemos que estar siempre al cuidado de los sonidos que conocemos del mundo físico. Por ejemplo, cada cual tiene una voz definida, puede ser un tenor, barítono, o bajo, en el hombre, las tres voces que constituyen la trinidad del sonido; en la mujer la soprano, la mezzosoprano y la contralto, en todo se ve, y luego hay un punto céntrico, dentro del cual la voz del hombre entra a dar ciertos, digamos, ciertos arpegios de la voz femenina, y la voz femenina que suele tener ciertos arpegios de la voz del hombre, y recuerda aquella voz que llamamos incolora, que no sabe si es hombre o mujer. Es el paso que va de la mujer al hombre y del hombre a la mujer en el caso del andrógino, que no tiene sexo, pero, tiene esta particularidad, pero no es esta voz que puede ser masculinoide en la mujer o feminoide en el hombre, sino que es un voz que lleva todos los matices de la creación, y esto naturalmente constituyen etapas de desarrollo en el Sendero para llegar a ciertos puntos de coincidencia dentro del orden de sonidos y producir efectos ambientales.

En la meditación, el OM repetido tres veces tiene por objeto equilibrar o integrar el cuerpo físico con el etérico, el cuerpo emocional y el cuerpo mental, constituye lo que decimos la integración del cuerpo inferior, del triple cuerpo inferior del hombre. Cuando se va produciendo este alineamiento y, entonces, por efecto de este alineamiento evocativo —porque corresponde a nuestro propio ser— estamos buscando la parte invocativa, lo que corresponde al Ángel Solar, entonces, hay que saber que hay silencio, con el oído muy atento a ver cual es el sonido que va a surgir de la conciencia, y a veces será una nota más grave o más aguda, depende de los Tatwas ambientales, depende de la calidad de los devas que están funcionando a nuestro alrededor, depende del poder invocativo del propio individuo, de su grado de desarrollo en el orden de sonidos, para llegar a un punto dentro del cual hay un integración con el nivel superior a través del OM, del triple OM, se está creando el Antakarana, y a través del OM egoico se está creando el Antakarana ya con el Ser superior. Es decir, hay dos tipos de Antakaranas, hasta el medio y al final que llega hasta la cumbre del proceso.

Y hay también una voz que se llama el sonido original, que corresponde a la Mónada. Con este sonido no tenemos nada que hacer, y con el sonido OM en ciertos tonos, tampoco, porque como digo hay que estar muy silenciosamente expectantes, hasta que dentro surge como una nota luminosa que te dice la forma que va a tener el OM, el aspecto, digamos, del sonido, y una nota a veces que no tiene nada que ver con nuestra propia voz, la voz que tenemos de tenor, de barítono o de bajo, o de soprano, de mezzosoprano o contralto, es algo más, está por encima de estas cosas. Son los fieles ordenadores del sonido en la vida de la naturaleza.

Pues bien, ahora estamos entrenándonos para pronunciar bien el OM, habiendo producido efectos ambientales. No se puede trabajar en magia sin conocer el tono que corresponde en cada momento, en cada circunstancia, prescindiendo de la voz que cada cual puede tener, surge una voz que es desconocida. Primero, se oye como un sonido que viene mentalmente, después se siente dentro del corazón y, finalmente, surge por la garganta, sin darle más importancia que al sonido del Yo, el Yo interno, ya no el yo externo que está tratando con los tres cuerpos inferiores, es el Yo que trata con los aspectos superiores de sí mismo, entonces, hay los contactos, hay todos los condicionamientos psicológicos que lleva el OM encima. Lleva el movimiento o la limpieza del sonido, la voz se hace más agradable y, entonces, una persona puede penetrar dentro del campo de los sonidos misteriosos de la naturaleza, ocupado por los devas, y cada deva responde a ciertos tonos musicales o a ciertas notas mantrámicas.

De ahí, que cuando se habla sobre la voz, sobre el Mantram Yoga, cuando se habla del poder de los sonidos en la vida de la naturaleza, se tiene que tener un conocimiento muy exacto de la persona que va a recibir estos conocimientos, porque si un aprendiz de brujo —y hacemos referencia mucho a la atención del grupo porque es un caso muy corriente—, para suministrarle, para impartirle ciertos mantrams definidos, para producir ciertos resultados ambientales que pueden ser peligrosos; primero, porque el sonido atrae a los devas y todos los sonidos son ramificaciones del OM Sagrado o del AUM, que corresponde a los mundos inferiores, pero os digo que el peligro existe porque una voz o un sonido destemplado surgido del desconocimiento de las leyes del sonido, puede provocar una catástrofe ambiental, puede agravar el karma, puede producir el despertar prematuro del Fuego de Kundalini dentro de la persona.

Es decir que, es muy importante empezar a trabajar el sonido, o el mantram, a partir de un gran silencio. Les aconsejaría que de hoy en adelante practicasen el silencio y los mantrams y nada más, o el mantram según cada cual a su tono, porque entonces os vais reafirmando progresivamente en el sonido interno. Aparentemente es el sonido externo que se va trabajando con el sonido interno, y este sonido interno, cuando se va practicando, os abre un mundo de posibilidades.

La primera —es lo que hable el lunes en la Sociedad Teosófica— es el sonido del yo físico, el sonido que da en su conjunto todo el conglomerado físico y etérico. Es una especie de música que llega a ser molesta por su intensidad cuando empiezas a dominar mantrams, pero aquel sonido se transforma en luz, con el tiempo te permite ver etéricamente las cosas, ponerte en contacto con las pequeñas criaturas del éter, las ondinas de las aguas, por ejemplo, los gnomos de la tierra, las salamandras del fuego o las sílfides del aire. Todas estas criaturas obedecen a los sonidos mantrámicos que emite el yo físico, impelido siempre por el Yo espiritual, porque no basta pronunciar el mantram que corresponde al yo físico, sino que este mantram debe venir impelido por la fuerza activa y espiritual del Yo superior, si no, sería destructivo, porque un mago —un mago negro— que puede reproducir los sonidos que corresponden a este grupo de devas, puede hacer arquitecturas de formas a su voluntad y crear espejismos ambientales para los discípulos, y el discípulo tendrá que luchar contra estas fuerzas.

En determinados momentos de su vida notará que existen fuerzas que tratan de avasallarle, que tratan de detener su camino progresivo en el Sendero, y hay que prepararse ahora pronunciando bien los mantrams y creando a través de los mantrams una coraza protectora luminosa a nuestro alrededor, creando un mundo de protección para nuestros vehículos y para la seguridad del yo que está evolucionando. Es decir, es tan extensa la labor que se puede hacer partiendo de las leyes soberanas del sonido. Recordad que el Universo en su totalidad es el resultado de una mantram que está emitiendo el Logos Solar, está realizando una meditación y está pronunciando un discurso en el Cosmos, y en tanto esté hablando, conversando y emitiendo este discurso, el Universo permanecerá inalterable. Las moléculas estarán juntas, habrá una expansión total de vida vitalizadora dentro de las formas, porque la atención y la intención del Logos está sobre cada una de las formas que componen el Universo.

El Universo es físico, y acordaos que el AUM corresponde al “Hágase la Luz” bíblico. Este mantram corresponde: Hágase, a la Voluntad, y Luz corresponde al tercer aspecto, y el punto de relación es la A es el que corresponde a la U del AUM. Cuando se va avanzando, porque acordaros que el AUM estaba muy vigente durante la época atlante, en las primeras subrazas, pero que fue en la raza aria cuando se empezó a acortar el sonido y hacerlo más sintético, entonces, el AUM se convirtió en el OM, y el OM con el tiempo se convertirá en un sonido definible, desconocido todavía por los Grandes Adeptos de la Jerarquía, que es el sonido inicial o el sonido original, o el mantram sagrado que corresponde al nombre entero de nuestro Logos Planetario. El OM corresponde a la mitad de Su nombre y el AUM corresponde a una letra de Su nombre. Así que hay que empezar a trabajar con el OM y conocer la mitad del nombre que corresponde, hablando en términos de sonidos cósmicos, a nuestro Logos Planetario, es decir, al Ángel Celestial de nuestro Esquema, y de aquí, ir viendo la importancia que tiene en meditación y en magia, la pronunciación correcta del OM, de este sonido mantrámico que nos fue revelado en el principio de la raza aria, y que tenemos que perfeccionar, perfeccionando, ganando en tonos y subtonos, enriqueciendo su color, porque es un color en el espacio, y ennobleciendo por simpatía vibratoria las formas geométricas que se pongan a nuestro alcance o que estemos creando en el éter a través de las meditaciones, a través de las palabras que emitimos o a través de los propios deseos.

La intensidad de una meditación se basa mucho en el poder del OM, en la cualidad del OM, en la intensidad el OM, en la capacidad que tenemos de pronunciarlo siguiendo directrices internas y no siguiendo los imperativos del yo inferior que quiere entrometerse constantemente en estas cosas y no está capacitado para ello. Sé que cuando intentéis pronunciar el OM, daros cuenta si la intención es pura antes de pronunciar el OM, ver lo que pretendéis cuando lo estáis emitiendo, seguramente que estáis tristes y apesadumbrados o que tenéis algún problema y entonces vais a buscar el OM para que os solucione el problema, lo cual es una forma muy directa de agravar de problema, porque la intensidad del OM puede aumentar el ritmo vibratorio del problema, en tanto que el OM es efectivo cuando la mente está en silencio, está serenamente expectante, está en calma profunda; entonces, cuando emite el OM, si vieseis el espacio como se están creando formas armónicas muy parecidas a las notas musicales vistas en forma clarividente, quedaríais asombrados, entonces, vendría aquella responsabilidad, a la cual hacíamos referencia, cuando estamos hablando sin ton ni son, porque el hablar se ha convertido en un hábito y no en una necesidad.

No sé si me explico, hablamos más por hábito que por necesidad. Si hay una diferenciación entre el iniciado y el discípulo, y entre el discípulo y el hombre corriente, es que el iniciado y el discípulo avanzado hablan cuando conviene, en cambio, los inexpertos, hablan cuando quieren. No es lo mismo ¿verdad? Pues, ocurre lo mismo con los mantrams. El mantram será tanto más efectivo cuando sea necesario pronunciarlo. En un caso de necesidad, cuando hay un dolor ambiental, más allá de nosotros, que corresponde a la humanidad, cuando hay estos accidentes que estamos viendo por doquier, constantemente, entonces, enviad el OM, buscando la serenidad primero. Primero, que nuestro cuerpo emocional no tome parte en el proceso, la tristeza —recordad— aumenta la tristeza, por lo tanto, el ánimo sereno está más allá de la tristeza y de la alegría. Si estáis en el centro de está situación, si estáis en el centro de la conflictividad, entonces emitid el OM en dirección a aquella desgracia, a aquel accidente, entonces, asistiréis a un proceso de servicio llevado por los Maestros de la Jerarquía, estaréis colaborando con los ángeles, que están pendientes del trabajo que está realizando la Jerarquía con esos casos, con esos accidentes, con ese dolor, con ese sufrimiento humano.

Cuando una persona está sufriendo, en lugar de orar, enviadle el OM, que es un sonido de resurrección, y este OM llevando buena intención, con el tiempo, llegaréis a emitir la nota justa y apropiada para cada situación. Vemos que siente una nota definida, vemos que es un tono determinado, dejaos llevar. Más que pronunciar el OM, dejar que el OM os pronuncie a vosotros. Esto corresponde a la educación que recibe el discípulo en los ashramas, porque hay la tendencia, habida cuenta que en el ashrama se transmiten mantrams, mantrams de dominio, mantrams de control, mantrams de ayuda, mantrams de elevación del Ser superior, mantrams de protección, todo esto está dentro de la enseñanza ashrámica. Suele esto impartirse en una cueva que hay en la Primera Esfera de Shamballa.


La práctica del OM durante la meditación

Ahí se les enseña a los discípulos a pronunciar correctamente el OM, y el que recoja aquel sonido del OM que le corresponde dentro de su cerebro físico y que él tiene que recordar, tratar de recordar, al acostarse debe llevarse

GHB - Información difundida por http://hermandadblanca.org/ 

Lo que creemos ser


TOMADO DE http://alcione.cl

Nuestro sentido de lo que somos determina cuáles han de ser nuestras necesidades y las cosas a las cuales les atribuiremos importancia en la vida; y todo aquello que nos parezca importante tendrá el poder de perturbarnos e irritarnos. Esto se puede utilizar como criterio para descubrir hasta qué punto nos conocemos a nosotros mismos. Lo que nos importa no es necesariamente lo que expresamos ni aquello en lo cual creemos, sino aquello que se manifiesta como serio e importante a través de nuestros actos y de nuestras reacciones. Entonces conviene preguntarnos: “Cuáles son las cosas que me irritan y me alteran?” Si las nimiedades tienen el poder para molestarnos, entonces eso es exactamente lo que creemos ser: un ser insignificante. Esa será nuestra noción inconsciente. Cuáles son las cosas insignificantes? En última instancia, todas las cosas son insignificantes, porque todas las cosas son transitorias.
Podemos decir, “sé que soy un espíritu inmortal”, o “estoy cansado de este mundo de locos y lo único que deseo es paz”, hasta cuando suena el teléfono. Malas noticias: hubo un colapso de la bolsa de valores; se dañó el negocio; se robaron el automóvil; llegó la suegra; se canceló el viaje; se canceló el contrato; el compañero se ha ido; piden más dinero; dicen que es culpa nuestra. Entonces se levanta en nuestro interior una oleada de ira o ansiedad. La voz se torna dura: “no soporto más esto”.
Acusamos, culpamos, atacamos, nos defendemos o nos justificamos, y todo eso sucede en piloto automático. Obviamente hay algo más importante para nosotros que la paz interior que pedíamos hace un momento, y tampoco somos ya un espíritu inmortal. El negocio, el dinero, el contrato, la pérdida o la amenaza de pérdida son más importantes. Para quién? Para el espíritu inmortal que dijimos ser? No, para mí. Para ese pequeño yo que busca la seguridad o la realización en cosas transitorias y que se enoja o se pone nervioso cuando no las encuentra. Bueno, por lo menos ahora sabemos quiénes creemos ser realmente.
Si la paz es realmente lo que deseamos, debemos elegir la paz. Si la paz fuera más importante para nosotros que todo lo demás y si supiéramos de verdad que somos espíritu en lugar de un pequeño yo, no reaccionaríamos sino que nos mantendríamos totalmente alertas frente a situaciones o personas difíciles. Aceptaríamos inmediatamente la situación y nos haríamos uno con ella en lugar de separarnos de ella. Entonces, a partir del estado de alerta, vendría la reacción. Sería una reacción proveniente de lo que somos (consciencia) y no de lo que creemos ser (el pequeño yo). Sería entonces una respuesta poderosa y eficaz que no convertiría a la persona o a la situación en enemiga.
El mundo siempre se encarga de que no nos engañemos durante mucho tiempo acerca de lo que pensamos ser, mostrándonos las cosas que realmente nos importan. La forma como reaccionamos ante las personas y las situaciones, especialmente en los momentos difíciles, es el mejor indicador del conocimiento real que tenemos de nosotros mismos.
Mientras más limitada y más egotista sea nuestra idea de nosotros mismos, más atención prestaremos y más reaccionaremos ante las limitaciones del ego y ante la inconsciencia de los demás. Los “defectos” que vemos en los otros se convierten, para nosotros, en su identidad. Eso significa que veremos solamente el ego en los demás, reforzando así el nuestro. En lugar de mirar “más allá” del ego de los demás, fijamos nuestra atención en él. Quién ve el ego? Nuestro ego.
Las personas que viven en estado profundo de inconsciencia experimentan el ego viendo su reflejo en los demás. Cuando reconocemos que aquellas cosas de los demás que nos producen una reacción son también nuestras (y a veces sólo nuestras), comenzamos a tomar consciencia de nuestro propio ego. En esa etapa es probable que también nos demos cuenta que les hacíamos a los demás lo que pensábamos que ellos nos hacían a nosotros. Dejamos de considerarnos víctimas.
Puesto que no somos el ego, el hecho de tomar consciencia de él no significa que sepamos lo que somos: sólo reconocemos lo que no somos. Pero es gracias a ese conocimiento de lo que no somos que logramos eliminar el mayor obstáculo para llegar a conocernos realmente.
Nadie puede decirnos lo que somos. Sería apenas otro concepto más, incapaz de cambiarnos. No hace falta una creencia para saber lo que somos. En efecto, todas las creencias son obstáculos. Ni siquiera necesitamos alcanzar la realización, porque ya somos lo que somos. Pero sin la realización nuestro ser no puede proyectar su luminosidad sobre el mundo. Permanece en el ámbito de lo no manifiesto, es decir, en nuestro verdadero hogar. Entonces somos como la persona que finge ser pobre mientras tiene un millón de dólares en su cuenta bancaria, con lo cual el potencial de su fortuna jamás se manifiesta.
Conocernos o saber sobre nosotros

A veces quizás no queramos saber lo que somos por miedo a descubrirlo. Muchas personas abrigan el temor secreto de ser malas. Pero no seremos nada de lo que averigüemos sobre nosotros. Nada que podamos saber sobre nosotros es nuestra esencia.
Mientras algunas personas no desean saber quiénes son por temor, otras tienen una curiosidad insaciable acerca de sí mismas y desean saber más y más. Podemos sentir tal fascinación por lo que somos, que pasamos años acudiendo al psicoanalista para esculcar todos los aspectos de nuestra infancia, descubrir los temores y deseos secretos y levantar capa tras capa de complejidad en la constitución de nuestra personalidad y de nuestro carácter.
Después de 10 años, el terapeuta podría cansarse de nosotros y de nuestra historia y dictaminar que nuestro análisis está completo. Quizás nos despache con una historia clínica de 5.000 páginas. “Esto es todo sobre usted. Esto es lo que usted es”. Pero camino a casa con los papeles bajo el brazo, la satisfacción inicial de saber finalmente lo que somos da paso rápidamente a una sensación de vacío y a la sospecha de que debe haber algo más. Y por supuesto qué hay, quizás no en los términos cuantitativos de los hechos, sino en la dimensión cualitativa de la profundidad.
No hay nada de malo con el psicoanálisis ni con tratar de develar el pasado, siempre y cuando no confundamos el hecho de saber sobre nosotros con el hecho de conocernos a nosotros mismos. La historia clínica de 5.000 páginas sobre nosotros es el contenido de la mente condicionada por el pasado. Todo aquello que averigüemos con el psicoanálisis o la observación propia es acerca de nosotros. No es lo que somos. Es contenido, no esencia. Ir más allá del ego implica salirnos del contenido. Conocernos a nosotros mismos es ser nosotros mismos y, para ello debemos dejar de identificarnos con el contenido.
La mayoría de las personas se definen a sí mismas a través del contenido de su vida. Todo lo que percibimos, experimentamos, pensamos o sentimos es contenido. El contenido es lo que absorbe por completo la atención de la mayoría de la gente y es aquello con lo cual se identifican. Cuando pensamos o decimos, “mi vida”, no nos referimos a la vida que somos sino a la vida que tenemos, o parecemos tener. Nos referimos al contenido: la edad, la salud, las relaciones, las finanzas, la situación laboral y de vida, y también el estado mental y emocional. Las circunstancias internas y externas de la vida, el pasado y el futuro, pertenecen al plano del contenido al igual que los sucesos, es decir, todo aquello que acontece.
Pero qué más hay aparte del contenido? Aquello que nos permite ser, el espacio interior de la consciencia.
El ego y el momento presente

La relación más importante y primordial de la vida es la relación con el Ahora, o mejor aún, con cualquiera que sea la forma que adopte el Ahora, es decir, lo que es o lo que sucede. Si la relación con el Ahora es disfuncional, esa disfunción se reflejará en todas las relaciones y en todas las situaciones de la vida. El ego podría definirse sencillamente como una relación disfuncional con el momento presente. Es en este momento cuando podemos decidir la clase de relación que deseamos tener con el momento presente.
Una vez que hemos alcanzado un cierto nivel de consciencia, es decir, de Presencia (y si está leyendo esto es porque seguramente es su caso) estamos en capacidad de decidir qué clase de relación deseamos tener con el momento presente. Deseo que éste momento sea mi amigo o mi enemigo? El momento presente es inseparable de la vida, de tal manera que nuestra decisión se refiere realmente a la clase de relación que deseamos tener con la vida. Una vez tomada la decisión de ser amigos con el momento presente, nos toca dar el primer paso: mostrarnos amigables con él, acogerlo independientemente de su forma de presentarse. Y no tardaremos en ver los resultados. La vida se torna amable con nosotros. La gente nos ayuda y las circunstancias cooperan. Pero es una decisión que debemos tomar una y otra vez, hasta que aprendemos a vivir naturalmente de esa manera.
Con la decisión de hacer amistad con el momento presente viene el fin del ego. El ego no puede nunca estar en consonancia con el momento presente, es decir, en consonancia con la vida, puesto que su propia naturaleza lo induce a resistir, menospreciar o hacer caso omiso del Ahora. El ego se nutre del tiempo. Mientras más fuerte el ego, mayor es el tiempo durante el cual controla nuestra vida. Casi todos nuestros pensamientos entonces se refieren al pasado o al futuro y el sentido de lo que somos depende del pasado, donde encuentra una identidad, o del futuro donde busca su realización. El temor, la ansiedad, la expectativa, el remordimiento, la culpa, y la ira son disfunciones del estado de la consciencia atrapada en el tiempo.
El ego trata el momento presente de tres maneras: como un medio para una finalidad, como un obstáculo, o como un enemigo. Analicemos una a la vez, de tal manera que cuando ese patrón se apodere de usted, pueda reconocerlo y decidir nuevamente.
En el mejor de los casos, el ego ve en el momento presente un medio para cumplir una finalidad. Sirve para llevarnos a algún momento en el futuro considerado más importante. Pero el futuro nunca llega salvo como momento presente y, por tanto, nunca es más que un pensamiento en la cabeza. En otras palabras, nunca estamos totalmente aquí porque siempre estamos ocupados tratando de llegar a algún otro lugar.
Cuando este patrón se acentúa, lo cual suele suceder, el momento presente es visto o tratado como si fuera un obstáculo a superar. Es allí donde surgen la impaciencia, la frustración y el estrés y, en nuestra cultura, esa es la realidad cotidiana, el estado normal de muchas personas. La Vida, la cual ocurre ahora, es vista como un “problema”, y todos habitamos en un mundo lleno de problemas que debemos resolver para ser felices, sentirnos realizados o comenzar realmente a vivir (o por lo menos eso creemos). El problema está en que, por cada problema que resolvemos aparece uno nuevo. Mientras veamos un obstáculo en el momento presente, los problemas no tendrán fin. “Seré lo que deseas que sea”, dice la Vida o el Ahora. “Te trataré como tú me trates. Si me ves como un problema, eso seré para ti. Si me tratas como a un obstáculo, seré un obstáculo”.
En el peor de los casos, y esto también es muy común, el momento presente es visto como un enemigo. Cuando odiamos lo que hacemos, nos quejamos de nuestro entorno, maldecimos de las cosas que suceden o han sucedido; o cuando nuestro diálogo interno está lleno de lo que deberíamos o no deberíamos hacer, de acusaciones y señalamientos, entonces nos peleamos con lo que es, con aquello que de todas maneras ya es como es. Convertimos a la Vida en nuestra enemiga y ella nos dice, “si lo que quieres es guerra, guerra tendrás”. La realidad externa, la cual es siempre el espejo de nuestro estado interior, se experimenta como algo hostil.
Una pregunta crucial que debemos hacernos con frecuencia es cuál es mi relación con el momento presente? Después debemos estar alertas para descubrir la respuesta. Trato el Ahora apenas como un medio para llegar a una finalidad? Lo veo como un obstáculo? Lo estoy convirtiendo en enemigo? Puesto que el momento presente es lo único que tendremos, puesto que la vida es inseparable del Ahora, lo que la pregunta significa realmente es, cuál es mi relación con la vida? Esta pregunta es una forma excelente de desenmascarar al ego y de entrar en el estado de Presencia. Aunque la verdad absoluta no está encarnada en la pregunta (puesto que yo y el momento presente somos uno), es una guía importante hacia el camino correcto. Hágase esa pregunta con frecuencia, hasta que ya no la necesite.
Cómo trascender una relación disfuncional con el momento presente? Lo más importante es reconocerla en nosotros mismos, en nuestros pensamientos y en nuestros actos. Estamos en el presente en el momento mismo en que notamos que nuestra relación con el Ahora es disfuncional. Ver equivale al afloramiento de la Presencia. Tan pronto como vemos la disfunción, ésta comienza a desvanecerse. Algunas personas se ríen cuando ven esto. Con el reconocimiento viene el poder de elegir: la posibilidad de decirle “sí” al Ahora y de aceptarlo como amigo.
Eliminar el tiempo

No podemos fijarnos la meta de liberarnos del ego y dar los pasos necesarios para alcanzarla en un futuro. Lo único que obtenemos es mayor insatisfacción, más conflictos internos, porque siempre nos parecerá que nunca llegamos, que nunca “alcanzamos” ese estado. Cuando fijamos para el futuro la meta de liberarnos del ego, nos damos más tiempo y, más tiempo significa más ego. Examine con cuidado si su búsqueda espiritual es una forma disfrazada de ego. Hasta tratar de deshacernos del “yo” puede ser una forma de quererlo, más aún si la fijamos como una meta para el futuro. Darse más tiempo es precisamente eso: darle más tiempo al “yo”. El tiempo, es decir, el pasado y el futuro, es lo que alimenta y empuja al yo falso fabricado por la mente, y el tiempo vive en la mente. No es algo que exista objetivamente en “alguna parte”. Si bien es una estructura mental necesaria para la percepción sensorial, indispensable para efectos prácticos, es el mayor obstáculo para llegar a conocernos. El tiempo es la dimensión horizontal de la vida, la capa superficial de la realidad. Y está además la dimensión vertical de la profundidad, accesible solamente a través del portal del momento presente.
Entonces, en lugar de sumar más tiempo, debemos eliminarlo. Eliminar al tiempo de la consciencia es eliminar al ego, es la única práctica verdaderamente espiritual.
Claro está que cuando hablamos de eliminar el tiempo no nos referimos al tiempo del reloj, el cual representa el uso del tiempo para efectos prácticos como fijar una cita o planear un viaje. Sería casi imposible funcionar en este mundo sin el tiempo del reloj. A lo que nos referimos es a la eliminación del tiempo psicológico, la preocupación constante de la mente egotista con el pasado y el futuro, y su reticencia a ser una con la vida viviendo en consonancia con la existencia inevitable del momento presente.
Cada vez que en lugar de decirle “no” a la vida le damos un “sí, cada vez que permitimos que el momento presente sea como es, disolvemos el tiempo y también el ego. Para sobrevivir, el ego debe dar más importancia al tiempo (pasado y futuro) que al momento presente. El ego no soporta la amistad con el momento presente, salvo por breves momentos, lo suficiente para obtener lo que desea. Pero no hay nada que satisfaga al ego durante mucho tiempo. Mientras controle nuestras vidas, nos hará infelices de dos maneras. Una, al no obtener lo que deseamos y la otra al obtener lo que deseamos.
Todo aquello que es o que sucede es la forma adoptada por el Ahora. Mientras nos resistamos internamente, la forma, es decir el mundo, se convertirá en una barrera impenetrable que nos separará de lo que somos más allá de la forma, de la Vida única sin forma que somos. Cuando damos un “sí” interior a la forma adoptada por el Ahora, esa forma se convierte en la puerta hacia la dimensión de lo sin forma. La separación entre Dios y el mundo se disuelve.
Cuando reaccionamos contra la forma que la vida adopta en este momento, cuando tratamos al Ahora como un medio, un obstáculo o un enemigo, fortalecemos nuestra propia identidad en la forma: el ego. De allí la reactividad del ego. Qué es reactividad? Es la adicción a la reacción. Mientras más reactivos somos, más nos enredamos con la forma. Mientras más identificados con la forma, más fuerte es el ego. Entonces nuestro Ser a duras penas logra proyectar su luminosidad a través de la forma.
Cuando no oponemos resistencia a la forma, aquello que está más allá de ella en nuestro interior emerge como una Presencia que lo abarca todo, un poder silencioso mucho más grande que la breve identidad con la forma, mucho más grande que la persona. Es nuestra esencia más profunda que no tiene parangón en el mundo de la forma.
Más allá de la limitación

A toda persona le llega el momento en que busca crecer y expandirse en el nivel de la forma. Es cuando nos esforzamos por superar una limitación como una debilidad física o un apuro económico, cuando adquirimos nuevas destrezas y conocimiento, cuando aplicamos nuestra creatividad para traer algo nuevo al mundo a fin de mejorar la vida, tanto la nuestra como la de los demás. Podría tratarse de una pieza musical o una obra de arte, un libro, un servicio, una función que realizamos, una empresa u organización a la cual contribuimos o de la cual somos los creadores.
Cuando estamos presentes, cuando nuestra atención está totalmente en el Ahora, la Presencia penetra en lo que hacemos y lo transforma. Imprime calidad y poder a nuestras obras. Estamos presentes cuando lo que hacemos no es principalmente un medio para conseguir un fin (dinero, prestigio, ganancia) sino que es una fuente de realización en sí misma, caracterizada por la alegría y la energía. Y claro está que no podemos estar presentes si no estamos en amable armonía con el momento presente. He ahí la base de la acción eficaz sin tinte de negatividad.
La forma es limitación. Estamos aquí no solamente para experimentar la limitación sino para crecer en la consciencia trascendiendo la limitación. Algunas limitaciones se pueden superar en el plano externo. Habrá otras con las cuales debemos aprender a vivir y que solamente se pueden superar internamente. Todo el mundo tropieza con ellas tarde o temprano. Podemos, o bien quedarnos atrapados en esas limitaciones a causa de las reacciones del ego, experimentando una infelicidad intensa, o bien elevarnos por encima de ellas internamente, entregándonos incondicionalmente a lo que es. Eso es lo que ellas nos enseñan.
El estado consciente de renunciación abre la dimensión vertical de la vida, la dimensión de la profundidad. Entonces, algo se proyecta sobre el mundo desde esa dimensión: algo de valor infinito que, de otra manera, no se habría manifestado. Algunas personas que se entregan ante la limitación severa se convierten en sanadores o maestros espirituales. Otras trabajan desinteresadamente para mitigar el sufrimiento humano o traer algún don de su creatividad al mundo.
La alegría de ser

La infelicidad y la negatividad son una enfermedad en nuestro planeta. Lo que la contaminación es al plano externo, es la negatividad al plano interno. Está en todas partes, no solamente en los lugares donde las personas no tienen lo suficiente, sino todavía más donde la gente tiene más de la cuenta. No es sorprendente?
No. El mundo desarrollado está más profundamente identificado con la forma, más atrapado en el ego. Las personas creen que su felicidad depende de lo que les sucede, es decir, que depende de la forma. No se dan cuenta de que los sucesos son lo más inestable del universo porque cambian constantemente. Ven el momento presente empañado por algo que ha sucedido y que no debió suceder, o como una deficiencia porque algo que debió suceder no sucedió. Entonces pasan por alto la perfección profunda, inherente a la vida misma, una perfección que ya existe y está más allá de lo que sucede o no sucede, más allá de la forma. Debemos aceptar el momento presente y hallar la perfección que es más profunda que cualquier forma, y que está libre del efecto del tiempo.
La alegría de Ser, la única felicidad verdadera, no se puede lograr a través de la forma, es decir, de las posesiones, los logros, las personas o los sucesos. Esa alegría nunca llega sino que emana de la dimensión sin forma que reside en nuestro interior, de la consciencia misma y, por tanto, es una con nuestra esencia.
La disminución del ego

El ego siempre está en guardia contra cualquier posibilidad de verse disminuido. Los mecanismos de reparación se activan automáticamente para restablecer la forma mental del “yo”. Cuando alguien me culpa o me critica, el ego lo interpreta como una disminución del yo y trata inmediatamente de reparar esa disminución mediante la justificación, la defensa o la culpa. El que la otra persona tenga la razón o no lo tiene sin cuidado. El ego está mucho más interesado en su conservación que en la verdad. Es la conservación de la forma psicológica del “yo”. Algo tan normal como responder a gritos al conductor que nos insulta es un mecanismo automático e inconsciente de reparación del ego. Uno de los mecanismos de reparación más comunes es la ira, la cual infla al ego enormemente, aunque por un breve período. Todos los mecanismos de reparación son perfectamente lógicos para el ego, aunque son disfuncionales en la realidad. Los más extremos son la violencia física y el auto engaño expresado en fantasías de grandeza.
Una práctica espiritual muy poderosa consiste en permitir la disminución del ego cuando sucede, sin tratar de restaurarlo. Le recomiendo hacer el experimento de vez en cuando. Por ejemplo, cuando alguien lo critique, lo culpe o lo ofenda, en lugar de replicar y defenderse inmediatamente, no haga nada. Permita que su amor propio se quede disminuido y tome consciencia de lo que siente en su interior. Es probable que se sienta incómodo durante algunos segundos, como si se hubiera empequeñecido. Después sentirá que se amplía su espacio interno y que está intensamente vivo. No habrá menguado en lo absoluto. En realidad se habrá expandido.
Entonces quizás reconozca algo asombroso: cuando se sienta disminuido de alguna manera y se abstenga de reaccionar, no sólo externamente sino también internamente, se dará cuenta de que nada ha menguado realmente, que al ser “menos” se convierte en más. Cuando opta por no defender o fortalecer su forma, deja de identificarse con ella, con su imagen mental. Al ser menos (a los ojos del ego), en efecto se produce una expansión y se genera el espacio para que el Ser pueda manifestarse. El verdadero poder, lo que usted es más allá de la forma, podrá brillar a través de la forma aparentemente debilitada. Fue lo que quiso decir Cristo con su frase, “Niégate a ti mismo” o “Presenta la otra mejilla”.
Claro está que eso no significa invitar al abuso o convertirse en víctima de las personas inconscientes. Algunas veces será necesario exigirle al otro con mucha firmeza que “tenga cuidado”.
Pero las palabras tendrán el poder que se obtiene cuando no hay defensividad del ego, cuando están privadas de la fuerza de la reacción. De ser necesario, podremos dar un “no” firme y contundente, pero un “no de alta calidad” carente de toda negatividad.
Cuando nos sentimos satisfechos de no ser nadie en particular, contentos con no sobresalir, entramos en consonancia con el poder del universo. Lo que parece debilidad para el ego es en realidad la única fortaleza verdadera. La verdad del espíritu es diametralmente opuesta a los valores de nuestra cultura contemporánea y la forma como ésta condiciona el comportamiento de las personas.
En lugar de tratar de ser una montaña, enseña el Tao Te Ching, “seamos el valle del universo”… De esta forma, volvemos a la unicidad y “todas las cosas llegarán”.
Asimismo enseñó Cristo en una de sus parábolas, “Cuando te inviten, siéntate en el lugar más humilde de manera que, cuando llegue tu anfitrión, pueda invitarte a ocupar un mejor lugar. Entonces serás honrado en presencia de todos los que comparten la mesa contigo. Porque aquel que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado”.
Otro aspecto de esta práctica es abstenerse de fortalecer el yo evitando alardear, o querer sobresalir, ser especial, dejar una impresión o exigir atención. Puede implicar abstenerse de expresar una opinión cuando todos los demás expresan la suya. Ensaye a hacerlo para ver cómo se siente.
Así como somos por fuera somos por dentro

Al mirar las estrellas en el firmamento despejado podemos reconocer fácilmente una verdad a la vez totalmente simple y extraordinariamente profunda. Qué es lo que vemos? La luna, los planetas, las estrellas, la banda luminosa de la vía láctea, quizás un cometa o hasta la vecina galaxia de Andrómeda a dos millones de años luz de distancia. Es correcto. Pero si simplificamos todavía más, qué vemos? Objetos flotando en el espacio. Entonces de qué consta el universo? De objetos y espacio.




Cuando no enmudecemos totalmente al mirar el firmamento en una noche despejada es porque no estamos mirando realmente y no tenemos consciencia de la totalidad de lo que hay en él. Probablemente estemos mirando solamente los objetos y tratando de identificarlos.
Si alguna vez se sintió sobrecogido al mirar el espacio, si experimentó una sensación de reverencia ante ese misterio incomprensible, es porque renunció por un momento a su deseo de explicar y asignar nombres y tomó consciencia no solamente de los objetos del espacio sino de la profundidad infinita del espacio mismo. Seguramente logró tranquilizarse lo suficiente para tomar nota de la inmensidad en la cual existen esos mundos incontables. La sensación sobrecogedora no se deriva del hecho de que haya miles de millones de mundos, sino del reconocimiento de la profundidad que los alberga a todos.
Claro está que no podemos ver, ni oír, ni tocar, ni oler el espacio. Entonces cómo sabemos tan siquiera si existe? Esta pregunta aparentemente lógica contiene un error fundamental. La esencia del espacio es el vacío, de tal manera que no “existe” en el sentido normal de la palabra. Sólo las cosas, las formas, existen. El hecho mismo de designarlo con el nombre de espacio puede ser engañoso porque, al nombrarlo, lo convertimos en objeto.
Digámoslo de esta manera: hay algo dentro de nosotros que tiene afinidad con el espacio; es por eso que podemos tomar consciencia de él. Consciencia de él? Esto tampoco es completamente cierto porque cómo podemos tomar consciencia del espacio si no hay nada de lo cual tomar consciencia?
La respuesta es a la vez simple y profunda. Cuando tenemos consciencia del espacio realmente no tenemos consciencia de nada, salvo de la consciencia misma, del espacio interior. El universo toma consciencia de sí mismo a través de nosotros!
Cuando el ojo no encuentra nada para ver, la nada se percibe como espacio. Cuando el oído no encuentra nada para oír, el vacío se percibe como quietud. Cuando los sentidos, diseñados para percibir la forma, se tropiezan con la ausencia de la forma, la consciencia sin forma que está detrás de la percepción y de la cual emana toda percepción, toda experiencia posible, ya no se oculta detrás de la forma. Cuando contemplamos la profundidad inconmensurable del espacio o escuchamos el silencio en las primeras horas del amanecer, algo resuena dentro de nosotros como en una especie de reconocimiento.
Entonces sentimos que la vasta profundidad del espacio es nuestra propia profundidad y reconocemos que esa quietud maravillosa es nuestra más profunda esencia, más profunda que cualquiera de las cosas que conforman el contenido de nuestra vida.
Los Upanishads, las antiguas escrituras de la India, apuntan hacia la misma verdad con estas palabras:
“Aquello que el ojo no puede ver, pero que hace posible que el ojo vea: sabed que no es otro que Brahma, el Espíritu, y no lo que la gente adora aquí. Aquello que no puede oírse con los oídos, pero que hace posible que el oído oiga: sabed que no es otro que Brahma, el Espíritu, y no lo que la gente adora aquí… Aquello que no puede pensarse con la mente, pero que hace posible que la mente piense: sabed que no es otro que Brahma, El espíritu, y no lo que la gente adora aquí”.’
La escritura dice que Dios es consciencia sin forma y la esencia de lo que somos. Todo lo demás es forma, “lo que la gente adora aquí”.
La realidad dual del universo, la cual consta de cosas y espacio (objetos y vacío), es también la nuestra. Una vida humana sana equilibrada y fructífera es una danza entre dos dimensiones que conforman la realidad: la forma y el espacio. La mayoría de las personas están tan identificadas con la dimensión de la forma, con las percepciones de los sentidos, los pensamientos y las emociones, que carecen de la otra mitad vital. Su identificación con la forma las mantiene atrapadas en el ego.
Lo que vemos, oímos, sentimos, palpamos o pensamos es solamente la mitad de la realidad, por así decirlo. Es la forma. Cristo hablaba en sus enseñanzas del mundo”, mientras que la otra dimensión es el “reino de los cielos o la vida eterna”.
De la misma manera que el espacio hace posible que todas las cosas existan y de la misma manera que sin el silencio no habría sonido, no existiríamos sin la dimensión vital sin forma que constituye la esencia de lo que somos. Podríamos hablar de “Dios” si no hubiéramos abusado tanto de la palabra. Pero prefiero hablar del Ser previo a la existencia. La existencia es forma, contenido, “lo que sucede”. La existencia es el escenario de la vida; el Ser es el telón de fondo, por así decirlo.
La enfermedad colectiva de la humanidad radica en que las personas están tan inmersas en los sucesos, tan hipnotizadas por el mundo de las formas fluctuantes, tan absortas en el contenido de sus vidas, que han olvidado la esencia, aquello que está más allá del contenido, de la forma y del pensamiento. Están tan sumidas en el tiempo que han olvidado la eternidad, la cual es su origen, su hogar y su destino. La eternidad es la realidad viviente de lo que somos.
Eckhart Tolle
Extractado por Julián Alvarez de
Una Nueva Tierra.-Grupo Editorial Norma.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

EL CRIADOR DE LUCIERNAGAS



De niño, Rabí Rubén de Iambol fue enviado a Botev como ayudante de un criador de abejas que además tenía extensos rosedales. Para contrarrestar sus prematuras

dotes intelectuales con un duro trabajo físico, su padre, Rabí Samuel, pensó que la

alta montaña del centro de Bulgaria le transmitiría energía vital a la vez que sentido

común. El criador de abejas se llamaba Resnov y tenía otro ayudante, un musulmán

de Sofia llamado Rasif, quien muy pronto congenió con Rabí Rubén de Iambol. De

día se ocupaban de las colmenas, por la tarde de las rosas y de noche, en verano, se

dedicaban a estudiar las luciérnagas, que fascinaban a ambos.

Rasif las cogía y luego las soltaba, dejando que sus dedos se impregnaran de luciferina y pasando, más tarde, la mano por plantas, objetos y animales, con la intención,

decía, de conferirles la baraca, o el poder protector divino.

Allah quiere –le dijo una noche a Rubén– que, en todas partes, su luz haga de nexo

entre los hombres. Imagínate entonces qué constructor brillante sería aquel que, como

las luciérnagas, hiciera puentes de luz para cruzar la oscuridad de la noche.

Con los años se dejaron de ver. Rasif el musulmán no volvió a Sofia, emparentó

con una hija del criador de abejas y se convirtió, a su vez, en el más destacado criador

de luciérnagas de la región de Botev. Ya mayores, abuelos ambos, se reencontraron

por casualidad en una feria de caballos cerca de Gabrovo. Desde entonces y hasta la

muerte de Rasif, Rabí Rubén de Iambol recibía cada dos meses unas hojas perfumadas tan llenas de luciferina que brillaban, en la oscuridad, como páginas de un libro

angélico. Si alguien venía a verlo para pedirle su bendición, le tocaba la frente con un

dedo impregnado de aquel polvillo brillante, diciéndole:

Cuando, esta noche, alguien te vea y te diga «tienes una luz en la frente», recuerda

que la verdadera luz de la bendición está entre tus pensamientos y tus actos, y que

únicamente la llevas fuera para no olvidar que procede del interior.

Un día su sobrino le preguntó a Rabí Rubén de dónde había sacado enseñanza tan

extraña, y este le dijo que de un amigo de la infancia, Rasif, el criador de luciérnagas,

musulmán de Sofia.

Aunque difieran sus rayos, la luz de Dios es una. Entre su Allah y nuestro Elohim

–dijo Rabí Rubén de Iambol– van y vienen miles de luciérnagas. Se trata de tomar

de ellas lo que nos une, no lo que nos separa. El que bendice no espera respuesta a su

trabajo, pues la bendición ya es la respuesta que espera oír.Mario Satz 
FUENTE http://lospasosdelalma.blogspot.com.es

CARTA DE WILLIAM SHAKESPEARE



"Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer a un alma y aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad, Comenzarás a aprender que los besos no son contratos, ni regalos, ni promesas, Comenzaras a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulto y aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el término mañana es incierto para los proyectos y el futuro tiene la costumbre de caer en vacío, Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado, Aceptaras incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás perdonarlas, Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma, Descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos para destruirla y que tu también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de tu vida, Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias y que no importa que es lo que tienes en la vida sino a quien tienes en la vida, y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir, Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos, si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian,
Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo, haciendo cualquier cosa o simplemente nada, solo por el hecho de disfrutar su compañía, Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan y por eso siempre debemos decirles a esas personas que las amamos, porque nunca estaremos seguros de cuándo será la última vez que las veamos, Aprenderás que las circunstancias y el también que nos rodea tiene influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos, Comenzaras a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queremos imitarlas para mejorar, Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto,
Gracias a “lo mejor de todos” por compartir tan bella carta de William Shakespeare, Porque cuando pensemos: “que a pesar de que cambies te seguiré amando, que el tiempo y la distancia es corta en esta dimensión, sé que no los voy a perder y no te vas a olvidar de mí, porque si sabemos que se enamora con acciones, se besa con sentimiento, se abraza con cariño, se piensa con el corazón y se ama con el alma todo estará perfecto, pues es pensar con el corazón y amar con el alma, que es verdadero amor, DE CORAZÓN A CORAZÓN un abrazo”
Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside, Yo honro el lugar dentro de ti lleno de amor y luz, de verdad y paz, de sueños e ideales, Yo honro el lugar dentro de ti donde tu estas en ese punto tuyo y yo estoy en ese punto mío, porque así SOMOS UNO, todos somos ángeles de luz viviendo experiencias humanas, Viviendo en el reino de los sueños, somos lo que pensamos, por ello te invito a bailar, relajarse, danzar, cantar, ser feliz, Hoy y todos los días son días bellos para gente especiales y hermosas como tú, Vive feliz, piensa en que cada sesenta segundos que tú pases enojado, angustiado o mal es un minuto de alegría que no volverá, la vida es bella, perdona rápidamente cualquier ofensa, besa suavemente, abraza con ternura y mucho amor, ama de verdad, expresa tu amor a las personas que quieres, ríe y nunca te arrepientas de hacer sonreír a los que te rodean,,, Cada uno de nosotros somos un universo dentro de sí mismos, ¿Cómo podemos pensar que sea posible para nosotros abarcar el universo? No importa qué bien crees conocer a alguien, existen niveles más profundos que ni siquiera has experimentado, Es importante continuar invirtiendo tiempo en lograr entender a la persona que más amas, Siempre existe algo más por encontrar, un abrazo de corazón a corazón, nuestros deseos deben ser que la luz Crística brille en nuestros ojos, amar escuchando, todos necesitamos ser escuchados, cuando necesites de un amigo sabré escuchar y en silencio te honraré, como todo poderosa alma libre, gracias por tu belleza y todo lo que esparces por la vida, ahora somos libres, libres para amar, libres para dar, libres para compartir, libres para existir, libres como las águilas, libres como el viento


lunes, 24 de diciembre de 2012

Feliz Navidad


Feliz Navidad a tod@s, aunque muchos estéis desilusionados por la profecía maya, os aseguro que ha ocurrido lo que pasa es que la iremos sintiendo cada uno interiormente y los más importante es lo que se ha creado una esperanza en que todo va ha cambiar que eso es mucho más poderoso que todas las profecías juntas, así no os desilusionéis y a seguir creyendo en un gran cambio que es lo que hará que todo cambie, si seguimos alimentando esa creencia, muy pronto empezaremos a ver acontecimientos en nuestras vidas auténticamente  inolvidables os lo aseguro.

LA CONCIENCIA TOTAL – Enric Corbera



LA CONCIENCIA TOTAL – Enric Corbera

Posiblemente una de las mejores conferencias de Enric Corbera hasta la fecha.


En esta ocasión Enric, nos explica como acceder a nuestro interior para poder ver nuestros talentos y cosas negativas.
En esta charla aborda muy detalladamente: nuestra abundancia, la coherencia , la conciencia, cual es el secreto, campo magnético del corazón y la tierra, cambio de paradigma, los indios hoppi, la conexión y la fractalidad que nos envuelve, cual es mi realidad, como conectarse, la salud, el cáncer, la nueva tri-biología, la sanación, la salud total…
En estos tiempos en que las personas enferman más, y el planeta a consecuencia de ello, Enric nos proporciona varias pistas a tomar en cuenta para mejorar la salud uno mismo y consecuentemente, la del planeta .
Jueves 20 de diciembre de 2012

LA CONCIENCIA TOTAL Enric Corbera Parte 1


Ir a descargar

LA CONCIENCIA TOTAL Enric Corbera Parte 2


Link al vídeo en youtube: http://www.youtube.com/watch?v=RFLM3fn5gQM
Ir a descargar
Música del Video: Miquel Sala
REFLEXIÓN VISIONARIA
“…Y la medicina tendrá que convertirse un día, entonces, en una ciencia que sirva para prevenir las enfermedades, que sirva para orientar a todo el público hacia sus deberes médicos, y que solamente deba intervenir en casos de extrema urgencia, para realizar alguna intervención quirúrgica, o algo que escape a las características de esa nueva sociedad que estamos creando.”
“.. Muchas veces tendremos que cambiar nuestros conceptos, no solamente los generales, los conceptos sociales o filosóficos, sino también, los conceptos médicos. Y veremos que no siempre las enfermedades se tratan como se tratan en un hospital.”
Ernesto “Che” Guevara el 19 de agosto de 1960 durante la inauguración del Curso Académico del Ministerio de salud Pública. 
Enric Nos comentó que habia esta carta en Google , si la queríamos leer….Así que aquí esta :
MENSAJE DE LOS INDIOS HOPI – “AMOR INCONDICIONAL”

Eres único, diferente de todos los otros.

Sin reserva ni duda, permito que estés en el mundo como eres, sin un pensamiento o palabra de juicio…No veo error alguno en las cosas que puedas decir, ni hacer, sentir y creer porque entiendo que te estás honrando a ti mismo al ser y hacer lo que es verdad para ti.
No puedo recorrer la vida con tus ojos ni verla a través de tu corazón. No he estado donde tú has estado ni experimentado lo que tú has experimentado, viendo la vida desde tu perspectiva única. Te aprecio exactamente cómo eres, siendo tu propia y singular chispa de la Conciencia Infinita, buscando encontrar tu propia forma individual de relacionarte con el mundo.
Sin reserva ni duda, te permito cada elección para que aprendas de la forma que te parezca apropiada. Es vital que seas tu propia persona y no alguien que yo u otros piensen que “deberías” ser. En la medida de mi capacidad, sin denigrarme o ponerme en un compromiso, te apoyaré en eso.
No puedo saber lo que es lo mejor para ti, lo que es verdad para ti o lo que necesitas porque no sé lo que has elegido aprender, cómo has elegido aprenderlo, con quien o en qué periodo de tiempo. Solo tú puedes sentir tu excitación interna y escuchar tu voz interna – yo solo tengo la mía. Reconozco que, aunque sean diferentes entre sí, todas las maneras de percibir y experimentar las diferentes facetas de nuestro mundo, todas son válidas.
Sin reserva ni duda admito las elecciones que hagas en cada momento. No emito juicio sobre esto porque es imprescindible que honre tu derecho a tu evolución individual, porque esto da poder a ese derecho para mí y para todos los otros. A aquellos que elegirían un camino que no puedo andar o que no andaría, y aunque puede que elija no añadir mi poder y mi energía a ese camino, nunca te negaré el regalo de amor que Dios me ha concedido para toda la creación. Como te amo, así seré amado. Así como siembro, recogeré.
Sin reserva ni duda, te permito el derecho universal de libre albedrío para andar tu propio camino, creando etapas o manteniéndote quieto cuando sientas que es apropiado para ti. No puedo ver siempre el cuadro más grande del Orden Divino y así no emitiré juicio sobre si tus pasos son grandes o pequeños, ligeros o pesados o conduzcan hacia arriba o hacia abajo, porque esto solo sería mi punto de vista. Aunque vea que no haces nada y juzgue que esto es indigno, yo reconozco que puede que seas el que traiga una gran sanación al permanecer en calma, bendecido por la Luz de Dios. Porque es el derecho inalienable de toda vida el elegir su propia evolución, y sin reserva ni duda reconozco tu derecho a determinar tu propio futuro.
Con humildad, me postro ante la comprensión de que el camino que veo es mejor para mí no significa que sea también correcto para ti, que lo que yo creo no es necesariamente verdad para ti. Sé que eres guiado como yo lo soy, siguiendo tu entusiasmo interno por conocer tu propio camino. Sé que las muchas razas, religiones, costumbres, nacionalidades y creencias en nuestro mundo nos traen una gran riqueza y nos procuran los beneficios y enseñanzas de tal diversidad. Sé que cada uno de nosotros aprende en nuestra manera única para devolver ese amor y sabiduría al todo. Entiendo que si solo hubiese una forma de hacer algo, solo necesitaría haber una persona.
Apreciaré tu luz interna única te comportes o no de la manera en la que considero que deberías, aunque creas en cosas que yo no creo. Entiendo que eres verdaderamente mi hermano y mi hermana, aunque puede que hayas nacido en un lugar diferente y creas en diferentes ideales. El amor que siento es por absolutamente todo lo que es.
Sé que cada cosa viva es una parte de una conciencia y siento un amor profundo por cada persona, animal, árbol, piedra y flor, por cada pájaro, río y océano y por todo lo que es en el mundo. Vivo mi vida en servicio amoroso, siendo el mejor yo que pueda, haciéndome más sabio en la perfección de la Verdad Divina, haciéndome más feliz, más sano, y cada vez más abundante y gozoso.
Aunque a lo largo del camino puede que me gustes, sienta indiferencia por ti, o me disgustes, no voy a dejar de amarte, de honrar tu singularidad y de permitirte ser tú. Esta él la llave de la paz y armonía en nuestras vidas y en nuestra Tierra porque es la piedra central del Amor Incondicional
In lak’ech!
¡Soy otro tú!
¡Omitikuye Oyasin!
¡Todas Mis Relaciones!
¡Sarvam Mangalam!
¡Que Todos los Seres estén Bien y Felices!
¡Allahu Akbar!
¡Dios es el Más Grande!
¡Ah Yum Hunab-Ku, Evan Maya E Ma Ho!
¡Sol Central de la Galaxia, Salve la Armonía de la Mente y la Naturaleza!
¡Pax Cultura – Pax Biosfera!
¡Donde hay Paz hay Cultura, donde hay Cultura hay Paz!
Donde encortrar a Enric Corbera Sastre :
c/Maximí Fornés, 31 08191 – Rubí ( Barcelona )
- Teléfono: 935885485 Fax: 936974404
Email: naturalenric@gmail.com
A·SANA
Còrsega, 173, Bajos
08036 Barcelona
telf. 93 611 18 19
correo: salut@amorsana.com
web: www.amorsana.com
Edición y grabación por:
Luis Palacios y Yolanda S. Jimenez
Miembros de la Asociación Española de Biodescodificación — Terapeutas en Biodescodificación CP1-CP2-CP3 , Método Yuen , Psicoterapia Pranica , Reiki , PNL , Hipnosis Ericsoniana, y miembros de la Productora de audiovisuales La Caja de Pandora
Telefono: 0034.93.001.69.53 Movil: 0034.661.52.33.39
Mail: biodescodifica-t@hotmail.es




FUENTE LA CAJA DE PANDORA