Muy recomendada.

lunes, 30 de abril de 2012

La Verdad Profunda. Gregg Braden

Recuperando la memoria de nuestro Destino y nuestro Futuro
Compra Deep Truth - La Verdad Profunda

Deep Truth - La Verdad Profunda

En su nuevo y último libro, actualmente publicado sólo en inglés y en proceso de traducción al español, Gregg Braden muestra cómo nuestros sentimientos pueden cambiar el mundo. Cada día podemos comprobar como los postulados de la ciencia actual concuerdan con los de las antiguas tradiciones. Braden nos invita a realizar una seria reflexión por el hecho de que los genes humanos, influidos por los sentimientos humanos, interactúan con el entorno.

Gregg Braden, experto en Ciencias de la Tierra y divulgador ciéntifico, trabajó durante años en el diseño de sistemas informáticos. En la actualidad es escritor y peculiar guía de viajes a lugares sagrados de todo el mundo.
Durante más de 25 años ha viajado a pueblos de alta montaña, ha visitado remotos monasterios y antiguos templos, y ha estudiados antiguos textos olvidados para descubrir los secretos de la humanidad. Él y su esposa reparten su tiempo entre la soledad de las montañas del norte de Nuevo México y las costas del sur de Florida.
Gregg Braden es una sabia mezcla de científico, visionario e investigador con la habilidad única de dirigirse a nuestros cerebros, a la vez que sacude nuestros corazones...
Dott. Deepak Chopr
FUENTE http://www.eljardindellibro.com

TODO LO QUE HAY,ES...ESTO.-TONY PARSONS


TOMADO DE http://lospasosdelalma.blogspot.com.es/

 Como tantos otros, encontró un día que en su vida faltaba algo, un algo intangible y, sin embargo, fundamental. Así que decidió buscarlo a través de la religión. Se aplicó entonces en disciplinas, rituales y purificaciones, pero aún así no pudo descubrir la razón de su anhelo. En esas circunstancias, decidió investigar el mundo de la terapia y la espiritualidad contemporáneas. Así que se involucró en las meditaciones más profundas, leyó los libros más significativos y se sumergió con entusiasmo en las terapias más avanzadas. Perdida ya toda esperanza, estaba caminando un día por un parque en Londres, cuando entonces….

TP. Noté mientras caminaba que mi mente estaba ocupada vagando de un ensamiento a otro. Aparentemente hice la elección de dejar estos pensamientos y de atender simplemente a mi caminar. Noté que cada paso era totalmente único en sensación y presión, y que estaba aquí un momento y que había desaparecido al siguiente para no repetirse nunca más de la misma manera. Cuando todo esto estaba teniendo lugar hubo una transición desde la observación del caminar hasta que, por así decir, el caminar y yo no éramos distintos. Lo que aconteció entonces está más allá de mi descripción. Solo puedo decir inadecuadamente con palabras, que una tranquilidad y presencia totales parecieron descender sobre todas las cosas. Todas las cosas devinieron sin tiempo y yo ya no existía. Yo me desvanecí y ya no había ningún experimentador. La unidad con todo y cada cosa era lo que aconteció. No puedo decir que yo estaba “unificado” porque “yo” había desaparecido. Todo ello ocurrió sin ningún esfuerzo por mi parte.

La iluminación trae consigo la comprensión de no hay nadie que pueda alcanzarla. No es una experiencia porque no hay nadie que pueda experimentar, el experimentador simplemente no está.

Cuando comenzamos a admitir la posibilidad de que lo somos emerja realmente, llegamos a ver que lo que somos es totalmente constante, tranquilo y calmo. Simplemente no hay ninguna agenda y tampoco ninguna consideración pasada ni ninguna consideración futura, ninguna parte a donde ir, nada que hacer y todo lo que pensamos que existe para amenazarnos o complacernos se desvanece. Hay un tremendo alivio cuando se abraza esta comprensión. Cesa toda lucha y el esfuerzo por hacer que la vida de uno funcione pierde repentinamente su sentido. Es entonces en ese relajarse y dejar que la vida fluya cuando se abre una nueva posibilidad…


¿Que diría sobre la capacidad de elección? TP. Cuando ocurre el despertar, se ve que aquí nunca ha habido nadie para lograr ese despertar. Se reconoce también que a todo lo largo de la vida que aparentemente ha transcurrido antes, no ha habido nunca nadie que “haya elegido” o que “haya hecho”. Todo lo que ha acontecido, desde el matiz más pequeño hasta lo que parecía ser la más grandes decisiones, no podrían haber sido de otra manera.

¿No hay entonces una manera acertada o equivocada de hacer nada?
TP. Ya no se plantea en absoluto ninguna cuestión de acertado o equivocado. Se ve que la aparente entidad separada es sólo un personaje soñado en una novela que está siendo vivida por la energía divina, es todo lo que hay. Esa aparente entidad separada tiene ciertas predisposiciones y características, y las elecciones son efectuadas por el condicionamiento y la historia de ese personaje vivido.

¿Que hay del libre albedrío?
TP. No se plantea la cuestión del libre albedrío, simplemente porque no hay nadie que pueda tener una voluntad o hacer una elección. Pregúntese a Vd. mismo de dónde vienen los pensamientos; y si observa, durante algún tiempo, verá que no son suyos. Todos emergen igualmente de ninguna parte, aparecen, tienen su momento, y entonces desaparecen. Su origen no es obra de Vd.

¿Pero como pago la hipoteca?
TP. La manera en que funciona el cuerpo/mente simplemente continúa. Vd. no deja de hacer o de no hacer nada, simplemente porque nunca hubo nadie que hiciera o dejara de hacer. Esa es precisamente la revelación.

Pero cómo sé yo lo que es adecuado o inadecuado para mi y mis seres queridos?
TP. Vd. no lo sabrá y tampoco lo ha sabido nunca. Esté abierto a la idea de vivir el resto de su vida en el caos; abandónese a no tener que saber nada más. Es maravilloso. Vd. sólo puede seguir lo que le parece evidente. Su trabajo, sus relaciones etc…todos tienen una cierta característica que es generada a través de Vd. por la conciencia. La historia de su vida ha acontecido exactamente como debía; ha sido totalmente apropiada. Eso continuará, y nada que Vd. haga será adecuado o inadecuado; será simplemente “lo que es”. Así pues, relájese y deje que todo acontezca, porque de todos modos acontecerá. Lo importante, si sucede, es el abandono de esta aparente voz interior que le está diciendo como debería ser o actuar. Abandónela ahora, justamente aquí. Es una falsedad que, simplemente, obstaculiza la comprensión.

Así pues, ¿nosotros no vamos a ninguna parte?
TP. Nada va a ninguna parte y nada está aconteciendo en el tiempo. Solo hay “lo que es”. Pero vea por Vd. mismo “quien” es quien está preguntando. Este tipo de preguntas quisquillosas son simplemente otra manera de que la mente evite “lo que es”. Simplemente descanse en no tratar de saber la respuesta a todo. Querer saber la respuesta es una manera de tratar de tener el control.

¿Pueden la meditación y los procesos terapéuticos de autoconocimiento preparar a la persona para la liberación?
TP. No hay nadie al que preparar para la liberación, pues no hay nadie que tenga que ser liberado. Desde otro punto de vista, todo lo que acontece, absolutamente todo, contiene la invitación ya sea comer una hamburguesa, volar una cometa o sentarse en la posición del loto. Es sólo nuestra intención o expectativa lo que obstaculiza la comprensión. Si lo que acontece para una persona es la práctica de la meditación eso es lo apropiado.

A mi me parece que Vd. tiene algo que yo no tengo, y quiero obtenerlo tan rápidamente como sea posible.
TP. Primeramente, Vd. no puede ir rápidamente a donde ya está. Pero comprenda esto realmente. Viva con ello y trate de ver profundamente lo que se está diciendo. El problema es que Vd. piensa que debe acontecer algo. De hecho, acontece continuamente, y Vd. simplemente no lo ve. Yo no tengo nada que Vd. no tenga. La diferencia es que yo ya no espero nada. Esto es ello, y eso es el fin de ello. Abandone la búsqueda de que acontezca algo y enamórese, enamórese íntimamente del don de la presencia en “lo que es”.

Aquí, justamente aquí, está la sede de todo lo que Vd. ha anhelado siempre. Es simple, ordinario y magnífico. Vea, Vd. ya está en casa.

[Extraido del libro “Lo que Es”. Tony Parsons. (Gaia Ediciones)]
Area de comunicación de EL OBSERVATORIO.

Las 10 enfermedades de Transmisión ESPIRITUAL

Las 10 Enfermedades de Transmisión Espiritual
por Mariana Caplan
Es una jungla allá afuera, y no es menos cierto eso cuando se habla de la vida espiritual en comparación a cualquier otro aspecto de la vida. ¿Realmente pensamos que sólo porque alguien ha estado meditando desde hace cinco años, o hace 10 años que practica yoga, van a ser menos neuróticos que la persona del lado? A lo sumo, tal vez será un poco más conscientes de ello. Un poco. Es por esta razón por la que pasé los últimos 15 años de mi vida investigando y escribiendo libros sobre el cultivo de discernimiento en el camino espiritual en todas las áreas arenosas (poder, sexo, la iluminación, los gurús, los escándalos, la psicología, la neurosis) así como los serios y también simplemente confusas e inconscientes, motivaciones en el camino. Junto con mi compañero, autor y profesor Marc Gafni, estamos desarrollando una nueva serie de libros, cursos y prácticas para lograr una mayor clarificación de estas cuestiones.
Hace varios años, pasé un verano viviendo y trabajando en el sur de África. A mi llegada me encontré de inmediato con la visceral realidad de que estaba en el país con mayor tasa de homicidios en el mundo, donde la violación era común y más de la mitad de la población tiene VIH, hombres y mujeres, gays y heterosexuales por igual. Como he llegado a conocer a cientos de maestros espirituales y miles de practicantes espirituales a través de mi trabajo y viajes, he sido golpeada por la forma en que nuestro punto de vista espiritual, perspectivas y experiencias se convierten de manera similar “infectadas” por “contaminantes conceptuales” (que comprende una relación confusa e inmadura a los complejos principios espirituales) que son invisibles, pero tan insidiosa, como enfermedades de transmisión sexual.
Los siguientes 10 clasificaciones no están destinadas a ser definitivas, pero se ofrecen como una herramienta para la toma de conciencia de algunas de las enfermedades de transmisión espirituales más comunes.
1. Espiritualidad de Comida Rápida:
Mezclar la espiritualidad con una cultura que celebra la velocidad, la multitarea y la gratificación instantánea y el resultado es probable que sea espiritualidad de comida rápida. La espiritualidad de comida rápida es un producto de la fantasía común y comprensible que el alivio del sufrimiento de nuestra condición humana puede ser rápido y fácil. Una cosa es clara: la transformación espiritual no se puede tener en una solución rápida.
2. La espiritualidad de imitación:
La espiritualidad de imitación es la tendencia a hablar, vestirse y actuar como nos imaginamos que una persona espiritual, lo haría. Se trata de un tipo de espiritualidad que imita la realización espiritual en la forma en que la tela de piel de leopardo imita a la piel real de un leopardo.
3. Motivaciones confusas:
A pesar de que nuestro deseo de crecer es genuino y puro, a menudo se mezcla con otras motivaciones, entre ellas el deseo de ser amado, el deseo de pertenecer, la necesidad de llenar nuestro vacío interior, la creencia de que el camino espiritual nos liberará de nuestros sufrimientos, y la ambición espiritual (el deseo de ser especiales), ser mejor que, y ser “el elegido”.
4. Identificarse con las experiencias espirituales:
En esta enfermedad, el ego se identifica con nuestras experiencias espirituales y las toma como propias, y empezamos a creer que estamos encarnando ideas que han surgido dentro de nosotros en determinados momentos. En la mayoría de los casos, no dura indefinidamente, aunque tiende a perdurar por largos periodos de tiempo en los que se creen iluminados y/o que funcionan como maestros espirituales.
5. El Ego Espiritualizado:
Esta enfermedad ocurre cuando la propia estructura de la personalidad del ego se mezcla arraigada y profundamente en conceptos espirituales e ideas. El resultado es una estructura del ego que es “a prueba de balas.” Cuando el ego se espiritualiza, somos invulnerables a la ayuda, nueva información o retroalimentación constructiva. Nos convertimos en seres humanos impenetrables y estancamos nuestro crecimiento espiritual, todo ello en nombre de la espiritualidad.
6. La producción en masa de los maestros espirituales:
Hay una serie de tradiciones espirituales de moda en la actualidad que producen personas que se creen estar a un nivel de iluminación espiritual, o maestría, que está mucho más allá de su nivel real. Esta enfermedad funciona como una cinta transportadora espiritual: ponte en este resplandor, consigue aquella visión, y bam! Estás iluminado y listo para iluminar a otros en forma similar. El problema no es que estos profesores instruyan sino que se presentan como si hubiesen alcanzado la maestría espiritual.
7. El orgullo espiritual:
El orgullo espiritual se produce cuando el practicante, a través de años de esfuerzo, en realidad ha alcanzado un cierto nivel de sabiduría y usa ese logro para justificar el cierre a más experiencias. Una sensación de “superioridad espiritual” es otro síntoma de esta enfermedad de transmisión espiritual. Se manifiesta como una sutil sensación de que “yo soy mejor que otros, más sabio, y por encima, porque yo soy espiritual.”
8. La mente del grupo:
También se describe como pensamiento de grupo, la mentalidad de culto, la mente de grupo es un virus insidioso que contiene muchos elementos de la codependencia tradicionales. Un grupo espiritual tiene acuerdos sutiles e inconscientes con respecto a la forma correcta de pensar, hablar, vestirse y actuar. Los individuos y los grupos infectados con “mente de grupo” rechazan los individuos, las actitudes y circunstancias que no se ajusten a las normas a menudo no escritas del grupo.
9. El complejo del pueblo elegido:
Es la creencia de que “Nuestro grupo está más evolucionado espiritualmente, es más potente, inteligente y, en pocas palabras, mejor que cualquier otro grupo”. Existe una importante distinción entre el reconocimiento de que uno ha encontrado el camino correcto, el profesor adecuado, o la comunidad correcta para sí mismos, y el haber encontrado “al elegido”.
10. El virus mortal: “Yo He Llegado”:
Esta enfermedad es tan potente que tiene la capacidad de ser terminal y mortal para nuestra evolución espiritual. Esta es la creencia de que “he llegado” al objetivo final de la senda espiritual. Nuestro progreso espiritual termina en el punto donde se concreta esta idea en nuestra mente, porque el momento en que comenzamos a creer que hemos llegado al final del camino, un mayor crecimiento se detiene. “La esencia del amor es la percepción”, de acuerdo a las enseñanzas de Marc Gafni, “por lo tanto, la esencia del amor propio es la percepción de uno mismo. Sólo te puedes enamorar de alguien a quien puedes ver claramente (incluido a ti mismo). Amar es tener ojos para ver. Es sólo cuando tú puedes verte claramente que puedes comenzar a amarte a ti mismo”. Es en el espíritu de la enseñanza de Marc que yo creo que una parte fundamental del aprendizaje de discernimiento en el camino espiritual es descubrir la enfermedad del ego y auto-engaño que está en todos nosotros. Ahí es cuando necesitamos sentido del humor y el apoyo de los verdaderos amigos espirituales. Cuando nos enfrentamos a nuestros obstáculos para el crecimiento espiritual, hay ocasiones en que es fácil caer en una sensación de desesperación y disminución-y perder la confianza en el camino. Debemos mantener la fe en nosotros mismos y en otros, con el fin de hacer realmente una diferencia en este mundo.
Mariana Caplan, adaptado de Eyes Wide Open: El cultivo de discernimiento en el Camino
http://armonicosdeconciencia.blogspot.com.es/2012/04/las-10-enfermedades-de-transmision.html

domingo, 29 de abril de 2012

¿Existe más de una forma de Reiki auténtico?




6. ¿Existe más de una forma de Reiki auténtico?
SÍ, existen varias formas y linajes de Reiki auténticos, pero no todo lo que se autodefine como Reiki lo es. Entre las forma y linajes auténticos están los siguientes:
1. Reiki Tradicional, como se enseña a través del linaje directo de Usui, Hayashi, Takata y sus veintidós estudiantes directos ( siempre que cada maestro haya mantenido la transmisión pura y lo enseñe en su forma esencial).
2. Todos los linajes que retroceden hasta el Doctor Usui a través del Doctor Hayashi y sus estudiante Sensei Takeuchi, un monje zen que recibió una enseñanza distinta del doctor Hayashi que de la señora Takata.
3. El Usui Reiki Ryoho Gakkei, el Reiki Tradicional que se ha practicado en Japón a través de un linaje ininterrumpido y que no está vinculado a la señora Takata.
El doctur Usui tenia varios estudiantes particulares, así pues, es posible que haya otras formas y otros linajes auténticos del Reiki que todavía hoy permanezcan ocultos en el camino.
Sin embargo, gracias a la popularidad del Método Usui de Curación Natural y a la creciente demanda en todo el mundo, han aparecido cierto número de profesores de calidad cuestionable. Algunas personas han empezado a añadir "canalizaciones" símbolos e iniciaciones y han creado nuevas formas y técnicas de curación incoherentes a las que denominan Reiki. 
No quiero mencionar ninguna en concreto y prefiero dejarlo a vuestro criterio. Normalmente, estas creaciones mentales van acompañadas por un nombre o una combinacion de nombres llamativos asociados a la palabra Reiki.
El canal de Reiki siempre es inherente a cualquier ser sensorial, de modo que cualquiera con cierta dosis de carisma también puede ayudarte a sentir alguna forma de energía. Si crees en ellos, funcionará hasta cierto punto. Sin embargo, te estarás perdiendo la conexión con el Linaje Auténtico del Reiki tal y como lo transmitió el Doctor Usui a través del vehículo de las iniciaciones.
En la actualidad, hay muy pocos Maestros de Reiki o profesores practicantes que sean autodidactas. Es decir, la gran parte de los Maestros de Reiki son más parecidos a Maestros de un oficio, pero sin las cualidades que se suelen asociar a un "Maestro Espiritual", y mucho menos las de un Ser totalmente Iluminado. Esto significa que la energía básica para abrir el canal de Reiki sólo se transmite a través de las iniciaciones que profesores hayan recibido de su Maestro. El profesor no la encarna a cada momento; él la lleva en su interior y sólo la reclama cuando la necesita.
Si el Maestro de Reiki fuera un Maestro Espiritual, en el sentido completo de la palabra, viviría ininterrumpidamente siendo siempre consciente de la Energía de la Vida Universal. Estaría siempre presente y la sensación de separación y alineación de la realidad, incluso de otos seres sensoriales, jamás aparecería.
Sin embargo, a pesar de la ausencia de esta cualidad de la conciencia omnipresente, el Maestro de Reiki puede seguir ejerciendo de Maestro y transmitiendo Iniciaciones.Y lo hace por dos motivos:
 Porque, como cualquier otro Ser o apariencia en este Universo, el Maestro de Reiki, no es, por natualeza, más que la Energía de la Vida Universal con que inicia a los demás. Por lo tanto, en su aspecto de plenitud, el profesor individual siempre está realizado, a pesar de que esta realización pueda pasar inadvertida. Y...
 Porque, el profesor ha aprendido, a través de la práctica y la experiencia, a relajar la mente cuando transmite iniciaciones, de modo que puede conectar con este aspecto de la Plenitud y la Inseparabilidad y Transmitir su Saber.
Otras veces, cuando es imposible, cuando el profesor no puede relajar la mente y estar totalmente presente y cosnciente durante el momento de la Iniciación, el "peso" de ésta  se transporta mediante el vehículo del profesor por la mera intención y por el hecho de que tiene condiciones para ello.
Obviamente, cuanto más cerca esté un Maestro de Reiki de los Niveles de Plenitud más profundos, mejor podrá despertar la conciencia de la perenne Energía de la Vida Universal en el estudiante que recibe la Iniciación. Es decir, una completa autoplenitud implica una presencia continua de conciencia, no perderse o identificarse con cualquier pensamiento que nos pase por la mente. Esto no quiere decir que un ser autorrealizado no tenga pensamientos, emociones o percepciones sensoriales. Sin embargo, es posible que las emociones y las percepciones sensoriales se muevan por la mente del individuo, pero también está presente la conciencia de su plena franqueza.
Ese estado de franqueza permite que el Profesor de Reiki actúe como un espejo para lo que es la autoiniciación del estudiante, de modo que la energía Reiki, en la que el estudiante ya existe, finalmente resulta obvia a sus ojos. Básicamente, el profesor ejerce de espejo para ayudar al estudiante a tomar conciencia de lo que siempre ha estado allí, aguardando a que lo descubriera. La función principal del profesor es eliminar las dudas y ayudar a que el estudiante perciba directamente lo que siempre ha tenido delante pero estaba condicionado a ignorar.
En este contexto, me viene a la cabeza una historia del descubrimiento de Nueva Zelanda por parte del capitán Cook en el siglo XVIII. Cuando su barco ancló en una bahía, los maoríes ni siquiera podrían verlo porque, en su experiencia hasta la fecha, no estaban conicionados a que pudiera existir un barco tan grande. Sólo vieron los pequeños botes que el capitán envió a la orilla, porque eran mucho mas parecidos a sus barcas.
En cierto modo, debido al condicionamiento a creer únicamente lo que podemos ver o tocar, si hablamos de la energía del Reiki, somos como los maoríes, que no veían el barco grande porque nadie les habia enseñado a hacerlo.
La función del Maestro de Reiki en este momento es destacar la Presencia Permanente de esta Energía, como si fuera un Gran Barco que atracará en nuestras Vidas y podrá llevarnos a la tierra de la Máxima Libertad, la mejor Salud y la profunda Armonía con toda la existencia.
Puesto aque el Doctor Usui es el origen de todos los Linajes actuales de Reiki, es importante encontrar al menos un Maestro de Reiki de uno de los Linajes auténticos, alguien que pueda compartir Iniciaciones que se remonten hasta el Doctor Usui y, muy posiblemente, hasta un linaje antiguo de practicantes.

Ayudar.


Ayudar a los demás es una de las acciones más gratificantes pero sin caer en el exceso, primero tenemos que ayudarnos a nosotros mismos para poder hacerlo con nuestro entorno. La ayuda tiene varios grados de dificultad según a quien vaya dirigida y las circunstancias, en este caso se trata sólo de echar un cable a seres que encontramos a diario y que sabemos simplemente que nos necesitan.
Todo tiene trampa en esta vida si no sabemos dosificarnos, y tenemos que aprender hasta qué punto podemos llegar sin quedar exhaustos, siempre hemos de guardar nuestras energías a buen recaudo para hacer las cosas bien, si no nos queremos a nosotros mismos no podremos dar el amor necesario a los demás y si no poseemos autoestima no podremos devolverla a quien la ha perdido.
El ser humano es compasivo por regla general al menos que sea rematadamente egoísta y de esta compasión nace el deseo de ayudar. Hay que entender que no nos es posible ayudar a todo el mundo, por mucho que nos empeñemos no podemos cambiar la faz de la tierra y menos en esta época tan complicada. Sabemos que hay muchos seres sufriendo pero por muy buena voluntad que tengamos no daremos nunca abasto, lo mejor es crearse unas pautas de comportamiento.
También tenemos que centrar nuestra ayuda en personas que la acepten, no podemos obligar a nadie y hay gente que no desean que les tendamos una mano, al contrario les molestamos, prefieren quedarse solos por razones propias y les hemos de respetar en su decisión sin insistir. La ayuda no puede ser en ningún caso una molestia al que deseamos echar un cable.
Cuando sabemos de alguien sufriendo hay que mirar los pros y los contras antes de actuar, cada ser es diferente y reacciona a su manera de allí que se ha de analizar su problema para no equivocarnos, sería muy perjudicial para las dos partes y aunque actúemos con la mejor intención del mundo podemos herir y ser herido.
A veces ayudar puede resultar un sacrificio emocional muy duro, pensemos antes de empezar si tenemos la suficiente fuerza psíquica, no se trata de quedarnos a mitad camino, cada uno tenemos una obligación hacia nuestro entorno pero primero la tenemos para nosotros mismos y hay situaciones y hechos que no nos corresponden ya que humanamente es imposible abarcar con todas las desgracias, pensar lo contrario sería pecar de orgullo sin tener consciencia de que somos seres limitados.
Si se está ahogando una persona y no sabemos nadar lo más seguro es que las dos acabemos en el fondo, mejor buscar otra solución antes de tirarnos, ayudar a ciegas es perjudicial y para esto tenemos un cerebro que ha de prevalecer sobre el corazón.
Se puede ayudar de muchas maneras, a veces una sonrisa o una palabra de aliento son un bálsamo para un alma herida, prestar con amor tu hombro, tu mano o tu oído pueden hacer mucho más que una caja de pastillas o simplemente dejar que te cojan la mano y permanecer en silencio, este silencio que se podría cortar con cuchillo por su densidad…podemos dar un poco de felicidad aunque no la tengamos nosotros.
Cuando llaman a mi puerta y me piden algo de dinero siempre me niego, pregunto si tienen hambre y no me cuesta nada hacer un bocadillo acompañado de unos cuantos cigarrillos pero nunca doy ni siquiera un euro. Hace poco vino una señora pidiendo una limosna, me dijo que no podía comer porque le dolían las muelas, le saqué agua y un calmante, se llevó el resto de las pastillas y tabaco, se extrañó que no le diera dinero, insistió pero me mantuve firme y se marchó enfadada…a mí me hizo gracia.
Cuando ayudamos siempre tenemos que guardar una distancia prudencial, no desde el egoísmo sino desde la propia supervivencia, por suerte el dinero y lo material no lo solucionan todo y cuesta muy poco reconfortar a alguien doliente con mucho cariño pero sin olvidar también que se trata de un ser con sentimientos que tenemos la obligación de tratar con respeto, lo menos que necesita en estos malos momentos son reproches o consejos, sino calor del corazón. Hay que ponerse en su sitio, meterse en su dolor, medir nuestras palabras con mucha delicadeza para no ofender ni herir más su amor propio, que todos poseemos el nuestro.
Todos podemos y debemos ayudar pero siempre de forma racional y desde un corazón sincero.
http://lalunagatuna.wordpress.com/2012/04/28/ayudar-1/

El espíritu de la Tierra

La nueva conciencia (Un mensaje espiritual)

sábado, 28 de abril de 2012

Meditación: la reconquista de la mente II por Alan Brain

Una colaboración de yasmin monsalve
atardecer con luna
La naturaleza nos ofrece ilimitados estímulos para meditar. (Foto por Garry)
Esta es la segunda y última parte de nuestra breve guía práctica sobre la meditación. Los Divulgadores esperamos que al terminar de leer ambos artículos tengan una base para empezar a caminar el sendero de la meditación, que conozcan los beneficios que la meditación puede traer a sus vidas, y sobretodo que se animen a intentarlo.
Lograr concentrarnos en nuestra respiración sin distraernos y sin tener que contar mentalmente cuando exhalamos o inhalamos puede tomarnos semanas o meses de práctica.
Sin embargo, en pocas semanas de práctica disciplinada empezaremos a percibir cómo la meditación afecta positivamente varias de nuestras actividades diarias: el estrés se reducirá, seremos capaces de relajarnos más fácilmente, escaparemos de la velocidad vertiginosa a la que va el mundo, disfrutaremos de la vida más plenamente, nuestra memoria mejorará, nuestra capacidad de análisis se volverá más aguda, y con el tiempo hasta podemos mejorar nuestra presión sanguínea y nuestro metabolismo.
La meditación es la capacidad de concentrar nuestra mente en una sola idea, objeto, imagen, sonido, etc. Si hemos sido capaces de concentrar nuestra atención en el proceso de respirar, hemos meditado sobre la respiración.
Cuando seamos capaces de dominar el proceso descrito en la entrega anterior podemos dar el siguiente paso y meditar sobre una idea, sobre un objeto, un sonido, una imagen mental o una palabra. El objeto de nuestra meditación debe ser tan placentero e interesante para nuestra mente y nuestras emociones como sea posible.
Monje meditando
Si bien la meditación es una práctica muy común dentro del budismo, no necesitamos adoptar ninguna doctrina religiosa para practicarla.
Si le tenemos miedo al fuego, no tiene sentido meditar sobre el fuego. Si nos gusta el mar, tenemos varias formas de meditar sobre el mar: podemos escuchar una pista de audio con sonidos del mar, podemos sentarnos en una playa a observar el mar, podemos visualizar mentalmente el mar o podemos observar un objeto que nos recuerde el mar.
Antes de meditar sobre un estímulo visual, auditivo o conceptual, haremos la siguiente preparación previa, que nos ayudará a verificar nuestro nivel de concentración:
-      Tomamos nuestra posición de meditación, nos relajamos, y calmamos nuestras emociones.
-      Empezamos concentrándonos en nuestra respiración por unos pocos minutos. Una vez que logremos realizar diez ciclos completos de respiración, sin distraer nuestra mente, podemos empezar a meditar con cualquier otra técnica como las descritas a continuación.

Meditación visual

Si fuimos capaces de concentrarnos en nuestra respiración, también podemos concentrarnos en lo que estamos observando. La diferencia es que, en este caso, meditaremos con los ojos abiertos, meditaremos sobre lo que observamos.
llama flama fuego meditación
El fuego puede ser un estímulo visual interesante sobre el cual meditar.(Foto por Matthew Venn)
El objeto de nuestra meditación debe ocupar un espacio prominente en nuestro campo visual. Si escogemos meditar sobre la llama de una vela, debemos colocarnos cerca a la vela porque si estamos lejos corremos el riesgo de distraernos con los otros elementos que ocupan nuestro campo visual. Si hemos escogido un árbol debemos escoger si queremos sentarnos cerca del árbol para ver su corteza o muy lejos para verlo en su entorno.
Una vez relajados y después de haber logrado realizar diez ciclos completos de respiración sin distraernos, abriremos los ojos y observaremos el objeto de nuestra meditación. No se trata de mantener la mirada fija. Se trata de mantener la mente fija mientras observamos. Nuestra mente debe concentrarse exclusivamente en lo que estamos observando.

Meditación con imágenes mentales

En esta técnica trataremos de concentrarnos, con los ojos cerrados, en una imagen mental. Algunas personas prefieren concentrarse en una figura geométrica tridimensional, otras personas prefieren meditar sobre algunos de los personajes sagrados de su religión, y otras sobre un color en particular.
También podemos meditar sobre el Sol, cualquiera de los planetas del Sistema Solar, un asteroide, o un cometa.
Mandala tibetano meditación
Mandala tibetano del siglo XVII de las cinco deidades. Según algunos psicólogos, el Mandala puede ayudarnos a alcanzar un estado profundo de meditación.
Una de las imágenes mentales más utilizadas para meditar son los famosos Mandalas. Mandala es una palabra del idioma sánscrito que significa “círculo” y forma parte del arte religioso hindú y budista.  Su estructura básica es un cuadrado con cuatro entradas que contiene a un círculo. En la tradición espiritual hindu y budista, el Mandala ayuda a los practicantes a concentrar su atención.
Es recomendable que antes de empezar a meditar observemos detenidamente una imagen de lo que hayamos escogido como el objeto de nuestra meditación. Así podremos crear una imagen mental sólida.
Una vez relajados y después de haber logrado realizar diez ciclos completos de respiración sin distraernos, empezaremos a visualizar en nuestra mente el objeto que hemos escogido. Tratemos de visualizarlo con todos sus detalles. Observémoslo mentalmente desde todos los ángulos. Debemos concentrarnos exclusivamente en la imagen mental que hemos decidido crear.

Meditación con sonidos.

Los estímulos sonoros también nos pueden ayudar a meditar sobre un tema específico. Si queremos meditar sobre la lluvia podemos escuchar una grabación con sonidos de lluvia. Si queremos meditar sobre la naturaleza podemos escuchar el sonido del rio.
Arbol en atardecer
Una imagen tan pacífica como esta puede ser un estímulo visual interesante sobre el cuál meditar. (Foto por Garry)
Existen otras asociaciones sonoras menos evidentes que también nos pueden servir. Todos tenemos una especie de banda sonora de nuestras vidas. Son canciones o melodías que marcaron ciertas épocas, lugares, y/o experiencias en nuestro transitar por el tiempo.
Una sugerencia creativa es usar algunas de esas melodías para meditar sobre temas específicos.
Por ejemplo, algunos minutos del tema “Cielo e infierno” del músico griego Vangelis me remiten, personalmente, al cosmos y al espacio sideral. Si quiero meditar sobre el universo y las estrellas, puedo ayudarme con ese tema de Vangelis.
El “Canon en Re mayor” de Pachelbel me remite al campo y a la naturaleza. Si quiero meditar sobre la belleza de la naturaleza, ese tema me puede ayudar muchísimo a concentrarme.
Los tres requisitos principales para usar música como un estímulo para meditar son:
-      El tema musical debe calmarnos y no alterarnos ni ponernos eufóricos.
-      El tema musical debe producir en nosotros una asociación directa con el objeto de nuestra meditación. No es suficiente escoger una melodía agradable que nos relaje. Necesitamos que nuestra mente asocie el tema musical con el objeto de nuestra meditación. La excepción es, como explicaremos a continuación, que meditemos sobre la musica en sí misma.
-      Sería mejor si el  tema escogido fuera instrumental (que no tenga letra) pues las palabras serán un obstáculo para concentrar nuestra mente en un sólo punto.
Puede suceder que algunos temas, sin que los hayamos escuchado previamente, nos produzcan una sensación determinada. Esos temas también nos pueden ayudar a meditar.
Ola de mar meditación
El sonido del mar es uno de los mejores estímulos auditivos para empezar a meditar.(Foto por A. Hisgett)
No esta demás aclarar, una vez más, que el objeto de nuestra meditación (sea visual, auditivo o conceptual) debe producirnos sensaciones positivas.
Hace un buen tiempo experimente con una forma de meditar que nos puede ayudar a todos los amantes de la música y la quiero compartir con ustedes. Es simple y placentera: meditar sobre la música. Siempre y cuando el tema musical nos entregue sensaciones positivas y calmadas, podemos meditar sobre la música.
Escogemos una melodia y nos concentramos en los diferentes instrumentos que interpretan el tema musical tratando de diferenciarlos. Podemos dedicar cada sesión de meditación a un instrumento, un día nos concentramos en la guitarra, otro en el bajo, la trompeta, etc. Si un pensamiento cruza nuestra mente, lo reconocemos, lo observamos, lo dejamos pasar, y regresamos al instrumento que estamos escuchando.
Aquí les dejo algunos enlaces de diferentes tipos de música que pueden ayudarlos a meditar sobre un tema específico o sobre la música en sí misma. Existen muchísimos más, esto es sólo una pequeña introducción,
Inner Space de Steven Halpern, Caravansary de Kitaro, Inner Space de Stan Richardson, Trio de King Crimson, In The Stillness de Liquid Mind, Gnossienne No.1 De Satie por Steve Hackett, Waving Angels de Ravid Hang, El Condor Pasa de Daniel Alomía Robles por Isao Tomita, All Blues de Miles Davis, y dos de mis canciones favoritas para meditar sobre la música: Dark Star de Grateful Dead y Watermelon in Easter Hay de Frank Zappa (avancen el video hasta el segundo 48 porque en ese momento empieza la música).
Los invito a escuchar estos temas, a contarnos sus impresiones y a compartir con nosotros la melodía que han escogido para meditar.
Sonidos binaurales meditación
Cuando llegan al mismo tiempo a nuestros cerebros, dos frecuencias puras con 10, 20 o 30 hz de diferencia, nuestro cerebro produce un tercer tono llamado sonido binaural.

Sonidos Binaurales

Los sonidos binaurales no nos remiten a ningún tema de meditación sino que son una ayuda para concentrarnos.
El sonido binaural es una frecuencia sonora que se origina en nuestro cerebro como producto de la combinación de un cierto tipo de frecuencias muy particulares.
Para poder experimentar el sonido binaural necesitamos utilizar audífonos o tener un equipo de sonido en el que los altavoces del lado izquierdo y derecho estén lo suficientemente distanciados como para crear una imagen estereofónica.
La mejor técnica para colocar los altavoces es crear un triangulo donde las tres puntas son: el altavoz izquierdo, el altavoz derecho y el lugar donde estará ubicada la persona que va a escuchar la grabación. Una vez ubicados, los altavoces deben ser girados sobre su eje hasta mirar hacia el lugar donde se ubicarán las personas que escucharán la grabación.
Las grabaciones binaurales contienen frecuencias o tonos puros de menos de 1000 hz. La frecuencia que es emitida por el canal derecho (audífono o altavoz derecho) tiene 10, 20 o 30hz de diferencia con la frecuencia emitida por el canal izquierdo. (audífono o altavoz izquierdo)
Esta diferencia hará que, luego de unos minutos de escuchar la grabación binaural, nuestro cerebro genere un tercer tono que no existe en la pista de sonido pero que nosotros seremos capaces de escuchar. Esa tercera frecuencia generada cerebralmente es lo que se denomina sonido u “onda binaural”.
Sonidos Binaurales para la mente meditación
Los sonidos binaurales son muy efectivos para despertar a nuestros cerebros e inyectarles una buena dosis de energía.
Hace unos días, traté de meditar utilizando sonidos binaurales a través de mis audífonos. Lo hice antes de dormir y la experiencia fue muy interesante. Luego de tres o cuatro minutos de escuchar la grabación binaural, apareció la tercera frecuencia en mi mente. Si bien la experiencia no me produjo la calma necesaria para meditar, mi mente, que estaba calmada antes de empezar la sesión binaural, entró en un estado de hiperactividad extremo.
No logre conciliar el sueño hasta tres horas después. Al día siguiente repetí la experiencia y el resultado fue el mismo.
No aconsejo el uso de los sonidos binaurales para meditar. Me parece que son mucho más útiles como mecanismos de emergencia para despertar nuestra mente en casos extremos. Podríamos usarlos para despertar nuestra mente cuando necesitamos prepararnos para una prueba, cuando nos espera una dura jornada de trabajo o cuando tenemos alguna actividad importante que realizar.
Algunas personas sostienen que existen sonidos binaurales especificamente diseñados para dormir mejor, para combatir la depresión, y hasta para elevar nuestro nivel de creatividad. En todo caso, el sonido binaural que utilizé en mis pruebas, irónicamente se titulaba “Sueño profundo”.
Aquí tienen un par de páginas en la que pueden descargar sonidos binaurales gratis.

Meditación conceptual

Podemos meditar sobre una idea como el amor, la vida, la muerte o el universo.
El mecanismo es el mismo que en las meditaciones mencionadas anteriormente. Luego de haber logrado realizar diez ciclos completos de respiración, sin distraernos, empezaremos a concentrarnos en la idea sobre la que queremos meditar.
meditación en la montaña
La meditación es una de las armas más poderosas que tenemos para combatir el estrés.
Habría que decir que meditar sobre una idea o sobre un concepto requiere un nivel avanzado de meditación porque es mucho más fácil concentrar nuestra mente en una imagen o un sonido que en una idea.
Dentro de las meditaciones conceptuales debemos incluir un tipo muy específico de meditación en el que la mente visualiza un proceso como si fuera una película. Estamos meditando sobre un concepto pero ayudados por una hoja de ruta o un mapa. Esto es denominado “meditación guiada”. Puede realizarse en solitario, como los dos ejemplos que presentaremos a continuación, o en grupo. Cuando se realiza en grupo, uno de los meditadores debe guiar a los otros narrando el proceso que deben visualizar.
Les pongo dos ejemplos.

Meditación sobre la muerte.

Esta meditación es muy útil para todos aquellos que contemplan a la muerte con temor y prefieren no hablar del tema. Esta meditación nos ayudará a asumir que la muerte es algo natural y que debemos aceptarla sin miedo.
Luego de haber logrado realizar diez ciclos completos de respiración sin distraernos, empezaremos a concentrarnos en lo siguiente:
Visualizamos mentalmente un cuerpo siendo enterrado. Vemos como las palas arrojan tierra sobre el cuerpo hasta cubrirlo completamente. Luego observamos el cuerpo en completa oscuridad y en silencio. Permanecemos en esa oscuridad por un par de minutos tratando de acostumbrarnos. A continuación tratamos de visualizar el proceso de descomposición del cuerpo. Visualizamos el ataúd vacío, el cuerpo se ha descompuesto completamente y no queda nada. Permanecemos contemplando esta imagen sin temor, sin angustia hasta que nos calmemos y estemos en paz. Asumimos que ese también será nuestro destino y lo aceptamos. No hay miedo. Sólo tenemos la sensación de que nuestra vida y nuestro cuerpo cambiará como todo lo demás en la naturaleza. Nos damos cuenta que la vida tiene un final, que es valioso vivir el aquí y el ahora, y que la muerte es una parte más del proceso.

Meditación sobre el universo

Esta meditación nos puede ayudar a relativizar los problemas. A veces, darse cuenta que somos ínfimos granos de arena en el océano cósmico es suficiente para sentirse mejor.
Imagen del telescopio Hubble
Las imagenes captadas por el telescopio Hubble pueden ser interesantes objetos de meditación. Si hacen clic en la foto se abrirá una ventana con la galería de imagenes del telescopio Hubble. (Foto por ESA/Hubble)
Luego de haber logrado realizar diez ciclos completos de respiración sin distraernos, empezaremos a concentrarnos en lo siguiente:
Visualizamos el espacio sideral, con sus millones de estrellas, galaxias, y constelaciones. Visualizamos los cientos de sucesos que acontecen en el universo al mismo tiempo: el planeta Tierra gira sobre sí mismo mientras orbita alrededor del Sol, la Luna gira alrededor de la Tierra, el Sol orbita alrededor del centro de la galaxia. Visualizamos a un cometa atravesando galaxias desconocidas, visualizamos estrellas lejanas que explotan y se convierten en agujeros negros, estrellas que colisionan entre sí, estrellas que se convierten en pulsares. Tratamos de visualizar como un agujero negro devora a una planeta y como una nube de polvo cósmico se convierte en una nueva galaxia. Somos conscientes de que todo esto sucede al mismo tiempo, afuera de nuestro planeta pero en nuestro universo. Meditamos sobre nuestro tiempo terrestre de meses y años en comparación con el tiempo cósmico de millones de años. El lapso de nuestra vida no es ni la millonésima parte de la vida de una estrella. Visualizamos al planeta Tierra como parte del cosmos, nos vemos a nosotros mismos como parte del cosmos . El polvo cósmico que viaja por la galaxia más lejana es el mismo que dio origen a la vida en la Tierra. Nos calmamos y meditamos sobre la inmensidad del cosmos. Somos ínfimas piezas del reloj cósmico, no hay ego, no hay preocupaciones, sólo paz.
Meditación para combatir el insomnio
La meditación puede ser una herramienta muy eficaz para ayudarnos a conciliar el sueño.

Pseudo-meditación para dormir

El insomnio es un enemigo que nos destruye a un ritmo tan lento que la mayoría de las veces no nos damos cuenta cuánto afecta nuestra salud, nuestro nivel de energía y nuestro estado de ánimo. El estrés, las preocupaciones o la falta de un ritual efectivo para lograr conciliar el sueño hacen que, algunas semanas no lleguemos ni a las treinta horas de descanso.  Es decir, dormimos menos de cinco horas al dia. Les propongo lo siguiente, ahora que han entrenado su concentración, aprovéchenla para poder dormir. Es cierto que algunas personas pueden dormir cinco horas diarias y vivir normalmente, pero son casos excepcionales. Lo normal es dormir de siete a ocho horas.
Si usted tiene problemas para dormir, siga lo siguientes pasos y le aseguro que, al menos, tendrá una actitud diferente frente al problema.
1. Lleve un registro de la cantidad de horas que duerme cada día. No tiene que hacerlo manualmente, si usted tiene un smart phone o un android, entre al android market desde su dispositivo y descargue la aplicación gratuita Sleep Bot. Ingrese al menu  de preferencias y establezca cuantas horas desea dormir cada día. Luego antes de dormir presione el boton que dice “going to sleep” y cuando se despierte presione el boton de color naranja que dice “waking up”. Este software registrará sus horas de sueño y se las mostrará en gráficos para que usted sepa con exactitud cuánto ha dormido en los últimos treinta, sesenta o cien días. Además, en la pantalla de inicio aparecerá un número al costado de la frase “current debt”. Ese número representa las horas de deuda de sueño que ha acumulado en los últimos diez dias con respecto a su meta de sueño diaria. Si algún día se olvida de apretar los botones antes o después de dormir, puede ingresar manualmente la información.
Yawn log insomnio
El sitio web Yawn Log nos puede ayudar a llevar el registro de nuestras horas de sueño.
Si tiene un iphone puede comprar la aplicación Sleep Tracker Tylenol o  My Zeo que hacen lo mismo que la anterior y mucho más. Si queremos hacerlo en el ordenador podemos registrarnos en Yawn Log y usar sus servicios de manera gratuita. Lo unico que tiene que hacer es crear su cuenta de usuario y cada mañana debe ingresar la hora en que la se durmió (aproximadamente) y la hora en la que se despertó. Yawn Log llevará el registro de sus horas dormidas y se lo mostrara de diferentes formas. Esto es para saber cuánto dormimos, y decidir hacer algo serio al respecto.
2. Algunas personas tienen la suerte de dormir en cualquier lugar y a cualquier hora. No es el caso de la mayoría, y menos en estos tiempos. Necesitamos desarrollar un ritual para dormir.
Si queremos dormir ocho horas diarias y necesitamos despertarnos a las siete de la mañana, es evidente que debemos tratar de conciliar el sueño alrededor de las once de la noche. Una vez hecho ese cálculo, debemos tomar varias medidas. Podemos ingerir alimentos sólo hasta dos horas antes de dormir, pasado ese tiempo sólo beberemos agua. Una hora antes de dormir debemos dejar de ver televisión o internet y tratar de calmar nuestra mente con actividades más pausadas, podemos leer o podemos escuchar música que nos relaje.
Si tenemos algún problema serio que ronda nuestros pensamientos y que no nos deja en paz,  lo eliminaremos escribiéndolo. Si tenemos una agenda electrónica o convencional, apuntaremos el problema en la agenda, así le daremos a nuestra memoria la posibilidad de olvidarlo. Si no usamos una agenda, colocaremos un pequeño cuaderno en nuestra mesa de noche y lo usaremos para escribir los problemas.
Insomnio meditación
Nuestra mente, que se resiste a descansar y prefiere seguir pensando en todos los problemas que debe resolver, es culpable de nuestros problemas para dormir. (Foto por Alyssa L. Miller)
Este será nuestro ritual para dormir y lo repetiremos cada noche.
3. Ahora, vamos a aprovechar esas técnicas de concentración que hemos aprendido en la primera entrega. Luego de haber logrado realizar diez ciclos completos de respiración sin distraernos, empezaremos a concentrarnos en lo siguiente:
Visualizamos mentalmente que por la ventana o puerta de nuestro cuarto entra un gas azul resplandeciente que se dirige lentamente hacia nosotros. El gas azul,que brilla como si fuera energía eléctrica, entra a nuestro cuerpo por nuestra nariz y recorre nuestros pulmones, nuestros brazos, nuestras piernas, nuestro corazón. Visualizamos el recorrido de esta energía azul por todo nuestro cuerpo, desde los dedos de las manos hasta los dedos de los pies pasando por nuestra cabeza. A su paso, la energía azul se lleva consigo todas nuestras preocupaciones y todos nuestros miedos. Vemos como varios de los problemas que nos aquejan son arrastrados por esta resplandeciente energía azul. Luego de limpiar todo nuestro cuerpo, la energía azul empieza a concentrarse en nuestra cabeza, justo arriba de los ojos, en nuestra frente. Esta gira sobre sí misma y toma la forma de una pequeña bola de energía azul que brilla con intensidad y que está ubicada encima de nuestros ojos. Sabemos que en esa bola azul están todas nuestras preocupaciones, todos nuestros problemas y temores. Concentramos nuestra mente en esa bola de energía azul y la lanzamos mentalmente con fuerza fuera de nuestro cuerpo hacia el espacio. Visualizamos como la bola atraviesa las paredes del cuarto, se eleva por encima de las copas de los árboles, abandona la ciudad, se pierde entre las nubes y termina desapareciendo entre las estrellas.
Ahora estamos relajados, hemos limpiado nuestra mente de problemas y podemos dormir.
Molécula de agua
Las diferentes y maravillosas formas que presentan los cristales de agua pueden ser un estímulo interesante para meditar sobre el agua. (Foto de Masaru Emoto)
Les dejo algunos recursos que los ayudarán en su prácticas de meditación, aquí tienen un sitio web donde pueden fijar el tiempo que deseen meditar y les avisará cuando su sesión haya finalizado. En este enlace pueden descargar archivos de audio con duraciones de quince a sesenta minutos que marcan el inicio y el final de su sesión de meditación.
Hasta aquí llega esta introducción a la meditación.
Los Divulgadores tenemos la esperanza de que esta guía los anime a meditar y a vivir una vida más saludable. No pretendemos más que señalar uno de los caminos. Existen muchas técnicas que deben explorar y experimentar por ustedes mismos.  Recuerden que la reconquista de la mente depende de nosotros. Si tienen alguna duda o consulta no duden en contactarnos a través de los comentarios de esta entrada, por Facebook, o por correo electrónico.
http://losdivulgadores.com/2012/04/meditacion-la-reconquista-de-la-mente-ii/

Meditación: la reconquista de la mente I por Alan Brain

TOMADO DE http://losdivulgadores.com
Stress estres meditación
La meditación, entre otras cosas, nos puede ayudar a evitar escenas como esta, que aunque exagerada, podría ser real.
Luego de la entrevista realizada al científico austriaco Dieter Broers, en la que sostiene que la meditación puede prepararnos para aprovechar mejor los efectos de los tormentas solares, decidí escribir una pequeña, práctica y espero efectiva guía para aprender a meditar.

Al margen de las tormentas solares, la meditación es ahora más necesaria que nunca. La anómala velocidad relámpago a la que nos tiene acostumbrados la sociedad en la que vivimos (como consecuencia de los ipads, laptops, iphones, androids y demás gadgets que nos tienen permanente conectados virtualmente con el resto del mundo) ha hecho que nuestros desgastados cerebros se empeñen en realizar tres o cuatro actividades en simultáneo sin tener la necesidad de hacerlo.

Meditación vs La estúpida carrera contra el tiempo

Como consecuencia, muchos de nosotros nos convertimos en víctimas del stress por daño colateral. Vivimos apurados sin saber por qué.
Algunas personas tienen trabajos o actividades que realmente producen stress, pero la mayoría de nosotros realizamos actividades que no deberían producir tanto stress; sin embargo, tarde o temprano, caemos en el stress por consecuencia. Si todo va tan rápido, yo debo ir más rápido.
Sin ninguna razón válida, empezamos a tratar de hacer todo más rápido, en una inútil carrera contra el reloj, una carrera en la que no tenemos ninguna posibilidad de ganar.
Este miserable síndrome empieza manifestándose en actividades relacionadas con el trabajo, y si no lo controlamos puede expandirse hasta actividades tan placenteras y naturales como una conversación de sobremesa.

Niños aprendiendo meditación
Un grupo de niños aprendiendo meditación. (Foto por kidztimez.com)
Muchas veces me ha sucedido que estoy en una mesa conversando con un grupo de amigos después de la cena y hay una o dos personas que, evidentemente, están mas preocupadas por lo que tienen que hacer después que por lo que se está conversando o departiendo en la mesa.
Bueno, la meditación, entre muchos otros beneficios que revisaremos más adelante, ayuda a evitar ese problema de la velocidad relámpago gratuita que tanto daño nos está haciendo.

¿Qué es la meditación?

La meditación no es una doctrina espiritual, no es una religión y no tiene que ver con el ascetismo. Aunque la meditación esta relacionada con la filosofía budista, no está atada a ninguna practica religiosa. La meditación es una forma de entrenar la mente para aprender a concentrarse mejor.
¿Aprender a concentrarse?
Por si no se han dado cuenta, nuestra mente nos tiene, segundo a segundo, rebotando de un pensamiento a otro sin ningún control y nuestras emociones y reacciones físicas son una consecuencia de este proceso.
Por ejemplo, caminando por la calle vemos a un avión pasar y pensamos que queremos viajar, luego recordamos a esa persona que se fue, luego pensamos en el primer día que nuestro padre nos llevó al aeropuerto, luego recordamos que tenemos que llamar a ese proveedor que está retrasado en la entrega, luego pensamos que tenemos que entregar ese trabajo para poder cobrar, luego llega la imagen de la cuenta del teléfono que aún está sin pagar, me podría detener en el bar de la esquina por una cervecita…todo en segundos. Nuestra mente no sabe estar quieta y nos presenta toneladas de opciones a cada segundo.
La cadena puede ser interminable y será de diferente variedad y magnitud para cada uno de nosotros.

Meditación en la naturaleza
La meditación puede reducir el estrés y ayudarnos a controlar mejor nuestras emociones.

Una montaña rusa emocional

Emocionalmente, somos afectados por ese tren de pensamientos porque, dependiendo del pensamiento que pase por nuestra mente, entraremos en momentáneos estados de tristeza, alegría o agresividad. Estos cambios emocionales y de ánimo no son positivos y son una consecuencia directa del escaso control que tenemos sobre nuestra mente.
Por eso, hay que ser sinceros y empezar reconociendo que somos esclavos de nuestra mente, que la mayoría de nosotros no la controlamos.
La meditación es, de alguna manera, la reconquista de nuestra mente, ser capaces de controlar esa cadena de pensamientos y concentrar nuestra mente en una sola idea.
¿Se han dado cuenta de que, en algunas oportunidades, cuando empiezan a realizar una actividad que les demanda un esfuerzo significativo, su mente no presenta tantas distracciones?

Meditacion tecnicas guia
La naturaleza puede ser uno de los mejores lugares para practicar la meditación. (Foto por socialwebdaily.com)

No me puedo concentrar

¿Han escuchado las frases?: “es que no puedo concentrarme” o “si no es difícil no me concentro”
“Me cuesta concentrarme” es igual a “mi mente me presenta tantas opciones, y algunas tan atractivas y urgentes, que no puedo dejar de pensar en ellas y dedicarme exclusivamente a lo que tengo que hacer”
“Si no es difícil no me concentro” es igual a “si tengo que hacer algo fácil mi mente divagará tanto que no podré concentrarme, pero si tengo que hacer algo difícil, necesitaré de toda mi atención para poder realizarlo y por eso podré concentrarme más fácilmente”.
Lo triste del asunto, es que cuando decimos esas frases ni siquiera somos conscientes de las verdaderas razones detrás de nuestras palabras.
El proceso de practicar la meditación nos hará consientes de qué tan lejos y qué tan rápidamente puede divagar nuestra mente y distraerse de lo que supuestamente debería estar haciendo en un momento determinado. En una época de multitareas cerebrales, de calendarios de trabajo abrumadores y de millones de distracciones al alcance de la mano gracias al internet, solo lo anterior debería ser necesario para que todos empecemos a meditar.

No me puedo concentrar
La meditación puede ayudarnos a mejorar nuestra capacidad de concentración.

Beneficios de la meditación

Al margen de mejorar nuestro estado de ánimo, de volvernos más conscientes de lo que nos rodea, de reducir nuestro nivel de estrés, de mejorar nuestra memoria y de devolvernos la habilidad de controlar nuestras emociones, la meditación también hace que nuestros cerebros procesen información más rápidamente.
Todos hemos visto esos pequeños pliegues que le dan al cerebro su apariencia característica. Varios estudios científicos han determinado que mientras más “pliegues” tenga un cerebro, este será capaz de procesar información más rápidamente. Eso no es todo, un estudio realizado por la Universidad de California, determinó que quienes practicaban la meditación por varios años tenían la corteza cerebral mucho más poblada de esos “pliegues”. Es decir, procesaban información mas rápidamente.
En la Universidad de Kentucky se realizó un experimento con diez personas para medir la velocidad de reacción del cerebro. Los sujetos tenían que mirar fijamente una pantalla y apretar un botón cuando aparecía una imagen en la pantalla. En el experimento se descubrió que la única actividad que podía hacer que los sujetos del experimento mejoraran el tiempo de reacción entre la aparición de la imagen y la acción de apretar el botón, era una sesión previa de 40 minutos de meditación.
Sigamos con la base científica detrás de la meditación.
Según algunos estudios, la meditación también afecta la corteza cerebral. En el Hospital General de Massachusetts en Boston, Sara Lazar y su equipo han estudiado quince meditadores y quince no meditadores.

Pliegues del cerebro meditación
Según algunos estudios, los cerebros de las personas que llevan años practicando la meditación tienen más pliegues y procesan información más rápidamente. (Ilustración por Wayne State University)
En el estudio, los científicos encontraron que la meditación incrementa el grosor de la corteza cerebral involucrada en el procesamiento de la atención y de los sentidos. Este hallazgo ha sido confirmado por otros estudios que muestran que los músicos, atletas y lingüistas profesionales una parte de la corteza cerebral más gruesa que el resto.

¿Qué se necesita para meditar?

No necesitamos más que la voluntad de mejorar nuestra capacidad de concentración y de calmar el vértigo de nuestras vidas, unos minutos de nuestro tiempo y un lugar tranquilo.
Aunque algunas personas aconsejan utilizar música o sonidos, estos pueden ser factores de distracción para quienes recién comienzan en esta actividad. Al menos, por los primeros cinco meses, no deberíamos utilizar ningún tipo de sonidos.
Para aquellos que no somos expertos en meditación, encontrar un lugar silencioso que nos permita aislarnos de cualquier estímulo sensorial es fundamental. Cuando hayamos elevado nuestra capacidad de concentración nos será más fácil meditar en lugares menos tranquilos, o con mayor actividad. Pero, en un inicio, debemos tratar de encontrar un lugar en el que podamos estar solos y sin ruidos por algunos minutos.

Meditando en la pausa
La meditación se puede practicar en interiores o en exteriores. Lo importante es encontrar un espacio en el que podamos estar tranquilos.

Existen dos requisitos fundamentales para empezar a meditar:
    • No tener expectativas inmediatas. No imaginemos que disfrutaremos de los beneficios de la meditación en el segundo intento. No esperemos ver resultados en la primera semana. Es el mismo proceso que sucede cuando ejercitamos nuestro cuerpo. Aquellos que hacen algún tipo de ejercicio físico saben que necesitan al menos dos o tres meses de ejercicio disciplinado para ver los primeros resultados.
    • Separar, al menos, quince o veinte minutos de nuestro tiempo cada día para meditar. Sean disciplinados con esos quince o veinte minutos. La mejores horas para empezar a meditar son cuando recién nos levantamos, antes de empezar nuestro día, o antes de dormir porque a esas horas tenemos menos asuntos pendientes en nuestra mente. En todo caso, cada uno debe ser capaz de saber a qué hora su mente está más tranquila: si al inicio o al final del día. Luego, cuando hayamos desarrollado nuestra capacidad de concentración podremos incorporar una meditación al mediodía para quebrar la rutina laboral. Si decidimos que meditaremos de 7:30 am a 7:45 am tenemos que ser disciplinados y hacerlo cada día a la misma hora. Si empezamos a poner excusas, nunca lo haremos o meditaremos esperando que acaben los quince minutos para hacer otra cosa. Tenemos que pensar que son quince minutos de nuestro tiempo que nos estamos regalando a nosotros mismos, y que están exentos de cualquier tipo de presión. Por eso es importante que cada uno escoja el horario en el que pueda realmente olvidarse de todo y relajarse. Son quince minutos, no puede ser tan difícil.

meditación en la casa y en la playa
La meditación se puede practicar en cualquier momento del día. Sin embargo, cuando uno comienza a practicarla es recomendable ser disciplinado y meditar, al menos, quince minutos por dia a la misma hora.

¿Cómo se medita?

Yo aprendí a meditar cuando tenía diecisiete años. Por ese entonces, estudiaba filosofía hindú y la meditación era parte obligatoria de cada clase. Luego la he practicado, de manera intermitente, durante varias épocas de mi vida y debo reconocer que siempre me ha ayudado a encontrar un equilibrio.
Una vez en el lugar que hemos escogido, nos aseguramos de que nadie nos vaya a interrumpir. Ponemos todos los aparatos que nos piden atención cada minuto (celular, Ipad, Blackberry, android, etc) en silencio o en vibrador lejos de nosotros para que incluso el sonido de su vibración sea imperceptible. Algunas personas recomiendan poner una alarma programada para que suene al final de los quince o veinte minutos de meditación. Esto depende de cada uno. A mi me parece que los principiantes deberían ver a la que hora en la que comienzan a meditar, dejarse llevar durante la meditación, y luego observar a que hora terminaron la sesión.

Posturas de meditación
Tres posturas de meditación recomendadas para principiantes. De izquierda a derecha, la posición Seiza, la media flor de loto y la Burmesa. (Fotos por Zen Mountain Monastery)

La posición

Adoptaremos una posición cómoda que nos permita estar sin movernos por unos minutos. Sobre este detalle en particular, cada uno debe decidir como se siente más cómodo. Algunas personas prefieren sentarse en una posición de media flor de loto (foto de arriba), otros prefieren la posición Burmesa (foto de arriba), otros la flor de loto completa(foto de arriba) algunos se sientan en una silla (foto de abajo) y otros se echan sobre una plataforma de ejercicios o en un sofá. Ninguna posición es mejor que otra.
Sin embargo, para quienes recién empiecen a meditar no es recomendable ninguna posición horizontal pues hay muchas posibilidades de quedarse dormidos.
La posiciones más recomendadas para principiantes son: la posición de media flor de loto, la de Seiza o la de la silla. En todas estas posiciones debemos tratar de mantener una postura en la que nuestra espalda se mantenga recta, como podemos apreciar en la foto anterior y en la siguiente. Para escoger entre estas tres posturas debemos tomar en cuenta nuestro nivel de elasticidad. La posición de Seiza y la de media flor de loto requieren cierto nivel de elasticidad.

Meditación sentados
Tambien se puede meditar sentado en una silla manteniendo la espalda recta. (Foto por Zen Mountain Monastery)
Si revisan detalladamente varias de las fotos de este articulo verán que las manos de las personas que estan meditando tienen dos posiciones particulares:
  • Cada mano reposa sobre una rodilla. Los pulgares de cada mano tocan levemente la punta del dedo índice. (foto de abajo, izquierda) Algunas personas prefieren que el pulgar de cada mano toque el dedo anular en lugar del índice.
  • Las dos manos se unen en el centro. Las manos se juntan, una encima de la otra,  y se apoyan en nuestro cuerpo a la altura del ombligo con las palmas hacia arriba. La mano derecha se coloca debajo de la mano izquierda. (Aquellos que son zurdos deben colocar la mano izquierda abajo) Los pulgares de ambas manos se tocan levemente. (foto de abajo, derecha)
Ambas posiciones de las manos son, entre otras cosas, un mecanismo de alarma para evitar que nos quedemos dormidos meditando. Si empezamos a relajarnos demasiado nuestros pulgares reaccionarán apretando con fuerza y eso nos despertará. Es importante escoger una posición en la que podamos permanecer, cómodamente, varios minutos sin movernos. Recordemos que en un inicio meditaremos quince o veinte minutos pero a medida que vayamos sintiendo los beneficios, podríamos llegar a tener sesiones de más de 40 minutos. Debemos tratar de mantener nuestros hombros relajados .

Postura de manos meditación
Dos de las diferentes posiciones en las que deben permanecer las manos mientras meditamos.

Respiración: primer nivel

Luego de ponernos en la posición escogida, nos calmamos, cerramos los ojos y empezamos a concentrarnos únicamente en nuestra respiración. Al inicio, respiren normalmente, sintiendo cómo el aire entra y sale de nuestros pulmones. Poco a poco reduciremos la intensidad de nuestra respiración hasta que sea muy calmada y regular, con largas y profundas inhalaciones de aire.
Mientras inhalan cuenten mentalmente uno, cuando exhalan cuenten dos. Inhalen, cuenten tres. Exhalen, cuenten cuatro. Continúen hasta llegar a diez y luego empiecen de nuevo desde uno. Nos concentramos en nuestra respiración y dejamos que todos los pensamientos que llegan a nuestra mente pasen de largo. Escuchamos nuestra respiración, la sentimos e imaginamos el recorrido que sigue ese flujo de aire.
Lo más probable es que nuestra mente, de la que hemos sido esclavos toda nuestra vida, no se deje vencer tan fácilmente y trate de distraernos.
Llegarán pensamientos como: “me olvidé de enviar ese mail, ¿a qué hora me iban a llamar?, debería avisarle que no llegaré a tiempo…”
Si nuestra mente empieza a divagar, si nos damos cuenta de que empiezan a aparecer pensamientos que tratan de distraernos, debemos observar al pensamiento, reconocerlo, deliberadamente dejarlo ir y volver a empezar la cuenta desde uno.

Meditando en el campo
La naturaleza es uno de los mejores lugares para meditar. Podemos intentar meditar al aire libre una vez a la semana.
La cuenta es un mecanismo para que sepan cuántas veces respiraron sin que su mente se distrajera. Cada respiración sin que su mente se distraiga es un pequeño triunfo que les permite recuperar la habilidad de poner a su mente donde quieran por el tiempo que deseen.

Respiración: segundo nivel

Una vez que hayamos logrado dominar esta técnica, es decir, llegar a contar hasta diez sin esfuerzo y sin distraernos en otros pensamientos, y haber sido capaces de repetir el logro en varias sesiones, entonces es tiempo de pasar al segundo nivel. El proceso de dominar esta técnica puede tomar meses. Lo importante es no apurarse en alcanzar ninguna meta y meditar todos los días a la misma hora.
En el segundo nivel, repetiremos el mismo proceso para meditar del primer nivel con la diferencia de que para contar uno necesitaremos realizar el proceso completo de inhalación y exhalación. Inhalamos y exhalamos, contamos uno. Inhalamos y exhalamos, contamos dos. Continuamos hasta diez y empezamos de nuevo desde uno. Si aparecen pensamientos tratando de distraernos, repetimos el proceso descrito líneas arriba: observamos el pensamiento, lo reconocemos, deliberadamente lo dejamos ir y volvemos a empezar la cuenta desde uno.
De esta manera, hemos distanciado el proceso de verificación del nivel de concentración de nuestra mente. Al inicio, verificábamos en cada inhalación y en cada exhalación, en el segundo nivel verificamos en cada ciclo completo de respiración.
Debemos repetir este proceso hasta dominarlo completamente. Cuando hayamos logrado contar hasta diez varias veces, sin distracciones, y hayamos logrado repetir el logro en varias sesiones, es momento de pasar al tercer nivel.
Meditación en la playa
Escuchar nuestra respiración es una de las formas más simples de concentrarse.

Respiración: tercer nivel

El tercer nivel consiste en realizar lo mismo que en los dos niveles anteriores pero sin contar. Si hemos llegado a este nivel, de manera consistente y disciplinada, no necesitaremos verificar si nuestra mente está concentrada en la respiración. A estas alturas de nuestro desarrollo debemos tratar de dejarnos llevar por el ritmo de nuestra respiración, ser uno con la respiración. Llegar a este nivel no es fácil y puede tomar meses.
Durante todo este proceso de trabajo con la respiración, los pensamientos que nos atacan son, en su mayoría, ruido o pensamientos aleatorios. Sin embargo, cuando estamos en medio de una crisis o estamos pasando por un momento importante en nuestras vidas, puede suceder que el que pensamiento se vaya y regrese. Que lo dejen ir, y vuelva a aparecer. Lo vuelven a dejar pasar y vuelve a regresar.  Si esto sucede no lo asuman como un fracaso, piensen que tenía que suceder y que es otra forma de practicar. No supriman el pensamiento, dejen que el pensamiento tome forma, que siga su recorrido natural, déjenlo hacer lo que tenga que hacer, dejen que se quede exhausto. Luego, déjenlo ir. Regresen a la respiración, comenzando desde uno.
Si no se han dado cuenta, ya están meditando. En los dos primeros niveles han meditado ayudados por el conteo de las respiraciones. En el tercer nivel han meditado sin ninguna ayuda. Eso es meditar, lograr concentrar nuestra mente en una sola idea, objeto, palabra, sonido, etc.

Meditación posición de los dedos
Para obtener mejores resultados, la práctica de la meditación debe ser disciplinada y constante.
Lo que hemos venido haciendo es concentrar nuestra mente en nuestra respiración. De alguna manera, hemos meditado sobre nuestra respiración.
Espero que el artículo los anime a empezar a meditar, a compartir sus experiencias y a desempolvar el aburrido concepto que muchas personas tienen de la meditación.
Esta entrega es sólo una breve introducción al mundo de la meditación en la que Los Divulgadores hemos escogido una de las técnicas más efectivas y simples. Existen muchas otras técnicas sobre la postura del cuerpo, la postura de los dedos y la forma de concentrarnos en la respiración. . Si deciden empezar a meditar, dependerá de ustedes investigar y experimentar nuevas técnicas.
En la segunda entrega, revisaremos cómo meditar sobre un objeto, una idea, o un sonido, y cómo realizar meditaciones específicas para lograr resultados específicos.
Fuentes: Life Hacker, Zen Mountain Monastery, New Scientist, Frontiersin, Medical Xpress