Muy recomendada.

martes, 20 de diciembre de 2011

AFIRMACIONES. EL TEMPLO INTERIOR


 
  El templo interior es una técnica muy antigua en la que a través de la visualización conseguimos aquello que nos proponemos o deseamos. Aunque se puede realizar separada, sería muy útil  combinarla con las afirmaciones.

  Lo primero que debes realizar es una profunda relajación así que tómate todo el tiempo que necesites para ello. Se trata de que al final llegues a un punto en el que casi te quedes dormido. Recuerda que para ello es muy importante llevar una respiración adecuada.

  La visualización consta de lo siguiente:

  1. Una vez que estés totalmente relajado, visualiza un camino de tierra que va en línea recta.  Si quieres y dominas bien la imaginación, también puedes ponerle un bonito paisaje a ese camino.

  2. Cuando lo tenga ya en la mente, visualiza como comienzas a avanzar a través de él. Sabes que  ese camino te llevará a tu templo interior, un lugar mágico donde haces que todos tus deseos se  hagan realidad. Así que sigue andando hasta que llegues a él.

  El templo interior no es una imagen prefijada sino una imagen que tu formarás porque es algo  totalmente personal. Puede ser del tipo que sea, con los colores que prefieras y el tamaño que  a ti te parezca. Sea como sea, lo que importa es que lo visualices totalmente, así que tómate  bastante tiempo para descubrir cómo es tu templo interior.

  3. Una vez que lo hayas visto, entra dentro y repite el proceso de observación de cómo es. Fíjate hasta en el último rincón.

  4. Luego avanza por su interior, por donde tu consideres hasta llegar a una fuente mágica.

  En este caso, al igual que con el templo tú decides cómo es esa fuente mágica.  El único requisito es que tenga un agua cristalina y en calma, donde te puedas ver reflejado.

  5. Sitúate delante de la fuente cuando ya la hayas observado y visualiza reflejado en el agua  tu deseo. Puede que sea una imagen, una palabra o un símbolo; pero sea lo que sea lo que quieres reflejar en la fuente ha de ser algo muy concreto y que tengas muy claro. Después pon todo  tu poder de concentración y confianza en lo que estás visualizando en la fuente, y cuando consideres que ya has impreso la energía necesaria para que se cumpla, sal del templo y regresa  por el camino que llegaste a él.

  6. Cuando estés en el punto de partida, abre los ojos y di: "YA ESTA HECHO".

  No tardarás mucho en obtener resultados siempre y cuando no dudes ni te sientas inseguro al  respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario