Muy recomendada.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Donde la Soledad se convierte en Sabiduría


       Meditando entre nubes Donde la Soledad se convierte en Sabiduría

Me encuentro en el espacio donde la soledad me permite escuchar la voz de la sabiduría almacenada a lo largo de mi existencia. Todo en perfecto orden.

Como siempre, me gusta oír las notas de una melodía suave, angelical. Les teclas del piano suenan lenta y acompasadamente hasta llevarme al momento justo donde mora mi esencia no humana. Parezco vivir sin vivir en mí, más allá de toda connotación racional.

El camino ha sido largo, aunque mientras lo iba haciendo no me daba cuenta de lo que representa cada paso dado. Desde aquí donde me encuentro en estos instantes, no creo que haya sido largo ni pesado. Ahora lo veo desde las alturas de mi consciencia, dándome cuenta de lo acertado de todo lo vivido y lo adecuado en relación a la distribución secuencial de los hechos que tuve que vivir.

Parece como si no hubiesen existido en el ahora y aquí.

La sensación de mi interior me habla de la liberación de todo lo que fui y el desprenderme de los recuerdos distorsionados de mi condición humana. Como si después de vivir una lucha intensa, interna durante mucho tiempo, ahora me encontrara en la cima serena, armoniosa y calmada de mi ser, contemplando, como si de un observador se tratara, mi proceso hasta el presente. Veo el camino por el cual he llegado a aquí. Sigue allí. No creo que si lo deshiciera volvería a lo que fui. Sólo es un icono de la sanación de mi alma.

Me encuentro viviendo una vida que no se corresponde con la de mi entorno. La paradoja de esta situación es que siento la unicidad con cada ser, paisaje y situación que se cruzan y producen ante mí. Siento la densidad de donde vivo, el sufrimiento, las negaciones y resistencias que aquellos seres que me rodean mantienen bien pegados a su esencia, como si de un valioso regalo vital se tratara.

Mi sensibilidad y percepción actuales, me permiten ver, también, el potencial adormecido por parte de quienes conmigo conviven en este mundo lleno de intencionalidad divina. Percibo los dones activados y los miedos, a la vez, de aquellos que los poseen y no se atreven a manifestarlos.

Hay un acomodamiento establecido en los seres que habitan este espacio donde me encuentro desde la humanidad. ¡Hay tanta luz en ellos! ¡Hay tanto amor! que si pudiesen ver desde el corazón, el desbloqueo inicial se desvanecería.

Por suerte, la fuerza del corazón está abriéndose paso, cada vez con más celeridad, para poder abrir y liberar la esclavitud voluntaria de todo ser. Hay una voz que reclama ser escuchada, y aunque parezca que se oye muy lejos, ésta proviene del interior de cada uno pidiendo paso para guiar a nuestra alma y nuestro quehacer en esta dimensión.

Parece que me encuentre en un entorno adormecido. Los ojos de los seres que me rodean todavía están a medio abrir, e incluso algunos, con todas sus fuerzas, quieren continuar manteniéndolos cerrados. Sólo a su mente racional escuchan, distorsionando cada decisión, visión e interpretación de la realidad de nuestra presencia en este planeta.

Me encuentro en este espacio donde la soledad se convierte en sabiduría. Todo yo dejo de ser yo para convertirme en el ser multidimensional que realmente soy, abriendo todas las puertas de mi ser, dejando que la divinidad que hay en mí me hable. La escucho. La siento y dejamos de ser dos para convertirnos en uno de solo. Yo Soy mi divinidad.

Cuando aplacamos el ruido de nuestra mente, sosegamos a nuestro corazón y dejamos fluir nuestras emociones, equilibrándolas con este estado, entonces, aquellas más sublimes aparecen, haciéndonos sentir la pureza de cualquier sentimiento amoroso o relacionado con nuestro verdadero ser, floreciéndolos como bálsamo para nuestro espíritu.

Calma. Sólo hay calma en esta cima donde me encuentro. Veo a otros seres como yo, a lo lejos, en lo más alto de otras cimas parejas a la mía.

Es el lugar exacto para que todos los seres de Luz coincidan con mi presencia en este estado. La confluencia de mi intencionalidad y su disposición de servir a la Fuente de la cual todos procedemos, por su parte, nuestro encuentro es una irradiación de Luz y Amor para todo el planeta y el universo. Veo las otras luces irradiarse con intensidad y extenderse más allá de donde nuestros ojos del corazón pueden llegar a divisar. Todos juntos formamos una gran hoguera en este planeta enviando estas vibraciones a otros lugares del firmamento. Todos se benefician.

Como yo, las otras almas luminosas saben de los nuevos tiempos, y por eso, han liberado sus vidas y la han entregado a la Voluntad Divina de la cual todos estamos unidos.

Me hubiese gustado ver muchas más almas, pero las que ahora están en su proceso de aposentar a los otros millones de seres de nuestro amado mundo, son las suficientes para despertar a todos aquellos que se encuentran en la somnolencia de su Gran Despertar.

La melodía de las divinidades empieza a sentirse en los corazones. Esta resonancia, para muchos, inquieta a quien la siente. Todo se remueve. La gente ya no habla igual. No piensa igual. No viste igual ni actúa igual. No entiende el por qué y ante tales cambios, se encierran en sí mismos todavía más, aferrándose a sus densidades internas, desfasándose más de los nuevos tiempos y alejándose de la conexión con el verdadero ser que son.

Aquí todo es paz y armonía. Todo está en orden y todo es Uno.

Seguí caminos, conociendo a personas que me tambalearon, e incluso, me hicieron reflexionar. Todas ellas me llevaron a sentir los más diversos sentimientos y emociones que un ser puede llegar a experimentar dentro de él. Hubo algo de mí que me hacía reflexionar y activar el aprendizaje de lo vivido. Ahora sé que fueron mis hermanos de la Luz los que me impulsaron a buscar momentos de interiorización, provocando la soledad en mí.

Todo esto ya es pasado. Todo lo vivido tuvo su momento álgido para activar la elevación de mi alma. Ahora sé que todo fue para mi mayor bien.

Sentado y rodeado de mis hermanos queridos de la Luz, me dejo llevar por el éxtasi de la pureza del amor que hay en mí, abriendo la puerta para que mi divinidad pueda manifestarse. Siento como cada vez, los momentos que ella se manifiesta, son más constantes. Hay días que siento que yo no soy yo, siendo yo a la vez. Todo es equilibrio.

A veces parece que esté viviendo una vida dentro de mí, diferente a la forma.
Ahora sé que yo soy yo.
Ahora sé que tú y yo somos Uno y que tu divinidad llama a la puerta de tu corazón.
El proceso continúa y sé que lo que es, no será, y lo que fue, fue Amor.

Por Jordi Morella

http://jordimorella.blogspot.com . Facebook: Jordi Morella

GHB - Información difundida por http://hermandadblanca.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario