Muy recomendada.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Buda.El hombre ignorante



  El hombre ignorante es un buey.  Crece en tamaño, no en sabiduría.

  El hombre cuando nace es un potencial únicamente. Si no desarrollas tu potencial, si no creces  espiritualmente, eres exactamente igual que un buey. El cuerpo se irá haciendo cada vez más  grande, pero eso no es crecimiento. Envejecer no es madurar; crecer fisicamente no es crecer  espiritualmente, y salvo que te desarrolles espiritualmente, estarás desperdiciando una oportu-  nidad preciosa.  No malgastes ni un solo momento en cualquier cosa. Haz lo necesario, lo esencial, y vierte más  energía en la observación, la atención consciente. ¡Despierta! Todas estas flores, todas estas  canciones y todas estas estrellas son para ti. Tienes derecho a hacer milagros; ¡pero crece,  despierta!

  EL TEXTO DEL LIBRO:

  La pregunta fundamental antes de Gautama el Ruda era: "Qué es la sabiduría?". Y lo mismo es ver-  dad para todo el mundo. A lo largo de los tiempos los sabios han preguntado: "¿Qué es la sabidu-  ría?". Si tú puedes responderlo, fundamentándolo realmente en tu propia experiencia, esto es una  transformación de la vida.  Puedes repetir las definiciones de sabiduría dadas por otros, pero no te servirán de ayuda. Las  repetirás sin comprenderlas, y ese es uno de los obstáculos a evitar en el camino. Nunca repitas  lo que no hayas experimentado por ti mismo. Evita el conocimiento; solo entonces puedes crecer  en sabiduría.  E1 conocimiento es una cosa que te prestan los demás, la sabiduría se desarrolla en ti. La sabi-  duría es interior, el conocimiento exterior.  El conocimiento viene de afuera, se aferra a tu superficie, te proporciona un gran orgullo y te  mantiene cerrado, muy lejos de la comprensión. La comprensión no se puede estudiar; nadie te la  puede enseñar. Tienes que ser una luz en ti mismo. Tienes que buscar dentro de tu propio ser,  porque ya la posees en tu propia esencia. Si te sumerges profundamente, la encontrarás. Tendrás  que aprender a sumergirte dentro de ti; no en las escrituras, sino dentro de tu propia existen-  cia.  El sabor de tu propia existencia es la sabiduría. La sabiduría es experiencia, no información.




No hay comentarios:

Publicar un comentario