Muy recomendada.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Elisabeth Kübler Ross - La muerte un amanecer


Elisabeth Kübler Ross, la pionera de la Tanatología, de su libro "La muerte un amanecer". Asociación Mexicana de Tanatología, A.C. http://www.tanatologia-amtac.com

Ser y Hacer. El deseo del Alma

FUENTE  
Ser y Hacer. El deseo del Alma
Los grandes maestros de la Humanidad dicen que uno crea su propia realidad, a través de la calidad de sus pensamientos y emociones, determinando las situaciones a experimentar y las personas que nos rodean en la vida y conforman nuestro escenario vital.
Es una cuestión de elección, al alma sólo le preocupa dónde vas a estar. ¿ Vas a estar en un lugar  llamado temor, o en lugar llamado amor ?




Si eliges la paz, el amor y la alegría no conseguiras mucho a través de lo que hagas.
Si eliges la evolución, no vas a conseguirlo a través de las actividades mundanas de tu cuerpo.
Hacer es una función del cuerpo, Ser es una función del alma.
El cuerpo siempre está haciendo algo. Cada minuto del día tiene algo entre manos.
O bien lo hace por mandato del alma, o bien a pesar del alma. La calidad de tu vida depende de qué predomine en este equilibrio.
El alma siempre está siendo. Está siendo lo que está siendo independientemente
de lo que haga el cuerpo, no a consecuencia de lo que haga el cuerpo.
Si piensas que tu vida se basa en el hacer no entiendes de qué va.
A tu alma no le importa lo que hagas para ganarte la vida. A tu alma sólo le

importa qué eres mientras haces lo que hagas para ganarte la vida.
Lo que el alma busca es el estado del ser, no el estado del hacer.
El ser atrae al ser y produce experiencia.

No estás en este planeta para producir nada con tu cuerpo. Esa es una experiencia materialista de la existencia.
Estas en este planeta para producir algo con tu alma. Tu cuerpo es, simple y llanamente, el instrumento de tu alma.
Tu mente es la fuerza que hace que tu cuerpo funcione. De modo que, lo que tienes, es una poderosa herramienta utilizada en la creación del deseo del alma.
El alma aspira a la totalidad, a alcanzar el Alfa y la Omega. El alma se enfrenta a una grandiosa tarea; un enorme menú de posibilidades del ser entre las que elegir.
El alma elige estados del ser produciendo luego las condiciones apropiadas y perfectas para crear la experiencia de ello.
El alma procura las oportunidades apropiadas y perfectas para que experimentes exactamente lo que has planificado experimentar. Lo que realmente experimentes, depende de ti. Puede que sea lo que planeabas experimentar,
o puede que sea otra cosa distinta, dependiendo de lo que hayas elegido.
Por falta de conocimiento los deseos de la mente y del cuerpo se anteponen a los deseos del alma en numerosas ocasiones.
Sin embergo, el cuerpo y la mente juntos no tienen nada que hacer  a la hora de controlar al alma, ya que el alma se halla totalmente libre de necesidad y,
por ello, deja que mente y cuerpo hagan siempre lo que quieran.
La función del alma consiste en indicar su deseo, no en imponerlo.
Cuando el cuerpo, la mente y el alma crean juntas, en unidad y armonía, Dios se hace carne.


Tú alma te ha conducido a las palabras que estás leyendo en este momento.
¿ Qué harás ahora ? ¿ Qué decidirás ser ?

Tu alma espera, y observa con interés, como ha hecho muchas otras veces.

El cuerpo mental

FUENTE http://www.leycosmica.org
2.3.> EL CUERPO MENTAL / Kitaro – Cloud

 

2.3. El CUERPO MENTAL

El CUERPO MENTAL está constituido de la SUBSTANCIA MENTAL, del ELEMENTO AIRE; también se encuentra en la 4ª Dimensión. A través del Cuerpo Mental, son PROCESADOS TODOS LOS CONCEPTOS, OPINIONES, RAZONAMIENTOS, tomados a través de nuestros 5 sentidos, del Mundo de las Formas. Todas aquellas opiniones, conceptos sobre la VIDA, están almacenados allí. Alberga las FORMAS DE PENSAMIENTO.

Una manera de ENALTECER nuestro Cuerpo Mental, es comenzar a UTILIZAR ADECUADAMENTE EL GRAN PRINCIPIO DEL MENTALISMO, que afirma la Verdad de que "TODO ES MENTE, EL UNIVERSO ES MENTAL".

Antes de que una edificación, por ejemplo, fuera construida, antes de que ésta ciudad amurallada tomara forma, fue CONCEBIDA en la Mente de un Hombre, a través de IMAGENES, a través de IDEAS, a través de PENSAMIENTOS, y a través de PALABRAS. Pero fue precisamente por esos Pensamientos que antecedieron, que fue posible que se convirtieran en una REALIDAD.

De tal manera que la máxima CASUISTICA ó el POSTULADO más grande de la LEY DEL MENTALISMO es: "¡PENSAD ES CREAD! ¡ALLÍ DONDE ESTA TU PENSAMIENTO, ALLÍ ESTAS TU! ¡EN ESO QUE TU PIENSAS, EN ESO TE CONVIERTES!".

Si tu piensas que eres de malas, que la suerte no te acompaña, que naciste con mala estrella, que tu destino está torcido, así será tu vida, porque aquello que nosotros pensamos, eso es precisamente lo que se manifiesta en nuestra propia vida.

Así mismo, si pensamos que nadie nos quiere, que nos odian, que nos miran mal, estamos igualmente provocando ésa condición en nuestra propia vida. Mas sin embargo, si pensamos que somos FELICES, que somos SALUDABLES, que somos personas propensas a tener OPULENCIA, habrá Opulencia, habrá Salud, habrá Armonía en nuestro propio Mundo. Si de pronto somos RICOS, tenemos mucho dinero, y de pronto alguien nos convence que somos susceptibles a quedar pobres, y aceptamos ésa idea, y la maquinamos día a día a través de la duda, podemos verdaderamente llegar a la quiebra con toda seguridad, y así tratamos de auto justificarnos y decir que la quiebra se debe a que nos asociamos con una persona que nos fue deshonesta, así podemos Auto justificar ésa quiebra diciendo de pronto que esa fue debida al problema de la guerra, ó al problema de la inflación, ó al caos económico ó a la mala administración de fulano de tal, de todas maneras, nosotros hemos creado ésa condición. Pero a pesar de estar en la pobreza, si pensamos que podemos recuperarnos, y volver a alcanzar la libertad financiera, ¡así será!, mientras no haya dudas, porque LA DUDA ES ENERGÍA RECONCENTRADA, que de igual manera tiene la potestad de crear ó de destruir, porque allí también se encuentra el pensamiento. ¡PENSAD ES CREAD!. Cada Pensamiento que sale al AMBIENTE, si es BUENO lo ILUMINARA, y si es malo lo ensombrecerá.

LA MENTE ES EL PILAR DE QUIEN ASPIRA A LA MAESTRIA, y es el Pilar, PORQUE LA ENERGÍA DEL UNIVERSO SOLO OBEDECE A LA MENTE. Si pensamos que somos susceptibles de estar enfermos, si pensamos que nos duele la cabeza, ésa misma condición estaremos creando: "¡EN ESO QUE TU PIENSAS, EN ESO TE CONVIERTES".

("PROCESO PSICO CIBERNÉTICO DE CIENCIA CÓSMICA")

sábado, 29 de septiembre de 2012

Entrevista al escritor Fran Ortega autor de los peluches de dios

 

 

Por: “El color de las palabras”.

1º ¿Quién es Fran Ortega?

Alguien con las ganas irresistibles de recordar quien es y de donde viene. Nada fuera de lo normal. Es muy posible que en esa ansia resida precisamente el problema que te impide hacerlo. Por ahora no he terminado de reconocerme pues no dejo de acumular sorpresas a diario con reacciones que creía superadas. Quizá esta pregunta debiéramos hacérnosla al final de nuestros días. Intuyo que es en ese momento donde se encajan todas las piezas de tu puzzle personal.

2º ¿Cómo surgió la idea de escribir “Los peluches de dios “?

Siempre me ha gustado escribir, tengo más de una veintena de diarios los cuales comencé a escribir a temprana edad, cantidad de relatos que es posible termine por publicar algún día, guiones de cine, cuentos, poesías y tres libros editados. No obstante confieso que soy un poco perezoso a la hora de ponerme ante el ordenador. Mi primer libro, “A la sombra del olivo” lo escribí a mano y luego lo pasé al Word con los dedos índices, creo que esa desesperación cinceló mis perezas.

Cuando surgió la idea de escribir “Los peluches de Dios” me encontraba de lleno enfrascado en una novela juvenil. Se trataba de cumplir una promesa a mi niño interior. Era el típico relato que me hubiese gustado leer con quince o dieciséis años. Pero los peluches irrumpieron sin piedad y aún mantengo mi promesa sin cumplir, me cachis…

No obstante me encuentro reconciliado con el adolescente pues cuando voy de gira dando conferencias, en realidad quien disfruta es él. Así que le tengo contento y creo que me ha perdonado. De todos modos el capitán Imberluck Sterr, protagonista de la novela, sigue vivo en él.

La idea concreta de “Los peluches de Dios” surgió tras una experiencia vivida en un estado alterado de conciencia (sin drogas) que me llevo a ver el transito del Sistema Solar a través de un agujero negro. Ese momento lo viví como una metáfora de lo que se nos venía encima como humanidad. El año 2012 se acercaba imparable, diría yo que casi con deseos de llegar y me precipité de lleno a escribir todo lo que llevaba décadas recordando pero no terminaba por atreverme a ponerlo en palabras. Pero ya está, ahí lo tenéis.

3º ¿Cual es la esencia del libro?

Un canto al hecho de recordar nuestra divinidad. Infinidad de avatares a lo largo de la historia fueron recordándolo y vinieron a ayudarnos a recordar también. Mi libro es un homenaje a todos ellos. De hecho yo no digo nada que no fuera dicho ya. Simplemente hay que aprender a escuchar esos mensajes. Y hoy es el momento.

4º ¿Qué es la conciencia Crística?

El estado de conciencia que te hace saberte en Casa. El ungimiento es permitirnos a nosotros mismo dejarnos tocar por la mano de Dios. Pero el anticristo, es decir la culpa y el miedo, nos impiden dejarnos impregnar por la constante bendición de la Fuente. El día que descubramos nuestra inocencia dejaremos de juzgarnos y abriremos las puertas a nuestra autentica esencia divina.

5º ¿Estamos ante un cambio evolutivo del hombre?

Hoy día la física quántica te dice que no hay tiempo, que todas las posibilidades se están dando a la vez, la diferencia radica en donde pones la atención, algo que llevan siglos diciendo los místicos.

Si esto es así ya estamos ascendidos solo que no hemos puesto la atención en esa posibilidad. Jesús, Siddartha, Maitreya, Babaji y otros tantos sí tienen puesta su atención en esa posibilidad. Aguardan a que hagamos lo mismo. El propio Buda dice que está esperando a que el último de nosotros pase por las puertas del Cielo para pasar tras él. Luego no es que se vaya a dar un cambio evolutivo en el ser humano, simplemente siempre se está dando al igual que el involutivo. Ahora mismo estamos descendiendo y ascendiendo al unísono, solo se trata de elegir una de las infinitas posibilidades entre el amplio abanico existente entre uno y otro.

En realidad jamás hemos salido del Hogar, tan solo hemos admitido la mentira de creer que sí lo hemos hecho.

6º ¿Dios es la matriz de todo lo que nos rodea?

Y de todo lo que somos.

Para mí somos representaciones fractales de la divinidad, por lo tanto idénticos a Él, Ella, Ello. El problema es que andamos un poco despistadillos precisamente para experimentar la dualidad. Si recordáramos quienes somos no podríamos jugar al juego dual.

7º ¿El amor es el todo?

Depende desde donde me hagas la pregunta, si es desde la dualidad, que es donde nos encontramos ahora, te diría que no.

En el universo diabólico, dividido, de la dualidad, los opuestos se combaten y se necesitan. En realidad, en la dualidad estamos en esquizofrenia constante, envueltos en una paradoja pues los opuestos intentan destruirse pero a la vez se necesitan para referenciarse. Imagina, la luz y la oscuridad están en una lucha eterna precisamente por que si una acabara con la otra sería la disolución ineludible de la vencedora.

En fin de locos, así nos va.

Luego el amor lo es todo si no le damos la espalda al miedo que tenemos en este universo diabólico, que es con quien se complementa. De darle la espalda a la sombra esta se tornaría cada día más grande.

Para salir de la dualidad hemos de abrazar tanto al amor como al miedo e integrarlos en el corazón.

8º ¿Vivimos nuestras vidas en una dualidad constante?

Así lo decidimos cuando salimos de la Unidad Divina. Eso lo explica Jesús a la perfección en su parábola del Hijo Pródigo. Es precisamente este “tiempo” que hemos elegido vivir, el que nos lleva a la nueva decisión del volver a Casa, tal cual hizo el hijo prodigo de la parábola.

Nos encontramos ante la situación de presentarnos ante nuestro Padre-Madre para decirle “Vuelvo al hogar, papa-mama” y que nos responda “Bueno cariño, en realidad nunca te fuiste, fue solo una ilusión”. Eso es lo que han intentado decirnos una y otra vez todos aquellos que recuerdan quienes son.

9ª La luz y la oscuridad ¿pueden existir una sin la otra?

Creo haberte respondido ya a esto. En la dualidad sería imposible.

10º ¿Quién era Jesús para ti?

El representante carnal de la presencia Crística. Un hombre como otro cualquiera que tuvo la osadía de recordar quien es y el tremendo amor incondicional de allanarnos el camino del recuerdo al resto. Él jamás dijo que era más que nosotros, todo lo contrario, nos llamaba hermanos y nos miraba de tú a tú asegurando que podríamos hacer las misma obras que él una vez supiéramos quienes somos.

11º Después de presentar tu libro por toda España ¿qué sensaciones tienes de la gente que ha asistido a tus conferencias?

Que hay muchos, muchísimos con el verdadero deseo de recordar. De que además son muchos también los que van más allá de la mera intuición para comenzar a tener certeza de donde vinimos y de quienes somos. Las fichas del dominó han comenzado a caer y es cuestión de un instante que todos despertemos en el tiempo lineal. Es decir, elijamos poner la atención en la Ascensión que se está dando de continuo.

12º ¿Cómo ves la humanidad en estos tiempos?

Muerta de miedo. Pero es precisamente en el pavor donde podemos demostrar nuestra valentía. El ego de todos corre serios peligros de verse disuelto y se encuentra dando los últimos coletazos antes de la agonía final. Eso de “Ya no seremos más nosotros mismos” nos mete de lleno en la cuestión de “entonces ¿Quiénes vamos a ser?”. La posibilidad de abandonar la dualidad requiere de mucha humildad y de una responsabilidad aún mayor y esas son las travas finales a superar.

Asumiendo nuestra responsabilidad creadora nos lleva a asumir nuestra divinidad. Si te das cuenta Jesús asumió responsabilidades y fue por eso que pudo hacer milagros. El mayor responsable de la Creación es Dios y por eso es quien mayores milagros puede hacer.

Un poder tan tremendo nos asusta. Pero es lo que somos, es cuestión de atrevernos a recordarlo.

13º ¿Tienes proyectos o nuevos libros a la vista?

Precisamente estoy a punto de acabar la segunda parte de los peluches. Llevará por título, y esto es primicia para vosotros; “Los peluches de Dios II, la disolución del Ego”, espero poner el punto y final el uno de septiembre. Si no me pongo fechas no lo acabo, que me conozco. Trata de lo que te hable cuando me hiciste la pregunta sobre el cambio evolutivo. Los cambios evolutivos son simultáneos. Para salir de la dualidad simplemente se requieren disolver la falacia del ego.

14º ¿Que aconsejas a toda persona que lea tu libro?

Que nunca se crean nada de lo que cuento. Que permitan a su corazón discernir qué es la “Verdad” para ellos y qué no, al fin de cuentas cada uno ha de recorrer su propio camino. Tan solo se trata de mi mochila y lo único que hago es compartirla. Cada cual coja lo necesario.

15 ¿Qué le pedirías al futuro?

¿Sabes? Para el futuro no quiero nada, lo pido para ahora. Saber vivir el aquí y el ahora en todo momento con la lucidez de alguien que recuerda su divinidad.

Preguntas rápidas:

¿Una ciudad?

Las esquinas escondidas al turista en Venecia y Cuenca iluminada por la noche.

Mis amigos se ríen a carcajadas cuando les hablo de estas ciudades como las más bonitas conociendo centenares por todo el mundo, pero es lo que hay.

¿Una sensación?

La caricia de unas uñas largas por el pelo de la cabeza.

¿Un color?

Dos. El turquesa y el naranja.

¿Un olor?

A tierra húmeda tras la tormenta.

¿No te gusta que?

Me digan lo que tengo que hacer. Peco de soberbia con ello, lo sé, pero es así.

¿Te gusta que?

Me dejen a solas cuando me apetece estarlo, que suele ser muchas veces.

¿Admiras a?

El oso Baloo. Inocencia, alegría ilimitada, vive el momento del aquí y el ahora, para él todo está bien, nunca hay un problema que no tenga solución y si no la encuentra pues le da igual. Ojala fuera como él aunque tuviera esa barriga.

Y al Jesucristo opuesto al mostrado por la Iglesia, claro.

¿Nunca pudiste?

No tengo memoria de algo que quisiera hacer y no lograra hacerlo. Debo ser una persona afortunada. No obstante, lo mismo mañana saco una lista kilométrica.

¿Un libro?

“Juan Salvador Gaviota” de Richard Bach.

Tuve la tremenda fortuna de ser el primer libro que leí siendo aún un niño y debido a mi fascinación me aficioné a la lectura. A veces me pregunto qué habría pasado con mi afición si hubiese leído un libro que no me gustara.

¿Un momento?

La sonrisa sincera de un niño cuando se siente seguro.

¿Un lugar para visitar?

El Camino Sagrado del Inca en Perú.

¿Una película?

Me partirías el corazón si me obligaras a elegir. “Bailando con lobos (la versión extendida por favor)” y “El último samurai”

¿Una canción favorita?

“El show debe continuar” de Queen.

¿Una manía?

Si desmonto algo, lo cual suele ocurrir con frecuencia, al volverlo a motar me gusta poner los tornillos en el mismo sitio donde se encontraban. Una tontería.

¿Un deseo?

Disfrutar del juego de la dualidad, aún no lo he conseguido del todo.

Los Peluches de Dios

El Renacer de la Conciencia Crística

Por Fran Ortega

Entrevista a Fran Ortega en el programa “Espacio en blanco” de RNE 5 sobre la temática del libro, con fecha 15 de octubre de 2011.
http://www.rtve.es/alacarta/audios/espacio-en-blanco/espacio-blanco-primera-hora-15-10-11/1224062/
Segunda entrevista a Fran Ortega en el programa “Espacio en blanco” de RNE 5 sobre la temática del libro, con fecha 14 de abril de 2012.
http://www.ivoox.com/espacio-blanco-14-04-12-la-segunda-audios-mp3_rf_1166147_1.html?autoplay=1



Para comprar el libro en formato papel:

Envía un correo a cuentanos@eraestelar2012.com con tu nombre y dirección. Lo recibirás en tu domicilio contrareembolso de 18,95 euros con gastos incluidos. Envios a España. Demás destinos consultar precios.(No se registran los datos en ningún tipo de archivo, se borran los correos una vez enviados los pedidos.)

Si lo deseas firmado por el autor, coméntalo en el mail y di a quien va dirigida la dedicatoria.
Desde el día 17 de octubre del 2011 lo puedes encontrar en librerías especializadas y grandes superficies. La distribuidora Internacional ALFAOMEGA se está encargando de la distribución. www.alfaomega.es/

Para la descarga gratuita en PDF:

Pincha aquí para descargárte el libro gratis en formato PDF
Pincha aquí para descargárte el libro gratis en formato epub para E-book
En esta charla Fran Ortega, autor del libro "Los peluches de Dios" nos da claves que nos hacen suponer que estamos viviendo tiempos donde se va a dar la prometida Segunda Venida del Cristo. Energía que cada cultura le pondrá una etiqueta: Cristica, Búdica, Nirvana, Tocado por el Gran Espiritu..., pero que en definitiva es la misma.

CUENTO.-ALAN WATTS

TOMADO DE http://lospasosdelalma.blogspot.com.es/


Érase una vez un pez que vivía en el gran océano, y puesto que el agua era transparente y se apartaba siempre convenientemente de su nariz cuando él se desplazaba, ignoraba el hecho de que habitaba en el océano.

Bien: un día, el pez hizo una cosa muy peligrosa, a saber: comenzó a pensar “Sin duda, soy una entidad notable, pues puedo desplazarme por el espacio vacío”.

El pez acabó por confundirse con tanto pensar sobre el moverse y el nadar, y de pronto cayó en un ansioso paroxismo: había olvidado el arte de nadar.

En aquel momento, miró hacia abajo y contempló el abismo oceánico, reparando en la terrorífica posibilidad de precipitarse.

Luego reflexionó: “Si pudiera morderme la cola, lograría mantenerme”.

Así fue como el pez se mordió la cola, doblando la espina dorsal. Lamentablemente, esta no era demasiado flexible, por lo que no pudo mantenerse en esa posición.

Mientras el pez pugnaba por cogerse la cola, el negro abismo se tornaba más y más horrible, hasta que el pobre animal cayó en una profunda crisis nerviosa.

El pez de nuestra historia estaba a punto de abandonar cuando el océano, que le había estado observando con una mezcla de piedad y diversión, le dijo:

- ¿Qué estás haciendo?

- Oh –respondió el pez- tengo miedo de caer en el profundo y negro abismo y procuro morderme la cola para sostenerme.

- Bien -replicó el océano- pues ya llevas un buen rato intentándolo, y sin embargo, no has caído. ¿Cómo es eso?

- Oh, ¡es verdad!, todavía no he caído- repuso el pez-, porque estoy nadando.

- Oye -replicó el océano-. Yo soy el Gran Océano, donde vives y te mueves y puedes ser un pez, y he puesto todo de mi parte para que nadaras, y te sostengo mientras lo haces. Pero tú, en lugar de explorar la profundidad, la altura y las vastedades de mi seno, malgastas tu tiempo persiguiéndote la cola.

Desde entonces, el pez dejó la cola en su lugar (es decir, atrás), y se dedicó a explorar el océano.
Alan Watts-El Futuro Del Extasis-
http://el-adagio.blogspot.com.es

viernes, 28 de septiembre de 2012

El cambio del Amor.



energia amor corazon luz alma  hermandadblanca.org
Gran parte de las personas que actualmente habitan la Tierra han oído hablar o saben algo acerca de las llamadas Profecías Mayas y de lo que el famoso Calendario Maya indica sobre el final de ciclo planetario marcado para el próximo 21 de Diciembre del año 2012. Este tema también fue sacado a relucir por Nostradamus y otros profetas.

Por otro lado, medios de comunicación e información han comentado y publicado sobre este asunto, incluyéndolo en un marco de destrucción total, donde el fin del Mundo y de la Humanidad podría ser el destino al que estuvieran advocados todos estos designios.

Los mensajes, que desde hace ya unas décadas están siendo canalizados en este mundo desde dimensiones superiores por Seres de Luz, coinciden en constatar la consumación del evento llamado final del ciclo planetario que tendrá lugar en la citada fecha, desvelándonos los altos conocimientos en astrología y en otras ciencias que los Mayas poseían, así como sus contactos con seres procedentes de otras civilizaciones fuera de esta galaxia, más evolucionados en la Luz y en el Amor Divinos, que en los Mensajes Canalizados suelen ser mencionados, como ya se ha comentado antes, Seres de Luz, que no es más que un término con el que se hace alusión a los que tradicionalmente se han llamado Ángeles de Dios.

Lo que intentan de dejar bien claro las canalizaciones es que este tiempo de cambio en el planeta no se corresponde de ninguna de las maneras con la idea del final de esta dimensión terrestre y de sus habitantes, como así se ha difundido, ni que en el 21 de Diciembre del año 2012 tenga, exactamente, que producirse ningún acontecimiento especial, aunque sí añaden que los eventos por venir lo harán con proximidad a esta fecha, pudiendo ser antes o después de la misma, sin cuantificar plazo o período alguno.

De lo que sí nos hablan los mensajes, de forma reveladora además, es de que este final del ciclo planetario está promovido, básicamente, por un cambio del amor y en el amor en el mundo, nada más lejos de la imagen de animadversión que, sobre este acontecimiento y sobre los seres procedentes de otros lugares del Universo, se ha pretendido crear por parte del poder de difusión, según las canalizaciones, no de forma ingenua.

Este cambio del amor y en el amor responde sencillamente al hecho de que la energía que está entrando en el planeta es cada vez más intensa y abundante, pudiéndose citar varias razones por las cuales esto se está llevando a efecto.

En primer lugar, las fuentes mencionan al llamado cinturón de fotones, fuente de vida y regeneración, que está atravesando las Pléyades, donde nuestro sol es la octava estrella y su sol central es llamado Alcyone, y que está entrando en contacto con la Tierra, provocando, así, un aumento energético en el planeta.

Por otro lado, según el anuncio de los Mensajes Canalizados y la constatación de las personas que han despertado a este proceso en la Tierra, que se encuentran esparcidas en por todo el planeta y que, de una forma u otra, están conectadas desde su interior con los planos de la luz, también conocidos como Trabajadores de la Luz, la energía que procede de dimensiones superiores está accediendo cada vez con más intensidad a este mundo y está siendo percibida por nuestros cuerpos y en nuestras vidas.

De igual modo, aunque se quiera diferenciar entre distintas causas, yo añadiría que, en realidad, la verdad es una y que, sin ir más lejos, el proceso que la promueve también es uno, aunque se puedan diferenciar distintos perfiles del mismo.

Por tanto, la información de la que se dispone es que el nivel energético en el planeta está aumentando y, como consecuencia, la frecuencia de vibración energética planetaria está también elevándose. Se recuerda en este momento que toda forma energética vibra y, por tanto, está caracterizada por su frecuencia de vibración que puede ser más alta y acelerada o, por el contrario, más lenta y densa.

La 3ª Dimensión (3D) es el rango dimensional que los Seres de Luz asignan en sus comunicados canalizados a la Tierra, por los cocientes de conciencia y luz que el planeta ha estado presentando, por la energía que hasta hace pocos años admitía y por los propios rangos de frecuencia en la que dicha energía era capaz de vibrar. A nadie se le escapa que la forma en que tenemos de percibir la realidad física que nos rodea a través de nuestros sentidos nos induce a la certeza de tridimensionalidad (3ª Dimensión) y espacio con dimensiones de largo, ancho y alto.

Se están alterando, pues, los índices asociados a un planeta de 3ª Dimensión. Si los niveles de energía planetaria y de su frecuencia vibratoria están incrementándose, esto implicará, por tanto, que nos encontramos ante un cambio dimensional en la Tierra. Los propios mensajes se encargan de anunciar que la Tierra se encuentra actualmente sumida en un proceso que la llevará desde la 3ª Dimensión (3D) a la llamada 5ª Dimensión (5D), plano de mayor activación energética. A este proceso de cambio es a lo que los Mensajes Canalizados denominan Ascensión Planetaria.

Concluyendo. Si esta energía, que está instaurándose en el planeta, procede de dimensiones superiores o de los también llamados reinos de la luz, o forma parte del Plan Divino que Dios ha diseñado y dirige para la ascensión de su Creación en el Universo y en la Tierra, por definición, responde a la propia frecuencia vibratoria del amor, como energía imperante y vital en los reinos celestiales, y, por tanto, diremos que es el amor la energía que se está instaurando en la Tierra y que esta se encuentra transitando por un cambio del amor y en el amor.

Aclaro, pues, que la energía entrante en la Tierra desde los Reinos Divinos de la Luz vibra, por tanto, en la frecuencia del amor o que esta energía es amor, entendiéndose por amor un término no ubicado en ese concepto terrestre tan dual de los opuestos amor y odio, perteneciente a nuestro espectro emocional, sino el de una energía que vibra y resuena a una frecuencia tal que lleva a trascender cualquier concepto de dualidad, emociones y opuestos (bueno y malo, correcto e incorrecto, bonito y feo, amor y odio, atracción y repulsión) que en esta dimensión alguna vez se haya podido establecer, que sobrepasa cualquier estado de juicio, diluyéndolo, haciendo primar el corazón, ubicación del centro energético (chakra) que irradia y emite esta energía, más allá del predominio de una mente pensadora, analista y temporal, y que nos eleva a un estado del ser que unifica y armoniza todo cuanto vivimos, percibimos o sentimos.

A esta energía entrante en la Tierra se le ha venido a llamar también, en los Mensajes Canalizados, la Energía Crística, ya que el amor vibra con la energía del Cristo y es, precisamente, esta la que está acelerando todos los procesos de purificación en esta dimensión y en sus habitantes, de forma que podamos despertar al Cristo Interior que todos llevamos dentro.

Sí habría que especificar que los mensajes hacen referencia a la 3D y 4D, en las que se sigue viviendo en dualidad, y que a partir de la 5D en adelante (6D, 7D,…) nos estaríamos refiriendo a dimensiones en las que la Unicidad del Amor de Dios es la base de toda vivencia y experiencia.

Con relación a esto, se distingue acerca de que las llamadas dimensiones superiores están constituidas por moradas y planetas que vibran en sus respectivas frecuencias y que presentan, cada uno, sus rangos vibratorios característicos en cuanto a las formas de existencia que ellos mismos presentan. De esta forma, cuanto más elevado sea el plano de existencia o dimensión, mayor será el cociente energético y de conciencia de sus habitantes.


AUTOR: RAFAEL MONTAÑO CARMONA
http://2012-elcambiodelamor.blogspot.com/
EL LIBRO DE LA AUTOMAESTRIA
GHB - Información difundida por http://hermandadblanca.org/

jueves, 27 de septiembre de 2012

LOS SUEÑOS LUCIDOS

Los sueños lúcidos, ¿qué son? 

 

Los sueños lúcidos son aquellos sueños en donde sabemos que estamos soñando mientras vivimos la experiencia. Esta realización, saber o "darnos cuenta", nos permite actuar deliberadamente en nuestros sueños, con la confianza de saber que nada nos puede ocurrir dado que estamos soñando. Por este motivo es que también son conocidos como "sueños conscientes".

Generalmente pasamos por la vida sin cuestionarnos acerca de la naturaleza de la realidad que experimentamos, y reaccionamos mecánicamente según nuestros condicionamientos previos a los desafíos que se nos presentan. Durante la noche cuando dormimos y soñamos, continuamos con esta rutina y reaccionamos ante los hechos y objetos oníricos como si fueran absolutamente "reales", perdiéndonos la oportunidad de disfrutar y explorar todo el potencial del mundo de los sueños con completa libertad.

Mediante la concentración y la atención, es posible cambiar estos patrones, para vivir nuestros sueños completamente "despiertos", dándonos cuenta de que estamos soñando mientras lo hacemos. La sensación de este "despertar" es imposible de describir, hay que vivirlo. Las posibilidades que se abren son enormes, y el potencial para crecer y enriquecer nuestras vidas es de un enorme valor, como veremos más adelante.

Esto no es una fantasía esotérica ni tampoco una forma de visualización o imaginería que se confunde con un sueño; como iremos viendo en los artículos del sitio, es una realidad demostrada por la ciencia, un fenómeno, que si bien es considerado como algo paradójico ya aún extraño para los científicos, ha sido demostrado en laboratorios del sueño.

El objetivo del sitio es compartir con ustedes las técnicas que permiten desarrollar esta habilidad, la cual es todo un arte en si misma; de esta manera, podemos acceder despiertos al disfrute de la totalidad de la vida, durante el día y la noche...

La ciencia y los sueños lúcidos 

 

Hasta la década de los 70's, hablar de los sueños lúcidos era un asunto relegado solo a cerrados círculos esotéricos y tradiciones contemplativas, en donde ni siquiera a los devotos novatos se les hablaba abiertamente sobre el tema; era una práctica solo para verdaderos iniciados.

La primera vez que se abordó el tema de manera científica, fue para 1968, en el libre "Lucid dreams", escrito por Celia Green. En el texto se analizó la experiencia de sujetos experimentales como de la literatura, y se pudo concluir que la lucidez onírica era una experiencia válida, diferente a la de un sueño ordinario. Además especuló sobre una serie de asuntos que resultarían ser ciertos, como por ejemplo la asociación del fenómeno con la fase REM del sueño.

Aún la ciencia no reconocía el fenómeno como válido o digno de estudio; se pensaba que los sueños lúcidos no eran más que alucinaciones producidas por relajación en la vigilia. No se podía aceptar la formula conciencia + sueño, o era lo uno, o lo otro, pero no todo a la vez.

Solo durante la década de los 70's, surgieron evidencias a favor del fenómeno, cuando los investigadores como parapsicólogo Keith Hearne utilizaron el hecho de que los músculos de los ojos continúan activos durante el sueño REM (a diferencia del resto del cuerpo, que en condiciones de sueño normal queda paralizado), para realizar pruebas con soñadores lúcidos en donde les pedían que replicaran un determinado patrón de movimiento de ojos durante la experiencia onírica. Luego se verificaba el patrón con lo acordado, junto con los demás datos biológicos registrados del voluntario, para así comprobar que efectivamente se encontraba soñando mientras daba las señales.

Además estos movimientos "pre-acordados" servían, y aún sirven, para investigar que es exactamente lo que ocurre en el cerebro del soñador justo en el momento en que el sueño se torna "lúcido". De todas maneras, durante esa época los resultados de los experimentos no fueron ampliamente distribuidos ni reconocidos.

Solo durante los años 80, se estableció consenso científico sobre la validez del fenómeno, cuando Stephen Laberge, de la Universidad de Stanford, llevo a cabo sus experimentos en laboratorios del sueño, como parte de su disertación de doctorado. LaBerge continua sus experimentos en la actualidad en aquella Universidad, y se han refinado ampliamente los métodos para establecer y catalogar adecuadamente el fenómeno.

Cómo recordar los sueños 

 

Uno de los primeros pasos en el camino de la lucidez onírica, consiste en el recordar lo soñado durante la noche. Esto porque de partida, ¿de qué serviría tener un sueño lúcido si después no vamos a recordar la experiencia?.

Comúnmente las personas no recuerdan casi nada de lo que ocurre durante la noche, a pesar de ser tremendamente significativo, no porque sea algo extremadamente difícil, sino que porque nuestra atención está enfocada en las actividades diurnas y externas que realizamos. Esto es normal al comienzo, y esta "traba" al mundo de los sueños puede ser fácilmente superada enfocando nuestra atención un poco más hacia adentro.

Antes de dormir, lo primero que debemos hacer es aclarar un poco la mente. Esto lo puedes lograr enfocando por unos minutos tu atención en la respiración, dejando que los pensamientos pasen por tu cabeza sin retenerlos o elucubrar sobre ellos, como si fueran nubes que pasan por el cielo de tu conciencia. Esto es una técnica clásica de meditación. Si lo anterior no te resulta cómodo puedes intentar visualizar algún lugar agradable e intentar disfrutar y relajarte en ese lugar mental, o puedes rezar de acuerdo a tu credo religioso. Todas estas cosas ayudan a despejar la mente.

Una vez que sientas que la actividad "frenética" de la mente ha decantado un poco, y sientes cierta claridad interior, el siguiente paso es proponerte recordar tus sueños cuando despiertes, o más bien, proponerte "recordar" que tienes que "recordar" tus sueños al despertar; suena bastante extraño, pero es así - al comienzo es típico proponerse recordar los sueños pero al despertar se nos olvida, y después de un rato después de haber despertado es muchísimo más difícil el procedimiento.

Un "tip" muy útil es que al despertar, intentemos por unos momentos permanecer completamente inmóviles mientras recordamos nuestros sueños. Está demostrado que de esta manera los cambios que se dan en nuestros cuerpos y cerebros al pasar del sueño a la vigilia se dan de manera más gradual, lo que facilita el acceso a la memoria de los sueños; los cambios bruscos en la química de nuestro cerebro hacen difícil recordar nuestros sueños, tal como se ha visto en los laboratorios del sueño.

Por último, un consejo importante es no decepcionarse con los primeros resultados. Es normal al comienzo solo recordar pequeños fragmentos o sensaciones. Con el tiempo y la práctica es posible recordar no solo sueños completos, sino que varios sueños durante la noche, hasta cuatro o cinco, con todos los detalles. Es un arte que requiere de práctica y disciplina.


Escribe un diario de los sueños 

 

Ahora ya sabemos lo básico y seguramente ya podrás recordar algunos sueños con más facilidad si sigues los consejos del artículo anterior. El siguiente paso es sumamente útil para la mayoría de las personas; llevar un diario con tus sueños estimula al subconsciente haciéndole saber que los sueños son importantes - el mismo hecho de saber que debes llevarlos al papel estimula su memoria.

Entre las opciones que debes barajar para ir registrándolos, está la clásica libreta o diario, y también una grabadora; hay las hay digitales y son muy fáciles de usar. Otra opción es el escribir los sueños directamente en la computadora. Algunas personas los graban primero con su voz, para luego con más tiempo pasarlos a la computadora. No importa el método que uses, lo importante es que seas consistente para que este verdadero entrenamiento de la memoria onírica tenga efectos acumulativos en el tiempo.

Si usas una libreta o grabadora, lo ideal es que las mantengas al costado de tu cama, siempre en el mismo lugar, para tener la comodidad de alcanzarlos al despertar sin mayor esfuerzo ni tiempo perdido; las memorias de nuestros sueños suelen ser bastante "volátiles", se desvanecen con facilidad.

Entonces el procedimiento es así de sencillo: nos despertamos, recordamos nuestro sueño, y luego lo escribimos o grabamos. Si al comienzo solo recordamos vagas sensaciones o sentimientos, eso está bien, entonces escribimos eso. Con el tiempo y la práctica es posible alcanzar una gran maestría en esto de recordar los sueños, como lo comentamos en el artículo anterior. Practicantes avanzados, incluso son capaces de mantener la lucidez onírica durante toda la noche, a través de todos los sueños y fases del dormir, pero vamos paso a paso...

Reconoce los signos, ¡estás soñando! 

 

Ahora que ya sabemos como recordar nuestros sueños, y además llevamos un diario o registro de los sueños que vamos teniendo, podemos seguir con el primer gran paso hacia la lucidez onírica, el reconocer los signos que más adelante nos van a decir de que estamos soñando, liberándonos de la ilusión, o más bien dicho liberándonos a la ilusión.

Revisa tu diario frecuentemente, y comenzarás a detectar temas y experiencias recurrentes en los sueños. A medida que los encuentres, anótalos en un listado aparte, y comienza a clasificarlos. Cada persona tiene sus propios signos y temas que se repiten, por lo que debes prestar total atención al contenido de tus sueños para reconocer estos patrones.

Te puedo ayudar compartiendo mi propia clasificación que he catalogado con el tiempo de práctica; la mayoría de estos temas por lo que he investigado son bastante recurrentes en muchas personas. De todas maneras debes buscar los tuyos propios:

Lugares del pasado

Es común que los sueños tengan lugar en escenarios prestados de tu pasado, por ejemplo la casa de tu infancia o el lugar al que visitabas en los veranos durante tu juventud. También es posible que la trama se desarrolle en tu antiguo colegio o universidad. Al subconsciente le encantan estos lugares, sobretodo si tienes buenos recuerdos de ellos.

Personas del pasado

El encuentro poco probable con personas que no has visto hace demasiado tiempo es otros elemento típico. También puede ser con algún ser querido que haya fallecido ya en el pasado - este último caso te permitirá, cuando seas capaz de alcanzar la lucidez, de entablar conversaciones y disfrutar junto a ellos de un buen rato en el mundo de los sueños...

Situaciones del pasado

Es común encontrarse en situaciones típicas de otros momentos en tu vida, que a veces pueden ser incluso apremiantes; por ejemplo si estuviste en la universidad cursando una exigente carrera por muchos años, es muy probable que de tanto en tanto te encuentres dando algún examen; esto también le ocurre a los escolares. En este caso imagínate, la lucidez te libra de tener que dar un examen demás en tu vida, que podría ser mejor...

Vibraciones en el cuerpo o en el entorno

Este es un signo útil para esos momentos en que nos estamos quedando dormidos o justo al despertar. Incluso puede que te encuentres completamente paralizado, ya sea en algún escenario en tus sueños, o tendido en tu cama, sin poder ni hablar. Paradójicamente, si reconoces este signo, es el mejor momento para comenzar un sueño lúcido o una experiencia fuera del cuerpo (OBE, "Out of Body Experience", lo que por supuesto es una tema que debe ser estudiado por la ciencia para ser validado apropiadamente; esto lo discutiremos más adelante), dado que en estos momentos nuestro cuerpo permanece dormido pero nuestra mente está "despierta" - todas las noches durante nuestros sueños nuestro cuerpo naturalmente se paraliza, para que no actuemos nuestros sueños; a veces nuestra mente o conciencia "despierta" un poco antes, y puede ser aterrador el no poder moverse ni hablar - por el otro lado, para un soñador lúcido es una espectacular oportunidad para comenzar un gran viaje.

En ocasiones se pueden percibir vibraciones en el entorno, como si lo que nos rodeara estuviera "vivo". Esto también puede ocurrir en sueños, e incluso una sensación de profunda comunión con lo que nos rodea; este puede ser otro signo onírico.

Cambios bruscos de escena

Es típico de la realidad onírica, que sigue sus propias reglas; estamos en un lugar, haciendo lo que sea, y de pronto nos encontramos en un lugar completamente diferente, haciendo otra cosa, y "algo" no calza, pero no sabemos exactamente que es. No tenemos un claro recuerdo de como llegamos al lugar donde estamos. Excelente signo para despertar.

Objetos o situaciones bizarras

Al mundo onírico le encanta ser "extremadamente" creativo. Es posible que nos encontremos intentando abrir una puerta usando como llave una hermosa pintura que acabamos de terminar, o que un amistoso o también temible dinosaurio nos acompañe al trabajo. En los sueño, todo puede ser. Estas situaciones "imposibles" pare le mundo de la vigilia, son también un muy útil despertador.

Estos temas son los más recurrentes en mis sueños, pero también es común para muchos el encontrarse cayendo sin parar, el funcionamiento bizarro de electrodomésticos (por ejemplo los relojes en los sueños suelen mostrar extraños símbolos en vez de la hora), encontrarse desnudo.... Debes buscar por tus propios "despertadores".

Este paso es más que una simple práctica preliminar. Es bastante común comenzar a tener sueños lúcidos después de haber reconocido algunos temas claves en nuestros sueños. Esta forma de lucidez recurre a la memoria y al reconocimiento de situaciones externas; en etapas más avanzadas, es posible alcanzar o más bien mantener constantemente la lucidez a través de la "eseidad" de la realidad que se experimente - un concepto difícil de explicar, pero es el reconocer un sueño "porqué si" - sencillamente sabes que estás soñando cuando duermes. Esto sobrepasa el alcance del artículo, pero es un interesante tema relacionado con la meditación y la penetración en la esencia de la realidad.

Consejos y tips antes de comenzar 

 

Ahora que ya puedes recordar tus sueños, y eres capaz de reconocer tus propios signos oníricos (este reconocimiento es en si mismo ya un método para tener sueños lúcidos), estás en condiciones de dar el próximo paso: escoger alguna técnica o set de técnicas para finalmente lograr la lucidez en los sueños.

Al respecto, hay una máxima espiritual que aplica muy bien a esta disciplina:
Si funciona para otros, no significa que funcione para ti.
Si funciona para ti, no significa que funcione para otros.
Incluso si crees que funciona para ti, no significa que en realidad esté funcionando

Por lo mismo debes experimentar y practicar con disciplina y también mucha paciencia; al respecto es importante ser objetivo con las experiencias, los avances, y no auto-convencernos de cosas.

A la mayoría de las personas les toma bastante tiempo el poder obtener el control de sus sueños, varios meses o años, por lo que no debes desesperar; piensa que estás intentando profundos cambios en tu forma de mirar y enfrentar la realidad, cambios que no tan solo afectarán tu vida onírica, sino que también durante la vigilia permitiéndote una "atención" más potente y refinada.

No intentes con demasiadas ganas o fuerza; lo más seguro es que de esta manera termines agotado y no descanses bien por las noches. Deja que tu intención sea natural y gradual, para que con el tiempo sea algo instintivo para ti. Si de pronto te sientes cansado o frustrado, deja la práctica por un tiempo para retomarla en otro momento.

Es ideal que comiences con esto de la lucidez onírica durante algún período tranquilo en tu vida, donde efectivamente dispongas de suficiente tiempo para dedicarle a tus sueños y vida interior. Las vacaciones son un momento especialmente indicado para esto.

Técnica MILD 

 

La técnica MILD (Mnemonic Induced Lucid Dream, o en español, Inducción Mnemónica de Sueños Lúcidos), fue desarrollada, o más bien dada a conocer al público general por Stephen Laberge, de la universidad de Stanford.

Es sencilla de aplicar, y se usa cuando despiertas de un sueño y te vuelves a dormir. Mientras esto ocurre debes:

Recordar el sueño reciente

Antes de quedarte nuevamente dormido, recuerda lo mejor que puedas el reciente sueño.

Desarrolla la intención

Mientras te quedas dormido, repite la frase para ti mismo : "Me voy a quedar dormido y voy a soñar. Voy a recordar esto y me voy a dar cuenta cuando esté soñando", o algo por el estilo con el mismo significado. No basta con repetirlo mecánicamente, debes verdaderamente "quererlo"; tienes que poner mucha intención en lo que dices.

Visualiza

Una vez que sientas que intención está bien "fijada", visualiza el sueño del cual acabas de despertar, e imagina que dentro del mismo te das cuenta de que estás soñando. También ayuda imaginar que cuando te das cuenta, realizas alguna actividad "onírica" de tu especial gusto, como por ejemplo volar.

Repite los pasos anteriores

Mientras te quedas dormido, tu mente comenzará a irse para todos lados; debes "traerla" de vuelta a tu objeto de atención, fijar la atención y visualizar, fijar la atención y ........ hasta quedarte dormido. Por este motivo es que se hace un paralelo entre la meditación y la lucidez onírica - todas las formas de contemplación practican el "traer de vuelta" la mente al momento presente.

Si tienes éxito, te encontrarás soñando y te darás cuenta de aquello. Personalmente, me he dado cuenta de que con práctica la técnica MILD incluso funciona al quedarte dormido por primera vez al irte a dormir por la noche, tomando para visualización algún sueño de la noche anterior o una visualización creada en el momento, pero es muchísimo más fácil practicar la técnica durante las últimas horas de sueño por la mañana, debido a la mayor densidad REM después de haber dormido varias horas.

Esto aplica a todas las técnicas; es muchísimo más fácil tener sueños lúcidos durante las últimas horas de sueño, por lo que te recomiendo dormir normalmente durante la primera parte de la noche, para comenzar tu práctica temprano justo antes de que amanezca.


FUENTES http://www.suenoslucidos.com
FUENTE VIDEO https://www.youtube.com/watch?v=15NL-FJ3R4A&feature=related

Ley del Dharma


"Dharma" es un vocablo sánscrito que significa "propósito en la vida". Esta ley dice que nos hemos manifestado en forma física para cumplir un propósito. El campo de la potenciali­dad pura es la divinidad en su esencia, y la divini­dad adopta la forma humana para cumplir un pro­pósito.

De acuerdo con esta ley, cada uno de nosotros tiene un talento único y una manera única de expresarlo. Hay una cosa que cada individuo pue­de hacer mejor que cualquier otro en todo el mundo - y por cada talento único y por cada expre­sión única de dicho talento, también existen unas necesidades únicas. Cuando estas necesidades se unen con la expresión creativa de nuestro talen­to, se produce la chispa que crea la abundancia.

La ley del Dharma tiene tres componentes:

El primero dice que cada uno de nosotros está aquí para descubrir su verdadero yo, para descubrir por su cuenta que el verdadero yo es espiritual y que somos en esencia seres espirituales que han adop­tado una forma física para manifestarse.

"No so­mos seres humanos que tienen experiencias espi­rituales ocasionales, sino todo lo contrario: somos seres espirituales que tienen experiencias huma­nas ocasionales"

El segundo es la expresión de nuestro talento único. La ley del Dharma dice que cada uno de nosotros tiene un ta­lento tan único en su expresión que no existe otro ser sobre el planeta que tenga ese talento o que lo exprese de esa manera.

El tercero es el servicio a la humanidad, servir a los demás se­res humanos y preguntarse: "¿Cómo puedo ayu­dar? ¿Cómo puedo ayudar a todas las personas con quienes tengo contacto?" Cuando combinamos la capacidad de expresar nuestro talento único con el servicio a la humanidad, usamos plenamente la ley del Dharma. Y cuando unimos esto al conoci­miento de nuestra propia espiritualidad, el campo de la potencialidad pura, es imposible que no tenga­mos acceso a la abundancia ilimitada, porque ésa es la verdadera manera de lograr la abundancia. Y no se trata de una abundancia transitoria; ésta es permanente en virtud de nuestro talento único, de nuestra manera de expresarlo y de nues­tro servicio y dedicación a los demás seres huma­nos.

Si deseamos utilizar al máximo la ley del Dharma, es necesario que nos comprometamos a hacer varias cosas:

Primer compromiso: Por medio de la práctica espiritual buscaremos nuestro yo superior, el cual está más allá de nuestro ego.

Segundo compromiso: Descubriremos nuestros talentos únicos, y después de descubrirlos disfru­taremos de la vida, porque el proceso del gozo tie­ne lugar cuando entramos en la conciencia atemporal. En ese momento, estaremos en un es­tado de dicha absoluta.

Tercer compromiso: Nos preguntaremos cuál es la mejor manera en que podemos servir a la huma­nidad. Responderemos esa pregunta, y luego pon­dremos la respuesta en práctica. Utilizaremos nuestros talentos únicos para atender a las nece­sidades de nuestros congéneres los seres huma­nos; combinaremos esas necesidades con nuestro deseo de ayudar y servir a los demás.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

LA SABIDURÍA DEL SILENCIO INTERNO


LA SABIDURÍA DEL SILENCIO INTERNO
Habla simplemente cuando sea necesario. Piensa lo que vas a decir, antes de abrir la boca. Se breve y preciso, ya que cada vez que dejes salir una palabra, dejas salir al mismo tiempo una parte de tu Chi (energía). De esta manera aprenderás a desarrollar el arte de hablar sin perder energía. Nunca hagas promesas que no puedas cumplir. No te quejes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas, porque se producirá alrededor de ti todo lo que has fabricado con tus palabras cargadas de energía.
Si no tienes nada bueno, verdadero y útil que decir, es mejor quedarse callado y no decir nada. Aprende a ser como un espejo. Escucha y refleja la energía. El Universo mismo es el mejor ejemplo de un espejo que la naturaleza nos ha dado, porque el Universo acepta sin condiciones nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras palabras, nuestras acciones, y nos envía de vuelta el reflejo de nuestra propia imagen, bajo la forma de las diferentes circunstancias que se representan en nuestra vida.
Si te identificas con el éxito tendrás éxito. Si te identificas con el fracaso, tendrás fracaso. Así podemos observar que las circunstancias que vivimos son simplemente manifestaciones externas del contenido de nuestra habladuría interna. Aprende a ser como el Universo, escuchando y reflejando la energía sin emociones densas y sin prejuicios, porque siendo como un espejo sin emociones, aprendemos a hablar de otra manera, con el poder mental tranquilo y en silencio, sin darle oportunidad de imponerse con sus opiniones personales y evitando que tenga reacciones emocionales excesivas, simplemente permitiendo una comunicación sincera y fluida.
No te des mucha importancia y sé humilde, pues cuanto más te muestres superior, inteligente y prepotente, más te vuelves prisionero de tu propia imagen y vives en un mundo de tensión e ilusiones. Sé discreto, preserva tu vida íntima, de esta manera te liberas de las opiniones de los otros y llevarás una vida tranquila volviéndote invisible, misterioso, indefinible, insondable como el TAO.
No compitas con los demás, vuélvete como la tierra que nos nutre, que nos da lo que necesitamos. Ayuda a los otros a percibir sus cualidades, a percibir sus virtudes, a brillar. El espíritu competitivo hace que crezca el ego y crea conflictos inevitablemente. Ten confianza en ti mismo, preserva tu paz interna evitando entrar en la provocación y en las trampas de los otros.
No te comprometas fácilmente. Si actúas de manera precipitada sin tomar consciencia profunda de la situación, te vas a crear complicaciones. La gente no tiene confianza en aquellos que muy fácilmente dicen "si", porque saben que ese "si" no es sólido y le falta valor. Toma un momento de silencio interno para considerar todo lo que se presenta y toma tu decisión después. Así desarrollarás la confianza en ti mismo y la sabiduría.
Si realmente hay algo que no sabes o no tienes la respuesta a la pregunta que te han hecho, acéptalo. El hecho de no saber es muy incómodo para el ego, porque le gusta saber todo, siempre tener razón y siempre dar su opinión muy personal. En realidad el ego no sabe nada, simplemente hace creer que sabe. Evita el hecho de juzgar y criticar, el TAO es imparcial y sin juicios, no critica a la gente, tiene una compasión infinita y no conoce la dualidad. Cada vez que juzgas a alguien, lo único que haces es expresar tu opinión muy personal y es una pérdida de energía, es puro ruido. Juzgar es una manera de esconder las propias debilidades. El sabio tolera todo y no dirá ni una palabra.
Recuerda que todo lo que te molesta de los otros es una proyección de todo lo que todavía no has resuelto en ti mismo. Deja que cada quién resuelva sus propios problemas y concentra tu energía en tu propia vida. Ocúpate de ti mismo, no te defiendas. Cuando tratas de defenderte, en realidad estás dándole demasiada importancia a las palabras de los otros y le das más fuerza a su agresión. Si aceptas el no defenderte estás demostrando que las palabras de los demás no te afectan, que son simplemente opiniones y que no necesitas convencer a los otros para ser feliz.
Tu silencio interno te vuelve impasible. Haz regularmente un ayuno de la palabra para reducar el ego, que tiene la costumbre de hablar todo el tiempo. Practica el arte de no hablar. Toma un día a la semana para abstenerte de hablar, o por lo menos unas horas en el día, según lo permita tu organización personal. Es un ejercicio excelente para conocer y aprender el universo ilimitado del TAO, en lugar de tratar de explicar con palabras lo que es el TAO.
Progresivamente desarrollarás  el arte de hablar sin hablar y tu verdadera naturaleza interna remplazará tu personalidad artificial, dejando aparecer la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría del silencio. Gracias a esta fuerza atraerás hacia ti todo lo que necesitas para realizarte y liberarte completamente. Pero hay que tener cuidado de que el ego no se inmiscuya. El poder permanece cuando el ego se queda tranquilo y en silencio. Si tu ego se impone y abusa de este poder, el mismo poder se convertirá en un veneno y todo tu ser se envenenará rápidamente, perdiendo la paz.
Quédate en silencio, cultiva tu propio ser interno. Respeta la vida de los demás y de todo lo que existe en el mundo. No trates de forzar, manipular y controlar a los otros. Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son, o lo que tienen la capacidad de ser. Dicho en otras palabras, vive siguiendo la vida sagrada del TAO…
Texto: Taoísta
http://caminodelser.blogspot.com

Vacuidad

Extracto del libro Introducción al budismo
por Gueshe Kelsang Gyatso.
Esta sección incluye los temas: La vacuidad del yo y
La vacuidad del cuerpo
La verdad última es la vacuidad. La vacuidad no es la nada, sino la carencia de existencia inherente. La mente de autoaferramiento proyecta de manera errónea una existencia inherente a los fenómenos. Todos los fenómenos aparecen ante nuestra mente como si existieran de forma independiente y, sin darnos cuenta de que esta apariencia es equívoca, asentimos instintivamente a ella y aprehendemos todos los fenómenos como si existieran de forma inherente y verdadera. Ésta es la razón principal por la cual nos hallamos atrapados en el samsara.
En la realización de la vacuidad hay dos etapas. La primera consiste en identificar con claridad el modo en que los fenómenos aparecen ante nuestra mente, como si existieran de forma inherente, y cómo creemos con firmeza que esta apariencia es cierta. Este proceso es lo que se llama «identificación del objeto de negación». Para que nuestra comprensión de la vacuidad sea correcta es de suma importancia comenzar con una idea clara de lo que hemos de negar. La segunda etapa consiste en refutar el objeto de negación, esto es, probarnos a nosotros mismos por medio de varios tipos de razonamientos que el objeto de negación en realidad no existe. De este modo, llegaremos a realizar la ausencia o inexistencia del objeto de negación.
Debido a que nuestro aferramiento hacia nosotros mismos y hacia nuestro cuerpo es mayor que hacia otros objetos, debemos comenzar contemplando la vacuidad de estos dos fenómenos. Para ello, nos adiestramos en las dos meditaciones que se explican a continuación: la meditación sobre la vacuidad del yo y la meditación sobre la vacuidad del cuerpo.
Regresar a la parte superior de la pagina
La vacuidad del yo
Identificación del objeto de negación
A pesar de que nos aferramos constantemente al yo como si existiera de forma inherente, incluso cuando dormimos, no es fácil identificar cómo este yo aparece en nuestra mente. Para identificarlo con claridad, hemos de empezar dejando que se manifieste con fuerza al contemplar aquellas situaciones en las cuales generamos con más intensidad de lo normal un fuerte sentimiento del yo, como ocurre cuando nos sentimos avergonzados, turbados, atemorizados o indignados. Recordamos o imaginamos estas situaciones y entonces, sin necesidad de analizarlas o de juzgarlas, intentamos percibir con claridad la imagen mental de este yo apareciendo de manera espontánea y natural. Hemos de tener paciencia, pues es muy posible que necesitemos varias sesiones de meditación hasta que logremos percibir con claridad esta imagen mental del yo. Llegará un momento en el que nos daremos cuenta de que el yo parece ser algo concreto y real que existe por su propia parte sin depender del cuerpo o de la mente. Este yo que aparece tan vívido es el yo con existencia inherente al que queremos profundamente. Es el yo que defendemos cuando nos critican y del cual nos enorgullecemos cuando nos alaban.
Una vez hemos imaginado cómo surge el yo en estas circunstancias límite, hemos de intentar identificar cómo se manifiesta de manera normal en situaciones menos extremas. Por ejemplo, podemos observar el yo que ahora lee este libro e intentar ver cómo aparece en la mente. Al final comprobaremos, que aunque no tengamos un sentimiento tan fuerte del yo, aún lo percibimos como si existiera de forma inherente, por su propio lado y sin depender del cuerpo ni de la mente.
Una vez tengamos la imagen de este yo inherentemente existente hemos de concentrarnos en él por un cierto tiempo para, a continuación, pasar a la segunda etapa de la meditación.
Refutación del objeto de negación
Si el yo existe de la manera en que aparece, ha de existir de una de las cuatro formas siguientes: como el cuerpo, como la mente, como el conjunto del cuerpo y de la mente o como algo separado del cuerpo y de la mente. No existe ninguna otra posibilidad. Reflexionamos sobre estos puntos con cuidado hasta que quedemos convencidos de que es así. Entonces pasamos a examinar cada una de estas cuatro posibilidades:
1. Si el yo es el cuerpo, no tendría sentido decir «mi cuerpo» porque el poseedor y lo poseído serían la misma cosa.
Si el yo es el cuerpo, no habría renacimiento porque el yo dejaría de existir cuando el cuerpo perece.
Si el yo y el cuerpo son la misma cosa, debido a que podemos generar fe, soñar, resolver problemas matemáticos, etc., se deduciría que nuestra carne, huesos y sangre deberían poder hacer lo mismo.
Ya que ninguna de estas hipótesis es cierta, se deduce que el yo no es el cuerpo.
2. Si el yo es la mente, no tendría sentido decir «mi mente» porque el poseedor y lo poseído serían la misma cosa. Pero, por lo general, cuando pensamos en nuestra mente, decimos «mi mente», lo cual indica con claridad que el yo no es la mente.
Si el yo fuera la mente, dado que cada persona posee muchos tipos de mente, tales como las seis consciencias, mentes conceptuales y mentes no–conceptuales, etc. se deduciría que cada persona posee tantos yoes como mentes; y como esto es del todo absurdo, se deduce que el yo no es la mente.
3. Puesto que el cuerpo no es el yo ni la mente es el yo, el conjunto del cuerpo y de la mente tampoco puede ser el yo. El conjunto del cuerpo y de la mente es un conglomerado de cosas que no son el yo; ¿cómo, entonces, puede este conjunto ser el yo? Por ejemplo, en un rebaño de ovejas no hay ningún animal que sea una vaca y, por consiguiente, el rebaño en sí no puede ser una vaca. De la misma manera, del conjunto del cuerpo y de la mente, ninguno de los dos factores que lo forman es el yo, por lo que el conjunto en sí tampoco puede ser el yo.
Es posible que encuentres este punto difícil de entender, pero si reflexionas sobre él con tiempo y calma, y lo discutes con otros practicantes de más experiencia, se irá esclareciendo. También puedes consultar libros autorizados sobre el tema como, por ejemplo, el Corazón de la Sabiduría.
4. Si el yo no es ni el cuerpo ni la mente ni el conjunto de estos dos, la única posibilidad que queda es que sea algo separado del cuerpo y de la mente. Si esto fuera así, deberíamos ser capaces de aprehender el yo sin percibir el cuerpo o la mente; pero si imaginamos que nuestro cuerpo y mente desaparecen, no quedaría nada que pudiera denominarse el «yo». Por lo tanto, se deduce que el yo no es algo que exista separado del cuerpo y de la mente.
Imaginamos que nuestro cuerpo se disuelve de manera gradual en el aire. Luego nuestra mente se disuelve, los pensamientos se desvanecen en el viento, nuestros sentimientos, deseos y consciencia desaparecen en la nada. ¿Queda algo que sea el yo? Nada en absoluto. Podemos darnos cuenta de que el yo no es algo separado del cuerpo y de la mente.
Tras haber examinado las cuatro posibilidades no hemos conseguido encontrar el yo. Antes decidimos que no hay una quinta posibilidad, por tanto, concluimos que ese yo de existencia inherente, que aparece normalmente tan vívido, no existe. Allí donde antes encontrábamos el yo de existencia inherente, ahora, encontramos su ausencia. Esta ausencia es su vacuidad, la falta de existencia inherente del yo.
Realizamos esta contemplación hasta que en nuestra mente aparezca la imagen mental de la ausencia del yo de existencia inherente. Esta imagen es nuestro objeto de meditación. Hemos de familiarizarnos con él y, para ello, nos concentramos en él sin distracciones.
Debido a que desde tiempo sin principio nos hemos aferrado a este yo inherentemente existente y lo hemos querido y protegido más que a ninguna otra cosa, la experiencia de no poder encontrarlo en meditación puede resultarnos desconcertante. Algunas personas sienten miedo creyendo que dejan de existir del todo. Otras se sienten más felices al ver que la fuente de sus problemas se desvanece. Ambas reacciones son buenas señales de que nuestra meditación va por buen camino. Al cabo de un cierto tiempo, estas reacciones iniciales irán disminuyendo y nuestra meditación será más estable. Entonces seremos capaces de meditar en la vacuidad con calma y control. Debemos dejar que la mente se absorba en el espacio infinito de la vacuidad por tanto tiempo como podamos. Es importante recordar que el objeto de concentración es la vacuidad, la ausencia de un yo inherentemente existente, y no un mero vacío. De vez en cuando hemos de vigilar cómo va nuestra meditación. Si nuestra mente vaga tras otro objeto o si hemos perdido el significado de la vacuidad y nos estamos concentrando en una mera nada, hemos de volver a repetir las contemplaciones a fin de percibir la vacuidad con claridad.
Podemos pensar: «Si el yo de existencia inherente no existe, entonces, ¿quién está realizando esta meditación? ¿Quién se va, al terminar esta sesión de meditación, a hablar con otras personas, y a contestar cuando pronuncien mi nombre?». A pesar de que no hay nada en el cuerpo o en la mente, o fuera de éstos, que sea el yo, no quiere decir que el yo no exista de ninguna manera. Aunque el yo no existe de ninguna de las cuatro maneras mencionadas, aún existe a nivel convencional. El yo es meramente una designación imputada por la mente conceptual sobre el conjunto del cuerpo y de la mente. Mientras estemos satisfechos con la simple designación de «yo», no hay problema. Podemos pensar: «Yo existo», «me voy a dar un paseo», etc. El problema surge cuando buscamos un yo distinto de la mera imputación conceptual «yo». La mente de autoaferramiento se aferra a un yo de existencia última, independiente de la imputación conceptual, como si hubiera un ‘verdadero yo’ detrás de tal designación. Si tal yo existiera, nos sería posible encontrarlo, pero hemos comprobado tras este análisis que no podemos hallarlo. La conclusión de nuestra búsqueda es que no podemos encontrar tal yo. Esta imposibilidad de encontrar el yo es su vacuidad, la naturaleza última del yo. Por otra parte, el yo que existe como una mera imputación es la naturaleza convencional del yo.
Regresar a la parte superior de la pagina
La vacuidad del cuerpo
Identificación del objeto de negación
El modo de meditar sobre la vacuidad del cuerpo es similar al del yo. Primero hemos de identificar el objeto de negación.
Normalmente, cuando pensamos «mi cuerpo», lo que aparece en nuestra mente es un cuerpo que existe por su propio lado con entidad propia e independiente de sus partes. Tal cuerpo es el objeto de negación y no existe. Los términos «cuerpo verdaderamente existente», «cuerpo con existencia inherente» y «cuerpo que existe por su propio lado» son sinónimos.
Refutación del objeto de negación
Si el cuerpo existe como lo percibimos, ha de existir de una de las dos maneras siguientes: siendo uno con sus partes o siendo algo distinto de sus partes; no hay una tercera posibilidad.
Si el cuerpo es uno con sus partes, ¿es el cuerpo una de las partes individuales o es el conjunto de ellas? Si es una de las partes, entonces, ¿cuál de ellas es? ¿Es acaso las manos, la cabeza, la piel, el esqueleto, la carne o los órganos internos? Si analizamos cada posibilidad, ¿es la cabeza el cuerpo?, ¿es la carne el cuerpo?, etc., descubriremos con facilidad que ninguna de las partes del cuerpo es el cuerpo.
Si ninguna de las partes del cuerpo constituye el cuerpo, ¿es el cuerpo el conjunto de sus partes? El conjunto de las partes del cuerpo no puede ser el cuerpo. ¿Por qué? Porque todas las partes del cuerpo son no-cuerpos y, por lo tanto, ¿cómo es posible que un conjunto de no–cuerpos sea un cuerpo? Las manos, los pies, etc., son partes del cuerpo pero no el cuerpo en sí. A pesar de que todas estas partes estén unidas entre sí, aún no son más que partes del cuerpo, y no pueden transformarse por arte de magia en el poseedor de tales partes –el cuerpo–.
Si las partes del cuerpo no son el cuerpo, la única posibilidad que queda es que sea algo separado de sus partes; pero si todas las partes del cuerpo desaparecieran, no quedaría nada que pudiera llamarse el cuerpo. Hemos de imaginar que todas las partes de nuestro cuerpo se transforman en luz y desaparecen. Primero desaparece la piel, luego la carne, la sangre y los órganos internos y, finalmente, el esqueleto se transforma en luz y también desaparece. ¿Queda algo que sea el cuerpo? Nada; por lo tanto, no existe tal cuerpo separado de sus partes.
Hemos agotado todas las posibilidades de encontrar tal cuerpo. Las partes del cuerpo no son el cuerpo y éste no es algo separado de sus partes. No podemos hallar el cuerpo. Allí donde percibíamos un cuerpo de existencia inherente, ahora percibimos su ausencia. Esta ausencia es su vacuidad, la falta de un cuerpo de existencia inherente.
Una vez hemos reconocido que esta ausencia es la carencia de un cuerpo con existencia inherente, meditamos sobre ella de manera convergente. Una vez más, examinamos nuestra meditación con vigilancia mental para asegurarnos de que estamos meditando en la vacuidad del cuerpo y no en una nada sin sentido. Si perdemos el significado de la vacuidad, hemos de repetir las contemplaciones previas para recuperarlo.
Como en el caso del yo, el hecho de que el cuerpo no pueda hallarse tras una investigación no implica que el cuerpo no exista en modo alguno. El cuerpo existe, pero sólo como una imputación convencional. Según la norma convencional, podemos imputar «cuerpo» al conjunto de miembros, tronco y cabeza; pero si intentamos señalar el cuerpo esperando encontrar un fenómeno substancialmente existente, al que nos referimos con la palabra «cuerpo», no lo encontraremos. Esta imposibilidad de encontrar el cuerpo es su vacuidad, la naturaleza última del cuerpo; mientras que el cuerpo que existe como mera imputación es la naturaleza convencional del cuerpo.
A pesar de que es incorrecto afirmar que el cuerpo es idéntico al conjunto de la cabeza, el tronco y los miembros, no es erróneo decir que el cuerpo ha sido imputado sobre este conjunto. Aunque las partes del cuerpo sean una pluralidad, el cuerpo es una unidad singular. «El cuerpo» es simplemente una imputación realizada por la mente que lo designa. No existe por la parte del objeto. No es incorrecto imputar un fenómeno singular a un grupo de varias cosas. Por ejemplo, podemos asignar la palabra singular «bosque» a un conjunto de varios árboles, o «rebaño» a un grupo de ovejas.
Todos los fenómenos existen por convenio; nada existe de manera inherente. Esto es aplicable a la mente, a los Budas e, incluso, a la vacuidad misma. Todo es meramente imputado por la mente. Todos los fenómenos tienen partes porque los fenómenos físicos tienen partes físicas y los fenómenos inmateriales poseen atributos que pueden distinguirse a nivel conceptual. Utilizando el mismo tipo de razonamiento que el expuesto arriba nos daremos cuenta de que ningún fenómeno es uno con sus partes, ni con el conjunto de ellas, ni separado de las mismas. De este modo podremos comprender la vacuidad de todos los fenómenos.
Es de particular importancia que meditemos sobre la vacuidad de los objetos que nos provocan fuertes emociones perturbadoras, como el odio y el apego. Con un análisis correcto nos daremos cuenta de que el objeto que deseamos o el que rechazamos no existe por su propio lado –su belleza o fealdad e incluso su propia existencia son imputadas por la mente–. Pensando de este modo descubriremos que no hay razón alguna para generar odio o apego.
Debido a nuestros hábitos mentales negativos, producidos por nuestra familiaridad desde tiempo sin principio con la ignorancia del aferramiento propio, todo lo que aparece en nuestra mente parece ser que existiera por su propia parte. Esta apariencia es del todo errónea. De hecho, los fenómenos son totalmente vacíos de existencia propia. Los fenómenos existen sólo después de haber sido imputados por la mente. Familiarizándonos con esta verdad podemos erradicar el autoaferramiento, la raíz de todas las perturbaciones mentales y de todas las faltas.
Durante el día, cuando no estamos meditando, debemos esforzarnos por reconocer que todo lo que aparece en nuestra mente carece de existencia verdadera. En sueños, las cosas aparecen con nitidez, como si fueran reales, pero al despertar, de inmediato somos conscientes de que los objetos percibidos en el sueño no eran más que apariencias mentales, que no existían por su propio lado. Hemos de considerar todos los fenómenos del mismo modo. A pesar de que aparecen con viveza
http://www.proyectosalonhogar.com/Buda/vacuidad.html

martes, 25 de septiembre de 2012

Deva Premal - 38 min - Moola Mantra Part I II III

Fantastica musica para nuestra meditacion, interpretada por Deva Premal, que es una cantante conocida por su música New Age meditativa espiritual, que introduce antiguos mantras en una atmósfera actual.[cita requerida] Deva es compañera en la vida y en la música de Miten, con quien se encontró en el Osho Ashram de Pune (India) en 1990. Juntos componen música y ofrecen conciertos por el mundo entero. Más conocida por las ventas de CDs de cánticos, Deva tiene formación musical clásica pero creció cantando mantras en su hogar alemán, hogar impregnado de espiritualidad oriental. Sus álbumes han encabezado las listas de New Age en todo el mundo desde el lanzamiento deThe Essence, con el Gayatri Mantra. Su sello discográfico, Prabhu Music, ha vendido más de 900.000 álbumes2 En una entrevista con Sam Slovik, del LA Yoga Magazine, Deva habló sobre el gran efecto que causa en muchos oyentes cuando canta mantras en sánscrito.3 A menudo, las canciones de Deva se han sido utilizadas por otros artistas como Cher, que versionó el Gayatri Mantra en su Farewell Tour,4 la bailarina rusa Diana Vishneva, o el actor y director Edward James Olmos, entre otros.5 Deva y Miten actuaron para el Dalai Lama durante la conferencia de 2002 en Múnich (Alemania) por la "Unidad en la dualidad",6 que reunió a figuras importantes de la comunidad científica junto con miembros de la comunidad budista. El último lanzamiento de Deva, Tibetan Mantras For Turbulent Times, fue grabado con los monjes Gyuto del Tíbet con objeto de apoyar la práctica de la meditación y contiene ocho mantras cantados 108 veces cada uno. Se trata de un CD benéfico cuyas ganancias irán a parar a la Orden Gyuto en Dharamsala (India) el Proyecto Phowa y Veggiyana.[cita requerida]

LAS LEYES UNIVERSALES(COMPLETO)

Ahora hace tres años que soñé que debía divulgar Las Leyes Universales. Así son llamados “Los 7 principios básicos que rigen el Universo” que plasmó Hermes Trismegisto en su obra “El Kybalión”. Desde ese momento empecé a gestionar el video en mi cabeza, y con el tiempo, lentamente, han ido apareciendo las personas necesarias para ofrecer las diferentes versiones que quería aportar, y a la vez, para explicarnos quién fue el Maestro Hermes Trismegisto, conocido también como Thot.
Yo definiría Las Leyes Universales como los conceptos básicos que todos tendríamos que conocer y que deberían enseñarnos ya desde el parvulario… para comprender cómo funcionan las cosas en este planeta y de qué va todo esto de vivir… A mí, su conocimiento me aporta tranquilidad de espíritu y calma. Una perspectiva diferente para observar los actos cotidianos. Otra manera de enfocar las cosas. Un espejo donde mirarme y empezar a conecerme.
Puesto que todo puede ser interpretado desde diversos puntos de vista, he contado con la participación de varios expertos. Cada uno de ellos conoce Las Leyes a través de diferentes circunstancias vitales. Josep Fábregas las conoce a través del estudio de la Ciencia Iniciática, Isabel de la Fuente a través de la videncia y el proceso conocido como Canalización, y Matías de Stefano, aunque pueda resultar extraño, a través del Recuerdo. Por último, el Doctor en Filosofía Octavi Piulats nos aporta el punto de vista académico, explicando quién se supone que fue el Maestro Hermes Trismegisto, la bibliografía que nos ha legado, y el contenido de su extensa y hermética obra.
HERMES TRISMEGISTRO
 LEY DEL MENTALISMO
Todo es mente
LEY DE CAUSA Y EFECTO
LEY DE CORRESPONDENCIA
Como es arriba, es abajo.
LEY DE VIBRACION
Todo se mueve, todo vibra
LEY DE POLARIDAD
Todo tiene dos polos
LEY DEL RITMO
Todo fluye y refluye
LEY DE GENERACIÓN
Todo tiene su principio masculino y femenino
Fuente  ALISH