Muy recomendada.

martes, 31 de mayo de 2011

Tiempo para la Verdad - George Kavassilas



Amar es……

El amor no conoce de comienzos ni de finales, aparece cuando menos lo esperas. Es un sentimiento que no entiende de razones porque no pasa por la mente; no se analiza, sólo se siente; tampoco conoce el egoísmo porque se entrega a través de lo que siente. Amar a alguien más es ser suficientemente humilde como para recibir su ternura y su cariño sin representar el papel de que nada necesitas; es aceptar con gusto lo que te brinda sin exigir que te dé lo que no puede o no desea; es agradecerle a la vida el prodigio de su existencia y sentir en su presencia una auténtica bendición en tu sendero.
Amar a alguien es poder disfrutar cualquier experiencia sabiendo que cada día es una aventura incierta; es vivir cada instante como si fuera el último que puedes compartir, de tal manera que cada reencuentro sea tan intenso y tan profundo como si fuera la primera vez que le tomas de la mano, haciendo que lo cotidiano sea siempre una creación distinta y milagrosa. Amar es atreverte a mostrarte indefenso y sin poses, revelando tu verdad honesta y transparente; es descubrir frente a la otra persona tus propios sentimientos y tus áreas vulnerables; permitirle que conozca quien verdaderamente eres sin adoptar actitudes prefabricadas para causar una impresión favorable; es exponer tus deseos y necesidades sin esperar que se haga responsable de saciarlas; es expresar tus ideas sin pretender convencerle de que son correctas; es disfrutar del privilegio de ser tú mismo sin pedir reconocimiento alguno, y de esta forma, irte encontrando a ti mismo en facetas siempre nuevas y distintas; amar es ser veraz, sin miedo ni vergüenza.
Amar a alguien es ir más allá de su individualidad como persona; es percibirla y valorarla como una muestra de la humanidad entera; es reconocer a través de ella el milagro indescriptible de la naturaleza humana con toda su grandeza y sus limitaciones; amar es apreciar tanto las facetas luminosas y radiantes de la humanidad como sus lados oscuros y sombríos; amar a alguien es amarte a ti mismo y sentirte orgulloso de ser una nota en la sinfonía de este mundo.
Amar es también atreverte a establecer tus propios límites y mantenerte firme; es respetarte a ti mismo y no permitir que la otra persona viole aquello que consideras tus derechos; es tener tanta confianza en ti mismo y en la otra persona, que sin temor a que la relación se perjudique te sientas en libertad de expresar tu enojo sin ofender al ser querido, y puedas manifestar lo que te molesta e incomoda sin intentar herirla o lastimarla. Es reconocer y respetar sus limitaciones y verla con aprecio, sin idealizarla; es compartir y disfrutar de los acuerdos y aceptar los desacuerdos, y si llegara un día en el que, evidentemente los caminos se separaran sin remedio, amar es ser capaz de despedirte en paz y en armonía, de tal manera que ambos se recuerden con gratitud por los tesoros compartidos.”
(“LIBRO DEL BIOQUANTUM” de Martín Peña)
                                                FUENTE http://www.suzannepowell.es

Nassim Haramein: Física del Amor Universal

Descubrir a Nassim Haramein es como encontrar en la dimensión de este mundo físico un arquetipo unificador creado y materializado para reencontrarnos con la esencia del verdadero conocimiento.
Cuando escuchamos una de sus conferencias, aunque sea gracias a Internet, uno no puede evitar sentir que, además de conocerlo de toda la vida, Nassim nos cuenta algo que nuestro YO interno ya sabía.

Este físico de aspecto hippie y campechano que abandonó la universidad de física porque lo oficial no le permitía avanzar en su inquietud por conocer la verdad, prefirió dedicarse a dar clases de esquí y submarinismo mientras seguía investigando por su cuenta, antes que asimilar un sistema de creencias que castraba la espontaneidad y creatividad de su ser.

Su escuela desde entonces fueron las montañas que escalaba, la naturaleza que lo rodeaba y la conexión al Absoluto gracias en parte a la meditación.

Cuando nos expone sus teorías desde la física teóricamente mas complicada, hace fácil lo que siempre nos vendieron como difícil, llevándonos mas allá de todo lo que nos cuenta la física oficial para reencontrarnos con el recuerdo de un saber interior que siempre contuvimos.

Parece filosofía navegando los océanos de lo esotérico, pero es pura ciencia sin manipulaciones, sin engaños, sin limitaciones o justificaciones. Al fin empieza a descorrerse el velo y Nassim nos devuelve el verdadero conocimiento, el que jamás se nos debió ocultar, el que guardaron unos pocos para su propio beneficio y que tiene mucho que ver con el arte de crear: Geometría sagrada, frecuencias, fractales, el ritmo y el latido del corazón, en definitiva… AMOR UNIVERSAL
Nassim Haramein nació en 1962 en Ginebra, suiza. Es conocido por su búsqueda y construcción de una teoría unificada de la estructura del universo (Grand Unified Field Theory), y por proponer una nueva perspectiva de la historia de las religiones basada en la hipótesis de la existencia del Tetragramatón, un objeto electromagnético ultrapoderoso que residía dentro un capacitador de oro llamado el Arca de la Alianza.

Nassim Haramein es Director de Investigación de la Fundación para el Proyecto Resonancia, que se dedica a la unificación de todas las ciencias y filosofías a través de una ampliacomprensión de la naturaleza física subyacente. Su experiencia científica se centra en la geometría del espacio-tiempo que ha dado lugar a entender la estructura básica del Universo.Nassim predijo, entre otras cosas, que en cada galaxia hay una agujero (hole) negro, aunque él lo llama “Whole”, es decir TODO.

Tras haber estudiado con detenimiento los vídeos de sus conferencias durante semanas, el periodista Rafael Palacios nos cuenta en su web:
<<Según Haramein, el Universo sigue un movimiento de contracción (gravedad) y expansión (radiación electromagnética) que viene a ser como la sístole y diástole o respiración de los seres vivos. Al igual que nosotros, el Cosmos respira, expirando energía desde el Vacío en el que está contenido el Todo para generar una singularidad que es la gravedad (curvatura del espacio-tiempo) que, simplificando mucho, englobaría la realidad material dentro de las múltiples posibilidades generadas. La sincronicidad, es decir, las casualidades significativas que ocurren en el Tiempo del Ahora, tendrían la siguiente explicación:
Sincronicidad: cuanto más te vacíes, más fácil será para el Cosmos crear una experiencia que encaje con tu necesidad. Es la explicación científica que confirma el valor de la Meditación como medio para vaciar tu mente de energía-aire-respiración, con el fin de que se vuelva a llenar con la Realidad Cósmica. Como dijo un sufí: una taza llena no se puede llenar, primero hay que vaciarla. Así es la Mente.

Según Haramein, el nivel de sincronicidad está aumentando actualmente porque para el vacío es cada vez más fácil dar un feedback (interpreto que porque la gente se está “vaciando” de conceptos caducos). También dice este genio de nuestro Tiempo, que la manifestación material es siempre un equilibrio entre tu interpretación interna y lo que el universo te nutre, por eso hay que vaciar primero. Eso sí -para los radicales de la creación con el pensamiento-, el Maestro Haramein aclara que cada vez que nutres al Universo con tu pensamiento y tu acción, la respuesta es a su vez modificada por el resto de la gente que también está alimentando al Universo y todo está coordinado en la misma realidad de consenso. Es decir, que Tú no creas sólo tu Realidad sino en consonancia con el resto de seres humanos, en esa realidad compartida que es la Vida>>.
A continuación les presento un montón de vídeos que forman parte de una conferencia muy completa que realizó en el 2003, donde expone paso a paso sus fascinantes teorías. Parecen muchos vídeos pero yo no dudaría en ver los 10 primeros para luego decidir si es usted capaz de dejar de ver los siguientes. Un buscador de la verdad no podrá evitar desear verlos todos, aunque les recomiendo parar de vez en cuando para que su cuerpo asimile los conceptos que seguramente su mente podrá digerir con mayor facilidad debido al hambre de verdad que cada vez está despertando con mayor intensidad entre la población.
                                   FUENTE  http://www.galerialalinea.com


Como romper con el habito de pensar demasiado?. Eckdar Tolle

Pienso que todo nos sirve en un momento determinado. Pero todo utilizado en su justo momento y todo sabiendo pararlo, aquietarlo en otros momentos. Los pensamientos es algo, de lo que deberiamos aprender a parar a diario al menos un ttiempo largo.
Os dejo un enlace, de un hombre, que para mi modo de ver, representa a uno de los mejores maestros de este tiempo.

domingo, 29 de mayo de 2011

LOS MANTRAS IMPORTANTES HERRAMIENTAS DE CURACION

El mantra es una palabra o grupo de palabras sin un contenido semántico específico. Un mantra es un conjunto de sílabas en sánscrito (lengua sagrada del hinduismo y del budismo tántrico) que se recita un determinado número de veces para conseguir un logro, que puede ser mundano (obtener algo, lograr alguna habilidad) o trascendente (el logro supremo, que en el budismo tibetano consiste en la iluminación no solamente racional, sino de la verdadera naturaleza de la mente). También puede definirse como un sonido o combinación de palabras que por su construcción, significado y ritmo, posee la capacidad de concentrar la mente, elevandola.

La palabra es sonido. El sonido es vibración. Vibración es energía. Según el hinduismo, el mantra Om es el sonido primigenio del universo, el origen y principio de todos los mantras.

En la tradición hindú, la función primordial de los mantras es liberar a la mente del condicionamiento material y elevar la conciencia a un plano superior o espiritual
En el budismo tibetano, cada mantra se considera el sonido correspondiente a un cierto aspecto de la iluminación y se recita para identificarse con ese aspecto de la mente iluminada.

Por ejemplo, el conocido om mani padme hum corresponde a la compasión. Se traduce: ¡Oh, joya en el loto!, siendo originalmente el célebre mantra om el símbolo sonoro correspondiente al Brahman, aunque tal mantra pasó a ser parte de una célebre frase budista.

Los mandalas son diagramas o representaciones esquemáticas y simbólicas del macrocosmos y el microcosmos, utilizados en el budismo y el hinduismo. Estructuralmente, el espacio sagrado (el centro del universo y soporte de concentración), es generalmente representado como un círculo inscrito dentro de una forma cuadrangular. En la práctica, los yantra hindúes son lineales, mientras que los mándalas budistas son bastante figurativos. A partir de los ejes cardinales se suelen sectorizar las partes o regiones internas del círculo-mandala.

Los poderes que vencen el miedo

Activacion Glandula pineal

LA APERTURA DE LOS CHAKRAS desde la pineal y el Timo hasta el Hipotalamo



Aquí escribes el contenido.Aquí escribes el resto del contenido que no se vera.

LAS RELACIONES EN LA NUEVA ENERGÍA Y LA FAMILIA DE LUZ

Nuestra consciencia se ha movido desde la experimentación de la realidad basada en los 3 primeros chakras (relacionados con la supervivencia, el poder y las emociones sobredimensionadas) hacia la experimentación de la realidad basada en el corazón, lo que nos permitirá co-crear una realidad en libertad, alegría y empoderamiento.




En este tiempo, sincronizándonos con el Sol Centro Galáctico y el Corazón de la Tierra, ya hemos transformado nuestra consciencia o estamos en el camino hacia ello. Cada uno de nosotros viviendo su proceso en Orden divino y de acuerdo a sus propias necesidades del Alma. Se puede decir, que la nueva energía esta aquí y solamente depende de nosotros sintonizarnos a ella o no. Ya no estamos esperando nada, nos hemos movido hacia otro espacio dimensional y las cosas realmente están cambiando desde el interior. Ese cambio, será impulsado hacia afuera a través del corazón y conllevara la transformación de nuestra realidad.


En el ahora, es común para muchos de Nosotros de pronto sentirnos como extraños en nuestra vieja realidad. Los vínculos con la familia de sangre se disuelven, o de pronto, nos encontramos sintiéndonos como unos extraños dentro del núcleo familiar. O incluso, perdiendo interés en nuestros habituales trabajos, sin ganas de hacer nada y solo SER. Esto, puede resultar confuso para muchos de Nosotros, pues estamos habituados a las viejas formas de ser y percibir la vida y, un cambio tan radical como lo es el desapego o una profunda transformación interior que nos impulsa a generar cambios de vida, puede resultarnos incomodo. No obstante, es parte del proceso de aceleración vibratoria que se ha manifestado en el Planeta y todo es perfecto, tal como lo es.


Estamos en otra frecuencia. Nuestra consciencia se ha movido desde la experimentación de la realidad basada en los 3 primeros chakras (relacionados con la supervivencia, el poder y las emociones sobredimensionadas) hacia la experimentación de la realidad basada en el corazón, lo que nos permitirá co-crear una realidad en libertad, alegría y empoderamiento. De pronto dejaremos de experimentar la vida y las relaciones en base al drama y la manipulación, para comenzar a vivir en total libertad siguiendo los mandatos de nuestro corazón, aun cuando ello implique cambios. Para ello, necesitamos soltar y fluir, pues la resistencia crea sufrimiento. Si estas experimentando confusión en relación a estos cambios que estas viviendo desde el interior, significa que te estás resistiendo a ellos y necesitas soltar y fluir. Dejar atrás el miedo, TODO ESTA BIEN.


Al permitir que tus miedos se diluyan, el corazón comenzara a mostrarte aquello que debes hacer y esto te dará la fuerza para generar los cambios que resuenan de acuerdo con tu propósito de Alma.



La Familia de Luz


Entonces…nos hemos trasladado a un nuevo espacio dimensional a través del cual experimentaremos la realidad co-creada desde el corazón. Ello implica una transformación en nuestras relaciones y la forma en la cual nos relacionamos con los demás.


Bien, entonces…te has encontrado sintiendo una total desconexión de tu familia de sangre? Sintiéndote fuera de lugar en tu núcleo familiar, sin deseos de relacionarte mas? Con deseos de quedarte en casa o salir a la naturaleza y simplemente disfrutar y descansar?


No has enloquecido, solamente estas despertando. Tu forma de percibir la vida se ha modificado y has entrado a un nuevo estado de consciencia.


Recordemos que la familia de Sangre la elegimos basándonos en los aprendizajes que nuestra Alma elige encarnar. Muchas veces, elegimos a la familia de sangre para saldar y trascender aquellos aprendizajes a los que llamamos “Karma” y cada una de las vivencias esta en perfecto orden divino.

Sin embargo, en este proceso de transformación y alineación, nos estamos reencontrando con nuestra Familia de Luz.


El vinculo que tenemos con nuestra familia de Luz es muy poderoso. Es una energía de Amor y fuerza que nos sostiene en este plano y nos ayuda a continuar en nuestro proceso de servicio a la Luz. Es una conexión carente de lazos (pues en el Amor Incondicional Cósmico no existen ningún tipo de ataduras) sustentada en el mas profundo y Libre Amor Incondicional.


La familia de luz forma una base fundamental en nuestro proceso de Recordar aquello que realmente somos. Cada miembro de nuestra Familia de Luz existe multidimensionalmente y algunos nos sostienen desde las dimensiones superiores en Amor, otros, están aquí y ahora encarnados. La Familia de Luz, son aquellos amigos, y hermanos del Alma que vamos reencontrando en el camino.


Antes de encarnar en esta dimensión y comenzar a experimentar la vida en dualidad y separación, acordamos con nuestra familia de Luz apoyarnos y sostenernos en el proceso. Unos con otros acordamos reencontrarnos y con cada reencuentro recordar y ensamblar una pieza mas del gran rompecabezas de la totalidad.


Los vínculos con la familia de Luz trascienden todo karma y aprendizaje. Y aun si existiera algo por sanar, esto se supera rápidamente a través de la conexión de Amor tan profunda que surge con cada reencuentro.


Ese proceso lo estamos viviendo en este tiempo. Paso a paso, sonrisa a sonrisa, nos vamos reencontrando con la familia de Luz y esto crea una magica conexión que nos fortalece y anima a continuar en el camino para sostenernos unos a otros y despertar juntos con la Madre Tierra.


En la profunda conexión que se vive con la Familia de Luz encontraremos que cada vez es mas grande el deseo de permanecer unidos y comenzar a co-crear juntos. Pues en ese reencuentro Recordamos que somos parte de la Unidad y a medida que despertamos entramos de lleno a la experimentación de la realidad a través de las dimensiones superiores, desde la quinta dimensión y mas allá, hasta lograr la reconexión con el Centro Galáctico Solar. En esa consciencia la Unidad esta presente en todo lo que existe y juntos danzamos y co-creamos en Amor y Armonía.


A medida que nos reencontramos unos con otros RECORDAMOS.

jueves, 26 de mayo de 2011

como eliminar el ego

LOS CAMINOS DE EINSTEIN



Einstein es el primer científico que deja de pensar a escala antropomórfica ( escala humana ) y dice:las nociones del espacio y el tiempo no las podemos pensar en función de nuestras medidas,del arquetipo de un ser humano,de un ser que mide 1.80 y tiene una  longevidad de una media de 82 años.No,a nivel científico nuestra escala tiene que ser distinta y eso nos llevará a ver de manera distinta el espacio y el tiempo.

Esta reflexión tan simple,de intentar acercarnos a la realidad,no desde los parámetros de la medida humana,sino desde unos parámetros no condicionados por ningún filtro,ya es la puerta de entrada que lleva a Einstein a ser tan creativo.El decía que la imaginación es más importante que el conocimiento y que teníamos que hacer reventar los limites de la razón.

 A la hora de encontrar la teoría del campo unificado y  no encontrar una variable que haga cuadrar todas esas formulas en una sola,existe una variable que si que la hace cuadrar:EL AMOR.

El amor ilumina,el amor atrae como la gravedad,el amor multiplica y,desde un lenguaje metafórico, es la única variable que hace cuadrar la ecuación,con lo cual la conjetura cuadra desde lo analógico y no lo lógico.

Ainstein no sabia matemáticas,era su esposa la que le dio la base del lenguaje matemático para convertir sus intuiciones e imaginaciones en un lenguaje comprensible para el resto de la comunidad científica.Alex Rovira

lunes, 23 de mayo de 2011

EL UNIVERSO HOLOGRAFICO


EL EGO!!,COMO RECONOCERLO,EN QUE MODO LO SENTIMOS.

Cuando reconoces que hay una voz en tu cabeza que pretende ser tú y que nunca deja de hablar, estás saliendo de la identificación inconsciente con la corriente de pensamientos.

La mente busca alimento incesantemente, y no sólo para el pensamiento; está buscando alimento para su identidad, para su sentido del yo.

Así es como el ego (el yo separado) viene a la existencia y se recrea continuamente a sí mismo.

Cuando piensas o hablas sobre ti, cuando dices «yo», sueles referirte a «yo y mi historia».

Éste es el «yo» de lo que te gusta y de lo que te disgusta, de tus miedos y deseos, el «yo» que nunca está satisfecho por mucho tiempo.

Es un sentido de quien eres creado por la mente, condicionado por el pasado y que trata de encontrar su realización en el futuro.

¿Puedes ver que este «yo» es pasajero, que es una formación temporal, como una onda que recorre la superficie del agua?

¿Quién ve que esto es así? ¿Quién es consciente de que tus formas física y psicológica son pasajeras? Yo soy.

Éste es el «yo» profundo que no tiene nada que ver con el pasado y el futuro.

¿Qué quedará de todos los temores y deseos asociados con tu problemática situación existencial, que consumen cada día la mayor parte de tu atención?

Un guión de varios centímetros de largo entre la fecha de tu nacimiento y la fecha de tu muerte inscritas en tu lápida.

Para el ego este es un pensamiento deprimente. Para ti es liberador.

Cuando cada pensamiento absorbe tu atención lentamente significa que te identificas con la voz que suena en tu cabeza.

Entonces los pensamientos quedan investidos de un sentido de yo. Esto es el ego, el «yo» creado por la mente.

Este yo fabricado por la mente se siente incompleto y precario.

Por eso el temor y el deseo son sus emociones predominantes y sus fuerzas motivadoras.

Cuando reconoces que hay una voz en tu cabeza que pretende ser tú y que nunca deja de hablar, estás saliendo de la identificación inconsciente con la corriente de pensamientos.

Cuando notas esa voz, te das cuenta de que tú no eres la voz —el pensador—, sino quien es consciente de ella.

La libertad estriba en conocerte a ti mismo como la conciencia que está detrás de la voz.

El ego siempre está buscando. Busca añadirse algo más de esto o de lo otro para completarse.

Esto explica su preocupación compulsiva por el futuro.

Cuando te des cuenta de que estás viviendo «para el momento siguiente», ya has salido del patrón mental del ego, con lo que surge la posibilidad de elegir prestar toda tu atención a este momento.

Prestando toda tu atención a este momento, una inteligencia mucho mayor que la inteligencia de la mente egótica entra en tu vida.

Cuando vives a través del ego, siempre reduces el momento presente a un medio para un fin.

Vives para el futuro, y cuando consigues tus objetivos, no te satisfacen, o al menos no por mucho tiempo.

Cuando prestas más atención a lo que haces que al resultado futuro que quieres conseguir con ello, rompes el viejo condicionamiento del ego.

Entonces tu hacer no sólo es mucho más eficaz, sino infinitamente más alegre y satisfactorio.

Casi cada ego contiene algún elemento de lo que podríamos llamar «identidad de víctima».

La imagen de víctimas que algunas personas tienen de sí mismas es tan fuerte que se convierte en el núcleo central de su ego.

El resentimiento y los agravios forman parte esencial de su sentido del yo.

Aunque tus agravios estén completamente «justificados», te has construido una identidad de víctima que se parece mucho a una prisión cuyos barrotes están hechos de formas mentales.

Mira lo que te estás haciendo a ti mismo o, más bien, lo que te está haciendo tu mente.

Siente tu apego emocional por tu historia de víctima y date cuenta de la tendencia compulsiva a pensar o hablar de ella.

Mantente presente como testigo de tu estado interno.

No tienes que hacer nada. Con la conciencia vienen la transformación y la libertad.

Los hábitos mentales favoritos del ego, los que le fortalecen, son la queja y la reactividad.

Buena parte de la actividad emocional-mental de muchas personas consiste en quejarse o reaccionar contra esto o lo otro.

Ello hace que los demás, o la situación, estén «equivocados», mientras que tú «tienes razón».

Teniendo razón te sientes superior, y sintiéndote superior fortaleces tu sentido del yo. En realidad sólo estás fortaleciendo la ilusión del ego.

¿Puedes observar estos hábitos dentro de ti mismo y reconocer tu quejumbrosa voz interior por lo que es?.

El sentido del yo característico del ego necesita el conflicto porque su identidad separada se fortalece al luchar contra esto o lo otro, y al demostrar que esto soy «yo» y eso no soy «yo».

Es frecuente que tribus, naciones y religiones consigan fortalecer su sentido de identidad colectiva teniendo enemigos, ¿Quién sería el «creyente» sin el «infiel»?

En tus tratos con otras personas, ¿puedes detectar ligeros sentimientos de superioridad o inferioridad hacia ellas? Lo que estás viendo es el ego, que vive de la comparación.

La envidia es un derivado del ego, que se siente disminuido cuando a otra persona le pasa algo bueno, o cuando alguien tiene más, sabe más o puede hacer más que tú.

La identidad del ego depende de la comparación y siempre quiere más. Se agarra a cualquier cosa.

Si todo lo demás fracasa, puedes fortalecer tu ficticio sentido del yo sintiéndote más maltratado por la vida o más enfermo que otras personas.

¿Cuáles son las historias, las ficciones de las que derivas tu sentido del yo?

La necesidad de oponerse, de resistirse y de excluir está incorporada a la estructura misma del ego ya que esto le permite mantener el sentido de separación del que depende su supervivencia.

De modo que «yo» voy contra el «otro», «nosotros» contra «ellos».

El ego necesita estar en conflicto con alguien o algo. Eso explica por qué buscas la paz, la alegría y el amor, pero no puedes tolerarlos por mucho tiempo.

Dices que quieres la felicidad, pero eres adicto a tu infelicidad.

En último término, la infelicidad no surge de las circunstancias de tu vida, sino del condicionamiento de tu mente.

¿Albergas sentimientos de culpa respecto a algo que hiciste -o dejaste de hacer- en el pasado?

Lo cierto es que actuaste de acuerdo con tu nivel de conciencia, o más bien de inconsciencia, de aquel tiempo.

Si hubieras estado más alerta, si hubieras sido más consciente, habrías actuado de otra manera.

La culpa es otro intento del ego de crear una identidad, un sentido del yo.

Al ego no le importa que el sentido del yo sea positivo o negativo.

Lo que hiciste o dejaste de hacer fue una manifestación de inconsciencia, de la inconsciencia humana.

El ego, no obstante, lo personaliza y dice: «Yo hice aquello», y así te creas una imagen mental de ti mismo como persona «mala».

A lo largo de la historia, los seres humanos han cometido incontables actos de agresión, crueldad y violencia hacia sus semejantes, y continúan realizándolos.

¿Son todos ellos condenables? ¿Son todos culpables? ¿O dichos actos son expresiones de la inconsciencia, de una etapa evolutiva que ahora estamos dejando atrás?.

Las palabras de Jesús: «Perdónales porque no saben lo que hacen», también son aplicables a ti.

Si con el fin de liberarte te marcas metas egóticas que te potencian o te hacen sentirte importante, aunque las consigas, no te sentirás satisfecho.

Márcate metas, pero sabiendo que alcanzarlas no tienen la menor importancia.

Cuando algo surge de la presencia, significa que este instante no es un medio para un fin: la acción es satisfactoria por sí misma en cada momento. Ya no reduces el Ahora a un medio para un fin, que es lo que hace la conciencia del ego.

«Cuando el yo desaparece, desaparecen los problemas», dijo el maestro budista cuando le pidieron que explicara el significado profundo del budismo.

domingo, 22 de mayo de 2011

Los Límites de Nuestra Percepción: Las dinámicas de los Reinos





Introducción


Un antiguo axioma hermético afirma que todo es mente, todo vibra.

Puesto que cada ser vivo es consciente de manera única, cada ser vivo lleva una firma vibratoria única. El alma transmite un amplio espectro de vibraciones, que a través del principio de la resonancia atrae un espectro correspondiente de experiencias. Las almas de una frecuencias común comparten reinos comunes de experiencia y tienden a cruzarse caminos en la vida.

Este es el estudio de la dinámica de los reinos, de cómo las vibraciones influyen en la experiencia, y de cómo la experiencia influencia la vibración . La simplicidad de la correspondencia entre las vibraciones del alma y la experiencia personal traiciona la asombrosa naturaleza de sus implicaciones.


Por ejemplo, la dinámica de los reinos, explica:

Cómo nuestras experiencias diarias son los efectos finales de procesos hiperdimensionales

¿Por qué las personas con mentalidades de víctimas o depredadores se atraen entre sí?

Cómo la disonancia entre individuos atrae detonadores sincrónicos de confrontación

Cómo es que aprendiendo una lección antes de tiempo impide que se manifieste como experiencia

¿Por qué es que un corazón puro lo protege a uno contra el peligro?

Cómo la división personal de los caminos y el Cambio por venir son diversos grados de precisamente el mismo fenómeno

Vibración


Cuando hablamos de vibración, en realidad estamos hablando de ondas con amplitud, frecuencia y fase.

La amplitud es la fuerza, la frecuencia de la rapidez de las fluctuaciones, y la fase de alineación o el cronometraje de una ola. Para que una onda exista y se propague debe haber una fuente y un medio, aquel que genera vibración y el que la lleva hacia el exterior. Por ejemplo, una cuerda de guitarra inicia vibraciones que viajan por el aire en forma de picos alternos y depresiones en la presión del aire.

Las vibraciones del alma no son menos tangibles que las ondas de sonido, aunque su naturaleza y su medio de propagación son más exóticos. Usan el mismo medio a través del cual viaja la luz y las ondas de radio, pero están hechas de ondas potenciales en vez de ondas electromagnéticas. Esto significa que el campo vibratorio del alma (también conocido como el aura) se compone de campos y ondas mucho más sutiles que los campos eléctricos o magnéticos, por lo que los instrumentos convencionales no pueden detectar el aura.

Sin embargo, este campo está lleno de patrones de energía e información-la materia misma del pensamiento y las emociones.

La Dinámica de los Reinos es esencialmente física cuántica, o al menos cómo los principios cuánticos permiten a la conciencia interactuar con la realidad física. La física cuántica calcula futuros probables y la conciencia selecciona cual experimentar.

Pero mientras que la ciencia convencional dice que los efectos cuánticos están limitados a la escala subatómica, aquí reconocemos que tal vez los fenómenos cuánticos son igual de activos en el mundo macroscópico y en realidad dirigen la progresión de nuestras experiencias.

Debido a que los procesos cuánticos no sólo determinan lo que percibimos, sino también a través de lo que percibimos, ignoramos en gran medida su influencia.

La situación es similar a unos nadadores flotando en un río a una velocidad igual, cada nadador relativamente estacionario al otro, viéndose únicamente los unos a los otros ellos sólo pueden concluir que están en aguas tranquilas, que el movimiento en el agua sólo es evidente si miran hacia abajo y observan los pequeños remolinos a su alrededor. La ciencia convencional sólo mira hacia abajo y no se da cuenta que una masiva corriente cuántica es lo que nos mueve a través del tiempo.

Pero, ¿cómo exactamente manifiesta la conciencia la experiencia?

El Holograma Fractal


En cada momento en el tiempo, nuestro universo no es más que una tajada de una compleja red de infinitas posibilidades, que es inmutable y eterna. Técnicamente esto puede ser llamado multiverso o el “proyector del estado” “o” función de onda” de la realidad. Es un holograma fractal que se acerca para siempre hacia el futuro. El propio fractal no cambia, es sólo nuestra mente la que se mueve a través y por lo tanto genera por sí misma la ilusión del espacio y tiempo.

Para entender este proceso, se debe entender cómo funcionan los hologramas.

Los hologramas codifican la información registrando el patrón de interferencia entre dos ondas de frecuencias comunes, una onda siendo uniforme en consistencia y la otra teniendo su fase alterada por la información a ser codificada.

La forma tradicional de hacer un holograma es la siguiente: un rayo láser es dividido en dos, la mitad brillando en una película fotográfica y la otra rebotando de un objeto antes de brillar en la película. Lo que es registrado en la película es un patrón de interferencia entre estos dos rayos, codificando la topografía del objeto.

Después de que se desarrolla la película, el mismo láser iluminándola será modulado en fase e intensidad por el patrón y reproducirá la información codificada, proyectando desde allí una réplica visual del objeto. La naturaleza de la imagen proyectada hacia adelante de un holograma depende del ángulo, la intensidad y frecuencia (color) del láser.

La frecuencia determina qué información se puede acceder. Si el holograma es grabado con un láser rojo, un láser verde fallará en producir una imagen. Las imágenes múltiples pueden ser codificadas en un holograma, cada uno llamado por un láser del color correspondiente.

El ángulo y la región de iluminación decide qué información particular de las opciones disponibles aparecerán seleccionadas para proyección.

En el caso de la película holográfica, la imagen proyectada gira con una rotación en el ángulo del láser de incidencia, o cambia a una imagen diferente si el láser brilla sobre una parte de la película en la que se registró un objeto diferente. El ángulo y la posición son los dos tipos de fases, por lo que es la fase la que selecciona desde un rango determinado cuál imagen proyectar.

Por último, la intensidad de la iluminación (amplitud de la onda) determina el grado de fidelidad en la imagen proyectada. Cuanto mayor sea la amplitud, más precisa y completa la información descodificada.

El proceso holográfico tiene paralelos metafísicos. La mente del Creador corresponde a la fuente del láser, los arquetipos corresponden a los objetos registrados, y la matriz de existencia corresponde con la película fotográfica. De ello se deduce que nosotros, como unidades individuales de conciencia somos el láser iluminador. El color del láser es la frecuencia de nuestras emociones, su fase, nuestros patrones de pensamiento, y su amplitud nuestro nivel de intenciones.

Así como el color del láser determina la capa de información holográfica accesible, al igual nuestra naturaleza emocional determina el rango arquetípico de la experiencia accesible. De esta gama, nuestros pensamientos determinan el ángulo particular de fase desde la cual se experimenta este arquetipo. Y la fuerza de nuestra intención determina cuan exacto y vívido se manifiesta.

Esto no es ninguna metáfora, el universo es, en efecto, holográfico. Pero también es fractal como se mencionó ya brevemente. Un fractal es infinitamente complejo y permite hacer zoom hacia adentro o hacia afuera, sin límite. Cada nivel de zoom hacia adentro es un subconjunto de todos los zooms anteriores. En nuestro estado actual, estamos haciendo zoom hacia el fractal y percibiendo este movimiento como un avance hacia el futuro.

Y, naturalmente, el futuro es un subconjunto de todos los futuros probables anterior, aunque la verdad, el tiempo es ilusorio, porque todos los niveles del fractal existen simultáneamente.

Una vez más, este fractal es holográfico, nosotros iluminamos porciones de él según nuestra naturaleza emocional, nuestros pensamientos, y la intención.

Reinos


Pero nuestra naturaleza emocional es compleja y las frecuencias que la componen son numerosas.

Por lo tanto nuestra conciencia vibra con un espectro de frecuencias y, por consiguiente las accede desde el holograma de un espectro de los arquetipos de la experiencia. Cada persona tiene un espectro vibratorio único, a pesar de que los diferentes individuos pueden compartir ciertas frecuencias. Este espectro identifica, no solo la composición del alma, sino también el propio y único camino de aprendizaje en la vida. Nuestro temperamento refleja nuestra naturaleza de alma y determina el ámbito o reino de nuestras experiencias.

Los reinos son los mundos personales que habitamos, nuestra esfera de influencia, nuestro alcance de percepción, y la región de actividad. Son áreas específicas del holograma nosotros iluminamos según nuestro espectro vibratorio, nuestro ser, nuestra esencia.

Cada individuo proyecta y ocupa un único reino, aunque no necesariamente independiente; algunas frecuencias son más o menos compartidas y dar cuenta de la realidad consensual y experiencias mutuas.

Por lo tanto, los reinos, pueden intersectarse, suplantarse o se subconjuntos de otros reinos.

Reinos como Temas de Experiencia


Los habitantes de dos reinos que se cruzan, inevitablemente se cruzan e intercambian lecciones. Estas lecciones son de una naturaleza arquetípica determinada por la parte del holograma que acceden comúnmente ambos reinos.

Cuando un dominio es el subconjunto de otro, aquellos que ocupan el reino más grande entenderán completamente y percibirán a aquellos del reino más limitado, pero no al revés. La diferencia pudiera ser pequeña entre el maestro y el estudiante o un adulto y un niño, o grandes entre el hombre y los animales o el ser hiperdimensional y el hombre.

Pequeñas diferencias dan cuenta de las diferencias en el nivel de entendimiento, mientras que las grandes diferencias entre los reinos dan lugar a diferencias de percepción. Esto simplemente significa que uno tiene un espectro de vibración que incluye y supera al otro.

A veces dos reinos son independientes, compartiendo pocas, pero las más fundamentales de las frecuencias.

Por ejemplo, dos personas pueden compartir las frecuencias más bajas, colocándolas en el mismo plano físico, pero su diferencia en el camino de la vida hará cada personaje insignificante en la vida del otro. Pueden cruzarse, pero sólo de manera superficial. Y si se ven obligados a interactuar o comunicarse, habrá mutua incomprensión y falta de interés en el mejor de los casos, y aversión o confrontación en el peor.

Cuando la diferencia entre los reinos es extrema, los seres de cada reino, pueda que ni siquiera se perciban físicamente entre sí.

Los reinos son algo así como guiones de película, cada persona siendo la estrella de su guión, pero todos los guiones incluyen a otros como importantes o insignificantes personajes. Cuanto mayor es la congruencia entre dos reinos, más importante es el papel desempeñado por cada personaje en el guión del otro.

La importancia de un personaje no está determinado por la frecuencia con la que interactuamos con ellos, sino que cuan significativamente lo hacemos. Es posible que se crucen con un carácter de fondo cada día, tal vez un vecino o un compañero de trabajo y no dejan más que una tenue impresión en nuestras almas.

Otros que pudiéramos encontrar sólo una vez en la vida durante una experiencia tan significativa que nos marca de por vida.

Limitaciones Perceptuales


Reinos también significan los límites de nuestra percepción.

A veces no podemos ver el punto que otro está tratando de hacer, o de lo contrario, no podemos entender por qué hacen lo que hacen, lo que indica que nuestro reino no se extiende hacia algunas regiones del holograma con el que están familiarizados. Así, pues a en un nivel mundano, los reinos delinean con aquello con los que usted pudiera identificarse y notar.

En un nivel más significativo, los reinos definen lo que usted tiene capacidad de percibir, es posible que otro ser esté tan lejos de su reino que usted no puede ni siquiera percibirlos a ellos y viceversa. Esto es para seres cuyos dominios son independientes entre sí.

En cuanto a los seres ocupando reinos de los cuales el suyo es un pequeño subconjunto, los seres hiperdimensionales, por ejemplo, que suelen estar fuera de su rango de percepción, pero pueden optar por manifestarse visiblemente, proyectando su conciencia en una estrecha banda de vibración que coincide con la suya.

Este concepto es fácil de entender si tenemos en cuenta la interpretación mundana de ‘dominio’ o ‘reino’.

Cuando usted se encuentra con alguien cuyo reino es un subconjunto de los suyos, por ejemplo, un niño pequeño, que aún tiene que aprender las lecciones que usted ha aprendido ya, usted puede elegir simplificar su idioma y comunicarse en su nivel. Esto requiere a menudo utilizar metáforas que ellos pueden comprender. Asimismo las entidades hiperdimensional pueden envolverse en formas visuales que podamos comprender.

Estas formas visuales son expresiones alternativas de sus arquetipos vibratorios, así como las metáforas son expresiones alternativas de significado.

Futuros Probables


La física cuántica define una función de onda como un campo de probabilidad.

Cuando se especifica como una ecuación, puede dar información acerca de la probabilidad de que una partícula subatómica, por ejemplo un electrón, estará en una posición determinada o en un estado de energía cuando es medida.

Las funciones de onda se pueden considerarse como una nube de posibilidades de las que sólo una posibilidad se manifiesta cuando es observada. Es una pequeña región del holograma universal a partir de la cual se proyecta un ángulo de información. Las funciones de las ondas cuánticas son la base física de los “reinos” y los reinos definen el alcance de las funciones de nuestras ondas personales.

A diferencia de los electrones que son increíblemente complejos y la función de onda de nuestro ser es mucho más rica en su composición que aquella de cualquier partícula subatómica. Sin embargo los principios de la física cuántica son tan válidos para nosotros en el ámbito macroscópico como para los electrones en el reino subatómico.

En la escala macroscópica, estos principios cuánticos se manifiestan como principios de las dinámicas del reino.

Selección de Fase


Cuando una partícula subatómica es medida en el laboratorio, su función de onda cierra su fase con la función de onda del instrumento.

Quien lea el instrumento cierra su fase con su función de onda y al final, la partícula observada, instrumento, y observador, todos ocupan la misma realidad teniendo cero diferencias de fase entre ellos.

Esta fase es una cantidad física y es comúnmente llamada “fase geométrica” o “fase de berry” o “fase Aharonov-Bohm” (diferentes nombres para la misma fase en diferentes situaciones). Esta fase no es más que el alineado físico de la función de onda. Para repetir, para que dos cosas ocupen la misma realidad e interactúen causalmente entre sí deben tener cero diferencia de fase entre ellas.

En las dinámicas de los reinos, la situación es un poco más compleja.

La fase geométrica no dice nada acerca de las características de la conciencia. Para eso necesitamos fase esotérica.

Matemáticamente hablando, mientras que la fase geométrica es real, la fase esotérica es imaginaria. Metafísicamente hablando, mientras que la fase geométrica es una propiedad material, la fase esotérica es puramente una propiedad consciente. Las fases geométricas y las fases esotéricas no son más que los componentes reales e imaginarios de una fase “cuaternión” caracterizando el alineamiento, de las capacidades mentales y materiales de las funciones de onda.

Para entender el papel de las fases esotéricas y geométricas en el contexto del principio holográfico, recuerde cómo la imagen proyectada de un holograma óptico depende del ángulo del láser, su frecuencia, y donde en el holograma brilla este láser.

La fase geométrica de la física cuántica es simplemente el ángulo de iluminación. Sólo es importante después de que ya han sido seleccionadas la frecuencia y la región de iluminación. Así como seleccionando el ángulo del láser determina el ángulo de visión de la imagen final, también la selección de la fase geométrica precipita un estado observable desde una función de onda.

¿Qué hay de la región de iluminación y frecuencia del láser?

Eso correspondería a la fase de esotérica. Los pensamientos, las emociones, y las intenciones forman la fase esotérica para determinar qué parte del holograma será iluminado, lo que especifica el reino propio. La fase geométrica, entonces, selecciona qué experiencias tangibles manifiesta desde el determinado rango de futuros probables. Para que la mente experimente un futuro probable específico, debe alcanzar el enganche, tanto de la fase esotérica como la geométrica.

Juntas, las fases geométricas y esotéricas determinan dónde estamos situados en el fractal holográfico universal en cualquier momento en el tiempo.

Por lo tanto, nuestro reino es una función de onda que se extiende desde esta ubicación esférica hacia afuera en todas las direcciones del espacio, tiempo y dimensión.

El Electromagnetismo y el Aura


La fase geométrica es sensible a los campos sub-electromagnéticos, conocidos como campos potenciales.

Estos son los componentes básicos de los campos eléctricos y magnéticos, y son relativamente simples en su estructura. Mientras que los campos magnéticos son análogos a un conjunto de vórtices de agua, los campos potenciales se parecen más a las corrientes de agua. Desenroscando un campo magnético se puede generar un campo llano de potenciales, capaces de cambiar la fase geométrica de un electrón, por ejemplo. Existe la tecnología para crear estos campos y permitir la manipulación de la fase geométrica.

La fase esotérica sólo puede ser modulada por campos superpotenciales, que son aún más simples en su estructura que los campos potenciales. Mientras los campos potenciales son como las corrientes de agua, los campos superpotenciales representan el agua misma. Sólo dos cosas son capaces de generar y manipular tales campo: la conciencia y ciertas tecnologías hiperdimensionales.

Los seres conscientes irradian campos potenciales y superpotenciales conteniendo varios patrones, vibraciones e intensidades en paralelo a la región de iluminación del láser, la frecuencia y el brillo. Este campo sub-electromagnético se extiende esféricamente hacia el exterior en el holograma universal, iluminando las regiones dentro de lo físico, temporal, y la proximidad dimensional. Este capullo brillante define el reino de uno.

La porción de este campo multidimensional cruzando nuestro plano físico se conoce como el aura. El aura es una combinación de campos potenciales y superpotenciales emitidos por entidades vivas sirviendo y actuando como una matriz de interfaz entre la conciencia de origen y el entorno externo. Los instrumentos estándar no puede detectarlo porque los campos que comprenden el aura son estructuralmente más simples que los campos electromagnéticos.

Se necesita tecnología especializada, algunas de las cuales ha sido patentadas y el resto restringido por facciones militares y alienígenas avanzadas para el uso exclusivo.

El aura es un campo de resonancia que codifica qué región del holograma es accesible para enganchar la fase y por lo tanto qué experiencias son, por lo tanto, atraídas. Hasta cierto punto, el aura traza un mapa de cada función de onda da uno y reino. Cae linealmente con la distancia, causando que sean los reinos con frecuencia físicamente localizados.

Esta es la razón por la cual la vibración de una persona o lugar se nota sólo cuando uno está lo suficientemente cerca.

Pero debido a que el aura es sólo el física, aunque sutil, un componente del propio campo vibratorio total y el resto estando en el espacio imaginario, los reinos también puede extenderse a través del espacio-mente y de vuelta con el grado de proximidad consciente. Dos personas mucho más allá del alcance del rango aúrico una de la otra todavía pueden compartir los reinos a través de la proximidad mental y emocional.

Las relaciones de larga distancia o los foros de debate en Internet son algunos ejemplos.

En resumen, se podría decir que el aura es un campo sub-electromagnético que atrae temas de experiencia, pero no selecciona explícitamente cual experiencia en particular se manifiesta. Esto último se deja a elección personal y a las circunstancias.

Los elementos arquetípicos dentro de la conciencia se convierten en patrones simbólicos en el aura que resuenan y atraen las correspondientes experiencias del holograma universal.

Metafísica de la Dinámica de los Reinos


Con la física de la dinámica de los reinos detrás de nosotros, estamos dispuestos a examinar la metafísica.

Como se ha explicado, la conciencia genera un campo que atrae y resuena experiencia significativa. Pero lo que es significativo para una persona puede ser noticia vieja para otra. De ahí sus vibraciones del alma perfilan su aprendizaje emocional, ¿qué secuencia de experiencias son significativas y tienen la suficiente carga emocional para catalizar su crecimiento espiritual.

Las emociones como las conocemos son los motivadores sustitutos. Esto significa que nos empujan a hacer lo que está más allá de nuestra motivación normal de hacer. Sin emoción, hacemos únicamente lo que está dentro de nuestro entendimiento y programación de hacer. Ese es nuestro estado natural de ser, nuestro reino en equilibrio.

Cuando somos felices, sonreímos y nos volvemos más animados que de costumbre y nuestro reino se extiende ligera y momentáneamente a lo largo de esa dirección. Cuando estamos enojados, podemos lanzar insultos u objetos, y el límite de nuestro reino igualmente se deforma para reflejar y reforzar esas acciones y sus consecuencias.

Así alteran las emociones los límites de nuestro reino, iluminando momentáneamente nuevas regiones del holograma. También influyen en cuales reinos ocupamos.

Como se afirma en Mensajeros del Alba, las emociones nos pueden llevar a otras dimensiones. Mudarse a un estado de reino diferente do puede ser tan simple como cambiar su actitud y con ello acceder a una secuencia de experiencias felices o tan profundas como mudándonos de esta realidad hacia una densidad más alta. Cuando el láser cambia de color, se ponen de manifiesto las partes del holograma que antes eran inaccesibles.

El crecimiento espiritual es la interminable expansión de un ámbito para abarcar mayores y más profundos aspectos del holograma, para incrementar la vitalidad y la fuerza del propio ser.

Esto implica enriquecer y ampliar el propio espectro de vibración, incrementando la intensidad de la iluminación. Cuanto más rico sea el espectro, más cerca se mueve hacia la luz blanca que contiene todos los colores, significando que la conciencia más cercana llega a la unificación con el holograma y la Fuente que lo grabó.

Cuando estamos en necesidad de una lección, nuestro espectro vibratorio está careciendo de ciertas frecuencias, el aura carece de un patrón particular. Si a nuestro espectro vibratorio le falta un componente, no hay nada dentro de nosotros para repelerlo a través de la disonancia y la pieza correspondiente en el holograma. Y así, esencialmente permitimos a manifestación de lo que más necesitamos experimentar.

Dicho de otra manera, en el equilibrio, nuestra frontera de nuestro reino contiene áreas que faltan en las cuales encajan los correspondientes futuros probables.

Estos futuros probables contienen experiencias significativas cuyo componente emocional es suficiente para alimentar la expansión de nuestra frontera de reino y llenar el vacío. Una vez que una lección que se aprende, el nuevo estado de equilibrio ya no invita a esos tipos de experiencias, porque el hueco está lleno, pero el no aprender la lección deja la brecha un poco más amplia que antes.

Esta es la razón por la cual, el no aprender una lección la primera vez, hace que ésta se repita en varias formas de escalada gravedad.

Diferentes persona

viernes, 20 de mayo de 2011

LA MEDITACIÓN

Las meditaciones budistas dan una forma de trabajar en la mente usando la mente: permitiendo incrementar la capacidad de conciencia y positividad, que a su vez se puede usar para ver la naturaleza de las cosas como realmente son. A pesar de que meditación es una palabra que se utiliza a menudo de una manera coloquial en Occidente no es extraño que existan malentendidos al respecto.
Posibles malos entendidos de la meditación
Hay varios posibles malos entendidos de lo que es la meditación: uno de ellos es pensar que la meditación es tan solo un tipo de relajación. Otro puede ser que la meditación es un estado de trance. Por otro lado a veces se piensa que la meditación es un agradable viaje lejos de la realidad o que la meditación es una forma de autohipnosis, incluso se afirma que la meditación es poner la mente en blanco.
Es cierto que la meditación es un antídoto poderoso contra la tensión, pero este beneficio es secundario y no su objetivo principal. La meditación así mismo no es un trance ni un estado hipnótico en el que se pone la mente en blanco. La meditación es una forma de conciencia más amplia en la que se eleva a nuevas alturas y no una forma de reducirla a un estado semiconsciente.
Otro error común acerca de la meditación es identificarla como una técnica en particular. Obviamente el igualar cualquiera de esas técnicas de meditación con la meditación en su totalidad significa adoptar un criterio restrictivo. La meditación es esencialmente un estado de ser, o más bien varios estados de ser y conciencia relacionados. No hay una forma de lograr este estado que sea la “correcta”. Aunque algunas técnicas de meditación resultan muy eficaces para ciertas personas, en ciertos niveles de su desarrollo, no se debería de identificar a la meditación con ninguna de estas específicas técnicas.
Las muchas técnicas de meditación budista pueden dividirse en dos grupos principales dentro de su propósito progresivo. Estas son las técnicas que se agrupan con el término Samatha, una palabra sánscrita que aproximadamente significa ‘paz’ o ‘tranquilidad’, y las técnicas que se agrupan con el término Vipassana o técnicas para alcanzar ‘visión clara’, ‘percatación’ o ‘discernimiento’.
La Meditación Samatha
La meditación Samatha calma la mente y orienta el sentido de la conciencia, fomenta las emociones positivas y expande nuestra perspectiva. Esta forma de meditación es una preparación esencial para las técnicas Vipassana o de visión clara, que son más avanzadas; sin esta base Samatha es muy poco probable que surja la visión clara; que es el objetivo de la meditación Vipassana.
Nuestro estado mental normal se encuentra dividido y a veces muy poco concentrado, afectado por emociones negativas y limitado por sus puntos de vista; por lo tanto en este estado no es posible percibir las cosas como realmente son.
Nuestro nivel de conciencia normal puede compararse con una mala linterna, que produce una luz difusa al tener las pilas gastadas. Por lo tanto no nos sirve para alumbrar en la oscuridad. El objetivo de la meditación Samatha podría verse como el concentrar la luz y recargar las pilas, de tal manera que podamos ver claramente. O, si usamos una analogía budista más tradicional: nuestro estado mental normal podría compararse con agua turbulenta y llena de lodo, tan contaminada por la suciedad que no deja pasar la luz. La meditación Samatha calma la turbulencia de la mente y permite que se asiente el lodo, de tal forma que el agua alcance transparencia, brillantez y claridad.
Dos métodos tradicionales de meditación Samatha
La mayoría de las técnicas de meditación Samatha utilizan un objeto de concentración, que puede ser el proceso de la respiración, un disco de color, la llama de una vela, incluso un mantra o una emoción positiva tal como el amor Universal. De todos éstos diferentes objetos probablemente el que más se usa es la respiración. Esta práctica, generalmente conocida como “el seguimiento de la respiración”, es descrita por el Buda con detalle en los escritos tempranos y se usa, con variaciones, en la mayoría de las escuelas budistas. Otra práctica de meditación Samatha es el “desarrollo del amor Universal”, en la que el meditador genera un poderoso sentimiento de amor Universal hacia sí mismo y hacia otros, usando este sentimiento como el objeto de concentración.
Estas dos técnicas de meditación nos proporcionan una forma directa de trabajar en nuestra persona y de cultivar dos cualidades de central importancia para el desarrollo meditacional: la concentración y la sensitividad.
El seguimiento de la respiración
El seguimiento de la respiración permite desarrollar un nivel de concentración que raramente se experimenta en nuestra vida normal; para muchos después de hacer esta meditación es una revelación sentirse tan conscientes. La conciencia que se desarrolla en la meditación empezará a tener un efecto en nuestros estados mentales de todos los días, dando más claridad y más espacio en nuestra vida, con una nueva libertad para actuar de una forma más creativa.
Desarrollo de amor Universal
La práctica del desarrollo del “amor Universal” proporciona una forma directa de trabajar con las emociones, incrementando la autoestima y el cariño por otras personas. Muchas personas que hacen esta práctica por primera vez se sorprenden al ver que es posible sentir emociones tan positivas e intensas. Si los efectos de la meditación se refuerzan con un comportamiento ético, estos sentimientos pronto empezarán a extenderse a toda nuestra vida, donde parecerá tener un efecto casi “mágico”, mejorando nuestras relaciones interpersonales y a través de ellas, toda nuestra vida.
Niveles de profundidad en la meditación Samatha
Todas las técnicas Samatha tienen el objeto de inducir estados de concentración, unificando en la conciencia partes de nuestro ser de una manera armoniosa, tranquila y clara. Si estamos llevando una vida ética en un ambiente favorable, que fomenta la satisfacción y las emociones positivas, cuando se medita se llega a transformar el vagabundeo mental que hay en la cabeza para dar lugar a sentimientos agradables de ligereza, quietud y tranquilidad. Empezarán a disolverse los conflictos internos, reemplazando los elementos inquietos y egoístas por perspectivas mas amplias y objetivas. Al desarrollar estados meditativos puede que se experimenten olas de gozo, que parecen surgir de las profundidades de aquel que medita; en algunas personas estas olas serán tan fuertes que producirán profundos y agradables escalofríos. Por otra parte, uno se saturará de emociones cálidas, de tal forma que se fundirá la parte emocional y la parte mental en una sola facultad, experimentándose todo con una nueva luz, más clara y brillante. Los meditadores más experimentados pueden alcanzar estados aún más profundos, hasta llegar a niveles de inspiración en los que se disuelven los límites normales entre uno y el resto del mundo. Entonces pueden surgir en algunas personas los denominados poderes sobrenaturales, tales como la capacidad de ejercer un efecto benevolente en la experiencia de otros.
No cabe duda que todo esto es sublime y es algo que puede estar al alcance de cualquier meditador regular. Sin embargo la meditación no siempre es así. En algunas ocasiones el meditador pasará por periodos en que meditar significa batallar con una mente llena de deseo insatisfecho, ira o conflicto. En estas ocasiones la meditación representa una tarea ardua. Sin embargo, aún cuando se experimentan dificultades, la meditación es un trabajo realmente útil debido a que nos permite tener un control gradual de estados mentales torpes, tanto en las sesiones de meditación como en el resto del día.
A pesar de que la meditación Samatha es una preparación para la práctica Vipassana, debe estar claro que no es algo simplemente preliminar. No es algo que tengamos que llevar a cabo a prisa para poder así empezar con el trabajo auténtico. Aunque no existiera la meditación Vipassana, todavía sería muy útil la meditación Samatha, ya que aún cuando puede ser ardua lleva a elevar los estados mentales dando al meditador calma y positividad. La meditación Samatha, en el mejor de los casos, es profundamente placentera y puede tener efectos muy grandes, dándole a nuestra experiencia de vida una perspectiva más amplia, clara y brillante.
La Meditación Vipassana
Para la mayoría de la gente el fruto inmediato de la práctica budista es un estado de mayor calma, positividad y conciencia, junto con una sensación de crecimiento, plenitud y satisfacción. Sin embargo todas estas cualidades, por positivas que sean, no son todo el objetivo de la meditación. Son cualidades deseables pero sujetas al cambio. Incluso el ser humano más sano puede verse afectado por el cambio cuando este sucede con la adversidad, la enfermedad, vejez o muerte. En estas situaciones necesitamos ser algo más que seres humanos saludables.
Los budistas usan prácticas de meditación Vipassana como métodos para fomentar la visión clara. Existe un gran número de prácticas Vipassana; quizás la mayoría de las muchas técnicas de meditación budista son de esta clase. No sería muy útil describir ninguna de ellas en detalle en un articulo como éste, sin embargo todas cuentan con ciertas características comunes. Todos los métodos Vipassana deben practicarse por meditadores experimentados. El primer estadio común en las meditaciones Vipassana consiste en el establecimiento de una calidad meditativa firme usando alguna de las practicas Samatha. Una vez que se ha establecido esta calidad meditativa, la persona tiene que dejar que su atención se centre en algo que represente o simbolice algún aspecto de la realidad última; esta representación puede darse por medio de palabras o de una imagen visual. Dejamos que este “símbolo” impregne la conciencia serena y concentrada del meditador, de tal forma que pueda llevar a una visión clara y genuina de la verdad que representa. Otra forma de llegar a Vipassana es cuando una vez que se establece el estado meditativo, la persona puede concentrarse en la naturaleza misma de la mente, o puede volverse intensamente consciente de su experiencia de cada instante, con el objetivo de alcanzar una visión clara de la naturaleza de la realidad que se está experimentando.
Ya se ha observado que la visión clara, dentro del contexto budista, no se refiere únicamente a una comprensión intelectual. Es importante que esto quede claro. Nuestra mente racional ocupa tan solo una pequeña parte de nuestra psique. Un entendimiento intelectual del mundo o de nuestra persona puede ser una revelación, sin embargo no es suficiente para cambiar nuestra conducta o nuestra perspectiva. La visión clara genuina impregna y altera nuestro ser en su totalidad. Para experimentar una visión clara y verdadera necesitamos encontrarnos en un estado especial y más elevado. Necesitamos establecer los cimientos de la meditación Samatha antes de que pueda ser eficaz nuestra meditación de la visión clara. No es posible alcanzar la meta del budismo, la Iluminación simplemente leyendo libros, estudiando o filosofando, por valiosas que puedan ser estas actividades.
El Objetivo Último
El objetivo último de la meditación Vipassana es permitir que la visión clara madure hasta, el punto en que cause, lo se ha llamado, “un giro en el asiento más profundo de la conciencia” (Paravritti). Una vez que esto ha sucedido no hay retroceso: ha ocurrido un cambio tan profundo y fundamental que no es posible regresar a las antiguas formas de ver la vida. A partir de este punto todo nuestro

SUZANNE POWELL, El Karma

 

El Karma - Conferencia de Suzanne Powell - 21.01.2011
en el Centro A·SANA Calle Córcega 173 bajos, Barcelona, España 
KARMA



El karma es una de las bases de la filosofía oriental, y su influencia se hace notar en el código del samurai, el bushido.



De acuerdo con varias religiones dhármicas, el karma sería una energía trascendente (invisible e inmensurable) que se deriva de los actos de las personas.



De acuerdo con las leyes del karma, cada una de las sucesivas reencarnaciones quedaría condicionada por los actos realizados en vidas anteriores.



Es una creencia central en las doctrinas del budismo, el hinduísmo, el yainismo, y el ayyavazhi.



Aunque estas religiones expresan diferencias en el significado mismo de la palabra karma, tienen una base común de interpretación. Generalmente el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto.

La Gran Batalla Interna-"Notas sobre el Bhagavad Gita".

El Bhagavad Gita es una parte de la gran epopeya hindú "El Mahabharata". En esta epopeya se narra la lucha sostenida por dos bandos enemigos para conquistar la gloriosa Ciudad de Hastinapura.

Es difícil precisar con exactitud cuándo fue escrito el Bhagavad Gita, pues las opiniones al respecto son muy diversas. Para algunos su antigüedad es de 5000 años o más, y para otros se reduce a cuatro o diez siglos después de la era cristiana. De todas maneras, no importa precisar la edad de esta obra, ya que en última instancia su Mensaje es tan viejo como el Hombre mismo. A través de sus páginas podemos encontrar no sólo la historia del Hombre como tal, sino de todo el Universo. Todo lo que Es tiene su explicación en el Bhagavad Gita.
Esto se aclara más si buscamos el significado etimológico de Bhagavad Gita: "Canción del Señor" o "Canto del Maestro". Entendemos por Canción esas mágicas palabras de la Divinidad que, con su inmenso caudal de Conocimiento, nos muestran el sentido de la Vida. Esta no es una canción para los oídos externos; tan sólo los oídos del Alma pueden percibirla y remontarse a través de su melodía. Esta es la Perfecta Melodía que nos habla de la Ley del Mundo, y poder escucharla es empezar a vivir armónicamente con la Ley.
A medida que vayamos profundizando en esta obra, cinco elementos simbólicos de especial importancia irán acaparando nuestra atención:

La Ciudad de Hastinapura

También llamada Ciudad de los Elefantes o Ciudad de la Sabiduría. ¿Qué representa esta ciudad y por qué se la emparienta con los elefantes y la Sabiduría? Para responder a esto debemos recordar que los orientales se valen de muchos símbolos en sus escrituras, y precisamente después de analizar el comportamiento, apariencia, conducta y costumbres del elefante, lo han elegido como símbolo de Sabiduría.
A pesar de su aspecto grande y pesado, camina pausadamente: su pata no interfiere el más mínimo sendero de hormigas. Los ojos del elefante son pequeños, no destacan en relación con su tamaño, y de igual forma, en el Sabio importa poco la visión del mundo externo; pero ¡quién pudiera abarcar lo que ven sus ojos interiores! Las orejas son grandes, acostumbradas a oír mucho, pero también a comprender mucho.
Sin embargo, cuando ese apacible elefante oye en la selva el grito de su manada, no hay obstáculo capaz de detenerlo: corre y arrastra con todo para unirse a esa voz que lo llama. También así obra el Sabio: cuando la Voz Superior lo llama hacia la elevación, no hay obstáculo en el mundo material que pueda frenar su carrera.
Indudablemente, pues, Hastinapura es la Ciudad de la Sabiduría: el Reino que todo hombre despierto anhela y debe conquistar. Esa es la única posesión propia del ser humano, porque no se trata de una sabiduría perecedera y fruto de una cultura determinada. Es el Saber Eterno que no cambia a través del tiempo. Es lo que conforma la esencia de todas las cosas: no ha nacido nunca y tampoco morirá.

Los Kurús o Kuravas

Simbolizan la personalidad del hombre con sus múltiples defectos. Es la imagen del ser mundano, totalmente dividido en su afán de atender las numerosas llamadas sensibles que lo requieren. Es el hombre tan preocupado por lo que ve fuera de sí, que se olvida de mirar en su interior. Es aquel que se perdona sus vicios porque le es más cómodo no luchar. Es el que enmudece, a la fuerza, la voz de la conciencia, porque le duele saberse imperfecto, porque lo que oye le molesta; pero al mismo tiempo sufre cuando imagina cualquier esfuerzo para corregirse.
Esa comodidad, esa inercia, son signos de muerte, porque si no se conquista la Ciudad de Hastinapura, la de los Altos Ideales, ¿dónde viviremos cuando muera la personalidad?

Los Pandavas

Representan las fuerzas benéficas y positivas que obligan a crecer al hombre. En este bando militan los que han escuchado su Voz Interior y están dispuestos a seguir sus indicaciones. Seguir esta Voz supone levantarse con esfuerzo sobre nuestras propias ruinas y volver a construir, pero esta vez hacia arriba. El hombre percibe lo Divino, y apiadado de su pobre condición humana, la deshace, la vuelve a construir, la pule, hasta asemejarse al modelo que se propuso.

Arjuna

Es la imagen de toda la Humanidad. Cada uno de nosotros libra, o librará algún día, la misma batalla de Arjuna. ¿Quién no ha sentido alguna vez el deseo de superación? ¿Quién no ha comprendido, entonces, que esa superación va acompañada de esfuerzo y dolor? ¿Quién no se ha acostumbrado en algún momento ante esa perspectiva? Mentiríamos si dijéramos que nunca nos sentimos abatidos frente a las dificultades. Pero también mentiríamos si tratásemos de convencernos de que es mejor no pelear. Pero hay algo aún que nos hace sentirnos más seguros, más acompañados: es saber que no estamos solos en la lucha. Si nos damos la vuelta y preguntamos a quien está de nuestro lado, veremos que de manera semejante a la nuestra, ese ser también está batallando. Sentir, saber que toda la Humanidad trabaja por la superación es el máximo aliento que nos obliga a unirnos y a no perder un instante, pues una flaqueza nuestra podría detener el trabajo del mundo. Y no sólo pensemos en los hombres. ¿Hemos visto alguna vez crecer una planta?, ¿hemos observado la paciencia que necesita una flor hasta que se abre? Si toda la Naturaleza colabora en el mismo plan, ¿acaso el hombre, el ser dotado de razón y voluntad, va a retirarse? No. No nos desalentemos. La pequeña derrota de un día no significa la batalla perdida. La batalla se gana día tras día, sembrando esfuerzos, realizando una vida. El Hombre, para llamarse así, debe ganar con trabajo esa bendición. No es Hombre todo el que nace, pero sí lo es el que se hace a sí mismo. No pensemos que estas son palabras vacías; tampoco creamos que aprendiéndolas de memoria lograremos algo: es necesario vivirlas. Sentir los "tirones" de lo que es arriba y de lo que es de abajo, diariamente, es ir trazando el camino.

Krishna

Representa en el Bhagavad Gita la encarnación de la Suprema Divinidad, pero es también el Maestro, el consejero que allana la senda de Arjuna. Posiblemente creamos que en la rutina de nuestra vida diaria no vamos a encontrar a ningún Krishna que nos sostenga durante la batalla. Pero, pensémoslo un poco mejor: no busquemos un Krishna externo, pues si aprendemos a conocer nuestro Yo Superior, allí hallaremos al Gran Maestro. ¿Cómo reconocer nuestro Yo Superior? Cuando nos llegan al corazón palabras de amor, de arrepentimiento por los errores, de total inegoísmo; cuando escuchamos palabras que nos avergüenzan por vivir de forma tan contraria a ellas; cuando tratamos de ahogar esa Voz, porque comprendemos que obedecerla representa un sacrificio, entonces es el Yo Superior quien nos habla. Sí, indudablemente es difícil actuar de acuerdo con la voz del inegoísmo. Es posible que al principio de la lucha sean más los dolores que las alegrías. Pero al final de ese camino nos espera la Suprema Felicidad: ser nosotros mismos, haber otorgado la dirección de nuestra persona a ese Yo que está naturalmente capacitado para transitar el Sendero.